Informe de viaje



Descargar 66.43 Kb.
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño66.43 Kb.




INFORME DE VIAJE

Fecha del informe: 13.10.2000




Visto Bueno

Firma

Fecha




Jefe de Rama/Grupo:










Operaciones (RLCR) (En caso de apoyo técnico a proyectos de campo):










ADG-RR/RLC:
















1. IDENTIFICACIÓN




Funcionario: Juan Izquierdo

Cargo: Oficial de Producción Vegetal













Oficina: Oficina Regional (RLC)

Rama/Grupo/Unidad: RLCAD













Fechas: 27 septiembre al 1° de octubre 2000




De:

A:

Ciudad:

País:




27.09.2000

01.10.2000

San Salvador

EL SALVADOR
































































Razón del viaje (Un párrafo): To participate as an invited lecturer the Seminar-Workshop on Biosafety of the Modern Biotechnology, organized by OIRSA from 28-29 September 2000 and to support the Technical Cooperation Network on Plant Biotechnology (REBIO/El Salvador).




Proyecto de campo (Código / Número):

Proyecto de campo (Título):




Códigos del Programa de Labores y Presupuesto (PWB):

Título de la entidad programática (En inglés):

Promote crops related networks.



Descriptores (En inglés):




RA 212A1-125-001










Códigos de archivo: PR 13/51 Izquierdo

Acceso electrónico:



















2. DISTRIBUCIÓN




Distribución:




Copias: FAOR El Salvador




Carsalade, TCD




registry




Fresco, AG




RLCX




Duwayri, AGP




Oficiales RLC




Porto, AGPC










Le, AGPC










Gómez-Macpherson, AGPC






















3. RESUMEN (SUMMARY) (En ambos idiomas, alrededor de media página cada uno)

El Oficial informante (OI) participó en el Seminario-Taller "Seguridad de Biotecnología Moderna" organizado por el Organismos Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) realizado del 28 al 29 de septiembre 2000 y presentó una conferencia magistral sobre "Biotecnología moderna como herramienta para la seguridad alimentaria: el papel de la FAO". Asimismo, participó como "resource person" en actividades del taller en el área de creación de capacidad y determinación de prioridades para América Central sobre biotecnología y bioseguridad. Mantuvo contacto con los laboratorios miembros de REDBIO/El Salvador para la promoción de actividades como parte de un programa establecido con CYTED e instituciones nacionales de educación e investigación.


The Reporting Officer (RO) participated at the Seminar-Workshop on Biosafety of Modern Biotechnology organized by OIRSA from 28-29 September 2000 and presented a key-note on "Modern biotechnology as a tool for food security: FAO role". He also participated as a resource person during the Workshop on capacity building and priority setting for biotechnology and biosafety. He established contacts with the laboratory members of REDBIO/El Salvador to promote activities within the framework of the new programme among CYTED and national research and education institution.



4. DETALLES DE LA MISIÓN (No más de seis páginas como máximo)

4.1. Antecedentes





  • Los países de Centroamérica están adecuando sus regulaciones para cumplir con el Protocolo de Cartagena de la CDB sobre bioseguridad de la biotecnología aprobado en Montreal, Canadá, enero 2000. OIRSA como parte del mandato subregional encomendado por autoridades gubernamentales de los países de Centroamérica (CORECA) ha tomado la iniciativa de analizar los beneficios y riesgos de la aplicación de la biotecnología en particular la liberación de organismos transgénicos y promover el fortalecimiento institucional y la capacitación en agrobiotecnologías. El OIRSA cursó invitación a SDR (M.J. Zimmermann) que fue extendida a RLC para apoyo a esta reunión.


4.2. Objetivos/Términos de referencia





  • Presentar una conferencia en nombre de FAO sobre "La biotecnología moderna como herramienta para la seguridad alimentaria: el papel de la FAO".



4.3. Actividades realizadas, resultados y acciones de seguimiento








4.3.1. Actividades preparatorias






      1. Actividades realizadas durante la misión y seguimiento




  • El Oficial informante, a invitación del OIRSA, presentó una conferencia sobre los principales elementos que están afectando la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe considerando la situación de los recursos naturales; el avance de la desertificación y salinización de suelos; la necesidad de tecnologías para la diversificación e intensificación; la necesidad del aumento de los rendimientos; la complejidad de la megadiversidad de la región; y la oportunidad concreta que ofrece la biotecnología para ser aplicada con un enfoque sostenible y responsable para a mediano plazo aumentar la productividad y superar la inseguridad alimentaria. Ejemplos de aplicación vinculados a aumento de rendimientos, de calidad, de disminución del trabajo en la finca y de disminución del uso de plaguicidas fueron presentados. Información sobre estrategias y programas de aplicación y desarrollo de innovaciones biotecnológicas considerando a los actores involucrados, el establecimiento de prioridades y proyectos pilotos así como el rol potencial de la cooperación internacional (REDBIO y redes de recursos genéticos fueron analizados en esta presentación). Un resumen ejecutivo se encuentra en el Anexo 1.




  • Reunión con laboratorios de REDBIO/El Salvador. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología conjuntamente con el CENTA y CYTET/España están estableciendo un convenio de cooperación dentro del Programa Iberoamericano de Desarrollo Científico y Tecnológico del CYTET por 5 años con prioridades hacia la biología molecular, cultivo de tejidos y biodiversidad. Existen en El Salvador 6 instituciones miembros de REDBIO/FAO. Se analizaron las actividades y programas en marcha y las posibilidades de fortalecer los laboratorios a través de actividades de capacitación y visitas de estudios a países cercanos (México, Costa Rica y Cuba).

























  1. PERSONAS CONTACTADAS




  • Ton Oomen, Representante de la FAO en El Salvador

  • María Xenia Peña de Morán, PROCAFE

  • Celina Isabel Merino, PROCAFE

  • Roberto Cobaquil, MAGA, Propiedad Intelectual, Guatemala

  • José Carlos Barquero, BAGRA Costa Rica

  • Eduardo Serrano, OIRSA

  • Juan José May, OIRSA

  • Jorge Huete Pérez, Nicaragua

  • José María Reyes, SERMARNAP México

  • Marta Valdés, Universidad de Costa Rica

  • Yanira Elizabeth López, Facultad de Cs. Naturales

  • José Miguel Sermeño, Universidad de El Salvador

  • Dora Antonia Vilieda, Laboratorio de Cultivo de Tejidos, Universidad de El Salvador

  • Roberto Alegría, CONACIT

  • José Rafael Vega, Escuela de Biología, Universidad de El Salvador

LA BIOTECNOLOGÍA MODERNA COMO HERRAMIENTA PARA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA: EL PAPEL DE LA FAO
Juan Izquierdo, Ph.D.

Oficial Regional de Producción Vegetal, FAO

Secretario Técnico de la Red de Biotecnología Vegetal (REDBIO/FAO)

Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe



P.O. Box 10095, Santiago, Chile

juan.izquierdo@fao.org

http://www.rlc.fao.org/redes/redbio/html/home.htm
RESUMEN EJECUTIVO
Las necesidades de alimentos en el mundo sobrepasarán a los 9.3 billones de toneladas en el año 2030 lo que significa aumentar en un 97% la capacidad de producción alimentaria actual. En este sentido la seguridad alimentaria definida por la Cumbre de la Alimentación de 1996 como la condición preliminar y obligatoria para el despegue del desarrollo económico y social de un país, cobra especial relevancia al encontrarnos en el presente con amplios sectores de la población de América Latina y el Caribe que no alcanzan a la ingesta mínima básica de alimentos (FAO, 1999). Al presente 83 países están definidos como países de bajos ingresos y con déficit alimentario de los cuales 42 están en Africa, 24 en Asia y 7 en América Latina. Esto representa que ochocientos millones de personas de los países en desarrollo carecen de suficientes alimentos y en ellos el hambre es una condición crónica que debilita y malogra la vida de los afectados menoscabando las economías y el desarrollo de los países. Datos de FAO y CEPAL revelan que la pobreza afecta al 55% de la población rural de América Latina y el Caribe significando que 76 millones de habitantes se encuentren bajo la línea de extrema pobreza con déficits de alimentos, agua potable, salud, casa, energía y empleo.
La situación de los recursos naturales de América Latina y el Caribe revela que para el año 2025 se abría perdido el 30% de la capa arable de las tierras agrícolas productivas. Mientras que en las plagas y en las enfermedades inciden en forma significativa limitando la capacidad de producción. Asimismo, el avance de la desertificación y salinización de suelos podría afectar al 50% del área agrícola regional en una estimación al año 2050. Por otro lado, cambios climáticos intensos consecuencia del efecto invernadero están haciendo que los límites climáticos se desplacen hacia el Sur cambiando drásticamente los regímenes hidrológicos y la variabilidad climática.
Los rendimientos agrícolas están estancados y las tasas anuales de producción oscilan desde valores negativos del 3 y 2 % para sorgo, algodón y yuca; a tasas prácticamente neutras para arroz, frijol y leche hasta tasas positivas y significativas del orden de 4 y 5% anual para soja y girasol durante los últimos 25 años (FAOSTAT, 2000; http: //www.apps.fao.org/ ). Esto revela respuestas diferenciales al mercado, la tecnología y a las condiciones climáticas de los distintos rubros dentro del sector agrícola. Los rendimientos promedio están muy lejos de los máximos experimentales obtenidos en arroz (17.5 ton/ha); trigo (13 ton/ha); y maíz (19 ton/ha), mientras que los promedios mundiales para los mismos cultivos son 3.8; 2.2; y 4.0 respectivamente.
La región latinoamericana es por origen de naturaleza megadiversa respecto a sus recursos fitogéneticos comprendiendo centros primarios y secundarios de origen de los cultivos de: maíz, frijol, pimiento chile, papa, tomate, cacao, yuca, piña, zapallo, maní, algodón, amaranto, quínoa, raíces y tubérculos andinos, especies forrajeras, frutales amazónicos, plantas medicinales y especies forestales, además de formas y parientes silvestres de las especies anteriormente mencionadas. Esto es de especial significación frente a las necesidades de explorar nuevas opciones productivas, tecnologías, especies para el cultivo y formas de agroprocesamiento que permitan diversificar y agregar valor a una oferta agrícola exportable creciente y diversificada.
Dentro del contexto anterior, considerando la importancia y dinámica de las necesidades señaladas, la biotecnología agrícola ofrece una oportunidad concreta para solucionar problemas de desarrollo y medio ambiente, algunos de los cuales se derivan de las prácticas no sostenibles de la agricultura y la industria. La FAO reconoce (1999) la necesidad de establecer un enfoque balanceado y convergente respecto a la biotecnología considerando su integración horizontal en las áreas técnicas del mandato de la Organización. La biotecnología debe ser integrada para servir como complemento a la tecnología agrícola conducente a mejores y más disponibles semillas y tecnologías para la producción sostenible. Asimismo, la biotecnología ofrece, con un enfoque sostenible y de equidad, una forma responsable a mediano plazo de aumentar la productividad y superar la inseguridad alimentaria. Esta afirmación es central dentro de la posición sobre biotecnología presentada por el Director General de la FAO en el año 2000 ( http://www.fao.org/biotech/state.htm )
Algunas posibilidades de los cultivos modificados genéticamente se refieren a la resistencia a enfermedades y plagas; resistencia a sequía, altas o bajas temperaturas, aumentos de la fijación de nitrógeno; resistencia a suelos ácidos y/ salinos; resistencia a herbicidas; mejoramiento en calidad nutricional; alteraciones para obtener cosechas más tempranas; un mejor manejo de poscosecha y otras características de agregación de valor. Cincuenta especies de cultivos alimenticios han sido transformadas por las técnicas de ingeniería genética y ADN recombinante. Entre ellas maíz, algodón, soja, trigo, tomate, papaya, melón, caña y papa son relevantes a la agricultura regional. El 53% de la superficie de cultivos transgénicos (42 millones de hectáreas en el año 2000) han sido ocupadas por soja, mientras que el 27% ha sido destinada a maíz, 9% a algodón y 8% a colza.
La agricultura esta seriamente afectada por rendimientos muy inferiores y tasas de crecimiento de los rendimientos estancadas. Los productos biotecnológicos con impacto probable a mediano y largo plazo en la seguridad alimentaria de los países de América Latina pueden ser disgregados en términos de su impacto específico. Con relación al aumento del rendimiento ya se ha obtenido aumentos significativos del 25% en el rendimiento de maíz sin riego en Argentina implicando además la estabilidad de la producción. Asimismo, datos de 50.000 hectáreas de algodón transgénico producidas en México revelan aumentos del 25% del rendimiento asociados a menores costos (-15%) de producción. En el caso del arroz desarrollos pioneros relacionados a arroz híbrido que están siendo implementados en programas nacionales de países productores de la región (Brasil, Colombia y Suriname) se asocian a la obtención y puesta en producción de un "super arroz transgénico" con potencialidad de alcanzar las 13 toneladas por hectárea en función de cambios en la arquitectura y fisiología de la planta.
Otra de las estrategias para la integración de la biotecnología en la seguridad alimentaria es concretar un menor uso de plaguicidas a través de una mayor resistencia genética a las plagas (Izquierdo, 2000, http://www.rlc.fao.org/redes/redbio/cuba.pdf ). En el caso de los insectos las pérdidas estimadas alcanzan valores del 20% de la producción involucrando los altos costos de la utilización de plaguicidas con consecuencias negativas en ele ambiente y la salud humana. Estrategias simples han sido puestas en práctica a través de la tecnología “Bt” resultando en importantes ahorros de plaguicidas (ahorro de 400.000 litros de insecticidas en 50.000 hectáreas de algodón transgénico en un año, México). El aumento de la resistencia a enfermedades (virus, bacteria y hongos) a través de variedades con resistencia transgénica ya está siendo concretada en variedades de papa con resistencia a virus y bacteria en forma simultánea. La resistencia al hongo que causa la enfermedad "escoba de bruja" del cacao puede ser obtenida a través de ingeniería genética y ya se disponen de variedades de papaya con resistencia al virus del "anillado”. Entre otras posibilidades factibles de aplicación de los OGM en la seguridad alimentaria a corto plazo se encuentra la resistencia al virus de la "tristeza de los cítricos" y al virus del "mosaico dorado" del frijol.

El aumento de calidad a través de la mejora en el contenido nutricional por cambios en la composición de proteína, almidón, aceite, vitaminas y micronutrientes es otra de las áreas de mayor impacto de la biotecnología. En el caso del arroz, genes obtenidos a partir narcisos silvestres y bacterias del suelo han sido expresados en el endosperma de variedades cultivadas de arroz para aumentar significativamente el contenido de betacaroteno e hierro lo que pudiera significar una verdadera revolución biotecnológica al alcance público en la nutrición de amplios sectores marginales con deficiencia vitamínica y de microelementos. Otro ejemplo significativo es la obtención, por mejoramiento genético complementado con biología molecular, de maíz de alta calidad con contenidos de lisina y triptofano mayores a las variedades convencionales. Considerando que el 59% de la energía y el 39% de las proteínas son ingeridas en la población de América Central y México a través del consumo de tortillas de maíz, estos resultados pueden ser significativos en la superación de la desnutrición en amplios sectores de la población. El maíz de alta calidad de proteína puede también significar ganancias diarias de peso del orden de 136% más frente a maíz convencional en animales alimentados con dietas ricas en maíz.


Uno de los objetivos de la primera ola de los productos biotecnológicos ha sido dirigido a la resistencia a los herbicidas la cual se ha traducido en el caso particular de la soja en una disminución del trabajo físico, aumento de la eficiencia del desmalezado, menor uso de herbicidas y un control de la erosión asociados a una reducción del costo de producción (25%). En Argentina se ha duplicado la producción en los últimos 10 años alcanzándose a 7.4% millones de hectáreas de soja transgénica para el año 2000.
Entre los mayores desafíos de la agricultura latinoamericana se encuentra asegurar la producción de cosechas en condiciones adversas de sequía, salinidad y suelos ácidos, condiciones que afectan especialmente a la pequeña agricultura. Resultados recientes revelan ya avances significativos en la resistencia a la sequía y al mismo tiempo una utilización más eficiente de nitrógeno en maíz así como también la disponibilidad de variedades con resistencia a suelos ácidos. En el ámbito de los cultivos hortícolas frutillas o fresas con resistencia a las heladas serán una alternativa viable a corto plazo.
Las pérdidas poscosechas afectan al 45% de la producción y esta situación se maximiza para las especies frutihortícolas. El control genético de la maduración, ya disponible para el caso del tomate será disponible también para otras especies tropicales y subtropicales frutihortícolas (melon; frutales de carozo).
La pregunta básica en esta discusión es si los cultivos transgénicos son apropiados para los países en desarrollo. La respuesta es desde una perspectiva de la FAO que los mismos se constituirán en una herramienta importante para los países que dependen de la agricultura a través de aumentos de la rentabilidad, aumentos de calidad y disminución de los precios obtenidos por un aumento de la productividad de la tierra o del trabajo de cada agricultor por unidad de inversión o de tiempo. Estamos en presencia de una tecnología muy valiosa para ignorarla la cual abre muchas posibilidades a los problemas actuales de rendimiento, resistencia y calidad (Izquierdo y de la Riva, 2000, http://www.rlc.fao.org/prior/segalim/bip.htm ).
En 1999 la FAO ha manifestado que sería imprescindible que los sectores e instituciones públicas actuaran en una forma más transparente en la identificación de las necesidades de los agricultores así como en los productos que son del mandato de su investigación para en forma efectiva enfrentar el desafío de la superación de la pobreza y de la inseguridad alimentaria.
Desde el ángulo de FAO la aplicación de la biotecnología a la seguridad alimentaria implica a priori las evaluaciones de riesgo de efectos negativos sobre la salud y el ambiente a través de rigurosos estudios caso a caso con estricto seguimiento técnico posterior. Documentación asociada sobre la posición de FAO puede encontrarse en la Páginas web de FAO (www.fao.org).
Frente a la pregunta de cómo pueden los productos biotecnológicos alcanzar a la pequeña agricultura y aportar a la seguridad alimentaria las siguientes consideraciones son presentadas para el diseño de estrategias y programas de aplicación y desarrollo de innovaciones biotecnológicas :


  • ampliar el rango de actores involucrando a los sectores de gobierno, ONG, OSC, empresas agrícolas de contrato, y organización de productores en proyectos de micropropagación, biofertilizantes, biocontrol y producción de semillas;




  • promover proyectos pilotos aplicando nuevos métodos de transferencia de biotecnología para los cuales se disponen de valiosos antecendentes en CGIAR; CAMBIA; ISAAA, etc.;




  • adoptar el criterio de biotecnología “apropiada” (Izquierdo, Ciampi y García, 1995; http://www.rlc.fao.org/prior/segalim/prodalim/prodveg/aprop.pdf) y probado a nivel de parcela como un criterio válido y básico para la transferencia de tecnología;




  • propiciar la constitución de programas nacionales con coherencia multi-institucionales enfocando áreas críticas; rubros prioritarios; ecozonas; en un contexto de asociación entre la academia y el sector privado;




  • fomentar la aplicación de capitales de riesgo a través de estrategias que permitan lograr a corto plazo resultados públicos a partir de resultados privados;




  • propiciar una gestión biotecnológica con credibilidad incluyendo la educación e información al productor y al consumidor para mejorar la percepción pública de los procesos y productos biotecnológicos;




  • aumentar la difusión de los ejemplos concretos de aplicación de la biotecnología;




  • considerar tasas de retorno competitivas para iniciar aplicaciones directas de biotecnología en la pequeña agricultura.


La FAO, como institución de asistencia técnica en agricultura y alimentación, esta prestando especial atención a los desarrollos en biotecnología y a los cultivos modificados genéticamente para determinar los beneficios potenciales y los riesgos posibles asociados con el objetivo de incrementar en forma sostenible la productividad y la producción de plantas y animales. No obstante, los responsables de la formulación de políticas en relación con estas tecnologías siguen siendo los mismos gobiernos de los Estados Miembros. La red de Cooperación Técnica en Biotecnología Vegetal (REDBIO/FAO) opera desde 1991 bajo el auspicio de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe y en la cual participan 560 laboratorios en 32 países de la Región comprendiendo 1.800 investigadores en el área de la biotecnología vegetal.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal