Historia Social



Descargar 7.88 Mb.
Página26/105
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño7.88 Mb.
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   ...   105

La inquietud social

se extiende


por otras latitudes

Mientras el trabajo en Magallanes, parecía desarrollarse con la lentitud propia de la apacible vida de provincia, en otras regiones del país y del mundo, el año 1905 y los años siguientes vieron una intensificación de las demandas sociales y económicas de los obreros organizados.


Pero, además, 1905 fue un año intenso en las manifestaciones sociales en el resto de Chile, como que la prensa local de octubre de ese año, daba cuenta casi a diario de las protestas en Santiago: “Huelga general. Protestas. Miércoles 25 de octubre de 1905. Santiago, 25. No obstante la llegada de tropas continúa la huelga, aunque localizada la lucha en los barrios externos de la ciudad. Los directores de algunas sociedades obreraas han hecho públicas manifestaciones protestando de ser ellos los autores de los atentados cometidos...Todo el movimiento de trenes ha quedado suspendido.” (310)
Al día siguiente, 26 de octubre, la prensa informaba que el movimiento obrero continuaba aunque las fuerzas militares ya habían logrado controlar la situación: “El movimiento obrero. El tráfico reestablecido. Santiago, 26. Fuerzas militares divididas en secciones recorren los suburbios de la ciudad en donde reina aun la efervescencia. En el centro de la ciudad el orden ha sido reestablecido...Se dice que en las Cámaras se propondrá un voto de censura al Gobierno por la debilidad que demostró no dominando el movimiento obrero desde el primer momento, como asimismo por haber solicitado la cooperación de don Malaquías Concha para calmar al populacho.” (311)
Las manifestaciones en el centro del país se habían extendido a algunos establecimientos salitreros, como que “El Magallanes” del 6 de noviembre informaba en la forma escueta de un telegrama: “Santiago, 4. Huelga dominada. La huelga obrera en Tocopilla puede considerarse dominada.” (312)
Ese mismo mes de octubre de 1905, la prensa local informaba por lo demás abundantemente, de las manifestaciones de protesta sucedidas en Buenos Aires, en las que los obreros manifestantes reclamaban la rebaja del precio de la carne y otras subsistencias.
A su vez, en “El Magallanes” del 23 de octubre de 1905, aparecen informaciones dando cuenta de algunas manifestaciones y huelgas obreras en Rusia: “Huelga de obreros. Petersburgo, 23. Se han declarado en huelga los obreros dependientes de las líneas ferroviarias de Moscú, Kursk, Britnosk, Kirsanoff i otros puntos importantes. Los empleados i obreros han resuelto formar un gran centro de unión jeneral, bajo el cual serán amparados todos ellos haciendo extensivos sus beneficios a todos los empleados que dependan de oficinas de ferrocarriles de Rusia. Por consecuencia de la huelga, todos los trenes han paralizado su circulación...” (313). Estos fueron algunas incidencias de la Revolución Rusa de 1905, de las que llegaron ecos lejanos a Magallanes y que los obreros debieron conocer a través de los diarios locales.
A la vez que la conciencia de los trabajadores se iba alimentando gradualmente con estas informaciones, y con los animados diálogos que ellas sin duda provocaban entre los obreros más ilustrados, el trabajo y la creación de riqueza seguían su marcha.
El desarrollo e impulso que estaba experimentando la economía magallánica desde la última década del siglo XIX, se refleja en los siguientes dos contratos acordados por la Junta de Alcaldes para la instalación en Punta Arenas de una red de agua potable y alcantarillado, para lo cual se dispuso de recursos humanos y financieros provenientes de Gran Bretaña.


Agua potable

y libras esterlinas:

la primera red de agua potable

de Punta Arenas

(1905-1908)

A principios del siglo XX, la ciudad de Punta Arenas presentaba ya el aspecto de una ciudad pujante.


La mejor demostración de este progreso material puede ser la instalación de la primera red de agua potable y desagues en la ciudad, producto de una compleja transacción que involucró a una casa inglesa especializada, a un banco también inglés instalado en Punta Arenas, a técnicos e ingenieros ingleses y a numerosos peones chilotes y puerto-montinos.
Todo el negocio significó una elevada suma de libras esterlinas, pero implicó también la necesidad de traer obreros desde Chiloé. De esto último, da cuenta el siguiente párrafo que figura en el acta de la sesión 42 del 26 de diciembre de 1905 de la Junta de Alcaldes de Punta Arenas, donde Alberto Fuentes, Gobernador y Presidente de la Junta expresa que: "En seguida el señor Presidente dió cuenta de haber contratado i enviado al norte por vapor "Panamá" al señor Benito Alvarez para contratar peones en la provincia de Llanquihue i Chiloé. El señor Alvarez lleva la suma de $ 500 para atender a sus gastos de viaje i recibirá la cantidad de $ 3.00 por cada individuo que contrate. Las instrucciones que se le dieron fueron de acuerdo con los preceptos hijiénicos aconsejados por el médico de ciudad. A fin de dar las mayores facilidades posibles al señor Alvarez i de conformidad al acuerdo de la sesión anterior, se dirijió notas a los señores Intendentes de Llanquihue i Chiloé rogándoles se sirvan ayudar al señor Alvarez en el desempeño de su comisión." Y en la sesión del 29 de enero de 1906 se informaba: "...De dos cartas i un telegrama del comisionado para contratar operarios para las obras de agua potable i desagues de la ciudad señor Alvarez, en las que da cuenta de su cometido i solicita por último un envío de $ 1.500 para cubrir los gastos que le orijina esta comisión." (314).
Los peones contratados fueron enviados por barco a Punta Arenas, a mediados de enero de 1906.
A partir de 1906, llegaban periódicamente a Punta Arenas estos obreros contratados en las provincias antes señaladas, en los vapores que hacían la carrera entre Valparaíso y el Estrecho de Magallanes.
El siguiente documento inédito, es el contrato estipulado entre la Junta de Alcaldes de Magallanes y la casa Pearson & Sons de Londres para iniciar estos trabajos.
"1º La Junta de Alcaldes de Magallanes, en virtud del acuerdo celebrado en sesion de esta fecha, entrega a la casa de Pearson e Hijo, de Lóndres, la direccion e inspeccion técnica de las Obras de Agua Potable i Desagües, en conformidad con el proyecto del Injeniero señor Simpson, i las alteraciones, modificaciones i reformas introducidas por el Injeniero señor Meldrum i que se detallan en el informe presentado por dicho injeniero al señor Gobernador de Magallanes, don Alberto Fucutes M., en su carácter de Presidente de la Junta de Alcaldes de Magallanes con fecha 2 del presente mes i año, cuyo informe se considerará como pieza accesoria de este contrato.
Para los efectos del artículo que antecede la casa Pearson queda obligada a nombrar i enviar a Punta Arenas a los injenieros, o jefes de obras i demas personal técnico que sea necesario para la direccion e inspeccion de las obras i su ejecucion, según el caso, fijándole los sueldos i emolumentos que estime justos i equitativos, procediendo para esto, como para fijar el número de estos empleados, de acuerdo con la Junta de Alcaldes de Magallanes.
La Junta de Alcaldes de Magallanes podrá solicitar por escrito i esplicando las razones que para ello tenga, la separacion de cualquiera de los empleados que anteceden nombrados por la casa Pearson, i ésta accederá a ello cuando se compruebe la mala conducta de aquellos, su incompetencia o falta de seriedad en el desempeño de sus deberes.
Las maquinarias, sus accesorios, herramientas i demas material que las obras requieran para su servicio i para su ejecucion, serán adquiridos directamente por la cada Pearson i enviadas a la Junta de Alcaldes de Magallanes, quien pagará por ellas el precio de costo con los descuentos que la casa obtenga de los vendedores.
Las obras que no sean de carácter esencialmente técnico, comprendiéndose en esta clasificacion el montaje i manejo de las maquinarias i otras que solo pueden ser efectuadas por el personal preparado para el objeto, se ejecutarán por administracion, prévias propuestas públicas con las formalidades legales i según las bases i especificaciones formuladas por el injeniero representante de la casa Pearson.

Estas propuestas se someterán al informe del injeniero Director de Obras Municipales i del representante de la casa Pearson. Si esta comision informe desfavorablemente todas las propuestas, serán estas desechadas, i se procederá al trabajo por la casa Pearson en su carácter de contratista, respondiendo la casa con la garantia que le impone este contrato a la perfecta i completa ejecucion de esas obras.
El valor de la maquinaria i demas materiales que la casa Pearson remita para las obras de Agua i Desagües de Punta Arenas, será pagado a su recepcion en este puerto por la oficina del Banco de Tarapacá en ésta.
Los sueldos i emolumentos que devenguen los empleados designados por la casa Pearson, se pagarán de conformidad con los contratos o convenios que dicha casa haya celebrado con ellos, respondiendo siempre dicha casa de las sumas anticipadas que no alcanzaran a devengar por suspension de sus servicios orijinada por cualquiera causa, ménos las de enfermedades que no sean imputables a sus malos hábitos o costumbres, cuyo carácter deberá ser comprobado por los médicos que para ese efecto designe la Junta de Alcaldes, en cuyo caso se les abonará su sueldo hasta el dia de llegada en regreso a Lóndres. En ningun caso estos sueldos excederán de la suma equivalente a tres meses de pago.
Las sumas que correspondan a las obras ejecutadas por el persona de la casa Pearson, sean ellas de carácter técnico o de las que ejecuten en calidad de contratistas, se pagarán por situaciones mensuales en letras sobre Lóndres o en moneda corriente chilena al cambio fijado por el Banco para los jiros a noventa dias, a eleccion del representante de la casa.

En a ejecucion de estas obras los señores Pearson e Hijo tomarán todas las precauciones i cuidados necesarios para no producir daño a los edificios, pero no serán responsables del que pueda resultar a los que hubieren sido inperfectamente construidos.

10º Los señores Pearson desplegarán toda la dilijencia necesaria para acelerar las obras a fin de entregarlas a las autoridades en el menor tiempo posible.
11º La Junta de Alcaldes abonará a la casa Pearson de Lóndres la suma de 1.000 (libras) esterlinas, por el trabajo, gastos de viajes i demas en que haya incurrido el injeniero Sr. Meldrum con motivo de su visita de estudio i reconocimiento a Punta Arenas. Abonará igualmente a dicha casa un dos por ciento sobre el valor total de las mismas obras, como remuneracion por la direccion direccion, inspeccion i contijente que dicha casa aporta con su esperiencia en esta case de trabajos. Esta comision se pagará sobre un mínimum de cuarenta mil libras.
12º La suma de mil libras a que se refiere el inciso 1º del artículo precedente sera pagado treinta dias despues de firmada la escritura del contrato. El dos por ciento a que se refiere el inciso 2º uaa vez terminadas las obras; la comision de doce por ciento se pagará por mitad, un seis por ciento en la misma forma que las cantidades que vayan invirtiéndose en las obras; la otra mitad quedará depositada a la órden de la Junta de Alcaldes en la oficina del Banco Tarapacá en Punta Arenas en garantía de la buena ejecucion de las obras i por el término de seis meses, trascurrido el cual sin que las otras se hayan manifestado defectuosas en su funcionamiento, salvo las obstrucciones o imperfecciones que sean orijinadas por la oficina del Banco en Lóndres.
13º Para los efectos de las obligaciones i derechos que se deriven de la ejecucion de estas obras, los señores Pearson e Hijo reconocerán para esos efectos un representante debidamente autorizado en esta ciudad.
14º Cualquiera demora en la espedicion de los certificados de recepcion de materiales u obras hechas o del pago de las mismas en que no estuviere conforme el representante de los señores Pearson, será sometida al tribunal de árbitros arbitradores o amigables componedores de que habla la clausula 16º de este contrato para su resolucion.
15º Los señores Pearson no podrán transferir este contrato sin autorizacion prévia de la Junta de Alcaldes de Magallanes. Esto no obsta para que puedan dar a sub-contratistas algunas obras que ellos estimen conveniente. En este último caso la casa Pearson responderá de la buena ejecucion de las obras como si hubieran sido ejecitadas por ella misma.
16º Para la resolucion de cualquiera dificultad que se suscitare con motivo de la ejecucion de las obras o de la interpretacion de este contrato, se constituirá un tribunal arbitral compuesto de una persona nombrada por la Junta de Alcaldes, otra por la casa Pearson o su representante, i de un tercero en discordia que lo será el decano del cuerpo consular de Punta Arenas, siempre que este cargo no recaiga en el Cónsul de Su Majestad Británica o en un ciudadano chileno o ingles. Este tribunal obrará con carácter de arbitrador o amigable componedor.
17º La casa Pearson queda sometida en todo i por todo a las resoluciones de los tribunales, leyes i disposiciones chilenas, renunciando en todo caso a hacer uso de accion diplomática, ni aun en el carácter de mediacion amistosa.
18º Una vez firmado este contrato por ambas partes, el injeniero señor Meldrum entregará a la Junta de Alcaldes una copia fiel del presupuesto formado por él para las obras de Agua Potable i Desagües de Punta Arenas con todos los detalles pertinentes. Esta pieza se considerará tambien en la misma condicion que el informe de que habla la cláusula 1.a de este contrato.

A la vez se compromete a enviar de Lóndres los planos completos que se elaboran en relacion con estas obras.

El presente contrato queda estendido en doble ejemplar, uno de los cuales queda en poder de cada parte i suscrito por ambas.
Punta Arenas, Octubre siete de mil novecientos cinco.
Los infrascritos en su carácter de Presidente i miembros de la Junta de Alcaldes de Magallanes, se comprometen a autorizar al representante legal de la Junta, que lo es el Tesorero Municipal, para suscribir i reducir a escritura pública el contrato que antecede, con el representante debidamente autorizado de la Casa Pearson e Hijo de Lóndres Lda.
Punta Arenas, Octubre siete de mil novecientos cinco.
El que suscribe, apoderado de la Casa Pearson e Hijo, de Londres Lda., según poder competente, acepta en representacion de la casa nombrada el contrato que precede en todas sus partes i garantiza su ratificacion por un ajente de la casa debidamente autorizado. Punta Arenas, Octubre siete de mil novecientos cinco."
Con respecto a la contratación del personal de obreros para éstas obras cabe consignar aquí la política aplicada por la firma inglesa, en relación con sus salarios: se trataba de pagar los menores salarios posibles, y eso explicaría en parte que se haya optado por contratar peones en Chiloé y Llanquihue a menor salario, ya que los obreros de Punta Arenas no habrían aceptado una remuneración más baja que cualquier operario municipal. Un jardinero municipal ganaba $ 100 mensuales en 1905 y un guardián del agua potable, también obrero, ganaba $ 60 al mes.
Pero además, frente a la envergadura de estos trabajos había un problema de falta de mano de obra, por lo menos al momento de iniciarse éstas. Aparece en el acta de la sesión del 21 de diciembre de 1905 de la Comisión de Alcaldes, que "En seguida el señor Presidente dió cuenta de todas las jestiones que le había sido posible hacer durante su último viaje al norte en favor de las obras de Agua i Desagues próximos a realizarse en la ciudad. Siendo por el momento el punto principal la carestía de brazos, la Comisión entró en debate para llegar a tomar acuerdos que solucionarán lo mejor posible este importante asunto...se acordó aprovechar el viaje del señor Matta para encargarle de buscar una persona que fuera a Chiloé i Llanquihue para contratar jente...encargar al señor Matta que averigue si el transporte nacional Maipo recalará o no en Ancud, para traer los operarios, porque en caso contrario habríua que pensar en fletar uno de los vapores que hai aquí. Aprobado." (315)
En el acta de la sesión del 17 de abril de 1905 de la Comisión de Alcaldes, se lee al respecto: "Se dió cuenta...3° De una carta del Jerente del Banco de Tarapacá i Argentina Ltdo., con la que acompaña copia de una comunicación pasada a la oficina de Londres por los señores Pearson e Hijo Ltdo. en la que hacen presente que después de estudiados los planos i detalles que se le han enviado, referentes al Agua Potable i Desagues de Punta Arenas i las informaciones acerca del subido sueldo que se paga aquí a los trabajadores, son de opinión que las obras no podrán realizarse por el precio presupuestado...Sin embargo, estudiarán nuevamente la espresada propuesta i verán modo de reducir su costo a la suma votada..." (316)
A su vez, la realización de estas obras requería de recursos financieros que la Municipalidad no tenía, por lo que hubo de contratar un empréstito con un banco de la ciudad. El Banco de Tarapacá y Argentina, puso a disposición de la Junta de Alcaldes una suma de hasta 40.000 libras esterlinas, para financiar los trabajos.
El siguiente es el contrato celebrado entre ambas entidades, de fecha 5 de diciembre de 1905.
"Contrato sobre promesa de mútuo hipotecario.
1º El Banco de Tarapacá i Argentina Limitado se compromete a prestar a la Honorable Comision de Alcaldes de Magallanes hasta la suma de 40.000 o su equivalente en moneda corriente chilena al tipo que fije el Banco de Tarapacá i Argentina Limitando para compra de letras a la vista sobre Lóndres, no pudiendo exeder de 1/8 d. por peso del fijado para estas operaciones por la oficina del Banco en Valparaiso.
2º La oficina del Banco de Tarapacá i Argentina Limitado de Punta Arenas pagará el importe de las planillas que le sean presentadas por el trabajo ejecutivo, materiales adquiridos para las obras o comision de los contratistas, siempre que dichas planillas estén firmadas por el injeniero encargado del trabajo i por la persona designada por la Comision de Alcaldes para intervenir en él.
3º Los pagos mencionados se harán mensualmente por el Banco, debiendo en cambio la Comision de Alcaldes entregarle bonos de 100(libras) quedarán para el pago siguiente.
4º Los bonos a que se refiere el artículo anterior ganarán el interes del 7% anual desde su emision, i el capital, o sean las 100(libras) serán amortizadas en 15 años desde la fecha de los primeros bonos que se emitan.
5º Los intereses i amortizaciones de los bonos serán pagados semestralmente de acuerdo con sus estado firmado por ambas partes el cual quedará protocolizado en la Notaria. En dicho estado constará el interes i amortizacion correspondiente al pago semestral de cada bono.
6º La comision de Alcaldes se encarga de pagar el costo de la impresión de los bonos.
7º Cada ejemplar de estos bonos será suscrito por el Presidente, Secretario i Tesorero de la Comision de Alcaldes i contendrá la fecha de su emision i el número i fecha del Decreto Supremo que aprueba el contrato de este empréstito. Serán emitidos al portador i ademas cada uno tendrá 30 cupones en que se anotará lo que corresponda por intereses i amortizacion semestrales.
8º La comision de Alcaldes abonará al Banco en esta ciudad al valor de los cupones vencidos contra un recibo, o la entrega de los cupones mismos. Estos pagos serán hechos en moneda corriente al tipo de cambio que el Banco fije para las ventas de letras a la vista sobre Lóndres, no pudiendo esceder de 1/8 d. por peso del fijado para estas operaciones por la oficina del Banco del Valparaiso. Si el Banco exijiera que estos pagos se hicieran en Lóndres correrá de cuenta de la Comisión de Alcaldes los gastos de jiro telegráfico.
9º La comision de Alcaldes se compromete a depositar en la Oficina del Banco en ésta todas las entradas que perciba por impuesto de desagües o consumo de Agua Potable, a medida que vaya cobrándolas. Estas cantidades se acreditarán en una cuenta especial que ganará el interes que rije en el Banco por depósitos a la vista i se aplicará el saldo de la cuenta para atender al pago semestral de los cupones vencidos.
10 En virtud de la facultad que la lei Nº842 de 19 de Febrero de 1896 sobre el servicio obligatorio de desagues, dá a las Municipalidades atribuciones que corresponden en este Territorio a la Comision de Alcaldes según el número I del considerando del Decreto de 7 Junio de 1898, la espresada Comision se compromete a aplicar desde luego el máximun de la cuenta a que se refiere el artículo 3 de la lei ya mencionada,
11 La Comision de Alcaldes reconoce al Banco el derecho de recaudar el impuesto de desagues i el importe del consumo de agua potable si el Banco lo exijiera, siendo de cuenta de la Comision el gasto que se ocasionase por el cobro.
12 La comision de Alcaldes se compromete a dar una primera hipoteca de las obras de desagues i agua potable para responder al fiel cumplimiento de este contrato. La escritura respectiva se estenderá en el momento que el Banco lo solicite.
13 La Comision de Alcaldes se compromete a entregar al Banco cualquier suma que perciba del Gobierno, en auxilio de estas obras, suma que destinará al servicio de este empréstito.
14 La Comision de Alcaldes reconoce al Banco ademas de la deuda anterior otra deuda por 4.224 (libras) que representa la diferencia entre el tipo de interes a que han sido emitidos los bonos, que es el 7% i el 8%, tipo al cual ha sido contratado este empréstito. Esta suma será abonada al Banco en cuatro anualidades en la siguiente forma. 1000 (libras) el 31 de Diciembre de 1906, 1000 (libras) el 31 de Diciembre de 1907, 1000 (libras) el 31 de Diciembre de 1908 i 1224 el 31 de Diciembre de 1909.
15 La misma garantias establecidas en este contrato para la deuda de 40.000 (libras) rejirán con respecto a la de 4.224 (libras) de que se trata en el articulo anterior.
16. La Comision de Alcaldes se compromete a consultar anualmente en su presupuesto la suma necesaria para tender al cumplimiento de la obligaciones impuestas por este contrato.
17 Todos los gastos que ocasione el presente contrato, hasta dejarlo debidamente legalizado en todas sus partes, serán por cuenta de la Comision de Alcaldes.
18 La Comision de Alcaldes se compromete a obtener del Supremo Gobierno la aprobacion de este contrato dentro de un plazo de tres meses de la fecha."
Ambos documentos contractuales antes transcritos, reflejan por otra parte, las profundas ligazones que tenía ya la economía magallánica con las empresas y mercados británicos.
Los trabajos de instalación de la red de agua potable y alcantarillado (o desague) duraron más de cuatro años, de manera que los archivos municipales abundan de documentación de la empresa S. Pearson & Son Limited, contratistas ejecutores de las obras.
Así por ejemplo, numerosos documentos de pago revelan las remumneraciones del personal inglés de inrterventores y del personal de obreros.
Así, un recibo fechado el 2 de marzo de 1907 señalaba textualmente: "Agua Potable y Desagues de Punta Arenas. Punta Arenas, 2 de marzo de 1907. Recibí de los señores S. Pearson & Son Limited, la cantidad de tres mil ciento veinte tres pesos 30/100, como sigue: sueldos de obreros lista de trabajadores Nómina N° 62 por la semana que termina esta fecha. $ 3.123:30." (317) Esa nómina incluía 130 obreros, cuyas remuneraciones mensuales bordeaban los $ 96 mensuales, salario que -como se puede apreciar- era algo inferior en proporción al de los obreros de otras faenas municipales y públicas del Territorio.
Por ejemplo, un Certificado fechado el 13 de enero de 1908, indica las siguientes remuneraciones:
"P. Capello. Interventor

Sueldo mes de diciembre de 1907 200,00

S. Yelisey. Injeniero inspector

Sueldo mes diciembre 1907: 200,00

Sueldos de obreros Nómina N° 104: 6.092,37

A. Milward. Sueldo por diciembre: 200,00

H. Hardy. Sueldo por diciembre: 200,00"
Los trabajos, que se realizaron con equipos, herramientas e insumos de procedencia británica, concluyeron a mediados de 1909, de manera que para las fiestas del Primer Centenario de la República, la ciudad de Punta Arenas, ya gozaba de un sistema "moderno" de agua potable, además de electricidad domiciliaria y pública y teléfonos. (318).

Hacia 1906 y 1907, la sociedad magallánica era una pequeña comunidad de 17.330 individuos dispersos en Punta Arenas, las pampas patagónicas, la península de Brunswick, la isla de Tierra del Fuego y demás islas australes, en una proporción de 0.1 individuo por km.2, según el Censo nacional antes citado.


En ese momento, en Magallanes vivían 10.831 chilenos y 6.499 extranjeros (lo que representaba un 37.5% del total).
¿En qué condiciones laborales y contractuales se trabajaba en el Territorio de Magallanes en los primeros años del siglo? Los siguientes documentos inéditos ofrecen gráficamente un atisbo de las remuneraciones de los obreros entre los años 1906 y 1908.

Algunos contratos de trabajo

en 1906-1908:

alambradores, leñadores,

barrileros y albañiles

En enero de 1906 eran contratados tres alambradores, dos de los cuales eran austríacos, como alambradores en la sección Philip Bay de Tierra del Fuego, como nos lo muestra el asiento contable siguiente. Las cuentas de esta estancia nos muestran además, al obrero Carlos Plata como esquilador, al recibir sus haberes en abril de este año.



Enero 1906
Alambrados

a Cuentas Corrientes:
$ 360.- como sigue:
A los siguientes individuos por erejir 6 corrales

para marcar corderos, según sus cuentas al 31.12.05

6 corrales a 4 libras esterlinas cada uno $ 360.-
Fco. Kuvacich 1/3 parte $ 120.-

A. Milisevich 1/3 parte $ 120.-

Juan Calcina 1/3 parte $ 120.- $ 360.- (319)

Para mostrarnos algunas condiciones del trabajo en 1907 en el Territorio, se presentan distintos contratos de trabajo, cuya sola comparación permite comprender la diversidad de condiciones imperantes en Magallanes en esta materia.


El primer contrato que se presenta, es entre un aserrador o leñador y su comparsa y la Sociedad Explotadora.

"2 de noviembre de 1907

CONTRATO PRIVADO

Entre el señor A.A. Cameron representante de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y el señor Rafael Muñoz se ha convenido el siguiente contrato.
1° El señor Rafael Muñoz se compromete a proceder a la Sección San Sebastián bajo las órdenes del señor W.G. Wood Administrador de dicha estancia con el objeto de cortar y aserrar madera según las necesidades de la estancia en tamaños y a precios como abajo estipulados.
Tablas de 1 x 6 x 12' a 12 centavos cada una.

Tablas de 1 x 2 x 12' a 35 centavos cada una.

Tablas de 3 x 4 x 12' a 30 centavos cada una.

Tablas de 3 x 3 x 12' a 50 centavos cada una.

Tablas de 2 x 4 x 12' a 53 centavos cada una.

Tablas de 2 x 6 x 12' a 50 centavos cada una.

Tablas de 4 x 4 x 12' a 80 centavos cada una.

Tablas de 3 x 5 x 12' a 80 centavos cada una.

Tablas de 6 x 2 x 12' a 50 centavos cada una.

Tablas de 2 x 3 x 12' a 50 centavos cada una.

Postes para alambrado de 5" de diámetro por 7' de largo a 1 peso cada uno.
2° la Sociedad proveerá al contratista todos los útiles necesarios para el trabajo, como ser, carpas, útiles de cocina, hachas, sierras y carne fresca, pero el contratista pagará los víveres que saque del almacén.
Dado en dos ejemplares de un mismo tenor, en Punta Arenas el 8 de noviembre de 1907.
(firman)
Rafael Muñoz. A.A. Cameron.

Manuel Barría.

Santiago Barría.

(320).

Este contrato puede ser calificado como "contrato con remuneración por pieza", por cuanto se deduce que según la cantidad de madera aserrada y tablas que entregue el contratante, recibirá su remuneración junto a sus maestros, la cual será naturalmente variable.


Un segundo documento, como se puede apreciar, es un contrato privado entre un tonelero (de nacionalidad portuguesa) y sus operarios con la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, para la fabricación de un cierto número de barriles destinados a la gresaría de la estancia en Caleta Josefina, Tierra del Fuego.
El texto precisa las características y condiciones de entrega del producto del trabajo, por lo que bien puede considerarse también como un "contrato por pieza", con la diferencia de que tiene que entregar el producto de su trabajo al cabo de un determinado plazo.


CONTRATO PRIVADO


"Entre la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y el señor Juan Barbeito se ha hecho el siguiente arreglo:
El señor Barbeito se compromete armar en la Grasería de nuestra Sección Caleta Josefina hasta (200) barriles de unos 130 litros de capacidad cada uno, según la muestra que se ha visto en la oficina de la Sociedad, a razón de ochenta centavos moneda corriente cada uno.
Los barriles serán entregados a la fábrica en condición para recibir carne en salmuera antes del 15 de mayo próximo.
Este arreglo se refiere solamente a los atados de duelas que están intactos; para armar las duelas sueltas se hará otro convenio.
Los pasajes del señor Barbeito y demás operarios serán por cuenta de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, pero la mantención de ellos se pagará por el contratista según la cuenta general de la cocina.
Punta Arenas, febrero 17 de 1908.

Juan Barbeito , A. A. Cameron,

Contratista General Manager.” (321)
En este convenio, al igual que aquel firmado por el leñador Rafael Muñoz, las condiciones contractuales del trabajo se limitan a la remuneración por el trabajo efectuado, quedando de cargo de los trabajadores contratantes su propia alimentación y mantención, aunque en el caso de Muñoz, recibe carne fresca como alimentación, de la Sociedad contratante.
Aquí aparece entonces el concepto de contratación y subcontratacion, que haría larga data en muchas faenas de la Patagonia, especialmente en las faenas portuarias.
Y un tercer tipo de contrato de trabajo, es este interesante documento -también inédito- entre la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y quién sería su Administrador en una de las estancias situadas en Tierra del Fuego, W.B. Rogers.
"CONTRATO entre la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y el señor William B. Rogers.
Entre el señor A.A. Cameron en su carácter de Administrador General de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego por una parte y por la otra el señor W.B. Rogers se ha convenido en el siguiente contrato.
Artículo N° 1. El Señor W.B. Rogers se obliga en la mejor forma de derecho de prestar sus servicios en calidads de Administrador de la Sección Phillip Bay por un período de tres años a contar desde el 1° de julio de 1908 bajo las órdenes del Señor A.A. Cameron.
El señor Rogers se compromete fielmente a desempeñar las funciones de Administrador de dicha sección en todo lo que se relacione con el manejo interior del establecimiento, usando para ello de sus mejores aptitudes, celo, actividad e intelijencia.
Artículo N° 2. El señor Rogers gozará de un sueldo anual de 600 libras esterlinas por el primer año, 650 libras esterlinas por el segundo y 700 libras esterlinas por el tercer año pagaderos por la Sociedad cada semestre a partir desde el 1 de julio de 1908, en letras sobre Londres a noventa días vista, pero podrá recibir algunos anticipos, los que serán fijados de común acuerdo por ambos partes.
Artículo 3°. Los gastos para la mantención del Señor Rogers serán por cuenta de la Sociedad Explotadora, así como la servidumbre para su casa particular.
Artículo 4°. El Señor Rogers se compromete a ejecutar las órdenes e instrucciones que le sean impartidas por sus jefes superiores usando para el desempeño de sus funciones de toda su intelijencia y cuidado de los intereses de la Sociedad.
Artículo 5°. El Señor Rogers queda facultado para despedir de los establecimientos a cualquiera empleado subalterno que no cumpliese con sus obligaciones, y al mismo tiempo deberá vijilar que la contabilidad de la Estancia sea llevado en orden y al día.
Artículo N° 6. Este contrato será forzozo por ambos partes pero en caso que desgraciadamente se suscitase serios dificultades o diverjencias respecto a la administración del establecimiento o otras causas, cualesquiera de los partes podrá dar por terminado este contrato dando seis meses de aviso anticipado.
Hecho en tres ejemplares de un mismo tenor y para un solo efecto en Punta Arenas, Chili, el día trece de junio de mil novecientos y ocho.
Por la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego,
W.B. Rogers A.A. Cameron,

Administrador- General. (322).

Como se puede apreciar, aquí las condiciones laborales han sido definidas en forma por demás precisa y pormenorizada, y permiten al nuevo Administrador ejercer el máximo de autoridad posible. El sueldo del contratado es pagado en libras esterlinas sobre un Banco en Inglaterra, pudiendo cobrar anticipos, y la Sociedad paga a los empleados de servidumbre de su casa-habitación, granjería que recibieron todos los Administradores.


Obsérvese que por el Artículo 5° de este Contrato, el Administrador de la estancia está facultado para despedir empleados (y obreros se entiende), pero no figura en el contrato la "facultad para contratar", la que se reservaba a la Administración General de la Sociedad. Este es un clásico "contrato con remuneración por tiempo", el cual aparece fijado en el mismo convenio, con la variante de que la remuneración del contratado no es fija, sino que va aumentando cada año.
También, y siempre dentro del período 1907-1908, resulta ilustrativo uno de los numerosos recibos de salarios pagados a los albañiles de Colombo & Cía, por los trabajos en la casa residencia en construcción para el Gerente General de la Sociedad Explotadora.
"Hemos recibido de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego la suma de $ 2.100,70 (dos mil pesos con setenta centavos) pagado según Orden N° 3 firmada por el Director de la Obra, por trabajos extraordinarios hechos sobre la casa en construcción destinada al Administrador General de la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego.
Punta Arenas, febrero 8 de 1908.
Firma: Colombo y Cía." (323)
Se trataba en este caso de un grupo de albañiles italianos de primera categoría, que levantaron una de las residencias más valiosas del casco central de Punta Arenas, situada en Av. Independencia y J. Nogueira (ocupada actualmente por la I. Corte de Apelaciones).
A partir de 1905 y 1906 en adelante, al mismo tiempo que crecía en el Territorio de Magallanes el número de obreros, peones y gañanes en las más diversas faenas del campo y de la ciudad, la actividad obrera en otras regiones del mundo comenzaba a incrementarse, especialmente bajo la creciente influencia de líderes e inmigrantes de identidad anarquista.
Inmigrantes, ilustrados y anarquistas:

los nuevos liderazgos sociales

entre los obreros

en América Latina

Entre 1905 y 1910, parecía existir una moda que atraía a los hombres más audaces y valientes, a los más decididos: ser anarquista.


En diversos países de América Latina, se daba una combinación que sería cada vez más explosiva: inmigrantes europeos (especialmente españoles e italianos), personajes ilustrados y con una fuerte capacidad de mando y dirección sobre las masas de obreros casi analfabetas.
A partir de fines de 1905 y principios de 1906 se observa en todo el continente un incremento de las huelgas obreras, muchas de las cuales resultaban de las precarias condiciones sociales y económicas de los trabajadores, que servían de “caldo de cultivo” para una intensa propaganda anarquista o, más bien dicho, anarco-sindicalista.
A principios de 1906, por ejemplo, mientras en Paraguay se fundaba la Federación Obrera Regional Paraguaya, la primera central sindical del país, en La Paz (Bolivia) se creaba el Centro Social de Obreros, y en Antofagasta (Chile), en febrero, las Mancomunales lograban desplegar una huelga que incluyó a los obreros de las oficinas salitreras, de los ferrocarriles, de las fábricas y de los puertos del Norte.
En junio de 1906, México fue remecido por una serie de huelgas mineras, mientras los obreros, influenciados por líderes anarquistas, formaban los Círculos Obreros Libres, y en El Callao (Perú) en noviembre de ese año, los jornaleros portuarios se declararon en una huelga que paralizó los muelles de ese puerto, reclamando por los decretos gubernamentales que pretendían regular la descarga de los barcos.
El año 1907 no fue menos tranquilo.
Mientras en Buenos Aires (Argentina) los inquilinos de las viviendas populares declaraban una sonada huelga de larga duración, en Cuba (en febrero) estallaba la llamada “huelga del dólar”.
El año social de 1907 en América Latina culminó ominosamente el 16 de diciembre, con la matanza de más de dos mil personas (ejecutada por tropas del Ejército) en la Escuela Santa María en Iquique, hasta donde habían llegado numerosos obreros de las salitreras con sus familias, en demanda de mejoras salariales.
En 1908, la actividad social se centró en Bolivia y en Colombia. En Bolivia, en el mes de abril, se constituyó la Federación Obrera Boliviana, la entidad más amplia que agrupaba a los trabajadores rurales y urbanos del país, de inspiración mutualista; mientras en Colombia se comenzaban a constituir las primeras Sociedades de Socorros Mutuos, bajo la denominación de Sociedades de Mutuo Auxilio y Beneficencia.
En Panamá, ese mismo año, las constantes quejas de los obreros centroamericanos que trabajaban en la construcción del Canal, produjeron una comisión investigadora cuyos resultados no reflejan las duras condiciones en que se realizaron esos trabajos.
En 1909, se registran varios hechos sociales de importancia; el más dramático: la masacre de obreros ocurrida el 1° de Mayo en Buenos Aires, la que desencadenó una huelga general convocada por la FORA
Ese año se constituyeron, la Sociedad de Artesanos de Sonsón, el primer sindicato reconocido por el gobierno de Colombia; la Asociación de Obreros y Artesanos del Distrito Federal, la primera agrupación de obreros de Venezuela; y el 18 de septiembre, se forma la Federación Obrera de Chile (FOCH), mientras ese mismo mes, se fusionaban las organizaciones sindicalistas argentinas de inspiración socialista, en la Confederación Obrera Regional Argentina (CORA).
Esta tendencia hacia la agrupación de diferentes tipos de organizaciones obreras en América Latina, reunidas en una sola entidad unitaria, continuó en 1910.
Mientras en El Salvador se fundaba la primera Sociedad de Empleados de Comercio, en Costa Rica se creaba la Unión Obrera del Limón, que reunía a los peones agrícolas, pero acaso el acontecimiento social de mayor envergadura en 1910 (desde septiembre) se produjo en México, donde los levantamientos populares y campesinos dan forma a una sangrienta Revolución Mexicana, en la que surgen Emiliano Zapata y Francisco Villa como sus líderes populares más connotados.
Los más pobres y desamparados de México, demandaban una justa distribución de la tierra, el rechazo a la servidumbre y a los malos tratos a los peones del campo.
La revolución mexicana fue el hecho social más relevante del primer decenio del siglo XX en América Latina.

Mientras muchos de estos agitados sucesos, lograban llegar a los titulares y las noticias de la prensa escrita, en Magallanes y en toda la Patagonia crecía la afluencia de obreros.


Por otra parte, el contínuo desplazamiento de obreros y artesanos entre Tierra del Fuego, Magallanes y demás sectores del Territorio, se iba intensificando a medida que las actividades ganaderas se ampliaban.
De ello da testimonio esta circular que le envía A. Cameron a su Administrador de la estancia Caleta Josefina, fechada el 20 de septiembre de 1907, donde le comunica: "Estimado Señor: por el vapor Porvenir que cruzará esta noche a Discordia, le estoy enviando dos hombres. Geddes y Dallas, el último de los cuales está contratado y va para San Sebastián, el primero ha pagado su propio pasaje a casa, y he arreglado con ellos el salario de 5 libras 10 chelines por mes para que comienzen a trabajar en caleta Josefina. A.A. Cameron. General Manager. (324).

La fuerza de trabajo

en Magallanes

hacia 1907

Hay que tomar en cuenta que ésta reducida sociedad local era ya fuertemente urbana, ya que de los 17.330 habitantes que la poblaban, 12.199 vivían en Punta Arenas, única localidad que tenía el carácter de ciudad, mientras los restantes 5.131 habitantes se encontraban en condición de población rural dispersos en el extenso territorio, aunque éstos últimos aparecieran algo concentrados en pequeñas comunidades y sectores como Caleta Josefina, Cutter Cove, Isla Dawson, Porvenir, Punta Delgada, Puerto Consuelo y otros.


Veamos un panorama de las nacionalidades en Magallanes hacia esta época.
Además, del conjunto de los individuos que eran propietarios en el Territorio (un total de 1.619 personas), 956 eran chilenos y 663 eran extranjeros, lo que refleja la importancia que tenía la presencia de inmigrantes en Magallanes, y los lazos económicos que unían a esta sociedad austral con la economía internacional.
En cuanto a la composición por nacionalidades extranjeras, según el Censo de 1907, los núcleos más importantes de inmigrantes eran los austro-húngaros (1.761 individuos), españoles (1.197, británicos (1.184), alemanes (447), italianos (428), y a continuación argentinos (323), franceses (325), noruegos (159), suizos (107) y uruguayos (111).
Resulta interesante consignar aquí que, siempre en 1907 y de acuerdo a las cifras del Censo de ese año, la composición socio-profesional de la población magallánica era particularmente variada, como se presenta en el siguiente recuadro.


Distribución de profesiones y actividades

en Magallanes en 1907

Actividades económicas en general:
Agricultores: 208

Artesanos: 1.107

Comerciantes: 429

Conductores: 151

Domésticos: 369

Empleados: 863

Gañanes: 2.004

Industriales: 119

Impresores: 41

Labradores: 375

Lavanderos: 311

Marinos: 857

Mecánicos: 285

Mineros: 94

Modistas y costureras: 416

Rentistas: 26

Relojeros y joyeros: 5

Religiosos: 21

Ministros disidentes: 94

Profesores: 64

Pescadores: 14

Zapateros: 56

Telegrafistas: 11

Sombrereros: 3

Profesiones en general:
Arquitectos: 6

Abogados: 13

Científicos: 16

Dentistas: 5

Injenieros: 31

Funcionarios: 39


Compartir con tus amigos:
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   ...   105


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal