Invertir en Dividendos La Independencia Financiera



Descargar 357.54 Kb.
Página17/19
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño357.54 Kb.
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

Valoración de la empresa


Y llegamos al punto crítico de muchas estrategias . . . . ¿Qué precio pagamos por nuestras compras para que sean buenas?.

Pues como dije al comienzo, lo bueno de esta estrategia es que nos vale con comprar a precios aceptables, no hay que comprar a los mejores precios para llegar a buen puerto (eso si, por supuesto, mejora la rentabilidad del proyecto y reduce los años necesarios para llegar al objetivo), pero esto no puede ser una bula para comprar a cualquier nivel. Tened en cuenta que la mayor parte de las empresas pasan por buenas épocas de bolsa (cotizan caras) y malas épocas (siendo el mismo negocio no despiertan interés y se encuentran a mejores precios), paciencia y prudencia suelen ser buenas consejeras.

Yo fundamentalmente suelo utilizar un ratio como el PER (me gusta más el EV/EBITDA pero normalmente tengo menos datos históricos y comparativos) y un método de valoración como es el de descuento de dividendos de Gordon-Saphiro.

El primero es bastante simple, se basa en analizar el PER medio y el mínimo de cada año y ver sus valores medios en los últimos 5-10 años (depende de si hay algo significativo en algún año se pude eliminar).

El PER medio “medio” junto con el BPA nos da una idea del valor razonable para una acción (mejor si podemos utilizar BPAs actualizados según va avanzando el año y se ven mejor los objetivos de beneficio, nos evitaremos sustos en empresas que lo están haciendo rematadamente mal). Si utilizamos el valor del PER mínimo “medio” tenemos un valor con cierto margen de seguridad de que compramos “barato”.

Si tenemos un año atípico por algún motivo, beneficios extraordinarios o similar, se pueden descontar estos del BPA para tener una valoración más justa o utilizar valores de BPA medios (si en BPA es estable y este año no se esperan grandes variaciones en el negocio).

La otra forma de valoración es mediante el método de Gordon-Saphiro (si alguien está interesado en el blog contaba un poco el método, en la pestaña de formación), en el que se estima el crecimiento (o mejor dicho la evolución) de los dividendos en los años futuros de forma parecida al método de descuento de flujos de caja.

Este método es más “académico”, pero hay que tener mucho cuidado, pequeñas variaciones en las estimaciones pueden provocar grandes variaciones en el valor estimado de la acción . . . . .


  1. Hay vida más allá del Ibex 35



¿Por qué complicarse la vida buscando fuera de España?


Yo entiendo que los toros, las paellas, el sol y demás atrae mucho para retirarnos, pero seamos serios y en el mundo empresarial en España tenemos habas contadas

Después de ver la entrada sobre la fiscalidad de las empresas extranjeras, os quedarán pocas ganas de seguir adelante con el análisis e inversión en empresas no residentes en España, pero ¿es necesario? ¿por qué complicarse la vida? ¿no es más sencillo centrarse en el Ibex?

Pues si, lo más sencillo es empezar por el Ibex, son las empresas que mejor conocemos, las mas cercanas, menos comisiones, tenemos información de primera mano de como van, etc. El problema es que cerrándonos a este mercado es difícil conseguir una cartera equilibrada, diversificada y con un dividendo estable y sostenible.

Diversificación


Al principio es algo a lo que no prestas demasiada atención, estás muy centrado en conseguir una alta rentabilidad de la cartera (algo que también puede conducir a errores) y piensas que en las empresas en las que has invertido es imposible que haya problemas, son sólidas, fuertes, las conoces de toda la vida . . . .

Pero de repente, una mañana el buque insignia de la bolsa española durante décadas, Telefónica, anuncia que ese año no paga dividendo, que tiene que reducir deuda . . . . y claro en nuestra cartera de 8-10 valores españoles, el dividendo de Telefónica supone el 25% de los ingresos. ¿Crees que es razonable basar tu independencia financiera a una cartera con estos riesgos?

NO, está claro. Después de todo este tiempo, creo que mi objetivo de cartera está en unas 30 empresas y en la que los ingresos por dividendos de ninguna empresa suponga más del 5% del total (aproximadamente). Creo que de esta forma reduzco el riesgo a valores asumibles para dormir a pierna suelta, sin preocuparme por un cisne negro en alguna de ellas.

Además, como ya he adelantado, creo que las carteras deben equilibrarse en base a los ingresos por dividendos que se obtienen de cada valor, no en base a lo invertido en cada valor, sobre todo cuando nos acercamos a el objetivo y tenemos que vivir de las rentas.

No veo factible conseguir una cartera de estas características basada únicamente en empresas del Ibex.

Además, invertir en otros mercados nos permite diversificar la inversión en otras economías e incluso en otras monedas (lo que puede ser una ventaja o un inconveniente).

El invertir en otros mercados nos complica la vida, si, pero es un esfuerzo que tiene una recompensa grande y que merece la pena como "inversión"

Estabilidad y crecimiento del dividendo

Otro punto importante en nuestro proyecto es conseguir que los ingresos que obtenemos de nuestra cartera sean estables y crecientes, de forma que el interés compuesto pueda actuar con el tiempo y darnos los resultados esperados.

Una gran parte de las empresas interesantes del mercado español reparten un alto dividendo, pero con un crecimiento muy bajo. Esto es debido en gran parte a que los pay-outs son excesivamemte altos y dependen exclusivamente de los ingresos y sus beneficios para poder aumentar o sostener el dividendo, no hay margen para absorver años de malos resultados y aumentar el dividendo. De hecho, creo que únicamente REE y ENG presentan un historial creciente de dividendos durante los últimos 8-10 años (es verdad que tampoco han sido fáciles, pero puede volver a pasar).

Sin embargo, en USA se puede encontrar un gran número de empresas que alcancen ese hito, incluso podemos encontrar más de 20 empresas que lo han aumentado de forma continua durante más de 50 años. Entre ellas verdaderos monstruos mundiales como J&J, P&G, KO, MCD . . . . . ., no tienen una rentabilidad tan alta, pero su estabilidad y crecimiento las hacen indispensables en cualquier cartera que busque la independencia en base a rentas de los dividendos.

Veamos cual es el resultado de invertir un euro en tres tipos de empresa:


  • La primera es una empresa con una rentabilidad alta, un 6.5%, pero sin capacidad de incremento del dividendo.

  • La segunda es una empresa con una rentabilidad muy interesante, un 5%, pero una capacidad de incremento medio anual reducida, de un 3%.

  • Por último, otra empresa con una rentabilidad moderada, el 3.5%, pero una capacidad de incremento medio anual del 8%.

Las dos primeras empresas pueden ser ejemplos típicos de empresa española y la tercera de una empresa americana. Como se puede ver, al cabo de 20 años no es tan importante la rentabilidad inicial, si se tiene una capacidad de incremento significativa.

Sin embargo, la seguridad y la certeza de una empresa que lleva 50 años incrementando dividendos es impagable (como dice el anuncio, eso no tiene precio . . . . . )



http://i60.tinypic.com/b71lyv.png


Compartir con tus amigos:
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal