Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página32/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   28   29   30   31   32   33   34   35   ...   105

Orígenes y desarrollo

de la prensa obrera

en Magallanes


(1897-1929)

La aparición de la prensa obrera en el territorio de Magallanes está ligada estrechamente a las necesidades de difusión y refleja un proceso de fortalecimiento de las organizaciones de los trabajadores.


Se presenta a continuación una lista de los nombres de los periódicos obreros surgidos en ésta etapa histórica, con algunas indicaciones de fecha de inicio y de término de su publicación, cuando dicha información está disponible.
El Obrero. Diciembre 1897-

(Aparece primero como órgano de la Unión Obrera Marzo 1898

y a continuación se declara órgano del Partido Socialista de

Magallanes, antes de desaparecer).

1° de Mayo. Mayo-junio 1905

La Voz del Obrero

(Unión Internacional de Obreros y Trabajadores) 1909

El Trabajo. 1911-1920

(Federación Obrera de Magallanes)

El Faro 1912-1920

La Voz del Obrero. 1921

La Luz del Obrero. 1921

La Verdad. 1921

La Idea. 1921

El Faro. (2ª epoca) 1924


El Boletín. 1924

El Esfuerzo. 1924-1927

La Voz del Empleado. 1925-1929
El periódico "El Trabajo", desde su aparición en 1911 estableció corresponsalías con otros periódicos obreros de Chile y de Argentina. Por ejemplo, hacia 1911 y 1912, se recibían en la Federación ejemplares en canje con "El Despertar" de Iquique, "El Paladín" y "La Asamblea" de Santiago, "La Pluma" de Collipulli, "El Heraldo" de Concepción y "Acción Obrera" de Buenos Aires. En la Cuenta entregada por el Director General a la asamblea de la Federación Obrera del 4 de febrero de 1912, se informaba que se remitieron canjes a casi todos los periódicos de Argentina, de Uruguay y de España. (417)
Más adelante, cuando en 1921 la Sociedad Obrera de Oficios Varios de Río Gallegos (Argentina) fué arrasada por la represión, se encontraron en su imprenta ejemplares de "El Trabajo" de Punta Arenas. (418).
Dentro del proceso de surgimiento y desarrollo de la prensa obrera en Magallanes, hay ciertas figuras que representan la continuidad del pensamiento y de la creación literaria y editorial, al servicio de la causa de los trabajadores.
José Contardi fué el principal editor del periódico "El Obrero" y puede ser considerado entonces como el primer "periodista obrero" de Magallanes. A su vez, Enrique Gómez debe considerarse como el primer redactor y polemista de la prensa obrera de Magallanes. Fuera de sostener una polémica de alto nivel sobre los fines de la Unión Obrera (1897-1898), Enrique Gómez aparece frecuentemente en "El Obrero", donde dió a conocer su pluma aguda, crítica y mordaz.
Uno de estos personajes de importancia e injustamente olvidado fué el emigrado belga Alfonso Peutat, quién fué editor y administrador de "La Voz del Obrero" (aparecido en 1909), el periódico de la Unión Internacional de Obreros y Trabajadores, y quién estableció -desde el punto de vista de las ideas inspiradoras- una continuidad ideológica evidente entre la Unión Obrera y la Federación Obrera de Magallanes, dos de las tres sociedades obreras de resistencia más importantes de Magallanes.
Más adelante, hacia 1912, Alfonso Peutat participó como Editor Responsable de "El Faro", el primer periódico del recién formado Gremio de la Gente de Mar.
A la luz de sus textos disponibles, puede afirmarse que Alfonso Peutat era, sin duda, un idealista cercano a las ideas anarquistas, pero dotado con una sólida formación intelectual y con amplios conocimientos en materias políticas y jurídicas.
Otro publicista destacado de la primera época de la prensa obrera magallánica fué Juan Enrique Ojeda, editor responsable del periódico "1° de Mayo" publicado en 1905, y hombre inspirado en las ideas socialistas y marxistas.
También merece destacarse la amplia labor de Gregorio Iriarte Heredia, periodista y redactor en el diario "El Magallanes", y articulista en "El Trabajo" de la Federación Obrera. Numerosos textos constitutivos de la primera época de la FOM se deben a su pluma o intervino en su redacción, como es el caso de las "Bases sobre las que quedó fundada la Federación Obrera..."
El periodista Gregorio Iriarte emigró del Territorio después del asalto e incendio de la Federación Obrera en 1920, y lo veremos reaparecer en Magallanes hacia mediados de los años cuarenta, cuando actuaba como Secretario del Sindicato Industrial de Electricistas, uno de los gremios obreros más activos en 1948.
Hacia los años veinte y treinta, dos nombres destacan en el desarrollo de la prensa obrera de Magallanes: Ulises Gallardo, dirigente del período final de la Federación Obrera y obrero de larga trayectoria sindical y propagandística, y Miguel Angel León, periodista al servicio del periódico "El Esfuerzo" del Sindicato de Campo y Frigorífico de Puerto Natales.
También hay que mencionar a Rogelio Figueroa quién, antes de 1920, fuera corresponsal en Puerto Natales de la Federación Obrera, representante en Ultima Esperanza de la Cooperativa Obrera de Magallanes, y frecuente redactor y articulista en "El Trabajo", donde escribía bajo el pseudónimo de "Tácito".
El periódico "El Trabajo" fué acaso el órgano más importante de la prensa obrera entre 1911 y 1920. En sus páginas, desde 1912 y 1913 en adelante, aparecían artículos y citas de autores famosos como Alejandro Dumas, Volney, Víctor Hugo, J. Manzzini, Samuel Smiles, Benjamin Constant, Herbert Spencer, F. Pi y Margal y Proudhon. Por ejemplo, entre 1913 y 1914, aparecieron largos capítulos de "El Contrato Social" de J.J. Rousseau. Allí se copiaban también artículos de fondo de autores tan diversos como Emilio Pouget, Rafael Barret, Emilio Vandervelde y J.H. Lagarrigue.
A nivel del país, "El Trabajo" mantenía corresponsalías e intercambio de artículos con los periódicos "Idea", "El Despertar" y "El Proletario" de Iquique, y otras publicaciones de Santiago y provincias.
Volvamos ahora al desarrollo de la Federacion Obrera de Magallanes.
Durante sus nueve primeros años de existencia, la Federación encabezó numerosas campañas a fin de demandar la solución de reivindicaciones propias de los trabajadores, pero también otras de interés público, como el tema de la supresión de la Aduana (que se prolongaría por muchos años como tema de demanda del Territorio de Magallanes), y el de la subdivisión de tierras que habían sido concedidas en arrendamiento.
En enero de 1913, la Federación Obrera nombró por primera vez a sus "Inspectores de campo", dirigentes suyos que estaban facultados y autorizados, para recorrer los establecimientos ganaderos a fin de conocer las quejas y opiniones de los obreros. Los primeros inspectores de campo de la FOM fueron: Didier Moreno para el sector Ultima Esperanza; Antonio Talia, para la costa de la Patagonia; Carlos Gil G., para las estancias de la pampa de la Patagonia y Leopoldo Vásquez y Castor Pérez, para Tierra del Fuego.

1913:

el primer convenio colectivo

para las faenas de los frigoríficos

A medida que se iban constituyendo nuevos Gremios, la Federación Obrera iba aumentando su capacidad de convocatoria y su representatividad.


El gremio de los trabajadores de los frigoríficos, como se ha visto anteriormente, fueron una de las primeras agrupaciones obreras que se constituyó precediendo a la Federación Obrera. Hacia el mes de enero de 1913 estos trabajadores plantearon sus demandas a las empresas frigoríficas del Territorio y después de prolongadas conversaciones, finalmente se arribó a un acuerdo que satisfizo a ambas partes.
Ilustrativo de esta nueva situación laboral es el acuerdo firmado a principios de febrero de 1913 entre la Federación Obrera –que actuó directamente en representación del Gremio de Carniceros- y la empresa propietaria del Frigorífico de Río Seco, The South American Export Syndicate, dando origen al siguiente Convenio.


"CONVENIO

En Punta Arenas á 4 de febrero de 1913, entre los señores James Guthrie en representación de The South American Export Syndicate y don Manuel J. Muñoz en representación de los obreros arribaron al siguiente convenio:
1° El señor Guthrie dará a los trabajadores de su establecimiento un sueldo mensual de $ 170 m/c.
2° No les hará descuento alguno como garantía para terminar el trabajo, quedando eximidos de este descuento todos los trabajadores del establecimiento.
3° Los que trabajen en las cámaras frigoríficas ganarán, según un acuerdo entre estos y el patrón, la cantidad de $ 190 m/c incluyendo los días domingo hasta el medio día.
4° Las horas de trabajo serán desde las seis de la mañana hasta las cinco y treinta minutos de la tarde.
5° El establecimiento cobrará por comida la cantidad de $ 40 (cuarenta pesos) mensuales entendiendose que el trabajador queda en completa libertad para buscar su comida donde la consiga más barata.
El presente convenio empezará a regir desde que empiecen las faenas del establecimiento." (419).

Obsérvese que en este convenio, las horas establecidas de trabajo son 11 y media (de seis de la mañana a cinco y media de la tarde) y no hay referencia al tiempo de suspensión de las faenas por el almuerzo, lo que hace pensar en una jornada contínua.


Poco tiempo después, gracias a una autorización municipal, otros empresarios podían acceder al Frigorífico de Río Seco para beneficiar animales cuya carne sería vendida después en Punta Arenas, según figura en el siguiente contrato.

REPUBLICA DE CHILE

Comisión de Alcaldes

de Magallanes




Punta Arenas, junio 6 de 1913. N° 103
Con fecha 4 del actual se ha espedido por esta Alcaldía el siguiente decreto:
N° 785. Vista la solicitud que antecede y teniendo presente lo acordado por la Comisión de Alcaldes de Magallanes en sesión de 29 de mayo próximo pasado, DECRETO: Concédese permiso a los señores Ladouch y Cía y J. y J. Stipicich para que puedan beneficiar animales en el Frigorífico de Rio Seco, cuyas carnes pueden espenderse a la población, bajo las siguientes condiciones: 1) que los interesados paguen a la Comisión de Alcaldes los mismos derechos coko si los animales se beneficiaran en el matadero Municipal, de acuerdo con la ley y compromisos celebrados con los dueños de las carnicerías. 2) que los animales sean examinados antes de la matanza por el Veterinario Municipal, debiendo los interesados facilitarle los medios de transporte. 3) que la matanza y conjelación de las carnes se hagan en la forma usada por el Frigorífico, bajo la vijilancia del Inspector ad-honorem señor Bruce Buchanan, y 4) que las carns sean examinadas y timbradas por el Veterinario Municipal.
El Administrador del matadero tomará las medidas del caso para que se cumpla fielmente este decreto y para salvaguardiar los intereses municipales. Anótese y comuníquese. T. Urrutia Semir. Ric. Leiva Kenderdine, Sec. Sup. Lo que transcribo a Ud. para los fines del caso."

(420).


Durante el año 1913, se produjeron diversas huelgas, principalmente motivadas por las demandas de remuneraciones más elevadas: la de los obreros metalúrgicos, la de los trabajadores del Frigorífico Bories de Puerto Natales, y la de los obreros carreros de Puerto Sara (en la costa del Estrecho de Magallanes, a 130 kms. de Punta Arenas).


Además, allí donde existía alguna organización obrera, aunque sea incipiente, los gremios y sociedades tendían entonces a hacerse presente en el campo social mediante demandas y pliegos de peticiones, en una suerte de aprendizaje sindical.


Algunos salarios y sueldos

en Magallanes

en 1913

De una relación de salarios al año 1913, se desprende que en Magallanes ese año, ciertas categorías de obreros ganaban los siguientes salarios: un escribiente (empleado menor de oficina), $ 300; un fogonero $ 180 mensuales; un maquinista (de tren) $ 270; un empleado cobrador $ 300; un obrero electricista $ 255; un guardían de las calles, $ 210; un bodeguero, $ 300; un electricista segundo, $ 156; un peón de estancia o de la ciudad, $ 150; un aprendiz, $ 120; y un "muchacho" (joven auxiliar para los mandados), $ 90 mensuales. Ese mismo año, un 2° Ingeniero cobraba 225 libras esterlinas anuales y un Contador recibía 200 libras anuales.


En 1913, la mayoría de las categorías laborales cobraban sus remuneraciones en pesos chilenos, pero había ciertas categorías técnicas y especializadas que cobraban en libras esterlinas, como se puede apreciar en los datos anteriores.

Ya hacia 1913 era evidente que la Federación Obrera estaba ganando en prestigio, capacidad de convocatoria y de movilización como para poder exigir cada vez mejores condiciones para el trabajo en las distintas faenas que se efectuaban en el Territorio.


Muchos trabajadores hasta entonces no organizados, se encontraban en una situación notoriamente desmedrada. Para muestra este comentario tomado de la primera página de “El Trabajo” en mayo de 1913.

Algo que merece se estudie



“El Magallanes” se ocupaba en números anteriores de la especie de esclavitud en que yacen los mozos de hoteles y abogaba porque se arbitraran medidas para que esto cese.



Los mozos de hotel son verdaderamente los que más horas diarias trabajan: su trabajo no será pesado pero es por demás esclavizado e inseguro. Un mozo empieza su trabajo a las seis de la mañana y a las nueve de la noche está todavía trabajando; de modo que mientras cualquier otro obrero trabaja como maximum diez horas, él trabaja dieciseis.
Este trabajo excesivo no por el desgaste de enerjías, sino por las horas de permanencia en él, perjudica enormemente a este grupo de productores; muchos de ellos hay que son analfabetos y se ven imposibilitados para asistir a las escuelas nocturnas porque el trabajo les quite ese tiempo.
No sabemos que se podrá hacer para mejorar la situación de ellos, pues ignoramos el orden de ese trabajo, pero creemos que los dueños de hoteles pueden arbitrar algún medio para hacer menos penosas sus faenas. Así por ejemplo, si estos servidores trabajan, como ya es dicho, dieciseis horas, creemos que bien pueden los patrones hacerlos trabajar diez horas únicamente, ya sea alternando entre ellos las horas de trabajo u ocupando personal ex profeso para la noche.
...Las escuelas nocturnas se quejan de la poca asistencia de adultos a las clases, siendo que hay tanto analfabeto; esta inasistencia se justifica con o que dejamos espuesto... (421)

Mano de obra

e "importación de brazos" a Magallanes:

la posición de la Federación Obrera

En particular, la Federación Obrera criticaba la "importación de brazos", es decir, la medida adoptada por algunas empresas a fin de traer obreros desde el extranjero, ya sea desde Argentina, como desde Inglaterra. Así lo denuncia el siguiente artículo de "El Trabajo": "Importación de brazos. Se nos asegura que telegráficamente han sido pedidos a Inglaterra sesenta ovejeros para las faenas de ganadería que la Sociedad Esplotadora tiene en Tierra del Fuego. Esto, como a nadie escapará, encierra una amenaza no solo a los obreros que pertenecen a este gremio sino también a todos los obreros en jeneral. Esta Sociedad, importantísima para el comercio como para la clase obrera de todo el territorio, ha venido desde hace tiempo importando sus operarios -desde los ovejeros hasta los doctores- y engañando inicuamente á la opinión pública de la capital del país, haciéndole creer que no ocupa en sus faenas sino un número insignificante de operarios que no son nacionales. Ante esta nueva amenaza para los obreros, que es a la vez una provocación irónica, las autoridades nada harán estamos seguros, aunque es su deber fiscalizar esta emigración promovida por la Esplotadora, por aquello de 'el ochenta por ciento del personal que ocupe deberá ser nacional', que está estipulado en el contrato de arrendamiento que puso la vida comercial de todo un pueblo en manos de una compañía que no reconoce más patria que el oro." (422).


Como se verá en los años sucesivos, el recurso de "importar brazos" por parte de algunas sociedades ganaderas de Magallanes, será una medida paliativa e incluso de presión indirecta sobre la organización obrera, con el fin de detener el incremento de los salarios, o simplemente para intentar quebrar sus movimientos.
Por lo demás, como se ha visto a fines del siglo XIX, la cuestión de la llegada de obreros desde el extranjero a Magallanes, era un tópico que ya en su tiempo había ocupado a la Unión Obrera.
Se deseaba conseguir además, que los empresarios y sobre todo los comerciantes de la ciudad, permitan la participación de sus empleados y obreros, con motivo del 1° de Mayo, cerrando sus establecimientos.
Previo a los actos conmemorativos del 1° de mayo y con el fin de obtener que efectivamente dicho día sea feriado, la Federación Obrera envió a los comerciantes de Punta Arenas, una nota en los siguientes términos:

FEDERACION OBRERA DE MAGALLANES

Magallanes
"Punta Arenas, 20 de abril de 1913.

Muy señor nuestro:


Deseando celebrar dignamente la Fiesta del Trabajo en el próximo 1° de mayo, esta institución a nombre de todos los Gremios obreros de Punta Arenas, tiene el honor de rogar a Ud. tenga a bien cerrar las puertas de su establecimiento en este día. Confiados en que accederá a nuestra petición nos es grato suscribirnos de Ud. como su affmo. S.S.
Por la Federación Obrera de Magallanes,
el Director Jeneral." (423).

El 1° de mayo de 1913 fue celebrado con diversos actos, conforme al programa elaborado por la Federación.



1913:

un 1° de Mayo con banda militar,

desfile y petitorio

Las actividades conmemorativas incluyeron una procesión que pasó por la Cruz Roja y la Escuela Nocturna Popular, y concluyeron con un mitin masivo en la Plaza Muñoz Gamero.


En el acto, hicieron uso los dirigentes de la Federación Obrera y se aprobó un petitorio enviado al Presidente de la República, de manera que las principales demandas de los obreros fueron -como se verá en el Memorial- el establecimiento de la jornada de 8 horas en todas las faenas, la dictación de una ley de accidentes del trabajo, la Comuna autónoma y una representación parlamentaria para Magallanes.
La demanda por la jornada de 8 horas diarias de trabajo, venía entonces desde los inicios de la Federación Obrera. Resulta interesante consignar como date anecdótico que la manifestación obrera de este 1° de Mayo fue encabezada por la banda del Batallón "Magallanes".
El obrero y articulista de "El Trabajo" Rogelio Figueroa -bajo el pseudónimo de "Tácito"- menciona este detalle singular en el siguiente artículo, donde de paso fustiga las críticas del periódico católico local "La Unión" respecto a este evento: "La banda del Batallón Magallanes a la cabeza de la manifestación obrera el 1° de mayo. Enemigo de prodigar elojios por naturaleza, no puedo contenerme ante el noble proceder de Comandante del Batallón, al conceder la banda el día mencionado para que encabezara la manifestación del pueblo obrero del territorio, el día del aniversario de las víctimas caídas en Chicago. Vaya hasta el señor Espíndola el agradecimiento más sincero de la colectividad que en el yunque, con su esfuerzo, contra las medidas desacertadas de nuestro paternal gobierno, impulsa con fuerza irresistible el progreso de este pedazo de patria chilena. El pueblo jamás es desagradecido, contra la opinión de muchos jesuitas y fariseos, hacia las personas que desde su puesto le traten y hacen por su bien... El diario de los curitas, me dicen -aún no he gastado diez centavos en comprarlo y espero no hacerlo- con esa hipocresía que todos conocemos, trata con cierta ironía de desprestijiar la manifestación tal cual y en la proporción que se efectuó; no es ni debe estrañar, otra opinión hubiera tenido ese organo de la 'buena prensa' si los manifestantes hubieran andado con cirios y escapularios..." (424).
Uno de los discursos de este mitin fue pronunciado por el Secretario de la Federación Obrera Manuel J. Muñoz, algunos de cuyos párrafos textuales fueron los siguientes: “Ciudadanos: El proletariado mundial, organizado por esa ley natural que lo impulsa a la sociabilidad, celebra hoy su Fiesta del Trabajo. En este dia de regocijo para los trabajadores, la mano callosa del obrero manual, estrecha con efusiva presión a la del obrero de levita (425). En el campo, en el taller y en la oficina se da una tregua a la diaria labor para dedicar unas horas a la glorificación del que todo lo vence: el trabajo. Bienvenida sea esta fecha que invita a los obreros a reflexionar sobre su situación de asalariados... Si señores, en la unión estriba la fuerza del proletariado y en nuestros días, ya lo vemos, la lucha se torna encarnizada como que en ella se juega el porvenir...”
Y haciendo referencia al contenido principal de las demandas del 1° de Mayo, el dirigente federado expresó: “... Desde entonces todos los años en esta fecha, el proletariado organizado del mundo entero demuestra la fuerza de su organización y al compás de sus himnos y cantos, rememora sus aspiraciones de reforma social. Una de las reformas que mas anhela es la jornada de ocho horas de trabajo para los adultos. Se esplica que esta reforma sea motivo de sus mayores anhelos hoy que la maquinaria, con el desarrollo adquirido en las industrias, desaloja a muchos obreros de la fábrica. Acortando la jornada de trabajo debe necesariamente de ocuparse mayor número de obreros y es así como estos, por su propio esfuerzo, adquirido por la unión, alcanzar a gozar el alivio de las mismas máquinas que la industria en su competencia había adquirido para desalojarle y abaratar la mano de obra.” (426)
En la parte final de su alocución, Manuel J. Muñoz dio un rápido repaso a los termas de preocupación en Magallanes: “Compañeros: reconozcamos que la política, que tener representantes en el Congreso, es un arma que de mucho ha de ayudarnos en nuestras aspiraciones. Recordad a la implantación de la aduana en este territorio y ved en ellos el rudo golpe asestado a nuestros intereses, recordad la concesión de arrendamiento de tierra a la Sociedad Esplotadora de Jente Grande y vereis en ello un negociado en contra de todos, recordad, en fin, el estado de abandono en que el gobierno deja á esta rejión y a todos vosotros acudirá este reflección de lógica irrefutable: la necesidad de dotar á Magallanes de representantes en el Congreso y un gobierno local autónomo. (427) Ciudadanos: antes de terminar enviemos un saludo al proletariado mundial organizado y un saludo especial a los obreros del Perú, diciéndoles que a pesar de estar distanciados por la diplomacia, nos consideramos sus hermanos y les queremos sinceramente como debe quererse á la humanidad entera.” (428)
Como se ha relatado, en el mitin realizado en la Plaza Muñoz Gamero, se aprobó un memorial, el cual fue enviado por la Federación Obrera al Presidente de la República de la época, Ramón Barros Luco, y cuyo texto es el siguiente.

FEDERACION OBRERA DE MAGALLANES



Punta Arenas


"Punta Arenas, 1° de mayo de 1913.
Excelentísimo Señor

Presidente de la República.

Santiago.
Excmo. Señor:
El pueblo de Punta Arenas reunido en comicio público con el objeto de dar a conocer a los poderes públicos las necesidades de esta población, acordó en sus conclusiones pedir a Vuestra Excelencia que interponga su valiosa influencia en ambas Cámaras para que estas lejislen en el próximo período de sesiones en el sentido de derogar la ley que mandó crear la aduana en este pueblo.
La supresión de ella, Exmo. Señor, se hace necesaria para el progreso industrial y comercial de esta rejión, sino que también para todo el país; pues mientras existen franquicias aduaneras en los vecinos pueblos de la República Arjentina, todo el comercio que antes hacía por este puerto se hará por aquellos, que les dan libre entrada a las mercaderías extranjeras.
Las estadísticas, Exmo. Señor, dan una prueba que no deja lugar a duda del desarrollo que están tomando los puertos vecinos de la vecina república, desde que se implantó el sistema aduanero en Punta Arenas, y la estagnación en que yace todo el comercio y las industrias de esta rejión. Por eso pues,deber de patriotismo es trabajar en sentido de derogar la ley que creó la aduana en este pueblo, no solo por el bien local sino por el de todo el país.
Otra de las peticiones que este pueblo se permite hacer a V.E. es el pronto despacho de la Ley de Accidentes del Trabajo, que desde el pasado período de sesiones está en estudio en las Cámaras, y la jornada legal de ocho horas para todos los trabajadores públicos y municipales. Ambas cosas, Exmo. Señor, son una necesidad que se impone, hoy más que nunca, para determinar un horario jeneral de trabajo.
También este pueblo pide a V.E. haga dar a Magallanes representación parlamentaria. Las Cámaras, Exmo. Señor, deben considerar que si este pueblo aporta su continjente de ciudadanos para el servicio de la patria y contribuye con su grano de arena al engrandecimiento del país, lejítimo es, pues, que tambipén aspire a tener un representante suyo en el Parlamento, para que representándolo, copntribuya al engrandecimiento de la Patria.
Los derechos políticos son necesarios para Magallanes, su posición jeográfica y escasos medios de comunicación con que cuenta, hace que el resto del país no se preocupe casi de el y por consiguiente muchos servicios locales de urjente necesidad sean desatendidos por carecer de una corporación que atienda estos servicios. Esto vendría a llenar una necesidad local que es el anhelo de todo el pueblo.
Para terminar, Exmo. Señor, resta hacer saber a V.E. que este pueblo pasa por un período de carencia de uno de los artículos de primera necesidad: la carne y desearía que las cámaras arbitraran medidas tendientes a producir su abaratamiento, ya sea abriendo caminos a rejiones apartadas de Ultima Esperanza, donde abunda el ganado y es costoso su transporte a ésta, o poniendo un gravámen a su exportación, lo que creemos traería como consecuencia su abaratamiento.
Confiados en que Vuestra Excelencia atenderá favorablemente las justas peticiones de este pueblo, reiteran sus respetos,

Federación Obrera de Magallanes." (429).


Este documento, uno de los primeros memoriales enviados por la Federación Obrera al Presidente de la República, sintetiza notablemente las principales demandas políticas, sociales y económicas de los obreros organizados del Territorio. Muchos de los problemas planteados y de las demandas expresadas aquí, se fueron repitiendo y arrastrando por largos años.
Las celebraciones del 1° de mayo se efectuaron no solamente en Punta Arenas, sino también tuvieron lugar en el campo. En particular, se destaca un sencillo acto realizado en San Gregorio.
Un obrero escribe a "El Trabajo" el siguiente relato de dicha modesta celebración: "Este día 1° de mayo no se trabajó; para no perjudicar al establecimiento, habíamos avisado al administrador que no trabajaríamos este día. A la hora del almuerzo en el gran comedor de la estancia, reunidos todos los obreros departieron amigablemente acerca de los beneficios que reporta la asociación de las clases trabajadoras, las ventajas que pueden obtenerse con la unificación y lo que importa esta unión para el desenvolvimiento de las industrias y el mejoramiento social y económico de todos. El obrero Campaña esplicó a sus compañeros con abundancia de detalles lo que significa el primer de mayo para lasa clases obreras, disertó acerca de los beneficios que trae consigo el ahorro, único medio para que el obrero manual pueda emanciparse, lo que esto significa tanto para el obrero en particular como para la riqueza del país en jeneral. Varios otros obreros tocaron diferentes tópicos de los relacionados con la clase obrera pasando el día en amena y provechosa charla, sin que haya habido una sola nota discordante entre este puñado de productores que trabajan sin descanso por la consecusión de sus ideas." (430).
A su vez, desde Puerto Bories se informó también de las celebraciones que allí tuvieron lugar para este 1° de Mayo de 1913.


El 1° de mayo en Bories

Según cartas de Ultima Esperanza sabemos que en el establecimiento de Puerto Bories se ha celebrado dignamente la Fiesta del Trabajo.
Desde los obreros de taller hasta el pinche de cocina, tuvieron ese día descanso sin que ello irrogara perjuicio al establecimiento, pues habían avisado anticipadamente al administrador.
Desde las primeras horas de la mañana empezaron a reunirse en la población de Natales, en donde después de estar todos reunidos, dos obreros esplicaron a los demás la significación de esta fiesta y la importancia que para la clase obrera tiene la unificación de toda ella, y lo que importa es la disciplina en estas filas que, a semejanza de la que existe en el ejército, debe ser unida, compacta, prestarse apoyo mutuo en razón de la unificación misma y que disgregarse es darle una victoria fácil al enemigo. Los dos oradores abundaron en estas dos ideas, recomendándoles orden y perseverancia.
Esplicaron a sus compañeros la conveniencia de respetar todos los compromisos que se contraen con los patrones, para así obligarlos a respetar los suyos; que debe existir reciprocidad de garantías, que el patrón al señalar un precio por la ejecución de un trabajo cuenta con que ese trabajo será ejecutado conforme a lo convenido y en el tiempo estipulado, de la misma manera que el obrero tiene derecho a exijir el pago que por él se le ha ofrecido; en una palabra, hay que respetar para que lo respeten.
Esto poco más o menos, fué lo que estos compañeros esplicaron a los oyentes de los que merecieron calurosos aplausos y felicitaciones; regresando a Bories al caer la noche en el mayor orden y compostura.
Felicitamos a los obreros de ese establecimiento por la manera de celebrar la Fiesta del Trabajo y por el orden y compostura con que fue llevado a cabo." (431).

Esta fue la primera celebración del 1° de mayo realizada en la historia de Ultima Esperanza y de Puerto Natales.




Los restos del Juez Seguel



En las primeras horas de la mañana del jueves fueron bajados los restos del Señor Waldo Seguel venidos en el vapor Sebara.
Una comisión de caballeros, Sociedad Chilena y Cuerpo de Bomberos fue a recibir el féretro a bordo y trasladarlo hasta la capilla ardiente que se tenía preparada en la sala del juzgado. Hoy a las 10 y media serán llevados sus restos al cementerio para su inhumación. (432)

En junio de 1913, se realizó una ceremonia -una "tertulia" en el lenguaje de "El Trabajo"- en la Federación Obrera, consistente en una reunión-cena, para conmemorar el segundo aniversario de su creación. Asistamos por un momento a esta sobria manifestación obrera en Punta Arenas.



La tertulia

en conmemoración del 2° aniversario

Espléndida resultó la tertulia con que los socios de la Federación Obrera celebraron el 2° aniversario de la fundación de esta sociedad.
Desde las primeras horas de la noche de ayer, empezaron a llegar al salón las familias de los socios y no tardó en verse éste completamente lleno, así de hombres como de señoras.
A la una de la mañana la tertulia estaba en su apogeo, de tal manera que no parecía sino que en esos momentos no más se hubiera dado principio. En el buffet, atendido por una comisión de socios, se atendió a las familias con fiambres, café, chocolate, sandwiche, etc. etc., que permaneció a disposición de los asistentes durante toda la noche.
A las 3 de la madrugada se retiraron algunas familias, más no por eso decayó el entusiasmo en las que quedaron, prolongando esto su permanencia y entusiasmo hasta las primeras horas de la madrugada, retirándose todos gratamente complacidos.
La tertulia en resumen, ha dejado hondos y agradables recuerdos en todas las familias, que asistieron a él, no solo por las atenciones recibidas, sino, por la compostura, orden y entusiasmo que reinó durante la noche. (433)

El cronista Juan F. Barrera pondera en estos términos la creación de la nueva entidad, con trazos que tienen algo de premonitorio y lúcido: "...I el once de junio de mil nuevecientos once se le trazó la ruta a seguir: bien definidas las intenciones de beneficios materiales y bien definidos también los incisos que establecen ideales superiores. No siempre se estereotipa fielmente el pensamiento...I se le puso Federación Obrera de Magallanes. Gestada en el seno de la miseria, donde los tristes miserables desposeídos, los hombres-abejas, entre la sordidez de la mugre y sórdida explotación, jadeantes, extenuados bajo el látigo del amo se retuercen y muestran un gesto de suprema angustia, añorando un edén jamás poseído en ensoñaciones quiméricas, en el esperanzamiento de un bienestar imposible, por el momento. Las fuerzas se renuevan; fuerzas que nos asimilamos y que nos empujan hacia el futuro y nos hacen más videntes de él porque comprendemos mejor la realidad. Suceda lo que suceda el nacimiento de la Federación fue un gesto de rebeldía en acción, de enerjía; y la energía es vida y la vida triunfa hasta de la muerte. Saludemos en esta ocasión a los carneadores. Ellos fueron los que lanzaron la semilla. ¡Que ella germine y lo cubra todo!." (434).



Relaciones e intercambios

de la Federación Obrera de Magallanes

con Santiago de Chile

La Federación Obrera de Magallanes realizó activas gestiones y contactos con las autoridades en el centro del país, y a este respecto mantuvo una frecuente y nutrida correspondencia con la capital, en demanda de sus propios planteamientos y de aquellas reivindicaciones más sentidas de todo el Territorio.


Es el caso -por ejemplo- de la campaña por la supresión de la Aduana que involucró a todo el comercio de Punta Arenas, y en la que la Federación Obrera se puso en contacto con parlamentarios en Santiago. Prueba de ello es la siguiente carta enviada en 1913 al Diputado Guillermo Bañados, del Partido Demócrata, y quién fué uno de los legisladores más interesados en los asuntos magallánicos.

FEDERACION OBRERA DE MAGALLANES

Punta Arenas

"Punta Arenas, julio 28 de 1913.

Honorable Señor

Guillermo M. Bañados,

Santiago.
Muy señor nuestro:
Tenemos el honor de acusar recibo de su atenta fecha 7 del corriente en la cual nos comunica sus jestiones en pro de la supresión del réjimen aduanero para este pueblo.
La Federación Obrera de Magallanes, compuesta de la clase obrera de todo el Territorio, interpretando los sentimientos de éstos, agradece de todas veras la tesonera campaña y brillante defensa hecha en el Parlamento en favor de la supresión de la aduana en Magallanes, no solo por encarnar el abaratamiento de la vida del obrero de esta rejión, sino también por la alta importancia que esto tiene para el engrandecimiento de todo el país.
La atención que siempre ha demostrado por servir á la clase obrera de este pueblo y la defensa que de ella ha hecho en el Congreso y en la prensa de Santiago, hace que ésta recurra a Ud. siempre que tiene que pedir algo. I en tal virtud, y acaso abusando de la atención que siempre nos ha dispensado, participamos a Ud. que en el comicio del 20 del presente pedimos a S.E. la supresión del réjimen aduanero para Magallanes, la reposición del señor Santiago Díaz en su puesto de Alcalde de esta junta y la representación parlamentaria.
Acepte, Honorable Señor Bañados, el agradecimiento sincero y la simpatía más espontánea no solo de la clase obrera sino todos los habitantes de esta rejión, a los que batallan por el progreso local y el engrandecimiento del país entero.
Con sentimientos de la más alta consideración nos es grato suscribirnos de Ud. como sus atentos servidores,

El Secretario Director Jeneral."

(435).


Como se verá más adelante, el contacto establecido por la Federación Obrera de Magallanes con algunos parlamentarios en Santiago, sería de gran utilidad hacia 1920, para informar en las esferas oficiales de los sucesos del 27 de julio.


La importancia e influencia que estaba ganando la Federación Obrera, ya en 1913, queda en evidencia en una circular que el Administrador General de la Explotadora Tierra del Fuego envía a sus Administradores de estancias, de fecha 20 de agosto de 1913, en la que les expone: "Como yo estoy continuamente en contacto con la Federación Obrera aquí, es necesario y de gran importancia para mi, formarme una idea del número de nuevos empleados que se necesitan en cada estancia, así como el volúmen de sus salarios, como es también necesario para mí conocer rápidamente cuales son las demandas que ellos hacen, que pueden afectar nuestro funcionamiento futuro, y que sobre todo, pueden afectar los niveles de salarios que pagamos anualmente..." (436).
Aún así y no obstante los roces originados con la huelga de 1912 entre patrones y obreros, las relaciones mutuas eran en general adecuadas y armoniosas, lo que se trasluce en el siguiente artículo informativo del órgano de la Federación Obrera, de junio de 1913.
Obsérvese de paso, el gesto solidario de los obreros con su Delegado y de éste con los más necesitados: "De Puerto Bories. Nos hacen saber que han terminado ya las faenas en la Fábrica de Conserva y Grasería de este establecimiento industrial de la Sociedad Esplotadora, quedando solamente el personal necesario para el aseo de los departamentos de dicho establecimiento. En muy pocos establecimientos, se nos asegura, habrá existido mayor inteligencia entre el patrón y el obrero que en éste; el administrador atendió hasta el último momento los reclamos que le hacían los obreros por intermedio del Delegado de la Federación Obrera, retirándose éstos completamente satisfdechos de sus ajustes, cosa que no ha sucedido en años anteriores. La conducta mesurada y respetuosa de nuestro Delegado y el buen criterio del administrador y demás jefes de secciones, facilitaron el buen éxito de los reclamos que se hicieron al finalizar la faena, reclamos que sin el propósito de cercenarles un solo centavo de sus haberes por parte del establecimiento sino por simples equivocaciones, e hizo que todo se arreglara equitativamente sin tener que recurrir para ello a esta oficina. Antes de finalizar las faenas, reconociendo los obreros e buen comportamiento de su Delegado, colectaron una suma de dinero que alcanzó a $ 216 con el fin de obsequiarselos. El Delegado aceptólos, pero este dinero, que el no se cree con derecho a aceptarlo, lo ha destinado a varias obras que hablan muy en alto de sus sentimientos humanitarios. Atendió con cien pesos al compañero enfermo Jorje Ordenes, con cincuenta pesos para obsequiar con azúcar, té y cigarrillos a los presos de la cárcel y el resto ha sido comprado en libros y algunos cuadernos de escritura para los compañeros de Puerto Bories que deseen leer o perfeccionar sus conocimientos de caligrafía." (437).

1913-1914:

la acción organizativa

de la Federación Obrera de Magallanes

en la Patagonia argentina

Desde 1913, se registran los sucesivos intentos realizados por la Federación Obrera de Magallanes, para dar vida a una organización similar en Río Gallegos (Argentina).




La Federación Obrera de Magallanes

y las organizaciones obreras de Río Gallegos:

una distante hermandad

Las primeras organizaciones obreras del Territorio de Santa Cruz (Argentina), y de Río Gallegos en particular, se formaron gracias a la acción organizadora de dirigentes de la Fderación Obrera de Magallanes.


Los primeros rastros de esta labor fundacional se encuentran en el N° 63 de "El Trabajo" de junio de 1913, en un artículo titulado "Federación Obrera de Gallegos", y que en sus acápites principales dice: "La comisión que fué encomendada por esta Sociedad al compañero Marcos Mancilla, ha dado los frutos que era de esperar. Después de dos o tres reuniones del elemento trabajador de Río Gallegos, fueron echadas las bases de una sociedad análoga a la nuestra, con el nombre de Federación Obrera de Gallegos, con el fin de propender al mejoramiento social y económico de la clase trabajadora de toda esa parte del territorio." (438).
El diario "La Unión" de Río Gallegos consigna a principios de mayo de 1913, la siguiente información: "Se halla en esta, comisionado por la Federación Obrera de Magallanes, D. Marcos A. Mancilla E., vecino de Punta Arenas. El objetivo de esta comisión es trabajar por el cumplimiento de algunos puntos del programa de esta Federación, procurando la unión de los obreros de este Territorio con los de Magallanes, garantizar mutuamente a patrones y obreros en los contratos de servicios, fomentar la instrucción, el ahorro y la beneficencia en las masas obreras, combatir el alcoholismo, etc." (439)
El resultado de la misión del dirigente Marcos Mansilla en Río Gallegos, fué la constitución de la primera organización obrera de Santa Cruz, cuyo documento constitutivo fué publicado en junio de 1913 en Punta Arenas y cuyo texto integral es el siguiente: "En Río Gallegos, a trece días del mes de mayo de mil novecientos trece, convocados los obreros que a continuación se expresan, por una Comisión provisoria compuesta por los señores Santos García, José Rodríguez, Ernesto Medina, Dimas Zapico, Juan Cazali y con asistencia del Delegado de la Federación Obrera de Punta Arenas, ciudadano Narcos A. Mancilla, acuerdan lo siguiente: 1° Dar por constituída la Federación Obrera de Río Gallegos, aprobando el 'Reglamento' por el cual ha de regir y nombrando a los ciudadanos que han de formar la Comisión directiva. En votación secreta fueron elejidos: Secretario General, Santos García; Pro-Secretario, Dimas Zapico; Tesorero, José mata; Pro-Tesorero, Ernesto Medina; Vocales, José Rodríguez, Juan Cazali, Juan Luna, Arturo Warner, Leovino Moreno. Conforme con la orientación de esta Federación Obrera firman la presente acta: Belarmino García, Juan Crespo, J. Buiganeda, José Samos, Manuel González Marino, A. Haruer, Maurino Merio, José Fernández, Luis Guerrero, Manuel J. Saavedra, Manuel García, Amador García, Leonino Moreno, Juan Luisic, Víctor Fernández, José García, Florentino Parada, Eliseo Sur, Dimas Zapico, José Mata, José Rodríguez, Santos Barría, Dionisio García, Ceferino Yunquera y Abelardo Rura." (440)
De resultas de este hecho, las afiliaciones de los obreros a cualquiera de las dos organizaciones daban como resultado que podían ser beneficiarios de las ventajas otorgadas por ambas a sus afiliados. Existía entonces, entre ambas entidades una suerte de acuerdo de "doble afiliación". En efecto, en enero de 1914, "El Trabajo" publicaba un aviso en castellano e inglés, cuyo texto era el siguiente: "Federación Obrera de Río Gallegos. Trabajadores! estando de acuerdo esta FEDERACION con la de Punta Arenas, pone en conocimiento de todos los federados que puede inscribirse presentando el último recibo, es decir, los que de esta aquella y los de aquella a ésta, por consiguiente ambos gozarán de las concesiones que tenga cada Federación solo con este hecho." (441).
No obstante estas intenciones, la organización obrera de Río Gallegos encontró dificultades para funcionar, ante la ausencia de algunos de sus dirigentes, por lo que los dirigentes magallánicos debieron volver a contribuir a su reactivación, cosa que ocurrió a fines de 1913. De ello da testimonio este documento: "En Río Gallegos, a 20 de diciembre de 1913, reunidos los ciudadanos José Mata, Alfredo Castelar, Juan Brigando, Pedro Estrada, Juan Rodríguez, Joaquín González, Secundino Prado, Olegario Sierpe, José Mayo, Juan Novando, Manuel Credo, José García, Manuel Planes, Juan Grova, Bernardino Alvarez, Fernando Rodríguez, Carlos Navarro, Paul Yagruaux, Feliciano Martínez, Benito Ramos y Eulojio Almonacid, presididos por el Director de la Federación Obrera de Magallanes, compañero Manuel J. Muñoz, se espuso el motivo de la reunión que es la reorganización de la Federación fundada en 13 de mayo de 1913 y acordar que el Directorio active los trabajos para darle a esta una verdadera y sólida organización o en su defecto nombrar un nuevo directorio. Se espuso que por inasistencia del Secretario, alma de toda corporación, convenía se nombrase un nuevo Directorio. Aprobada esta moción por unanimidad, se procedió a elejirlo en votación secreta, dando el escrutinio el siguiente resultado: para Presidente por Bernardino Salgado 19 votos, por León Meneses 4, por Feliciano Martínez 2, por José García 1, por N. Boca 4 y por José Mata 1. Quedando compuesto el Directorio según el orden de la votación, de la siguiente forma: Presidente, Bernardo Salgado, Secretario Juan Brigando, Subsecretario Enesto Medina, Tesorero Cesar Huerta, Subtesorero I. González, Vocales: F. Posada, J. García, J. Grova, F. Rodríguez, F. Boca, Fidel García. Comisión Revisora de Cuentas: M. Peña, F. Rodríguez C. Junquere. No habiendo otros asuntos de importancia que tratar se levantó la sesión." (442).
En esta nueva directiva, puede percibirse la presencia de obreros españoles, italianos e incluso algún francés, sin perjuicio de los argentinos y chilenos.
¿Qué relaciones se establecieron a continuación, entre las dos organizaciones de trabajadores más importantes de la Patagonia?
Sin lugar a dudas existían entre ambas organizaciones, un conjunto de similitudes: ambas entidades contaban hacia el período final de su existencia (1920), con una dirigencia de inspiración mayoritariamente anarquista. Además, ambas organizaciones, a través de una red de delegados, ejercían un fuerte control sobre las estancias y los grupos de trabajadores del campo. Y adicionalmente, ambas entidades tenían una prensa obrera propia, que circulaba profusamente por toda la Patagonia.
Existen, por lo tanto, diversos registros de contactos directos (visitas o intercambios), pero parece no haber habido alguna forma de concertación entre ambas para realizar acciones de protesta o huelgas.
En agosto de 1914 llegaron a Punta Arenas dos delegados de la Federación Obrera de Río Gallegos, Bernardo Salgado y Fernando Rodríguez, con dos misiones específicas: la de conocer el funcionamiento de la Caja de Socorros recién formada, y además, intentar concordar con la Federación Obrera de Magallanes los términos de un convenio ganadero común para ambas zonas de la Patagonia: "En seguida de algunas breves palabras de saludo y de aliento a ambos delegados, se principió el debate sobre el convenio, bajo la presidencia de uno de estos, el compañero Salgado y sirviendo de Secretario el otro delegado el compañero Rodríguez." (443). Simultáneamente, y junto con los dos delegados de la Federación de Río Gallegos, regresaron desde dicha localidad, los dirigentes Juan Concha y Antonio Colomés, comisionados por la FOM para ir a Santa Cruz a estimular el funcionamiento de la organización argentina-patagónica.
El 20 de agosto de 1914, se efectuó una masiva asamblea obrera en Río Gallegos, en la que intervinieron como oradores, Juan Concha y Antonio Colomés, junto a otros obreros afiliados a dicha entidad, pero los delegados de la FOM asistieron a continuación a una serie de seis reuniones obreras sucesivas (entre el 21 y el 26 de agosto) en las que se discutieron diversos temas de interés y se dieron conferencias, pero el tema central fué el de definir un proyecto de Convenio Colectivo común para ambas Federaciones, y cuyo texto para el lado argentino de la Patagonia, presentamos más adelante. (444).
A continuación, y siempre en agosto de 1914, los dos delegados argentinos viajaron a Punta Arenas Bernardo Salgado y Fernando Rodríguez, con el objeto de intentar llegar a un consenso común en cuanto a los términos en los que debían ser planteados el próximo pliego de peticiones para la temporada en las estancias.
Cuando la Sociedad Obrera de Río Gallegos fué arrasada por la represión militar del coronel Varela, en octubre de 1921, la Federación Obrera de Magallanes simplemente no existía desde hacía más de un año, y había sido reemplazada por una filial de la FOCH que estaba lejos de seguir las aguas anarquistas... como se verá más adelante.
Cuando la represión final cae sobre la Sociedad Obrera de Oficios Varios de Río Gallegos, se encuentran en su imprenta clandestina ejemplares de varios diarios obreros y anarquistas y también de "El Trabajo" de la FOM de Punta Arenas, los que hubieron de llegar por la vía de los delegados de la Federación que iban a las estancias, y en manos de algún obrero que traspasó la frontera en dirección a la Patagonia argentina.

En síntesis, ss posible afirmar que la formación de las primeras organizaciones obreras del Territorio de Santa Cruz, y que más adelante alcanzarían auge a través de la Sociedad Obrera de Oficios Varios, se debió el trabajo organizador de los dirigentes de la Federación Obrera de Magallanes.


En octubre de 1913, se registra la existencia en Punta Arenas de un "Centro de Libre Pensadores", constituído sin duda por inmigrantes españoles, quienes por intermedio de "El Trabajo" de la Federación Obrera (lo que indica la existencia de vínculos o de pertenencias comunes), convocaron a un acto de homenaje al dirigente español Francisco Ferrer, evento que tuvo lugar el 13 de dicho mes, en la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos.
La discusión del Convenio Ganadero 1913-1914, se inició en octubre de ese año y fué pacífica. La Federación presentó un pliego de peticiones cuyas demandas tomaban como punto de partida, los logros alcanzados en la huelga de 1912.
Nótese el detalle curioso que, en su oportunidad, el periódico "El Trabajo" publicó en el mes de noviembre de 1913, una versión trilingue del Convenio, es decir, en inglés, en croata y cuya versión en castellano es la siguiente.




Compartir con tus amigos:
1   ...   28   29   30   31   32   33   34   35   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal