Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página77/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   73   74   75   76   77   78   79   80   ...   105

General de Brigada

Don Antonio Tovarías Arroyo

PRESENTE.



De nuestra consideración:
Por Oficio Nº719 de 8 del presente Us. se ha servido poner en nuestro conocimiento el oficio Nº782 de 2 del actual, en el cual la Prefectura de Carabineros, junto con referirse al extraordinario robo de animales en los campos de la provincia, hace diversas consideraciones acerca de las posibles causas que determinarían esta actividad delictuosa y sugiere diversas medidas para contenerla. –
Por la gravedad é importancia del asunto, me permito a continuación exponer algunos antecedentes complementarios que, a mi juicio, pueden servir para situar el problema adecuadamente y me hago cargo al mismo tiempo de las indicaciones que se hacen a esta Sociedad en el sentido de obtener nuestra cooperación para colaborar en dicha cruzada de bien público. –
Siguiendo el órden observado en el Oficio de la Prefectura, puedo manifestar á Us. lo siguiente:
I. – INDUSTRIAS. – En este acápite, la Prefectura señala la industria permanente en la zona de Ultima Esperanza que llenara la necesidad de trabajo de los habitantes, y señala al efecto la manufactura de productos de la ganadería, tales como hilanderías, curtiembres, fábricas de jabón, etc. -
a). – Curtiembre. - Actualmente el Directorio de la Sociedad Explotación de una curtiembre, como dependencia del Frigorífico de Puerto Bories, y durante la estadía de nuestro Director Gerente en Nueva York, efectuó los estudios de precios de las maquinarias y demás detalles concernientes al objeto. –
b). – Lavandería. - En cuanto a la instalación de lavanderías de difícil realización por la sencilla razón de que los compradores de lana mantienen la exigencia de operar con el producto “en grasa”, en lugar de hacerlo con lanas lavadas. – Por ello, pese a nuestra buena disposición, nos hemos visto impedidos hasta ahora de poder innovar en este sentido por las exigencias precisas del mercado comprador. –
c). – Jabón. – Tambien se ha preocupado la Sociedad de este aspecto industrial del Departamento de Ultima Esperanza, habiendo tenido que desechar la idea por la anti-económica. - La industria jabonera en Natales sería exclusivamente costosa por los altos salarios imperantes en la región y la falta de mercado natural. – La población natalina sería incapaz de absorver nuestra producción de debemos descartar toda posibilidad de introducir el producto en el norte del pais, pués nuestros precios quedarían fuera de toda competencia, por la razón ya dada de los costos superiores por salarios y el alza constante de los fletes. – El caso del Frigorifico Tres Puentes, que hubo de suspender la fabricación de jabones en la zona de Magallanes, es suficiente ilustrativo del porvenir de esta industria, mientras subsisten las condiciones ya señaladas. –
II. – COMERCIO. – Bajo el rubro “Comercio”, entre otros aspectos algunas referencias al abastecimiento de carne, a las hijuelas en arrendamiento, comercio de los leñeros, carreteros, etc., sobre lo cual me permitiré hacer algunas consideraciones complementarias:
a) Abastecimiento de carne. – Desde el 1º de Julio de 1948 hasta el 30 de Junio de 1949, se han entregado al pueblo de Natales las siguientes cantidades de carne frigorizada y fresca:
a) Ventas a nuestros propios obreros que trabajan en la faena frigorifica (450 personas durante la faena y mas ó menos 120 personas durante el resto del tiempo) al precio de un peso ($1.--) el kilo.-
Congelada 15.864 reses c/. 324.790 kgs.

Fresca 24.713 “ “ 509.660
Totales: 40.577 reses c/. 834.450 kgs.
b) Ventas a obreros que trabajan en nuestras Estancias de Ultima Esperanza, con familiares en Natales, al precio de un peso ($1.--) el kilo. –
Congelada 2.357 reses c/. 42.293 kgs.

Fresca 5.370 “ “ 117.961
Totales: 7.727 reses c/. 165.254 kgs.
c) ventas a varios, al precio de cuatro pesos ($4.--) el kilo (contratistas, carniceros del pueblo, etc.)
Congelada 4.908 reses c/. 95.687 kgs.

Frescas 7.563 “ “ 161.827
Totales: 12.471 reses c/. 257.514 Kgs.


R E S U M E N
Carne fresca y congelada 48.304 reses c/. 999.704 kgs. á $1. -— el kg.

Carne fresca y congelada 12.471 reses “ 257.514 kgs. $4. -- el kg.
Totales: 50.775 reses 1.257.218 kgs.

El resumen precedente debe considerarse ampliado con la cantidad de 68 vacunos, con aproximadamente 15.000 kgs. al precio de un peso ($1. -- ) el kilo. –
En esta faena, resulta haber un racionamiento muy superior á 775 kilos diarios, ya que resulta un promedio diario de cerca de 3.500 kilos, lo que dá para toda la población, considerada según el dato de la Prefectura, una ración individual de 500 gramos por habitante. – El análisis de la cuestión a la luz de estas cifras, revela que no es la carne lo que escasea entre los pobladores de Ultima Esperanza, sino al revés, ella sobra al extremo de constituir un verdadero despilfarro. –
Al hacer nuestros cálculos, nos hemos basado en que Puerto Natales tiene una población de 8.000 habitantes, de los cuales hay que rebajar aproximadamente 1.000 obreros que trabajan en la parte argentina de la Mina “El Turbio”, con lo cual consideramos que el abastecimiento de carne alcanza á 7.000 personas. –



Estos son los datos proporcionados por el Prefecto de Magallanes. Sin embargo, hace falta todavía descontar el número de 300 obreros que permanentemente en la temporada trabajan en las Estancias de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, y a los cuales nuestra Sociedad proporciona carne fuera del abastecimiento que se ha considerado para sus familiares que residen en Puerto Natales. –
Durante la temporada de faena (Noviembre, Diciembre, Enero y Febrero) esa dotación de obreros es aumentada á 500 hombres, lo que dá un promedio mensual de 366 personas que deben ser deducidas de la población natalina para los efectos de conocer el promedio individual diario de carne. Igualmente corresponde deducir prudentemente de los 7.000 habitantes, para los mismos efectos, unas 500 guaguas y niños de corta edad y ancianos que quedan obligadamente fuera del consumo de carne. –
Por lo expuesto, resulta que el total de 1.272.218 kilos carne es consumido por 6.134 personas, en un año, ó sea; hay consumo diario de 3.533 kilos, lo que dá un promedio de 575 gramos por persona. –
Estos datos ilustrarán á Us. sobre la forma que hemos procedido para llegar a nuestros cálculos, basándonos en las cifras detalladas ampliamente al comenzar el rubro sobre “abastecimiento de carne”. –
Incuestionablemente, el excesivo número de carnicerías existentes en la Comuna, tiene que explicarse como consecuencia del aprovechamiento clandestino de los sub-productos de la ganadería y nó como simples abastecedores de carne al público; especialmente, si se considera, que la mayor parte de la población se surte directamente en el Frigorifico, al reducido precio de un peso ($1.--) el kilo. –

Las cifras mencionadas anteriormente tampoco incluyen el consumo de carne del Establecimiento durante el ejercicio terminado al 30 de Junio de 1949, y cuyo expendio es el siguiente:
3.212 lanares m/m 20 kgs. c/u. 64.240 kgs.

8 vacunos “ 220 “ “ 1.760

Totales: 66.000 kgs.
b) Hijuelas. – En los alrededores de Natales mantenemos una extensión de 975 hijuelas arrendadas a mas ó menos 70 pobladores, de los cuales el 80% son obreros permanentes nuestros, que hacen la faena del Frigorifico y trabajan en las Estancias de la Sociedad. – Las hijuelas arrendadas a ellos, junto con proporcionarles viviendas, llenan un propósito de nuestra parte de brindarles oportunidades para aumentar sus entradas ordinarias como obreros nuestros y – naturalmente – no puede considerarse la hijuela misma, como el medio ordinario de ida de dichos pobladores. – En esta forma pretendemos construir a una mejor situación económica del obrero, en fución del grupo familiar al cual cada uno de ellos pertenece; pues, todos estos parceleros fuera de cónyuge tienen cuatro o cinco hijos, los que de este modo pueden contribuir al salario familiar atendiendo el trabajo doméstico en la hijuela. –
Los lotes referidos tienen superficie que varían entre 5hs. Y 15hs.y sirven para cosechas de papas, verduras y avenas además de animales lecheros; pero, como se expresa en el Oficio del Sr.Prefecto,les está prohibido mantener en dichos lotes animales lanares debido al peligro de contagio con sarna que ello entrañaría para nuestros animales. – Sin embargo,por las razones expuestas anteriormente sobre abastecimiento de carne,estos hijueleros no sufren escasez de dicho artículo, la que por tratarse de obreros nuestros, pueden obtener ventajosamente al precio de un peso ($1.--) el kilo. – Asimismo, se ha demostrado que la obtienen en cantidad más que suficiente para el consumo ordinario del grupo familiar. –
c) Leñeros. – En los alrededores de estancia Bories tenemos 9.955 hectáreas entregadas gratuitamente a los leñeros para el abastecimiento de leña al pueblo de Natales. – No podemos poblar con lanares dichos campos,ni los adyacentes que varían entre 8 y 10 kilómetros, por los enormes daños que ocasionan los perros que acompañan a los leñeros hasta el sitio donde cortan la leña. –
d) Carreteros. – Durante el Verano tenemos una extensión de mas ó menos 1.800 hectáreas entregadas gratuitamente a los carreteros para el pastoreo de sus bueyes, y en el Invierno se amplía esta extensión en 2.200 hectáreas, lo cual hace un total de 4.000 hectáreas, que ocupan integramente con sus animales, sin cobro alguno de nuestra parte y teniéndoles campos destinados al efecto. –
Como resumen de estos datos ligeramente expuestos, sin contar los daños y perjuicios provenientes del robos de animales y de la mortandad provocada por los perros, cabe señalarse que la Sociedad Explotadora se priva aproximadamente de 14.000 hectáreas, las que no puede explotar y que significan pérdidas directa por pago de contribuciones, vigilancia, alambrados, etc. –
Insistiendo sobre los perjuicios del robo de animales, consignaré a continuación los siguientes datos: En un período de 12 meses, comprendido entre el 1º de Julio de 1946 y el 30 de Junio de 1949 los robos y otros perjuicios en lanares en Estancia Bories, son de 3.498 animales.
Estas cifras son verificadas por nuestros ovejeros puesteros, pero los daños que no pueden ser verificados, son mucho mayores, y se nota enseguida que el mas grave de todos es la pérdida causada por perros vagos. –
El término medio de mortandad en nuestras Estancias, excluyendo Bories, ha sido mas ó menos 5 ½ % y de la Estancia Bories 15,42% lo cual corresponde a una mortandad en dicha Estancia de 23.385 animales, que el año pasado al 30 de Junio de 1948, tenía una dotación de 148.000 animales lanares incluyendo la parición del año. –
III. – COMUNICACIONES. - Estamos en completa conformidad con lo expuesto por la Prefectura en este acápite, sobre comunicaciones, respecto al hecho de la existencia de un horario para nuestras comunicaciones por las lineas telefónicas de la Sociedad. – No hay servicio nocturno entre nuestras centrales de Bories y Cerro Castillo, existiendo un horario fijo en que las telefonistas atienden las comunicaciones, horario que se encuadra dentro de las reglamentaciones sobre empleados particulares y el escaso movimiento existente no justifica ni permite la mantención de servicio nocturno, con la correspondiente secuela de duplicar el personal. –
No obstante, estimo que podría estudiarse una fórmula, tal como ocurre en el caso de llamadas de emergencia, en casos especiales de extrema urgencia fuera de las horas ordinarias, tal como lo hacemos en casos de accidentes ó enfermedades graves, con nuestro médico en Natales. – Esta situación, puede pués, ser considerada y resultar favorablemente, mediante acuerdo entre las centrales y los retenes de carabineros. –
El Oficio de la Prefectura observa que en los puestos atendidos por los ovejeros que cuidan nuestros campos, no hay teléfono y que su colocación permitiría una más rápida y efectiva acción del Cuerpo de Carabineros en caso de robos de animales que puedan ser comunicados por dichos ovejeros, en caso de disponer de lineas al efecto. – Discrepo de esta opinión, por la razón de que en la zona de Estancias de Ultima Esperanza, existen 50 Puestos de Ovejeros y sería completamente anti-económico contemplar una instalación en tan grande escala. – Sin embargo, aparte del teléfono en la Estancia Principal, todas las sub-secciones tienen instalación telefónica y el puestero puede fácilmente informar al capataz a su vez, está en situación de comunicarse con el Administrador o directamente con Carabineros. –
Por ejemplo, en C. Castillo hay 3 subsecciones: Kark, Lazo y Tres Pasos. – En Cerro Guido, hay una subsección, Laguna Amarga. – En Bories, tres sub-secciones, Dos Lagunas, Tranquilo y Cordon Arauco. – En total, la extensión tiene instalaciones telefónicas en las administraciones de las respectivas estancias (3) y en siete sub-secciones, ó sea, un total de diez teléfonos. –



Ahora bien, cabría aún tener presente que la colocación de teléfonos en los puestos, lejos de favorecer, constituiría un constante entorpecimiento, por la dificultad de vigilarlas, ellas serían cortadas en cada oportunidad escogida por los interesados en robar animales; situación ésta que ha ocurrido en varias ocasiones. –
IV. – MOVILIZACION. – Con fecha 30 de Mayo último, por Oficio Nº485, el Mayor de Carabineros de Puerto Natales, envió a esta Sociedad, una nota poniendo en nuestro conocimiento la necesidad de poner a disposición de la Unidad bajo mando una camioneta tipo “Station Wagon”, que reuna las condiciones de seguridad, rapidez y capacidad para el patrullaje de campos y caminos. – Dicha solicitud fue reiterada por el Sr. Prefecto de Magallanes por Oficio Nº736 de 21 de Junio, esta Administración General, puso en conocimiento del Directorio de la Sociedad, el oficio del Sr. Comisario de Natales, y solicitó la autorización correspondiente. – Aún no he recibido respuesta a dicha nota, la que espero de un momento a otro. –
El actual Comisario de Natales, tiene un automóvil Ford V-8, modelo 1934, proporcionado por el Frigorifico Bories. – Durante el último tiempo hemos gastado crecidas sumas en reparaciones, y por su antigüedad y estado actual creemos que ya no merece mayores reparaciones. –
V. – ROBO DE SUB-PRODUCTOS. – Sobre este punto, deseo añadir los siguientes antecedentes de verdadero interés. –
En primer término, hay que considerar la elevadísima cuota de perros que se mantienen en la población de Natales y alrededores, los cuales mayores daños, matando é hiriendo gravemente a los lanares, que lo que resulta del robo directo de animales. – Cabe señalar especialmente la conducta de los “leñeros” que sin razón alguna se movilizan constantemente a través de nuestros campos con una cantidad apreciable de perros, bajo el falso pretexto de que los necesitan para rodear sus bueyes, lo que es inexacto. –

Corrientemente estos perros, galgos enseñados especialmente para la caza de la liebre, corretean muerden los lanares, nos por necesidad alguna, sino por el gusto de correrla. –
Comprendemos que la acción de Carabineros en este sentido es muy limitada y por eso nos hemos reducido a armar con rifles a algunos puesteros y otros peones que se dedican exclusivamente a la caza de estos perros, por lo cual la Sociedad les paga $50.—- por cabeza, aparte de su salario. – Tambien hemos expresado que dichos perros no maltratan y hieren los animales por hambre, sino por el hábito de correr los animales que persiguen.-
Finalmente, creo fundadamente que el robo de productos mantiene el auge actual, por la existencia de un comprador activísimo, cuyo comercio ilícito y altamente perjudicial para la economía ganadera de toda la región magallánica, podría ser francamente perjudicado y estorbando – si no descubierto – mediante el control riguroso de todos los embarques y transporte en vehículos del sebo, los cueros, etc., exigiéndose la correspondiente declaración de procedencia en cada caso, mediante el sistema de guías de libre tránsito debidamente controladas. – Semejante procedimiento, daría a corto plazo, los resultados que se desean obtener, en orden a contrarrestar efizcamente este impiadoso despojo de los campos ganaderos de la Patagonia. –
En resúmen Sr. Intendente, junto con hacer llegar á Ud. y por su digno intermedio al Sr. Prefecto de Magallanes, mis mas sinceras felicitaciones por la preocupación demostrada en estos asuntos, me es grato ponerme a sus órdenes en todo lo que se relaciona con dicha materia, reiterándole que tendré sumo placer en ponerlo al corriente de lo que en definitiva se resuelva por el Directorio de la Sociedad tan pronto como reciba las noticias del caso. –



Saluda atentamente á US., S. S. S.



SOCIEDAD EXPLOTADORA DE TIERRA DEL FUEGO
Administrador General"
Como se puede apreciar, los intereses particulares de la Sociedad, aparecían claramente identificados y defendidos por su Administrador General, pero, su punto de vista tiende a encontrar, de común acuerdo con la autoridad de Gobierno, una solución consensuada que satisfaga tanto el interés privado, como el interés público.
Obsérvese además, el detalle con que el Administrador de la Explotadora menciona los distintos usos y destinos a los cuales son atribuídas las tierras que están bajo el dominio de esta empresa. (1060)

La entonces provincia de Magallanes seguía creciendo en población durante los años cuarenta. Uno de los factores de incremento de la población en Magallanes era la paulatina radicación de las mano de obra de procedencia mayoritariamente chilota que venía anualmente (migración golondrina) a las faenas de las estancias y los frigoríficos.


En estas condiciones, la población de Magallanes crecía demográficamente, pero seguía siendo el territorio con menor densidad de población de Chile.
En efecto, la población de Magallanes en un período aún más extenso (de 1907 a 1948) había pasado de 17.143 a 50.480 habitantes, mostrando un incremento intercensal de alrededor de 9.000 habitantes.
Simultáneamente a las condiciones socio-económicas siempre difíciles, el sindicalismo magallánico vivía una fase en la que las divisiones ideológicas, activadas en su momento por los problemas internos del Frente Popular, habían motivado un creciente desánimo entre los obreros y empleados.
Desde 1947 y 1948 se produjo paulatinamente, una separación evidente entre sindicatos de obreros y organizaciones de empleados, y también entre sindicatos "controlados" por socialistas -de una y otra tendencia- y sindicatos "controlados" por comunistas.

Mitines y discursos

para el 1° de Mayo:

¿cómo combatir la división

y el desaliento?

En el acto de conmemoración del 1° de Mayo de 1949, en el Teatro Politeama hicieron uso de la palabra los dirigentes de la Central Obrera de Magallanes Alfredo Hernández Barrientos, Carlos Toledo Miranda, Pedro Muñoz Oyarzo, Jorge Subiabre Novoa y Mateo Martinic Martinic.


Terminada la concentración, se organizó una romería al Cementerio en donde usaron de la palabra los dirigentes Juan Vera Oyarzún y Raúl Sanchez Rivera.
En un manifiesto publicado en 1949 por la CTCH en homenaje al 1° de Mayo, se constata que: "Ya no son solamente los trabajadores del campo y de la ciudad los que protestan de las condiciones materiales indignantes en que desenvuelven su vida y su trabajo, de la falta de habitaciones higiénicas y confortables, de la carestía de los arriendos, del vestuario y del alto costo alcanzado por los artículos alimenticios de importancia fundamental para la vida, y la escasez y ausencia de otros en el mercado, sino que son las propias organizaciones de profesionales universitarios las que, en documentos públicos, señalan la gravedad creciente de los problemas que tienen relación directa con las condiciones de existencia material de la parte más numerosa, laboriosa y esforzada de la población de Chile."
Y haciendo expresa referencia a la división sindical existente en Magallanes afirmaba: "Junto con rendir el más alto y fraternal homenaje al valor, al heroísmo y al sacrificio de nuestros compañeros asesinados en Chicago el 1° de Mayo de 1886, la clase obrera de Magallanes, de vieja tradición combativa, ha juzgado que ha llegado la hora de poner fin al desquiciamiento en que viven los sindicatos y organizaciones gremiales... Frente al hecho real de la división de los trabajadores en escala nacional y en nuestra región, frente a su impotencia indudable para defender sus intereses y derechos, un grupo de sindicatos de la provincia de Magallanes, entre los que se cuentan, el Sindicato Ganadero, el Sindicato de Gente de Mar,, el Sindicato de Albañiles, el Sindicato de Carpinteros, la Asociación de Empleados y Obreros de la Beneficencia, Sindicato de Metalúrgicos, Unión de Obreros Municipales, Unión de Obreros de Teatros, Sindicato Profesional de Mineros, Sindicato de Carreros, etc., se reunieron en forma fraternal y democrática y acordaron dar los pasos necesarios para reunir a la clase obrera de la provincia de Magallanes en una nueva "Central de Trabajadores", fuerte, combativa e independiente, que represente el sentir de todos los trabajadores de la región sin discriminaciones ideológicas, religiosas o raciales. Los dirigentes sindicales reunidos eligieron un directorio provisorio que se abocó inmediatamente a la organización en conjunto de una gran concentración pública que se efectuará el 1° de Mayo en el Teatro Municipal, con asistencia de todos los organismos sindicales de trabajadores y con la presencia fraternal de las organizaciones de empleados particulares, empleados públicos y profesores." (1061)
Este manifiesto refleja no solamente las divisiones existentes entre obreros por un lado, y empleados y profesionales por el otro, sino que además, de paso, da cuenta de la existencia -en 1949- de una organización que agrupaba a los empleados públicos de la provincia. El directorio provisorio antes mencionado, convocó a un Congreso de Unidad Sindical, para el 27 de julio siguiente.
Pero además, y no obstante la división reinante en las filas sindicales, la Central sindical junto a las organizaciones de empleados, se integraron en 1949 en un vasto movimiento de opinión ocurrido en la Provincia, reclamando por la instalación en Magallanes de la refinería de petróleo.

El gran cabildo

de mayo de 1949:

la demanda de todo Magallanes

por una refinería de petróleo

El Gobierno de González Videla se aprestaba, hacia mayo de ese año, a ordenar la construcción de la refinería en el centro del país, por lo que la totalidad de las fuerzas vivas de Magallanes se movilizaron en demanda de una medida rectificatoria. Por lo demás, el candidato González Videla había prometido en su campaña la refinería de petróleos para Magallanes.


Un gran Cabildo tuvo lugar el 8 de mayo de 1949 en el Teatro Municipal de Punta Arenas, al que asistieron representantes de todos los sectores sociales y políticos de la provincia, así como de Ultima Esperanza y Tierra del Fuego. Dos discursos de dirigentes de trabajadores reflejaron con claridad, el sentir del mundo del trabajo en esta materia: del Vicepresidente de la Confederación de Empleados Particulares, Luis Requena Aiscorbe, y del Presidente de la Central Obrera de Magallanes, Alfredo Hernández Barrientos. Decía Requena: "En repetidos congresos sostenidos por las tres centrales de empleados, que me honro en representar en este Cabildo, hemos venido luchando los empleados por la industrialización de Magallanes y hemos venido luchando año tras año para que los poderes centrales se preocuparan de esta provincia...Con igual tenacidad hemos luchado para conquistar la aduana libre, para que sea una realidad la apertura del canal de Ofqui, para que se lleve a cabo la división de las tierras y se solucione el problema del abastecimiento de la carne."
A su vez, describiendo la situación social de la provincia decía Requena: "Nuestra juventud vaga por las calles sin saber qué rumbo tomar, nuestros padres se desesperan por llevar un pedazo de pan más para sus hijos. Vemos bachilleres disputando al obrero un trabajo de vellonero, vemos a nuestra juventud obrera caer bajo el látigo de la tuberculosis por la falta de alimentación; vemos hospitales y policlínicos llenos de hombres que han dado su vitalidad para aumentar la riqueza magallánica." Y sintetizando las demandas de los empleados planteó: "Pedimos, o mejor dicho, reclamamos la instalación de la primera refinería de petróleo en Magallanes, la total industrialización del petróleo, la matrícula de la flota petrolera y la contratación de obreros y empleados residentes en la provincia." (1062)
Por su parte en su discurso, el Presidente de la Central Obrera de Magallanes, Alfredo Hernández B, criticó el abandono en que se encontraba la zona de Magallanes, y al respecto expresó: "Como dijimos ya en la grandiosa concentración realizada el 1° de Mayo, los obreros llegaríamos hasta esta tribuna a plntear sin vacilaciones de ninguna especie, no solamente el problema del petróleo, sino ambién los viejos problemas que por años pesan sobre las clases humildes y que sufren sus consecuencias funestas debido al abandono en que hemos sido mantenidos por los regímenes de gobierno de los últimos años."
Haciéndose eco de las demandas de Puerto Natales, Alfredo Hernández dijo: "Los representantes obreros de Natales me han pedido que hoy recuerde al Primer Mandatario, que les prometió en su visita a esta zona que los frigoríficos no paralizarían sus faenas y que a fin de evitar el vergonzoso éxodo de chilenos hacia la República Argentina, se crearían nuevas industrias que serían nuevas fuentes de trabajo y darían vida a este departamento que hoy permanece totalmente abandonado." Y resumiendo las principales demandas de los trabajadores de la provincia expresó: "La Central Obrera, que me honro en representar, hace un llamado a todas las fuerzas vivas de la provincia para aunar nuestros esfuerzos y pensamientos, para buscarle solución a problemas como ser el abastecimiento de carne, la subdivisión de tierras, construcción de nuevas viviendas, escasez de carbón y leña, cesantía, instalación de nuevas industrias, construcción de hospitales en Natales y Porvenir e innumerables otros que pesan sobre los habitantes de esta zona." (1063)

El trabajo

de los obreros del petróleo

en 1949 y 1950

Los trabajos de exploración y explotación petrolífera en Magallanes, encuentran sus inicios en los primeros decenios del siglo XX. A pesar de muchos fracasos y de tentativas infructuosa, ya hacia rines de los años cuarenta se tenía la certeza de que petróleo había en Magallanes y que todo depndía de un esfuerzo sistemático de búsqueda.


Desde mediados de los años cuarenta, se instalaron en Magallanes diversos equipos y grupos de trabajo de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), pasos que fueron fundamentales en el inicio de la industria petrolera de esta región.


Pozos, torres y turnos:

el mundo de un campamento petrolífero

en Magallanes hacia 1949-1950

El descubrimiento del petróleo en diciembre de 1945, fué sin duda una de las noticias más impactantes de esa época en Magallanes y en el resto de Chile.


A las 02.01 hs. del sábado 29 de diciembre de 1945, comenzó a fluir petróleo en el pozo de Springhill.
El ingeniero Eduardo Simián se impregnó las manos con el negro líquido y se las pasó por su rostro, en un gesto de emocionada alegría. Los obreros chilenos que participaron en ese histórico equipo de Springhill fueron: Alberto Mansilla Pérez, Santiago Chodil, Orozimbo Chodil, Juan Saldivia, Juan Gunkel, enganchadores; Francisco Vidal, motorista; Manuel Huenchur, Oscar Ramos, Juan Bahamondes, Enrique Díaz, Bernardo Morales, sonderos; Luis E. Beros, mecánico; Carlos Mills, chofer; y José Oyarzún, cocinero; mientras que se agregaban además, otros ocho trabajadores y profesionales estadounidenses (que desempeñaban funciones de sonderos, enganchadores y perforadores), todos bajo la dirección de Jorge Pacheco, Ingeniero Jefe de Perforación y el ya mencionado Ingeniero Jefe, Eduardo Simián.
Así se inició la época del petróleo en Magallanes, y este fué el punto de partida de un nuevo impulso al desarrollo regional y a la formación de una cultura petrolera y enapina única y característica.
El mundo de un campamento petrolífero y sobre todo, de una torre de perforación, es el espacio laboral y humano más característico y representativo de la Empresa Nacional del Petróleo en Magallanes.
Desde 1945 en adelante, la pampa magallánica fue cambiando lentamente su tradicional fisonomía horizontal con la aparición de pequeños poblados con aspecto provisorio en los que se concentraban las habitaciones y talleres de los trabajadores para la extracción del petróleo, y con las características torres de perforación.
Frecuentemente, los campamentos distaban varios kilómetros de la torre de perforación, lo que obligaba a desplazar a los obreros en camiones.
Las primeras explotaciones se realizaron en Tierra del Fuego, por lo que los equipos o turnos debían desplazarse desde Punta Arenas en camión hasta la Primera Angostura del Estrecho, esperar la llegada del cutter y alcanzar la otra orilla donde otro camión los recogía para transportarlos al campamento.
Estamos situados en 1949 y 1950, cuando las faenas petrolíferas comenzaban a tener algún auge.
Los primeros obreros contratados en Punta Arenas para ir a los campamentos y torres de perforación fueron, al igual que en la ganadería, chilotes radicados en Magallanes. Carpinteros, electricistas, metalúrgicos e incluso obreros de las estancias, se fueron incorporando al trabajo petrolero. Muchos de ellos -jóvenes de poco más de 20 años de edad- llegaron por la aventura de conocer lo nuevo.
Los equipos de trabajo, para las distintas faenas (sísmicos, talleres o maestranza en Tres Puentes, torres de perforación, transporte, etc.), se fueron organizando sobre la base de obreros especialistas, generalmente estadounidenses con experiencia en las actividades petroleras, de manera que los obreros chilenos fueron aprendiendo lenta y gradualmente observando el trabajo de los más experimentados, hasta devenir operarios expertos y especializados.
En la torre de perforación, los "turnos" eran equipos de siete trabajadores dirigidos por un "perforador" (de nacionalidad estadounidense al principio), quién era acompañado por un "ayudante de perforador", un chileno cuya función eras ir aprendiendo la faena del perforador; además, se integraba el "enganchador", dos "motoristas" y un "sondero".
Este equipo humano trabajaba bajo las órdenes de un "tool pusher", quién actuaba como jefe, y operaban maquinarias tan diversas como un "huinche", la mesa rotatoria (ubicada en la base de la torre), 3 motores con transmisión, 2 bombas eléctricas, un generador y varios compresores.
Cada "turno", desde el punto de vista de la jornada laboral diaria, se sometía a sistemas horarios rígidos y contínuos, de manera que aún cuando se cambie a los equipos, la torre de perforación debía seguir funcionando ininterrumpidamente. Se trabajaba en la torre, en tres turnos horarios sucesivos: de 08.00 a 16.00 hs.; de 16.00 a 24.00 hs., y de 24.00 a 08.00 hs.
Desde que se instalaba una torre e iniciaba la perforación (sobre la base de la información proporcionada por los gravimétricos y sísmicos), se demoraba alrededor de un mes en alcanzar las areniscas petrolíferas, teniendo un poco una vida útil de aproximadamente 20 años.
La vida en los campamentos era tranquila y de descanso. Una vida entre hombres que obligaba a la lectura, al juego del ping-pong y al sueño reparador. Apún así, es en los campamentos donde se fue forjando la fuerte identidad enapina quer se ha hecho tan carácterística de la cultura magallánica. Con sus tradicionales apodos o sobrenombres (transmitidos de generación en generación), con su fuerte compromiso, orgullo y responsabilidad con la empresa y con su siempre cercana relación con sus jefes, los obreros enapinos dieron forma durante la década de los años cincuenta a una "cultura enapina" única y propia de Magallanes.
Esa cultura enapina se vivió primero en los campamentos petrolíferos y después se integró a la ciudad y a la sociedad magallánica.
En el campamento, inicialmente, existía una clara distinción entre las viviendas de los jefes o profesionales, de los obreros estadounidenses y de los obreros chilenos, diferencia que con el tiempo se fueron atenuando.
Terminados sus turnos, los obreros llegados desde las torres eran atendidos en los comedores, con abundantes almuerzos, onces y cenas, a fin de reparar aunque sea en parte las energías gastadas en la dura faena.
En el invierno, los "torreros" (al igual que el personal de los sísmicos), debían soportar con ropas gruesas y botas ad-hoc, las duras inclemencias del viento, la nieve y el frío. Allí se hicieron tradicionales e imprescindibles, las gruesas chaquetas de cuero que caracterizaron a los enapinos de los años cincuenta y sesenta.
Igualmente original fue la experiencia sindical de los primeros obreros del petróleo en Magallanes. En la medida en que la mayor parte de las actividades de la Empresa Nacional del Petróleo se concentraban en Magallanes, la Unión de Obreros Petrolíferos y Oficios Varios -como se denominó inicialmente- fue tomando cada vez más una posición de defensa de los intereses de los obreros, a fin de lograr equiparar sus condiciones salariales con las de los empleados. Cada vez que los obreros enapinos se sintieron en desigualdad con respecto a los empleados de la Empresa, recurrieron a la presión e incluso a la huelga con tal de lograr la igualdad, cosa que ocurrió -por ejemplo- con las gratificaciones y bonificaciones.
Pero, a su vez, estaban tan concientes del poder que tenían como sindicato, que pudieron hacer presión como para lograr conseguir satisfacer sus demandas. Así, la huelga de 1951, una de las primeras del historial de la Unión de Obreros Petrolíferos, se originó en una exigencia por mejorar la comida en los campamentos.
Un elemento constitutivo de la cultura enapina, probablemente influenciada por los numerosos chilotes que se fueron sumando a sus faenas, es la tradición de los apodos o sobre-nombres de muchos obreros, empleados e incluso de sus familias.
El sobrenombre muy frecuentemente acompañaba al indicado durante toda su vida, y hubo casos en los que se traspasó a la esposa y a los hijos del enapino. Los sobre-nombres siempre hacían referencia a algún detalle físico o anecdótico del funcionario, como es el caso de "Luces Cortas" o "Luces Largas", por ese funcionario cuyos párpados eran caídos.
El catálogo de sobrenombres es interminable y refleja también la cercanía, las amistades y el aprecio mutuo que existía al interior de la "familia enapina": legendarios fueron los sobrenombres de "Jeringa", "Muralla", "Puente Roto", Cementerio", "Tarro con Piedras", "Bolsa de Gatos", "Tripa Seca", "Calzoncillo" y "Sampaio".

(1064).


El año 1949 fue activo en acontecimientos de orden sindical y gremial.


Simultáneamente a la tradicional celebración del 1° de Mayo, que, como en años anteriores, consistió en la concentración pública matinal, romería al cementerio y transmisiones radiales, se solucionó mediante el procedimiento de arbitraje un conflicto salarial que oponía a los obreros panificadores y los empresarios del rubro.
Obtuvieron en esta ocasión un 24% de aumento en sus salarios, así como la mantención de los beneficios sociales existentes, tales como la "asignación de pan".
El desarrollo e importancia alcanzado por la CTCH, se manifestó en la creación de la Central de Comités de Barrios, en 1943, la primera organización social de los vecinos de la ciudad de Punta Arenas (similar a la Sociedad de Madres de Familia de Puerto Natales) y que funcionaba como un organismo popular de vigilancia contra las alzas y la especulación, que operó a través de puestos de abastecimiento de carne y de Comités de Barrios en cada sector de la ciudad.
La Central de Comités de Barrios se integró en la Confederación de Trabajadores (CTCH) y funcionó hasta aproximadamente 1953, cuando desapareció completamente.
A fines de 1949, el Sindicato Ganadero y Frigorífico de Magallanes, presentó el siguiente pliego de peticiones con sus principales demandas económicas y sociales.

Sindicato Profesional

de la Industria Ganadera

y Frigorífica de Magallanes



"PLIEGO DE PETICIONES PARA EL

CONVENIO DE CAMPOS PARA LA TEMPORADA 1949 Y 1950




Compartir con tus amigos:
1   ...   73   74   75   76   77   78   79   80   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal