Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página55/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   51   52   53   54   55   56   57   58   ...   105

ADUANA DE PUNTA ARENAS



MEMORIA de la Administración de Aduanas y Tesorería

Fiscal unidas de Magallanes, correspondiente

al año 1921

RESEÑA DEL ESTADO COMERCIAL DE LA PLAZA



El comercio en general de esta plaza ha atravesado en el que termina por una situación angustia, pues, ademas de afectarle la crisis económica mundial, ha tenido que soportar la baja de precios en las lanas y en las carnes conjeladas. Este comercio está intimamente ligado con los mercados europeos,afectándole, por consiguiente, a sus compras y ventas, las fluctuaciones del cambio.
Siendo las transacciones comerciales hechas en oro esterlino, los artículos han tenido que venderse con el recargo consiguyiente, lo que ha aumentado, en mucho, el valor de la especie, trayendo consigo la poca venta de ellos por cuanto su elevado precio no permite su adquisición por el consumidor.
La venta de lanas ha sido floja, permaneciendo depositadas en Inglaterra y Estados Unidos casi la totalidad de la cosecha, lo que ha privado el ingreso al Territorio de los valores efectivos que representa esta producción. Este artículo que en 1920 se vendió hasta 40 d. la libra, en el año que termina no ha habido una venta superior a 10d., notándose, sin embargo, en los últimos meses, un marcado mejoramiento en sus precios.
Sin el auxilio de las instituciones bancarias existentes en esta ciudad, muchas mayoristas habrían tenido forzosamente que cerrar sus puertas, pues, al no darles los bancos facilidades especiales, basadas en la responsabilidad y seriedad de los comerciantes, se habrían producido, indispensablemente, cesaciones de pago, y por consiguiente, quiebras inevitables.
RESEÑA DE LAS PRINCIPALES INDUSTRIAS DE LAS REGION
La mayoría de las industrias establecidas en este Territorio han continuado su marcha de progreso, con escepción del Frigorífico de Puerto Natales que no tuvo movimiento alguno. Ademas, el Frigorífico de Punta Arenas, situado a poca distancia de esta población, tuvo un movimiento escaso.

Por otra parte, hay que lamentar el incendio producido en el Aserradero de la Isla Dawson, perteneciente a la Sociedad Ganadera Gente Grande.
FRIGORIFICO DE PUERTO SARA.



Durante el año que termina ha tenido el siguiente movimiento:

Animales beneficiados: 372.879.

Grasa, 4.610 barriles con un peso de 758.966 kilos.

Aceite de patas, 137 barriles con peso de 15.821 kilos.

Carne en conserva, 57.000 latas con peso de 157.320 kilos.

Extracto de carne, 3.551 kilos.

Lenguas, 7.000 latas con peso de 3.220 kilos.

Guano, 410 sacos con peso de 37.310 kilos.

Cueros lanares, 2.983 fardos con 372.789 cueros.

Menudencias, mas o menos, 110 toneladas.

EXPORTACION:
Reses conjeladas, completas, 283.670 con peso de 5.786.780 kilos y con un valor de 205.379-5-0 (libras).

Reses en pedazos, 766.625 Kgs. con un valor de 34.207-19-11 (libras).

Menudencias, 7.998 sacos con peso de 108.456 Kgs y valor de 3.905-4-0 (libras).

Carne en conserva, 4.635 cajones, con un valor de 5.793-150-0 (libras).

Extracto de carne, 63 cajones, con un valor de 365-9-0 (libras).
FRIGORIFICO DE PUERTO BORIES.
Producción:

Animales beneficiados, 279.020.

Animales conjelados, 256.559.

Varios destinos, 23.461.

Lenguas vendidas, 264.864.

Tripas, 278.124.

Grasería:

Sebo, 2.466 barriles con peso de 610.104 Kgs.

Aceite de patas, 83 barriles con peso de 14.187 Kgs.

Curtiduría:

Cueros preparados, 1.420 barriles con peso de 478.209 Kgs.

Lana, 1.897 fardos con peso de 384.547 kgs.



Ha quedado instalada en este Frigorífico una estación radiográfica, que viene a llenar una necesidad primordial, por cuanto no existía linea telegráfica a ese puerto y las comunicaciones telefónicas eran deficientes.
FRIGORIFICO DE RIO SECO.
Exportación:

Reses conjeladas 245.056 con peso de 4.520.646 Kgs y un valor de $3.275.831.32 de 18 d.

Menudencias, 154.812 Kgs y un valor de $121.893 de 18 d.

Cueros lanares, 2.204 fardos con peso de 602.926 Kgs.

Sebo, 2.023 barriles, con peso de 459.639 Kgs.
ASERRADEROS.
El de mayor importancia es el establecido en la Isla Dawson, de propiedad de la Sociedad Ganadera Gente Grande, y su movimiento en el año que termina ha sido el siguiente:
Maderas elaboradas 20.544 pies cuadrados.

Maderas en bruto 326.914 pies cuadrados.

Rajas de leña 188782.

Todo con un valor de $164.903.05.
La mayor parte de las maderas elaboradas en el Territorio son adquiridas para la costa argentina.
AVES.
En el lugar denominado Leña Dura eiste el Criadero de Aves de los señores Siegers y Cía. Que ha tenido la siguiente producción:
Gallinas 4.304.

Pollos 6.191.

Huevos 528.625.

Hay también otros dos importantes Criaderos.
MINERALES.
El mineral de mayor importancia existente en el Territorio es el de carbón fósil y que se extrae del lugar denominado Mina Loreto, de propiedad de la Sociedad Anónima Ganadera y Comercial “Menéndez Behety”, que ha tenido el siguiente movimiento:
Carbón extraido 20.608 toneladas.

Carbón vendido 18.887, que se reparte en la siguiente forma:
Para rancho de buques........................... 4.307 ton.

Usos industriales (carbon especial)............. 3.090 ton.

Consumido en Punta Arenas y exportado........... 11.490 ton.

Total................. 18.887 ton.
Trabajadores que ocupa diariamente: cuarenta.

Gastos que ha tenido la mina:
En jornales: $216.695.45.

En oficina: $41.906.75.

En empleados: $8.085.95.

En colegios: $3.100.00.
De esta producción se ha exportado en el año que termina 4.411 toneladas, que representa solamente la mitad de lo exportado en el año de 1920.

En esta industria se nota cierto decaimiento, pues, lo que se ha percibido por patentes de minas en 1921 asciende a la suma de $17.583.60, inferior al año en $2.916.40.
AGRICULTURA.
Es de escasa importancia en el Territorio.

Los agricultores existentes en pequeña escala no le dan desarrollo a este ramo por temor a las pérdidas, por las frecuentes heladas.

De Tierra del Fuego han venido a esta ciudad:
389.280 kilos de papas, con un valor de $94.820.-

29.732 fardos de pasto con un valor de $237.856.-
Como resulta de las cifras reseñadas, la actividad industrial y el conjunto de la economía ganadera de exportación que caracterizaba a la Patagonia, se había resentido con los efectos de la crisis internacional subsecuente a la I Guerra Mundial.

A su vez, para comprender en su integralidad los procesos sociales y económicos que experimentaron tanto los sindicatos chilenos como argentinos, tiempo es de ocuparnos ahora brevemente de los conflictos ganaderos de la Patagonia argentina, y que tuvieron como escenario principal la zona de Santa Cruz.




Una mirada al trabajo


en las estancias de Santa Cruz

(Argentina)

Hacia principios de la década del veinte, y como había venido manifestándose desde 1880 y 1890 en adelante, en la región austral de América del Sur se había constituido una “economía ganadera de exportación”, un modo de producción de economía abierta cuyas características predominaban para el conjunto de la Patagonia chileno-argentina.


Además, la expansión de las empresas ganaderas, comerciales e industriales con sede en Punta Arenas, daba forma al conjunto del sistema económico patagónico, de manera que las mismas entidades, los mismos propietarios, funcionaban interconectados a ambos lados de la frontera.
El trabajo en este contexto, resultaba ser prácticamente similar en las estancias de Santa Cruz y Tierra del Fuego argentina, como en Magallanes y la Tierra del Fuego chilena: los mismos sistemas, calendarios anuales y técnicas de trabajo (esquila, arreos, transporte de lanas y otros productos, embarque, matanza y carneo en frigoríficos), respondían a una misma forma de organización y jerarquización del trabajo, en las que administradores, mayordomos y capataces (generalmente ingleses o escoceses) dirigían con mano dura las faenas desarrolladas por peones chilotes o criollos argentinos.
En la región patagónica argentina, sin embargo, como se verá más adelante, se fue haciendo una cada vez más notoria la distinción entre los peones criollos (argentinos originarios de La Pampa, Buenos Aires y otras regiones), y la peonada chilota (chilenos procedentes del archipiélago de Chiloé). (758)
Gran parte de los procesos migratorios que han dado forma a las numerosas familias de emigrados chilotes radicados en Santa Cruz, Río Negro y Tierra del Fuego, se originaron en la contratación de mano de obra chilena que se realizaba en Punta Arenas e incluso en Castro y Ancud, para ir a laborar a las estancias, frigoríficos e industrias argentinas, de propiedad de ciertos grandes consorcios empresariales.
Pero, situados a principios de la década de 1920, ¿cuáles eran las condiciones en que trabajaban esos peones y artesanos?
Un reflejo de las condiciones de trabajo en la Patagonia argentina, podemos encontrar en las siguientes descripciones.


Trabajo y conflictos

en la Patagonia

a principios de los años veinte

Al momento del desastre de la Federación Obrera de Magallanes (1920), los obreros de la Patagonia argentina, chilotes en su mayoría y agrupados en la Sociedad Obrera de Oficios Varios de Río Gallegos (bajo el liderazgo del español anarquista Antonio Soto Canalejo), se encontraban en el punto culminante de su lucha en demanda de mejoras a sus condiciones de trabajo.


Los conflictos entre la Sociedad Obrera y la Sociedad Rural habían comenzado en 1919, y el Gobierno del presidente Irigoyen recurrió a la solución militar para intervenir en la Patagonia, enviando una unidad de su Ejército. Sobre la relación entre la Federación Obrera de Magallanes y la Sociedad Obrera de Río Gallegos, nos relata el federado Pascual Guerrero: "La Federación abarcaba todo eso, desde Santa Cruz, desde la Estancia Las Heras, todo eso estaba concentrado aquí en Punta Arenas y Tierra del Fuego lo mismo. Ellos estaban apoyados por Punta Arenas, pero ellos eran un gremio aparte, pero todos estaban en relación. Esa huelga se hizo entre la clase obrera de allá solamente, pero apoyada por la Federación Obrera de Magallanes."
Y refiriéndose a la forma cómo actuaron los militares argentinos contra los obreros en huelga, dice Pascual Guerrero: "...ya se había producido matanzas, le hacían hacer acequias y los ponían al borde, entonces el pelotón de Ejército le hacía fuego y los mataban, después venía otro contingente de obreros y le hacían tapar la acequia y quedaban allí los obreros enterrados." La acción de las fuerzas militares contaba con la aprobación de los dueños de las estancias: "...vinieron los estancieros y hablaron con el coronel Varela y que le permitan a ellos sacar a alguna gente, entonces los estancieros eligieron a los que a ellos les convenía más, y fueron esos los que se salvaron como ser italianos, yugoslavos, algunos chilenitos, también algunos argentinos que había allí...La Federación no pudo reaccionar, no hubo tiempo..."
La evidencia histórica hasta ahora disponible no permite establecer una conexión directa entre los movimientos y conflictos de Magallanes y los ocurridos en Santa Cruz. Las huelgas y conflictos en Magallanes y en Santa Cruz, ocurrieron en momentos distintos y sin que ambas Federaciones obreras hayan establecido vínculos suficientes para realizar acciones en común.
Las notorias diferencias de fechas, son el primer factor que impide establecer dicha conexión: mientras los conflictos más intensos en el territorio de Magallanes tuvieron lugar entre principios de 1919 y mediados de 1920, en el territorio de Santa Cruz, en cambio, los hechos más violentos se produjeron durante 1921 y principios de 1922, cuando la Federación Obrera de Magallanes ya había sido desarticulada por la represión y la persecución sobre su dirigencia.
Pero, mientras las organizaciones obreras de la Patagonia fueron incapaces de coordinarse en sus demandas y acciones, las autoridades chilenas y argentinas, contando con tropas a su disposición y el valioso instrumento del telégrafo y el teléfono, sí se coordinaron.
En efecto, cuando las tropas del Coronel Varela recorrían las estancias de Santa Cruz, eliminando y fusilando a los obreros en revuelta en noviembre de 1921, contó con la colaboración de las autoridades chilenas, como se aprecia en el siguiente relato de Osvaldo Bayer. Estamos a fines de 1921: “Varela permanece todo el día 15 en Río Gallegos y a las 5 de la mañana del 16 marcha con 13 hombres en la siguiente dirección (copiamos textualmente este comunicado porque estos párrafos de varela son fundamentales para demostrar que el gobierno chileno colaboró en la persecusión de los huelguistas y no fomentó el caos como algunos sostienen): Dirección Río Gallegos. Estancia Bella Vista, Esperanza Douglas, Punta Alta, Rospenteck, cruzando la frontera por este punto para volver a pasarla, entrando a nuestro territorio por Cancha Carrera para llegar a Fuentes de Coyle... Es decir, Varela entra con su tropa en territorio chileno y sale por otro camino, para lo cual obtiene el inmediato permiso de las autoridades chilenas.” (759)
Pero ¿en qué condiciones se trabajaba en las estancias de la Patagonia argentina?
Algunos relatos y documentos ilustran las condiciones de estos obreros, y su lectura permite comparar en qué nivel de conquistas se encontraban en la Patagonia argentina, en comparación con los obreros de las estancias en Magallanes.
Veamos el relato que hace, en 1922, el escritor José María Borrero en su libro “La Patagonia Trágica”, sobre las condiciones de vida y clima de trabajo en la estancia “Gap” de Santa Cruz: “En abril, a las cinco de la tarde, hora del crepúsculo, un silbato avisa a los trabajadores que la tarea diaria ha terminado. Abandonan entonces la tarea. Van a sus habitaciones. Se lavan y pasan en seguida al comedor. Pasemos también nosotros. –Buen provecho, camaradas. Nadie contestó. El comedor de los obreros estaba a oscuras. La estancia ‘Gap’ no da luz para que sus trabajadores coman a la noche. Tomé asiento en uno de los bancos que rodeaban la larga mesa, en la que comían silenciosamente los obreros. Apenas si se distinguían en la semi-tiniebla las formas humanas. Me llamó extraordinariamente la atención el silencio de aquella mesa. Pensaba cuál podía ser el motivo de aquel silencio o si éste se debía a una imposición del establecimiento, cuando a la luz de un fósforo vi que en la misma mesa comían también tres agentes de policía...Me expliqué entonces, la razón del silencio de los obreros, que no era otra que la presencia de la autoridad, a la que la administración de la estancia hacía comer en la misma mesa de los trabajadores.” (760)
Y al describir los “camarotes” de la estancia, es decir, las habitaciones para dormitorio de los obreros, Borrero menciona: “Camarotes se llaman en el Sur unos cajones grandes y toscos de madera sin cepillar, que sirven de cama a los obreros. En las inmundas habitaciones de los trabajadores de ‘Gap’, encontré hasta cinco camarotes en viviendas de cuatro por cuatro, bajas y sin ventilación. La suciedad era tanta, que solamente rendido por el cansancio del largo viaje del día, pude echar mis huesos en uno de aquellos cajones. Ninguno de los camarotes tenía colchón ni jergón y tuve que colocar unos cueros de ovejas para hacer más blando aquel lecho...” (761)
Al referirse a la comida de las estancias argentinas, Borrero menciona que en el establecimiento que le tocó visitar, ésta consistía invariablemente en carne de ovino y de capón, frita una y otra vez en grasa, la que se presentaba en grandes fuentones de latón en las mesas del comedor, plato que se acompañaba de abundante té con leche. Sin duda, al año 1921 y 1922, las condiciones de vida en las estancias argentinas continuaban siendo mucho más precarias que las predominantes en las estancias de la Patagonia chilena, aunque las diferencias eran mínimas.
En cuanto a las condiciones salariales, nuestro testigo, menciona que “Pacificado el territorio de Santa Cruz, después de la huelga de 1921, los estancieros por insinuación de la Sociedad Rural, resolvieron disminuir el salario de los obreros. Yo encontré en ‘Gap’ trabajadores que ganaban solamente sesenta pesos al mwes. Otros, setenta pesos y los menos ochenta y muy contados eran los que en ‘Gap’, ‘El Condor’ y ‘Monte Dinero’ ganaban noventa pesos...El personal ‘importado’ de Inglaterra –aprendices de capataz, empleados de almacén y de libros- está peor pagado todavía. Es gente contratada en Inglaterra a precios irrisorios, cuyo máximo no pasa de cuatro libras esterlinas por mes. Ahora bien; los obreros tienen que costearse toda la ropa, interior y exterior, y la de abrigo para dormir, el calzado, el alumbrado de las viviendas y el tabaco con los fósforos, como también adquirir provisiones para nejorar la mala alimentación de la estancia...” (762)
Un primer documento ilustrativo adicional sobre las condiciones de trabajo en la Patagonia argentina, es el pliego de peticiones presentado por la Sociedad Obrera de Río Gallegos, en noviembre de 1920 (cuando ya su organización hermana de Punta Arenas había sido destruída), a los representantes patronales del sur de Santa Cruz.
El documento textual dice:
"CONVENIO DE CAPITAL Y TRABAJO
Que para mutua ayuda y sostenimiento, y para dignificación de todos, celebran los estancieros de la zona sur de Río Santa Cruz y los obreros del campo representados por la Sociedad Obrera de Oficios Varios de Río Gallegos, conforme a las Cláusulas y condiciones siguientes:
PRIMERA: Los estancieros se obligan a mejorar a la mayor brevedad posible dentro de los términos prudenciales, que las circunstancias locales y regionales impongan, las condiciones de comodidad e higiene de sus trabajadores, consistentes en lo siguiente:

  1. En cada pieza de cuatro metros por cuatro no dormirán más hombres que tres, debiendo hacerlo en cama o catres, con colchón, aboliendo los camarotes. Las piezas serán bien ventiladas y desinfectadas cada ocho días. En cada pieza habrá un lavatorio y agua abundante donde se puedan higienizar los trabajadores después de la tarea.

  2. La luz será por cuenta del patrón, debiendo entregarse a cada trabajador un paquete de velas mensualmente. En cada sala de reunión debe haber una estufa, una lámpara y bancos por cuneta del patrón;

  3. El sábado a la tarde será única y exclusivamente para lavarse la ropa los peones, y en caso de excepción será otro día de la semana;

  4. La comida se compondrá de tres platos cada una contando la sopa; postre y café, té o mate;

  5. El colchón y cama serán por cuenta del patrón y la ropa por cuenta del obrero;

  6. En caso de fuerte ventarrón o lluvia no se trabajará a la intemperie exceptuando casos de urgencia reconocida por ambas partes;

  7. Cada puesto o estancia debe tener un botiquín de auxilio con instrucciones en castellano;

  8. El patrón queda obligado a devolver al punto de donde lo trajo al trabajador que despida o no necesita;


SEGUNDO: Los estancieros se obligan a pagar a sus obreros un sueldo mínimo de cien pesos moneda nacional y comida, no rebajando ninguno de los sueldos que en la actualidad excedan de esa suma y dejando a su libre arbitrio el aumento en la proporción que consideren conveniente y siempre en relación a la capacidad y mérito del trabajador. Asimismo se obligan a poner un ayudante de cocinero que tenga que trabajar para un número de personas comprendido entre 10 y 20; dos ayudantes entre 20 y 40 y además un panadero, si excedieran en este número.

Los peones mensuales que tengan que conducir un arreo fuera del establecimiento cobrarán sobre el sueldo mensual 12 pesos por día con caballos de la estancia, y los arreadores no mensuales, 20 pesos por día utilizando caballos propios. Los Campañistas mensuales cobrarán 20 pesos por cada potro que amansen, y los no mensuales, 30 pesos;
TERCERO: Los estancieros se obligan a poner en cada puesto un ovejero o más, según la importancia de aquél, estableciendo una inspección bisemanal para que atienda a las necesidades del o de los ocupantes prefiriéndose en lo sucesivo para dichos cargos a los que tengan familia, a los cuales se les dará ciertas ventajas en relación al número de hijos, creyendo en esta forma fomentar el aumento de la población y el engrandecimiento del país:
CUARTA: Los estancieros se obligan a reconocer y de hecho reconocen a la Sociedad Obrera de Río Gallegos como una entidad representativa de los obreros, y aceptan la designación en cada una de las estancias de un delegado que servirá de intermediario en las relaciones de patrones con la Sociedad Obrera, y que estará autorizado para resolver con carácter provisorio las cuestiones de urgencia que afecten tanto a los derechos y deberes del obrero como del patrón;
QUINTA: Los estancieros procurarán en lo posible que todos sus obreros sean federados, pero no se comprometen a obligarlos ni a tomarlos solamente federados;
SEXTA: La Sociedad se obliga a su vez a levantar el paro actual del campo volviendo los trabajadores a sus respectivas faenas inmediatamente después de firmarse este convenio.
SEPTIMA: La Sociedad Obrera se compromete aprobar con la urgencia del caso los reglamentos e instrucciones a que sus afederados deberán sujetarse tendientes a la mejor armonía del capital y trabajo, bases fundamentales de la sociedad actual, inculcando por medio de folletos, conferencias y conversaciones en el espíritu de sus asociados las ideas de orden, laboriosidad, respetos mutuos que nadie debe olvidar.
OCTAVA: Este convenio regirá desde el 1º de noviembre, reintegrándose al trabajo todo el personal abonando los haberes de los días de paro y sin que haya represalias por ninguna de ambas partes.
En fe de lo pactado se firman diversos ejemplares del mismo tenor en Río Gallegos, el 18 de noviembre de 1920. Firmado: Antonio Soto, secretario general."
Al mes siguiente, los patrones ganaderos argentinos, respondieron a las proposiciones de este documento, y los obreros hubieron de hacer una nueva contra-propuesta, cuyo texto es el siguiente.

"CONVENIO ENTRE CAPITAL Y EL TRABAJO

Que para ayuda mutua y sostenimiento celebran los abajo suscriptos y los obreros de sus estancias representados por la Sociedad Obrera de Oficios Varios de Río Gallegos, conforme a las cláusulas y condiciones siguientes:
PRIMERA: los suscriptos se obligan dentro de términos prudenciales que las circunstancias locales y regionales impongan, las condiciones de comodidad e higiene de sus trabajadores consistentes en lo siguiente:

  1. Las habitaciones de los obreros serán amplias y ventiladas, reuniendo las mayores condiciones de higiene posibles: en cuanto a las cabinas, serán de madera con colchones de lana;

  2. La luz de la sala común será por cuenta del patrón y también el fuego durante los meses de invierno;

  3. El sábado por la tarde será libre para los obreros y en caso de excepción será otro medio día de semanas;

  4. La comida se compondrá de tres platos cada una, incluída la sopa, té, café o mate y postre dos veces por semana;

  5. Cada estancia deberá tener un botiquín de auxilio con sus instrucciones en castellano;

  6. Los patrones quedan obligados a devolver al punto de donde lo tomó al obrero que despida o no necesite.


SUGUNDA: Los suscriptos se obligan a pagar a sus obreros un sueldo mínimo de cien pesos moneda nacional y comida, no rebajando ninguno de los sueldos que en la actualidad excedan de esa suma. Se pondrá un ayudante de cocina cuando el número de personas sea de 15 a 25, y de 25 a 40, dos ayudantes; excediendo de 40 se pondrá un panadero. Los ovejeros mensuales que tengan que conducir arreos de hacienda fuera de las respectivas estancias cobrarán doce pesos moneda nacional diarios independiente de los sueldos. Los Campañistas mensuales percibirán veinte pesos moneda nacional por cada potro de amanse, también independiente de sus sueldos.
TERCERA: Los suscriptos se obligan a poner en cada puesto un ovejero o dos según sea su importancia y a establecer una visita semanal por conducto de sus capataces. En lo sucesivo se llenarán en la medida posible esos cargos con obreros casados acordándosele a éstos ciertas ventajas según sea el número de hijos que tuvieran.
CUARTA: Los suscriptos se obligan de hecho a reconocer a la Sociedad Obrera de Río Gallegos como la única entidad representativa de los obreros y aceptan la designación en cada una de sus estancias principales de un delegado que servirá de intermediario en las relaciones de patrones con la Sociedad Obrera y que estará autorizado por ésta para resolver con carácter provisorio las cuestiones de urgencia que afecten tanto a los deberes y derechos del obrero como del patrón. Estos delegados se designarán por los obreros de cada estancia de común acuerdo con cada patrón tomando en cuenta su antigüedad y conducta; en todo caso con recurso del patrón de interponer su rechazo ante la Sociedad Obrera y también con la reserva de ser parte de que tal cargo no significa o autorice su estabilidad dentro del personal.
QUINTA: los suscriptos procurarán en lo posible que sus obreros sean federados no comprometiéndose a obligarlos ni a tomarlos solamente federados pues esto sería atender a la libertad de trabajo que las leyes del país protegen y que nadie tiene derecho a violar.
SEXTA: La Sociedad Obrera, por su parte, se obliga a levantar el “paro” actual del campo, volviendo los trabajadores a sus respectivas faenas inmediatamente después de firmado este convenio.
SEPTIMA: La sociedad Obrera se compromete a dictar con la urgencia del caso los reglamentos e instrucciones a que sus federados deberán sujetarse tendientes a la mejor armonía del capital y el trabajo, bases fundamentales de la Sociedad, inculcando por medio de folletos y conversaciones, en el espíritu de sus asociados, las ideas de orden, laboriosidad y respeto que nadie debe olvidar.
OCTAVA: Este convenio regirá desde el 1º de noviembre del corriente año reincorporándose al trabajo a todo el personal abonándoseles sus haberes correspondientes a los días del paro, con la reserva de parte de los suscriptos de efectuarlos a fines de marzo de 1921 o antes de esa fecha al que se despidiera, y en el caso de que algún obrero se retirase voluntariamente antes de la faena indicada, perdería sus derechos reconocidos. Quedan asimismo obligadas las partes a no ejercer represalias en ningún caso, debiéndose incorporar el personal de las respectivas estancias para beneficiarse de las franquicias establecidas dentro de los tres días a contar de esta fecha.
En fe de lo pactado se firman diversos ejemplares de un mismo tenor en Río Gallegos, el 2 de diciembre de 1920."
Al comparar estos dos petitorios obreros argentinos, con los Convenios Ganaderos más recientes, por ejemplo el de 1918-1919 y el de 1919-1920 en Magallanes, se puede apreciar que efectivamente, los trabajadores chilenos habían logrado mayores precisiones y conquistas en cuanto a horarios de trabajo, organización y distribución de las faenas, pago en moneda nacional y regalías en materia de alimentación, mientras que los trabajadores en Argentina, habían avanzado algo en materia de condiciones de vivienda en las estancias.
En efecto, mientras en Magallanes en 1918 - 1919, los sueldos para la gente trabajadora del campo para las faenas de ese período eran los siguientes:
Esquiladores, por cada cien animales lanares esquilados, 26 pesos.

Ovejeros, sueldo mínimo mensual, 192 pesos.

Peones, salario mínimo mensual, 180 pesos.

Panaderos, durante los meses de faena, mensual, 288 pesos.

Panaderos, el resto del año, 192 pesos mensuales.

Campañistas, mensual, 186 pesos.

Domadores, por cada animal amansado, 36 pesos.

Carreteros, por mes, 192 pesos.

Velloneros, por mes, 138 pesos.

Cocineros, por mes, hasta para 10 hombres, 249 pesos; de 10 a 30 hombres, 288 pesos; de 30 a 50 hombres, 384 pesos; de 50 a 60 hombres, 432 pesos; de 60 a 100 hombres, 480 pesos,


en el Territorio de Santa Cruz en 1921, la propuesta de Convenio presentada por Soto Canelejo, establecía que los estancieros se obligaban a pagar a sus obreros un sueldo mínimo de cien pesos moneda nacional y comida, no rebajando ninguno de los sueldos que en la actualidad excedan de esa suma y dejando a su libre arbitrio el aumento en la proporción que consideren conveniente y siempre en relación a la capacidad y mérito del trabajador.
Asimismo se obligaban a poner un ayudante de cocinero que tenga que trabajar para un número de personas comprendido entre 10 y 20; dos ayudantes entre 20 y 40 y además un panadero, si excedieran en este número.
En el documento argentino, como se ha visto, se postulaba que los peones mensuales que tuviesen que conducir un arreo fuera del establecimiento cobrarían sobre el sueldo mensual 12 pesos por día con caballos de la estancia, y los arreadores no mensuales, 20 pesos por día utilizando caballos propios, y los Campañistas mensuales cobrarían 20 pesos por cada potro que amansen, y los no mensuales, 30 pesos. (763)
Por su parte, los sucesos de Santa Cruz ocurridos durante el año 1921 (consistentes en una sucesión de huelgas cada vez más extensas y violentas, y la represión sangrienta que ejecutó el Ejército argentino en los establecimientos ganaderos argentinos), tuvieron una evidente repercusión sobre el trabajo en Magallanes, en la medida en que ambas regiones patagónicas tenían estrechas conexiones económicas, sociales y humanas.
Esas repercusiones fueron en general dos: por una parte, muchos obreros y peones de las estancias argentinas donde se ejecutó la represión murieron masacrados y otros lograron huir –algunos en condiciones extremadamente precarias- hacia Punta Arenas o Natales, donde se embarcaron de regreso a su Chiloé natal. Por otra parte, el clima de persecución anti-obrera que se había iniciado en Magallanes en 1919 y 1920, se extendió a las estancias de la Patagonia argentina en 1921 y 1922, con lo que se realizó una “pacificación” que redujo al mínimo los conflictos sociales.
Desarticulados los gremios, las sociedades obreras y las federaciones que los agrupaban en ambos lados de la Patagonia austral, eliminados física o políticamente los líderes anarquistas que predominaban en ellas, la “paz social” sobrevino a un alto costo humano, pero necesariamente las demandas sociales de los trabajadores, que emanaban de la realidad de su situación, no desaparecieron.

El trabajo

dentro de la "economía municipal"

de Punta Arenas

Al igual que había sucedido en las primeras dos décadas del siglo, la "economía municipal", es decir, el conjunto de la actividad económica asociada a las obras municipales en Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir, constituía un rubro importante en el proceso del trabajo en Magallanes.


En aquel tiempo, la institución municipal tenía a su cargo un Matadero, un Laboratorio, un campo Agrícola de Experimentación, las escuelas primarias de Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir, y la red de agua potable y desagues, lo que daba ocasión a la contratación de numerosos obreros y empleados, y al mismo tiempo cobraba derechos por la construcción de edificaciones, patentes (de industrias y profesiones, de alcoholes, de vehículos y de minas), pavimentación (empedrado) y otras contribuciones.
Ello aparece reflejado -por ejemplo- en las siguientes cifras, extractadas y seleccionadas del Presupuesto de la Comisión de Alcaldes de Magallanes para 1921. Los sueldos y salarios expresados en este Presupuesto Municipal son siempre anuales.


"PRESUPUESTO DE ENTRADAS Y GASTOS

DE LA COMISION DE ALCALDES DE MAGALLANES

PARA 1921
... ...

SALIDAS

Partida 2: Tesorería.

Item 7: Sueldo del Tesorero 14.400.-

Item 8: Sueldo del Contador: 9.000.-

Item 9: Sueldo del cajero: 8.400.-

Item 10: Sueldo del ayudante del Contador: 7.200.-
Partida 3: Dirección de Obras, Agua y Desagues.

Item 15: Sueldo del Director: 15.000.-

Item 16: Sueldo del Ayudante Nivelador: 6.000.-

Item 20: Sueldo del Bodeguero Alistador: 4.800.-

Item 21: Sueldo del Auxiliar: 3.000.-

Item 22: Sueldo del Alarife: 2.760.-

Item 24: Sueldo de tres guardianes de los

estanques y filtros: 1, $ 3.720 y 2

$ 3.000 c/u 9.720.-
Partida 4: Instrucción.

Item 27: Director Normalista de la Escuela

Elemental de Hombres N° 1 de Punta

Arenas con mas de cinco años de

servicios. Profesor de segunda clase,

tercera categoría, sueldo por enero y

febrero a razón de $ 3.240 anuales,

conforme a Presupuesto de 1920. Sueldo

por diez meses, a razón de $ 4.200

anuales en conformidad con la Ley de

Instrucción Primaria Obligatoria: 3.500.-
Item 30: Directora Normalista de la Escuela

Elemental de Niñas N° 4 de Puerto

Natales, con menos de cinco años de

servicios. Profesora de segunda clase,

cuarta categoría. Sueldo por enero y

febrero, a razón de $ 3.240 anuales

conforme al presupuesto de 1920: 540.-

y sueldo por diez meses, a razón de

$ 3.600 anuales en conformidad a Ley

de Instrucción Primaria Obligatoria: 3.000.-
Item 47: Dos ayudantes normalistas de la

Escuela Elemental de Hombres N° 1

de Punta Arenas con menos de cinco

años de servicio. Profesores de

segunda clase, cuarta categoría.

Sueldo por enero y febrero a razón

de $ 2.880 anuales cada uno conforme

al Presupuesto de 1920: 960.-

Sueldo por diez meses, a razón de

$ 3.000 anuales cada uno, en confor-

midad a Ley de Instr. Prim. Obligat.: 5.000.-
Item 58: Un ayudante interino de la Escuela

Elemental de Hombres N° 15 de Porvenir

con menos de cinco años de servicios,

profesor de 3ª clase, cuarta categoría,

sueldo por enero y febrero a razón de

$ 2.880 anuales conforme a presupuesto

de 1920 480.-

y sueldo por diez meses a razón de

$ 2.400 anuales en conformidad a la Ley

de Instrucción Primaria Obligatoria: 2.000.-
Item 61: Para pagar a los empleados anteriores

un 40$ de gratificación de zona que el

Fisco paga, en conformidad a Ley N° 2.113

de 4 de agosto de 1908, a los profesores

de Instrucción Primaria de Magallanes, y

calculado sobre $ 87.820, total de los

sueldos por diez meses fijados en confor-

midad a la Ley de Instrucción Primaria

Obligatoria: 35.128.-
Partida 5: Matadero.

Item 66: Sueldo del Administrador: 6.600.-

Item 67: Sueldo del Veterinario: 6.000.-

Item 68: Sueldo del Guardian 1°: 3.600.-

Item 69: Sueldo del Guardian 2°: 3.300.-(764).

Entre algunos hechos interesantes, obsérvese en este Presupuesto, que los profesores primarios en Magallanes eran beneficiarios ¡desde 1908! de una gratificación de zona del 40%, sobre los sueldos correspondientes a los 10 meses de actividad escolar en el año.


La mayoría de estas remuneraciones de obreros, empleados municipales y profesores de 1921, se mantuvieron en el Presupuesto de 1922.
El término de la I Guerra Mundial, ocasionó una brusca caída de los precios de las lanas y carnes magallánicas en los mercados internacionales. Esto motivó un descenso en la actividad económica y un recrudecimiento de la cesantía y de la pobreza en los sectores más populares de la población, mientras la industria regional trataba de sobrevivir.


LA MAGALLANES

Fábrica de Fideos a Vapor

Punta Arenas

Calle 21 de Mayo esquina Boliviana

Teléfono N° 133
Desde hoy venderemos nuestros productos a los siguientes precios:
Fideos corrientes sin envase: a $ 1,18 el kilo.

Fideos especiales sin envase $ 1,30 el kilo.

Fideos en cajoncitos de 10 kilos surtidos c/u 3 clases cada uno a $ 13.-

AL CONTADO Y SOLAMENTE POR MAYOR
CALCUTA Y FARIÑA (765)
Una "Liga de Estudiantes Pobres", por ejemplo, agrupó a numerosos jóvenes que se veían obligados a realizar actividades de beneficencia para lograr financiar sus estudios en los liceos.

Cesantía

y migraciones forzadas en 1922

En el verano de 1922, la cesantía estacional de los trabajadores del campo después de las faenas anuales de la esquila, generaba inquietud entre los estancieros y las autoridades del Territorio, para lo cual se buscó fórmulas preventivas como enviar de regreso en barco a Chiloé a los cesantes, con pasajes pagados por los empresarios, o de alojarlos con alguna alimentación en el propio cuartel de la Policía, antes de su regreso a su provincia de origen.


En febrero de 1922, por ejemplo, se declaró por parte de la Federación Obrera de Chile una huelga general para protestar por ciertos acontecimientos que tenían lugar en la zona carbonífera, pero los sindicatos locales faltos de fuerza y de capacidad de convocatoria, optaron por no adherir.
No obstante la crisis creciente, la actividad marítima ocupaba una número importante de obreros. Una muestra de la actividad marítima que aún perduraba en la Patagonia es este aviso en “El Magallanes” en 1922.


Sociedad Anónima

Importadora y Exportadora de la Patagonia

Segunda época
Línea de navegación entre Buenos Aires,

puertos de la costa sud y Punta Arenas, con los espléndidos vapores:
VAPOR ARGENTINO

Llegará procedente de Buenos Aires, alrededor del 23 del corriente.

A su regreso hará escala en Río Gallegos, Santa Cruz, San Julián, Deseado

y directo a Buenos Aires.
VAPOR ASTURIANO

Saldrá de Buenos Aires para este puerto y escalas el 21 del presente
VAPOR ATLANTICO

Haciendo viajes a Comodoro Rivadavia.
VAPOR AMERICANO

Haciendo viajes a San Antonio y Madryn.
NAVEGACION DE CABOTAJE – SERVICIO COMBINADO...
O’Higgins N° 1180 Frente a la Gobernación Marítima

Teléfono 673. (766)
Aún así el problema de la proliferación de cesantes en la ciudad de Punta Arenas así como el resurgimiento de las nuevas agrupaciones inspiradas en las ideas "maximalistas", inquietaban a las autoridades.
El 1° de Mayo de 1922, se conmemoró sobriamente en Punta Arenas (no existen registros de celebraciones en Puerto Natales), con actos realizados por la Federación Obrera y el llamado Departamento de Campo, en los que participaron unas 120 personas.
Las celebraciones consistieron en una visita matinal a los detenidos en la Cárcel Pública por "motivos sociales", una marcha por el centro de Punta Arenas hasta la Plaza Muñoz Gamero, una romería por calle Errázuriz pasando frente a los escombros de la incendiada casona de la Federación Obrera, una matinee con números artísticos en la tarde y una velada nocturna conmemorativa en el teatro "Regeneración".
El comercio de la ciudad en su mayoría cerró sus puertas, lo que le dio a Punta Arenas un aspecto desierto.
En este mismo mes de mayo de 1922, fueron enviados por barco desde Río Gallegos (Argentina) aquellos obreros chilenos que habían sido procesados por las huelgas de 1921: "La goleta 'Fructuosa' que salió ayer de este puerto con destino a Punta Arenas, conduce a su bordo 29 ciudadanos chilenos que fueron puestos en libertad en el proceso que se les seguía por los asuntos sociales del Territorio. Como se sabe dichos liberados se hallaban aquí faltos de recursos para regresar a su patria..." (767).
Y el periódico local de Punta Arenas, completaba la noticia escribiendo: "El Comisario de Policía de Río Gallegos ha enviado comunicaciones a esta ciudad, dando a saber que en los últimos días y como una deferencia a su colega de Punta Arenas, que ha intercedido por ello, ha puesto en libertad a algunos obreros chilenos que aún permanecían detenidos en ese territorio, por los incidentes del pasado movimiento obrero en ese territorio..." (768).
Conforme estaba organizado el sistema de administración municipal en el Territorio, se consideraba que la Comisión de Alcaldes de Magallanes, es decir, de Punta Arenas, tenía jurisdicción sobre Porvenir y Puerto Natales, como lo atestigua el Acta de la Sesión 96 Ordinaria del 24 de octubre de 1921, en la que se señala que: "Del Informe del Veterinario Municipal sobre la solicitud de don Antonio Mimiza para establecer una lechería en Puerto Porvenir, en el que manifiesta la conveniencia de hacer estensivo a ese pueblo el Reglamento de Establos y Abastecimiento de Leche dictado para Punta Arenas." (769).
En 1922 estaba ya funcionando nuevamente la Federación Obrera, con su Departamento de Campo, así como un activo Gremio de Carniceros y Esquiladores, como lo atestiguan numerosos documentos.

El trabajo

en las estancias de Magallanes

hacia 1922

¿Cómo era el trabajo en las estancias de Magallanes a principios de la década del veinte?


Hacia 1922 disponemos de una visión del trabajo en Tierra del Fuego, proporcionada por el ojo observador, aunque parcial, del militar Arturo Fuentes Rabé.
Conversando éste con el Administrador de la sección san Sebastián de la Sociedad Explotadora, encontramos la siguiente descripción: "En distintos puntos del campo, hemos establecido doce casas que constituyen otros puestos para los ovejeros cuidadores del ganado...Referente al trabajo puedo adelantar que actualmente contamos con ciento ochenta operarios, de los cuales setenta trabajan en el galpón de esquila. El reclutamiento de esta gente se efectúa en igual forma que en las estancias ya visitadas. Este año debemos esquilar ciento treinta y cinco mil ovejas y la parición ha sido de sesenta mil corderitos. Constantemente tenemos en trabajo varias cuadrillas de alambradores que se ocupan en tender nuevos cercos, demarcadores de nuevos potreros. En las dos sub-secciones se encuentra el personal suficiente para atender al cuidado del ganado, ambas están bajo la dirección de un capataz de ovejeros. Contamos en los montes de 'Carmen Silva' con tres familias de indios, excelentes cuidadores de ganado y muy poco exijentes en sueldos y en comida...Los clasificadores de lanas se importan de Inglaterra y todos los años acuden a nuestras faenas." (770)
Y refiriéndose a las condiciones materiales (y en particular a la alimentación de los obreros) en las que se encontraban los obreros en dicho establecimiento de Tierra del Fuego, Fuentes Rabé cita al Administrador: "La comida que se proporciona a los trabajadores, en jeneral, es igual a la que se ha podido apreciar en las estancias ya visitadas. Diariamente se calcula un capón por cada diez hombres, solo se aprovecha la carne, el corazón, hígado y otras menudencias se destinan a los perros. El desayuno es siempre abundante y bueno, jeneralmente se compone de mermeladas, café con leche abundante y chuletas. Cada trabajador consume, de ordinario, cuatro, cinco y seis chuletas." (771).
Entonces, el visitante Fuentes Rabé incorpora el tema de las relaciones entre el capital y el trabajo en Magallanes y de los sindicalistas que surgían entre los obreros, y nos dá cuenta de la visión del Administrador de la estancia San Sebastián: "Casi nunca existen grandes dificultades entre la administración y el elemento trabajador: el obrero chileno es razonable y se adapta perfectamente a nuestro ambiente de trabajo. Las mayores dificultades son suscitadas por trabajadores estranjeros, tan comunes en Punta Arenas, y que se trasladan a las estancias en la época de las faenas. Este elemento revoltoso convulsiona los mejores propósitos y paraliza el trabajo de aquellos entusiastas y tranquilos que, por el hecho de estar federados, deben incorporarse al movimiento, impulsados por aquellos cabecillas que nada tienen y que nada pierden con el abandono de su empleo o con el tiempo que se deja de trabajar. Afortunadamente el obrero chileno evoluciona ante el peligro que les presentan estos predicadores de oficio y de doctrinas malsanas. Hoy en la mañana he tenido que ajustar las cuentas a dos ajitadores que, a pedido de sus mismos compañeros, tuvieron que abandonar el trabajo en las faenas de esquila." (772).
Al mismo tiempo, la actividad de la Federación Obrera en Puerto Natales, continuaba realizándose aún en medio de las dificultades propias de la época.

Las tradiciones obreras

de Ultima Esperanza

El siguiente documento inédito (y cuyo lenguaje conserva un claro acento anarquista), revela la conmemoración del 23 de enero de 1922, como un aniversario de importancia para los obreros de Ultima Esperanza en recuerdo de los sucesos de 1919.




"Compañeros proletarios de Ultima Esperanza!!

Salud

"El recuerdo de nuestros muertos, de nuestros caídos en aras de la santa causa obrera; cuando se aproxima la fecha que esculpió con letras de fuego el martirologio de aquellos bravos camaradas que dieron su sangre por mantener incólume el postulado de la organización e imprimieron rumbos decisivos dando ejemplos saludables de enerjías, señalando con su acción valerosa como deben defenderse los hombres proletarios de los ataques arteros de los ensoberbecidos sirvientes del Capital; cuando se acerca esa fecha todos los corazones palpitan de emoción y los espíritus proletarios vibran con entonaciones de santa rebeldía.
El 23 de enero marca el calendario del martirolojio proletario, la trajedia de Bories, donse sucumbió víctima de la bala traidora y homicida lanzada por un detentador de los derechos de los trabajadores, el íntegro luchador por el mundo de los nuevos Carlos Viveros. Toda su sange quedó en aquel recinto donde se alza imponente y soberbio el establecimiento de Bories, donde se labora parte de la riqueza social, y que fue teatro de aquella trajedia que tantas vidas obreras costó a las huestes del trabajo. En aquel sitio gestador de riquezas mediante el músculo vigoroso del altivo paria; en aquella fortaleza del trabajo y de explotación quedó la sangre generosa de Viveros; sangre que si no ha tenido la virtus de germinar la tierra ha tenido la grandeza de germinar ideas libertarias con aquel bravo y heroico episodio proletario.
Compañeros de miserias y explotación! Recordemos a nuestros hermanos caídos en aquella jornada sangrienta del 23 de enero de 1919, demos pruebas de ser amantes de la causa y a la idea; no trabajemos el 23 de enero como un justo y sentido homenaje a nuestros compañeros que en el campo santo se yerguen sus sombras veneradas y gloriosas. Y acordémonos que por esta misma causa nueve de nuestros compañeros, corazones juveniles, mentenes libertarias permanecen en la cárcel, en la odiosa e infame cárcel purgando los caprichos de una casta y las torpezas de la justicia complotada. Continúa esa pléyade de heraldos del pueblo, entre rejas, víctima de la venganza; la justicia histórica de los ojos vendados tal vez los tenga entre sus tenazas para "escarmiento" de la masa, escarmiento que los obreros íntegros lo estiman como un ridículo en parangón al temple de sus corazones dipuestos a los sacrificios por la causa de las reivindicaciones sociales que está hecha carne en sus seres irredentos.
Por nuestros muertos, por nuestros presos no trabajar el 23 de enero, compañeros!!
Todos, compañeros y compañeras a cumplir como buenos proletarios el programa elaborado por el SubComité para conmemorar la infausta fecha: 23 de enero en el tercer aniversario de aquella sangrienta jornada.
Fraternidad.
El SubComité Administrativo del SubComité de Natales de la Federación Obrera de Magallanes.
Puerto Natales, enero de 1922."

(773)


La Federación Obrera de Magallanes estaba reorganizándose ya en 1921 y 1922, creando un Cuadro Lírico, con el cual se comenzaron a realizar actos y veladas de beneficio, a favor de los detenidos de los sucesos de Natales.


A propósito de la cesantía existente en Magallanes (que abarcaba las estancias, los frigoríficos y otras industrias), en agosto de 1922, y ante el temor existente en los sectores empresariales, el Gobernador del Territorio remitió una comunicación telegráfica al Ministerio del Interior, señalando en parte: "Infrascrito tiene informaciones que vapor Magallanes en viaje a ésta traerá trabajadores tomando gran número en Puerto Montt y Castro. Gerentes principales sociedades ganaderas como Explotadora Tierra del Fuego y Gente Grande pídenme represente al Supremo Gobierno este gravísimo peligro y la imperiosa necesidad de impedir afluencia trabajadores Territorio, pues encuéntrase invadido por miles de desocupados que son suficiente para próximas faenas. Si continúan llegando obreros será inevitable entorpecimiento trabajos y perturbaciones públicas, que hoy pueden evitarse fácilmente impidiendo venida más obreros...(Fdo. V. Fernández Rocuant. Gobernador Territorio Magallanes)." (774)

1° de mayo y 27 de julio de 1922

en Magallanes:

banderas con crespones negros

Como se ha visto más arriba, la primera celebración del 1° de mayo después del desastre de la Federación Obrera, se realizó en 1921. Delegaciones de obreros visitaron a los dirigentes detenidos en la Cárcel Pública y los obreros de la F.O.M. marcharon por la Plaza de Armas con banderas con crespones negros y realizaron un mitin, uno de cuyos oradores fue el dirigente Roberto del Pozo.


Posteriormente esa misma noche, realizaron en el Teatro "Regeneración", una velada conmemorativa de los hechos de 1920. El comercio local, a través de la Asociación Comercial e Industrial de Magallanes, había ya tomado la costumbre de cerrar sus puertas el 1° de mayo de cada año.
Las tradiciones propias de la conmemoración del 1° de Mayo de antes de 1920, entonces, se conservaron en Magallanes.
Este mismo año de 1922, se efectuó la primera conmemoración de la matanza de la Federación Obrera, mediante reuniones privadas, un paro de brazos caídos de todos los obreros de la ciudad de Punta Arenas, visita a los detenidos en la Cárcel y una velada nocturna en el teatro "Regeneración" de la FOM.
Los periódicos obreros "El Trabajo" y "La Voz del Obrero", lanzaron ediciones especiales con colaboraciones alusivas a la fecha.

1922:

el pueblo de Puerto Natales

sale a la calle

En julio de 1922, la población de Puerto Natales se reunió en una asamblea pública en la que participaron dirigentes sindicales campesinos y de otros sectores, y de la cual emanó un pliego de peticiones dirigido al Gobernador del Territorio, en el cual leemos: "El pueblo de Natales, acosado por las necesidades más estremas que pueda crear una situación angustiosa largamente sentida y conociendo cabalmente los diferentes factores que la provocan, respondiendo al unísono de un mismo sentimiento, se reunió en masa constituyéndose en asamblea pública el día 22 de julio próximo pasado en el teatro Apolo de esta población, con el fin de elevar al Supremo Gobierno las peticiones que como pueblo trabajador, progresista y laborioso se cree con derecho a recabar de cuya asamblea ha sido informado U.S. inmediatamente por intermedio del señor Subdelegado de esta región. ...la necesidad impostergable que siente este pueblo de transportes directos de Valparaíso a esta para su propia vida... Otras de las peticiones que ante U.S. formula esta comisión en nombre del pueblo y que para su propia vida es también de importancia capital se refiere a la reanudación de las faenas o funcionamiento del Frigorífico Natales. Para imponer a U.S. del enorme perjuicio que acarrea para el pueblo el cierre de dicho establecimiento y justifique en sumo grado nuestra petición, haremos notar que, la sola promesa que entrañaba la construcción del mismo, ha hecho que la población se ensanchara notablemente y que numerosas familias se radicaran definitivamente en este pueblo. Porque hoy con el paro del nuevo frigorífico, resulta exorbitante el número de obreros sin trabajo, y por lo tanto, muchos hogares sometidos a la miseria sin que estas familias numerosas puedan moverse a otra parte." (775).


Este petitorio refleja, como puede apreciarse varios problemas y tópicos de interés para los asalariados de Puerto Natales: la miseria de los hogares, la cesantía por el cierre del frigorífico, la tentativa de radicación de muchas familias (seguramente provenientes de Chiloé) ante la expectativa laboral de esas actividades, la sensación de abandono y aislamiento que los natalinos tenían respecto de Punta Arenas y el resto del país.
En septiembre de 1922, y en el marco del proceso judicial que se llevaba contra los participantes en la huelga de Puerto Bories y Natales de 1919, el Juzgado de Letras de Magallanes publicó un Edicto demandando a 5 dirigentes escapados de Puerto Natales y del Territorio, para que se presenten ante el Tribunal.


JUZGADO DE LETRAS DE MAGALLANES

Segundo Edicto

Por este segundo Edicto, cito, llamo y emplazo a los reos ausentes Didier Moreno Moreno, de 44 años, soltero, lee y escribe, trabajador del campo, español, domiciliado en Puerto Bories; José Díaz Barría, de 51 años, casado, comerciante, ni lee ni escribe, sabe firmarse, natural de Chacao domiciliado en Puerto Natales; Juan Sierpe, por la madre ignorando su apellido paterno, de 30 años, soltero, lee y escribe, natural de Quenchi, domiciliado en Puerto Bories; Daniel Neira Figueroa, de 33 años, soltero, lee y escribe, esquilador y carnicero, natural de Concepción, domiciliado en Puerto Bories; y Rojelio Vásquez Tapia, de 38 años, soltero, lee y escribe, natural de Linares, trabajador del campo, domiciliado en Puerto Bories, para que en el término de quince días se presenten ante este Juzgado a contestar los cargos que en su contra resultan en el proceso N° 642 que se les sigue por el delito de atentado contra la autoridad, bajo apercibimiento, si no comparecieren, de ser declarados rebeldes y pararles los perjuicios consiguientes.
Publíquese este edicto en el diario "El Magallanes".
Punta Arenas, septiembre dieciseis de mil novecientos veintidos. Eduardo Preuss. A. Meneses, S.S.
Conforme.- A. Meneses. S.S. (776).

Resulta interesante observar que de los cinco buscados por la Justicia, uno era español, dos eran chilotes y los otros dos eran de Concepción y Linares.




El proceso judicial por los sucesos

de Puerto Bories y Puerto Natales

(1922-1923)

Apenas sucedida la rebelión obrera de Puerto Bories y Puerto Natales, como se ha visto en la primera parte de este relato, fué abierto un proceso contra los obreros que fueron aprehendidos en el mismo mes de enero de 1919 en Natales.


Después de tres años de proceso, el Ministro Visitador Marcos Quirell, emitió el fallo de primera instancia, cuyo texto en su parte resolutiva, es el siguiente:
"Por tales consideraciones y teniendo además presente lo dispuesto por los artículos 75, 76, 261 y número 2.o, 263, 391, número 2.o, 399, 494, Nº5.o y 28 del Código Penal; 438 y 439, 484, 485, 492, 531, y 532 y 509 del Código de Procesamiento Penal, condenó a Froilán y Abraham Vásquez y a José Labra a presidio mayor en su grado medio por diez años y un día y a las de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos e inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.
Condenó también a Juan Ruiz a la pena de reclusión menor en su grado mínimo por once meses, y a Domingo Miranda a la pena de prisión en su grado medio por sesenta días.
Las penas de presidio se contarán desde la fecha de la aprehensión de los reos; esto es para Froilán Vásquez, desde el siete de Febrero del año mil novecientos diecinueve; para Abraham Vásquez desde el quince de ese mes, y para José Labra desde el once de Marzo del mismo año.
La pena impuesta a Ruiz se entenderá cumplida con el tiempo de prisión que sufrió antes de ser encarcelado bajo fianza; y lo mismo respecto de la impuesta a Domingo Miranda.
Los reos antedichos pagarán las costas de la causa.
Se absuelve de la acusación por los delitos de atentado contra los agentes de la autoridad Riquelme y Fritz, homicidio del primero y lesiones del segundo respecto de Jorge Urcich, Pablo Díaz, José Espinoza, Juan Flores, Luis A. Ojeda.
Se absuelve a Ventura Muñoz de la acusación por delito frustrado de homicidio en la persona Manuel Rei.
No ha lugar por ahora a la acusación contra Segundo Vera, y sobreséese a su respecto hasta que se presente o sea habido, reservándose al Ministerio público se acusación para que la haga valer oportunamente, y a los ofendidos la acción que corresponda.
Se absuelve de la acusación por el delito de atentado contra los agentes de la autoridad deducida contra Gerónimo Svitanich, Francisco López Hernández, Isaías Latorre, Delfín Oyarzún, Martín Romero, Juan Silva y Eulogio Silva.
Se absuelve por el incendio y robo en casa de Braun y Blanchard a Froilán Vásquez; y al mismo tiempo por el robo de armas en el cuartel de policía de Natales.
Sobresee temporalmente respecto del robo a Atanasio Palomino.
Se sobresee en la forma dicha anteriormente respecto de Froilán Vásquez por lesiones a Manuel Bucarei.
Sobreséese temporalmente respecto de las lesiones de Hilario Vargas, Alfredo Vásquez, Víctor Campaña, José Labra, Pedro Pérez, Héctor Ruiz, José Chodil, Ignacio Torres, José Espinoza, Manuel Catelican, Román (mecánico de Natales), Isaías Latorre, Abraham Vásquez, José García Soto, Martín Romero, Domingo Miranda, Atanasio Palomino; sobreséese definitivamente respecto de las lesiones de Enrique Somerville Wood; y no ha lugar a la petición de sobreseimiento en cuanto a lesiones que se indican como recibidas por Enrique Moretti y Ricardo Arriagada.
Sobreséese temporalmente respecto del homicidio de Modesto Godoy, Adolfo Zapata, Juan de Dios Cid, Juan Saldivia, Alejandro Muñoz, Manuel Mansilla, Enrique Espinoza, Carlos Vivero y José de la Rosa Terán.
Sobreséese respecto de Manuel Bucarei, reservándose al Ministerio público el derecho de acusarlo cuando se presente o sea habido, y las acciones civiles que correspondan.
Sobreséese definitivamente en cuanto a Juan Saldivia, Alejandro Muñoz, Ramón Mansilla, Enrique Espinoza, Carlos Vivero y José de la Rosa Terán; y no ha lugar al sobreseimiento pedido respecto de Modesto Gogoi, Adolfo Zapata, Juan de Dios Cid y Efraín Riquelme, Belisario Fritz, Enrique Moretti, Ricardo Arriagada y Salvador Farías.
Sobreséese temporalmente respecto de Antonio González, Pedro Cárcamo, Manuel Muñoz, Antonio Legnazzi, Pedro Godoi, Hilario Cárcamo, Francisco Bontes, Antonio Vidal y Luis Rivera.
Sobreséese en la misma forma en cuanto a un tal Soto, José Rosse, Rojas (mecánico de Natales), un tal Pinto, José García Soto, José Cárdenas, Clodomiro Barría, Abraham Gómez, y no ha lugar a la petición del sobreseimiento respecto del Thiel, Villarroel, turco Jusef, Oscar Zañartu, Pedro Roca, James Smith, Manuel Martínez, Julio Monald o Yanesa, Wiliams Kidd, Diap, Cádiz, Barrientos y Grandi.
Sobreséese temporalmente respecto de un tal Soto o Vásquez.
Sobreséese definitivamente a Ignacio Torres..............aquí vienen las individualizaciones de los reos.
Anótese y consúltese.- Firmado.- M.A. Quirell.- Luis Rengifo.”
A su vez, con fecha 17 de marzo de 1923, la Corte de Apelaciones de Valparaíso dictó la sentencia definitiva de segunda instancia, poniendo término al proceso. El texto de este fallo es el siguiente:



Compartir con tus amigos:
1   ...   51   52   53   54   55   56   57   58   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal