Inmigracion



Descargar 112.14 Kb.
Fecha de conversión20.02.2018
Tamaño112.14 Kb.






JORGE ALBERTO CÁCERES

INMIGRACION



DE LA SEDUCCIÓN AL GARROTE


ASOCIACION AMIGOS DEL ARCHIVO GENERAL DE LA PROVINCIA

ESPERANZA - SANTA FE – REPUBLICA ARGENTINA
2005


INMIGRACION

DE LA SEDUCCIÓN AL GARROTE

JORGE ALBERTO CÁCERES

INMIGRACION

DE LA SEDUCCION AL GARROTE
A Lucrecia Operti, por su inolvidable aliento

"Hoy la historia es más que nunca revisada o incluso inventada por personas que no desean conocer el verdadero pasado, sino solamente un pasado que esté de acuerdo con sus intereses. Nuestra época es la época de la gran mitología histórica".

Eric Hobsbawn



1. INTRODUCCIÓN
La inmigración fue el gran fenómeno a partir del cual se opera la transformación socioeconómica argentina a partir de mediados del siglo XIX y es un elemento clave en el enmarañado tema de la identidad nacional.
El objeto de estudio que este trabajo propone es una descripción y evaluación crítica del rol desempeñado por el Estado, la clase dirigente y las normas legales relacionadas con la inmigración.
Con esta finalidad, se considerarán las siguientes premisas para intentar arribar a alguna conclusión posible:


  • Toda cultura implica necesariamente su propia anticultura.




  • La generación del 80 hizo del "crisol de razas" su lema oficial y el Estado se propuso “construir” a los argentinos.




  • La explicitación por parte de la clase conservadora de un etnocriollismo es la respuesta a la figura “omnipresente” del inmigrante que cuestionaba no solo la hegemonía cultural sino al Poder en todas sus formas.




  • El ser argentino es una creación del Estado difundida por la escuela, la iglesia, la literatura y los medios de comunicación.



2. LA ARGENTINA POST CASEROS
Juan Manuel de Rosas era el adversario común de muchos políticos y, con su derrota, después de Caseros, comenzó una feroz lucha por el poder siendo Buenos Aires su principal escenario. El aislamiento económico y político desarrollado por Rosas permitió un gran crecimiento de esa provincia, teniendo en cuenta, sobre todo, que contaba con el puerto y la Aduana.

A la caída de Rosas, en el gobierno participaron antiguos unitarios defensores de los intereses portuarios y partidarios de un sistema librecambista que mantuviera el status económico de Buenos Aires. Los primeros enfrentamientos se hicieron evidentes cuando Urquiza se manifestó librecambista pero defensor de los intereses del interior.

Desde la secesión de la provincia de Buenos Aires (11 de septiembre de 1852) hasta la unificación del país pasarían diez años (1862) y luego, hasta la federalización de la ciudad (1880), fueron prácticamente treinta los años signados por los conflictos entre el puerto y el interior.
En este escenario, una Argentina posrosista caracterizada por una sociedad fracturada en hondas contradicciones y tensiones internas, comienza de pleno el proceso modernizador, de acuerdo a las ideas que Juan Bautista Alberdi expresara en sus Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina”, y en donde la inmigración ultramarina tenía reservado un papel clave para los hombres de la Organización Nacional.
La llegada masiva de inmigrantes exacerbaría esas contradicciones y tensiones en el seno de la clase gobernante y es así que, luego de la caída de Rosas, la clase dominante se divide claramente en dos grupos:


  1. el representado por la reacción tradicionalista que alentaba una vuelta al estado de cosas anterior con sus características hispánicas y semi-feudales y,




  1. los partidarios de la modernización del país para quienes la política introductoria de europeos era una pieza fundamental para el desarrollo y modernización del país.

El capitalismo fue el sistema que se consolidó y universalizó en el siglo XIX. En nuestro país se desarrolló desplazando paulatinamente a otras formas de producción tradicionales llegando a ser dominante, aún cuando la mayoría de la población conservara modos de producción pre-capitalistas y no se integrara al sector moderno.


La evolución de aquellas formas arcaicas de producción hacia modos capitalistas generó conflictos que estaban implícitos en la propia dinámica de este proceso: la cultura casi nómade del criollo de la pampa con su caballo y su horizonte infinito abriendo el paso a la contracultura del gringo con su sedentarismo y el alambrado, la Argentina exclusivamente pastoril a la Argentina agraria, la Argentina criolla al cosmopolitismo.

3. LA EMIGRACIÓN EUROPEA
La Revolución Industrial, a través de los adelantos técnico-científicos, viabilizó la transformación de la producción artesanal en manufacturera y luego en fabril, constituyéndose en el fenómeno económico que introduce el sistema capitalista moderno.

La Revolución Francesa, paralelamente, desató en Europa una serie de revoluciones nacionales donde se patentizó el deseo inherente de las masas campesinas y urbanas a no seguir soportando su estado de servidumbre consuetudinario.

La Revolución Francesa de 1789 junto a la Revolución Industrial son los hechos histórico-políticos que constituyen los dos instrumentos fundamentales del liberalismo político-económico del siglo XIX y estructuralmente forman parte del mismo proceso: el establecimiento y consolidación del sistema capitalista de producción.
La Europa de mediados y fines del siglo XIX fue un continente signado por una sucesión de revoluciones, los desarrollos ideológicos del Congreso de Viena y una nueva división internacional del trabajo que, en lo interno de cada estado, encontró su correlato político, social, demográfico y, obviamente, económico.
En este marco, aquellos países poco o nada industrializados (escandinavos) o regionalmente industrializados (Italia y Alemania) dirigirán sus excedentes poblacionales hacia América, mientras las economías menores lo harán hacia sus antiguas colonias (España y Portugal) o hacia las nuevas (Bélgica y Holanda) mientras Gran Bretaña, como potencia económica mundial, lo hará hacia sus nuevas colonias de África, Asia y Oceanía. De esta manera, mientras se promulgaba el “mito americano”, se consolidaban los imperios coloniales modernos.
El punto más alto del capitalismo liberal, la creación y la ampliación de los mercados de consumo, la crisis de producción y las huelgas en los centros manufactureros urbanos, la formación de un cuadro técnico de ultramar para los imperios coloniales, la presión demográfica y la superpoblación rural en los países de economía predominantemente agrícola, constituyeron factores migratorios generales que se unirán a las exigencias y deseos individuales: la conquista de posiciones económicas, el ascenso social, los impulsos de aventura y las diferencias ideológicas.
Es interesante hacer notar, sobre el último punto, el mecanismo de expulsión de determinadas fuerzas marginales y el rol que jugaron las autoridades encargadas de tutelar el orden público en Europa. Hubo de hecho ciertos individuos calificados, en sus países de origen, como “socialmente peligrosos o indeseables” (anarquistas, socialistas, republicanos), algo similar ocurrió con algunas minorías étnicas (judíos) y elementos marginales (prostitutas) quienes, a través de las frecuentes persecuciones policiales, por ejemplo, fueron incitados por las autoridades a emigrar de sus países.

En la figura del emigrado se confunden el emigrado político y el económico, si es que vale la pena distinguirlos.


4. POLÍTICA INMIGRATORIA
Es factible sostener, a priori, que la ley es un elemento ideológico elaborado por el grupo, los grupos o la clase que detenta el Poder y que mediante su utilización intenta resolver los conflictos a su favor.

Ahora bien, la ley se origina en un contexto político, económico, demográfico, institucional determinado, por lo que el marco histórico permite comprender la dimensión jurídica de lo social.

Así, toda política pública plantea, por acción u omisión, un modelo de sociedad configurado ideológicamente y cuando se opta por determinadas políticas se está rechazando a otras.

Los diversos gobiernos, de la etapa que considera este trabajo, se sirvieron de los flujos migratorios como una variable de ajuste y una forma de instrumentar políticas socioeconómicas acordes a los intereses que representaron.


La política inmigratoria argentina puede ser dividida, para este caso, en tres períodos bien diferenciados, dentro de los cuales es posible analizar las diferentes actitudes que fue asumiendo el Poder en relación al fenómeno inmigratorio:


  1. antes de Caseros (c.1830-1852)

  2. después de Caseros (1852-1876)

  3. luego de la Ley Avellaneda hasta 1910


4.1. Antes de la batalla de Caseros (c. 1830-1852)

El 13 de abril de 1824 se dicta el decreto rivadaviano que promovía la creación de la Comisión de Inmigración con el objetivo de fomentar la llegada de europeos a la provincia de Buenos Aires. Pese a los desvelos de Bernardino Rivadavia, no se logra asentar una colonia de agricultores hasta la época de la organización nacional. En Entre Ríos mismo fracasa una de ingleses en 1825.

El gobierno a cargo de Juan Manuel de Rosas fue el encargado de derogar aquel decreto invocando razones presupuestarias, aunque debe decirse que las expectativas que había creado aquella norma no se vieron satisfechas en la realidad y que, por lo tanto, es comprensible la actitud del gobernador bonaerense.
A pesar de todo, la llegada de inmigrantes continuó durante estos tiempos, aunque en reducido número, comparado con lo que ocurriría años después. La Gaceta Mercantil informaba que entre 1842 y 1845 habían entrado al país 24.600 inmigrantes. El bloqueo anglo-francés interrumpió este proceso inmigratorio que se reactivaría a partir de1847.
4.2. Después de Caseros (1853-1876)
Luego de la caída de Juan Manuel de Rosas, el grupo triunfante aspiraría a recuperar sus antiguas posesiones confiscadas y los adictos al antiguo régimen a conservar las suyas.

Algunas provincias, caso de Corrientes, impulsaron la formación de colonias agrícolas, mediante la celebración de contratos con empresarios privados, que derivaron en fracasos debidos a la improvisación de los proyectos.

La sanción de la Constitución Nacional, con ausencia de la provincia de Buenos Aires, era muy clara con respecto al tema inmigratorio, en el artículo 25 se establecía que: "El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea y no podrá restringir, limitar, ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes". Encuadrado en estos términos, el gobierno de la Confederación dio a conocer diversos decretos que impulsaron las comunicaciones, aumentaron el número de postas, abolieron el pasaporte, pagaron pasajes de artesanos desde Montevideo a Buenos Aires y aseguraron la libre circulación de impresos; mientras contrataba a Martín de Moussy para que confeccionara la descripción geográfica, demográfica y estadística de la república. El objetivo primordial era poblar el país de acuerdo a la máxima alberdiana.
El gobierno encaró la política de allegar inmigrantes a estas costas apelando a la contratación con agencias particulares de inmigración que actuaban en Europa o bien a través de los consulados quienes, a través de agentes oficiales, realizaban las contrataciones directamente con los interesados en venir al país. Ambas formas de contratación dieron origen a abusos y engaños que obligarían al Estado a una mayor preocupación en materia inmigratoria.

El contrato, efectuado entre el gobernador de la provincia de Corrientes y el médico francés Augusto Brougnes para la creación de la colonia San Juan, sirvió de modelo para el celebrado entre la provincia de Santa Fe y Aarón Castellanos para la fundación de la colonia Esperanza (1856), iniciándose así el proceso colonizador. En términos similares se funda la segunda colonia, San José, en Entre Ríos (1857) con colonos destinados a Corrientes y que, debido al desconocimiento por parte del gobierno correntino del contrato firmado con el empresario John Lelong, son ubicados en tierras del Gral. Urquiza.


En tiempos de la organización nacional, y ya unificado el país en 1862, el Poder Ejecutivo quedó autorizado para celebrar contratos sobre inmigración europea, dando tierras nacionales, hasta 25 cuadras. El 20 de junio de 1864 el Presidente Mitre dictaba un decreto estableciendo en Rosario la Comisión Protectora de Inmigración nombrando para integrarla a Emiliano Frías, Carlos Grognet, Aarón Castellanos, Guillermo Perkins, Jacinto Corvalán, Mariano Alvarado y Pedro Lassaga; con similares funciones que la de Buenos Aires, pero con la intención de derivar extranjeros hacia el interior . Cuatro años más tarde se conformaba la Comisión Central de Inmigración que estaría vigente entre 1869 y 1874, que incluso se hacía responsable desde 1872 de una Oficina de Trabajo, para encauzar productiva y racionalmente el caudal inmigratorio. En 1874 tomaría sus funciones el primer Comisario General, Juan Dillon.
Más allá de estas iniciativas, lo real fue que sólo decretos sueltos permitieron al gobierno orientar y corregir su política en materia inmigratoria, por lo menos hasta la sanción de la ley de inmigración y colonización del 19 de octubre de 1876, sancionada bajo la administración del Presidente Nicolás Avellaneda, y cuando ya las agencias de inmigración agonizaban. El pensamiento liberal económico-social, encarnado en los pensadores de entonces como Juan Bautista Alberdi, Domingo Faustino Sarmiento, Bartolomé Mitre y Nicolás Avellaneda, se expresaba -una vez más- a favor de la inmigración espontánea, a la que Alberdi juzgaba como "la verdadera y grande inmigración". A pesar de las buenas intenciones no faltaron los obstáculos. Uno de ellos fue reiteradamente consignado por un funcionario importante del área, Juan Alsina; quien sostuvo que el mayor impedimento residía en la "distribución y enajenación de la tierra baldía". Se pronunció -sin rodeos- a favor de "una ley que corrija las equivocaciones padecidas [...] y facilite la adquisición en propiedad, a precio fijo y cómodo, y por medio de trámites sencillos y rápidos".

En 1876 -como se dijo- se sancionaba la Ley de Inmigración y Colonización 817, que imaginó como prototipo al inmigrante europeo y se propuso atraerlo y retenerlo; bien intencionada en sus propuestas pero de dificultosa aplicación, que en su primer capítulo fijaba la composición, funciones y atribuciones del Departamento General de Inmigración, sucesor de la Comisión Central. Las comisiones de inmigración instaladas en las capitales de provincia y puertos directos de embarque -cuya creación competía al Poder Ejecutivo- quedaron bajo su jurisdicción. La ley también fijaba (cap. IV) las atribuciones de las oficinas de trabajo, al tiempo que (cap. V) calificaba al inmigrante como "todo jornalero, artesano, industrial, agricultor o profesor, que siendo menor de sesenta años, y acreditando su moralidad y sus aptitudes llegase a la república para establecerse en ella, en buques a vapor o a vela, pagando pasaje de segunda o tercera clase, o teniendo el viaje pagado por cuenta de la Nación, de las provincias o de las empresas particulares, protectoras de la inmigración y la colonización" (art. 12). Determinaba, además, sus derechos y ventajas al ingresar al territorio argentino, siempre que "acreditase suficientemente su conducta y su aptitud para cualquiera industria, arte u oficio útil". En estos casos el Estado lo alojaba y mantenía durante los 5 días posteriores a su desembarco (cap.VIII, art. 45); quien además se hacía cargo de su traslado al lugar del país donde decidiera residir o donde la Oficina de Trabajo le consiguiera empleo (cap. IX, art. 49); también el Estado se ocuparía de su salud en caso de que el inmigrante enfermara. La segunda parte de la ley se dedicaba a reglamentar las condiciones de colonización, que resultaron de difícil aplicación en un país como la Argentina, donde la gran propiedad era su característica ya por esos años y habría de consolidarse en los años de 1880 al concluir la lucha contra el indígena.


4.3. Luego de la Ley Avellaneda (1876-1910)
A partir de la federalización de la ciudad de Buenos Aires en 1880 se consolidan el Estado y el mercado nacional. En la década del ´80 comienza el gran aluvión inmigratorio que continúa en las siguientes, aunque con algunas fluctuaciones derivadas de las crisis que soporta la Argentina en este período y debido a factores externos que exceden el ámbito de este trabajo. La consolidación del latifundio mediante la ley de fronteras (1878), la ley de venta de tierras nacionales (1882), la ley de derechos posesorios (1884) y la ley de premios militares (1885) habilitaron de facto la imposibilidad de acceder a la propiedad de la tierra por parte de los inmigrantes; esto provocaría una acelerada urbanización que le imprimirá un nuevo sesgo a la estructura demográfica, política y económica de la Argentina.
La relación entre los inmigrantes que ingresaron y los que abandonaron el país es lo que se conoce como saldo migratorio; exceptuando algún que otro año que puntualmente pudo haber sido negativo siempre se mantuvo la positividad al considerar diversos períodos:
SALDOS MIGRATORIOS ENTRE 1857 Y 1910


Años

Saldos migratorios (número de personas)

1857-1860

+ 12.735

1861-1870

+ 80.536

1871-1880

+ 90.678

1881-1890

+ 648.711

1891-1900

+ 337.810

1901-1910

+ 1.134.265


Fuente: Dirección General de Inmigración: Resumen estadístico del movimiento migratorio en la República Argentina. Años 1857-1924, Buenos Aires, 1925
La política inmigratoria juzgada en su faz de seducción de los inmigrantes funcionó de manera notable, como lo prueban los millones de personas que ingresaron y permanecieron en el país, trastocándose luego en una política represiva cuando esos mismos inmigrantes lucharon por un lugar en la sociedad receptora que no era el que se habían propuesto otorgarle los impulsores del proceso inmigratorio argentino de la generación del ´80.
A mediados de la década del ´80 los tiempos de la seducción comienzan a dar paso a los del garrote.
En 1884, y como una consecuencia del Primer Congreso Pedagógico realizado en1882, se produce la sanción de la ley 1420 de educación común, obligatoria, laica y gratuita que tendría una enorme importancia, no sólo como factor de elevación social sino, también, como instrumento destinado a la homogeneización cultural de los argentinos, mediante las funciones de integración social de la escuela pública que complementaban la función pedagógica e instrumental específica. Como señala Juan Carlos Tedesco “los grupos oligárquicos que gobernaban al país necesitaban la escuela pública para disciplinar a los sectores populares, y los sectores populares necesitaban la escuela pública para poder vivir mejor”.

La clase dirigente asignó a la educación una función política y no económica; las características productivas de la Argentina de entonces basadas en el modelo agro exportador no necesitaban de este tipo de recursos humanos formados en el país.

Esto fue claro durante el debate de la Ley 1420, al producirse el triunfo de las tendencias que negaban la posibilidad de una real autonomía entre el poder político y la educación, al bloquearse el intento de algunos parlamentarios partidarios de una activa participación popular, a fin de promover el desarrollo de una enseñanza adaptada a las necesidades de cada comunidad local.
La clase obrera argentina de fines del siglo XIX presentaba un alto porcentaje de inmigrantes en su composición, algunos con experiencia política en sus países de origen. Las pésimas condiciones en que se desarrollaba el trabajo y la falta de intervención estatal en materia laboral condujo a que las huelgas y manifestaciones comenzaran a producirse en el escenario argentino. Ante esta situación la clase dirigente respondió con represión y violencia directa, a través de las fuerzas del orden, e indirecta a través del ordenamiento jurídico.

La creciente conflictividad social que aparece en el horizonte político de los hombres del “progreso indefinido” agita las aguas de la clase gobernante que presenta dos vertientes: una proclive al otorgamiento de reformas políticas y sociales representado por Carlos Pellegrini y Roque Sáenz Peña y otro que sostiene la necesidad de “mano dura” para con aquellos hombres de “mala voluntad que decidieron habitar el suelo argentino”.


En 1899 el senador Miguel Cané presenta su tristemente célebre proyecto de ley para expulsar a inmigrantes calificados de agitadores; no es aprobado porque la clase dirigente cree que es imposible que los conflictos sociales que suceden en Europa puedan llegar a repetirse en nuestro país. Sin embargo, en 1902, el presidente Roca exhuma el proyecto de Cané y, en una sesión donde prácticamente no existieron las oposiciones, se aprueba la ley 4.144 llamada Ley de Residencia que, a través de sólo cuatro artículos, facultaba al Poder Ejecutivo a disponer la expulsión de aquel extranjero que “comprometa el orden público y la seguridad nacional o perturbe el orden público”. Esta ley introduce la discrecionalidad absoluta del Poder Ejecutivo en materia migratoria facultándolo para detener y expulsar a inmigrantes y sus decisiones estaban exentas de cualquier revisión y/o decisión judicial. Así nace la legislación obrera argentina: la primera ley no es de protección sino de castigo, como bien señalara Alfredo L. Palacios.
Apenas comenzado el siglo, el 11 de Diciembre de 1901, se aprueba tras seis meses de durísimo debate la ley del Servicio Militar Obligatorio, a instancias del Ministro de Guerra, el General Pablo Ricchieri, otra herramienta fundamental para la “construcción de la argentinidad “a través de la integración o asimilación de vastos grupos sociales a un único modo de “pensar” y “sentir” el país.
La cuestión social desvelaba a amplios sectores de la dirigencia, tanto como la llamada cuestión nacional, y la infinidad de huelgas y actos de represión y violencia que se producen en los comienzos del siglo llevaron al gobierno conservador a imponer la Ley de Defensa Social de 1910. Esta norma, precedida por la declaración de un estado de sitio en toda la República, establecía las penalidades para los “delitos contra el orden social” (Cap. III), destacándose entre ellas la pena de muerte. Es la última ley de carácter migratorio sancionada de acuerdo al trámite parlamentario, a partir de allí toda la legislación en materia inmigratoria se realizará por medio de decretos del Poder Ejecutivo, algunos de ellos posteriormente convertidos en decretos-ley.
La legislación represiva, tal el caso de las leyes de Residencia y de Defensa Social, señala una palmaria dicotomía de los gobiernos conservadores: por un lado fomentaron la libre inmigración y, por el otro, sancionaron la ley de extrañamiento de extranjeros, aplicadas ambas desordenada e indiscriminadamente. Otra notoria contradicción de los conservadores sería sancionar la ley del voto secreto y obligatorio para después violarla sistemáticamente aplicando el fraude en sus distintas variantes.
A poco de analizar las normas sobre inmigración es posible inferir que se trata de un conjunto de disposiciones que aisladas y desorganizadamente se dictaron y en muchos casos ni siquiera pudieron controlarse en su aplicación y, al mismo tiempo, se hace necesario señalar que esto también está contenido en la misma lógica expuesta al comienzo: la elección de determinadas políticas públicas implica necesariamente el rechazo de otras.

5. ENCUENTRO DE CULTURAS: CRIOLLOS Y GRINGOS EN LA PAMPA
Una idea de la magnitud de la inmigración argentina a partir de mediados del siglo XIX está dada al considerar el Censo Nacional de 1869 que indica una población de 1.737.076 habitantes y el de 1895 que arroja una cifra de 3.954.911 personas; es decir, en 25 años la población argentina se duplicó con creces. El Tercer Censo Nacional realizado en1914 arroja la cifra de 8 millones de habitantes. El gran auge del siglo XIX se produce en la década del 80 y, dentro de la misma, el año record es 1889 con un saldo positivo inmigrantes-emigrados de más de 200.000 individuos. Entre 1870 y 1914 llegaron al país alrededor de seis millones de extranjeros, pero solo el 50% se radicó definitivamente en el país.


Período

País de origen (cantidades en porcentajes)




Italia

España

Francia

Gran Bretaña

Austria Hungría

Rusia

Polonia

Siria

Libia

1871-1875

56

19

15

4

0,4

-

-

1876-1880

62

14

9

3

3

-

-

1881-1885

72

10

8

2

2

-

-

1886-1890

53

23

12

2

2

-

-

1891-1895

68

15

5

0,6

1

-

-

1896-1900

64

23

3

0,6

1

-

-

1901-1905

54

27

4

0,8

3

2

1

1906-1910

41

41

2

0,7

2

5

4


Fuente: I.N.D.E.C. Registro Estadístico. 1971. 
De la observación del cuadro anterior surge que la gran mayoría de los inmigrantes, a despecho de los hombres de la Organización, no provinieron de los países del norte europeo sino que eran originarios del sur: Italia y España suman prácticamente el 80 % y el resto se reparte en porcentaje minúsculos entre otros países europeos.
Este ingreso multitudinario de inmigrantes alteraría profundamente la estructura demográfica, social, económica, política y cultural del país.
Todo proceso migratorio sintetiza dimensiones esenciales del hombre. Desde las más globales, como los aspectos económicos, culturales, políticos, demográficos, jurídicos; hasta las más subjetivas representadas por sentimientos de desarraigo, melancolía, miedo, esperanza, etc.
El emigrado-inmigrante es un ser en cuyo rostro conviven, trágicamente, lo que ya no se es y nunca se volverá a ser y un futuro utópico que tal vez jamás se realice; por ello su adaptación a la sociedad receptora siempre resultará potencialmente traumática.
El proceso de integración de los inmigrantes se hará en forma muy lenta especialmente en las colonias agrícolas donde careció de un contrapeso cultural por la falta de una población nativa importante en número en las zonas donde se instalaban. En el caso de Santa Fe, provincia colonizadora por antonomasia, el censo de 1869 registra sólo 6 poblaciones urbanas y recién en 1895 su número se eleva a 136.
La resistencia de los inmigrantes a abandonar sus idiomas, hábitos y costumbres fue una constante, agravada en el caso de las colonias étnicamente homogéneas. Por ejemplo, los alemanes del Volga, establecidos en Entre Ríos, mantuvieron rígidamente sus tradiciones atávicas puesto que la autoridad de los mayores no se discutía, y se tenía siempre muy presente:
Por otra parte, muchas colonias fueron delineadas en secciones de acuerdo a las nacionalidades, idiomas o religiones: una alemana y otra francesa (Esperanza) o una suiza y otra italiana (San Carlos), lo que conspiraba contra las posibilidades de socialización aún dentro de la misma colonia.
Un caso muy particular lo constituyeron los judíos afincados en las colonias quienes manifestaron una gran adaptación al medio y si bien conservaron sus tradiciones debieron atemperarlas por imposición de las circunstancias. Seguramente la propia historia del pueblo judío, la diáspora, las persecuciones, obraron de manera determinante. Los judíos se mostraron mucho más abiertos, que los alemanes del Volga, a la hora de aceptar sugerencias y técnicas criollas -para edificar sus humildes viviendas, por ejemplo- y otro detalle que los diferenció en este aspecto, es el de la marcada sectorización que hicieron de los espacios a ocupar: los miembros más ancianos del grupo conviviente siempre estaban separados de las casas, cuyas habitaciones estaban en la parte posterior del amplio patio, a la vista, pero con intimidad. Ello favoreció la libertad de las parejas jóvenes y también fue causa de la lenta, pero firme, desaparición de costumbres ancestrales.
En los centros urbanos importantes, la integración de los inmigrantes fue relativamente más rápida, seguramente debido a las sociabilidades múltiples propias del dinamismo de la vida ciudadana. El hijo de inmigrante nacido en la ciudad asumió su nacionalidad argentina “naturalmente” mientras que en la Pampa Gringa hubo de pasar más de una generación de argentinos para no volver a escuchar aquello de “alemán, nacido en Esperanza”.
El objetivo central enunciado era poblar el país con agricultores europeos puesto que la división internacional del trabajo de mediados del siglo XIX le asignaba a la Argentina el papel de proveedora de alimentos y materias primas.

La agricultura no era una producción desconocida en la Argentina; ella se asentaba desde tiempos precolombinos en las zonas de regadío del noroeste, pero sí era totalmente inexistente en la pampa que, a partir del fenómeno colonizador, se convierte en la región cerealera por excelencia del país.

Los criollos de la región del litoral ignoraban las técnicas agrícolas pero tenían totalmente dominadas las técnicas propias del trabajo pastoril. Desde la perspectiva de este tipo de criollo, el gringo era un inútil, incapaz de pialar un animal, arrear hacienda, hacer un rancho y, para colmo, andaba a pie o en carro.
En estos extremos culturales se encontraron el gringo, que venía de una sociedad en plena etapa de desarrollo capitalista, y el criollo, que era la expresión de un modelo de sociedad que agonizaba. El europeo formaba parte de la sociedad que se iniciaba mientras que el criollo pertenecía a aquella cuyos modos de producción iban a ser cambiados. Los contrastes de la época están marcados en estos dos tipos sociales y están fundamentados en sus diferentes técnicas y mentalidades: la agricultura (el europeo) y la ganadería (el criollo); la conciencia del gringo y la ignorancia del criollo sobre el valor acumulativo del dinero.
Para el criollo, habitante de aquella pampa sin límites, donde se encontraba desvalido o dominante del paisaje según estuviera a pie o a caballo, con siete oficios que eran sinónimo de ninguno y sin una percepción de lo que significa la propiedad de la tierra -resabio de la época colonial-, el cambio de los modos de producción significaría para él una verdadera tragedia.

José Hernández, en “Instrucción del estanciero”, propiciaría la formación de colonias con hijos del país y, salvo el caso de la colonia San Carlos, fundada en1877, en el partido de Bolívar, provincia de Buenos Aires, no se conocen experiencias similares. Nicasio Oroño indica que cuando se ofrecieron tierras a los criollos para dedicarlas a la agricultura “nadie se presentó”. Lo concreto es que nadie se preocupó desde el Poder por la adaptación del criollo a la nueva sociedad que se estaba forjando puesto que, imputado de una supuesta inferioridad decretada por los hombres de la Organización Nacional, estaba de antemano excluido del país a imagen europea que se intentaba crear.


Este encuentro de culturas tan disímiles tramaría una realidad que, aún con los contratiempos y conflictos lógicos derivados de la adaptación de unos y otros, de unos a los otros, se realizaría de una forma totalmente “natural”, producto de la interacción de ambos en la inmensa pampa que los cobijaba. Así, los criollos se incorporaron al microclima de las colonias poco a poco, como peones, o ayudantes de carreros, mientras sus mujeres se ofrecían como lavanderas, domésticas o nodrizas; aprendieron las labores agrícolas y a su vez les enseñaron a los gringos el manejo del lazo y del ganado, la doma de potros y la curación de las enfermedades de la hacienda.
De la armónica interacción entre criollos y gringos, lo cual no significa ausencia de conflictos, basta con señalar que era cosa común escuchar en la Pampa Gringa a criollos, alemanes, franceses, etc. hablar alguno de los dialectos italianos (generalmente el piamontés, preponderante en esta región).

Los conflictos entre gringos y criollos, magnificados y tergiversados artificialmente, fueron los disensos propios en el seno de una sociedad sometida a una profunda y veloz transformación. Esencialmente, criollos y gringos pobres fueron víctimas de la misma política que consistió en privarle al pueblo sus derechos: entre el criollo sin tierra y el gringo que no pudo pagarla, entre el gringo arrendatario y el criollo puestero, entre el criollo sometido a la leva (por las leyes de vagos y mal entretenidos) y el gringo a la ley de Residencia no existió diferencia. Criollos y gringos fueron víctimas de la misma coacción: la impuesta por el monstruoso latifundio argentino y sus personeros en el Poder.

En relación a la participación política del inmigrante se puede afirmar que se mantuvo alejado de las luchas políticas hasta prácticamente finalizar la década del 80 y esa reticencia puede ser atribuida a las prácticas políticas que veía a su alrededor, a las duras condiciones de vida que soportaba, al desmesurado afán de ahorro que debió desplegar para cumplir con los leoninos contratos suscriptos. En términos generales continuó la línea que, en relación a la política, siguió la mayoría de la población de aquel tiempo: la indiferencia. Cuando hubo de reclamar por sus derechos lo hizo a través de los Centros de Extranjeros o bien a través del Cónsul, que en su imaginario gravitaba más que las autoridades locales.

A medida que la región pampeana se consolida como gran productora de cereales comienzan las migraciones interiores de criollos del norte. Cordobeses, tucumanos y santiagueños se trasladan al Litoral para realizar la cosecha de maíz y prefiguran los años por venir en los cuales, gringos y criollos migren de la pampa, la selva y la montaña a las ciudades para incorporarse a la incipiente industria y ser protagonistas de las luchas obreras en los grandes centros urbanos.

La clase dirigente de hace más de un siglo concibió la idea de la inmigración en términos de instrumento para el desarrollo del país y en la subsiguiente transformación de individuos de diversos orígenes en miembros de una comunidad nacional homogénea. Para muchos de los representantes de la oligarquía, la Argentina inundada por los inmigrantes carecía de una "nación" digna de llamarse tal.

El sentimiento y la identidad nacionales se centraron en la posibilidad de incorporar a los diversos grupos sociales en un proyecto nacional hegemónico más que en la apelación al patrimonio cultural y a la conciencia histórica. Para conseguirlo, se echaría mano a una variada gama de recursos para construir el argentino, es decir, construir una sociedad unida por algo que trascendiese los lazos inmediatos familiares y particulares.


6. A MODO DE CONCLUSIÓN: LA CONSTRUCCIÓN DEL SER ARGENTINO
Una notoria contradicción que aparece en el accionar de la élite dirigente es su aceptación de los modelos de vida europeos, por un lado, mientras que, por el otro, combatía la preservación de las formas de vida de cada una de las comunidades extranjeras.
Son los años en que la evanescente esencia nacional comienza a ser buscada en lo criollo o lo hispano, en la música, la religión católica, la lengua, el arte o el teatro nacional. Quieren aislar lo auténticamente nacional y reforzarlo.
En un principio estas elaboraciones ideológicas no dejaron de ser un juego de intelectuales. El problema, para la sociedad civil, se presentó cuando hicieron su aparición en escena los actores con capacidad de “hacer”: las Fuerzas Armadas, que se consideraron depositarias de la esencia nacional y custodias de los intereses sagrados de la Nación, y la Iglesia, afirmando la catolicidad de la Nación.
Es comprensible que la explicitación de un etnocriollismo para definir lo argentino haya surgido en una época de nacionalismos agresivos (c. 1910) pero no constituye su justificación histórica. Su razón de ser se encuentra en el aumento de la conflictividad social urbana y rural protagonizada por extranjeros y por hijos de inmigrantes, al creciente miedo de la élite gobernante a perder el Poder y a la heterogeneidad cultural, que es un elemento no deseado por los regímenes antidemocráticos y autoritarios.
En la década de 1910 el Estado y los sectores dirigentes descubrían los efectos "negativos" de la recepción masiva de inmigrantes europeos, quienes habían contribuido a consolidar el perfil socioeconómico característico de la Argentina moderna. El problema inmigratorio se unió a las versiones enarboladas por el nacionalismo de élite en torno a la necesidad de consolidar la identidad nacional, en defensa de la influencia que ejercía en la sociedad receptora el inmigrante, imbuido de las ideas socialistas, anarquistas y maximalistas, como se empeñaba en destacar gran parte de la dirigencia.

Un elemento clave fue el rol desempeñado por la prensa. No constituye una novedad sostener que los medios masivos de comunicación son una conjunción de intereses políticos y económicos. Inscripto en este dato de la realidad se desarrolló el accionar de la prensa en el período que considera este trabajo. Con excepción de aquellos pequeños medios que representaron a sectores obreros o a los pequeños productores, la prensa reflejó fielmente el pensamiento del Poder, y constituyó un formidable instrumento de disciplinamiento social. Habrían de pasar muchos años y la población seguiría repitiendo: “lo dijo La Prensa” o “lo dijo La Nación”.


A la labor modeladora y disciplinadora de la escuela, la iglesia, el servicio militar obligatorio, la literatura y la prensa se le agregó, por si fallaban en su accionar, la crudeza de la ley de Residencia (1902) y la ley de Defensa Social (1910) que contemplaba la aplicación de la pena de muerte.. Destierro o muerte para extranjeros y argentinos “asociales”, Ushuaia o paredón.
La palabra criollo que en 1810 era subversiva a partir de 1910 pasó a ser reaccionaria, en boca de la oligarquía argentina, cuando a la figura del inmigrante se le opuso oficialmente la del gaucho, ya en aquel entonces una ficción, un ser históricamente agotado en el mismo momento en que cambiaron las condiciones materiales que le dieron existencia. Las palabras nunca son inocentes, revelan quienes somos y que pensamos; “lenguaje significa también cultura y filosofía” –A.Gramsci -.
Toda cultura, aún la más hegemónica, engendra su propia anticultura.

Esta premisa es fundamental para comprender como el Poder, con su gran capacidad ficcionalizadora, estructuraría una construcción antitética a partir de la “subcultura” representada por el inmigrante.



La mitificación de un hipotético ser nacional corrió pareja, a partir de entonces, con la mitificación de las características de los “recién llegados”. Así también el mundo del inmigrante fue ficcionalizado por el Poder, despojado de todo elemento de valor, clausurado, negado y cuando hubo de ser enunciado de alguna forma fue el mundo de los avaros, los harapientos, los atrasados, los mafiosos, la escoria, etc., los mismos calificativos recibieron los países de los cuales provenían; la literatura y el humor popular fueron reflejos de ello. Las particularidades culturales de los inmigrantes, que por otra parte estaban consagradas en la Constitución Nacional, fueron ahogadas por la reacción tradicionalista en el poder. El mundo del inmigrante fue reducido a la nada.
Esta labor de la oligarquía argentina, apologista en un caso y denostadora en el otro, no fue obra de un día ni de un trasnochado. Comienza c. 1880-1890 con la reacción frente a la excesiva europeización (afrancesamiento) de la cultura criolla y alcanza su mayor manifestación c. 1900-1910. La elaboración de esta “restauración de los valores nacionales” fue realizada con un grado de conciencia y efectividad asombrosas y, paradojalmente, la garantía de su éxito fue dada por el propio inmigrante quien no pudo, no supo o no quiso defender su propio mundo cultural (carente, por otra parte, de todo reconocimiento como no fuera por lo que debía desaparecer) y su “deseo” de adoptar los usos y costumbres del país. En verdad, la estructura objetiva de los intereses económicos y políticos fue la razón de ser de este éxito.
La generación del 80 hizo del "crisol de razas" su lema oficial y el Estado en el decenario del 10 se propuso construir a los argentinos.
Alberto Gerchunoff, el autor de “Los gauchos judíos”, descubre y describe las dos Argentinas: aquella integradora, mestiza y pluralista que lo recibiera y donde encontró su lugar como hombre y escritor; y aquella otra de la intolerancia, el autoritarismo y la xenofobia. La realidad argentina fue y es una combinación de ambas: la complejidad de un país que, al mismo tiempo, es integrador y autoritario y que, como toda sociedad autoritaria, engendra una personalidad autoritaria que contribuye a al fortalecimiento y permanencia de aquella, como sostienen los pensadores de la escuela de Frankfurt (Adorno, Marcuse, Horkheimer)
El delirio de unanimidad, una de las características de la personalidad autoritaria, se manifestará en momentos históricos claves cuando toda una sociedad parece volverse loca; para nuestro caso, los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo fueron uno de esos momentos picos en esta especie de locura colectiva que, a partir de entonces, sacuden de tanto en tanto a la sociedad argentina.
La construcción de toda propia identidad corre el peligro de derivar en la edificación de una falsa conciencia (una cosa es el “grupo de pertenencia” y otra, muy distinta, el “grupo de referencia”, una cosa es lo que “uno es” y otra muy diferente lo que “uno cree ser”) y muchos inmigrantes comprenderían con el correr del tiempo una ilusión imposible: “asimilarse a la cultura nacional apelando al mismo modelo cultural -el espíritu criollo- con que el nacionalismo xenófobo ha de invocar a sus manes antiliberales y antisemitas” (Gerchunoff).
Ante el fenómeno vasto y enérgico de la inmigración y sus consecuencias, la clase dominante argentina, liberal en las formas y conservadora en el fondo, optó por amoldar la cabeza al sombrero y no el sombrero a la cabeza, y esto se consiguió con la horma de la escuela, la iglesia, el servicio militar obligatorio, la prensa, la liturgia cívico-patriótica de las llamadas fiestas patrias y sino con el garrote.
Una identidad y una cultura nacional unívoca en un país como el nuestro es solo pensable en términos de la hegemonía cultural ejercida por una clase poseedora del poder y no como una construcción colectiva realizada a partir de la interacción de hombres y mujeres libres, conscientes y responsables de su propio destino. Esta construcción colectiva ha sido reemplazada por la imposición de una serie de mitos y ficciones a los cuales debe adherirse irracionalmente so pena de integrar la masa de apátridas y marginales.
El ser nacional, esa más que dudosa categoría ontológica, con sus caracteres inmutables y eternos, no es otra cosa que el equivalente del “espíritu de la tierra”, “alma de los pueblos”, “inconsciente colectivo” y otras irracionalidades y fantasmagorías que abundan en la historia.

Transcurridos cien años de entonces, y debido a la permanencia de un modelo de “ser argentino” que implica homogeneidad, unanimidad y autoritarismo y donde cualquier cosa que significa heterogeneidad, disidencia y multiplicidad es vista como un crimen, podría decirse que el entramado fue más multiforme y sinuoso y quizás sea más exacto hablar de un mosaico de culturas e identidades.


Es posible sostener que la integración “forzosa” de los inmigrantes, entre otros factores, nos empobreció como país al impedir el nacimiento de una sociedad multicultural, pluralista y tolerante fortaleciendo, en cambio, las bases de la intolerancia, la lucha entre facciones, el delirio de unanimidad, la personalidad autoritaria.

7. BIBLIOGRAFIA
ADORNO, Theodor W. y otros: “La personalidad autoritaria”, Proyección, Buenos Aires, 1965

ALSINA, Juan: “La Inmigración en el primer siglo de la Independencia”, Ed. Felipe S. Alsina, 1910

BARBERO, María Inés y DEVOTO, Fernando: Los nacionalistas, Buenos Aires, CEAL, 1983, Biblioteca Política Argentina

CARCANO, Miguel Ángel: “Evolución histórica del régimen de las tierras públicas”, Buenos Aires, 1925

DE LA VEGA, Julio César: “Diccionario Consultor Político”, Ed. Librex, Buenos Aires, 1984

GALLO, Ezequiel: “Conflictos socio-políticos en las colonias agrícolas de Santa Fe (1870-1880)”, Buenos Aires, Inst. Di Tella, 1973

GALLO, Ezequiel y CORTÉS CONDE, Roberto: La República conservadora. Buenos Aires, 1972.

GERCHUNOFF, Alberto: “Autobiografía”, revista Davar Nº 38/39, 1952

GORI, Gastón: “Inmigración y colonización en la Argentina” EUDEBA, Buenos Aires, 1988

GORI, Gastón: “El pan de los argentinos”, Ediciones Lux, Santa Fe, 1987

GORI, Gastón: “La pampa sin gaucho”, Buenos Aires, Ediciones Raigal, 1952

GRAMSCI, Antonio:”Cuadernos de la cárcel”, Ediciones Era, México DF, 1986-1988, tomos 1 a 4

HERNANDEZ, José: “Instrucción del estanciero”, Peña, Del Giúdice Editores, 1953, Buenos Aires

JAURETCHE, Arturo: “Obras completas”, Corregidor, 2002

LOTMAN, Juri: “Semiótica de la Cultura”, Madrid, 1979

MACCHI, Manuel: “Urquiza Colonizador”, Ed. Museo San José, 1947

MANCUSO, Hugo y MINGUZZI, Armando: “Entre el fuego y la rosa. Pensamiento social italiano en la Argentina: Utopías anarquistas y programas socialistas (1870-1920)”, Ediciones Biblioteca Nacional y Página/12, 1999

MARTIN DE MOUSSY, V. Description géographique et statistique de la Confédération Argentine. Paris, Didot, 1860.

MARX, Karl: “Obras Filosóficas”, Alfred Costes Editeur, París, 1953

PANETTIERI, José: “Inmigración argentina”, Buenos Aires, Ediciones Macchi, 1970

PANETTIERI, José: “Los Trabajadores”, Biblioteca argentina fundamental

PACECCA, María Inés, “Legislación, migración limítrofe y vulnerabilidad social”, Ponencia presentada en las VI Jornadas sobre Colectividades. Bs. As., octubre de 1998.

PEYRET, Alexis: “Las colonias de la República Argentina. Una visita de inspección”, Buenos Aires, 1899, tomos I y II

SARMIENTO, Domingo F.: “Condición del extranjero en América”, Ed. Biblioteca Argentina, Buenos Aires, 1928

SEBRELI, Juan José: “La saga de los Anchorena”, en De Buenos Aires y su gente. Antología, CEAL, 1982

STANG, Generoso y BRITOS, Orlando: “Alemanes del Volga Ayer- Argentinos Hoy” Crespo, Edición de Autor, 1999

TEDESCO, Juan Carlos: “Educación y sociedad en la Argentina (1880-1900)”, Centro Editor de América Latina, 1982

VERNAZ, Celia: “La Colonia San José y la voz del inmigrante”, Ediciones Colmegna, Santa Fe, 1982

WILKEN, Guillermo: “Las colonias. Informe sobre el estado actual de las colonias agrícolas de la República Argentina” presentado a la Comisión Central de Inmigración por el Inspector Nacional, Ed. Oficial, Buenos Aires, 1873

8. NOTAS DOCUMENTALES

Extracto de una carta enviada por el Concejo Municipal de la Colonia San José, Entre Ríos, 4 de agosto de 1862:

todos aquellos que quieran asegurar un porvenir a sus hijos, todos aquellos que tengan un pequeño capital y numerosa familia, todos aquellos que quieran gozar de la independencia, no pueden tomar mejor partido que venir a reunirse con nosotros. Los que quieren trabajar vienen ricos.” Tomado de: Vernaz, Celia: “La Colonia San José y la voz del inmigrante”, Ediciones Colmegna, Santa Fe, 1982

Un conflicto protagonizado por criollos y gringos:



El Juez de Paz de Cañada de Gómez es el carnicero de la colonia, y la persona que emplea para el reparto de la carne es el agente de policía de la comisaría local. En el mes de agosto este representante de las fuerzas del orden embistió con su carro a un colono italiano que transitaba a caballo. El policía bajó del carro sable en mano y procedió a revivir al colono, desvanecido por la caída, aplicándole un violento “planazo” en la cabeza. Condujo luego a la sangrante víctima a la comisaría, donde el Juez de Paz decidió recluirlo encadenado en una de las celdas. En esa posición me han asegurado, el colono permaneció por 12 horas durante las cuales ni se le curaron las heridas ni se le permitió beber agua.

Como respuesta al atropello, más de cien italianos de Cañada de Gómez firmaron una nota de protesta al gobierno provincial, en la que exigían la destitución del juez de paz, quien a pesar de ello no fue separado de su cargo, y además pidieron la intervención de representantes diplomáticos en Rosario y Buenos Aires. Cirilo Peralta, por su parte, en un informe a las autoridades de Santa Fe, denunció a los italianos por haber realizado una agresiva manifestación frente al juzgado a su cargo, durante la cual enarbolaron una bandera tricolor y agraviaron al pabellón nacional y a las autoridades argentinas, cosa ésta última que fue negada por “La Capital” de Rosario. Tomado de: Gallo, Ezequiel: “Conflictos socio-políticos en las colonias agrícolas de Santa Fe (1870-1880)”, Buenos Aires, Inst. Di Tella.

Carta que el inmigrante José Wanza enviara a la redacción de El Obrero:

Aprovecho la ida de un amigo a la ciudad para volver a escribirles. No sé si mi anterior habrá llegado a sus manos. Aquí estoy sin comunicación con nadie en el mundo. Sé que las cartas que mandé a mis amigos no llegaron. Es probable que éstos nuestros patrones que nos explotan y nos tratan como a esclavos, intercepten nuestra correspondencia para que nuestras quejas no lleguen a conocerse”.

Vine al país halagado por las grandes promesas que nos hicieron los agentes argentinos en Viena. Estos vendedores de almas humanas sin conciencia, hacían descripciones tan brillantes de la riqueza del país y del bienestar que esperaba aquí a los trabajadores, que a mí con otros amigos nos halagaron y nos vinimos”.

Todo había sido mentira y engaño”.

En B. Ayres no he hallado ocupación y en el Hotel de Inmigrantes, una inmunda cueva sucia, los empleados nos trataron como si hubiésemos sido esclavos. Nos amenazaron de echarnos a la calle si no aceptábamos su oferta de ir como jornaleros para el trabajo en plantaciones a Tucumán. Prometían que se nos daría habitación, manutención y $20 al mes de salario. Ellos se empeñaron hacernos creer que $20 equivalen a 100 francos, y cuando yo les dije que eso no era cierto, que $20 no valían más hoy en día que apenas 25 francos, me insultaron, me decían Gringo de m... y otras abominaciones por el estilo, y que si no me callara me iban hacer llevar preso por la policía”.

Comprendí que no había más que obedecer”.

¿Qué podía yo hacer? No tenía más que 2,15 francos en el bolsillo”.

Hacían ya diez días que andaba por estas largas calles sin fin buscando trabajo sin hallar algo y estaba cansado de esta incertidumbre”.

En fin resolví irme a Tucumán y con unos setenta compañeros de miseria y desgracia me embarqué en el tren que salía a las 5 p.m. El viaje duró 42 horas. Dos noches y un día y medio. Sentados y apretados como las sardinas en una caja estábamos. A cada uno nos habían dado en el Hotel de Inmigrantes un kilo de pan y una libra de carne para el viaje. Hacía mucho frío y soplaba un aire heladísimo por el carruaje. Las noches eran insufribles y los pobres niños que iban sobre las faldas de sus madres sufrían mucho. Los carneros que iban en el vagón jaula iban mucho mejor que nosotros, podían y tenían pasto de los que querían comer”.

Molidos a más no poder y muertos de hambre, llegamos al fin a Tucumán. Muchos iban enfermos y fue aquello un toser continuo”.

En Tucumán nos hicieron bajar del tren. Nos recibió un empleado de la oficina de inmigración que se daba aires y gritaba como un bajá turco. Tuvimos que cargar nuestros equipajes sobre los hombros y de ese modo en larga procesión nos obligaron a caminar al Hotel de Inmigrantes. Los buenos tucumanos se apiñaban en la calle para vernos pasar. Aquello fue una chacota y risa sin interrupción. Ah Gringo! Gringo de m...a! Los muchachos silbaban y gritaban, fue aquello una algazara endiablada”.

Al fin llegamos al hotel y pudimos tirarnos sobre el suelo. Nos dieron pan por toda comida. A nadie permitían salir de la puerta de calle. Estábamos presos y bien presos”.

A la tarde nos obligaron a subir en unos carros. Iban 24 inmigrantes parados en cada carro, apretados uno contra el otro de un modo terrible, y así nos llevaron hasta muy tarde en la noche a la chacra”.

Completamente entumecidos, nos bajamos de estos terribles carros y al rato nos tiramos sobre el suelo. Al fin nos dieron una media libra de carne a cada uno e hicimos fuego. Hacían 58 horas que nadie de nosotros había probado un bocado caliente”.

En seguida nos tiramos sobre el suelo a dormir. Llovía, una garúa muy fina. Cuando me desperté estaba mojado y me hallé en un charco”.

¡El otro día al trabajo! y así sigue esto desde tres meses”.

La manutención consiste en puchero y maíz, y no alcanza para apaciguar el hambre de un hombre que trabaja. La habitación tiene de techo la grande bóveda del firmamento con sus millares de astros, una hermosura espléndida. ¡Ah qué miseria! Y hay que aguantar nomás. ¿Qué hacerle? Hay tantísima gente aquí en busca de trabajo, que vegetan en miseria y hambre, que por el puchero no más se ofrecen a trabajar. Sería tontera fugarse, y luego, ¿para dónde? Y nos deben siempre un mes de salario, para tenernos atados. En la pulpería nos fían lo que necesitamos indispensablemente a precios sumamente elevados y el patrón nos descuenta lo que debemos en el día de pago. Los desgraciados que tienen mujer e hijos nunca alcanzan a recibir en dinero y siempre deben”.



Les ruego compañeros que publiquen esta carta, para que en Europa la prensa proletaria prevenga a los pobres que no vayan a venirse a este país. ¡Ah, si pudiera volver hoy! ¡Esto aquí es el infierno y miseria negra! Y luego hay que tener el chucho, la fiebre intermitente de que cae mucha gente aquí. Espero que llegue ésta a sus manos: Salud”. Wanza, José: Carta enviada a El Obrero; Nº 36, del 26/9/1891. Tomado de: Panettieri, José: “Los Trabajadores”, Biblioteca argentina fundamental




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal