Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página84/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   80   81   82   83   84   85   86   87   ...   105

Cuarto período:
LOS PROTAGONISTAS (1953-1973)

El período que se abre a continuación, se corresponde con la época final de los gobiernos conservadores, y con una etapa histórica caracterizada por gobiernos impulsores de cambios políticos, sociales y económicos, en particular por la Democracia Cristiana y la Unidad Popular. Esta es la época de los Presidentes Carlos Ibáñez, Jorge Alessandri, Eduardo Frei Montalva y Salvador Allende, fueron los líderes y los mandatarios representativos de fuertes corrientes políticas e ideológicas, dando forma a gobiernos esencialmente orientados a fortalecer el impulso hacia la realización de reformas, en un contexto político y económico en el que se propiciaba y acentuaba el rol planificador y protagónico del Estado.


El modelo económico predominante seguía siendo el de sustitución de las importaciones y desarrollo de la industria nacional, pero éste modelo hará crisis hacia 1970-1973.
Sin duda alguna ésta es la época más intensa de las luchas sociales y obreras en Chile y en la provincia de Magallanes.
La creación de la Central Unica de Trabajadores (CUT) a nivel nacional (1952) dio un nuevo salto adelante a la organización sindical y a las propias demandas y aspiraciones de los trabajadores, cuyas peticiones, programa y reivindicaciones, alcanzaron dimensiones mucho más amplias y profundas, en la medida en que las organizaciones fueron adhiriendo a distintos proyectos históricos para la sociedad chilena en su conjunto. Pero también se acentúa la politización y la intervención de los partidos políticos en la escena sindical nacional y regional. La CUT fue creada en Magallanes en 1953, razón por la cual éste período ha sido iniciado aquí en dicho año.
Este cuarto período abarca la etapa más intensa y dinámica de la historia social y política de Chile y de Magallanes, la que culmina en el golpe militar de 1973.
El contexto general del período

(1953-1973)

El período 1953-1973, puede ser considerado a justo título, como el período más intenso de la historia social y política del siglo XX en nuestra historia.


Las presidencias de Carlos Ibañez del Campo (1952-1958), Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964), Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y Salvador Allende Gossens (1970-1973), marcan los más fuertes liderazgos políticos de esta época. El período se divide así en dos grandes tiempos políticos: una primera etapa con dos gobiernos de orientación marcadamente conservadora (Ibañez y Alessandri), en los que se tendió a buscar mantener las estructuras económicas y sociales vigentes; y un segundo tiempo, con dos gobiernos de orientación hacia la realización de cambios modernizadores (Frei Montalva y Allende), en los que se tendió a implementar reformas estructurales de diversa envergadura.
Por lo tanto, lo que caracteriza políticamente a esta etapa es la puesta en marcha de dos grandes e históricos ensayos de cambio social, en los que el conjunto de las estructuras sociales, económicas y políticas de la sociedad se estremecieron con la aplicación de numerosas y controvertidas medidas de reformas destinadas a impulsar la modernización del país y la región.
En Magallanes, el descubrimiento del petróleo inicia una nueva época de su desarrollo. Termina de un modo lento y crítico, el anterior modelo agroexportador centrado en las explotaciones ganaderas extensivas y la producción de lanas, cueros y carnes, y el proceso económico apunta hacia alguna forma de industrialización.
En Magallanes, sin embargo, la explotación ganadera nunca deja de ser meramente "producción y exportación de lana sucia", nunca se instaló una industria que incorpore valor agregado a las materias primas agropecuarias, y probablemente se perdió una oportunidad histórica para lograr un desarrollo textil y agro-industrial, como lo reclamaban lúcidamente los sindicatos ganaderos de los años cincuenta.
Entraron en crisis, casi simultáneamente, la actividad ganadera, los frigoríficos, la industria maderera y la explotación de las minas de carbón, con graves consecuencias para los trabajadores y sus familias.
Por lo tanto, desde 1950 en adelante, asistimos a una lenta declinación de la ganadería magallánica. Concluyó así, el largo ciclo de la llamada "economía ganadera de exportación" inciado en 1870-1880.
Después de la crisis del carbón (que produjo huelgas, cierres de minas y cesantía obrera en los años cuarenta y principios de los cincuenta), la ganadería de Magallanes comenzó lentamente a perder importancia, mercados y riqueza por los bajos precios en los mercados internacionales y otros factores, a pesar de los dos procesos de Reforma Agraria que implementaron sucesivamente los gobiernos de Frei Montalva y Allende.
De hecho, ambas Reformas Agrarias expropiaron la totalidad de los grandes latifundios magallánicos, pero dada su brevedad y la falta de coherencia en su aplicación, no contribuyeron a elevar en forma estable la producción agropecuaria, sino que de hecho, la ganadería continuó su lenta declinación. Además, las reformas agrarias resultaron en formas diversas de organización productiva (cooperativas, centros de producción, centros de Reforma Agraria y pequeñas estancias de propiedad privada), lo que acentuó el desorden productivo.
Como consecuencia de los cambios modernizadores que se iniciaron en este período, a partir de la década de los cincuenta la fuerza de trabajo regional (la llamada "clase trabajadora"), comenzó a transformarse en su composición: fue perdiendo paulatinamente su importancia numérica la mano de obra campesina y fue creciendo el número de los obreros industriales urbanos y de los empleados del sector servicios (comercio interno y exterior, compañías de seguro, bancos, Administración Pública).
En correspondencia con este gradual cambio estructural de la economía regional, que se produjo en el transcurso de veinte a treinta años (1950-1980), los sindicatos ganaderos fueron perdiendo peso y gravitación en la escena sindical magallánica, y en cambio se fueron fortaleciendo los sindicatos petrolíferos, de la construcción y las organizaciones de empleados.
Observadas desde la perspectiva del tiempo y del potente desarrollo logrado por la economía ganadera en Magallanes, en los primeros veinte años del siglo XX, los procesos de Reforma Agraria aplicados en esta región austral (el de Jorge Alessandri hasta 1964, el fuerte proceso expropiatorio ejecutado por Frei Montalva hasta 1970 y la radical transformación organizativa de la producción ganadera realizada bajo Salvador Allende hasta 1973) no contribuyeron a recuperar el lugar preeminente de la ganadería en la economía magallánica, sino que en cierto modo, aceleraron su declinación.
Las grandes migraciones estacionales provenientes de Chiloé a las estancias de la Patagonia, comenzaron a disminuir muy gradualmente: muchos obreros ganaderos chilotes terminaron instalados en Punta Arenas, Natales y Porvenir con sus familias y abriéndose camino en nuevas actividades urbanas, o simplemente emigraban hacia la Patagonia argentina.
Está estadísticamente demostrado que gran parte del poblamiento chileno de la Patagonia argentina desde la década de los cincuenta, es fundamentalmente emigración chilota, la que salió desde Chiloé pasando por Magallanes para instalarse en las ciudades del sur argentino: Rio Gallegos, Rio Grande, Trelew, etc.
Magallanes era en los años cincuenta y sesenta, una sociedad dinámica, pujante pero cada vez más compleja: los comienzos de la transición a la modernidad en esta zona austral, se manifiestan en la acentuada urbanización, en la expansión de las actividades de servicios (comercio, turismo, administración), en un rol activo del Estado en materia de inversión y fomento de la producción lo que incluyó el establecimiento de un sistema de Puerto Libre, a fin de promover la importación de productos de consumo, con una notoria individualización de las aspiraciones acompañada de una fuerte politización de los individuos y los grupos.
Los partidos políticos existentes desempeñaron un rol crucial, movilizador y protagónico en la acción política y de Gobierno, sobre todo entre 1964 y 1973, pero al mismo tiempo, la presencia y la influencia partidaria se hizo más notoria dentro del campo sindical. Ya a comienzos de los años cincuenta se comenzaba a observar en la ciudadanía magallánica, una percepción de agotamiento de los partidos políticos tradicionales y una fuerte demanda regionalista, frente al centralismo de muchos gobiernos sucesivos.

El año sindical de 1953 se inició en Magallanes con una huelga de los obreros mineros del carbón, que en abril alcanzó a todas las explotaciones carboníferas de la provincia, y que le correspondió conducir al Sindicato Profesional de Mineros y Anexos.



1953:

las crecientes demandas

de los sectores sociales de Magallanes

A principios de 1953, el problema de las tierras, continuaba siendo materia de preocupación de las autoridades y de los gremios. Como se ha podido apreciar, la cuestión de la "subdivisión de las tierras magallánicas", era un tópico que se venía repitiendo desde la década de los años diez y veinte en los petitorios obreros, y ahora las autoridades locales se planteaban buscarle nuevas soluciones a un antiguo problema.


De ello da cuenta un informe expedido por la Inspección de Tierras de Magallanes a la Intendencia de la provincia, en el que se expone el problema en general con algunos detalles relativos a la situación de Ultima Esperanza: "Conveniencia de continuar con la subdivisión de terrenos fiscales. Con el objeto de dar oportunidad a un mayor número de personas que desean dedicarse a los trabajos ganaderos, y a fin de propender a la mejor distribución de la riqueza privada, existe manifiesta conveniencia en continuar con la subdivisión de las tierras fiscales de la provincia en conformidad a las disposiciones de la ley 6152, para lo cual existen grandes extensiones que se encuentran dadas en arrendamiento a algunas Sociedades Anónimas. Subdivisión de terrenos en Natales. La población de Natales se encuentra encerrada por todos sus contornos por terrenos de propiedad particular de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, de manera que escasean los productos propios de las pequeñas granjas o parcelas y no existen otras expectativas para sus habitantes que los trabajos ocasionales que proporciona el único frigorífico que va quedando en funcionamiento, o las faenas de las minas de carbón argentina de Rio Turbio, vecinas a la localidad. Para dar vida a esta población e impedir que continúe el ausentismo hacia la vecina República, que se viene produciendo ininterrumpidamente desde un tiempo a esta parte del elemento obrero principalmente, existe la urgencia de expropiar o permutar con la Sociedad Explotadora los terrenos necesarios para formar parcelas suburbanas y lotes..." (1080)
Pero, siendo éstos los tópicos que interesaban a los gremios y sindicatos, ¿cuáles eran los problemas y asuntos que interesaban a los comerciantes de Magallanes, uno de los sectores más activos de la vida económica regional?
El siguiente memorandum elevado al Presidente Carlos Ibañez del Campo en marzo de 1953 por la Cámara de Comercio, refleja muy elocuentemente las preocupaciones de éste sector.


Cámara de Comercio e Industrias de Magallanes
CALLE ROCA 858. – CASILLA CORREO 369. – TELEFONO 1528.

PUNTA ARENAS (MAGALLANES) – CHILE.



Memoramdum que la Camara de Comercio de Magallanes

ha puesto a consideracion de S.E. el Presidente de la Republica

en Marzo de 1953.

1) En atencion a la posicion geografica y aislamiento de esta Provincia, la Camara de Comercio e Industrias de Magallanes solicita respetuosamente de S.E. una resolucion que permita al Consejo local del Comercio Exterior distribuir, exclusivamente, los items del Presupuesto de divisas destinados a esta zona, con el objeto de no perder tiempo en consultas previas al Consejo Nacional, garantizandose la distribucion aludida conforme a la legislacion vigente. -
2) Siendo Magallanes una zona de relativos privilegios de orden arancelario y habiendo demostrado que no es una region reexportadora de los productos que importa, la Camara solicita respetuosamente a S.E.se dicte un Decreto que faculte al Consejo local para un regimen de suplementacion de items,traspasando de los que tengan superavit a los items agotados.
3) Sugerimos la conveniencia de designar una Comision Suplementaria a la que nombraria el Supremo Gobierno,compuesta de elementos idoneos y representativos del comercio y la industria de Magallanes para estructurar un Tratado de intercambio comercial fronterizo.
4) En consideración a que el comglomerado de funcionarios públicos, fuerzas armadas, etc. goza de una justificada y justiciera gratificacion de zona, consideramos de justicia crear una compensacion de orden economico al resto de la población que podria consistir en la anulacion o reduccion de los derechos estadisticos para las importanciones que gravan en la actualidad todo articulo importado en un 58% ad-valorem.
5) En la actualidad el Puerto de Punta Arenas corre peligro de ser abandonado para los servicios habituales debido al embancamiento de dicho Puerto impidiendose por tal contingencia al acceso al muelle de los barcos que hacen el servicio de cabotaje. Por esta causa y a corto plazo, se tendrá que recurrir a lanchones para el desembarco de nercaderias con el consiguiente recargo y encarecimiento de los fletes.
Solicitamos en consecuencia a S.E. disponga que se destine una draga para el servicio del Puerto a la brevedad posible. –


Comision Representativa de la Camara

de Comercio e Industrias de Magallanes.
(1081)

La ciudad de Punta Arenas, entonces, se beneficiaba de algunas exenciones tributarias y aduaneras pero, el conjunto de la actividad de exportación e importaciones dependía del sistema de "cuotas de dólares", que se estableció durante la II Guerra Mundial (1939-1945), a fin de paliar la carencia de divisas originada por aquel conflicto. Los comerciantes apuntaban entonces a ampliar la cuota de dólares disponibles, y a demandar ciertos beneficios de gratificación de zona, para el resto de la población magallánica.


Al mismo tiempo, y desde principios de la década del cincuenta, se estaba manifestando gradualmente una crisis de la explotación carbonífera y de la industria frigorífica.
Por ello, en febrero de 1953, el Sindicato Ganadero y Frigorífico de Magallanes efectuó un acto público en el Teatro Politeama, para protestar por el cierre del Frigorífico Tres Puentes.
El informe de Carabineros a la Intendencia sobre este acto dice que "...ayer 22 a las 11 horas se llevó a efecto en el Teatro Politeama de esta localidad, una concentración pública organizada por el Sindicato de Campo y Frigoríficos de Magallanes, en cuyo acto hicieron uso de la palabra las siguientes personas: Isaías Borquez, Pedro Barrientos, Juan Bustamante, Roberto Eugenín Navarro, el sr. Intendente de la Provincia don Humberto Díaz Vera y el Presidente del Sindicato don Benjamín Pérez. En general los oradores se refirieron al cierre del Frigorífico Tres Puentes durante el presente año y las consecuencias que este hecho tendrá para los obreros que trabajaban en este establecimiento. El señor intendente se refirió a las condiciones de vida de los obreros, ya que en sus visitas a las estancias de la provincia pudo imponerse en detalle de los problemas más apremiantes que afligen a este gremio." (1082)

Problemas y demandas

desde los gremios marítimos y portuarios

en los inicios de 1953

A su vez, el primer conflicto laboral del año 1953, se presentó en marzo, cuando se declararon en huelga 9 oficiales y 46 tripulantes del vapor "Arauco" y 13 oficiales mercantes del vapor "Punta Arenas" ambos de la Compañía Interoceánica de Navegación, como protesta por el nombramiento del nuevo Vicepresidente Ejecutivo de la Caja de Previsión de la Marina Mercante.


A la huelga, que se inició el 15 de marzo, se plegaron el 17, 5 oficiales de la barcaza "Araucana", dos oficiales de la barcaza "Yagana", nueve oficiales de la motonave "Victoria", tres oficiales del vapor "Minerva", uno de la goleta "Dawson" y 3 del remolcador "Ermita". El conflicto solo duró tres días, y muchos de los tripulantes de los barcos no se plegaron a la manifestación, por lo que las faenas portuarias en Punta Arenas se mantuvieron inalteradas.
Junto a los problemas propiamente sindicales de los empleados y trabajadores del sector marítimo-portuario, se manifestaban además por aquel entonces las deficiencias y carencias en el transporte marítimo entre Magallanes y el resto del país, especialmente hacia y desde Chiloé.
No solo habían pocos buques para servir las rutas marítimas más frecuentes en Magallanes y el resto del país, sino que además, las condiciones materiales del viaje de estos trabajadores, eran incómodas y duras.
De ello da cuenta un oficio de 28 de abril de 1953, que envió el Gobernador Marítimo de Magallanes Jorge Bornscheuer al Intendente de la Provincia en el que expone: "2.- El transporte de pasajeros es absorbido en su totalidad por los buques de la Ferronave y solo en ínfima proporción por los buques de la Interoceánica. 3.- Este tráfico aumenta en forma manifiesta en verano; y no es posible que se requieran pasajes sin hacer reservas con meses de anticipación. Los vapores de la Ferronave llevan a menudo 150 a 200 pasajeros de exceso, con el consiguiente peligro en caso de accidente sin perjuicio de la falta de higiene por la aglomeración e incomodidad. El tráfico de pasajeros disminuye en invierno que coincide con la disminución del servicio aéreo por la metereología particular de la zona, por lo cual continúa el exceso de pasajeros que en su gran parte provienen de Puerto Montt y Chiloé, que carecen de vía aérea. 4.- Como información de US. indico en detalle los datos estadísticos de transporte de los 4 vapores de la Ferronave en los 20 viajes que efectuaron en 1952. Del norte a Punta Arenas 5.205 pasajeros, siendo la capacidad normal de las naves de 2.500. Trajeron por lo tanto un exceso de 100% con acomodación improvisada o sin ella. Al norte llevaron 3.156 pasajeros, o sea, también un exceso de 25%. Este exceso casi en su totalidad lo constituye personal que se emplea para las faenas de esquila y frigoríficos...6.- Esta falta de medios de movilización para trasladarse al norte del país, hace que, contínuamente se presenten a esta Gobernación Marítima personal que desea regresar a sus hogares después del término de las faenas de esquila y frigoríficos, quienes a pesar de registrar sus nombres en las oficinas navieras respectivas, no tienen acomodación en los vapores de cabotaje por el excesivo número de ellos..." (1083) El Gobernador Marítimo proponía "restringir la afluencia de pasajeros especialmente desde las provincias de Llanquihue y Chiloé a Punta Arenas", pero esta medida sin duda afectaba a las empresas ganaderas que se aseguraban una dotación masiva y anual de mano de obra, precisamente desde esas provincias.
El 20 de abril, por su parte, los 18 empleados y 16 obreros del diario "La Prensa Austral" efectuaron un paro de 24 horas por razones económicas, lo que paralizó la publicación del periódico por un día, permaneciendo cerradas las instalaciones del diario.
El 1° de mayo fué conmemorado con diversos actos, entre los cuales, una concentración en el Teatro Politeama en la que se efectuó una Conferencia Sindical donde se enfatizó la importancia de avanzar hacia la unificación de todos los sindicatos y gremios.
En este acto, efectuado en la mañana de este día, y al que asistieron unas 400 personas, intervinieron como oradores los dirigentes Thiers Acuña Triviño, Luis Acevedo, Víctor Cabrera (del Sindicato de Mineros), Manuel Vargas (Presidente del Sindciato de Jornaleros de Mar y Playa), Juan Vera Oyarzún (representando la Central de Barrios), Mateo Martinic Martinic (dirigente de la antigua Federación Obrera) y el Diputado Alfredo Hernández Barrientos, todos los cuales reiteraron su adhesión a la idea de formar la Central Unica en Magallanes.
En la tarde del 1° se realizó además, una reunión convocada por la Central de Barrios de Punta Arenas, la que tuvo lugar en el auditorio de Radio Austral, y cuyos discursos fueron radiodifundidos por esta emisora. El principal orador en este acto fué el dirigente Juan Vera Oyarzún. Este dirigente, destacó la necesidad de la derogación de la Ley de Defensa de la Democracia, con la cual "...la libertad de decir la realidad de las cosas y de luchar con la palabra, símbolo de la verdadera democracia era imposible." (1084)
A su vez, en la Conferencia Sindical Regional realizada con motivo del 1° de mayo, se formuló un llamado a la unidad sindical, ya que ésta era "la fecha más propicia para reafirmar la decisión de que los asalariados se agrupen bajo la dirección de un comando único, porque solo ello permitirá afrontar los problemas comunes, constituyendo a su vez, el cumplimiento de un anhelo largamente acariciado. Los trabajadores de esta zona han querido honrar esta fecha realizando una Conferencia Sindical Regional, en que se han debatido importantes problemas de orden colectivo y se han trazado planes para hacer realidad la unidad total de los gremios de empleados y obreros". (1085)

El camino hacia la unificación

de todas las organizaciones sindicales

Hay que destacar que en el período previo a la formación de la Central Unica, la Federación Obrera de Magallanes, heredera de la antigua federación del año veinte, se había logrado constituir nuevamente en el principal referente sindical en la zona, no obstante que agrupaba solamente a sindicatos obreros.




La evolución del sindicalismo en Chile:

la formación de la Central Unica

a nivel nacional

(1946-1953)

Entre 1946 y 1953, como se ha visto imperó la división y la dispersión sindical en todo Chile.


En Magallanes, como se ha visto, la división sindical se manifestaba en la separación de los gremios de empleados y funcionarios por un lado, y de los sindicatos obreros urbano y del campo, por el otro.
A nivel nacional, el primer paso hacia la unidad sindical vino dada por las demandas urgentes de los asalariados frente a la situación económica. En 1951, se constituyó el Comando Nacional contra las Alzas y la Especulación, el que surgió como una iniciativa de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH), la que convocó a todas las corrientes sindicales para integrarlas en una sola entidad que propusiera tareas para enfrentar las alzas de los artículos de primera necesidad.
En octubre de 1952, el CNAE dió forma a una Comisión Nacional de Unidad Sindical, la que sentó las bases para la convocatoria a un Congreso de unidad y para la creación de una organización nacional única. En la Comisión Nacional de Unidad Sindical llegaron representantes de la Junta Nacional de Empleados de Chile (JUNECH), del Movimiento Unitario Nacional de Trabajadores (MUNT), del Movimiento de Unidad Sindical (MUS), del Comité Nacional de Trabajadores (CNT) y del Comité Correlacionador de las dos CTCH.
A esta Comisión se le denominó "la Comisión de los 35", por cuanto la integraban 35 delegados: 7 por cada organismo sindical.
En la convocatoria al Congreso Nacional constituyente de la nueva Central, se establecía que su objeto era "analizar las condiciones de vida y de trabajo de las masas laboriosas de la ciudad y del campo y adoptar resoluciones tendientes a liberarlas de los estragos de la explotación capitalista, del imperialismo y sus consecuencias, inflación, carestía, especulación, enfermedades profesionales, epidemias, accidentes, incultura, cesantía, miseria, etc."
El Congreso Constitutivo de la Central Unica de Trabajadores tuvo lugar en Santiago, el 12 de febrero de 1953. En esta ocasión se aprobó la siguiente Declaración de Principios.
DECLARACION DE PRINCIPIOS DE LA CENTRAL UNICA DE TRABAJADORES:
La Central Unica de Trabajadores declara:
Que el régimen capitalista actual, fundado en la propiedad privada de la tierra, de lo instrumentos y medios de producción y en la explotación del hombre por el hombre, que divide a la sociedad en clases antagónicas: explotados y explotadores, debe ser sustituido por un régimen económico-social que liquide la propiedad privada hasta llegar a la sociedad sin clases, en la que se aseguren al hombre y a la humanidad su pleno desarrollo.
Que el Estado Capitalista es una expresión de esta lucha de clases, y por lo tanto, mientras subsista el capitalismo en cualquiera de sus formas, éste será su instrumento de explotación.
Que la guerra es una expresión y consecuencia inherente al régimen capitalista: por lo tanto, la Central Unica de Trabajadores se pronuncia enfáticamente contra ella. Proclama, en consecuencia, la lucha internacional de los trabajadores por la paz permanente dentro de la convivencia de todos los pueblos y sin anexiones territoriales apoyando, por consiguiente, todas las luchas por la liberación nacional.
Que frente al régimen capitalista, la Central Unica de Trabajadores realizará una acción reivindicacionista encuadrada dentro de los principios y métodos de lucha de clases, conservando su plena independencia de todos los gobiernos y sectarismos políticos partidistas. Sin embargo, la Central Unica de Trabajadores no es una Central apolítica: por el contrario, representa la conjunción de todos los sectores de la masa trabajadora, su acción emancipadora la desarrollará por sobre los partidos políticos, a fin de mantener su cohesión orgánica.
Que la Central Unica de Trabajadores tiene como finalidad primordial la organización de todos los trabajadores de la cuidad y del campo, sin distinción de credos políticos o religiosos, de nacionalidad, color, sexo o edad para la lucha contra la explotación del hombre hasta llegar al socialismo integral. Que frente al imperialismo, transformación del capitalismo en sistema mundial de esclavización y dominación de los pueblos, lucha por la conservación de las riquezas del país y por la liberación del yugo del capitalismo nacional y extranjero: por consiguiente, desarrollará todos los esfuerzos de que sea capaz para encauzar un vigoroso movimiento por la recuperación de las materias primas, por la Reforma Agraria y por la expropiación de las empresas en manos del imperialismo, sin indemnización. Para el logro de este objetivo tratará de mancomunar una acción coordinada con todas las Centrales Sindicales de América Latina.
Que es deber fundamental de todos los afiliados a la Central Unica de Trabajadores el acatamiento leal y disciplinado a sus principios, métodos de lucha y resoluciones; asimismo, el esfuerzo de dirigentes y bases para conservar la unidad interna, a fin de presentar un frente monolítico en todos los órdenes sindical y gremial de la Central Unica de Trabajadores.
Que en defensa de estos principios, ejercitará la más democracia sindical y el respeto de los derechos de cada afiliado y organismo para opinar y tener representación proporcional en todos los organismos directivos de la Central.
Que la Central Unica de Trabajadores considera que 1ucha sindical es parte integrante del movimiento general de clases del proletariado y de las masas explotadas, y en esta virtud no puede ni debe permanecer neutral en la lucha social y debe asumir el rol de dirección que le corresponde.
En consecuencia declara que los sindicatos son organismos de defensa de los intereses y fines de los trabajadores dentro del sistema capitalista. Pero, al mismo tiempo, son organismos de lucha clasista que se señalan como meta para la emancipación económica de los mismos, o sea, la transformación socialista de la sociedad, la abolición de clases y la organización de la vida humana mediante la supresión del Estado opresor.”
Esta declaración de principios se constituyó en el texto básico rector y orientador de la acción sindical desde 1953 en adelante.

A principios de mayo de 1953 (el 6 de mayo), se registra una huelga de 24 horas declarada por los obreros de la Dirección Provincial de Pavimentación, los que reclamaban por ciertos aumentos salariales, conflicto que solo duró 24 horas.


Ese mismo mes de mayo de 1953, los trabajadores ganaderos, expresaron en una serie de documentos y petitorios, su propuesta de modificación de la Ley del Seguro Social. La presentación más importante formulada entonces por los Sindicatos Ganadero y Frigorífico de Magallanes y de Campo y Frigorífico de Puerto Natales, fue dirigida al Presidente de la República Carlos Ibañez.
A principios de junio, los obreros de varias estancias de Ultima Esperanza reclamaron por el despido de un obrero en la Estancia Cerro Guido, dando orígen a una huelga de 24 horas. El radiograma N° 199 enviado el 5 de junio, por el Comisario de Carabineros de Puerto Natales al Intendente de la Provincia, decía textualmente al respecto: "Hoy ocho horas declararonse huelga por veinticuatro horas motivo despido chofer estancia Cerro Guido José Cárdenas, totalidad obreros siguientes estancias este Departamento: Estancia Cerro Guido, 56; Cerro Castillo, 116; Bories, 86; Río Payne, 45. Punto. Situación mantiénese normal." (1086). Y a continuación, durante la mañana de ese mismo día se recibió una segunda comunicación, N° 201, informando de otro conflicto ganadero en Ultima Esperanza, en los siguientes términos: "Hoy ocho horas declaráronse huelga diez obreros estancia Consuelo por veinticuatro horas razón propietario Herman Eberhard no reconoce Sindicato Obrero. Punto. Orden mantiénese inalterable." (1087)
Este segundo conflicto, sin embargo, no tenía relación con el de las estancias mayores antes mencionadas. Al día siguiente, 6 de junio, resuelto el impasse con el obrero despedido, todos los trabajadores volvieron a sus faenas normalmente.
En el mes de junio de 1953, se formaron dos entidades sociales que desarrollaron a continuación, una labor muy cercana a las organizaciones sindicales: un Comité de Vecinos del sector "Rio de la Mano" de Punta Arenas, el que se integró en la Central de Comités de Barrios, reunió a los pobladores de un sector muy populoso de esta ciudad, y el Círculo Radial de Magallanes, conformado por el personal de las distintas radioemisoras de Punta Arenas ("Voz del Sur", "Polar" y "Austral").
Esta entidad gremial de hecho, integró inicialmente a unos 80 empleados y obreros, y formuló una Declaración de Principios en la que contempla entre sus grandes objetivos, la elevación del nivel profesional de sus asociados y la defensa de sus intereses económicos comunes.
Más adelante, como se apreciará, fue sustituída por el Sindicato Profesional de Locutores y Controladores de Radio de Punta Arenas.
En junio de 1953, y en el contexto de una negociación entre los obreros y el propietario de la Mina "Estela", realizada bajo la mediación de la Inspección del Trabajo se logró firmar un convenio cuyo texto –hasta hoy inédito- ilustra de un modo muy elocuente, respecto de las condiciones de trabajo de los mineros del carbón en Magallanes en esa época.


"CONVENIO DE TRABAJO

ENTRE EL PROPIETARIO DE LA MINA ESTELA DON FELIX SERAN

Y LOS OBREROS DE DICHO ESTABLECIMIENTO


En Punta Arenas a 22 de junio de mil novecientos cincuenta y tres en la Inspección Provincial del Trabajo, se procede a firmar el siguiente convenio de trabajo entre el industrial sr. Felix Vicente Serán A., propietario de la Mina Estela y los obreros del establecimiento mencionado que suscriben al pie del presente documento.
EL CONVENIO DE REFERENCIA ES DEL SIGUIENTE TEXTO:
SECCION BARRETEROS:
1° En las maestras y labores en que se paga $ 25 por un carro de carbón de 500 kilos, se pagará un aumento de $ 7.50;
2° No se trabajará en las labores que se están lloviendo;
3° A los barreteros se les proporcionará las siguientes herramientas: una pala, un pico, un combo, dos cuñas, una hacha y lámpara con su correspondiente carburo;
4° La madera será entregada en los frentes y preparada;
5° Los caminos estarán lo más cerca del barretero para mejor desenvolvimiento del trabajo;
6° Cuando se abra un recorte se pagará medio día de jornal y los carros que se extraigan en la tarde.
SECCION CARRETILLEROS:
1° A los carretilleros se les paga por un carro de carbón de 500 kilos la suma de $ 7 se le pagará un aumento de $ 2.10;
2° Los caminos serán de fierros y estarán en buenas condiciones, al colocarse una plancha se cuidará que lleve su respectiva guarda riel;
3° El carretillero tendrá 5 carros para 7 barreteros y estos estárán en buenas condiciones.
SECCION OBREROS EN GENERAL:
1° Los guacheros que llevan los carros hasta la palanca se le paga la suma de $ 138 por día más un aumento de $ 41.40;
2° A los obreros que trabajan en el exterior de la mina se le paga la suma de $ 138 por día mpás un aumento de $ 41.40;
3° El patrón se compromete a traer un caminero estable y a este se le pagará la suma de $ 179,40 por día;
4° Cuando falte herramientas en los frentes de las labores de trabajo del barretero, se ocupará a este en otro trabajo al día.
CLAUSULAS GENERALES:
1° Habrán calentadores en las piezas de los obreros.
2° A los obreros se les proporcionará media tonelada de carbón a precio de costo y el acarreo será por cuenta del obrero.
3° Quincenalmente los obreros tendrán anticipos de sus salarios y los pagos se efectuarán los primeros 5 días de cada mes.
4° Los pagos se efectuarán en el establecimiento.
5° Cuando se trabaje en derrumbes se le paga la suma de $ 138 por día, más un aumento que las partes de común acuerdo fijarán.
6° El patrón proporcionará luz y escobas en las piezas de los obreros.
7° En las piezas habrán baldes y lavatorios para el uso del personal.
8° Quincenalmente habrá un camión que transportará al personal a la mina.
9° Toda nueva modalidad que de suscitarse en el establecimiento serán discutidas y arregladas de común acuerdo entre las partes.
EL PRESENTE CONVENIO COMENZARA A REGIR DESDE EL MOMENTO QUE SE AUTORICE EL ALZA DEL PRECIO DEL CARBÓN HASTA EL 31 DE MARZO DE 1954.

Vicente Felix Serán René Pacheco

por Mina Estela Delegado
José Avendaño Pedro Burgos

Delegado Delegado
Alfredo Herrera Oscar Velásquez

Delegado Delegado

Alfonso Román Waldner

Inspector Provincial del Trabajo."
(1088)

El siguiente paso en el desarrollo del sindicalismo magallánico, fué la unificación de los gremios y sindicatos, para dar forma a la Central Unica.


La creación de la CUT en Magallanes representó el comienzo de la etapa más intensa en la historia sindical, previa a 1973. La crisis anterior del sindicalismo había venido incubando nuevamente entre muchos trabajadores, la idea e pasar a una forma de organización unitaria que integre a todas las manifestaciones organizadas del movimiento social.
¿Porqué ésta búsqueda de la unidad? ¿Qué sentido tenía en aquel entonces, el propósito largamente buscado de organizar bajo una sola entidad a todos los sindicatos, habida consideración de su diversidad?
La unidad se justificaba por la necesidad de hacer fuerza mayoritaria, a fin de lograr la realización de sus demandas y aspiraciones. Esta es la razón primordial.
Si los sindicatos funcionaban separados, sus intereses eran defendidos por separado, y las organizaciones empresariales ya unificadas desde los años 20 y 30, podían contrarrestar más eficazmente las huelgas y resolver los conflictos planteados.
La unidad entre los distintos sectores de trabajadores, surgía entonces de una necesidad: el imperativo de unirse para lograr juntos la satisfacción de sus demandas grupales y a continuación, de sus demandas colectivas.
Previo a la formación de la CUT en Magallanes, se produjo la huelga de los trabajadores gráficos (mayo de 1953), mientras el Sindicato Ganadero y Frigorífico de Magallanes hizo una presentación dirigida al Presidente de la República, en la que solicitan diversas modificaciones a la Ley de Seguro Social, la que fué firmada por sus dirigentes Benjamín Pérez, Juan Bustamante, Zoilo Santana, Pedro Calixto, Gerardo Barría, Abraham Martínez, Andrés Ríos y Pedro Barrientos.
Este petitorio refleja muchas de las preocupaciones de los obreros sindicalizados de la época, en particular de los "faeneros", es decir, de aquellos que se ocupaban por un cierto período del año para después permanecer cesantes.



Compartir con tus amigos:
1   ...   80   81   82   83   84   85   86   87   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal