Informe del presidente del consejo permanente sobre la reunion de expertos sobre fortalecimiento de la gobernabilidad democrat



Descargar 1.15 Mb.
Página5/25
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño1.15 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25
Collectively, we have recognized that only a sustained commitment to political and economic liberty can help millions of poor people in our hemisphere lift themselves out of misery. But our distinguished host country has rightly called our attention to the fact that we have not completed the work that was begun here in 1991. Our citizens know that free and fair elections alone do not guarantee effective, accountable government, nor does an unfettered market alone guarantee sustained development.
We are here today to make sure that democracy delivers for the people of this hemisphere. Political democracy and economic opportunity come together in good governance. Respect for the rule of law, fairness, accountability in government, and sound economic policies bring hope and opportunity equally to all.
Our Inter-American Democratic Charter is correct to declare that “democracy and social and economic development are interdependent and are mutually reinforcing.” By focusing our discussion on democratic governance at this session of the General Assembly, the Government of Chile has wisely placed the emphasis on what states can and must do to extend economic opportunity to all of their people.
New democracies created with high hopes can founder if the lives of ordinary citizens do not change for the better. Transitions can be chaotic; transitions can be wrenching. We know that corruption will squander a nation’s treasure. More importantly, it will undermine public trust and extremists will feed on frustration and fears about the future.
That is why it is so important that we meet the goal set by our heads of state and government, through the Summit of the Americas process, to create by 2005 the Free Trade Area of the Americas (FTAA). This free trade area would create greater prosperity for nearly 800 million people in 34 countries of our hemisphere. Free trade and open markets can bring investment and job-generating growth if they rest on a foundation of fairness. Governments must be willing to put what resources they have in quality education, adequate health and nutritional care, basic sanitation, and personal security.
President Bush is determined to help countries across the globe that are struggling to do the right thing for their people. This February, he presented his groundbreaking Millennium Challenge Account (MCA) to the U.S. Congress. As President Bush has said, the MCA is a powerful way “to draw whole nations into an expanding circle of opportunity and enterprise.” If fully funded, the initiative would provide the largest increase in U.S. development assistance since the Marshall Plan. By 2006, it would represent an addition of 50 percent to our core development assistance funding of 2002. From 2006 onward, we would put $5 billion per year into the Millennium Challenge Account.

The Millennium Challenge Account would target only countries that govern justly, invest in their people, and encourage economic freedom. Several countries in the Hemisphere meet the basic income threshold to compete for MCA funds during the first year of the program, and many more countries in the Americas are likely to do so in succeeding years.


Innovative bilateral efforts, such as the MCA initiative, are important. At the same time, regional cooperation is imperative because so many of the domestic problems countries confront also have major transnational implications.
Twelve years ago, the Organization of American States didn’t have the mechanisms for regional cooperation that were needed. Today, we do. The Inter-American Convention against Corruption and its follow-up mechanism immediately come to mind. Twelve years ago, it would have been unthinkable to suggest that the countries of the Hemisphere should evaluate each other’s efforts to combat corruption, but that is precisely what the Convention provides for.
The increased effectiveness of the Inter-American Drug Abuse Control Commission (CICAD) is another case in point. Inherent in the Commission’s mandate is the consensus that drug abuse and drug trafficking threaten all of our societies and that we must work in concert to stop them.
After September 11, 2001, we worked together to reenergize the Inter-American Committee against Terrorism (CICTE). Our adoption at last year’s regular session of the General Assembly in Barbados of the Inter-American Convention against Terrorism underscores our determination to protect our region against this vicious enemy that knows no limits, neither national nor moral.
Regional efforts have played an important role in defense of democracy. As we all know, for over a year Venezuela’s democracy has been under serious strain. The United States welcomes the May 29 agreement reached between the Government of Venezuela and the opposition Democratic Coordinating Committee. The Secretary General’s tireless efforts were instrumental in this process, and we thank him. Venezuelans must take responsibility for their own future, but we are committed to working with the OAS, the Group of Friends of the Facilitation Process in Venezuela, and others to bolster implementation of this agreement with practical support.
The people of Haiti have waited a long time—too long—for their leaders to meet their obligations under Permanent Council resolutions CP/RES. 806 (1303/02) corr. 1 and CP/RES. 822 (1331/02). Haiti’s democracy and economic growth are undermined by the Government’s failure to create the conditions for an electoral solution to the political impasse.
Led by the efforts of OAS Assistant Secretary General Einaudi and the OAS Special Mission for Strengthening Democracy in Haiti, the international community has provided substantial support for strengthening Haiti’s institutional capacity and civil society. As a further sign of its commitment to this effort, the United States will provide an additional $1 million to the Special Mission to help improve the security climate for what we hope will be free and fair elections in Haiti. In addition, the United States has increased our humanitarian assistance to $70 million in the current fiscal year. However, if by this September the Government of Haiti has not created the climate of security essential to the formation of a credible, neutral, and independent Provisional Electoral Council (CEP), we should reevaluate the role of the OAS in Haiti.
The OAS has taken other important initiatives in support of democracy in our region. Member states raised their voices in unison to denounce the appalling terrorist bombing of a club in Colombia last February. We realize that the narcotrafficking attacks against the people of Colombia are a threat to all of us––to our human and democratic values and to our shared interest in a secure and prosperous hemisphere. Colombia deserves our steadfast solidarity and our full support.
The people of Cuba increasingly look to the OAS for help in defending their fundamental freedoms against the depredations of our hemisphere’s only dictatorship. We deplore the crackdown of recent weeks against Cuban citizens seeking to act upon their basic human rights. We protest the harsh sentences that are being meted out to them. The Inter-American Democratic Charter declares that “the peoples of the Americas have a right to democracy.” It does not say that the peoples of the Americas, except Cubans, have a right to democracy. I commend the OAS members who stood by their principles and the Cuban people by supporting the recent declaration on human rights in Cuba on the floor of the Permanent Council.
My government looks forward to working with our partners in the OAS to find ways to hasten the inevitable democratic transition in Cuba. If our experience over the last quarter century in this hemisphere and across the globe has taught us anything, it is that dictatorships cannot withstand the force of freedom.
My friends, tyrants, traffickers, and terrorists cannot thrive in an inter-American community of robust democracies, healthy citizenries, and dynamic economies. President Bush remains deeply determined to work with fellow signatories of the Inter-American Democratic Charter to achieve our shared vision: a hemisphere of hopes realized. Making hopes real is why a new commitment to good governance, the theme of this regular session of the General Assembly, is so timely and important. Making hopes real is why each of our delegations needs to pay special attention to the Declaration of Santiago on Democracy and Public Trust.
We must take concrete steps to keep freedom’s hope strong among the people of our hemisphere. The citizens of the Americas expect to see results sooner, not later. They expect to see results from their democracies and from having market economies. We must not fail them; we must deliver.
Thank you very much, Madam President. [Aplausos.]
La PRESIDENTA: Muchas gracias señor Secretario de Estado don Colin Powell.
A continuación, me ha solicitado la palabra el señor Allan Wagner Tizón, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú. Señor Canciller, tiene usted la palabra.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DEL PERÚ: Muchas gracias, señora Presidenta.
En primer lugar permítame expresarle mi agradecimiento y el de mi Delegación por la generosa hospitalidad que nos ha brindado el pueblo y el Gobierno de Chile y felicitarla por la magnífica organización de esta Asamblea.
Los países de América Latina estamos alcanzando desarrollos importantes en el fortalecimiento de nuestras democracias y ha sido en la OEA que se han dado los desarrollos más significativos. En los últimos doce años, desde que acordáramos en esta misma ciudad el Compromiso de Santiago con la Democracia y la Renovación del Sistema Interamericano, y atendiendo los mandatos de las Cumbres de las Américas, nuestros países han contribuido al desarrollo de un sistema jurídico internacional que asegure la promoción y defensa de la democracia representativa. La Carta Democrática Interamericana constituye, sin duda, el logro más destacado de este proceso y un referente de la acción de nuestros gobiernos, cuya gobernabilidad y cultura democrática promueve dicho instrumento.
En este proceso de fortalecimiento de la democracia es indispensable que, así como al Estado se le asignan responsabilidades, también se le den los medios para atenderlas. Las demandas de crecimiento con equidad, inclusión social y participación siguen superando su capacidad de respuesta, con la consecuente pérdida de legitimidad del sistema político y la amenaza que esto representa para la gobernabilidad democrática.
Esta situación fue motivo de reflexión y diálogo hace tan solo dos semanas, en el Cusco, por los Jefes de Estado y los representantes del Grupo de Río, que integran diecinueve de las repúblicas que forman parte de la OEA. Los Presidentes del Grupo de Río constataron:
… que el aumento y agudización de la pobreza, agravada por un nuevo período de estancamiento económico prolongado, constituye una amenaza fundamental a la gobernabilidad democrática, con el consiguiente deterioro de la estabilidad de sus instituciones y de la paz social. Esta situación afecta particularmente a los grupos más vulnerables de la sociedad, impidiendo la plena utilización de su potencial productivo.
Asimismo, el Grupo de Río ha percibido:
… un inquietante aumento del proteccionismo comercial, particularmente por parte de las naciones industrializadas, y la disminución de la cooperación internacional, en un contexto de desaceleración económica mundial y de marginamiento a los países de renta media.
Las causas de esta situación no son solo endógenas y su superación, por tanto, requiere de la acción común de los Estados. Por ello, el año pasado, en el Consenso de Monterrey se establecieron las bases para una “nueva alianza” internacional para el desarrollo, destacando la importancia de crear en los países en vías de desarrollo condiciones internas favorables, pero también la necesidad de una acción decidida de la comunidad internacional para movilizar flujos financieros para el desarrollo, liberalizar el comercio y aumentar la cooperación financiera y técnica.
Mientras que los países de América Latina y el Caribe continuamos haciendo avances en la aplicación a nivel interno de políticas económicas responsables, en un contexto de crecientes demandas sociales insatisfechas, la respuesta de la comunidad internacional no está jugando aún el papel de complemento indispensable para promover el desarrollo. La inversión extranjera directa y los flujos financieros y de cooperación a nuestra región muestran una clara tendencia decreciente y, a nivel del comercio mundial, las negociaciones lanzadas en Doha destinadas a formular la agenda del desarrollo presentan serios problemas.
La situación requiere medidas urgentes. Como lo señala la Carta Democrática y lo recuerda el Consenso del Cusco del Grupo de Río, la democracia y el desarrollo económico y social están inseparablemente unidos y se refuerzan mutuamente.

La gobernabilidad democrática es incompatible con situaciones de pobreza y la exclusión social que ellas generan. Por ello es necesario que la comunidad internacional apoye a los países de nuestra región que hacen esfuerzos por mantener la disciplina macroeconómica, hasta tanto los efectos positivos de estos esfuerzos económicos lleguen a los sectores más necesitados de sus poblaciones.


Es en ese sentido que se orienta la propuesta, considerada por el Grupo de Río en la reciente Cumbre del Cusco, de establecer mecanismos financieros innovadores que permitan incrementar el flujo de recursos, ampliar las posibilidades de uso de los recursos disponibles y diversificar las opciones de política financiera de nuestros países. Todo ello generaría una reactivación de la producción, permitiendo el crecimiento sostenido, la generación de puestos de trabajo productivos y la reducción de la pobreza, lo cual, sin duda, fortalecería la gobernabilidad democrática mediante una participación creciente de todos los sectores de la población de los beneficios del progreso.
Entre los mecanismos presentados están:


  1. La creación de un fideicomiso regional para promover proyectos de inversión privada para el desarrollo de obras de infraestructura pública, lo que permitiría generar empleos en el corto plazo y mantener, al mismo tiempo, las metas fiscales convenidas;




  1. La creación de autoridades regionales de inversión en proyectos de infraestructura que tengan impacto social;




  1. La reformulación de las prácticas contables, para que los presupuestos públicos diferencien los gastos corrientes del gasto en inversión y que esto sea reconocido así por los organismos financieros internacionales;




  1. El diseño de instrumentos de deuda que tengan un carácter contracíclico, a través de su vinculación a ciertos indicadores como las exportaciones, por ejemplo, a fin de que el servicio se ajuste a los períodos de expansión y retracción de las economías.

La próxima Cumbre hemisférica extraordinaria nos ofrece, sin duda, una oportunidad excepcional para reflexionar y alcanzar consensos que nos permitan establecer mecanismos financieros innovadores que alivien la pobreza y fortalezcan la gobernabilidad democrática en las Américas. Agradecemos la iniciativa del Gobierno del Canadá y al Gobierno de México por acogerla.


Así como no hay gobernabilidad sin cohesión social y paz social, tampoco hay gobernabilidad sin participación. Las democracias necesitan instituciones fuertes y dotadas de legitimidad, en cuyos procesos de toma de decisiones participen todos los actores de la sociedad. Ello requiere fortalecer a los partidos políticos, promover espacios y mecanismos para el desarrollo de consensos nacionales, crear mecanismos de intermediación, de canalización de demandas, entre otros. Como señalaron los Jefes de Estado de los países miembros del Grupo de Río en el Cusco, “no hay democracia sin partidos políticos ni partidos políticos sin democracia”. Es indispensable que cada país adopte las medidas internas necesarias para fortalecerlos y que la cooperación interamericana contribuya a este efecto.
Tampoco hay gobernabilidad cuando los derechos de los ciudadanos son erosionados. Por ello, debo reiterar el apoyo del Perú a la labor que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos cumplen en la promoción de la dignidad humana y la consolidación del Estado de Derecho y, particularmente, en la protección de los derechos humanos, así como por el respecto a la diversidad en las Américas.
El Perú se encuentra comprometido con el reconocimiento de los derechos y aspiraciones de los pueblos indígenas de nuestro continente. Para el Perú es un honor y un compromiso el presidir el proceso de elaboración de la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
Por otro lado, la lucha contra la corrupción y la impunidad es otro desafío a la gobernabilidad. La corrupción es un factor de desintegración social y de distorsión del sistema económico que mina la legitimidad de las instituciones políticas. Por ello, la adopción de acciones concretas por parte de los Estados para que no den refugio a las personas investigadas, procesadas y condenadas como responsables de crímenes de lesa humanidad y actos de corrupción se convierte en un elemento central de la lucha contra este flagelo y la vigencia del Estado de Derecho. La Convención Interamericana contra la Corrupción constituye un significativo avance en la lucha contra este fenómeno y es necesario que los Estados se presten entre sí la más amplia cooperación y asistencia, a fin de luchar contra la impunidad. El Perú espera y confía en la cooperación de los países de nuestro hemisferio en la lucha que nuestro país libra contra la corrupción y contra la impunidad.
La terrible experiencia que les tocó vivir a los peruanos durante la década de 1980 por efectos del terrorismo ha generado un sentimiento colectivo en nuestro país de rechazo a la violencia y un compromiso solidario para enfrentarlo. Por ello, el día de hoy el Perú procederá, en el marco de esta Asamblea, a depositar el instrumento de ratificación de la Convención Interamericana contra el Terrorismo, aprobada en Barbados el año pasado. Estamos decididos a continuar luchando, junto con todos ustedes, contra este flagelo tanto en los planos bilateral y hemisférico como en el internacional.
Señora Presidenta, la adopción de la Carta Democrática Interamericana fue una expresión clara de los nuevos tiempos que se viven en nuestra Organización y de los progresos que ha alcanzado su proceso de renovación. La agenda para la gobernabilidad, que el Gobierno de Chile y Vuestra Excelencia nos han planteado para esta Asamblea, es su complemento indispensable.
Nada mejor que la inspiración que nos ofrece Santiago para acometer esta importante tarea.
Muchas gracias. [Aplausos.]
La PRESIDENTA: Agradecemos al Canciller del Perú sus palabras y ofrecemos, a continuación, la palabra al señor Roy Chaderton Matos, Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela.
El JEFE DE LA DELEGACIÓN DE VENEZUELA: Como uno no debe temer decir en público lo que ha dicho en privado, quiero expresarle nuestra gratitud por todo cuanto hemos recibido de Chile en estos días que hemos pasado acá y por todo cuanto seguiremos recibiendo en los próximos días. Mil gracias por el apoyo chileno a estos esfuerzos de la comunidad interamericana.
Señora Presidenta, en este punto de la gobernabilidad, a riesgo de hacer el papel de aguafiestas o de vecinos molestos, pero ejerciendo el derecho a la libertad de expresión que también deben tener los Estados dentro de la comunidad internacional, quiero presentar, en nombre del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, algunas reflexiones sobre temas que desde el norte hasta el sur de este continente comienzan a debatirse, en los albores del siglo XXI, en contra de las costumbres y creencias socialmente aceptables y aceptadas.
En términos generales, el concepto de iniciativa privada tiene un buen nombre. Nosotros coincidimos con esa alta valoración. Creemos profundamente en la libertad del individuo para desarrollar al máximo –sin trabas ni prohibiciones– todo su potencial de responsabilidad social para crecer espiritualmente, para generar beneficios materiales, que contribuyan a fortalecer las instituciones de las sociedades verdaderamente democráticas y para estimular la participación individual o colectiva de la persona humana en procura de la libertad, la prosperidad y la paz.
Apreciamos a las personas que arriesgan sus recursos, crean, producen, compiten, generan riqueza y empleo, pagan sus impuestos y contribuyen a acercarnos a la justicia social.
Es tan bueno el nombre de la iniciativa privada que hemos terminado convencidos, irracionalmente, de que solo el Estado puede cometer violación y atropello de los valores, principios, normas y procedimientos que consagran y protegen los derechos individuales. Este dogma, con el pasar del tiempo, nos ha permitido hacer la vista gorda ante todas las rupturas y usurpaciones cometidas por la iniciativa privada en los espacios de la legalidad y la legitimidad.
Esto explica que circunstancias heterodoxas, como la violación de los derechos humanos por iniciativa privada, sean desconocidas por políticas ortodoxas y por burócratas de corto alcance racional y profunda insensibilidad social, configurada en la comodidad del aislamiento y la lejanía de los acontecimientos.
De acuerdo con algunos expertos, amansados por intereses creados, solo los Estados violan los derechos humanos. ¡Solo los Estados violan los derechos humanos!, aseguran con voz heroica y movimientos acartonados. Entonces, ocurre que tesis como estas no permitirían catalogar como violación de los derechos humanos los actos terroristas cometidos por Al Quaeda o la ETA, las FARC o la AUC. No sería, así, violación de los derechos humanos volar a una familia por los aires o secuestrar a una persona por años.
Lo mismo pasa con la libertad de expresión y el derecho a la información. En nuestro criterio, la supresión de la libertad de opinión y los intentos de destrucción del pensamiento disidente no solo deben ser reprochables cuando los comete el Estado sino, igualmente, cuando son producto de la iniciativa privada. El debate sobre este tema comienza a florecer y a expandirse en cobertura e intensidad por la geografía mundial, pero, desafortunada y afortunadamente también, Venezuela se ha convertido en un laboratorio donde se confrontan los derechos democráticos básicos y la dictadura mediática.
Los medios han usurpado en Venezuela los espacios abandonados por los partidos políticos tradicionales, desplazados del poder por la vía democrática y, en nombre del interés privado, se crea la noticia, se manipula y deforma la información y se procuran apoyos internacionales, ingenuos y no tan ingenuos, para diseñar una realidad virtual que oculta y censura a la realidad real. La censura no es mala porque la ejerza una autoridad y aceptable o perdonable cuando se haga en nombre de la libertad de expresión. Esto sería una aberración que nos convertiría –si no decimos a tiempo que el rey está desnudo– en gobiernos mudos, ciegos y sordos.
Hoy día se nos hace vetusta la capacidad institucional para responder y enfrentar la creciente agresividad de los intereses privados antidemocráticos, que a veces logran incorporar en su favor a intereses supranacionales en nombre de la democracia. Esta conducta favorece la impunidad, como la reincidencia, y estimula la expansión de las tendencias totalitarias propiciadas por el sector más oscuro de la iniciativa privada.
En Venezuela existe una dictadura mediática. En el pasado, los medios chantajeaban al sector político y ejercían presiones insoportables para alcanzar sus objetivos. Cualquier objeción era castigada con la destrucción moral o el silenciamiento.
Hace veinte años, un presidente venezolano –demócrata cristiano– cometió la osadía de aplicar normas que son práctica habitual en las democracias más avanzadas y prohibió, por razones de salud pública, la publicidad de licores y cigarrillos. Desde entonces, por decisión de los tiranos empresariales, fue condenado a lo que en derecho romano se llama “la muerte civil”. Simplemente, ni existió ni existe ni existirá. No es entrevistado, mencionado ni invitado. Apenas dos publicaciones de modesta influencia le permiten un artículo semanal, mientras sus propios compañeros de partido se hacen los desentendidos.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal