Invertir en Dividendos La Independencia Financiera



Descargar 357.54 Kb.
Página15/19
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño357.54 Kb.
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

Criterios Selección Empresas para Invertir en Dividendos


El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos” (William Shakespeare)

En este capítulo vamos a tratar de definir, de forma sencilla y esquemática, una guía sobre que puntos hay que mirar y como seleccionar empresas que sean atractivas para la estrategia de invertir en dividendos, no podemos elegir al azar si queremos dotar de cierta seguridad a nuestra estrategia, cuanto más nos alejemos de estos criterios, mayor riesgo tendremos y debemos ser conscientes.

Entramos en la parte más compleja y la que más respeto suele causar entre los inversores, pero voy a tratar de ser muy directo y práctico, incluyendo primero una guía con una serie de puntos a revisar (separando la información más básica) y luego un capítulo de “ampliación” para aquellos alumnos aventajados que quieran dar un paso más adelante y avanzar en su aprendizaje.

Dependiendo del nivel de cada uno, puede haber partes de este capítulo que cueste entender a la primera, no os preocupéis, yo tampoco lo hubiera hecho cuando me acerqué por primera vez al mundo de la inversión (ya dije en la introducción que no soy economista, ni nada parecido). Es importante volver a releer estos dos capítulos dentro de un tiempo, cuando estéis un poco más familiarizados y tengáis un poco más de experiencia, seréis capaces de extraerle mucho más “jugo”.

En cualquier caso, voy a tratar de centrarme en las cosas importantes y en explicar esta parte de forma sencilla y práctica, que debemos buscar en cada parte, que información pretendemos sacar de esos números y donde podemos buscar dentro de las memorias económicas esa información. Vamos a quitarnos el miedo de mirar las cuentas de una empresa, cada vez iremos entendiendo más cosas.

¿Qué hay detrás de la estrategia de “Inversión en Dividendos”?


Vamos a centrarnos en la materia. Como veréis la idea que hay detrás no es más que buscar buenos negocios, capaces de generar una buena caja, con poca deuda y con un historial de cuidado del accionista y reparto de dividendos.

La verdad es que ya he comentado varias veces que en esta estrategia es suficiente con no equivocarse en elegir las empresas adecuadas (eso si es un problema) y hacerlo a un precio aceptable para tener éxito a medio-largo plazo. Por supuesto, cuanto mejor se compre y cuanto más se acierte en las mejores empresas, mayor rendimiento le sacaremos a nuestro dinero, pero no va a ser determinante.

Cuidado en este sentido con ciertos rankings de empresas con “mayor dividendo” o “más sostenible” (el otro día vi uno en el que Gamesa aparecía en los primeros puestos . . . . . ) y los parámetros que se utilizan para estas clasificaciones. Gamesa puede tener un pay-out muy bajo actualmente, pero es una empresa que no ha pagado un dividendo decente nunca y que lo ha tenido suspendido varios años. . . . . . no vale con una foto fija hay que analizar la historia y la evolución.

Y por favor, tened muy claro que no toda empresa que pague un dividendo vale para esta estrategia . . . . . . las buenas de verdad cumplen con todo lo que vemos aquí. Elegir alguna que no cumpla estos requisitos lo que supone es aumentar el riesgo de problemas en un futuro, ¿se puede hacer? Claro, ya somos mayorcitos y cada uno sabe lo que hace, pero es importante ser conscientes del riesgo cuando nos apartamos del camino, sobre todo cuando tenemos menos experiencia.


Actividad e historia de la empresa. Cuidado al accionista.


Es fundamental empezar por conocer la historia y la actividad de la empresa en la que estamos invirtiendo, como se fundó, como ha crecido. Si todo va bien, nos vamos a casar con esta empresa por mucho tiempo, merece la pena destinar un poco de tiempo a conocerla, comprobar que entendemos su modelo de negocio, de donde salen sus ingresos, etc. Creo que estos es tan importante como un análisis de los datos económicos

Dentro de este apartado también es necesario revisar la filosofía y el historial de dividendos de la empresa. Una empresa con larga tradición en el reparto de dividendos da una muestra clara de sus intenciones y de su objetivo de cuidar al accionista, para esto podemos consultar varias listas de aristócratas del dividendo o similares en USA y Europa. El que la empresa se encuentre en una de estas listas es normalmente ya una buena pista para nuestra estrategia. 

De cualquier forma, en este apartado no me gusta imponerme criterios estrictos como un número determinado de años aumentando el dividendo, me gusta más mirar la tendencia a medio plazo y la filosofía de la empresa lo que me da un poco de flexibilidad. Siendo estricto eliminaría empresas que han podido pasar unos malos años pero que pueden ser interesantes (me quedaría sin empresas españolas prácticamente) e imponerme una regla para romperla de forma frecuente no tiene mucho sentido.

Otro aspecto importante y que afecta directamente a la sostenibilidad del dividendo es analizar la política de la empresa respecto a la evolución del número de acciones de la compañía. Me explico, es importante saber si está llevando a cabo planes de recompra de acciones (reducen el número de acciones y por tanto aumentan el ratio de valores por acción) o si realiza "scrip dividends" con ampliaciones liberadas que no amortiza (aumenta el número de acciones y por tanto los accionistas "tocamos a menos").

Evolución del negocio de la empresa y su fortaleza financiera

Evolución del negocio


En Esta parte fundamentalmente trata de analizar la evolución del negocio de la empresa y si los resultados que está obteniendo pueden asegurar la sostenibilidad del dividendo en el futuro próximo. Para esto se analiza la evolución de varios parámetros de forma conjunta y comparada.

Ingresos - EBITDA - Beneficios. Yo suelo comparar la evolución de estas tres variables de forma conjunta (y sus ratios como margen beneficio/ventas por ejemplo), ya que suele ser muy similar y si no, hay que buscar una justificación para las diferencias. El análisis se puede hacer en magnitudes absolutas o en ratios por acción (este último tiene la ventaja que muestra el efecto de las posibles recompras de acciones en estas magnitudes, se muestran como xPA/xPS)

Ingresos/Sales (IPA/SPS). Esta variable muestra la capacidad del negocio en generar ingresos. La evolución debe ser creciente, un buen negocio aumenta su capacidad de generar ingresos cada año. Uno o dos años malos no son un problema, es normal de vez en cuando por algo puntual, pero fuera de estos periodos anómalos, debe mostrarse una tendencia creciente. 

EBITDA (Ingresos antes de pagar intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones). Esta variable da una idea de los beneficios "brutos" de la empresa, de la capacidad de generar beneficios de su actividad principal antes de descontar todo lo que no sean costes de la actividad principal. La evolución debe ser similar a la de los ingresos en circunstancias normales. 

Beneficios/Earnings (BPA/EPS). Evolución del BPA debe ser también creciente y similar a las anteriores, aunque puede mostrar algunas desviaciones al estar afectado por cambios en los tipos impositivos (impuestos), por cambios en la eficiencia de la empresa (mayores o menores costes de operación) o por efectos contables como depreciaciones y amortizaciones de activo.

Si estas variables no son crecientes en el tiempo, es difícil que el dividendo pueda ser creciente en el tiempo de forma sostenible.

Muy interesante es analizar el valor y la evolución del ROE o ROCE del negocio, sobre todo después de adquisiciones o desinversiones, para ver si realmente estas operaciones crean valor para el accionista (en ocasiones se utilizan sólo para crecer como objetivo personal de la dirección, hay que huir de estas empresas en las que la dirección tiene objetivos diferentes de los accionistas, a largo plazo no suele funcionar bien).

Importante comprobar la evolución de los márgenes, aumento significa una mejora de eficiencia y una ventaja competitiva que permite elevar estos márgenes sin perder crecimiento.


Estado financiero de la empresa


Por otra parte, es muy importante analizar la fortaleza financiera de la empresa y para ello me baso en el seguimiento de la deuda y en su capacidad de generar ingresos frente a la deuda que tiene.

La deuda no es mala en si, siempre que esté controlada, que el interés medio sea bajo y que se genere un retorno mayor del interés que se paga. Sin embargo, es algo a mantener bajo vigilancia ya que si en algún momento aumenta de forma excesiva, puede ser un foco de problemas, ya que en los malos momentos, y antes o después vamos a tenerlos, el pago de intereses puede consumir gran parte de la caja/beneficios y no dejar recursos suficientes para mantener e incrementar el dividendo.

Existen varios ratios interesantes y útiles para comprobar este punto, pero yo normalmente utilizo el Deuda/EBITDA y el Deuda/Beneficio. En el primer caso normalmente establezco un valor razonable de 3 y en el segundo de 5. Estos son valores “tipo”, pero esto no es algo fijo y depende también del tipo de empresa y su actividad, en algunas es normal que sea mayor y en otras, valores por debajo de este límite pueden ser peligrosos.  



Compartir con tus amigos:
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal