Historia del Archivo General de Navarra



Descargar 13.05 Kb.
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño13.05 Kb.

Historia del Archivo General de Navarra


El Archivo General de Navarra, tal como hoy se conoce, tiene su origen en una Real Orden de 1836 que encomienda a la Diputación la gestión del archivo de la Cámara de Comptos, institución que fue abolida ese año a raíz de la conversión de Navarra de reino en provincia de la Monarquía constitucional. A este efecto, fue nombrado archivero en 1841 José Yanguas y Miranda, que era a la sazón secretario de Comptos. En 1852, cuando la Diputación ocupa el palacio neoclásico que es su sede institucional, el archivo de Comptos que había permanecido en la sede de esta antigua institución en la calle Ansoleaga de Pamplona, fue trasladado a la nueva sede y unificado con el archivo del Reino, que guardaba la documentación de las antiguas Cortes y de la propia Diputación, y del que ésta era titular.


A la muerte de Yanguas y Miranda en 1863, el Archivo quedó a cargo de sus sucesivos secretarios de la Diputación que, absortos en sus propias tareas administrativas, dejaron en su segundo plano de sus ocupaciones la gestión archivística. Así fue hasta que la creciente demanda de los investigadores llevó a la Diputación al nombrar un archivero en la persona del historiador Hermilio de Olóriz, a fin de que se ocupase a tiempo parcial de las tareas de catalogación, conservación e inventario de los fondos.
A finales del XIX se producen dos hechos que sirvieron para reafirmar la importancia del fondo documental que albergaba el Archivo General de Navarra. El primero fue la presencia, entre 1880 y 1895, de investigadores franceses que sacaron a luz la documentación medieval relevante para la historia de Francia. Antes, la había investigado el navarro Iturralde y Suit, y más tarde lo haría Arturo Campión. Este reconocimiento internacional del Archivo coincidió en el tiempo con su traslado al edificio que ha ocupado hasta ahora, anejo al Palacio de Navarra y dotado de instalaciones archivísticas que, en su época, fueron modélicas. La obra, debida al arquitecto Florencio de Ansoleaga, se realizó entre 1895 y 1898.
Durante el siglo XX, el Archivo General de Navarra registró los siguientes hitos:


  • 1929-1935. Recibe los fondos documentales de los Tribunales Reales de Navarra (Real Consejo y Corte) que estaban depositados en la Audiencia Territorial, y los del Clero, que estaban depositados hasta entonces en la Delegación de Hacienda. En esos años ingresaron también los archivos del Hospital General de Navarra y de la Inclusa, instituciones que en 1932 cambiaron de sede y se trasladaron a la actual ubicación del Hospital de Navarra.




  • 1948. La Diputación Foral aprueba el Reglamento del funcionamiento del Archivo.




  • 1949-1959. Ingresan en el Archivo los libros de Contaduría de Hipotecas, conservados hasta entonces en los registros de la propiedad de los distritos notariales de Navarra.




  • 1950. Se abre al público la nueva sala de investigadores.




  • 1954. Comienzan a funcionar los laboratorios de restauración documental.




  • 1981. El Archivo General de Navarra se adscribe a la Dirección General de Cultura/Institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra, en el marco de la reforma administrativa acometida por el primer Gobierno democrático tras la aprobación de la Constitución y el Amejoramiento del Fuero.




  • 2003. Los Reyes inauguran la nueva sede en el antiguo Palacio de los Reyes de Navarra o de Capitanía, rehabilitado y reformado para este fin por el arquitecto Rafael Moneo.




  • 2003. El Archivo queda adscrito a la Dirección General de Patrimonio Cultural del Departamento de Cultura y Turismo, como una sección del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental.


Los archiveros que han dirigido el Archivo General de Navarra desde su creación han sido los siguientes: José Yanguas y Miranda (1830-1863); Hermilio de Olóriz (1881-1897); Mariano Arigita (1897-1902); Hermilio de Olóriz (1902-1908); Gervasio Etayo (1909-1913); Carlos de Marichalar (1913-1920); Jesús Etayo (1921-1927); José María de Huarte (1927-1936); José Zalba (en funciones, 1936-1942); José Ramón Castro (1942-1966); Florencio Idoate (1967-1982); Juan José Martinena Ruiz (1983).




El Palacio de los Reyes de Navarra


El Palacio de los Reyes de Navarra, que más tarde se llamó de los Virreyes y, por último, de Capitanía, según el uso que se le dio en cada época histórica, fue construido en 1190, durante el Reinado de Sancho VI el Sabio; posteriormente fue cedido al Obispado como agradecimiento por su ayuda en la guerra con Castilla y, tras la devolución a la Corona, fue utilizado por los virreyes y reformado en numerosas ocasiones. Entre los inquilinos más destacados de este edificio figuran Carlos II el Malo, Felipe III y José Bonaparte, que pasó en él su última noche como rey de España. Desde mediados del XIX y hasta 1972 fue sede de la Capitanía General y del Gobierno Militar. En 1986, el edificio fue adquirido por el Gobierno de Navarra.



En marzo de 2003, los Reyes de España lo inauguraron como Archivo Real y General de Navarra, reformado para este fin por el arquitecto tudelano Rafael Moneo. El nuevo edificio conserva el cuadrilátero del primitivo edificio, así como algunos componentes de la construcción gótica, como la sala abovedada, que ahora se dedica a sala de exposiciones. En uno de los vértices del cuadrilátero, Moneo construyó una torre de doce plantas (tres de las cuales se sitúan por debajo del nivel del suelo) que sirven de silo al patrimonio documental del Archivo. A las plantas de la torre se accede mediante ascensores y por un plano inclinado (sin escaleras) y el lucernario que la corona tiene los planos traslúcidos de tal modo dispuestos que permiten la distribución de la luz natural de manera homogénea durante todas las horas del día.
El nuevo edificio está dotado de los instrumentos tecnológicos para la clasificación, consulta y custodia del patrimonio documental de Navarra. Tiene una capacidad equivalente a 44.000 metros lineales de estanterías y dispone de sala de lectura y consulta, un gran taller de restauración capaz de atender las necesidades de todos los archivos públicos y privados de Navarra, laboratorios de fotografía y microfilmación, salón de actos, biblioteca especializada y despachos.
La obra de Moneo conserva también el patio interior porticado, que aparece acristalado y con un parterre ajardinado en el centro. La composición interior del edificio resalta los rincones conservados del primitivo Palacio y, en lo nuevo, es de gran sencillez y claridad, destinada a crear espacios diáfanos, luminosos y utilitarios, proyectados a través de los huecos de los muros al paisaje del monte San Cristóbal y del norte de Pamplona, con techos dorados y cubrimientos de madera en suelos y paredes.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal