Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página75/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   71   72   73   74   75   76   77   78   ...   105

1948:

los obreros del petróleo

se organizan

En mayo de 1948, los obreros de la sonda petrolífera, solicitaron autorización para crear nuevamente la Unión de Obreros Petrolíferos (4 de mayo de 1948).


Estos trabajadores que figuraban como contratados por la Corporación de Fomento de la Producción CORFO (la Empresa Nacional del Petróleo no había sido aún creada), no obstante carecer de una organización definitiva, realizaban labores de ayuda y solidaridad entre sí y con algunas familias necesitadas de la zona.
Este mismo año, las conmemoraciones con motivo del 1° de Mayo, fueron precedidas de numerosas reuniones de los diferentes sindicatos, a fin de preparar discursos coincidentes y planteamientos comunes en torno a los problemas socio-económicos de los asalariados.
Una vez más, los reclamos y las manifestaciones públicas de los sindicatos eran por el encarecimiento del costo de la vida y por la creciente desproporción entre éste y los salarios.

La represión anticomunista

de González Videla

desde 1948 en adelante

En este contexto, el gobierno de González Videla aplicó una normativa que proscribió a una gran cantidad de dirigentes sindicales. Su Ley de Defensa de la Democracia, conocida después como la “Ley Maldita”, declaró proscritos a los dirigentes comunistas y muchos sindicatos resultaron afectados por esta medida represiva.


En junio de 1948, se tuvo conocimiento en Punta Arenas, del conflicto suscitado entre la Gendarmería de Argentina y las autoridades magallánicas, a propósito de los permisos para salir del territorio nacional para los obreros chilenos que trabajaban en la Mina de Río Turbio.
Ya en esos años, un número cercano a los 500 obreros natalinos trabajaban en las faenas carboníferas de Río Turbio, por lo que este conflicto legal y administrativo, tendía a repercutir negativamente sobre la situación económica de Puerto Natales.


Proscritos y relegados:

la persecución anticomunista y anti-obrera

en Magallanes

(1948)

Como parte de una política internacional de Guerra Fría, que se imponía a nivel continental desde los Estados Unidos (a su vez, sumidos en pleno macartismo), el gobierno de González Videla, rompió con sus aliados comunisas y los declaró ilegales mediante la llamada Ley de Defensa de la Democracia.


Simultáneamente con Chile, en Argentina, el gobierno de Juan Domingo Perón (quién asumió el poder en 1946 mediante golpe militar), aplicaba similares medidas de persecusión contra izquierdistas y comunistas, ocasionando además el éxodo de muchos argentinos hacia otras latitudes.
En Magallanes, la persecución anticomunista tocó a diversos gremios y se manifestó tanto en la detención de obreros acusados de militancia comunista, en la relegación de comunistas en Magallanes procedentes de otras regiones del país y en la expulsión de obreros chilenos radicados en Argentina.
La última comunicación oficial escrita del Partido Comunista al Intendente de aquel entonces, Jorge Ihnen Stuven, antes de la aplicación de la "Ley de Defensa de la Democracia" dice textualmente: "Punta Arenas, miércoles 21 de enero de 1948. Señor Intendente de la Provincia. De nuestra mayor consideración: El Comitpé Regional del Partido Comunista de Magallanes, estimando que seguramente ha quedado sin efecto la prohibición de realización de concentraciones públicas, ya que ellas se han efectuado ultimamente en Natales bajo el patrocinio de otro partido político y en virtud a que esta colectividad política tiene pendiente un acto en uno de los teatros locales, solicitamos se sirva que hay de verdad sobre este asunto, a fin de que oportunamente y en conformidad a la ley 24 horas antes comuniquemos a US. sitio y hora de la concentración que tenemos preparada para el próximo domingo. Sin otro particular y en espera de su importante respuesta, quedamos como siempre a sus gratas órdenes. Por el Secretariado Regional, Manuel Rivera Concha." (1037) El Intendente Ihnen no dió lugar a esta petición.
Los primeros detenidos por estas medidas en Magallanes fueron los obreros Manuel Rivera Concha y Luis Lénis Villarroel, quienes fueron detenidos el 26 de febrero de 1948 y enviados por barco a Pisagua.
En marzo del mismo año fué detenido el obrero Luis Alberto Aguilar Palma, "...de filiación comunista, que fué sorprendido en actividades contrarias al orden establecido." (1038)
La expulsión de chilenos desde Argentina, vinculados al Partido Comunista o dirigentes sindicales, comenzó, por lo menos en la Patagonia, desde fines de 1947. Es el caso de los obreros Fernando Salazar Seguel, Guillermo Barrientos Soto, Juan Urrea Oñate y Guillermo Mullins Radfort quienes eran dirigentes del Sindicato Obrero de Oficios Varios de Río Grande (Argentina), los cuales fueron sindicados como "comunistas o agitadores" por las autoridades peronistas del vecino país y expulsados vía Tierra del Fuego, en el mes de diciembre de 1947.
A mediados de enero de 1948, se procedió a la expulsión desde Argentina de otros 17 obreros, como lo testimonia un Oficio enviado el 26 de enero de 1948 por la Prefectura de Magallanes del Cuerpo de Carabineros a la Intendencia de Magallanes, en el que informa que "...el sábado 17 de enero en curso a las 10.30 horas y remolcado por el transporte Micalvi desde Yendegaia arribó a Navarino el cutter argentino "General Garibaldi" trayendo 17 individuos, todos chilenos, y que fueron expulsados desde la localidad argentina de Ushuaia por haberse negado a salir al trabajo sin haber desayunado previamente. (Sigue la nómina de 17 obreros)...Los nombrados trabajaban como obreros en las obras públicas que actualmente se ejecutan en el puerto de Ushuaia. Fdo. Humberto Reyes Rojas. Tte. Coronel de Carabineros y Prefecto." (1039)
En febrero de 1948, fueron despedidos 17 mineros de la Mina San José de Santa Cruz, los cuales fueron expulsados "...por estar clasificados como elementos comunistas y por orden expresa del Jefe de la Policía de Santa Cruz, quién había recibido instrucciones del Ministerio del Interior de su país, considerando estos obreros un peligro para la tranquilidad social de la industria, a pesar de no haber desarrollado éstos ninguna actividad contraria al orden establecido, según manifestaron las propias autoridades policiales argentinas." (1040) En torno a este incidente, fueron detenidos también y acusados de actividades de agitación pro-comunista los ciudadanos Alberto Eyzaguirre Blanco, Alfredo Andrade Oyarzo y Jorge Hubner Richardson, quienes hacían campaña en Natales y Santa Cruz en favor de la liberación del poeta Pablo Neruda.
La persecusión anticomunista en Magallanes incluía además, una estrecha vigilancia de las reuniones y mitines convocados por el Partido Socialista y por el Partido Comunista (ahora en la clandestinidad).
Pero, además, se ejerció un estricto control sobre los sindicatos. Por ejemplo, en el caso de la huelga de 24 horas realizada por los obreros de la estancia Punta Delgada en agosto de 1948, el SubComisario y Jefe Provincial de Investigaciones envió a Santiago, un oficio (N° 717 del 7 de septiembre de 1948), en la que informaba sobre la militancia del dirigente Luis Delgado Galleguillos, y decía al respecto. "...Por otra parte, Luis Armando Delgado Galleguillos, reconoce ser efectivo que intervino en el paro del personal de esa estancia que que en ningún momento obró impulsado por un criterio político o ideológico determinado, en consideración a que el no pertenece a partido alguno, ni tampoco es comunizante. Debo hacer presente a US. que Luis Armando Delgado Galleguillos no tiene cargos pendientes en esta Comisaría de Investigaciones, no se halla registrado como militante o simpatizante del Partido Comunista..." (1041)
De este oficio se desprende, entre otros datos, que la listas de comunistas proscritos eran elaboradas y registradas en el Servicio de Investigaciones.
Las principales medidas represivas anticomunistas aplicadas en Magallanes desde 1948 en adelante, fueron la relegación de dirigentes políticos y sindicales (ya sea en Magallanes para militantes de otras regiones del país, o fuera de Magallanes, para los militantes locales), la expulsión de sus puestos de trabajo y su eliminación de los Registros Electorales. Las listas de proscritos de las listas electorales fueron profunsamente publicadas en los diarios del país.
Estas medidas represivas ocasionaron -entre 1948 y 1949- una numerosa y sugestiva correspondencia de obreros y trabajadores, pidiendo a la autoridad provincial su rehabilitación, aduciendo no haber pertencido nunca al Partido Comunista. Algunos hacían verdaderas "profesiones de fe" anticomunista, para salvarse de las medidas coactivas.
En mayo de 1948, dos relegados que se encontraban en Puerto Natales, intentaron salir de su lugar de relegación como polizontes de un barco. El informe enviado por el Gobernador Marítimo al Intendente de la Provincia dice en uno de sus párrafos: "Punta Arenas, mayo 7 de 1948... Doy cuenta a US. que el Capitán de Puerto de Natales ha informado al suscrito haberse sorprendido viajando escondidos en la carbonera alta del vapor "Villarrica" a los ciudadanos de filiación comunista Sabino Betancourt González y Celso del Carmen Palma Rivera, ambos relegados de la zona del carbón a esa ciudad. Según declararon en Investigaciones de Natales, subieron abordo del vapor "Villarrica" mas o menos a las seis de la mañana del día 23 de abril fecha del zarpe del vapor desde este puerto..." (1042) Naturalmente, los dos relegados continuaron en esa condición en Natales.
En el caso de los dirigentes sindicales de filiación comunista, el Ministerio del Interior dispuso, a través de las Direcciones del Trabajo que fueran reemplazados al interior de los propios sindicatos, por dirigentes no-comunistas, de manera que desde mediados de 1948 en adelante, hubo una serie de elecciones sindicales en Magallanes. El Decreto respectivo del Ministerio del Interior lleva el N° 1846, de fecha 5 de mayo de 1949 y dice en su artículo 1°: "La Dirección General del Trabajo dispondrá que los Inspectores Provinciales y Departamentales de su dependencia procedan dentro del plazo de 15 días, contados desde la fecha de la promulgación del presente decreto, a notificar a los sindicatos de sus respectivas jurisdicciones para que dentro del plazo de 10 días proceda cada sindicato a elegir los directores de la institución que deban ser reemplazados en virtud de haber dejado de serlo de conformidad con lo dispuesto en el citado Decreto Supremo N° 5839 de 30 de septiembre de 1948, que fijó el texto refundido y coordinado de la ley N° 8.987". (1043)
Las medidas represivas lógicamente se aplicaron en las oficinas y servicios públicos.
Es el caso de un grupo de obreros que fueron expulsados de la CORFO (entidad que realizaba los trabajos de exploración petrolífera, a cargo del Ingeniero Eduardo Simián), a principios de 1948, por su supuesta militancia comunista. Fueron objeto de esta medida los obreros Alfredo Andrade Oyarzo (obrero chofer), Francisco Danielovic Martinovic (obrero chofer), Alfonso Oyarzún Díaz (obrero de bodega), Alfredo Saldivia Saldivia (obrero de bodega), Julio Cárcamo Oyarzún, y de los hermanos Enrique, José y Héctor Valderrama Venegas (obreros de bodega y geofísico).
El obrero Alfredo Saldivia S., dice en su presentación de reconsideración al Intendente, que "Con fecha 14 del presente mes fuí notificado por el Jefe de Bodega de la Corporación de Fomento que quedaba suspendido del cargo de obrero de dicha repartición, que desempeñaba desde hace dos años. Dicho Jefe no me dió explicación sino que simplemente era orden superior. Al entrevistarme con el Jefe señor Eduardo Simián se me dijo que estaba sindicado como militante comunista y esa era la razón de mi despido. Señor Intendente: confieso que jamás he pertenecido a partido político alguno, y si optara por hacerlo jamás lo haría por el llamado Partido Comunista. Como prueba de mi absoluta libertad de pensamiento me he abstenido de inscribirme en los Registros Electorales..." (1044)
El caso del obrero Julio Cárcamo Oyarzún es similar: "1° El día 14 del presente fuí notificado por el Ingeniero de la Corporación que de orden superior quedaba suspendido de mi trabajo por estar sindicado como elemento comunista. 2° El suscrito, USIA, jamás ha pertenecido al Partido Comunista. 3° Compruebo tal aseveración con los certificados que acompaño, pues pertenezco al Partido Radical y solamente me dedico a mi trabajo." (1045)
A este respecto, el Ingeniero Jefe de las Exploraciones Petrolíferas de la CORFO, Eduardo Simián, escribe al Intendente de la Provincia, la siguiente nota: "Punta Arenas, abril 13 de 1948. Señor Intendente: De acuerdo con la conversación sostenida recientemente con Ud., me es grato comunicarle que en los servicios de la Corporación de Fomento de la Producción de esta localidad no existen, en conocimiento del suscrito, empleados que sean miembros del Partido Comunista. Saluda a Ud. muy atentamente. Eduardo Simián G., Ingeniero Jefe. Corporación de Fomento de la Producción. Exploraciones Petrolíferas." (1046)
Probablemente el documento oficial que mejor refleja la política represiva impulsada por las autoridades, es este oficio del Arquitecto Nicolás Arzic Goles de la Caja de la Habitación dirigido el 14 de abril de 1948 al Intendente de la Provincia Jorge Ihnen S., que dice textualmente: "Señor Intendente de la Provincia: En respuesta a la conversación sostenida en el día de antes de ayer en su despacho, en el sentido de si existen elementos comunistas en las construcciones de la Caja de la Habitación, me es grato informar a Ud. que en la actualidad la institución no tiene construcciones. En breve la Caja de la Habitación va a iniciar la Población Mauricio Braun frente al monumento El Ovejero, y entonces tendré muy en cuenta de seleccionar al personal, evitando a los elementos comunistas. En cuanto a las construcciones particulares que la firma Arzic y Boric tiene en la actualidad, ellas se desarrollan sin elementos comunistas. Saluda atentamente a US. Nicolás Arizic Goles." (1047)
Muchos dirigentes políticos y sociales se pronunciaron contra las medidas represivas del Gobierno de González Videla. El 11 de julio de 1948, el Sindicato Ganadero y Frigorífico de Magallanes efectuó una concentración en el Teatro Municipal de Punta Arenas, en la que intervinieron como oradores los dirigentes Santiago Alarcón, Carlos Santana, Manuel Juvenal Soto, Marta Segunda Méndez, Mariano Dasencic, Santiago Aguila y Carlos Plata Salazar, quienes analizaron la repercusión de las medidas represivas del Gobierno sobre la organización sindical y solicitaron el apoyo de todos los asistentes para presentar al Intendente de la Provincia una petición a enviarse al Presidente de la República, solicitando la derogación en Magallanes de dicha legislación.
Así también, el 7 de noviembre de 1948 se efectuó una concentración del Partido Socialista en el Teatro Politeama, a la que asistieron unas 200 personas y en la que intervinieron los dirigentes Caupolicán Arcaya y Manuel Gacés Durán (por los obreros de Natales y Porvenir) además del Senador Salvador Allende. El parlamentario, "...dio a conocer la posición de su partido frente al Gobierno, expresando que era contrario a la Ley de Defensa de la Democracia, porque ésta lesionaba la libertad de pensamiento y de asociación, y que también lo era, de las facultades extraordinarias solicitadas últimamente por el Gobierno." (1048)
En los primeros meses de 1949, el Gobierno informaba a las autoridades provinciales que numerosos obreros y dirigentes que habían sido relegados a Pisagua y que habían regresado de esta condena, habían reiniciado sus actividades sindicales o políticas. A este respecto, en junio de 1949, mediante un oficio enviado por el Jefe Provincial de Investigaciones al Intendente de la Provincia, se daba cuenta del único relegado a Pisagua que había regresado a Magallanes, en los siguientes términos: "Que el único ciudadano comunista que ha vuelto a esta ciudad y estuvo relegado en Pisagua es Luis Leniz Villarroel, chileno, casado, 39 años de edad, jornalero, alfabeto, natural de Calbuco, carnet N° 26070 del gabinete local, domiciliado en calle Arauco N° 920. El referido Lenis permaneció trasladado en Pisagua según Decreto Supremo N° 1274 de 27.II.1948 del Ministerio del Interior y regresó a Punta Arenas el 7 de febrero del presente año. Actualmente trabaja como jornalero en el Muelle Fiscal, no habiendo desplegado desde su regreso actividades de agitación y alteración del orden público, pero se mantiene vigilancia sobre su persona y círculos que frecuenta." (1049)
Muchas de estas medidas represivas se fueron relajando con el tiempo, a medida que la actividad sindical se iba acercando hacia la constitución de la Central Unica.

En agosto de 1948, los obreros de la estancia Punta Delgada de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, paralizaron sus labores debido a la disminución de las raciones de café ordenada por la empresa, en vista de la escasez de este producto.
El conflicto, que duró solo 24 horas, motivó la intervención inmediata de la Inspección del Trabajo, la que declaró que el movimiento había sido ilegal. Los obreros volvieron a sus faenas al día siguiente. El informe del Inspector Provincial del Trabajo es revelador acerca de la actitud de las autoridades gubernamentales con los obreros.
Desde mediados de 1947 y durante los primeros meses de 1948, el Sindicato Ganadero y la Asociación de Ganaderos disputaron posiciones públicas en torno a la recién dictada Ley N° 8811 sobre sindicatos agrícolas. La cuestión se centraba en la diferencia de criterio acerca de si las faenas ganaderas de Magallanes tenían el carácter de faenas agrícolas.
Este tema fue tratado en la sesión municipal del 12 de julio de 1948 y la mayoría de los partidos políticos allí representados, compartieron la posición de los asalariados magallánicos, en el sentido de que su organización no era Sindicato agrícola, dada la naturaleza y las condiciones estacionales que caracterizaban a las faenas ganaderas en la Patagonia. La Municipalidad de Punta Arenas, a este respecto, acordó y propuso que el Gobierno establezca esta diferencia por la vía del Reglamento de la ley en cuestión.
Interesa observar aquí que, no obstante la diversidad de problemas sociales y económicos que aquejaban a los trabajadores en 1948, como se ha visto, no se produjo en este año ninguna huelga ni legal ni ilegal. Este año, de acuerdo al informe entregado por la Inspección Provincial del Trabajo, recibieron aumentos de salarios los obreros de las estancias, de los frigoríficos, de gente de mar, de jornaleros y los obreros metalúrgicos.

Emergen otros conflictos

sociales en Magallanes

En cambio, un conflicto que se mantuvo con distintas incidencias por varios años, es el que oponía a la Compañía de Fuerza Eléctrica con el Sindicato Industrial de Electricistas.


Las diferencias iban tanto desde el tema de las remuneraciones y las condiciones de trabajo, como del trato que se daba a los obreros. De ello da cuenta ésta carta publicada por el periódico "El Socialista" de Punta Arenas, el 21 de noviembre de 1948: "Punta Arenas, 19 de noviembre de 1948. Señor Director de El Socialista. Presente. Muy señor nuestro: Rogamos dar cabida en su prestigioso periódico a las siguientes líneas. El Sindicato Industrial de Electricistas quiere dar a conocer a la opinión pública la forma en que el administrador de la Cía. Nacional de Fuerza Eléctrica señor Bernardino Navarro Garay, ha procedido a despedir a varios compañeros de este Sindicato. En ningún momento pretendemos desconocer el derecho que tiene tanto el patrón como el obrero de desahuciarse previo aviso de seis días que ordena la ley, pero lo que queremos destacar es la forma rastrera y el espíritu sectario con que se ha procedido en estos casos. Prueba de ello es que al presentarse estos compañeros a conocer los motivos del despido, este señor le contestó a uno de ellos que era por reclamar y lo que había reclamado en varias oportunidades, era a nuestro criterio algo muy justificado, pero si la Administración no lo estimaba así, no era tampoco para que reaccionara de esa manera ante el reclamo, demostrando con éstos egoismo y prepotencia, pretendiendo negar el legítimo y sagrado derecho que tiene todo ciudadano de una República libre y democrática como la nuestra, de reclamar lo que le corresponde. Sin otro particular y agradeciendo la gentileza del señor Director, saludan a usted atentamente, Rafael Urrea, Presidente. Gregorio Iriarte H., Secretario. Alejandrino Muñoz, Felipe Caro y Juan de Dios Nuñez, Directores." (1050)
Obsérvese que Gregorio Iriarte Heredia, el periodista estrechamente vinculado a las organizaciones obreras y a la Federación Obrera de los años diez, estaba de vuelta en Magallanes.
A su vez, el conjunto de la fuerza de trabajo en la provincia, de acuerdo con los informes de la Inspección del Trabajo, se componía en Magallanes en 1948 de un total de 7.167 obreros organizados legalmente en 30 sindicatos, de los cuales alrededor de 6.000 trabajaban en la industria ganadera y frigorífica.

Primer Congreso

de los Empleados

y Obreros Municipales de Magallanes

y los conflictos en el carbón

A fines de 1948, por su parte, la organización de los empleados y obreros municipales de la Provincia, estaba en condiciones de dar un paso hacia adelante en su capacidad de demanda y convocatoria.


Prueba de ello fué la realización del Primer Congreso de Empleados y Obreros Municipales, entre el 17 y el 20 de noviembre. El periódico "El Socialista" de Punta Arenas, da cuenta de este evento en los siguientes términos.


"PRIMER CONGRESO DE EMPLEADOS MUNICIPALES

Con todo éxito se llevó a efecto en nuestra ciudad el Primer Congreso de los Empleados Municipales, que contó con delegaciones de Porvenir y Natales.
El trabajo desarrollado fué interesante y al final se aprobaron diversas ponencias, entre ellas lo que se relaciona con la descentralización administrativa, problemas escolares, Frigorífico Natales, turismo regional, autonomía municipal, abastecimiento de carte, petróleo, etc. En lo que respecta al problema de la subdivisión de las tierras se rechazó la célebre frase del Gobierno del Frente Popular "la tierra para quién la trabaja", aprobándose la repartición en la forma que se ha hecho hasta la fecha.
El domingo en la noche en el Hotel Savoy se clausuró este torneo con un gran banquete donde hicieron uso de la palabra diversos oradores, entre ellos el presidente del torneo don José Leal, el señor Verdugo hizo un sereno análisis de la labor desarrollada remarcando el alto espíritu de gremio demostrado por los congresales que, por encima del personalismo, primó siempre el interés general.
En un momento oportuno habló el senador por la zona don Salvador Allende saludando a los congresales, haciendo al mismo tiempo un alcance a las conclusiones a que se llegó en este torneo, diciendo que muchas de ellas coinciden con lo aprobado en la Convención de las Provincias celebrada en el mes de enero en Concepción. Esbozó rápidamente el significado que tendrá para las municipalidades lo relacionado con la descentralización administrativa, estudio éste cuyo orígen le pertenece y que fué presentado al Senado.
Finalmente declaró que será como lo ha sido siempre, un portavoz de Magallanes ante el Gobierno central, prometiendo toda ayuda a los problemas que atañen exclusivamente a los empleados municipales de esta provincia.
Durante su feliz improvisación, fueron numerosas las interrupciones de aplausos de parte de la concurrencia, habiendo impresionado al auditorio por la forma magnífica de hacerse escuchar y por la claridad con que enfoca los problemas de la zona." (1051)

Siempre hacia noviembre de 1948 se presentaban, una vez más, algunos conflictos entre los mineros del carbón y los propietarios y arrendatarios de los yacimientos.


Es el caso de las dificultades habidas entre los mineros y el arrendatario de la Mina "Vulcano", Alberto Harambour. En este caso puntual, la queja de los trabajadores -publicada como carta solicitada en el periódico "El Socialista"- tenía su orígen en los despidos masivos del personal y por la apertura de nuevas bocaminas aledañas a los piques existentes mediante contratistas, como procedimiento para eludir los Contratos Colectivos anteriores. Decían los mineros en su carta-denuncia: "Dos años consecutivos en la época de verano, se ha venido presentando la merma del personal del establecimiento, para lo cual se llegó a un acuerdo de trabajar en redondilla, para mientras se vuelvan a reanudar las labores en la época del invierno...pero este año se tropezó con la dificultad de parte del arrendatario señor Alberto Harambour, en no aceptar el acuerdo de dos años anteriores, procediendo al despido de todos sus obreros, contándose entre ellos los más antiguos, padres de numerosa familia, que han dejado sus esfuerzos durante varios años para incrementar la industria de su patrón. Al proceder al despido de sus obreros el señor Harambour, lo está haciendo con el fin de violar el Convenio Colectivo de Trabajo firmado con nuestro Sindicato el 1° de abril del año en curso..." Los despidos en verano, en ese año, abarcaban también a otros yacimientos: "...los obreros deben recordar los de Mina Josefina, Mina La Soledad y siguiendo por el mismo camino el de Mina Tres Puentes que también está despidiendo a los obreros y abriendo también otras boca-mina con contratista, quitándose con ésto todas las regalías conseguidas como el caso nuestro...Esperamos la pronta intervención de la Inspección del Trabajo para exigir el cumplimiento del Convenio firmado entre la Empresa y el Sindicato." (1052) Firmaban ésta carta los dirigentes del Sindicato Profesional de Mineros y Anexos de Punta Arenas, Abelardo Maichil, su Presidente, y Juan Saldivia, Secretario.
Debe considerarse en esta misma cuestión, el carácter estacionario de la explotación carbonífera. Al revés de las faenas de las estancias ganaderas, las minas de carbón trabajaban con un número mayor de obreros durante el invierno (de mayo a agosto), la época de mayor producción y venta de carbón, por lo que en el verano, al disminuir el consumo de carbón, mermaba equivalentemente la actividad en los yacimientos.
Así concluyó el año 1948, el que debe ser considerado como uno de los momentos represivos más difíciles para el sindicalismo magallánico después de 1920.

El 1° de Mayo de 1949:

obreros y empleados

conmemoran separados

El 1° de mayo de 1949 encontró a las organizaciones de trabajadores de Magallanes, todavía divididas como consecuencia del conflicto socialista-comunista-radical, con las entidades de empleados realizando actividades separadas de los sindicatos obreros y éstos golpeados en distinta forma, por la represión anticomunista iniciada el año anterior por el gobierno González Videla.


Los actos organizados siguieron siendo la tradicional romería al cementerio para depositar ofrendas florales en la tumba de la Federación Obrera, el acto masivo en el Teatro Politeama de Punta Arenas o el Teatro Libertad de Puerto Natales y una emisión radial en la noche de ese día, dirigida a las estancias y lugares apartados de la provincia.
El Manifiesto de convocatoria a los actos de este día, contiene interesantes conceptos acerca de la relación entre la situación social y económica de los trabajadores y los principales fenómenos internacionales que por entonces tenían lugar: "De la misma manera que la burguesía norteamericana encontró la justificación legal para enviar a la muerte a una decena de dirigentes obreros, de militantes del movimiento social del proletariado, que hace 63 años lucharon en Chicago por conquistar para la clase obrera la jornada de 8 horas de trabajo, la clase patronal de Chile ha encontrado los argumentos para justificar la hora negra de miseria y de incertidumbre en que viven muchos miles de familias del proletariado chileno. Ya no son solamente los trabajadores del campo y de la ciudad los que protestan de las condiciones materiales indignantes en que desenvuelven su vida y su trabajo, de la falta de habitaciones higiénicas y confortables, de la carestía de los arriendos, del vestuario y del alto costo alcanzado por los artículos alimenticios de importancia fundamental para la vida, y de la escasez y ausencia de otros en el mercado, sino que son las propias organizaciones de profesionales universitarios las que, en documentos públicos, señalan la gravedad creciente de los problemas que tienen relación directa con las condiciones de existencia material de la parte mas numerosa, laboriosa y esforzada de la población de Chile."
Y refiriéndose a las aspiraciones de unidad de todos los gremios y sindicatos, el Manifiesto de 1949 expresaba: "Y lo que es peor, este 1° de Mayo sorprende a los trabajadores completamente divididos y desmoralizados, por obra de la clase patronal y sus agentes pagados en el movimiento obrero. Junto con rendir el más alto y fraternal homenaje al valor, al heroísmo y al sacrificio de nuestros compañeros asesinados en Chicago el 1° de Mayo de 1886, la clase obrera de Magallanes, de vieja tradición combativa, ha juzgado que ha llegado la hora de poner fin al desquiciamiento en que viven los sindicatos y organizaciones gremiales...los que cayeron en la Federación Obrera de Magallanes, en Santa Cruz, en San Gregorio, La Coruña, en la Plaza de Iquique, en San Gregorio y en la Plaza Bulnes, no murieron solamente en un gesto supremo de heroísmo y de combatividad, sino que cayeron por conquistar un mundo mejor para la clase obrera de todos los países y para que la unidad de clase de los explotados contra el régimen capitalista y su independencia sindical frente al Gobierno y la clase patronal, fueran las más poderosas herramientas de acción en manos del pueblo trabajador." (1053).
Como se puede apreciar, el lenguaje de este texto refleja una notoria influencia marxista: las alusiones al "proletariado", a la "unidad de clase" de los explotados, al "régimen capitalista" y a la independencia sindical como "herramienta de acción" de las organizaciones obreras y comunista en particular, y las referencias a los dirigentes socialistas disidentes, son evidentes de parte de los dirigentes que lo redactaron.
Nótense además las referencias históricas a distintos eventos trágicos sufridos por las entidades sindicales en Chile y en Argentina (Santa Cruz), con lo que los autores reivindican las tradiciones obreras de toda la Patagonia.

Las tierras australes

y el abastecimiento de carne en Magallanes:

un problema eterno

En esta época, el problema de de la tierra continuaba siendo uno de los tópicos que ocupaban prioritariamente a la prensa, a las organizaciones sindicales y a diversos sectores intelectuales. Por esos años, en el libro "La estructura de nuestra economía", el economista Francisco A. Pinto, por ejemplo, caracterizaba de la siguiente forma el problema de las tierras australes: "Respecto de las tierras fiscales, el Estado no ha realizado ni una labor de subdivisión, ni siquiera de arraigo de nacionales, puesto que la población continúa escasísima y asciende a poco más de 40.000 habitantes, con la densidad más baja del país. Si bien existen especiales características por la naturaleza de la explotación, la ganadería, lo cierto es que el Estado se ha limitado a entregar terrenos de apreciable extensión, a grandes compañías, la mayoría de las cuales son prácticamente extranjeras en cuanto al beneficio y nexo que representan para el país. El sistema de concesiones y arrendamientos, los antiguos contratos de colonización y las más recientes 'guarderías' de tierras fiscales, han sido enormemente beneficiosos para las pocas compañías ganaderas y algunos afortunados particulares favorecidos; ha producido también entradas para el Fisco, pero, concretamente ha impedido o postergado toda acción de subdivisión de tierras y de mejoramiento del rol económico que ellas desempeñan." (1054).


Obsérvese que -al igual que muchos otros actores económicos y sociales de Magallanes- este estudio considera a las empresas ganaderas instaladas en Magallanes y en particular a la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, como una compañía "prácticamente extranjera", por los beneficios que reportaban y por los nexos económicos de dichas sociedades mantenian con los mercados ingleses.
En el invierno de 1949, los problemas de abastecimiento de carne para la población volvieron a presentarse, como consecuencia de la baja disponibilidad de carne congelada procedente de los frigoríficos de la zona.
Hay que agregar además al respecto, que la paralización de las faenas del Frigorífico de Puerto Bories, acentuaba estas carencias. Estos y otros asuntos fueron objeto, una vez más, del debate parlamentario de la Cámara de Diputados, en el que se planteó la necesidad de que se adopten medidas para dar a Magallanes el carácter de territorio de colonización, que se fortalezca la industrialización de la zona incorporando más recursos a la investigación petrolífera, y que se libere de derechos aduaneros a los residentes.
Parlamentarios como Juan Efraín Ojeda, Salvador Allende y Exequiel González Madariaga se hacían voceros permanentes de éstas demandas regionales, y actuaban de intermediarios con funcionarios y autoridades, cuando las delegaciones obreras viajaban a la capital.

Promesas y demandas:

un panorama de los problemas

de Ultima Esperanza


Sindicatos, sociedades mutuales

y organizaciones obreras de Puerto Natales,

a mediados de los años cuarenta

Hacia 1940-1945 existían en Puerto Natales los siguientes sindicatos:




  • Sindicato de Campo y Frigoríficos.

  • Sindicato de Jornaleros de Mar y Playa.

  • Sindicato Profesional de Navegantes de Puerto Natales (creado el 31 de marzo de 1944).

  • Sindicato Profesional de Carpinteros, Mueblistas y Anexos (creado el 26 de junio de 1946).

  • Asociación Nacional de Empleados Fiscales ANEF.

  • Asociación de Empleados Municipales (creada el 8 de septiembre de 1942).

  • Sindicato de Empleados Particulares (creado el 13 de enero de 1942).

A su vez, las Sociedades Mutuales que funcionaban en Natales en los años cuarenta eran las siguientes:




  • Sociedad de Socorros Mutuos "María Menéndez de Campos".

  • Sociedad de Socorros Mutuos Ultima Esperanza.

Las mujeres natalinas, y en particular las madres de familias, constituyeron una "Sociedad de Madres de Familia", que funcionó por largos años.


Finalmente, la actividad cultural obrera, la desarrollaban diversas entidades:


  • Cuadro Artístico y Cultural Obrero "Gabriela Mistral".

  • Cuadro Artístico y Cultural "Domingo Gómez Rojas".

  • Escuela Nocturna Popular (bajo los auspicios de la Unión de Profesores de Chile).

  • Centro de Estudios Sociales y Literarios "Andrés Bello". (1055).

Los habitantes de Puerto Natales, en un notorio ambiente de desánimo y de descrédito ante las numerosas promesas incumplidas constituyeron en julio de 1948, un Comité de Defensa de Puerto Natales, en el que se integraban todas las organizaciones sindicales de la zona.


En el Memorial que ésta entidad dirigió al Presidente de la República González Videla, se lee: "La clase trabajadora, que compone casi el noventa por ciento de la población pierde a cada instante la confianza en las clases dirigentes del país y en particular en sus gobernantes responsables. Se cree postergada, tramitada, abandonada en fin, del interés de los poderes públicos en lo que respecta a la solución de sus problemas...Es basado en lo que dejamos dicho, que pedimos a V.E. lo siguiente: Primero: su intervención a fin de obtener que por cualquier medio no continúe sin trabajar el frigorífico que mantiene en la localidad la Compañía Frigorífico Natales Ltda...Cuarto: que para evitar la cesantía forzosa durante la mayor parte del año, el Supremo Gobierno intervenga ante quién corresponda con el fin de crear nuevas industrias derivadas de la ganadería, como ser curtiembres, lavado e industrialización de la lana, fabricación e jabones, etc.; Quinto: obtener la dictación de una ley que autorice la subdivisión de tierras en el departamento, que posibilite una mayor producción de ganado lanar y fomente la producción en general; Sexto: que, entretanto, se proceda a realizar las obras públicas que, como el alcantarillado, agua potable y edificación de un grupo escolar, nos prometiera S.E. durante su visita a Natales. Como habrá podido apreciar V.E. lo que el pueblo de Natales por nuestro intermedio se permite solicitar es trabajo. El pueblo de Natales quiere vivir, sus obreros quieren ganar su propia subsistencia honradamente y en su patria, y arrebatar las vidas de sus hijos y de sus familias a la miseria física y moral, al hambre y desnutrición, a las enfermedades y a la muerte. Deseamos también que nuestro esfuerzo contribuya al esfuerzo nacional por el progreso y grandeza de la patria..." (1056)
Desde mediados de 1948 se consigna la existencia de una Unión de Servidores Públicos Pensionados, que, al igual que la organización nacional homónima, reunía a los obreros y funcionarios públicos que habían jubilado.
Algunos años antes se había constituído (el 3 de febrero de 1943), también el denominado Comité Afecto Ley 4054 con Pension de Invalidez y Vejez.
Estas fueron las primeras organizaciones gremiales de los jubilados en la región de Magallanes, y su formación refleja el creciente grado de convocatoria e importancia que estaban comenzando a adquirir las organizaciones de empleados en general, y de empleados fiscales en particular.


Empleo y cesantía

en Magallanes

en 1949

El panorama del empleo y la cesantía en Magallanes al concluir la década de los cuarenta, estaba caracterizado principalmente por la existencia de dos estaciones fuertemente marcadas durante el año: una temporada de verano (de duración breve) con actividad más intensa, y una temporada de invierno (de duración más larga).


En el verano, desde noviembre a marzo-abril se realizaba la temporada de la esquila y las faenas frigoríficas, y en el invierno una masa considerable de obreros ganaderos, seguía tres destinos: volvían a sus casas en Natales, Porvenir o Punta Arenas, o emigraban a las faenas del sur argentino, o viajaban de regreso a Chiloé, hasta la siguiente temporada. Similar situación estacional afectaba a las faenas carboníferas, a la explotación forestal, a la pesca e incluso a la actividad marítimo-portuaria.
En la ganadería magallánica, trabajaban alrededor de 3.867 obreros en el año 1949, en un total de cerca de 50 establecimientos o estancias, mientras que también en el verano, los frigoríficos daban ocupación a 308 trabajadores, lo cual arroja un total de 4.175 obreros que estaban ocupados en las faenas ganaderas y frigoríficas. Hay que considerar, sin embargo, que muchos de estos trabajadores de los frigoríficos eran obreros que habían laborado en la esquila.
A su vez, en el invierno, se contaba con un total de 1.855 trabajadores que permanecían en las estancias y frigoríficos, de donde se desprende que la cesantía estacional que afectaba a los trabajadores ganaderos era de 2.720, incluyendo los 400 obreros cesantes de los frigoríficos natalinos. De esta cifra de cesantes, hay que rebajar alrededor de 1.000 obreros que -según datos del Servicio Marítimo de la época- regresaban a Chiloé, por lo que los cesantes que permanecían en las ciudades o viajando por las estancias en el otoño e invierno se cifraban en unos 1.720 individuos. De acuerdo con las estimaciones disponibles, sólo un treinta por ciento de estos 1.720 lograban ocuparse en tareas variadas en el comercio, industria, minas, aserraderos y corte de leña y trabajos menores de servicio.
En la minería del carbón a su vez, se ocupaban unos 170 obreros, los que quedaban cesantes desde abril en adelante. Similar cifra se ocupaba en las faenas de la pesca.
Puede estimarse que hacia 1949, el número de cesantes en invierno en Magallanes, bordeaba los 2.000 obreros. (1057)

Las demandas laborales


y la campaña parlamentaria

de 1949

En los primeros meses de 1949 se vivía en Magallanes el clima electoral previo a la renovación de la Cámara de Diputados y el Senado. Uno de los rasgos que caracterizó a esta campaña, en relación con los movimientos obreros y sindicales de Magallanes, fué la división que afectaba al Partido Socialista.


En enero de 1949, se efectuó una concentración pública para la proclamación del candidato a la reelección a Diputado Juan Efraín Ojeda. En este acto hicieron uso de la palabra los dirigentes Ernesto Guajardo, por el partido Socialista, Elisa Triviño, por las Mujeres Socialistas, Pedro Calixto y Abel Vargas, Pedro Pavisic por la Falange Nacional, Caupolicán Arcaya por el Partido Radical Democrático y Crescencio Soto V., además del propio Diputado.
En este acto, los oradores expresaron diversos planteamientos acerca de la situación económica y social de Magallanes, y en particular, acerca del "...abastecimiento de carne barata, las alzas de las viviendas afectadas por los nuevos reavalúos, industrialización del petróleo en esta provincia. El Diputado Sr. Ojeda, en términos generales, dió a conocer su actuación parlamentaria en los proyectos de leyes más importantes, que afectan a esta provincia. Expresó que estaba defendiendo la no suspensión de la línea marítima hacia Punta Arenas, de los FFCC. del Estado, cuestión que se ventila en las esferas gubernativas." (1058)
A su vez, en febrero de ese mismo año, realizó una nueva visita a Magallanes el Senador por la 9ª Agrupación Electoral, Salvador Allende.
En la concentración de proclamación del Diputado Juan Efraín Ojeda -efectuada el 27 de febrero de 1949- intervinieron los dirigentes Daniel Molina Silva, José del Carmen Gómez, Luis Sorich Solaris, Octavio Castro (Regidor socialista en Puerto Natales), el candidato Juan Efraín Ojeda y el Senador Allende. En particular, el doctor Allende "...hizo una extensa exposición de la situación política general del país, criticando y atacando, a la vez, las leyes de Facultades Extraordinarias y de Defensa de la Democracia, culpando de ello al actual Gobierno. Se refirió a la labor parlamentaria del Partido Socialista en el Congreso Nacional, especialmente la suya y la del Diputado don Juan Efraín Ojeda. Dijo que el actual candidato era el legítimo y auténtico representante del pueblo." (1059)
A principios de marzo del mismo año, se volvió a concentrar el Partido Socialista y los partidarios de Juan Efraín Ojeda, para despedir la gira del Senador Allende.
A su vez, en la concentración de clausura de la candidatura a Diputado de Jorge Cvitanic S., efectuada el 3 de marzo de 1949, intervinieron, además de los dirigentes radicales Gregorio Brevis Martínez, Carlos Alvarez González, Ricardo Hurtado y Armando Barría Triviño, los dirigentes regionalistas Carlos Plata Salazar y José Castro (en nombre de los obreros regionalistas), Lorenzo Paillamán (a nombre del Partido Socialista de Puerto Natales), Manuel Callahan (a nombre de los obreros chilenos de Mina Río Turbio en Argentina) y Adalio Uribe.
Como se puede apreciar, la división al interior del mundo socialista atravesaba también a los partidos y a las organizaciones obreras.
En las elecciones del 6 de marzo, triunfó entonces el Diputado socialista Juan Efraín Ojeda (con 2.680 votos) sobre Jorge Cvitanic (que obtuvo 2.488 votos).
La CTCH, a lo menos hasta 1949, le correspondió encabezar la mayoría de los movimientos de demandas y los conflictos obreros, apuntando a la solución de los problemas más sentidos por los trabajadores a fines de la década de los cuarenta en Magallanes: la cesantía (incluyendo la cesantía estacional de los trabajadores del campo), la carestía de la vida en relación con los bajos salarios, las contínuas alzas de los artículos de consumo popular y el frecuente incumplimiento de los contratos y convenios colectivos, por parte de los empresarios.
Las difíciles condiciones económicas que vivía desde hace varios años la región de Magallanes, eran puestas en una perspectiva distinta por un analista económico que en la prensa local, cuando a propósito del alza del costo de la vida y la desocupación creciente, exponía que la tendencia profunda que manifestaba la producción ganadera y carbonífera entre 1939 y 1949 era a la estabilidad y hacia la baja, habiendo experimentado un leve repunte solo durante la II Guerra Mundial.

Los problemas

de Ultima Esperanza

son examinados en profundidad

Constituye una parte de la tradición cultural del pueblo en Magallanes y una costumbre inveterada, la idea de que Punta Arenas es el centro de la vida de la región y de que las demás localidades carecen de una vida propia independiente de la urbe.


La vida y las condiciones económicas y sociales de Natales o de Porvenir, aparecen como en claroscuro y por ello tiene importancia percibir los problemas reales que aquejaban a los habitantes de Ultima Esperanza durante la década de los años cuarenta.
El fenómeno del robo de ganado se venía exteniendo como una lacra en los campos magallánicos. Las autoridades políticas e incluso militares y policiales se dieron a la tarea de tratar de entender este fenómeno y de este propósito surgen dos documentos hasta hoy inéditos, y que aquí publicamos íntegros por su gran valor testimonial.


Los robos de animales en las estancias:

un atisbo de la realidad económica y social

de Ultima Esperanza

hacia 1949

Un problema económico que comenzó a tener presencia pública cada vez más notoria a fines de la década de los cuarenta en Magallanes, fue el de los robos de animales en las estancias, reflejo tanto de las condiciones de pobreza de algunos como de la delincuencia de otros.


Dos documentos intercambiados entre las autoridades civiles y de Carabineros y el Gerente de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, ilustran en torno a este problema pero, además, proporcionan interesantísimos datos y detalles de las condiciones sociales y económicas de la industria ganadera y frigorífica de Magallanes y de Ultima Esperanza en particular. Obsérvese la claridad de los conceptos y la profusión de antecedentes estadísticos que utilizan sus respectivos autores.
El primer documento es un oficio que se remite desde la Prefectura de Carabineros de Magallanes a la Intendencia de la Provincia y dice textualmente:
"(Sobre robo de lanares y sus sub productos)



Compartir con tus amigos:
1   ...   71   72   73   74   75   76   77   78   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal