Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página80/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   76   77   78   79   80   81   82   83   ...   105

CONVENIO PRIVADO

En Punta Arenas a 5 de febrero de 1951, se reunieron en las oficinas de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) el señor Enrique Villavicencio en representación de la Empresa y los sres. Alfonso Reinhardt, Gregorio Mediavilla, Carlos Toledo, Nibaldo Torres y René Harris, en representación de la Unión de Obreros Petrolíferos y Anexos de Magallanes y acordaron lo siguiente:


A contar del 1° de enero de 1951 y hasta el 31 de diciembre del mismo año, la ENAP y los miembros de la Unión de Obreros Petrolíferos y Anexos que trabajen en la mencionada Empresa, se obligan a cumplir fielmente el siguiente Convenio Privado y Colectivo de Trabajo, bajo las siguientes cláusulas:
1° La ENAP se compromete a efectuar los siguientes aumentos:


  1. $ 24 diarios para los jornales que fluctúen entre $ 76 y $ 135,90 diarios;

  2. $ 26 diarios para los jornales del personal a prueba, o sea, este personal ganará en lo sucesivo $ 96 y $ 100 diarios en los campamentos y en la ciudad, respectivamente. El período de prueba tendrá una duración máxima de 3 meses.


Nota: los salarios inferiores a $ 76 diarios serán aumentados a criterio de la empresa.
2° Cuando la Empresa no pueda facilitar transporte al personal, que con motivo de sus feriados mensuales, se trasladen entre Tierra del Fuego y Punta Arenas y viceversa, la ENAP abonará al personal afectado los salarios correspondientes, mientras subsista ese inconveniente.
Nota: Se subentiende que cuando esos retrasos se producen por mal tiempo u otro motivo de fuerza mayor, la ENAP queda liberada de esa obligación.
3° La ENAP se compromete a cancelar anticipos en dinero cuando el caso sea debidamente justificado.
4° La ENAP se compromete a computar las horas extraordinarias trabajadas efectivamente, para los efectos del feriado anual, o sea, en conformidad al Dictamen Jurídico N° 105.
5° Será aumentada a $ 24 diarios el subsidio que se pagaba por accidente el año 1950, salvo aquellos casos cuyo aumento de jornales sea inferior a $ 24 y a quienes se les mejorará el subsidio indicado en la misma cantidad que se aumentarán sus jornales.
6° A los maestros carpinteros, se les aumentará $ 2 diarios por concepto de desgaste de herramientas, suma que será incluída en su jornal.
7° La ENAP se preocupará porque el personal que trabaja a la intemperie, se le proporcione botas de goma y ropa de agua.
8° Al personal del Distrito Tres Puentes se le pagará dentro de las horas habituales de trabajo, conforme a la ley.
9° La asignación familiar será aumentada de $ 200 a $ 300 mensuales por carga.
10° Al personal de panaderos, cocineros y mozos de cocina se les proporcionará los sacos harineros necesarios para confeccionar blusas y delantales.
11° Al obrero de sueldo menor que reemplace definitiva o temporalmente a otro de sueldo mayor, ganará el sueldo de este ultimo, siempre que el reemplazo temporal sea superior a tres meses.
12° El presente convenio será colocado en forma visible en los diversos establecimientos de la empresa y continuará en vigencia si dentro de la primera quincena de diciembre no se presenta un nuevo pliego de peticiones.
Para constancia firman:
p. Empresa Nacional del Petróleo
Enrique Villavicencio Ch.

Administrador

p. Unión de Obreros Petrolíferos y

Anexos de Magallanes,
Alfonso Reinhardt

Gregorio Mediavilla

Carlos Toledo
Nibaldo Torres

René Harris”. (1074).

Los trabajadores petroleros también paralizaron en diciembre de 1952 (huelga que durante 8 días paralizó todas las instalaciones de Tierra del Fuego), al mismo tiempo que, en esos mismos años, se produjeron conflictos y huelgas de los mineros del carbón (huelga general en 1951) y una huelga general de los empleados de toda la provincia.


En octubre de 1951, las discusiones entre el Sindicato ganadero y las sociedades ganaderas se prolongaban ante la mala predisposición de las partes para llegar a un acuerdo, y la demora en llegar a una solución bien podía ser considerada como una "táctica dilatoria" para rebajar el resultado final de las conversaciones.
La etapa final del gobierno de Gabriel González Videla (1946-1952) y los primeros meses del nuevo gobierno de Carlos Ibañez no fueron fáciles en el campo laboral, por el incremento de los conflictos y huelgas. De hecho a principios de 1952, habían pendientes tres conflictos laborales: de los trabajadores de hoteles y anexos, de los obreros metalúrgicos y de los trabajadores de las empresas teatrales y cinematográficas.
Por esta misma época, se formó la primera organización magallánica de los estudiantes de liceos: la Federación de Estudiantes de Magallanes, fué creada el 6 de septiembre de 1951, y se vinculó rápidamente con la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. Su primer Presidente fué el estudiante Raúl Montenegro, de quién posteriormente no aparecen indicios de actividad social y gremial.
La primera actividad de ésta organización estudiantil, fué un homenaje realizado en Punta Arenas en septiembre de 1952 en el Teatro Municipal al "Día del Maestro".
A fines de 1951, el conflicto entre el Sindicato Industrial de Electricistas y la Empresa Nacional de Fuerza Eléctrica, que era la encargada del suministro de energía eléctrica en la ciudad de Punta Arenas.
El conflicto -de suyo grave por sus implicancias sobre un suministro vital para la ciudad- se inició en los últimos días de noviembre de 1951 ante la negativa de la empresa a cumplir ciertos términos del Laudo Arbitral acordado entre ambas partes en agosto de ese año. El Sindicato, ante la negativa empresarial, hizo intervenir a la Contraloría General de la República para respaldar su demanda de que se cumpla con los aumentos y regalías acordadas anteriormente, al mismo tiempo que facultó a la Federación Nacional de Electricidad y Gas de Chile, para que realice gestiones a nivel central en su favor.
La empresa de Fuerza Eléctrica, por su parte, argumentaba que las tarifas establecidas por ley le imposibilitaban para cancelar dichos aumentos. Finalmente, el 29 de diciembre el Sindicato declaró el paro indefinido, como aparece en la siguiente carta que el gremio envió al Intendente Agustín Parada: "Sindicato Industrial de Electricistas. Punta Arenas, 28 de diciembre de 1951. Señor Agustín Parada, Intendente de la Provincia. Presente. De nuestra consideración: Los suscritos, en representación del Sindicato Industrial de Electricistas de Punta Arenas, saluda a USIA y le exponen lo siguiente. En reunión extraordinaria llevada a cabo por nuestro Sindicato se acordó lo siguiente. Ya que la Cía. Nacional de Fuerza Eléctrica, contraviniendo con un cumplimiento de compromiso de cuatro puntos suscritos entre el Gerente General de la Compañía Sr. Stayles y la Federación Nacional de Electricidad y Gas ante el SubSecretario del Ministerio del Trabajo señor Arturo Escudero, lo que no lleva a cabo el pago de reajustes de jornales al personal, mañana 29 del mes en curso a las 12 horas se procederá a efectuar un paro en carácter de indefinido a contar desde las 14 horas de mañana. Sin otro particular saludamos a Usía suscribiéndonos como sus attos. y SS.SS. por el Sindicato Industrial de Electricistas de Punta Arenas, Eduardo La Paz, Presidente; Alejandrino Muñoz; José Navarro O., Tesorero; Luis Maldonado V, Director y Santiago Oyarzo R., Director." (1075)
El problema del suministro eléctrico para Punta Arenas, estaba íntimamente asociado al del suministro de carbón y las autoridades se habían visto en la necesidad de efectuar requisiciones de carbón -a lo largo de todo el año 1951- a fin de garantizar el abastecimiento de este mineral para la electricidad. Y como se ha visto, en el sector carbonífero también, los frecuentes conflictos sociales dificultaban una producción adecuada y suficiente de carbón para la ciudad.
Como se verá más adelante, durante 1952, los problemas de suministro de la energía eléctrica, entre los cuales uno de los más notorios y molestos fué el racionamiento establecido por la empresa debido a la falta de carbón para el funcionamiento de sus turbinas, condujo hacia nuevos conflictos y demandas sociales, que impulsaron a la CORFO a adquirir la empresa.
Así se inició el año 1952.


El avance de las obras públicas

en Magallanes

a comienzos de los años cincuenta

Los siguientes dos contratos para la pavimentación de aceras en dos ciudades de la provincia, reflejan las condiciones que el Estado acordaba con los respectivos contratistas de estos trabajos.






Compartir con tus amigos:
1   ...   76   77   78   79   80   81   82   83   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal