Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página44/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   40   41   42   43   44   45   46   47   ...   105

El enganche de peones y obreros

en Chiloé

También hacia 1916, los términos de contrato de los obreros para las faenas de las estancias, se fijaban no solamente en Punta Arenas, sino también en la propia región de Chiloé, lo que permitía a los patrones estancieros contratantes (en este caso a la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego) a fijarles condiciones de trabajo inferiores a las logradas por la Federación Obrera, exigiéndoles de paso que no se incorporen a la organización gremial.


Testimonio de esto es el siguiente contrato.


CONTRATO DE ENGANCHE


"En Castro a dieciocho días del mes de Diciembre de mil novecientos dieciseis los abajo suscritos han celebrado el siguiente contrato con los señores Braun y Blanchard, representantes de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, en Magallanes, para prestar sus servicios en la Estancias de la referida Sociedad:
1° Nos comprometemos a prestar nuestros servicios en cualquiera faena que se nos designe en las Estancias de la referida Sociedad.
2° Declaramos por el presente Contrato que estamos desligados completamente de la Federación Obrera de Magallanes mientras estemos con este compromiso, y que cumpliremos con exactitud nuestros Contratos de Trabajo en las Estancias citadas.
3° Quedamos conforme con el suelo mensual asignado de seis libras esterlinas diez chelines que se nos abonará desde el jueves 21 del presente mes y además la comida diaria desde el día del embarque.
4° Se declara que la Compañía se obliga a proporcionarnos el pasaje de aquí a Punta Arenas y hasta las estancias y el de regreso del mismo punto a Castro una vez que no sean necesarios nuestros servicios."
El documento citado lleva la firma de T.R.D. Burbury, a la sazón Administrador General de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego. (544)

Este contrato debe ser descrito como uno "con remuneración por tiempo" ya que no precisa el tipo de trabajo que estos obreros efectuarán, pero sí establece la remuneración mensual, la que es todavía en libras esterlinas.


Las conquistas de los obreros agremiados en la Federación Obrera no eran sin embargo, las condiciones generales válidas para todos los obreros, ya sea porque no todos estaban incorporados en los Gremios que la componían, o porque eran contratados fuera del Territorio, ya sea en Argentina o en Chiloé.


Las casas

de la Federación Obrera de Magallanes

(1911-1920)

No era simple en aquel entonces para un gremio obrero o para una organización como la Federación Obrera, arrendar una casa que le sirviera de sede segura y bien ubicada en la ciudad.


La primera casas donde funcionó la Federación Obrera en 1911, se encontraba situada en Río de las Minas entre Atacama y Magallanes; a continuación, siempre en 1911, funionó en calle Aconcagua N° 1158 entre Errázuriz y Arauco. Después hacia 1912 trasladó su sede a la calle Atacama N° 777, y en 1913 funcionó en Avenida Colón N° 730.
En 1917 se trasladó a Avenida Colón N° 828, y finalmente en 1918, se trasladó a Errázuriz N° 434, en la que permaneció hasta el asalto e incendio del 27 de julio.

Esto ocurría a principios de 1917.


De hecho, los obreros contratados en Chiloé (y cuya contratación o enganche resultaba en su marginación de la organización gremial, como se aprecia más arriba) recibían un salario más bajo, como aparece en la circular remitida por el Administrador General de la Explotadora a todos los Administradores de Estancias, fechada el 13 de enero de 1917: "Obreros contratados en Chiloé: sueldo mensual 6 libras esterlinas 10 chelines y comida libre; obreros locales: sueldo según tabla en vigencia, 7 libras esterlinas 10 chelines y tiene que pagar 1 libra esterlina mensual por comida. Ambas condiciones son iguales y el Administrador puede optar por cualquiera de las dos maneras de pago. Estos sueldos se refieren solamente para los peones. T.R.D. Burbury, General Manager." (545).


SE INTENSIFICA

EL CONFLICTO SOCIAL

EN MAGALLANES

(1916 - 1918)

El conflicto ganadero de fines de 1916, trajo entre otras consecuencias, una creciente percepción de inseguridad en el Territorio por parte del sector patronal.



La huelga ganadera de 1916

vista por los patrones

Todo conflicto social, toda lucha de clases implica por lo menos dos visiones, generalmente contrapuestas.


La visión que la propia Sociedad Explotadora tenía por aquel entonces del prolongado conflicto reciente, se aprecia en el siguiente fragmento inédito de la Memoria y Balance presentado por el Consejo Directivo a la Asamblea General de socios de 24 de septiembre de 1917.


SOCIEDAD EXPLOTADORA

DE TIERRA DEL FUEGO
Memoria que el Consejo Directivo presenta a la Asamblea General Ordinaria

de accionistas en 24 de septiembre de 1917
... ... ...
"OBSERVACIONES GENERALES.
El tiempo ha continuado favoreciendo los intereses de la Sociedad. Esta circunstancia, unida al celo de la Administración y al alza en el precio de la lana, ha producido, en el año a que se refiere esta Memoria, resultados que habrán de estimarse satisfactorios, y que sobrepasan los alcanzados en años anteriores, tanto en las cifras de los inventarios, como en las utilidades de los diferentes ramos de negocios.
Ha sido muy lamentable, que en la época en que debieron comenzarse las faenas, en Diciembre de 1916, se produjera una huelga en Magallanes, que originó el atraso de más de un mes en la esquila y la paralización de diferentes trabajos, y obligó a contratar obreros en la República Argentina. Su causa principal no fué propiamente una cuestión de salarios, sino la exigencia de la Federación Obrera de intervenir, por medio de delegados, en funciones privativas de la administración de las Estancias.
No podemos desconocer el derecho de los obreros para asociarse y procurar los medios para mejorar su situación, pero creemos qud debe reconocerse, al mismo tiempo, el derecho de los patrones a una independencia absoluta en el manejo y dirección de sus intereses propios. Es de esperar que, en el futuro, se encuentre la fórmula que armonice estos derechos recíprocos, y se evite la necesidad de traer nuevamente obreros del extranjero para reemplazar a los del Territorio.
Durante el desarrollo de estos sucesos se encontró en Magallanes el Director Gerente, quién regresó después de haber quedado normalmente instalada la faena de la esquila en todas las Estancias...
Debemos hacer especial mención del trabajo extraordinario que tuvieron, con motivo de la huelga, tanto el Administrador General como todos los Administradores de las secciones y del Frigorífico, los que hoy cuentan con un personal muy reducido de ayudantes, por el alejamiento de muchos de éstos a causa de la guerra europea; y es un deber de justicia agradecerles sus esfuerzos y sacrificios y el celo con que han velado por los intereses de la Sociedad, el que está de manifiesto en los resultados obtenidos, a pesar de la perturbación originada por la huelga." (546)


Dos aspectos resaltan con nitidez de este texto: uno, el concepto de “independencia absoluta en el manejo y dirección de sus intereses”, tan propio del liberalismo decimonónico en boga por aquel entonces, según el cual el Estado no debía intervenir en los asuntos empresariales sino que debía regir la norma del “laissez-faire, laissez-passer”: dejar hacer y dejar pasar; y dos, la adopción de medidas para disminuir los riesgos de conflictos futuros con los obreros, las que consistieron en la aplicación del mecanismo de los “contratistas” y en la contratación de mano de obra argentina, traída desde Buenos Aires.
No debe olvidarse además, que hacia estos años no existía una legislación laboral que controle y regule las relaciones laborales: todo quedaba al arbitrio de la capacidad de presión y de negociación de cada actor. (547)
A principios de enero de 1917 y casi coincidiendo con el término de la huelga de las estancias, se declaró otra huelga esta vez de los obreros jornaleros de mar y playa.
Ante la huelga de los obreros de los muelles, el Administrador de la Explotadora le escribe al Administrador de la Estancia Caleta Josefina, el 16 de enero de 1917 en los siguientes términos: "Incluso inviamos a usted una lista de la madera pendiente para su sección y que estos señores (Bermúdez y Hamman) tienen para enviar, pero que a causa de la paralización de los trabajos no han podido embarcar todavía y apensas se reestablezca la situación será enviada a su sección a la brevedad. General Manager." (548).
En general puede considerarse que el año 1917 fue relativamente tranquilo en la historia social de Magallanes, a diferencia de 1916 y de los años siguientes.

"Todo lo conseguiremos

por la fuerza de la razón":

el desarrollo de las ideas sindicales

entre los líderes obreros

En los primeros decenios del siglo XX, en Magallanes como en el resto de la Patagonia hubo una dirigencia social y gremial muy ilustrada. Una de las causas de esta ilustración obrera se encontraba en la influencia ejercida por los inmigrantes europeos que trabajaban en el Territorio y que se habían integrado en las organizaciones.


En su mayoría, se trataba de dirigentes formados al calor de su propia formación autodidacta, o también a fuerza de constantes y perseverantes lecturas: lecturas de libros y lectura de la experiencia.
Por eso, desde sus inicios la Federación Obrera dio cabida a un amplio y rico debate de opiniones e ideas.


El debate de ideas

en el seno

la Federación Obrera de Magallanes

Entre 1916 y 1917, como consecuencia de diversos factores internos y externos, la dirigencia de la Federación Obrera de Magallanes, fué derivando gradualmente desde una postura inclinada a las ideas socialistas a una orientación más anarquista.


Dos aspectos interesa examinar aquí: la posición de la Federación frente a la Iglesia; y en segundo lugar, la orientación ideológica general de la organización, lo que implicaba una postura frente al Estado y frente al Gobierno.
En relación con la religión y la institución eclesial, la Federación mantuvo permanentemente desde sus inicios una postura fuertemente anti-clerical e incluso anti-religiosa.
El anti-clericalismo es una constante en la prensa obrera y en particular, en las ideas que subyacen en la Federación Obrera. Se les criticaba a sacerdotes e iglesias, la ausencia de interés en los asuntos obreros, su postura favorable a los intereses de los patrones o, en último caso, su eclecticismo a la hora del conflicto entre el Capital y el Trabajo.
A lo largo de nueve años de "El Trabajo" no encontramos referencias de ateísmo militante, pero hay frecuentes artículos donde se atacan los gastos en que incurre la Iglesia y se critican fuertemente las subvenciones que el Estado cancelaba anualmente a la Iglesia, en un período en que no existía aún la separación entre la Iglesia y el Estado.
A su vez, en el debate ideológico, resulta interesante observar la evolución que experimenta la Federación, y que se encuentra en numerosos artículos aparecidos en "El Trabajo".
Ya en 1911, y citando una serie de artículos del pensador sindical francés L. Garriguet, "El Trabajo" afirma lo siguiente: "El movimiento sindical obrero es como un torrente que desciende de la montaña: arrastra en su caída todo lo que encuentra a su paso, y amontona ruinas; pero cuando se dirige y se canaliza, pierde su antiguo carácter y se hace inofensivo y hasta bienhechor...Generalmente hay en la vida de las asociaciones sindicales dos fases muy diferentes. De ordinario deben su nacimiento a un descontento general: se constituyen para la guerra y con el fin de obtener el triunfo emplean la violencia, la huelga y el motín. Conservan ese carácter hasta que se les hace toda la justicia que creen merecer: pero cuado prevalecen sus reividicaciones, sobre tdo cuando son fuertes y ricas y ven que los patrones están más dispuestos a oírlas que a combatir, se apaciguan, pierden su carácter belicoso, y se limitan cada día más a las cuestiones profesionales. En vez de ser focos de anarquía o de guerra social, de tumultuos o de revolución, se convierten en instituciones útiles para la paz, para el orden y para el bien general." (549).
Aquí se intentaba situar al anarquismo como una etapa necesaria, pero superable en la evolución de las organizaciones obreras, no sin contener una crítica velada a los métodos anarquistas.
El propio emigrado belga Alfonso Peutat, quién tenía alguna influencia en el gremio de los fogoneros y marineros, escribía en "El Trabajo" criticando el recurso de la guerra y los enormes gastos militares de los países y deja caer ésta indicación crítica a la violencia en política: "La imposibilidad de mantener esos gastos enormes es forzado por los pueblos que no pueden más soportarlos y todos están al pié del mismo abismo: la guerra inmediata o la revolución violenta...así que el movimiento en favor de la paz será hecho no como una revolución moral contra la guerra, pero por razón de economía absolutamente necesaria..." (550).
Más aún, en sus inicios la Federación Obrera tendió a definirse dentro de una postura de gremialismo lejano a las controversias políticas e ideológicas, como se trasluce en un extenso artículo titulado precisamente "Federación Obrera de Magallanes" en el que su Director, Manuel J. Muñoz, define un verdadero programa ideológico de la naciente organización: "La Federación no crea conflictos a las autoridades ni a los patrones porque ejercita sus derechos dentro de la más estricta legalidad. La Federación aspira a ser admirada por la cordura de sus sentimientos, elevación de sus ideales y por la dignidad que se dará a todos sus actos. Los fines de esta Federación son dar mayor cultura a los asociados evitando odio y rencores. las huelgas, motín o movimientos de mejoras pasaban a la historia. Las armas que empleará la Federación para hacerse respetar son cooperativas, talleres, bibliotecas, etc. en fin, instrucción intelectual y moral, todo cuanto se pueda hacer en beneficio dentro de las vías razonables y justas, lo hará resueltamente...Donde las huestes del trabajo se organizarán solidariamente y el hombre por medio de las conferencias llegará a la unión, se asegurará la estabilidad de ocupación social, y asociados serán respetados por los poderosos que hoy consideran al hombre, no como obrero, sino como una simple máquina de producción: compañeros, deducid las consecuencias y veremos que los que hoy son gobernados seremos libres de nuestro proceder conquistado por la unión y la solidaridad".
Y culmina con esta profesión de fé en favor de la razón: "...por esto compañeros, porque no tenemos la asociación como barrera al capitalista, la asociación como medio eficacísimo para protejernos, la unión para que se respeten nuestros derechos pero no será la Federación la que os recomiende medios violentos, todo lo conseguiremos por la fuerza de la razón." (551).
En la misma orientación crítica, y hacia 1912, un "federado socialista" escribe un artículo titulado "El obrero socialista y el anarquismo" donde fustiga fuertemente a los anarquistas, en los siguientes términos: "Ningún provecho real resulta de la sujestión que producen las palabras propaganda por el hecho y acción inmediata: los anarquistas individualistas son tan amorfos e inofensivosa en la lucha de clases, a pesar de esgrimir la violencia personal, lo que suelde traducirse así en el homicidio, como en un hurto entre compañeros, siendo esto más que un barniz político que se da a ciertos instintos criminales poco comprensibles...El socialista combate el falso concepto de que sea posible la transformación social por la lucha personal, como también combate el medio antidiluviano y menos eficaz conocido por el delirio del hambre, para transformar la sociedad por medio de la acción inmediata o directa." (552).
Una buena demostración de las cercanías ideológicas de los dirigentes de la Federación entre 1911 y 1916-1917 con las ideas socialistas, se encuentra en el hecho de que la Federación Obrera celebró durante éste período en conjunto los 1° de mayo, junto a la Agrupación Socialista. Dirigentes de este naciente partido (formado en 1912), como Juan Fariña aparecen frecuentemente como oradores de los actos de la Federación Obrera. La Agrupación Socialista de Magallanes, comenzó a desarrollarse rápidamente, como que en enero de 1918 y por intermedio de su dirigente Román Cifuentes, pidió a la Comisión de Alcaldes de Punta Arenas, la autorización para la apertura de una "Casa del Pueblo".
Los lazos humanos entre ambas entidades deben haber sido tan estrechos, como que cuando salió a la luz en Punta Arenas el primer número de "El Socialista" (14 de julio de 1913), órgano de la Agrupación Socialista, el periódico "El Trabajo" le expresa en primera plana: "...saludamos al nuevo paladín de la causa libertaria que se presenta en la arena de la lucha y le auguramos profícua labor y larga vida." (553). Por lo demás, el periódico de los socialistas se imprimía en sus primeros años en la imprenta de "El Trabajo".
Del mismo modo, en agosto de 1914, cuando estalla la Primera Guerra Mundial, la Agrupación Socialista convoca a un mitin de protesta contra la guerra, colocándose dicho partido en una postura pacifista y anti-bélica, que coincide con la de la Federación Obrera, como que ésta adhiere al acto.
No deben descartarse tampoco las vinculaciones entre la Agrupación Demócrata y la Federación Obrera. Allí está como ejemplo Juan Concha, obrero dirigente de la Agrupación Demócrata (una filial en Punta Arenas del Partido Demócrata) fue representante de la Federación Obrera en los tribunales arbitrales que se formaron después de 1913 y 1914. Los representantes de la Agrupación Demócrata también tenían tribuna en los actos del 1° de Mayo organizados por la Federación Obrera, desde 1912 y 1913 en adelante, lo que refleja una cercanía de ideas entre ambas entidades.
Puede afirmarse sin embargo, que ambas ideas coexistieron dentro de la Federación hasta 1916-1917 cuando se comienza a percibir en sus textos y declaraciones, algunas posturas que se inclinan gradualmente hacia el anarquismo.
Con motivo del 1° de Mayo, en 1916, una obrera llamada Rosa González (uno de los raros casos de una mujer escribiendo en "El Trabajo"), escribe bajo el título de "Remember" un artículo alusivo a ésta fecha histórica, y en sus palabras puede ya notarse un claro acento anarquista: "Por eso, a veinte siglos del que por un ideal fué a la cruz, crucificado entre dos ladrones, nos llevan por lo mismo, cual criminales a estar entre criminales en una cárcel y perseguidos nosotros como él, por los fariseos. Es el tributo al privilegio, pagado siempre con la misma moneda: la libertad o la vida. Pero ante el crimen de la ley y el cúmplase del juez, exclamamos con Parsons: 'vuestro veredicto es el veredicto de la pasión, engendrado por la pasión, alimentado por la pasión y realizado en fin, por la pasión'...Si, podrá condenarnos la ley, sentenciarnos el juez, ejecutarnos el verdugo, pero como dijo Field ante el tribunal 'no se mata a la idea suprimiendo a sus defensores'. La miseria y la tiranía, el dolor y el oprobio es lo que despierta en los desposeídos el ideal que sustentamos. Y esa idea, ese amor a la libertad gestado en el odio a la tiranía, ese amor a la justicia originado por las injusticias no se destruyen con persecuciones, cárceles o patíbulos. Todo efecto es producto de una causa, lo que vale decir, que, mientras el privilegio exista, existirán los males que éste origina y que harán surgir individuos que luchen por destruirlos. Mientras haya injusticias, habrán espíritus justicieros que lucharán por anularlas. Ni la ley nos infundirá temor, ni la cárcel nos hará retroceder. Reclamamos nuestros derechos, defendemos el pan y la libertad del pueblo, queremos el bienestar para la humanidad toda, y aún que nos toque caer bajo la ley, diremos con Lingg: 'No, no es por un crimen por lo que nos condenan, es por nuestros principios. Os desprecio, desprecio vuestro orden, vuestras leyes, vuestras fuerzas, vuestra autoridad, ¡ahorcadme!." (554).
En ese mismo anticipo del 1° de Mayo, el articulista Manuel S. Porteiro (?) escribe en "El Trabajo", mencionando de paso entre los mártires obreros, al anarquista español Francisco Ferrer muerto en España (Montjuich): "Gloria al 1° de mayo. Gloria al hermoso despertar de la conciencia proletaria, al esfuerzo reivindicador de los desheredados, de los sin pan ni hogar, de los que, ora con el fuego vivificador de sus intelijencias, ora con la poderosa palanca de sus brazos, saben arrancar el sabroso fruto de la tierra y crear la riqueza material y espiritual, de cuyos beneficios gozan los parásitos de la sociedad. Gloria en fin, gloria imperecedera a los grandes mártires de la humanidad que allá en Chicago, como en Paris, en el Gólgota y en Grecia lo mismo que en Montjuich, etc., sellaron con su sangre sus ideas, bien proclamando un derecho, o ya defendiendo un principio de verdad o de extricta justicia." (555).
El anarco-sindicalismo y el anarquismo en general, se manifestó ya desde 1916-1917 en el seno de la Federación Obrera como una tendencia a la acción colectiva que se fue caracterizando, al menos en el discurso, por su preferencia por la acción directa y la huelga general y el rechazo a la lucha política y parlamentaria, por su oposición a los partidos políticos, su acentuado internacionalismo y su evidente afán de ideologizar el debate y el lenguaje sindical.
Hacia 1920, la tendencia anarquista llegó a predominar entre la dirigencia de la Federación Obrera, como se trasluce en el contenido y en el lenguaje de este manifiesto publicado en mayo de ese año en "El Trabajo": "Combatir en toda forma y donde quiera que sea, toda teoría, doctrina o sistema político parlamentario, por cuanto está demostrado de mil maneras que la política y los traficantes de ella, lejos de propender a fomentar en los pueblos el espíritu de verdadera justicia y libertad social que concede a los individuos la acción a sus legítimos derechos, los encierra hipócritamente en un marco de estrechez moral, absorbiéndoles sus energías, enervando los cerebros de mil modos diferentes: sujetándolos a la vez, por procedimientos maquiavélicos a un estado de tal degradación que los convierte en instrumentos de fácil manejo. La política, sea la más retrógrada y reaccionaria, como la del más avanzado socialismo, debe combatirla todo obrero que ame y luche por la emancipación social del proletariado, por cuanto ella es inmoral en el fondo y en la forma de los procedimientos y prácticas adoptados en la propaganda y en el sufragio popular. Además, tiende por todos los medios ilícitos a mantener el predominio del despotismo y la fuerza hecha ley sobre el hombre. En suma: la política es uno de los muchos males sociales que deben despreciar y combatir los hombres honrados; los que sienten ansias de cariño fraternal hacia toda la humanidad.
4° Como los tres títulos precedentes tiendan a converger en un punto determinado, y a la vez cada uno es complemento de un todo dominante, que es menester combatir abiertamente y con toda la virilidad de hombres íntegros, la lucha debe encararse cuanto antes hasta anular de una vez por todas ese conjunto de aberraciones con caracteres de idealismos y doctrinas, convertidos hoy en régimen imperante que predomina bajo el nombre de Estado.
5° Considerando un alto deber de moralidad societaria el presentar ante el pueblo y la clase trabajadora de Magallanes y de todo el país en general, la única faz que posee la Federación Obrera de Magallanes, declara solemnemente que todos los esclavos del salario que se cobijan en su seno, y a la sombra del rojo estandarte símbolo de todas las rebeldías que se inician en pro de las más caras virtudes del Amor y la Fraternidad Social, que luchará abiertamente contra toda política y contra todo sistema que traten de imponer al pueblo trabajador cualquiera de las entidades: Estado, Capital o Religión, por considerar que todos sus actos van dirigidos a mantener la explotación y la esclavitud entre el pueblo trabajador.
Luchará incansablemente hasta vencer los obstáculos que se presenten en el camino hacia las reivindicaciones de todos los derechos hasta hoy usurpados a la inmensa familia proletaria; hasta ver convertida en la más hermosa de las realidades, la verdadera emancipación de paz y armonía humana." (Ver texto completo en año 1920).
Aquí, a diferencia del artículo de octubre de 1911, la postura de la Federación Obrera frente al sistema capitalista, frente al Estado, al Gobierno y a todo el sistema político es de un rechazo completo y absoluto, al declarar que se opondrá y luchará abiertamente contra toda política y todo sistema que contengan el Estado, el Capital, la Política o la Religión. Cabe notar que incluso en el texto anotado, se rechazaban las tendencias socialistas.
Era el anarquismo puro. (556)

En este período durante 1917, no se registran grandes huelgas ni conflictos prolongados, pero al mismo tiempo, la Federación Obrera estaba ganando en prestigio a nivel de Magallanes y en el resto del país, no obstante el predominio anarquista en su directiva.


En efecto, varios de ellos, en particular Jorge Olea y Puente, adherían claramente al anarco-sindicalismo.

Aproximaciones

al anarco-sindicalismo

de los años diez

No obstante este debate, a partir de 1916, el anarquismo comienza gradualmente a prevalecer dentro de la Federación Obrera.


El anarcosindicalisimo se definía como un medio de organización y un método de lucha y de acción directa de los trabajadores que tiene sus raíces en los postulados de la Primera Internacional y en los del sindicalismo revolucionario.
Se inspira en fuentes esencialmente federalistas y anarquistas y, con neta actuación revolucionaria y clara orientación libertaria en la practica. Tiende constantemente a conquistar las máximas mejoras. en todos sentidos para la clase obrera, con miras a su integral emancipación, la supresión de todo genero de explotación y de opresión del hombre por su semejante o por una institución cualquiera, y al mismo tiempo lucha por la abolición de todo capitalismo y de toda forma de Estado. De ahí la radicalidad de su discurso y de su proyecto.
Opuesto irreductiblemente a los sistemas sociales y políticos actualmente imperantes, propugna por la transformación radical de las sociedades y regímenes en ellos asentados y por la instauración de un medio social de convivencia humana basado en los principios del socialismo libertario.
El anarcosindicalismo no es una doctrina ni una filosofía. Su contenido teórico lo extrae del socialismo humanista y principalmente del anarquismo, en cuyos postulados de defensa integral de la personalidad humana, de la libertad, de solidaridad, de apoyo mutual y de asociación voluntaria y federativa, halla su mas sólido fundamento.
El anarcosindicalismo, dentro del movimiento obrero moderno, constituye una corriente sindical absolutamente independiente, de acusadas características propias, lo mismo por su contenido básico que por su forma de organización y su desenvolvimiento funcional, exento de todo centralismo y de toda burocracia.

Tiene siempre en cuenta a personalidad del afiliado y le estimula su participación en la vida sindical. Respeta la autonomía de las secciones, de los sindicatos, de las federaciones y confederaciones. Se singulariza también por los métodos de acción directa que emplea, por su dinámica y estrategia de lucha y por su orientación social y finalista. Otro de sus rasgos distintivos inconfundibles es su rechazo de toda colaboración de clases, de todo compromiso con el capitalismo o con el Estado, aun en nombre del "interés nacional": de toda participación o intervención en organismo alguno mixto o oficial dependiente del gobierno o del patronato: de los arbitrajes y legalismos y de toda especie de intermediarios en las contiendas sociales cotidianas.


El anarcosindicalismo, considerándose en lucha permanente y sin tregua contra el sistema que combate y se propone abolir, rehusa todo cuanto limite, coarte e interfiera su libertad de acción su posición se halla siempre a la vanguardia de la lucha social y las reivindicaciones de los trabajadores.
En el contexto de este debate interno de ideas, la Federación Obrera continuaba ganando adeptos, experiencia y prestigio en el seno de la sociedad magallánica.
La buena imagen que estaba adquiriendo la Federación, se reflejaba en el siguiente párrafo, que se ha extraído de la Memoria de Prueba para optar al Título de Abogado de Manuel Chaparro Ruminot: "La clase obrera está compuesta por chilenos en su mayor parte, pero hai algunos austríacos, ingleses, españoles i alemanes que, como aquellos, emplean directamente su brazo en las faenas industriales. Todos están unidos en gremios, según la especie de trabajo a que se dedican, i la reunión de estos forma la gran Federación Obrera de Magallanes, que es la más fuerte, la más rica i la más culta i razonable institución de su clase en Chile. Como he dicho, los obreros afiliados en esta Federación han sido mal juzgados, no solo por la clase capitalista, lo que es natural, pues sus intereses deben sentirse heridos con las aspiraciones del obrero moderno, cuales son las que tienen los miembros que la componen, sino también por los últimos Gobernadores, con evidente ignorancia a mi entender, de las condiciones del trabajador magallánico." (557).

Las nuevas

condiciones laborales

en Magallanes después de 1916

En materia de relaciones laborales, dos cambios implicaba el reciente Convenio Ganadero firmado entre los estancieros y la Federación Obrera: uno de ellos, era el pago de los salarios en moneda chilena y segundo, el reconocimiento del sistema de los contratistas, como operadores intermediarios para la faena de la esquila y para la contratación de esquiladores.


De ello da cuenta, la siguiente circular del Administrador General de la Sociedad Explotadora a sus Administradores de estancias: "Punta Arenas, 3 de diciembre 1917. Circular sobre contratos de esquila. Como en la presente temporada de esquila tendremos que entendernos con los contratistas y no con los esquiladores, queremos que en sus libros las cuentas de los contratistas se ajusten bajo las siguientes condiciones: 1.- En sus libros se abrirán solamente una cuenta con los nombres de los contratistas y esta cuenta se debitará todos los avances entregados a los esquiladores, venta de mercaderías y demás cargos que se ocasionen. 2.- Cuando los esquiladores o peones de los contratistas necesiten dinero o hacer compras en el Despacho, tienen que llevar una orden por escrito de los contratistas o del representante de ellos. 3.- Normalmente se enviará a esta Oficina un estado de la cuenta de los contratistas, según modelo que adjuntamos. Dicho estado debe ser firmado por el Administrador y los contratistas. Al final de la esquila nos remitirán un estado completo de la cuenta, firmada por los contratistas. 4.- Las mercaderías entregadas para la cocina de los contratistas, serán al precio de costo. Queda bien entendido que las ventas particulares a los obreros de los contratistas, serán al precio de venta. 5.- A ningún esquilador o peón se le entregarán cheques en esterlina. 6.- Hay que hacer presente a los trabajadores de los contratistas que la Sociedad no atenderá ningún reclamo, sino que tendrán que entenderse directamente con los contratistas. Por la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego. T.R. Burbury, Administrador General." (558).
De este modo, evidentemente la implantación del sistema de contratistas, fue bien recibida por la Sociedad Explotadora y seguramente por los demás estancieros, por cuanto daba origen a un útil intermediario que se entendía directa y alternativamente con la estancia y con los obreros, de manera que frenaba en sí las reclamaciones de éstos, al pasar a ser el receptor de sus demandas.
Los términos de referencia por los que se establecía el sistema de contratistas para las faenas de la esquila en las estancias, aparecen en este documento de propuesta, que el Administrador General de la Explotadora le envió en junio de 1917 a los Administradores en Tierra del Fuego, para su estudio y perfeccionamiento.


"Propuesta Contrato Esquila para el año 1917-1918

entre

Pablo Karaman y Cía., y la

Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego.



  1. Contratistas Pablo Karaman y Cía. se comprometen esquilar todos los animales lanares de esquila, de las estancias que la Soc. Exp. T. del F. posee en la Tierra del Fuego.

  2. Contratistas se comprometen esquilar y enfardar toda la lana de los animales, a razón de 18 centavos argentinos cada animal.

  3. Los animales finos se pagarán a razón de 24 centavos argentinos cada uno.

  4. Los pasajes de los esquiladores y peones necesarios para la esquila serán por cuenta de la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego desde Punta Arenas y viceversa, una vez concluída la esquila.

  5. Contratistas pagarán a la Soc. Exp. T. del F. una libra esterlina por cada trabajador de la escuadrilla por comida.

  6. La Soc. Explotadora dará la comida buena y abundante como en los años anteriores, ateniéndose a las costumbres anteriores.

  7. La Soc. Explotadora avisará al contratista antes de la squila unos quince días antes de la esquila, para que él pueda así avisar y distribuir la gente.

  8. Al empezar la esquila, la Soc. Explotadora dará a cada esquilador cuatro peines y cuatro cortantes a cada uno y más un peine y dos cortantes por cada mil animales esquilador; y lo demás será de cuenta de los contratistas.

  9. Los contratistas se comprometen poner esquiladores buenos y número completo.

  10. Contratistas se comprometen esquilar en cada galpón mínimo cuatro mil animales.

  11. Si por causa ajena de los contratistas, se tuviera que suspender o interrumpir trabajo, la Soc. Explotadora abonará a los contratistas los perjuicios a razón de lo que ganaban en los días anteriores.

  12. La Sociedad Explotadora entregará los animales en el galpón embretados.

  13. La Sociedad Explotadora pondrá una persona competente en la prensa, para manejar con ella y para cuidarla.

  14. Contratistas pondrán: esquiladores, velloneros y prenseros por cuenta propia.

  15. Las costumbres anteriores regirán en los galpones.

  16. Una vez terminada la esquila, la Sociedad Explotadora pagara una gratificación de mil pesos argentinos a los contratistas, por cada galpón, donde fueron esquilados los animales.

  17. Terminada la esquila, la Sociedad Explotadora fletará los vapores para llevar la gente a Punta Arenas y los gastos serán por cuenta de ella.

  18. Contratistas Pablo Karaman y Cía. depositarán en uno de los Bancos de esta localidad la suma de dos mil libras esterlinas que servirá como garantía, para fiel cumplimiento de este contrato.


Bahía Inutil, 17 de junio 1917.
(Signed) P. Karaman."
(559).

El sistema de contratistas probablemente podría haber evitado numerosos conflictos a los estancieros y a los sindicatos, pero el problema fundamental residía sin duda, en las condiciones laborales de los obreros.


En los años siguientes, los contratistas fueron eliminados como procedimiento de contratación de obreros y la Federación Obrera procuró negociar directamente con los estancieros las condiciones de trabajo de todas las categorías de trabajadores de la industria ganadera, pero -como se verá más adelante- el sistema de contratistas reapareció en los años cincuenta y sesenta.
Ya hacia fines de 1917 comenzaba a observarse un crecimiento en las manifestaciones y protestas obreras no sólo en Magallanes sino en toda la Patagonia.
Las protestas obreras fueron alentadas -entre otros factores- por la amplia difusión de las ideas socialistas y anarquistas, el mayor desarrollo alcanzado por las organizaciones gremiales, por la influencia intelectual ejercida por ciertos hechos internacionales revolucionarios (como la revolución bolchevique en Rusia y la Revolución Mexicana) y el aumento del costo de vida como consecuencia de la Primera Guerra Mundial.
La prensa local alcanzó a dar alguna cobertura a los sucesos de la revolución de octubre (noviembre en el calendario vigente en Occidente y en Chile), a través de algunos telegramas enviados desde Alemania,
Así concluyó el año 1917 en Magallanes.

1918

un año de aparente calma social

A su vez, el año 1918 puede ser calificado al igual que el año anterior, como un momento de relativa calma social.


El trabajo en Magallanes era hacia 1918 una actividad de mucha relevancia pero de muy poca consideración social. Los siguientes dos avisos de prensa nos muestran algo de ese mundo y de las condiciones de vida de los habitantes del Territorio.


Cocinera

"y sirvienta de mano se necesita en la Avenida Libertad N° 469. Se prefiere extranjera. (560)

Se necesita

Un carrero para el reparto a domicilio de leña trozada y picada. Balmaceda 442. (561)

Por su parte, las diversas organizaciones obreras agrupadas en la Federación Obrera, trabajaban orientadas especialmente a fortalecer su capacidad, extensión y proyección interna, así también como funcionaban las diversas sociedades mutuales.




Sociedad Obrera de Socorros Mutuos

Directores de turno
Alfredo Marín.

Francisco Paredes.

Manuel J. Merino.

Rosamel Alvarez.

Víctor Cabrera.

Juan Ulloa.

Juan Sáez.

Francisco López.

En junio de este año, la Federación celebró el 7° aniversario de su fundación, y un periódico local se expresó en los siguientes conceptos de dicha fecha, que reflejan el grado de consideración e importancia que había adquirido esta organización en la vida social de los magallánicos.




La Federación Obrera de Magallanes

"El 7° aniversario de su fundación celebró ayer la Federación Obrera de Magallanes.
Durante este período de tiempo, relativamente corto si se quiere, esta agrupación obrera ha sabido compenetrarse con su elevada misión de defensa de los intereses del pueblo, velando por la situación económica y cultural de la clase trabajadora, en forma decidida y entusiasta.
Al acompañar en su justo regocijo a la Federación Obrera de Magallanes en tan fausto aniversario, formulamos sinceros votos por su prosperidad, anhelando que la más extricta cordura prime siempre en sus actos, para bien de la nobilísima misión en que se encuentra empeñada." (562)

La propia Federación había creado una serie de actividades sociales para sus asociados, entre las cuales hay que consignar la Biblioteca, el Cuadro Dramático y las veladas de cine, como aparece en la siguiente información de prensa.




Federación Obrera

"Esta noche se efectuará la acostumbrada velada popular que ofrece mensualmente a las familias obreras esta Institución. Se proyectará la película "Intrigas de palacio" ofrecida por el señor Romeo Mattioni.
Se nos encarga decir a los obreros que como siempre la entrada será gratis a esta velada mensual."
(563)

Por su parte, las tradicionales conmemoraciones con motivo del 1° de Mayo, repitieron algunas de las manifestaciones acostumbradas desde principios del siglo, en especial el acto público en la plaza principal de la ciudad y el memorial presentado a la autoridad.




La Fiesta del Trabajo

Comicio público

"Con ocasión de celebrarse ayer la Fiesta del Trabajo, la Federación Obrera realizó un comicio público a las 2 p.m. en la Plaza Muñoz Gamero.
En este acto hicieron uso de la palabra varios oradores.
Concluído el comicio una comisión obrera llevó al señor Gobernador del Territorio las conclusiones que se acordaron en esta manifestación." (564)


Pobreza, caridad y beneficencia:

la vida de los más necesitados

Uno de los puntos principales de este memorandum enviado por la Federación Obrera al Gobernador se refería a las condiciones de vida del pueblo trabajador, realidad que fue recogida elocuentemente por un periódico local en estos términos. "Quién ve la forma en que vive la mayoría de nuestro bajo pueblo, arribará a la conclusión de que las antihigiénicas piezas, las inmundas viviendas, son las causantes, las propulsoras para que los microbios de mil dolorosos males se desparramen y cundan de individuo en individuo, por ley de herencia en unos casos y en otros por contagio." (565)


Un fiel reflejo del modo de vida de pobreza que llevaban muchas familias en Magallanes por aquel entonces, es la decisión adoptada por un selecto número de vecinos de Punta Arenas, de crear, en mayo de 1918, una institución de beneficencia llamada "Desayuno Escolar", y cuya finalidad fundamental era reunir fondos solidarios para ofrecer un desayuno alimenticio y gratuito a todos los niños de las escuelas de la ciudad.
Las iniciativas de beneficencia eran, además, muy frecuentes por aquel entonces en Magallanes y la propia Federación Obrera participaba de algunas de ellas.
Pero, además, las mujeres se estaban incorporando lentamente a la vida social del Territorio.
Las mujeres de las más diversas condiciones sociales se iban sumando al quehacer social, sobre todo en organizaciones de caridad y ayuda a los más desvalidos, respondiendo así a su propia sensibilidad.
Una de las primeras manifestaciones de sociabilidad popular femenina en Magallanes fue la creación de la Sociedad Femenina de Socorros Mutuos, constituida el 16 de julio de 1918, una activa entidad mutualista que funcionó hasta la década de los años sesenta.

1918:

algunas tentativas de conciliación

entre el capital y el trabajo

Entre fines de mayo y el mes de junio de 1918, el Gobernador del Territorio inició una serie de contactos y reuniones con los estancieros a fin de establecer un "modus-vivendi" adecuado en las relaciones entre el Capital y el Trabajo, y un marco de acuerdos con los gremios de obreros, teniendo como propósito último evitar el clima de confrontación y de huelgas vivido en 1916.


No debe dejar de considerarse positivo y loable el propósito de la autoridad.
De hecho, los obreros de Mina Loreto se declararon en huelga el 15 de junio, en demanda de ciertos arreglos salariales, y regresaron al trabajo el día 17, bajo la promesa de la firma propietaria Menéndez Behety y de su gerente, de que se considerarían sus demandas.
Poco antes de la reunión mencionada entre ganaderos y el Gobernador, un periódico local hacía referencia al clima que imperaba entre los obreros del Territorio, a propósito del trato de que eran objeto por parte de sus patrones: "Día a día vemos la antesala de la Gobernación civil llena de obreros que acuden en demanda de amparo a la primera autoridad por atropellos de los patrones. Es necesario que esto se solucione pues no es posible que hoy día, cuando todo encarece y el hogar del proletario se ve estrechado por la carestía de subsistencias, se le trate de vejar en sus legítimos intereses." (566)


10 planchadoras
"necesita la Lavandería Modelo." (567)

Como resultado de estas conversaciones previas, y después de una reunión convocada por el Gobernador el día 22 de junio, los estancieros (que asistieron en número de 15) y el Gobernador (acompañado de los SubDelegados de Ultima Esperanza y Tierra del Fuego), firmaron un memorándum de entendimiento, según el cual los intereses de los obreros serían garantizados por el propio Gobernador.


Según el principio acordado, los obreros recomendados por la Gobernación del Territorio tendrían preferencia para ser admitidos en las estancias, con respecto de aquellos que se presenten por su propia cuenta a los establecimientos ganaderos en busca de trabajo.
En dicha reunión fueron comisionados el Gobernador Luis Contreras y el Sr. Lethaby para informar a todos los estancieros del Territorio de este acuerdo preliminar.
La Federación Obrera aceptó este principio, entendiéndose que el no implicaba que los obreros sean discriminados por razones ajenas a su experiencia y calidad del trabajo.
A mediados de junio de 1918, se informaba que los profesores trabajando en el Territorio serían afectos a una gratificación. De hecho, la gratificación de zona (motivada en la necesaria compensación por los costos de las distancias, el transporte y la carestía de los productos en el Territorio), se constituyó en uno de los logros laborales más antiguos de los trabajadores de Magallanes.


Pago de gratificación

"El Ministro de Instrucción contestando un radiograma que le dirigiera al señor Gobernador del Territorio, en lo que respecta al pago de la gratificación de zona de que goza el profesorado de Magallanes, ha tenido a bien comunicar que ese Ministerio ha transcrito a la Dirección del Tesoro la petición formulada."
(568)


El Gobernador del Territorio

como arbitro de los conflictos sociales

No obstante el acuerdo firmado entre el Gobernador y los estancieros en junio de 1918, muchos de ellos intentaron modificar las condiciones laborales, por lo que a mediados de diciembre de 1918, los trabajadores afiliados en la Federación Obrera paralizaron por dos semanas, en el contexto de las conversaciones para resolver el Convenio Ganadero, pero en tales condiciones se podría haber llegado a un acuerdo sin que la huelga desembocara en confrontaciones directas entre la parte patronal y los trabajadores.


Relata al respecto el federado don Pascual Guerrero: "Eran los dos gremios nada más, eran los dos más fuertes: el Campesino y de Mar y Playa; cuando había algún problema con el Gremio de Mar y Playa tocaban también los campesinos y viceversa; en ese tiempo había mucha unión entre esos dos Gremios. Después estaban los otros gremios, como de los panaderos, de los carpinteros, etc., pero los más grandes y fuertes eran los campesinos y los Mar y Playa." (569).
Pero, en realidad y en el marco de este conflicto, las manifestaciones desembocaron en enfrentamientos con la fuerza policial en Punta Arenas, ocasionando un muerto y varios heridos (como se verá enseguida), con lo que el clima social volvió a agudizarse en el Territorio.
Cada Gremio hubo de lograr entonces sus propias conquistas y negociar separadamente con los respectivos patrones y empleadores.
Finalmente, el Convenio colectivo para las faenas ganaderas en Magallanes, correspondientes a la temporada 1918-1919, quedó en los siguientes términos.

CONVENIO PARA LA FAENA

1918-1919


"1° Los jornales se pagarán en moneda nacional corriente.
2° Las horas de trabajo obligatorias para el obrero, no excederán de nueve diarias debiendo pagarse sobre tiempo por el mayor número de horas que trabaje.
3° Los obreros que se contraten en Punta Arenas recibirán pasajes de ida y regreso de la faena. Para tener derecho a pasaje de regreso es menester que el obrero termine su contrato, o bien, que se inutilice o se enferme. Ningún obrero podrá ser despedido antes del tiempo del contrato, sino por mala conducta o incompetencia debidamente comprobada por la administración, recibiendo en este caso, su pasaje de regreso siempre que hubiere trabajado un mes completo.
4° Fíjase en 24 pesos moneda corriente el valor mensual de la comida que debe pagar el obrero.
5° La comida será sana y abundante y suministrada como sigue: desayuno: café y pan; almuerzo: chuletas con papas, cereales, café y pan; comida y cena: tres a cuatro platos variados, café, té y pan. Los comedores serán aseados, higiénicos y con capacidad de mesas, asientos y servicios suficientes al número de obreros.
6° El obrero que deba abandonar el trabajo, poniendo término a su contrato, recibirá comida durante los días necesarios para emprender el viaje, pagándola a razón de 0.80 moneda corriente. Los que se enfermen o inutilicen recibirán comida gratis.
7° Los obreros recibirán gratuitamente atención médica y medicinas. Los específicos patentados serán de cargo del obrero.
8° El trabajo de esquila se suspenderá el sábado a las 13, pudiendo también descansar los peones después de lavar el piso y dejar el galpón en orden.
9° Al comenzar la esquila recibirá cada esquilador cuatro peines y seis cortantes, un pinche y dos cortantes más por cada mil de animales esquilador. Los esquiladores a mano recibirán tres tijeras y una más por cada mil animales esquilados.
10° Se considerará como velloneros a los obreros de 14 a 16 años de edad inclusive.
11° Para ser ovejero se exigirá experiencia en el ramo y que tengan, a lo menos, dos perros amaestrados.
Los trabajos que los ovejeros deban ejecutar fuera de las estancias, como ser: conducción de arreos, etc., les serán pagados después del segundo día de salida, con un aumento del 50 por ciento sobre el jornal diario.
12° Las estancias darán pastoreo a la cabalgadura del obrero.
13° Los administradores darán facilidades a los obreros para hacer sus giros en dinero a Punta Arenas.
14° Tendrán preferencia para recibir trabajo los obreros que residan en el Territorio, para lo cual serán provistos de un certificado expedido por el Gobernador.
15° El precio de venta fijado a los artículos que se expenden en los almacenes de las estancias, al iniciarse la faena, no podrá alterarse durante la duración del convenio.
16° Sueldos para la gente trabajadora del campo para las faenas 1918 - 1919:
Esquiladores, por cada cien animales lanares esquilados, 26 pesos.

Ovejeros, sueldo mínimo mensual, 192 pesos.

Peones, salario mínimo mensual, 180 pesos.

Panaderos, durante los meses de faena, mensual, 288 pesos.

Panaderos, el resto del año, 192 pesos mensuales.

Campañistas, mensual, 186 pesos.

Domadores, por cada animal amansado, 36 pesos.

Carreteros, por mes, 192 pesos.

Velloneros, por mes, 138 pesos.

Cocineros, por mes, hasta para 10 hombres, 249 pesos; de 10 a 30 hombres, 288 pesos; de 30 a 50 hombres, 384 pesos; de 50 a 60 hombres, 432 pesos; de 60 a 100 hombres, 480 pesos.
Artículo final. Queda constituido como árbitro para resolver toda duda o diferencia que pudiera presentarse sobre interpretación del presente convenio, el Gobernador del Territorio, coronel Luis Contreras Sotomayor.
Punta Arenas, 20 de octubre de 1918.
Firman el presente Convenio las siguientes personas:
Por la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, T.R.D. Burbury; por Roux y Cía, A. Roux; por la Sociedad Ganadera Jente Grande, Ernesto Hobbs; por Francisco Campos y Cía, G.D. Brown; por Sociedad Ganadera Laguna Blanca, A. Bader; por Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Wagner Seyffer (Estancia Laguna Blanca); por Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Menéndez B, A. Gorostiza; por Hamilton y Saunders Ltdo. (Estancia Morro Chico), Douglas R. Lethaby; por Ladouch y Cía, A. Siegers; por Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Sara Braun (Estancia Pecket Harbour), R. Ewing, Sub-Gerente; por The Patagonian Land State y Cía. Ltdo. (Otway), Enrique Hersog; por la Sociedad Criadero Casimiro Ltdo., Maggellan Fenton; por The Patagonian Seep Farming and Co. (1908) Ltdo. (Estancia Kimiri-Aike), Walter Wood; por poder Mauricio Braun, Juan Blanchard; por poder Harris Hermanos, D.R. Lethaby.
Por el Gremio de Esquiladores, Alfredo Marín M; por los Trabajadores de Campo, Juan Ortega; por el Gremio de Cocineros, Adolfo Cárdenas." (570)

En este contrato queda de manifiesto que no se ha recurrido al sistema de contratistas; ahora además, queda establecido nuevamente el pago de los salarios en moneda chilena y aparecen por primera vez, los servicios médicos gratuitos para los obreros en las estancias.


En cuanto al Convenio Ganadero presentado, se trata de un "contrato colectivo con remuneración a la vez por tiempo y por pieza".
Y, además, por primera vez, las remuneraciones de los obreros deberán cancelarse sólo en moneda chilena.
Este no era en aquel entonces un tema menor.
Esta cuestión de la forma de pago, tema en el que durante muchos años hubo indefinición de parte de las sociedades ganaderas, motivaría que hacia 1928, José María Borrero en su libro "La Patagonia Trágica", hiciera referencia a la cuestión de los contratos de los obreros en ambos lados de la frontera patagónica, en los siguientes términos: "Otro de los sistemas de explotación, muy usual con los pobres verdes era el siguiente: contrataban al jornal a razón de noventa o cien pesos mensuales, cantidad fabulosa para el recién llegado; se le internaba en las estancias y cuando al cabo de unos años trataban de arreglar sus cuentas, resultaba que, a pesar de haber trabajado en territorio argentino, y creyendo que se les pagaba en moneda argentina, les liquidaban en moneda chilena, y cómo ésta vale tres o cuatro veces menos que la nacional, salían cobrando el 'fabuloso' salario de veinte, veinticinco, a lo sumo treinta pesos argentinos; y todavía los amos tenían el cinismo de justificar tal estafa alegando que el lugar de contrato era Punta Arenas, y como Punta Arenas pertenece a Chile, en moneda chilena debía pagarse; y esta operación fraudulenta se ha realizado hasta con operarios distinguidos, como mecánicos y carpinteros, que han intentado en alguna ocasión reivindicar sus derechos ante los tribunales de justicia, han venido a Río Gallegos a consultar con abogados, que los atendieron con la mayor complacencia y no han podido hacer nada en su favor, a pesar de los contratos escritos, por haber sido redactados y firmados en Chile, sin que ellos se explicaran la clase de moneda, si chilena o argentina, en que sus trabajos habrían de ser remunerados." (571).
Era éste un problema que duró toda la década de los años diez...
Cabe poner de relieve aquí que, como consecuencia de la experiencia exitosa de la autoridad del Territorio, en orden a situarse como mediador o árbitro de los conflictos entre patrones y obreros, al año siguiente se intentó dar forma a una entidad que estableciera en forma definitiva un procedimiento de negociación y arbitraje, que se denominó "Cámara del Trabajo", como se verá más adelante.
Pero, ¿era el Gobernador del Territorio un árbitro realmente imparcial de los conflictos sociales en curso?
La respuesta la daría el tiempo...
Los entendimientos logrados hasta el momento, indicaban que las relaciones entre la Federación Obrera y las autoridades podían llegar a un plano de armonía.
Mientras tanto y reflejando el buen clima de entendimiento que había todavía entre los gremios obreros y la autoridad del Territorio, el Secretario General de la Federación Obrera Jorge Olea, le escribe al Gobernador Luis Contreras aceptando la realización del paseo de huérfanos por parte del gremio de choferes, en los siguientes términos: "Muy señor nuestro: Acuso recibo de su muy atenta nota de fecha 30 del pasado, en la cual invita al Gremio de Chauffeurs, para que concurran al número de sacar a paseo a los huerfanitos de los asilos en auto por la población." (572).
Así, desde esa fecha se estableció la costumbre tradicional del paseo una vez al año, ofrecido por los gremios de choferes y conductores de taxis, para los niños huérfanos de Punta Arenas: el "paseo de los huerfanitos".
Aún así, la ausencia de trabajo acompañado con una creciente afluencia de trabajadores desde el sur de Chile, era un serio problema que no por repetido, dejaba de preocupar a los gremios, a las autoridades y a la prensa.


No hay trabajo
"Debido a que las faenas no están aún en todo su apogeo, hay mucha gente sin trabajo. Es de recomendar a los que están por trasladarse a ésta, que no lo hagan por el momento, sino para los primeros días de noviembre, mes en que se dará comienzo a la esquila."
(573)

Como consecuencia de la falta de trabajo, particularmente de los obreros chilotes venidos a las faenas del campo, la Gobernación del Territorio fue autorizada "...para conceder pasajes por el transporte nacional 'Angamos', hasta los puertos de Melinka, Chonchi y Puerto Montt a los obreros que no teniendo trabajo en ésta, deseen dirigirse a los indicados puertos para cuyo efecto se deberá solicitar en la Secretaría la orden individual de embarque." (574)






Compartir con tus amigos:
1   ...   40   41   42   43   44   45   46   47   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal