Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página30/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   26   27   28   29   30   31   32   33   ...   105

Varios compañeros. (377)

Al mismo tiempo, la ciudad de Punta Arenas (punto geográfico principal del Estrecho y capital económica de la Patagonia) recibía más y más obreros desde el campo.


El surgimiento de varios gremios indicaba entonces un momento de auge de la necesidad y la conciencia de los obreros, para organizarse. La nueva organización que estaba por nacer, se formó sobre la base de los gremios de los esquiladores de las estancias, los carneadores de los frigoríficos y los jornaleros de mar y playa, a los que se fueron sumando otros sectores obreros.
En la sesión constitutiva de la Sociedad de Carneadores "Unión y Progreso" (el 6 de abril de 1911) se juntó un abigarrado grupo de obreros de los más variados orígenes.
El acta constitutiva de esta sociedad de resistencia fue firmada por 26 obreros, entre los cuales percibimos chilenos y eslavos, entre otros: Braulio Berrio, Esteban Bonacich, Estéfano Buzolich, Eulogio Cárdenas, Juan Cárdenas, Francisco Castillo, Luis Alberto Díaz, Ludovico Fasola, Antonio Gardún, Segundo M. Gali, Francisco Gómez, Ramón González, Alfredo Jara, Francisco Ketteritzrch, Marcos Mansilla E. (*), Fernando Ojeda, Víctor Oyarzún, Juan Pérez, Luis Sanjuan, Froilán San Martín, Vicente Sesnich, Lorenzo Suazo (*), Ismael Toro (*), José Villouta y Rejino Virriel (*). (378).
Varios de estos nombres (que se han señalado aquí con un asterisco), se encontrarán a continuación entre la primera generación de dirigentes de la Federación Obrera de Magallanes.
Es de observarse aquí la mezcla de nacionalidades y orígenes en el grupo constitutivo de Sociedad de Carneadores "Unión y Progreso": habían chilotes (Díaz, Cárdenas, Mansilla, Ojeda, Oyarzún, Pérez), eslavos (Bonacich, Buzolich, Sesnich...) y descendientes de italianos (Gali, Fasola) e hispanos (Virriel, Villouta, Gardún...)
La celebración del 1° de Mayo en 1911 se realizó en un ambiente de entusiasmo, como lo manifiesta brevemente un periódico local: "Los distintos gremios obreros se preparan para celebrar con todo entusiasmo la Fiesta del Trabajo." (379)
A mediados del año 1911 la ciudad de Punta Arenas bullía de actividad obrera y también era de observarse un clima sordo de descontento por la contratación de trabajadores argentinos en los establecimientos frigoríficos de Magallanes.
Las sociedades ganaderas de la Patagonia contrataban obreros chilenos para ir a trabajar a las estancias y establecimientos en el sur argentino, y contrataban trabajadores argentinos especialistas en las faenas frigoríficas, para que vengan a trabajar a Magallanes.
Fue así como -dicho sea de paso- se alimentaron año tras año, los primeros flujos migratorios a través de la frontera bi-nacional de la Patagonia.

Peones
"Se necesitan 10 peones para ocuparse en la corta de monte en Ushuaia. Sueldo 50 pesos arjentinos, casa y comida. Tratar: Hotel Comercio con don Ramón Cortez."
(380)

Se necesita

"una sirvienta que sea competente en casa del señor Anguita. Sueldo $ 70." (381)
Pero al mismo tiempo, terminadas las faenas de la esquila y de los frigoríficos, cientos de obreros -como todos los años- se concentraron en Punta Arenas, como lo refleja esta noticia de un diario local: "Ayer se ha dado término a las faenas de la presente estación en este establecimiento (Frigorífico de Rio Seco). Los operarios que habían sido traídos de Buenos Aires para el beneficio de animales, volverán a aquella ciudad en el vapor correo que debe pasar el domingo por este puerto". (CHA, 28.04.11, p. 5).
Y agregaba algunas semanas más tarde: "Frigorífico de la Patagonia. El 'Alfonso' salió ayer para San Gregorio con el fin de traer a esta ciudad al personal de trabajadores del establecimiento, pues parte de ellos deben regresar a Buenos Aires por el vapor correo del domingo, porque de esa ciudad vinieron contratados por la temporada de trabajo." (CHA, 12.05.11, p. 8)
Mientras tanto, la organización gremial de los obreros seguía constituyéndose, a medida que los obreros que terminaban sus faenas, recibían sus pagas y comenzaban a regresar a sus hogares de orígen o a Punta Arenas y Puerto Natales.
El ambiente social en Punta Arenas iba hacia la creación de una nueva organización que los reúna a todos.

La formación

de la Federación Obrera de Magallanes

En ese invierno de 1911, el ambiente social de Punta Arenas bullía de noticias y reuniones. Una numerosa población obrera flotante aguardaba en los meses del frío invierno que llegue la temporada de esquila, de manera que numerosos obreros sin ocupación deambulando por calles y comercios, eran materia prima propicia para dar forma a las organizaciones obreras.




Carneadores
"Se avisa a los carneadores que habiendo sido aprobados los estatutos de la Sociedad, pueden pasar a incorporarse a la casa del Secretario, calle Errázuriz N° 667. Marcos Mancilla, Secretario." (382)
Por lo tanto, la formación de la Federación Obrera de Magallanes (1911) resultó de todo este clima existente entre los trabajadores del campo del Territorio, y sin lugar a dudas, constituyó un gran salto adelante en la organización sindical magallánica.
Hay que agregar además, que en junio, ya terminadas las faenas ganaderas de las estancias, muchos de los obreros sin trabajo se encontraban residiendo en Punta Arenas o en Puerto Natales, por lo que la concentración de numerosos obreros desocupados vino a contribuir favorablemente a la realización de estas importantes reuniones preparatorias.
En síntesis, una concentración estacional de numerosos obreros en la ciudad y una disposición creciente a reunirse y organizarse, en vista de sus intereses y necesidades comunes, fueron los factores inmediatos que resultaron en la nueva organización.
Un día antes de la primera sesión constitutiva de la nueva organización, circuló en Magallanes el siguiente manifiesto que, como se verá, aparecía profundamente imbuído de un ideal gremialista y racionalista, seguramente debido a la pluma del obrero Marcos Mancilla.
"A los carneadores, esquiladores y trabajadores de campo.
Compañeros:
Animados de la idea de formar una asociación compuesta de todos los trabajadores de campo en general, no hemos titubeado en dar los primeros pasos para llevarla a feliz término; un grupo de carneadores fué el que primero se constituyó; fueron los primeros en arrojar la simiente, simiente que, caida en surco fecundado por ideas sensatas y miras altruistas de muchos de nuestros compañeros, no tardó en levantarse vigoroso y lozano el árbol de la sociabilidad a cuya sombra esperamos descansar de las rudas tareas del trabajo.
El hombre, compañeros, ha nacido para la vida colectiva y no para vivir aislado y llevar una existencia estéril e infecunda que agota las enerjías físicas en las luchas del trabajo y estagna -si no retrograda- el desenvolvimiento de la inteligencia, ese don precioso que al nacer nos lega nuestra madre naturaleza.
Si los desheredados de la fortuna, acatando las leyes inmutables del destino, hemos nacido para militar en las filas del trabajo, no seamos el recluta que aislado y solo le brinda un triunfo fácil al enemigo, sino el soldado valiente y aguerrido que retempla y centuplica sus fuerzas con el apoyo de sus compañeros.
La asociación de las clases trabajadoras se impone, compañeros: desde los grandes centros de producción donde crepitan las máquinas entre nubes de vaor y de humo, hasta el humilde rincón de la apartada aldea donde el campesino labra la tierra entre la calma apacible de los campos, la sociabilidad ha echado hondas raíces; y si tal vemos, si palpamos sus consecuencias beneficiosas ¿seremos tan apáticos que no nos levantemos como un solo hombre para asociarnos y suavisar así las asperezas de nuestra ruda existencia?
Falta de compañerismo sería mostrarnos reacios a este movimiento y vergonzoso al andar remisos en acudir a engrosar las filas; pero no, no sucederá; tenemos confianza en que todos los que trabajamos en el campo, los que sentimos abofeteada nuestra faz por el viento terroso en el verano y la nieve penetrante en el invierno, no tardaremos en contribuir con nuestro grano de arena para la formación del colosal edificio de la unificación y solidaridad de la clase obrera de Magallanes.
Pecket, junio 10, 1911." (383)
Este sobrio documento señala con suma claridad, algunas directrices de lo que será más tarde la nueva organización.
Obsérvese entre otros conceptos en este manifiesto, una clara concepción de la sociabilidad impregnada de un racionalismo ilustrado y no-religioso, que encontramos en el párrafo que declara: "El hombre, compañeros, ha nacido para la vida colectiva y no vivir aislado y llevar una existencia estéril e infecunda que agota las enerjías físicas en las luchas del trabajo y estagna -si no retrograda- el desenvolvimiento de la inteligencia, ese don precioso que al nacer nos lega nuestra madre naturaleza."

La fundación de la

Federación Obrera de Magallanes

(1911)

La organización más importante e influyente de la época fundacional de los sindicatos magallánicos, fue la Federación Obrera de Magallanes.


La Federación fue fundada en 1911 en una serie de sesiones consecutivas, efectuadas en el local de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, como se relata a continuación.
Domingo 11 de junio
En la sesión del 11 de junio, considerada como la primera asamblea constitutiva, y en la que participaron unos 150 obreros y después de la intervención del obrero José Fariña, se acordó constituir la sociedad gremial, sobre la base de la fusión de dos organizaciones anteriores: la Sociedad de Carneadores y la Unión de Esquiladores y Trabajadores del Campo, oportunidad en la que dejaron pendiente el nombre de la nueva organización.
Lunes 12 de junio,

miércoles 14 de junio y

viernes 16 de junio
Cada uno de estos días, y siempre en la sede de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, se efectuaron reuniones nocturnas de los 9 integrantes de la comisión organizadora, y en las que se discutieron tanto los aspectos formales de organización (afiliados y forma de afiliación, cuota de incorporación, directiva y sus reuniones), como de contenido de la nueva entidad (razones para la creación de la Federación).
El viernes 16 de junio quedó listo, para su discusión en la asamblea del domingo siguiente, el borrador del documento que figura más adelante como "Bases sobre las que quedó fundada la Federación Obrera de Magallanes".
Domingo 18 de junio
En la segunda asamblea constitutiva, se acordó elegir un Directorio provisorio, le dieron nombre a la organización y acordaron publicar un periódico, respecto del cual se discuten propuestas de nombres (se proponen como títulos "El Societario" y "La Federación"). Surge de esta asamblea el nombre de "El Trabajo" para el periódico de la Federación.
Se aprobó además, el documento constitutivo "Bases sobre las que queda fundada la Federación Obrera de Magallanes" y se dejó pendiente la redacción de los Estatutos de la nueva entidad.
El socio federado Juan F. Barrera, es elegido Secretario de la Federación Obrera y comisionado por la asamblea para encargarse de la redacción del periódico "El Trabajo".
Se acuerda también comisionar a los dirigentes Manuel Muñoz, Director General, y Marcos Mancilla, Consejero, para que reciban en sus propios domicilios (Atacama N° 683 y Errázuriz N° 667, respectivamente), las inscripciones de los obreros que deseasen federarse.
El primer Directorio de la F.O.M., elegido en la sesión del 18 de junio quedó constituído por los siguientes dirigentes:
Director General: Manuel J. Muñoz.

Secretario: Juan F. Barrera.

Pro-Secretario: Gregorio Iriarte Heredia.

Tesorero: Ismael Toro.

Consejeros: Marcos Mansilla.

Regino Virriel.

Nicolás Mladinic.

Simón Cvitanic.

Antonio Talia.

Carlos Pedraza.



Lorenzo Suazo.
La organización al poco tiempo de constituida se dotó de una Biblioteca, un Teatro Popular y editó su propio periódico "El Trabajo", el cual se imprimió inicialmente en los talleres de "El Magallanes".
Las primeras casas donde funcionó la Federación Obrera desde 1911, fueron en Río de las Minas entre Atacama y Magallanes, después en calle Aconcagua 1158 entre Errázuriz y Arauco, después hacia 1912 en Atacama N° 777, y en 1913 funcionó en Avenida Colón N° 730.
Desde el punto de vista de las ideas, no obstante el predominio de un lenguaje estrictamente obrero y sindicalista en los primeros tiempos, es posible discernir que dos fueron las influencias ideológicas que operaron al interior de la Federación Obrera: por un lado, los sindicalistas de ideas socialistas, y por el otro, las influencias anarquistas provenientes de Europa y de la I.W.W. Allí se agruparon obreros de orígen chilote y descendientes extranjeros como austríacos, españoles, italianos e ingleses.
La siguiente noticia publicada en un periódico local nos introduce por un instante, en la segunda sesión constitutiva de la Federación.

Federación Obrera de Magallanes

"El domingo último se reunieron los miembros de esta institución y acordaron los siguientes nombramientos: un directorio provisorio compuesto de once miembros. Un Consejero Jeneral. Un Secretario y un pro-secretario y seis consejeros.
También se nombró una comisión para que se encargue de la redacción de los estatutos, y se acordó autorizar al Consejero Jeneral para que haga las siguientes compras: talonarios de recibos para el cobro de la cuota; un timbre con el nombre de la Federación.
El mismo Consejero Jeneral quedó autorizado para contratar en una imprenta la impresión de un periódico u hoja suelta que se titulará "El Trabajo" y que será el órgano de la Federación. Quedó acordado que se encargue de la redacción el socio Juan F. Barrera, persona que debe someter los orijinales, antes de su publicación, al criterio del directorio, con el fin de que todas las publicaciones respondan a los ideales de la institución. Lo mismo tendrá que proceder todo socio que desee colaborar en el periódico". (384)
Los ricos y animados debates que se produjeron en el seno de los trabajadores con la constitución de la Federación Obrera, fueron plasmando en diversos documentos y actas de reuniones, de las que dieron cuenta algunos periódicos locales, como se ha visto. Pero además, de la pluma de algunos de sus más cultivados dirigentes salieron algunos pocos textos de contenido programático. El siguiente documento debe considerarse como el texto constitutivo de la Federación Obrera de Magallanes, y apareció publicado en el N° 1 de "El Trabajo", una hoja suelta impresa por una sola cara, que circuló el 24 de junio de 1911.
Su versión textual completa es la siguiente.
"Bases sobre las que quedó fundada la

Federación Obrera de Magallanes

aprobadas en asamblea de 18 de junio

La Sociedad Unión y Progreso de Obreros Carneadores, los Esquiladores y Trabajadores del campo reunidos en asamblea el 11 de junio del presente año, acordaron formar una sociedad para propender al mejoramiento de la clase trabajadora y nombró una comisión compuesta de 9 miembros, para que estudiara la mejor forma de organización, la que celebró reuniones con asistencia de la Comisión Administrativa de la Sociedad de Carneadores y otras personas pertenecientes a la clase obrera, en las noches del lunes 12, miércoles 14 y viernes 16 del presente mes y después de largas deliberaciones acordó por unanimidad:


1° Formar una asociación de obreros en jeneral; sociedad que se denominará "Federación Obrera de Magallanes", para lo que se tomó en consideración: 1° que son los obreros unos en clase aunque bajo diversas formas y situación, ya como productores en alguna de las ramas de la industria, como profesionales o como peones pero todos explotados; 2° que un gremio no puede hacerse solidario de otro gremio, si los que lo componen no están asociados por lo que no podrán en caso de un conflicto, coordinar opiniones para arribar a un acuerdo de solidaridad, por la razón sencilla que están todos separados y porque no los liga ningún pacto con los demás gremios, al que se estaría sujeto en una sociedad; 3° que organizar gremio por gremio sería cosa de largo tiempo; 4° que estando los diversos gremios organizados aparte sin contar con un lazo de unión y de contacto se encontrará siempre con dificultades para impulsar un movimiento de mejora, porque habría que implorar puede decirse "la buena voluntad o complacencia" de las otras sociedades, en las que muchas veces se encontraría con la negativa para hacerse solidario y 5° que dentro de la Federación estos obstáculos, se allanarían, pues cada gremio discutiría sus intereses y sus acuerdos serían respetados por los demás gremios.
2° Esta Federación podrá admitir como socio a todo trabajador, si distinción de oficio, nacionalidad, religión o credos políticos, los que se dividirán en secciones de oficio, siempre que hubiere un número conveniente para ello: si hay más o menos, diez carneadores igual número de trabajadores amesados, otros tantos carpinteros, albañiles, etc. etc. se constituirán en secciones aparte para los efectos de las discusiones de los intereses del gremio, porque no puede el carpintero o el estucador discutir las condiciones de trabajo de carneadores o esquiladores; pero para los acuerdos del conjunto y orden, para conocimiento de un gremio de los acuerdos del otro y para, aunando los acuerdos de todos, impulsar la marcha tras el mejoramiento económico, moral e intelectual de la masa productora unida en sociedad con tal objeto, permanecerán unidos en la Federación.
3° Esta Federación podrá ser administrada por una comisión compuesta de once miembros, a saber un Secretario, un Sub-Secretario, un Tesorero, un Sub-Tesorero y siete consejeros, uno de los cuales tendrá el título de primer consejero, que será quién haga las veces de Presidente. Esta comisión se elejiría entre las personas más conocedoras de los trabajos del campo en particular y entre las dos otros oficios. A las reuniones de esta comisión asistirán siempre que fuese posible, dos miembros de las diferentes secciones gremiales, como delegados, los que pondrían al corriente a la comisión del estado del gremio y de sus acuerdos, etc. etc.
4° También la Federación podrá admitir anexarse a ella a todas las instituciones, que estén formadas o que pueden formarse, siempre que tiendan a buscar el mejoramiento de la clase obrera en alguna de sus diversas fases, sean estas económicas, morales o intelectuales.
5° Se cobrarán diez pesos ($ 10) de incorporación, dándose como facilidad para el pago de esta cuota, el pagarla con cinco pesos ($ 5) al incorporarse (si el que se incorpora no cuenta con lo suficiente) y los otros cinco, en un plazo que no exceda de seis meses, y como cuota mensual se cobrará dos pesos ($ 2).
6° Las cuotas de incorporación se destinarían íntegras a formar un fondo de resistencia; y de las cuotas mensuales se deducirían los gastos que se orijinan, como ser avisos, compra de libros, talonarios, etc., y de una publicación mensual de propaganda societaria, con el objeto de mantener latente en los trabajadores, el interés a la Federación, hacer que los indiferentes o pesimistas, se dobleguen ante la evidente utilidad de la Unión y concurran a engrosar las filas de la Federación, y que nos servirá de portavoz y comunicación de los acuerdos y disposiciones jenerales, a los que por estar lejos de los puntos de reunión no puedan imponerse asistiendo a ellas. El resto de estos fondos se destinarán a incrementar el fondo de resistencia.
7° Para la cobranza de cuotas y respeto, tanto de parte de trabajadores como de patrones, a los acuerdos y disposiciones a que se arribe, sobre las condiciones de trabajo, se podrá nombrar a un socio, como representante de la Federación para cada establecimiento, estancia u obra en que trabajen los socios, a quien se le podrá designar con el título de "Representante Federal" y quién será el intermediario entre patrones y trabajadores y entre estos y la Federación.
8° La Comisión estima conveniente que si es aprobada por la asamblea la forma de organización propuesta, se proceda desde hoy mismo a las incorporaciones, se nombre la Comisión Administrativa provisoria, la comisión que elabore los estatutos y a la persona que se encargaría de la redacción de la hoja de propaganda a la que se podría poner como nombre "El Societario" o "La Federación" y para cubrir los gastos de edición y demás gastos que se originan se invertiría dinero de las cuotas de incorporación, dinero que sería reintegrado con las cuotas mensuales.
La Comisión.” (385).
No hay que olvidar que al momento de la creación de la Federación Obrera, ya estaba constituída una Sociedad Marineros y Fogoneros Unidos de Magallanes, la que a mediados de septiembre de 1911, se incorporó a la Federación.
Interesante resulta observar aquí que en este mismo año de 1911, se constituyó en Magallanes la Agrupación Socialista, la que se vinculó por largos años con el quehacer de la Federación Obrera.
El líder obrero Luis Emilio Recabarren lo consignaba así, en un artículo titulado "Movimiento obrero y socialista en Chile" aparecido en el periódico "La Vanguardia" de Buenos Aires (después de su paso por Punta Arenas) y reproducido en "El Despertar" de Iquique el 6 de octubre de 1916: "Es el año 1911 el que marca la iniciativa socialista, casi a un tiempo en las dos extremidades de Chile: en Tarapacá y en Magallanes." (386).

1911-1912:

la etapa de agremiación

de los obreros del Territorio

La Federación Obrera comenzó definiendo sus grandes objetivos a través del semanario "El Trabajo", el fué reflejando gradualmente el grado de conciencia alcanzado por sus dirigentes y por los directivos de los sindicatos que la integraban.


Pero al mismo tiempo, la Federación Obrera comenzó desde un principio en una ingente labor de promoción y de activo proselitismo gremial a fin de fortalecer la organización obrera, buscando interesar a los obreros, para que se sumen a la nueva organización.
En este sentido, reza un aviso publicado en junio de 1911, en cumplimiento de lo acordado en la asamblea constitutiva del 18 de junio.



Compartir con tus amigos:
1   ...   26   27   28   29   30   31   32   33   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal