Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página49/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   45   46   47   48   49   50   51   52   ...   105

EL MEETING



Todos los compañeros respondieron como un solo hombre al llamado que se les hacía, el movimiento en la ciudad se paralizó totalmente. El comercio también cerró sus puertas adhiriéndose a la manifestación de los trabajadores.

Tenemos que hacer una escepción, la Casa Braun y Blanchard mantuvo sus puertas abiertas hasta mediodía.

Los culpables se mofaban de la causa de los trabajadores!

Una concurrencia de trabajadores como nunca vista se reunió a las 2 de la tarde de ayer en el local de la Federación Obrera, poco después partía la columna con dirección a la Plaza, llevando estandarte de la Federación, enlutado, y un cartel grande que decía:

Pedimos la prisión del asesino del compañero Carlos Viveros. Nos hacemos solidarios a las peticiones de los compañeros en huelga en Natales”.



Llegada la columna a la plaza, se inició la tribuna por compañero Jorge Olea, a lo que le precedieron varios compañeros en el uso de la palabra.

Todos los oradores lanzaron su verbo de protesta, todas las expresiones de los oradores fueron el fiel reflejo de lo sucedido.

Terminando la manifestación, la columna recorrió las calles de la ciudad en señal de protesta. Se pudo ver con satisfacción que todo el pueblo, casi, se encontraba reunido.

La burguesía habrá podido pesar la unión del pueblo, de ese pueblo que siempre se encuentra unido en la alegría, en el sacrificio y dolor.

La potencia de la organización obrera está haciendo temblar a todos los perros hidrófobos que muerden a los obreros". (628)


Otras versiones y lecturas

de los sucesos de Puerto Natales

Al tratar de dilucidar las causas de este inédito acontecimiento en la historia social de Magallanes, no cabe menos preguntarse: ¿y qué pedían los trabajadores?


El periódico en inglés "Magellan Times" de Punta Arenas, consigna en detalle las demandas de los obreros, en los siguientes términos: "Jornada diaria de ocho horas de trabajo; reintegro de dos trabajaores que habían sido despedidos; reducción de los fletes marítimos en un 40%; rebaja de un 30% en todas las mercaderías expendidas por Braun & Blanchard en Natales". (629).
Hay que agregar aquí que, después de haberse prometido la rebaja mencionada del 30% en los artículos de primera necesidad vendidos en la casa Braun & Blanchard de Puerto Natales, el día 23 en la mañana aparecieron en una pizarra expuesta en la entrada de dicho local ¡aumentados en un 30%!.
En el libro "Los sucesos de Santa Cruz 1919 a 1921" de Edelmiro Correa Falcón, a su vez, se lee el siguiente suscinto relato de los hechos de enero de 1919 en Natales: "Huelga revolucionaria en Magallanes. El 24 de enero de 1919, el Interventor Pozzo recibió una comunicación urgentísima del Gobernador de Magallanes (Chile) Coronel Contreras Sotomayor, en la cual le informaba que se había declarado una huelga revolucionaria en Punta Arenas y Puerto Natales y como no disponía de elementos para restablecer el orden en esta última población, donde habían ocurrido hechos sangrientos, le rogaba destacar alguna fuerza a la frontera cercana a Natales para impedir que los revoltosos cumplieran con el propósito de internarse armados en territorio argentino. Sin pérdida de tiempo el Interventor Pozzo dispuso que el Jefe de Policía y titular de la Guardia de Cárcel, D. Diego E. Ritchie, saliera con el efectivo disponible de 40 hombres, en camiones cedidos por particulares, e impidiera la incursión de la gente armada a nuestro territorio. Mientras tanto, la custodia de los presos de la cárcel de Río Gallegos fué confiada a los ciudadanos de la población que se ofrecieron para reemplazar momentáneamente a los encargados del servicio. La presunción del Gobernador de Magallanes no se cumplió por la premura con que la Intervención dispuso enviar las fuerzas a la frontera, pero el señor Ritchie debió acceder al pedido del Mayor Bravo que se encontraba en la estancia Rospentek (630) (territorio argentino), para que lo acompañara hasta Natales, donde retomaría su cargo de Subdelegado y así se hizo. El mismo día llegaron tropas del Ejército chileno a esa población y nuestra fuerza dió por terminada su misión y regresó a Río Gallegos." (631).
En cuanto a la Comisión de Alcaldes de Punta Arenas, el tema de la revuelta obrera de Natales y Bories, dio ocasión a una breve mención explicativa en la que el Gobernador del Territorio Luis Conteras Sotomayor, informó de la tardía reacción del gobierno frente a las demandas obreras.
Así, en la Sesión 121 Extraordinaria del 21 de enero de 1919, el Gobernador informó a los señores Alcaldes de Punta Arenas, en los siguientes términos: "Da cuenta, además, el señor Gobernador que la huelga de Natales está solucionada, quedando pendiente solo lo que se refiere a los artículos de consumo. Pide que la Comisión de Alcaldes envíe a esa población mercaderías de primera necesidad para cuyo efecto propone conseguir un escampavía. Así se acuerda." (632).
Sin embargo, resulta evidente que nada se hizo a este respecto, porque en la Sesión 122 Ordinaria del 3 de febrero de 1919 de la Comisión de Alcaldes de Magallanes, aparece la siguiente referencia: "...El Señor Gobernador expone que en vista de la escasez de alimentos que existe en Puerto Natales con ocasión de los últimos lamentables sucesos, envió el 1° de febrero a esa población en el vapor 'Alejandro' 30 sacos de frijoles, 10 sacos de azúcar, 20 cajones de nafta y 50 cajones de parafina. Todo esto consiguió comprarlo a precio de costo y enviarlo sin pagar flete, para que en Natales sea expendido a bajo precio por cuenta de la Subdelegación respectiva..." (633).
Por otra parte, no deja de ser sorprendente -por lo circunspecta y distante de los hechos- la visión que de estos sucesos se trasluce en el siguiente párrafo extraído de la inédita Memoria y Balance de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, propietaria del Frigorífico Bories, y presentada a la Asamblea General de Socios del 12 de septiembre de 1919.

"SOCIEDAD EXPLOTADORA

DE TIERRA DEL FUEGO
Memoria que el Consejo Directivo presenta a la Asamblea General Ordinaria

de accionistas en 12 de septiembre de 1919
... ... ...
OBSERVACIONES GENERALES.
El invierno de 1918 fué excepcionalmente riguroso, y ocasionó una mortandad extraordinaria de lanares, en la época anterior a la esquila, y una pérdida considerable de animales vacunos; hubo gran sequía en las estaciones siguientes, lo que impidió aumentar la dotación de los campos; y el invierno del corriente año se ha presentado benigno, aunque muy lluvioso.
El estado del ganado es plenamente satisfactorio.
Las faenas del campo se desarrollaron en condiciones normales; no así las del Frigorífico de Bories, que sufrieron algunas perturbaciones, y que se paralizaron, por último, a causa de un incendio ocurrido el 24 de febrero.
Este desgraciado suceso, por una parte, y por la otra, y principalmente, el menor precio de la lana y el menor rendimiento de la esquila, han originado una gran reducción en las utilidades de este año, con respecto a las del balance anterior." (634).
Es decir, ¡...para el Directorio de la Sociedad Explotadora, los graves hechos de Puerto Bories, no fueron más que "algunas perturbaciones..." en circunstancias que hubo obreros, empleados y policias que se enfrentaron a balazos!
Mientras ocurrían los sucesos de Puerto Natales ya relatados, en Punta Arenas los artesanos pescadores y la Comisión de Alcaldes de Magallanes sentaron las bases de lo que sería años más tarde el primer Mercado y Pescadería Municipal de Punta Arenas.

Patrones de lanchas y pescadores:

un singular acuerdo en 1919

En sucesivas reuniones sostenidas entre los pescadores y patrones de lanchas pescadoras con el Gobernador del Territorio (la primera de las cuales tuvo lugar el 7 de enero de 1919) se llegó finalmente a consensuar un Convenio para la venta de toda la producción diaria de la pesca en Punta Arenas a la Municipalidad.


El núcleo de pescadores que participaron en este acuerdo, eran una abigarrada mezcla de chilotes y austríacos, como aparece en la siguiente presentación que le hicieron -siempre en 1919- al Gobernador Contreras Sotomayor: "Señor Gobernador del Territorio: Según la reunión que hemos tenido hoi día ante su oficina estamos de acuerdo todos los dueños, patrones y pescadores, de tener un precio fijo en la venta de pezcado como ser. Pejerreyes a $ 0.70 el kilo, róbalo a $ 0.60 kilo, contando de esta fecha hasta fines de mayo y después de esta fecha ya citada, empezaremos a cobrar diez por ciento hasta fines de septiembre. Punta Arenas, enero 7 de 1919. Nicolás Milovich, Simon Radich, Andrés Bisich, Lorenso Marusich, Serafín Suisanich, Alberto Paguel, Miguel Anjel, Manuel Cárdenas, Antonio Bersovich, Antonio Muñoz, Gregorio Contreras, Demesio Contreras, Domingo Marinovich, Marcos Popovich". (635).
Algunos de estos nombres (predominantemente austro-húngaros y chilotes, salvo el alemán Pagels), fueron verdaderos pioneros fundadores de familias muy conocidas y de larga trayectoria en Magallanes y en la Patagonia.
El Convenio firmado, que formalizó las conversaciones entre la autoridad y los pescadores, un documento hasta ahora inédito y que aquí se presenta, entrega valiosos antecedentes y detalles del quehacer de los pescadores en Magallanes en esa época.

COMISION DE ALCALDES DE MAGALLANES

Inspección de Reglamentos

____


CONVENIO ENTRE LA MUNICIPALIDAD Y LOS PESCADORES

Los abajo suscritos, en representación de los Pescadores, se comprometen a vender a la Municipalidad de Punta Arenas pescado y mariscos, a los siguientes precios y condiciones:
1. Pejerrelles sin abrir $ 0,70 el kilo.

Róbalos sin abrir $ 0.60 el kilo

Pejerrelles abiertos y limpios $ 0,90 el kilo

Robalos $ 0.80 el kilo

Estos precios tendrán un recargo de 10% desde fines de mayo hasta fines de septiembre.
Choros $ 0,25 el kilo

Cholgas $ o,25 el kilo

Centollas $ 0.50 el kilo

Erizos $ 2.00 el kilo
2. Los pescadores tendrán la obligación de entregar toda la pesca a la Municipalidad y ésta de recibirla totalmente.
3. El pago por parte de la Municipalidad será al contado, por medio de órdenes al Tesorero.
4. Los pescadores desembarcarán la pesca por el Muelle Loreto i la entregarán a la persona encargada de recibirla, debiendo ellos colocar los cajones o canastos en el carretón que debe conducir la carga al sitio fijado para su venta.
5. Para atender al transporte y venta del pescado y marisco, se nombrarán tres Pescadores, cuyas obligaciones serán las siguientes:

a) Uno permanecerá todo el día en el Muelle Loreto para recibir la pesca, ver que esté en buenas condiciones y remitirla al sitio de venta.

b) Los otros dos, se ocuparán en el local de venta de recibir la pesca, dar el recibo correspondiente, atender la venta y envío al Frigorífico.

c) Estos tres Pescadores ganarán un sueldo mensual de $ 300,00 cada uno.

d) El encargado de abrir y limpiar el pescado será remunerado con cinco centavos el kilo.
6. La pesca se recibirá desde las 7 horas hasta las 19 horas.
Venta al público
7. Para atender al pago de los sueldos de los encargados de la venta, a la disminución del peso por pescado abierto y trabajo de limpiarlo, el precio de venta al público será el siguiente:
Pejerrelles $ 1.00 el kilo

Robalos $ 0.90 el kilo

Choros i cholgas $ 0.35 el kilo

Centollas $ 0.60 el kilo

Erizos $ 2.20 la docena
8. La venta al público será de 8 horas a 11 horas y de 13 horas a 15 horas.
9. Terminada la venta al público, se venderá a los revendedores hasta las 16 horas y el pescado que sobre se remitirá al Frigorífico.


  1. Este convenio comenzará a rejir desde el día 1° de febrero i será válido por un mes, para hacer las modificaciones que aconseje la práctica y renovarlo enseguida.


Para constancia se firma el presente convenio por el sr. Gobernador Civil, Gobernador Marítimo y los tres delegados nombrados por los Pescadores.
Punta Arenas, enero 29 de 1919.
Fdo. Luis Contreras Sotomayor

A. E. Swett

Próspero Cárdenas Enrique Valenzuela Antonio Milostic."(636).

Interesa observar algunos elementos curiosos y novedosos en este contrato.


El primer detalle significativo es la diferencia en el precio de compra a los pescadores y el precio de venta al público, de donde se desprende que la Comisión de Alcaldes funcionó en este caso como un "poder comprador" de la producción de estos artesanos.
El segundo detalle es que se establece un procedimiento ordenado para la extracción, descarga, limpieza y venta de los productos de mar, en una suerte de mercado o "pescadería" como se llamaría años más tarde.
Curioso resulta constatar el bajo precio del crustáceo centolla en aquella época, el que como se observa en los precios de venta al público, tiene un valor menor que el kilo de pejerreyes, lo que revela que por aquel entonces la centolla era un producto mucho menos cotizado y de interés que lo que vino a ser al paso de los años entre los consumidores de la región austral.
Hacia mediados de 1919 se registra la constitución de la segunda organización empresarial de Magallanes: el 25 de agosto de ese año se creó la Asociación Comercial e Industrial de Magallanes, que más tarde se convertiría en la Cámara de Comercio e Industrias.
De este modo, hacia 1919 estaban constituidos en entidades gremiales propias los dos sectores empresariales más fuertes del Territorio: los poderosos estancieros o ganaderos, reunidos hasta entonces en la Sociedad Rural de Magallanes, y los comerciantes e industriales en la Asociación antes mencionada.
Estos empresarios, ya desde el año 1918 y sobre todo a continuación de los ya relatada rebelión de Puerto Natales, comenzaron a presionar y demandar a las autoridades de gobierno, para que se incremente la dotación de militares y policías en el Territorio. Sus intereses se veían directa o indirectamente amenazados, en la medida en que las acciones de la Federación Obrera ampliaban su alcance y convocatoria y que el lenguaje en el periódico “El Trabajo” y en los mítines de obreros iba subiendo de tono y adquiría una evidente connotación anarquista. Leemos en “El Magallanes” del 3 de marzo de 1919: “...los hombres de empresas de Punta Arenas y directores de empresas residentes en Valparaíso y Santiago (637) vienen solicitando incansablemente del Ministerio de lo Interior tropas de Carabineros para resguardar el orden contra los elementos anarquistas que existen en número alarmante entre los obreros extranjeros.” (638)
Y evidentemente que “el temor mueve montañas”, porque una de las medidas que adoptó el gobierno de Juan Luis Sanfuentes presionado por sus poderosos aliados empresariales, fue el envío de una nave de la Marina, el crucero “Ministro Zenteno”, estacionado permanentemente en Punta Arenas y bajo la jurisdicción de la Gobernación Marítima de Magallanes. La nave permaneció en Magallanes desde mediados de 1919 y a fines de ese año, se envió además al Territorio un contingente adicional de Guardianes de Policía y funcionarios civiles de Policía: escribía “El Trabajo” en noviembre: “...ya tenemos entre nosotros un buen número de armados defensores (carabineros) de los burgueses...” (639)
La conmemoración del 1° de mayo en 1919 dio ocasión a una masiva concentración de obreros, la que se efectuó junto al Kiosco Monumental en la Plaza Muñoz Gamero (640). Los actos alusivos comenzaron en la mañana con una visita solidaria a los presos de la Cárcel, a los que una delegación de la FOM hizo entrega de los regalos y donativos recogidos entre los federados.
A continuación, la procesión se dirigió a la Escuela Nocturna Popular donde los dirigentes obreros expresaron el respaldo y aprecio de los trabajadores por la noble labor educativa que realizaba dicha entidad, para más tarde continuar hasta la sede de la Cruz Roja, donde también hicieron entrega de algunas donaciones en especies y en dinero, junto con visitar a los enfermos que allí se atendían. A principios de la tarde, la columna de obreros encabezada por el estandarte de la Federación se dirigió hacia la Plaza Muñoz Gamero; allí hicieron uso de la palabra, entre otros oradores Custodio Vilches, Ulises Gallardo y Leopoldo Urquiza y en “tribuna libre” (641) lo hicieron otros cuatro oradores, entre ellos el dirigente de la Agrupación Socialista de Magallanes Román Cifuentes.
No deja de ser curioso y simbólico, el gesto final de este mitin de la FOM. Uno de los oradores en “tribuna libre” expresó una fuerte crítica a la costumbre de enviar memoriales a las autoridades del Territorio o del país, manifestando que dichos documentos no tenían ningún valor para las autoridades, por lo que propuso “...que las conclusiones del meeting se hicieran pedazos...” (642) y efectivamente, después de consultarlo a la concurrencia, “...lo que dio por resultado apoyar la moción del orador, entonces el compañero Secretario General puso en manos de la concurrencia dichas conclusiones las que fueron hechas pedazos.” (643) Ese año, el Gobernador no recibió entonces, ningún memorial de la Federación Obrera de Magallanes, con motivo del 1° de mayo.
En la tarde de ese día se efectuó en la sede de la Federación, una concurrida velada artística para homenajear a los mártires de 1886 en Chicago, oportunidad en la que se hizo una nueva erogación solidaria de dinero, para ir en ayuda de los enfermos de la Cruz Roja y los presos en la Cárcel.
Ese mismo mes de mayo, los obreros del Gremio de Mineros de las minas de carbón “Loreto”, cansados de demandar ante la empresa propietaria Menéndez-Behety el retiro de un prepotente capataz que los acosaba continuamente en las faenas, declararon una huelga el 22, la que duró 48 horas hasta lograr su objetivo.
Los mismos obreros mineros, en agosto de 1919, realizaron otro movimiento de protesta por el despido considerado injusto e injustificado del obrero Juan Manríquez, situación que se resolvió mediante la creación de una comisión bipartita entre obreros y patrones en el seno de la Cámara del Trabajo.
A mediados del mismo mes de agosto, la Federación Obrera expresó su repudio a la lentitud en la tramitación del proceso contra los obreros que habían participado en la revuelta de Puerto Natales. En un acto masivo que partió desde el “Teatro Rejeneración” y culminó en la Plaza Muñoz Gamero, el dirigente Jorge Olea, entre otros oradores, criticaron ácidamente la lentitud con que se tramitaba este juicio, y se demandó la libertad de los compañeros obreros presos y la renuncia del Juez del Territorio y del Prefecto de Policía Aníbal Parada.
En octubre de 1919, mientras los obreros magallánicos expresaban declarativamente su solidaridad con las huelgas que se estaban produciendo en la Patagonia argentina, se iniciaban las conversaciones para el pliego de peticiones y el futuro Convenio Ganadero correspondiente a las faenas 1919-1920. Pero, en la práctica, fuera de las declaraciones de apoyo y solidaridad entre la Sociedad Obrera de Río Gallegos y la Federación Obrera de Magallanes, nada pudieron hacer una a favor de la otra organización, a la hora en que el conflicto social llegó a la violencia.
Aquí, conforme a la política regulatoria que había adoptado el anterior Gobernador del Territorio Luis Contreras Sotomayor, intervino la Cámara del Trabajo, para evitar conflictos y huelgas en colaboración con la Comisión de Alcaldes.

Los trabajos públicos

continúan a fines de 1919

Mientras tanto, los trabajos municipales continuaban, especialmente centrados en el empedrado de las calles, como lo atestigua el siguiente contrato inédito.






-- Nº29


Compartir con tus amigos:
1   ...   45   46   47   48   49   50   51   52   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal