Intoxicaciones. Primeros auxilios



Descargar 253.97 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño253.97 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

www.plagasexpress.es






unidad didáctica 9

“Intoxicaciones. Primeros auxilios”



  1. intoxicaciones


1.1. Vías de entrada de los contaminantes químicos



  1. primeros auxilios


2.1. Primera actuación

2.2. Exploración de la víctima

2.3. Soporte vital básico

    1. Intoxicaciones

    2. Hemorragias

    3. Traumatismos

    4. Quemaduras

    5. Trastornos por calor y frío

    6. Lesiones por electricidad

    7. Alteraciones de la conciencia

    8. Ataque de corazón

    9. Lesiones ojo-oído-nariz

    10. Picaduras y mordeduras de animales

    11. Botiquín



recuerda



ejercicios prácticos


1. Intoxicaciones


Los contaminantes químicos son sustancias constituidas por materia inerte (no viva) que pueden estar presentes en el aire en forma de moléculas individuales (gases o vapores) o de grupos de moléculas unidas (aerosoles o nieblas).

El efecto nocivo de los contaminantes químicos para la salud, debido a su presencia en los ambientes laborales, es consecuencia de la acción tóxica que en general pueden ejercer las sustancias químicas.






Algunos contaminantes químicos se distribuyen a través de la sangre por todo el cuerpo humano afectando a aquellos órganos que ofrecen menos defensas o que son más sensibles a su acción tóxica




Acción tóxica o toxicidad es la capacidad de una sustancia para ocasionar daños en los organismos vivos


para que un plaguicida sea perjudicial para la salud, debe entrar en contacto y penetrar muchas veces en el cuerpo.
Por ello es importante conocer las puertas o vías por las que puede entrar, para tomar las medidas oportunas que lo eviten.

1.1. Vías de entrada de los contaminantes químicos

VIA RESPIRATORIA

Es la vía de penetración de sustancias tóxicas más importante en el medio ambiente de trabajo, ya que con el aire que respiramos pueden penetrar en nuestro organismo polvos, humos, aerosoles, gases, vapores de productos volátiles, etc.


Estas sustancias pueden ser absorbidas en parte por la nariz y la boca y el resto continuar por el aparato respiratorio hasta los pulmones y de ahí a la sangre. La sangre reparte el plaguicida por todo el cuerpo. Es esencial no olvidar que una persona respira al día 20.000 litros de aire, de ahí la importancia de esta vía cuando se trabaja con los productos que hemos mencionado arriba.
No se debe olvidar que cuanto más pequeña sea la partícula mas rápidamente pasa a los pulmones, si pulverizamos contra el viento este empuja las sustancias hacia nuestra boca y nariz y el cansancio y el calor hacen que se respire más; tengamos lo dicho en cuenta siempre que utilicemos plaguicidas.



¿Cuándo podemos encontrarnos en circunstancias peligrosas?, con respecto a esta vía.


  • Durante el traslado de plaguicidas si se transporta en el mismo habitáculo personas y mercancía.

  • Al trabajar haciendo mezclas y aplicaciones y durante el descanso, si se realiza en el mismo, ya que el aire estará contaminado.

  • Al entrar o permanecer en un lugar tratado sin esperar el tiempo necesario para que el plaguicida esté asentado.




VIA DÉRMICA

Si bien la piel actúa como barrera que aísla el cuerpo y lo protege del exterior, no se comporta así frente a muchos plaguicidas, de tal manera que al entrar en contacto con ella la atraviesa, perjudicando la salud.


Es la vía de penetración de muchas sustancias que son capaces de atravesar la piel, sin causar erosiones o alteraciones notables, e incorporarse a la sangre, para posteriormente ser distribuidas por todo el cuerpo.
La superficie total de piel expuesta a la posible penetración es muy importante, así como su estado de integridad, que en ocasiones puede estar debilitada por lesiones o por la acción de los disolventes capaces de eliminar las grasas naturales que protegen su superficie.
Algunos plaguicidas alteran la piel, pero cuando la piel entra en contacto con otros no presenta ningún cambio por lo que es más peligroso al no tomarse medidas para evitarlo por desconocimiento.
Atención a las sustancias disueltas en soluciones grasas (insecticidas de contacto) ya que facilitan el paso a través de la piel.
Las mucosas, las heridas y otras lesiones donde haya habido rotura de piel son especialmente sensibles a los plaguicidas.



Cuidado cuando:


  • Al manipular plaguicidas nos mojamos alguna parte del cuerpo y no lo lavamos con agua y jabón.

  • Salpica producto.

  • La ropa que nos ponemos esta mojada o lo estuvo por fitosanitarios y no se ha lavado convenientemente.

  • Se toca un objeto que esta o estuvo mojado por plaguicidas y no se ha limpiado.




VIA DIGESTIVA


Es la vía de penetración a través de la boca, el esófago, el estómago y los intestinos. También hemos de considerar aquí la posible ingestión de contaminantes disueltos en las mucosidades del sistema respiratorio.
La ingesta de pequeñas cantidades de plaguicidas no es tan rara ya que puede ocurrir durante el trabajo, al comer, beber o fumar cuando se manejan estos productos, se tienen las manos o guantes impregnados o nos llevamos a la boca objetos contaminados (boquilla.
Sin embargo, no solo puede ocurrir durante el trabajo, debemos saber que también puede ocurrir por tomar agua o alimentos contaminados o beber por error plaguicida. Debemos tener cuidado con los niños y no dejar a su alcance objetos contaminados que puedan llevarse a la boca.

VIA PARENTERAL


Es la vía de penetración directa del contaminante en el cuerpo a través de llagas, heridas, etc.


VIAS DE ENTRADA DE LOS CONTAMINANTES QUIMICOS

CORROSIVOS

Destrucción de los tejidos sobre los que actúa el tóxico.



IRRITANTES

Irritación de la piel o las mucosas en contacto con el tóxico.



NEUMOCONIÓTICOS

Alteración pulmonar por partículas sólidas.



ASFIXIANTES

Desplazamiento del oxígeno del aire, o alteración de los mecanismos oxidativas biológicos.



ANESTÉSICOS Y NARCÓTICOS

Depresión del sistema nervioso central. Generalmente el efecto desaparece cuando desaparece el contaminante.



SENSIBILIZANTES

Efecto alérgico del contaminante ante la presencia del tóxico, aunque sea en pequeñísimas cantidades (asma, dermatitis).



CANCERÍGENOS, MUTÓGENOS Y TERATÓGENOS

Producción de cáncer, modificaciones hereditarias y malformaciones en la descendencia respectivamente.



SISTÉMICOS

Alteraciones de órganos o sistemas específicos (hígado, riñón, etc.).





riesgo de intoxicacion

toxicidad del producto

tiempo de exposicion

condiciones de manipulacion-aplicación

condiciones ambientales-metereologicas

conociomiento del riesgo

2. PRIMEROS AUXILIOS

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales en el Capítulo III, artículo 20, marca como obligación del empresario el análisis de las posibles situaciones de emergencia, así como la adopción de las medidas necesarias, entre otras en materia de primeros auxilios.
Por este motivo en la empresa se deberá designar un número de trabajadores suficiente a los que se les dará la responsabilidad de prestar los primeros auxilios dentro de ella, debiendo ser formados y adiestrados par llevar a cabo su cometido con las mayores garantías de éxito posible.
Sin embargo, es necesario formar también a todo el personal que esté interesado en el tema ya que cuanto mayor sea el número de compañeros formados, más rápida y eficaz será la actuación. Como ya veremos la rapidez y la organización serán pilares fundamentales en el éxito de nuestra misión.


Se entiende por primeros auxilios todos aquellos que se den a un accidentado en la fase inicial del accidente, siendo su objetivo principal su atención y valoración inmediata para evitar que las lesiones se puedan complicar.

En la fase inicial la actuación comprende:




  • Los primeros auxilios practicados en el lugar del accidente.

  • La evacuación del lesionado a un centro hospitalario (no siempre lo podremos hacer).

  • Los cuidados que le practiquemos durante el traslado.

La actuación eficaz en esta fase tiene gran importancia ya que condiciona en gran parte el pronóstico, pues de ella puede depender:




  • La vida o la muerte del lesionado.

  • Una curación rápida o una larga hospitalización.

  • Una incapacidad temporal o permanente.

Pero sobre todo, una actuación correcta disminuye los sufrimientos de la víctima. Ante un accidente de trabajo con consecuencias para el trabajador el método general de actuación consistirá en:





  • ACUDIR con la mayor celeridad posible, conservar la calma, actuar rápidamente.




  • TRANQUILIZAR al accidentado, dándole ánimos y mitigando su preocupación.




  • TUMBAR a la víctima en el mismo lugar donde ocurrió el accidente (si no hay peligro), colocándola en la posición lateral de seguridad.




  • PROCEDER a un examen general para comprobar los efectos del accidente, así como las posibles condiciones de peligro (ambientes tóxicos, electrocución,...) del lugar donde se encuentra la víctima, sólo en estos casos se debe trasladar al accidentado del mismo. Como norma general, no debe retirarse al accidentado del lugar en que se encuentra hasta conocer con seguridad el alcance de sus lesiones y se le hayan impartido los primeros auxilios.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal