Informe integrado proyecto de ley ley para la investigaci



Descargar 0.77 Mb.
Página2/18
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.77 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

II.- PRECISIONES CONCEPTUALES EN TORNO A LA MATERIA QUE REGULA LA INICIATIVA DE LEY

Esta asesoría considera conveniente establecer una serie de presiones de orden conceptual debido a que la materia que regula la iniciativa de ley es compleja y especializada desde el punto de vista científico. Es preciso señalar al menos dos aspectos antes de entrar en la precisión indicada:

a) Muchas de las potenciales beneficios medicinales de los derivados de la planta cannabis como producto de las investigaciones científicas, han concluido en la creación de fármacos con gran eficacia en el tratamiento de algunas dolencias. Sin embargo, son abordados como hallazgos con fuertes evidencias de éxito, que continúan sujetos a la verificación y experimentación científica.

b) La investigación científica en materia de las propiedades medicinales de los componentes de la planta cannabis es abordada de forma interdisciplinaria de acuerdo con la literatura consultada, en donde convergen la neurología, la farmacología, la psicología, la psiquiatría y la bioquímica entre otras disciplinas. Lo que significa que el tiempo de experimentación tiene un grado de complejidad mayor, y la verificación de los hallazgos es interpelado desde distintas ámbitos de las ciencias.

2.1- ALGUNOS DEFINICIONES BÁSICAS QUE REGULAN LA MATERIA ESTABLECIDA EN EL PROYECTO DE LEY

Esta asesoría considera esencial establecer algunas definiciones básicas 2 que permitan una mejor comprensión del texto del proyecto de ley.



Anandamida: La Anandamida (o araquidonil-etanolamida) es un endocannabinoide o ligando endógeno de los receptores cannabinoides. Descubierto en el año 1992.

Dronabinol: El Dronabinol es otro nombre para designar al (-)-isómero-trans del delta-9-THC, usado a menudo en el contexto médico de la literatura científica. Al dronabinol se le llama a menudo erróneamente "THC sintetizado", dado que el dronabinol presente en el Marinol se fabrica sintéticamente.

Endógeno: Producido por el propio cuerpo, no proveniente de fuentes externas. A los cannabinoides endógenos se les conocen como endocannabinoides.

Hachís: El hachís es el nombre árabe para denominar a la resina comprimida proveniente de las glándulas del cannabis y con una presencia de THC de entre un 5 y un 20% (aunque a veces posea más).

Ligando: Es toda aquella sustancia capaz de acoplarse específicamente a un receptor determinado. Los ligandos de los receptores cannabinoides se denominan "cannabinoides" y los ligandos endógenos de los cannabinoides son los endocannabinoides.

Marihuana: La marihuana (o marijuana) es el nombre coloquial por el que se conocen las hojas secas y las flores de cannabis de variedad rica en THC (1-20%). Se indica que el contenido medio de THC de la marihuana confiscada en EE.UU. en 1997 fue del 4.2%.

Marinol: El Marinol es una preparación fabricada sintéticamente de delta-9-THC disuelta en aceite del sésamo y presentada en forma de cápsulas con un contenido de 2.5, 5, y 10 milígramos de dronabinol.

Nabilone: El Nabilone es un derivado sintetizado de delta-9-THC con una pequeña modificación en su estructura química.

THC: El término THC (tetrahydrocannabinol) normalmente hace referencia al isómero natural delta-9-THC, pero también incluye al delta-8-THC. El delta-9-tetrahydrocannabinol y el delta-1-tetrahydrocannabinol son dos formas de denominar a la misma molécula según la nomenclatura utilizada (numeración monoterpénica o dibenzopirínica). Generalmente al isómero natural trans del delta-9-THC de la planta de cannabis se le denomina (-)-delta-9-trans-tetrahydrocannabinol o dronabinol y químicamente es definido como (6aR-trans)-6a,7,8,10a-tetrahydro-6,6,9-trimetil-3-pentil-6H-dibenzo[b,d]piran-1-ol, con un peso molecular de 314,47.

Cannabis Sativa:

La Cannabis Sativa es una plantea herbácea, dioca 3, anual, que crece libremente en las regiones del trópico y subtropicales. Las partes de la planta poseen distintas utilidades: el tallo es utilizado para fibra textil, las semillas oleaginosas se utilizan para aceite y las glándulas de las inflorescencias femeninas (cogollos) una resina.

La palabra mariguana se relaciona con el combinado hecho a partir de flores, hojas, tallos pequeños provenientes de la cannabis sativa. Otro de los derivados del cannabis es el hachís que se elabora a partir de la resina prensada.

Composición química del cannabis:

En su composición química el cannabis tiene más de 400 componentes ( azúcares, hidrocarburos, esteroides, flavonoides, compuestos nitrogenados y aminoácidos) así como un total de 66 canabinoides, siendo el A- Tetrahidrocannabinol (A-THC) la sustancia psicoactiva más abundante y poderosa.4 Es importante indicar que la concentración de este psicoactivo varía según el tipo de planta. El cannabis sativa que crece de forma silvestre tiene una concentración que va del 0,5% al 5% y el hachís tiene una de 2 – 20%. Los métodos de cultivo aplicados al cannabis en los últimos 30 años, como es el caso del cultivo hidropónico, han aumentado considerablemente la concentración de A-THC. En la décadas de los 60 y 70 el contenido de A-THC de un cigarrillo de mariguana estaba en los 10mg. En la actualidad un cigarro de mariguana puede contener de 150 a 300 mg de A- THC 5 lo que aumenta los riesgos de intoxicación.


Los cannabinoides

Los cannabinoides son sustancias asociadas con propiedades psicoactivas de la marihuana (Δ9- tetrahidrocannabinol, Δ9-THC). Sin embargo, las investigaciones científicas realizadas a partir de 1990 han permitido documentar la existencia de de receptores cannabinoides en el Sistema Nervioso Central.

Esto es muy importante para comprender la relación entre las sustancias con propiedades psicoactivas y la recepción de tales sustancias en el cerebro humano.

El sistema cannabinoide endógeno

Las investigaciones realizadas han permitido identificar con claridad en el Sistema Nervioso Central, la existencia de dos receptores cannabinoides que son:



  1. El CB1 ubicados en la membrana celular neuronal, predominan en las terminales presinápticas6 tienen siete dominios transmembrana y forman parte de la familia de los receptores acoplados a las proteínas G.7 Los receptores CB1 son más abundantes en la corteza, el hipocampo, el cerebelo y los ganglios basales, asociados a las áreas cerebrales que regulan funciones como el juicio, el aprendizaje, la memoria, el pensamiento, la concentración, el placer, la percepción del tiempo, la percepción sensorial y la coordinación muscular. La investigación científica también a constatado que los receptores cannabinoides están presentes en en las vías nerviosas periféricas, el corazón, el intestino delgado, las glándulas endocrinas, el sistema reproductor, las células del sistema inmune.8




  1. Por otra parte, los receptores CB2 se concentran en las células del sistema inmune.9

Es importante indicar que la búsqueda de receptores canabinoides condujo al hallazgo de un ligando natural10 y al descubrimiento de dos productos endógenos: anandamida11 y 2- araquidonoilglicerol, derivados del ácido araquidónico, que se unen a los receptores cannabinoides y producen efectos parecidos a los del A THC.12



Potencial terapéutico del sistema endocannabinoide

La comprobación del sistema endógeno canabinoide constituido por receptores, ligandos endógenos (endocanabinoides) y enzimas que participan en la síntesis, y degradación de endocanabinoides, sustentaron la idea de que el sistema cannabinoide como todo sistema endógeno es susceptible de manipulación farmacológica, con la eventual posibilidad de que eso dará paso al descubrimiento de moléculas cannabinoides de utilidad terapéutica.

Desde esta perspectiva es importante que se tenga claro que el sistema nervioso del ser humano es capaz de sintetizar, utilizar y eliminar sus propios canabonoides y que es capaz de regular ciertas funciones vitales.
La investigación científica desarrollada en los países desarrollados13, permite indicar que el sistema cannabinoide puede regular las funciones cognitivas superiores ( aprendizaje, memoria) en la respuesta al estrés, al dolor, en la regulación del sueño, en la ingesta de alimentos, en los movimientos y control de la postura. Además se le asigna una función moduladora en los sistemas inmunológico14, cardiovascular15, gastrointestinal16, y reproductivo.17

El avance en el conocimiento de los diferentes elementos implicados en el funcionamiento del sistema endocannabinoide está permitiendo que se produzca un avance notable en la farmacología de estas sustancias, especialmente en lo que hace referencia al diseño de moléculas más selectivas y con mayor potencia farmacológica. Estas nuevas moléculas podrían ser de utilidad en el tratamiento de diversas enfermedades, para las que en algunos casos, ya existen evidencias clínicas como: dolor, coordinación motora, esclerosis múltiple, glaucoma, cáncer, SIDA y dependencia a otras drogas de abuso.18




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal