Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página67/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   63   64   65   66   67   68   69   70   ...   105

El Miting de hoy




"La clase trabajadora de Ultima Esperanza eternamente vejada, salvajemente oprimida por los lacayos del regimen, levantará hoy sus mas elocuente demostración de repudio hacia el hombre que desde su cargo de Gobernador no ha hecho otra cosa que ensañarse contra este tranquilo pueblo trabajador.
Pero esa tranquilidad no puede continuar ni puede exigirse cuando a diario se atropella, se encarcela, y se relega y se amenaza cada vez que solicitamos de nuestros explotadores lo que legitimamente nos corresponde como seres humanos, y todo esto es lo que ha ocurrido desde Diciembre hasta estos dias, Desde esta fecha este pueblo ha conocido la tirania de este señor, su unica obra hasta el presente, pues no tenemos conocimiento de que desde su lárga permanencia en su inmerecido cargo haya hecho algo que tenga relación con la misión que de seguro le habrá encomendado el S. G. cuando le confiara el cargo, o sea la misión de velar por el progreso del Departamento a su cargo con cuya obra prestigiaría indudablemente al actual Gobierno.
Pero la actitud del señor Bonzi hasta el presente ha sido desastroza para el prestigio del Gobierno, ya que solo se ha concretado ha implantar el terror en nuestro pueblo alardeando cosas inverosimiles y como prueba de que decimos, tenemos el despliegue de fuerzas de Carabineros y el viaje del Blanco Encalada a este puerto durante la celebre “huelga ilegal” de Diciembre en circunstancias que la tranquilidad era manifiesta según el propio Comandante de la nave.

Son tanto los cargos concretos que se harán hoy en el miting y que serán puestos en conocimiento del Supremo Gobierno que no dudamos que conseguiremos la separación inmediata de este incorrecto funcionario pese que desde anteayer por intermedio de “El Natales” trata de hacer ver la protesta de hoy como obra de agitadores.
Pero hoy lo verá señor Bonzi, Natales en masa le exigirá su renuncia desvirtuando así sus afirmaciones de que “su mal ambiente es sensible entre nosotros”.

(956)


La crítica antigubernamental, además, se centró en contra el Gobernador de Ultima Esperanza Oscar Bonzi, quién en cada ocasión pública que tenía, no se privaba de expresar su postura contraria a los sindicatos obreros, con lo que a mediados de 1936 se generó un clima de tensión y mutuo rechazo entre las organizaciones de trabajadores y la autoridad de Natales.


Las mismas organizaciones obreras, convocaron en Puerto Natales el 31 de mayo de 1936 a un gran acto de protesta en el cual demandaron la destitución del Gobernador Oscar Bonzi, a quién sindicaron como principal responsable de la detención de algunos dirigentes obreros.
Puerto Natales vivía un ambiente de movilización y de protesta.
El periódico local natalino consigna en los siguientes términos este mitin obrero: "A las dos de la tarde del día indicado salió del local del Sindicato de Campo y Frigorífico una larga columna de manifestantes que por la calle Bulnes se dirigió a la Plaza Nueva, donde debía verificarse el comicio. En dicho lugar se encontraba estacionado un numeroso público, que deseaba comprobar con su presencia la repulsión que sienten por el Gobernador de Natales. El Presidente del Frente Popular, Lorenzo Paillamán abrió la manifestación con un corto discurso, en que dió a conocer el objetivo de la reunión y el espíritu del Frente Popular al emprender esta campaña, destinada a beneficiar a la comuna de Ultima Esperanza, eliminando a una mediocre autoridad, que no había hecho otra cosa que molestar a la clase trabajadora. Redundando en los mismos términos, manifestaron su adhesión a este comicio y su protesta en contra de Oscar Bonzi las siguientes instituciones representadas por: Pedro Millacari, por el Sindicato de Campo y Frigorífico; Margarita Barría por la Sección Femenina del Sindicato de Campo y Frigorífico; Francisco Cardoza por el Partido Radical; Horacio Vargas, por el Socorro Rojo Internacional; Ulises Gallardo, por el Partido Socialista; A. Chávez por la Liga de Arrendatarios; Juan Efraín Ojeda, por la Federación Juvenil Socialista y en tribuna libre habló el señor Manuel Rivera Concha. Al final se leyeron y aprobaron las conclusiones del comicio, las que seran entregadas al señor Intendente de la Provincia, pues el Gobernador no les dá garantía de que ese documento siga su curso legal." (957).
Obsérvese en este mitin la presencia de figuras importantes del sindicalismo natalino, como Pedro Millacari, Margarita Barría (una de las obreras detenidas en la huelga de diciembre de 1935), Ulises Gallardo, Néstor Donoso Molina y (el futuro Diputado) Juan Efraín Ojeda.
El ambiente tenso en Puerto Natales, entre los dirigentes obreros y el Gobernador Bonzi, a pocos meses del término del Gobierno de Arturo Alessandri, se hizo insostenible para éste por lo que fué prudentemente reemplazado.


La evolución unitaria

del sindicalismo en Chile:

la formación de la CTCH

La creación de la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH) a nivel nacional fué el resultado de un dificultoso proceso de reagrupación. Tuvo por finalidad principal "la organización de todos los obreros del campo y de la ciudad, sin distinción de credos políticos, nacionalidad, sexo ni edad, para luchar contra la explotación del régimen capitalista hasta llegar al socialismo integral."


En 1937, la CTCH -respondiendo a las poderosas influencias ideológicas que se expresaban en ella- se integró dentro del Frente Popular, coalición política formada por los partidos Socialista, Comunista y Radical y participó en 1938 en la constitución de la Confederación de Trabajadores de América Latina (CTAL), cuya central quedó radicada en México.
En el I Congreso de la CTCH realizado en 1939, asistieron 2.900 delegados quienes dentro de un espíritu predominantemente unitario eligieron una directiva integrada por las tres corrientes ideológicas del movimiento.
En 1941, la CTCH se retiró del Frente Popular, no obstante lo cual los profundos vínculos existentes entre los partidos del Frente y los dirigentes sindicales, continuaban funcionando. En el II Congreso de la CTCH efectuado en 1943, se hicieron presentes 2.000 delegados de todo Chile, además de delegados obreros latinoamericanos y el presidente de la CTAL, Vicente Lombardo Toledano, quién expresó un ferviente llamado a la unidad sindical, para enfrentar el peligro inminente del fascismo y el nacismo que se extendía por América Latina, en medio de la II Guerra Mundial.
La realización de un mitin obrero en Santiago, el 28 de enero de 1946, bajo la convocatoria de la CTCH., y la represión policial consiguiente, que significó la muerte de 5 trabajadores asistentes, generó conflictos e interpretaciones divergentes en el seno de la Confederación. Dos días más tarde la CTCH convocó a un paro general de solidaridad por los obreros caídos. El gérmen de la división estaba ya incubándose a nivel nacional.
En este mismo año 1946, mientras el sector comunista de la Confederación convocó al III Congreso, el sector socialista llamó a la 3° Conferencia, con lo que cristalizó la división de la entidad en dos Confederaciones paralelas, una presidida por Bernardo Ibañez y la otra por Bernardo Araya.

Mientras tanto en Magallanes y en el Cabildo Abierto realizado por la Municipalidad de Punta Arenas (estamos en el 26 de julio de 1936), la mayoría de las organizaciones obreras y sindicales adhirieron al acto, así como los partidos existentes en Magallanes (Frente Popular, Regionalista, Radical, Agrupación Demócrata, Socialista), y cuya finalidad fue exponer públicamente las demandas regionales, en relación con la subdivisión de las tierras (que el gobierno proyectaba entregar en venta a las grandes empresas ganaderas) y la continuación de las exploraciones en busca de petróleo.


En un momento en que se intentaba la unidad sindical en Magallanes, obsérvese los sindicatos participantes.
En este evento, participaron las siguientes organizaciones sindicales y obreras: Centro Cultural "Juventud Obrera", Sociedad de Empleados de Comercio, Sindicato de Empleados Particulares, Sindicato de Empleados de Casas Armadoras, Sindicato de Oficiales de la Marina Mercante, Sindicato Ganadero y Frigorífico de Magallanes, Sindicato de Gente de Mar, Sindicato de Zapateros, Sindicato de Metalúrgicos, Sindicato de Electricistas, Sindicato de Jornaleros y Sindicato de Madereros.
En julio de 1936, las celebraciones a propósito del 27 de julio, fueron realizadas en Punta Arenas y en Porvenir (en esta localidad por un Comité de Obreros), dentro del marco normal de actividades para esta ocasión. Estos actos consistieron básicamente, como ya se había hecho tradicional, en un desfile frente a la antigua ubicación de la Federación Obrera, donde se produjo el incendio y masacre, desfile que continuó seguidamente por el centro hacia el Cementerio.
En la noche de ese día se efectuó una velada en el local de la Federación Obrera, con numerosos oradores.


Las Sociedades Mutuales

en Magallanes

a mediados de los años treinta

No puede dejar de sorprender la increíble vitalidad del movimiento mutualista en Magallanes.


Hacia fines de 1935 y principios de 1936, funcionaban en Magallanes a lo menos ocho Sociedades de Socorros Mutuos, a saber:


  • La Sociedad Chilena de Socorros Mutuos (cuyos directores de turno eran David Cárdenas, Silvestre Díaz, Primitivo Díaz, Adolfo Ojeda y Guillermo Aguilar);

  • la Sociedad Española de Socorros Mutuos (cuyos directores eran Joaquín Derch, Aquilino García, Teófilo González, Emilio Fernández y Leonardo García);

  • la Yugoslovensko Pripomocno Drustvo, (cuyos directores de turno eran Tadej Milovic, Slavo Bezmalinovic, Matej Sesnic, Sime Ruzic y Jakov Pesutic);

  • la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, que tenía como integrantes de su Directorio a Custodio Hernández, Carlos Bello, Pedro J. Bórquez, Antonio Calixto, Antonio Krsulaki y Serapio Millach, mientras que sus directores de turno eran Froilán Vidal, Onofre Cisternas, Guillermo Marín, Luis Triviño y Floridor González;

  • la Sociedad Marítima Internacional de Socorros Mutuos;

  • la Sociedad de Beneficencia Portuguesa;

  • La Sociedad de Socorros Mutuos "Arturo Prat";

  • la Sociedad Cultural 1° de Mayo;

  • la Sociedad Femenina de Socorros Mutuos "Loreto"; y

  • la Sociedad Dálmata de Socorros Mutuos.

Las sociedades mutuales magallánicas se encontraban vinculadas por aquel entonces con la Central Mutualista de Chile.


La creciente presencia de trabajadores chilenos inmigrantes en las ciudades del sur argentino, daría origen incluso a algunas mutuales de obreros chilenos como se verá más adelante.

También a mediados del año 1936, el Comisariato de Subsistencias y Precios de Magallanes (con la presencia de representantes de obreros y de empleados), se ocupaba de la fijación de los precios de la carne fresca y congelada, de la leche fresca y de la leña, todos artículos de primera necesidad en esta región.



Panorama

de las empresas

en Magallanes hacia 1936


Comercio e industrias de Magallanes

a mediados de los años treinta

¿Quienes constituían hacia 1935-1936 las empresas industriales y comerciales más importantes de Magallanes?


Las actividades fundamentales de la economía magallánica, a mediados de los años treinta, continuaban siendo la ganadería y la industria frigorífica, de la cual eran dependientes el comercio de importación y de exportación, la navegación marítima regional, nacional e internacional, la banca y los seguros.
Sin duda, la empresa más importante de la zona seguía siendo la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, la que controlaba numerosas estancias y frigoríficos del territorio, pero también eran influyentes la Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Menéndez Behety, la Sociedad Industrial y Ganadera de Magallanes, la Sociedad Anónima Ganadera y Comercial José Montes, la Compañía Frigorífica de la Patagonia, el Banco de Punta Arenas, Magallanes y el Banco Anglo-Sudamericano Ltd., que funcionaba en Punta Arenas desde 1895.
En el importante rubro de los seguros funcionaban la Compañía de Seguros "La Polar", la compañía regional "La Austral" y la firma Townsend & Irlam.
Existía por aquel entonces un activo comercio de importación y de venta de artículos automovilísticos, tales como Arecheta Hermanos, la Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Sara Braun, el Garage "Chevrolet" de Eduardo Doberti, la agencia "Nash" de M. Fernández, el Garage Rosier, y el Garage "Crysler" de Camelio y Cía. Ltda.
Entre las tiendas de textiles y vestuarios estaban Montecinos de Neira, Ella Mulach de K. y la Casa "Argentina", Stubenrauch y Cía., la casa "Nardo", la tienda "A la Ciudad de Nápoles" de Cosme Nocera, la tienda de Esteban Imperatore, la casa de Cayetano Imperatora, la casa "Bombay" de H. Jethanand, la tienda "A la Ciudad de Méjico", la casa "Okey", la casa de Rachid Yuseff, la tienda de Gilli y Cía., Barassi Hnos., la tienda "A la ciudad de Pekin" de Luis González y Cía., la tienda La Fama, la casa Sapunar, la casa Jacobs, la sombrerería González, la sastrería y ropería "La Baquedano" de Miguel Sonatore, la tienda y sastrería de Genaro Foschino y Sonatore, la casa de Gligo Hermanos, la casa Alemana de Carlos Strauss, la tienda Vodanovic, la casa Oriental, mientras que en la compra y venta de pieles funcionaban Alberto Pagels, la Feria "El Condor" y la feria "El Zorro" de Bartolomé González Vázquez, además de la peletería de José Kramarenko.
Las farmacias instaladas en la ciudad de Punta Arenas, eran la farmacia "Valparaíso" de Juan Salfate Cortez, y la Droguería y Botica Francesa.
Las dos librerías existentes en Punta Arenas en aquel entonces eran la de Hugo Adler y la Librería Daudet.
En el rubro de calzados estaban la casa Stela Hnos., la tienda de Barassi Hnos., la casa Iglesias y Damianovic Hnos, mientras que las carnicerías más conocidas eran las de Balic y Cía. y la de Kusanovic Hnos. Ya funcionaba entonces la relojería y joyería de R. Urquiza, la relojería Vicente y la tienda de importaciones Grace y Cía.
En el campo industrial, existía el taller mecánico de Inocente Borelli, una fábrica de ropa de Isaac Epstein, una fábrica a vapor de fideos "La Magallanes" de Calcutta, Fariña y Cía., la carrocería "La Pampa" de Alberto Fleury, y diversos aserraderos, como el Nuevo, de Jorge Mayorga; Rio de los Ciervos de José Rossi; Viña del Mar de José Segundo Segvic, el aserradero Progreso, el aserradero ambulante de Manuel Hernández, el aseradero y tornería "Esmeralda" de Manuel Segundo Barría, y el aserradero Primavera de Bernardino Timeos.
A su vez, en el rubro de zapaterías y talabarterías existía Angel Orfañides que había constituído una Zapatería "Internacional", y la talabartería y maletería de Leopoldo Feller, así como existía también una tapicería de autos "La Hispania", y una hojalatería de Julio Delgado.
Existía además en Punta Arenas, el taller de modas de E. Galetovic y el salón de belleza de Lucrecia de Buzolic.
En Punta Arenas, en aquel entonces había tres salas que daban funciones de cine: el Municipal, el Palace y el Politeama, mientras que las tiendas que expendían artículos de ferretería, muebles y herramientas, además de la casa Sara Braun, eran la casa G. & C. Kreglinger, la casa Bahrfeldt de Frida K. de Mordhorst, la Barraca Colón de Skarmeta Hnos. y la ferretería de Elten y Schaale Ltda.
A su vez, las tres firmas que representaban a líneas de vapores en Magallanes eran la Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Menéndez Behety, cuya Sección Marítima, representaba a la Hamburg-Amerika Linie; la firma Stubenrauch y Cía., que representaba a la Compañía General de Navegación S.A.; y la Sociedad Anónima Braun y Blanchard, cuyo Servicio Marítimo representaba a la Compañía Chilena de Vapores Interoceánica, y a la Pacific Steam Navigation Company.
Existía en Punta Arenas en 1935, una empresa moderna de limpieza denominada "La Austral" de Antonio Soto Canalejo, que se encargaba de encerado de pisos y parquets y limpieza de casas con medios mecánicos. (EM, 29.07.35, p. 7). Así también funcionaba en Magallanes una Compañía Telefónica de Magallanes S.A.
En materia de transportes interprovinciales, hacían la ruta entre Natales y Punta Arenas y algunos entre Punta Arenas y Río Gallegos, como el Correo Mansilla, la góndola "Flecha de la Costa", las góndolas Fernández, el auto-correo Papich, el Correo Alfonso y Alfredo Santucci, los automóviles de Ramón Ruiz, Luis Correa Rivera, Alfredo Novoa, Rodolfo Novoa, Arturo Barría, los vehículos Alfonso, Amado Oyarzún, Lucas Zalatic, Daniel Oyarzún y los camiones de carga de Pedro Alvarado y Gerardo Martínez. (958)

En los últimos meses de 1936, la situación social volvió a deteriorarse en Magallanes como consecuencia del elevado costo de la vida, del incremento de precios de las subsistencias y de un proceso inflacionario que carcomía el poder adquisitivo de los salarios.



La situación social

en Magallanes vista desde

la Municipalidad de Punta Arenas

A este respecto, el Regidor de Punta Arenas Carlos Plata Salazar, anteriormente dirigente sindical de los obreros ganaderos -y en su caso, profundo conocedor de la realidad del mundo del trabajo- analizaba los costos de mantención de un obrero "gañán", al discutirse el Presupuesto Municipal en la sesión del 25 de octubre de 1936.


En esa oportunidad, el Alcalde Ernesto Pisano inició el debate expresando que "...no escapará al elevado criterio de la Corporación que durante estos últimos tiempos se viene experimentando un alza considerable en los precios de los artículos de primera necesidad y que fatalmente los sueldos actuales no responden a las obligaciones supremas de esta gente."
Graficaba entonces el dirigente obrero Carlos Plata dicha situación, en los siguientes términos: "...me voy a permitir presentar un cuadro explicativo, aunque los cálculos son solamente medianos. Ejemplo: el sueldo máximo de un obrero gañán es de diecisiete pesos veinticinco centavos que en veinticinco días de trabajo representa cuatrocientos dieciocho pesos con treinta y cinco centavos. Ahora bien, veamos el presupuesto de gastos que tienen estos obreros: arriendo de casa, cien pesos; leña y carbón, setenta pesos; leche, treinta y seis pesos; ropa, cincuenta pesos; carne, gastando un kilo diario representa cincuenta y un pesos mensuales; víveres, doscientos pesos, botica, veinte pesos. Amén de los otros gastos que elevan el déficit mensual a más de cien pesos y que no he considerado oportuno agregarlos a fin de evitar que pudiera decirse que el obrero pretende llevar una vida regalada, advirtiendo que tendría pleno derecho ya que es el factor esencial para el desenvolvimiento de las actividades que producen la inmensa riqueza de la región." (959)
Obsérvese que en el análisis de los gastos de un obrero, el Regidor Plata Salazar no incluyó, entre otros, los gastos de educación de sus hijos.
El 30 de noviembre del mismo año, en un debate municipal acerca de la coyuntura económica imperante, el Regidor Cirilo Vargas volvió a poner de relieve la situación de los salarios obreros en los siguientes términos: "...por ejemplo, un obrero casado con tres hijos, cinco personas en todo, enumera sus gastos fijos cuyo monto llegó a cuatrocientos sesenta y cuatro pesos setenta centavos, a los cuales habría que agregar otros variables como los de adquisición de verduras y otros, cumplimiento de la ley de instrucción primaria obligatoria, etc., que alcanzan a ochenta pesos mensuales mas, llegando a una suma total de quinientos cuarenta y cuatro pesos setenta centavos. Agrega que un obrero que gana un jornal de veinte pesos diarios obtiene un ingreso mensual de cuatrocientos ochenta pesos, cantidad que se disminuye con los descuentos del Seguro para llegar a producir un déficit mensual de 79 pesos diez centavos." (960)
Por ejemplo, en el caso particular los obreros de los aserraderos, la precariedad económica los afectaba no obstante los aumentos que los industriales aplicaban a los precios de venta de las maderas.
El Regidor Cirilo Vargas lo denunciaba en estos términos en la Municipalidad: "...última mente los madereros han acordado un aumento de cuarenta por ciento de las maderas, lo que viene a encarecer considerablemente las construcciones y a hacer ilusorias las proyectadas construcciones de casas higiénicas y baratas. Agrega que no se explica semejante aumento mientras a los obreros no se les ha mejorado su situación; primero aumentaron un veinticinco por ciento y ahora un cuarenta. Dice que algunos establecimientos que producen quinientos pies, tienen un aumento de ingresos de quinientos pesos por día, mientrfas cuentan con más o menos diez obreros a quienes escasamente se les sube el jornal en tres pesos, representando esto un desembolso de treinta pesos contra quinientos pesos de aumento de entradas. Añade que la industria maderera es la que sigue en importancia a la ganadera..." (961)
Esta precaria situación social y económica, bien podría explicar la agudización de los conflictos entre el capital y el trabajo en 1937 y en los años siguientes.

1937:

nuevas demandas

y antiguos problemas

De hecho, el año 1937 se inició con varios conflictos, algunos de ellos, repercutiendo problemas y diferendos que se venían arrastrando en el tiempo.


El primero de ellos fué una prolongada huelga de los trabajadores de Mar y Playa con las empresas armadoras de la zona, mientras los obreros del Sindicato de Zapateros estaban también en huelga, en enero de ese año, en un conflicto que mantenían con el industrial Angel Orfañidis.
Las firmas armadoras implicadas en el conflicto (Menéndez Behety, Braun & Blanchard, José Montes y Stubenrauch y Cía.), como forma de continuar las labores y limitar los efectos perjudiciales de ésta huelga, procedieron a contratar personal al margen del Sindicato.
Los trabajadores marítimos demandaban un aumento de sus remuneraciones y el establecimiento de una jornada de 8 horas para el personal embarcado. Veamos la situación de remuneraciones de algunas categorías de este personal.
Por aquel entonces, un marinero ganaba $ 396, un mozo recibía $ 382 mensuales, y el último mozo ganaba $ 260 al mes. Las bases del acuerdo que puso fin al movimiento fueron las siguientes: "Se aceptó el 25% de aumento para todas las remuneraciones. Al personal de servidumbre se dará una hora de tiempo para el almuerzo, estableciéndose turno para la atención de los pasajeros fuera de hora de comidas. En los buques que transportan animales durante las faenas de la temporada, se colocará otro ranchero. Con respecto a la gente contratada últimamente, se resolvió que será desembarcada inmediatamente a excepción de la que fué en el vapor "Alejandro" que se esperará hasta el regreso, y solamente quedará en servicio la que sea ratificada de competente por el Capitán y que reúna los requisitos que exigen las leyes marítimas para los embarques de personal." (962).
A principios de 1937, el Sindicato Profesional de Empleados Particulares de Empresas Armadoras de Magallanes, después de haber resuelto satisfactoriamente su demanda a través de un pliego de peticiones que fué aceptado por los patrones, planteaba públicamente su respaldo a la iniciativa de creación de la Caja de Previsión de la Marina Mercante, proyecto que se encontraba en el Congreso Nacional.
La puesta en marcha de esta caja previsional -de acuerdo con el estudio realizado por este Sindicato y publicado en enero de 1937 en "El Magallanes"- significaba para esta categoría de empleados, avances significativos en materia de prestación de servicios médico-quirúrgicos y farmacéuticos, subsidios en dinero, pensiones de invalidez, pensiones de vejez, pensiones de jubilación y der montepío, así como cuotas mortuorias, servicios funerarios y asignaciones de cesantía, préstamos hipotecarios y servicios mutuales.
Aún así, el tema principal y pendiente que circulaba entre las organizaciones obreras y de empleados era el de la falta de unidad sindical entre ellas. Las polémicas (públicas y privadas) entre dirigentes gremiales y sindicales se sucedían a diario.
Siempre a principios de 1937, la Unión de Obreros Municipales al adquirir su nueva sede en calle Waldo Seguel N° 399, y el Sindicato Ganadero iniciaban una campaña de recolección de fondos en solidaridad con la España Republicana cuya guerra civil impactaba la opinión pública magallánica.
En marzo de 1937, las elecciones parlamentarias ocasionaban divisiones en el seno del socialismo, como que una parte del Frente Popular apoyaba al candidato a diputado regionalista Manuel Chaparro Ruminot y otra parte adhería a la postulación del socialista Juan Efraín Ojeda. El Frente Popular de Magallanes lo integraba la Federación Obrera junto a los Partidos Socialista, Comunista y Radical.
En el clima de división generado entre empleados y obreros por los conflictos ideológicos y políticos, los socios del Sindicato de Empleados Particulares iniciaron en marzo de 1937 las gestiones para constituir una Confederación Regional de Empleados, en torno a una plataforma de reivindicaciones sociales y económicas.
Los empleados bancarios, a su vez, también comenzaban a organizarse.
La división sindical existente se observaba de hecho, el 1° de Mayo, fecha símbolo de los trabajadores, que fue celebrado por la Federación Obrera y un conjunto de 11 sindicatos, pero no adhirieron los sindicatos de jornaleros y de madereros.
Dos actividades a principios de 1937, reflejaban la creciente vitalidad de los movimientos sindicales magallánicos. Por un lado, el Sindicato Profesional de Empleados Particulares de Empresas Armadoras de Magallanes, planteaba un conjunto de demandas y de proposiciones relativas a la nueva ley de la Caja de Previsión de la Marina Mercante, en las que evidenciaban una visión política y técnica muy acabada de los problemas y de sus soluciones posibles.
Por el otro, bajo los auspicios del Sindicato Ganadero, se organizó una colecta pública en las ciudades y en las estancias para constituir un fondo de ayuda a los obreros y víctimas de la España republicana.
A principios de 1937 se consigna una huelga declarada por el Sindicato de Gente de Mar. Los obreros solicitaban un reajuste de sus remuneraciones, el que quedó fijado en 25% después de tres días de paralización que afectó a lo menos a 15 naves mercantes, pero se concedieron además otros beneficios, como la hora de almuerzo para los cocineros de a bordo.
Muchos de los conflictos sindicales y del panorama social de Magallanes, a principios de 1937, estaban atravesados por la contienda electoral para elegir Diputados y Senadores.
Por un lado, los sectores regionalistas y radicales del Frente Popular apoyaban a Manuel Chaparro R., mientras que el sector comunista, radical y socialista de carácter regional del Frente Popular, apoyaba al candidato Juan Efraín Ojeda.
Estas diferencias necesariamente repercutían en los organismos sindicales y atrasaban la unidad sindical tan anunciada. Finalmente, fue el candidato socialista Juan Efraín Ojeda quién resultó elegido Diputado por Magallanes.


Compartir con tus amigos:
1   ...   63   64   65   66   67   68   69   70   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal