Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página43/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   39   40   41   42   43   44   45   46   ...   105

Este mismo día se anunció que la Federación Obrera abrió una “Cocina Obrera”, la que proporcionaba comida dos veces al día a los huelguistas. Al mismo tiempo se informó que la Comandancia General de Armas del Territorio, “como medida de precaución y seguridad”, había ordenado el envío de soldados del Batallón Magallanes a diversos puntos en que la concurrencia de obreros fuera necesaria.

Sábado 9 de diciembre


Un gran número de obreros de Ultima Esperanza decidieron trasladarse a Punta Arenas. El periódico "El Trabajo" da cuenta de este evento en los siguientes términos: "...emprendieron viaje a esta ciudad nuestros compañeros en huelga concentrados en Puerto Natales, cuyo número no bajará de mil doscientos. La determinación tomada por el Comité Central de trasladar a esos compañeros a esta ciudad obedece a motivos muy justificados, siendo el principal evitar las provocaciones y atropellos que de parte de los carabineros se venían cometiendo a diario contra los obreros que en ningún momento dieron ocasión para ello...Al ponerse en marcha los obreros se hicieron acompañar hasta traspasar los límites del cuartel donde tienen sus guaridas los bandoleros, por el Subdelegado y por el Juez, y después hasta el límite argentino por la benemérita Cruz Roja. Solo así se pudo evitar que esos esbirros en acecho de una oportunidad para hacer gala de su valentía, desistiesen de sus propósitos. Más, los obreros supieron a poco andar que siete compañeros que habían quedado rezagados habían caído en poder de los sayones siendo bárbaramente flagelados...La salida de los obreros de Natales fué en extremo emocionante. La población que quedaba, compuesta en su mayor parte de mujeres, dió la despedida a los trabajadores desde lo alto de un cerro. Todos tenían lágrimas en los ojos, pues eran pocas las que en esos momentos no despedían al padre, al esposo, al hermano o al hijo. (532).




Lunes 11 de diciembre


La autoridad administrativa, dispuso el envío de un barco de la Armada a Punta Arenas, a fin de ejercer una acción disuasiva. Informaba al respecto "El Trabajo": "Hoy en la mañana fondeó en nuestra bahía el crucero de nuestra Armada 'Blanco Encalada'. Su viaje a esta región austral obedece a las noticias alarmantes hechas circular en la capital de la República y de las cuales se han hecho eco nuestros dirigentes, de que aquí, en Magallanes, había estallado una revolución promovida por la Federación Obrera, cuyos dirigentes eran evadidos del Neuquén y del presidio argentino de Ushuaia. Estas calumnias no merecen siquiera ser destruídas, el pueblo todo de Punta Arenas sabe muy bien quienes componen el Comité Administrativo de la Federación Obrera, y una vez más repetimos que nos alegramos de la llegada de este buque de guerra por que así sus jefes y oficiales podrán imponerse de la realidad de las cosas." (533)


A diez días de haber comenzado el conflicto, la huelga se mantenía dentro de cauces absolutamente pacíficos. Nos relata al respecto "El Trabajo": "La movilización de más o menos cinco mil hombres a travez de un Territorio inmenso completamente desguarnecido, habría producido en cualquier otra parte del mundo donde pregonan su civilización a los cuatro vientos, incidentes lamentables; pero en Magallanes no se ha producido hasta ahora ni un solo hecho de esos que los Códigos conceptúan como delitos. Caravanas de cien o doscientos hombres atravesando campos de más de treinta y cuarenta leguas, cansados y hambrientos, no han tenido ni un solo instante la idea de cortar un alambre para abreviar su camino, ni de matar un animal para aplacar su hambre. Hechos son estos que hablan muy alto de nuestra cultura ciudadana y de nuestro respeto al derecho ajeno." (534).
También relata de estos hechos el obrero natalino Gabriel Bustamante: ""Esto comenzó el año 1916, cuando se hizo la primera huelga grande, cuando los obreros se fueron a pié y a caballo hasta Punta Arenas, llevando carretas con alimentos." (535).

Lunes 8 de enero 1917

Esta mañana, y en protesta por la contratación de obreros extranjeros en las estancias, se sumaron a la huelga las mujeres de los trabajadores en paro.


Desde los primeros días de diciembre, y ante la prolongación del movimiento, muchos trabajadores en paro se retiraron desde las estancias y se fueron desplazando por cualquier medio disponible (en barco desde Porvenir, a caballo, en carros e incluso a pié) llegaron a Punta Arenas e instalaron una especie de "olla del pobre" en la sede de la Federación.
El federado don Juan Aguilar Collao recuerda en su testimonio oral al autor que: "En Puerto Natales, los trabajadores viajaron a pie hasta Punta Arenas; eran unos 400 obreros; demoraron tres o cuatro días en llegar..." y el obrero federado don Francisco Mayorga agrega al respecto: "Los trabajadores se vinieron de las estancias a caballo. No quedó ninguno en las estancias." (536).
De este modo, a mediados de enero de 1917, el paro era total en todas las faenas más importantes del Territorio de Magallanes, Tierra del Fuego y Santa Cruz (Argentina).
El paro general de 1916 consiguió, por primera vez, la paralización completa de las actividades ganaderas y comerciales de toda la Patagonia argentino-chilena, por espacio de 49 días.
La Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, como respuesta a la paralización y con el fin de disminuir el impacto negativo del atraso en la iniciación de la esquila, procedió a contratar algunos obreros en Argentina y a "enganchar" obreros independientes de los gremios, procedentes de Chiloé (ver texto de "contrato de enganche" más adelante).
Finalmente, hubo de intervenir una Comisión designada por la Junta de Alcaldes de Punta Arenas, la cual funcionó como organismo mediador ad-hoc a fin de dar solución al conflicto.

Jueves 18 de enero

Esta mañana, en Punta Arenas, se firma el acuerdo por las tres partes (representantes de las sociedades ganaderas, Federación Obrera y Comisión de Alcaldes) y cuyo texto completo es el siguiente:


"En conformidad con lo resuelto por la Honorable Comisión de Alcaldes el 15 del presente mes, los Alcaldes que suscriben llamaron a patrones y a obreros para tratar de solucionar el conflicto actual y después de varias reuniones se arribó al siguiente acuerdo, que deberán cumplir estrictamente ambas partes.
Jente de campo.
1. Los trabajadores de campo que se indican gozarán de los siguientes sueldos: esquiladores: 1 libra esterlina y dos chelines por cada 100 animales lanares esquilados; ovejeros, sueldo mínimo ocho libras mensuales; peones, salario mínimo mensual, siete libras esterlinas diez chelines; panaderos, durante los meses de faenas, doce libras, durante el resto del año, ocho libras mensuales; campañistas, siete libras quince chelines; domadores, una libra diez chelines por cada animal amansado; carreteros, ocho libras mensuales; velloneros, cinco libras quince chelines por mes; cocineros, los que tengan que cocinar hasta para diez hombres, diez libras esterlinas mensuales, de dies a treinta hombres, doce libras esterlinas mensuales, de treinta a cincuenta hombres, dieciseis libras esterlinas mensuales, de cincuenta a sesenta hombres, dieciocho libras esterlinas mensuales; de sesenta a cien hombres, veinte libras esterlinas mensuales. Estos sueldos serán pagados al cambio mínimo de 10 d. o sea a veinticuatro pesos por libra esterlina, deduciéndose previamente del sueldo o jornal una libra esterlina mensual por comida.
2. Las horas de trabajo serán las establecidas por la costumbre y las dificultades que se originen sobre el particular, serán resueltas por el Tribunal Arbitral.
3. Los estancieros que usan portavellón en sus establecimientos ocuparán dos velloneros para realizar el trabajo.
4. Al comenzar la esquila la estancia entregará a cada esquilador cuatro peines y seis cortantes y un peine y dos cortantes más por cada mil animales esquilados. Los esquiladores además recibirán tres tijeras al principiar la esquila y una tijera más por cada mil animales esquilados. Toda esta herramienta deberá ser nueva y de buena calidad.
5. Los esquiladores tendrán derecho a pasaje gratis hacia Punta Arenas una vez terminada la esquila.


  1. Se considerarán como velloneros a los jóvenes de trece y dieciseis años inclusive.


7. Serán considerados como ovejeros los que posean experiencia en el ramo y tengan, por lo menos, dos perros amaestrados para el trabajo. Los trabajos que realicen los ovejeros fuera de la sede de las estancias, como ser llevar o traer arreos, les serán pagados con un 50% de aumento después de dos días de salir.
8. Las estancias que ocupen más de cincuenta hombres tendrán un panadero, no pudiendo en ningún caso desempeñar este trabajo el cocinero, siempre que tenga que cocinar para más de cincuenta personas.
9. Las estancias que ocupen de diez a veinte hombres tendrán un mozo. De veinticinco a cincuenta dos mozos y así sucesivamente.
10. La comida deberá ser sana y abundante y suministrada sobre la siguiente base: desayuno, café y pan; almuerzo, chuletas con papas, cereales y café. Durante las faenas de esquila se dará "porridge" en todos los establecimientos. Com,ida y cena de tres a cuatro platos variados y dos veces por semana se dará postre de frutas secas o pudding.
En tiempo de esquila se dará en la tarde te o mate con pan dulce o "cake".
Los comedores serán amplios y el servicio de mesa suficiente para todo el personal.
11. Las sociedades o estancieron que llevarán a sus establecimientos obreros contratados, pagarán el pasaje de estos de ida y vuelta a Punta Arenas, siempre que hubieran trabajado, por lo menos, tres meses.
El trabajador que se retire por su voluntad sin dar cumplimiento a lo mencionado en el párrafo anterior del presente artículo, perderá su derecho a pasaje y se le descontará el costo del pasaje de ida. Asimismo ningún trabajador podrá ser despedido del establecimiento antes de un mes y si lo fuere, no se le cobrará pasaje.
El trabajador que sea contratado por los administradores de las estancias tendrán derecho a pasaje a Punta Arenas en las mismas condiciones establecidas en el párrafo primero del presente artículo.
12. Ningún administrador podrá expulsar de su establecimiento a un obrero si este no tiene medios de movilización, y durante los días que espere vapor, carro, etc., para retirarse pagará su comida 8 peniques diarios, siempre que el tiempo de espera no exceda de una semana, en cuyo caso, en los días que excedan de este plazo no les cobrará la comida.
13. En caso de que a un trabajador se le haga esperar medio de movilización fuera del establecimiento, correrán de cuenta de la sociedad o estanciero los gastos que con la espera se originan.
14. El trabajador que se lesione o enferme gravemente durante el trabajo será trasladado a Punta Arenas poir cuenta del establecimiento, teniendo derecho a pasaje y a sueldo mientras dure su imposibilidad para trabajar a juicio de un facultativo. En caso de que se trate de un obrero a contrata se le pagará los gastos de traslación a Punta Arenas y el sueldo de un obrero al mes.
15. Todo establecimiento deberá estar provisto de un botiquín, cuyos medicamentos, siempre que no sean específicos patentados, serán proporcionados gratuitamente a todo obrero enfermo que lo solicite.
16. A cada obrero deberá hacérsele conocer a cuanto ascxiende su haber devengado durante el mes antes de los diez días del mes siguiente.
17. La cuota mensual que en algunos establecimierntos se paga para el sostenimiento de un médico será enteramente voluntaria.
18. Los esquiladores suspenderán el trabajo en los galpones de esquila todos los sábados a la 1 p.m. pudiendo descansar los peones del galpón una vez que hayan lavado el piso y dejado todo en orden.
19. Este acuerdo durará desde la fecha hasta el 30 de septiembre del presente año.
20. Este acuerdo no afecta a los contratos vigentes celebrados entre patrones y obreros.
21. Los estancieros recomiendan a los obreros que se contraten primero en esta ciudad, antes de salir al campo, para evitarles que anden errando de una estancia a otra.
Jente de mar.
1. Los marineros y fogoneros tendrán un aumento de 40 pesos de 12 d. mensuales sobre sus sueldos actuales y de 30 pesos de 12 d. el resto de los tripulantes.
2. Se pagará 75 centavos de la misma moneda a esos empleados por la hora de sobretiempo, y un peso cincuenta centavos por hora después de las 2 de la noche.
3. Los jornaleros e playa tendrán un aumento de un chelín sobre el jornal diario que actualmente disfruta cada uno de los tres grupos en que se dividen.
Carreros.
1. El sueldo mínimo de los carreros será de ($ 230) mensuales moneda nacional. Queda entendido que todo aquel que ganare más, tendrá un aumento proporcional.
2. las horas de trabajo diario serán 9, distribuídas según convenga a los intereses del patrón.
3. Los patrones no podrán obligar a estos empleados a trabajar más de las horas estipuladas en el artículo anterior. Tampoco podrán obligar a trabajar en los días que la ley declara feriados.
4. Los sueldos serán cancelados por mensualidades vencidas al 1° o el día 2 del mes siguiente. Los haberes devengados serán dados a conocer en forma detallada.
5. Los patrones quedan obligados, siempre que un obrero se enferme o lesione a consecuencias del trabajo, a proporcionar doctor y medicina gratis y a abonarle su sueldo mientras dure su imposibilidad para trabajar a juicio de un facultativo.
6. Los patrones se comprometen a dar a sus operarios carreros, ropa encerada para preservarlos de la lluvia.
Frigoríficos.
1. Las condiciones referentes al personal de obreros de los frigoríficos quedarpán sometidas al Tribunal Arbitral para su realización.
Aserraderos y carpinteros.
En la misma forma que en el número anterior el Tribunal Arbitral resolverá lo referente a los obreros de aserraderos y carpinteros.
Mineros.
Queda establecido que el 15% que ya concedieron los patrones a los obreros de minas será para todo el personal empleado en el establecimiento.
Con el fin de solucionar toda clase de dificultades que se susciten sobre el cumplimiento de este acuerdo entre patrones y obreros, se constituirá un Tribunal Arbitral, que funcionará en Punta Arenas.
Este Tribunal será compuesto por siete personas a saber: tres representantes de patrones y tres de obreros, propuestos en terna de nueve por los interesados y nombrados por la parte contraria. El séptimo miembro que será el Presidente lo nombrará la Comisión de Alcaldes. Las resoluciones de este Tribunal serán inapelables." (537)

Sábado 20 de enero

La gran huelga ganadera ha concluído.


En el día de hoy fueron puestos en libertad tres dirigentes obreros de Porvenir y que se encontraban recluídos en el crucero "Blanco Encalada" por haber incitado a la huelga a los trabajadores de Tierra del Fuego.
Se trata de los obreros Pedro Valenzuela, José Alarcón y Gregorio Bulljean. Relata al respecto "El Trabajo": "Hemos conversado algunos instantes con estos compañeros y nos han expresado que del tratamiento dado no tienen quejas, solo que estiman que su prisión fué arbitraria, pues no dieron otro motivo que el de cumplir con su deber sin atentar en ningún momento contra las leyes del país. Su único delito consistió en levantar los ánimos de los compañeros en huelga, en tratar de dar a conocer las causas que determinan los movimientos huelguistas y la mejor manera de conseguir el triufo de nuestras aspiraciones." (538).
El mismo periódico denunciaba además que "La huelga terminó; todo ha vuelto a su estado normal, pero las guardias armadas en los caminos públicos continúan aún impidiendo el peso de todo aquel que no vaya premunido dse un pase de los ganaderos, con el visto bueno de la Prefectura de Policía... Nuestra primera autoridad de acuerdo con los ganaderos tratan de seleccionar el personal de trabajadores que salgan al campo. Por eso, todos los obreros tendrán que pasar porel 'crisol' de las oficinas ganaderas. Los radicados en Magallanes, comienzan a ser víctimas de los intereses capitalistas y gubernativos." (539).
Uno de los logros más importantes de la huelga ganadera de 1916, sin perjuicio de los ya mencionados fue la aceptación del principio de la jornada de 8 horas de trabajo y otros beneficios sociales y económicos para los obreros de las estancias, pero además -como se verá más adelante- el acuerdo alcanzado beneficiaba a la gente de mar, a los obreros carreros, a los obreros de los frigoríficos, de los aserraderos y carpinteros y a los mineros.
Esto parecía un éxito.
Desde la perspectiva de la Federación Obrera sin embargo, el acuerdo alcanzado fué considerado como un fracaso y un "momento de tregua".
No obstante el éxito alcanzado en sus demandas, era evidente que no todos los gremios habían mostrado similar actitud de solidaridad con el conflicto.
Pero los obreros estaban casi solitarios en sus planteamientos, ya que ciertos "silencios" también, habían sido muy significativos como nos lo relató en su oportunidad el federado don Pascual Guerrero: "A los obreros nadie los ayudaba en ese tiempo, porque hasta los obreros de hoteles no querían saber nada de la Federación Obrera de Magallanes. En aquel tiempo la Iglesia no abrió la boca..."
(540).
La Federación Obrera de Magallanes –como organización representativas de los trabajadores- resultó evidentemente fortalecida con los resultados de este conflicto. Desde el punto de vista de los logros económicos y regalías alcanzadas, este Convenio constituye sin duda un paso delante de grandes proporciones en el mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de los obreros de las estancias magallánicas.
Esta organización había crecido en tamaño y capacidad de convocatoria.
Ilustrando este aspecto, el dirigente obrero Luis Emilio Recabarren mencionaba en un artículo publicado en el periódico obrero de Taltal "La Aurora", los siguientes datos sobre el número de afiliados de la FOM: "El número de incorporaciones de socios que ha habido, en la Federación Obrera de Magallanes ha sido como sigue: En 1911 fueron 236; en 1912, 1.450; en 1913, 2.890; en 1914, 4.050; en 1915, 5.846; en 1916, 6.030. La Federación Obrera se fundó el 11 de junio de 1911 y el dato está tomado hasta el 30 de abril de 1916." (541).
Es decir que al momento de la gran huelga ganadera de 1916, ya relatada, la Federación Obrera agrupaba a más de 6.000 trabajadores del Territorio, de manera que siendo la población de Magallanes en 1916 de alrededor de 25.000 habitantes, la Federación Obrera reunía a la cuarta parte de la población de este Territorio.
Además, este mismo año de 1916, la Federación Obrera adquirió su sede propia en Puerto Natales.
En cuanto a algunos logros materiales del conflicto reciente, obsérvese que desde 1916, los obreros de las estancias que habían participado en la huelga de diciembre lograron que se sirva en las estancias, café y pan, en el desayuno; chuletas con papas, cereales y café en el almuerzo, comida y cena de tres a cuatro platos variados y "porridge" durante las faenas de esquila, además de te o mate con pan dulce o "kake" en la tarde, también en la época de esquila, tradición que se mantuvo por muchos años en las estancias de Magallanes y de la Patagonia.
En el contexto de la evolución de las relaciones laborales de la época en relato, y de las condiciones en que se producían los conflictos entre el capital y el trabajo en Magallanes, la importancia de este acuerdo debe ser considerada como histórica.
Este es uno de los primeros convenios colectivos de importancia de la historia social y económica de Magallanes, un convenio de tipo muy particular, porque actualmente se denominaría "contrato inter-empresas", pero que en la realidad del Territorio austral de 1916 y 1917, lo debemos denominar como "contrato colectivo inter-faenas", en tanto en cuanto abarca la totalidad de las faenas cuyos trabajadores se encontraban organizados en gremios dentro de la Federación Obrera.
Pero, en materia de pagos de los salarios y de su forma de conversión, se observa que dichas remuneraciones eran todavía expresadas y pagadas en libras esterlinas, chelines y peniques, la moneda inglesa con que funcionaba el comercio y la banca regional.
Lo que ha logrado aquí la Federación Obrera fué integrar en un solo proceso negociador con los empresarios las demandas -coincidentes en el tiempo- de distintos gremios, al mismo tiempo que se actuaba y se legitimaba como la única entidad representativa de todos los intereses de los trabajadores del Territorio. Pero la diversidad de condiciones laborales era aún muy grande, y la Federación Obrera no estaría en condiciones de repetir la experiencia, por el costo financiero y humano que implicaba.
Pero además, a la vez que introduce algunas innovaciones en las relaciones laborales del Territorio, mantiene otras conforme a "la costumbre".
Hay que notar además que, aunque en el caso de la Gente de Mar y Playa, los salarios aparecen fijados en moneda chilena y en moneda inglesa, el resto de los obreros aparecen mayoritariamente pagados en libras esterlinas. A su vez, los obreros carreros obtuvieron limitar su jornada de trabajo a 9 horas (Artículos 2 y 3 de su parte del convenio). Y finalmente, se establecen algunas innovadoras normas básicas en materia de "medicina del trabajo": gratuidad de los medicamentos en caso de accidente o enfermedad, intervención gratuita de un médico en cada caso y calificación de las enfermedades en manos de "un facultativo".
En lo esencial, se trata de un "contrato colectivo inter-faenas con remuneración por tiempo", en tanto en cuanto, el rasgo esencial de sus cláusulas es la fijación de distintos niveles de salarios mensuales, dentro de la diversidad de actividades que cubre.
El balance que hizo la Federación Obrera de esta prolongada huelga fue, en general negativo, como aparece en el siguiente artículo aparecido a pocos días de terminado el conflicto: "La solución de la huelga. Después de una lucha tenaz por espacio de cuarenta y nueve días los trabajadores plegaron sus estandartes y cedieron el campo a sus adversarios. Para muchos, para los que asistieron al movimiento desde los balcones, los obreros obtuvieron un triunfo. Pero para nosotros, los que estuvimos en las filas y pudimos palpar las cosas y conocer de cerca los factores que indujeron a los obreros a aceptar la solución del conflicto no podemos por menos, si hemos de ser sinceros, que confesar que hemos sufrido la más vergonzosa de las derrotas. Sí, tal como suena: hemos sido vencidos, y, lo que es peor, humillados. Los obreros que lucharon con admirable entereza durante tantos días, lucharon para conseguir el triunfo de los carneros, de los traidores, pues serán ellos los que con las ventajas obtenidas se beneficiarán. La pérdida más grande que podemos lamentar y que por sí sola anula todas las ventajas obtenidas en aumento de salarios y mejoras en las condiciones de trabajo, es el desconocimiento de la organización como representante de los trabajadores. Desde hoy en adelante los obreros no tendrán un representante genuino, elejido por ellos mismos, que defienda sus intereses en los establecimientos, que haga cumplir los convenios, no existirán más los delegados que eran los encargados de hacer respetar los compromisos hechos con nuestra Federación, que era el orgullo de los obreros; pero en cambio habrá inspectores municipales elegidos no sabemos entre qué elemento." (542)
De resultas de la gran huelga de 1916, la Junta de Alcaldes designó a ciertos funcionarios para que visiten las estancias involucradas en el conflicto, a fin de verificar el cumplimiento del Convenio colectivo.
Así lo comunica en una circular el Administrador General de la S.E.T.F., T.R.D. Burbury a todos los administradores de estancias, en los siguientes términos: "De acuerdo con el acta municipal del 19 de enero 1917, inspectores municipales deben ser autorizados para observar las condiciones de las estancias, de acuerdo con la última huelga a la que adhirieron todas las estancias. El inspector asignado para su distrito es el señor Pablo Kareman a quién deben darse las facilidades para que converse con la jente, se aloje y hay que asistirlo con un caballo para que se traslade a las demás estancias. T.R.D. Burbury, General Manager." (543).


Compartir con tus amigos:
1   ...   39   40   41   42   43   44   45   46   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal