Historia del antiguo egipto



Descargar 62.55 Kb.
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño62.55 Kb.

HISTORIA DEL ANTIGUO EGIPTO
Los monumentos del Egipto Faraónico nos han intrigado durante siglos. Nadie comprendía porqué y cómo un pueblo que sólo disponía de instrumentos sencillos y de sus brazos había levantado aquellas pirámides cuya "perfección" no ha dejado aún de asombrarnos, en esta página encontraras una guía acerca de cómo se formo y estableció esa sociedad, la que, durante una época dirigió todos sus recursos para la   construcción de Pirámides.

POLÍTICA y SOCIEDAD

Los  seres humanos que ocuparon el valle del Nilo y se instalaron en él para formar  Posteriormente el pueblo egipcio, se encontraban agrupados en clanes o NOMOS. Estos clanes se establecieron a lo largo del valle, sobre las dos laderas del río. Cada uno tenía su propio gobierno de tipo monárquico y a patri lineal, su religión era totémica. Estos clanes mantuvieron estrechas relaciones entre sí, obligados para mantener el territorio a salvo de los desbordamientos del río, pues esta defensa sólo podía ser realizada con el apoyo de todas las comunidades, no tardaron mucho tiempo para que se formara un estado unificando a todos lo Nomos, pero antes los clanes se agruparon en dos grandes reinos formando así lo que hoy se denomina el alto y bajo Egipto.

El principal atributo  de la realeza Faraónica es el Schent o corona de todo Egipto, formado por una combinación de los emblemas del alto y bajo Egipto, como consecuencia de la unión política, la religión en Egipto se unifica, y de la misma manera en que el jefe del clan dominante se impone a todo el reino, el dios totémico de ese clan del primer Dios para todos los demás clanes. El alto Egipto reconoce este carácter al Nomo del Halcón   (Horus)  y el bajo Egipto al clan de la Serpiente (Ureus).

Se atribuye a Nermel (Narmel) La unificación de los Nomos. Narmel También es el fundador de la primera Dinastía,  ostentando ya el Título de Señor de las dos tierras (alto y bajo Egipto), un sucesor de Narmel  (mina o menes) funda la primera ciudad llamada  Menfis, pero en realidad este nombre es griego,  pues su nombre real es HERKAPTAH,  QUE SIGNIFICA:



HER- CIUDAD CENTRO

KA- QUE TIENE RELACIÓN CON

PTAH- LA DIVINIDAD DE LA CIUDAD

Fue la primera ciudad importante formando la primera dinastía: Mina y Soser. Los clanes totémicos  que formaron los Nomos egipcios estuvieron organizados bajo el sistema de propiedad común, sin reconocer otra propiedad privada que la de los objetos de uso personal. Tal carácter se mantuvo casi sin solución de continuidad bajo las primeras dinastías. Cuando se produjo la unificación total de los clanes y la concentración del poder político en el FARAÓN, la propiedad de las cosas pasó a pertenecer a este ultimo, que tuvo en sus manos la economía de toda la nación. El trabajo individual de cada persona le pertenecía.


La división del trabajo numerosas, bajo una organización económica centralizad, dio origen a la formación de clases sociales.

En el campo los Agricultores y criadores de ganado; en las ciudades, albañiles, carpinteros tejedores, zapateros, todos trabajando bajo la dirección de un capataz, y sus productos eran propiedad fiscal a cargo de un capataz. La clase de los escribas tenía a su cargo las tareas intelectuales de la administración publica,  siendo los escribas también funcionarios. Al lado del Faraón  se situaban los visires o ministros, encargados de la administración central, quienes actuaban siempre en nombre del Faraón o monarca respectivo.



Se da un hecho clave cuando los sacerdotes atestiguan que Soser (Faraón de las Primeras Dinastías)  nació procedente Rá, entonces el estado se vuelve en una unidad teocrática  algunos creen que en Egipto se formó un estado cuasi feudal, pues los campesinos eran esclavizados también en las tierras del clero llamandoles esclavos de Dios.

Dado este carácter teocrático, se identificaba al Faraón con la divinidad,  los sacerdotes eran en realidad funcionarios públicos,  cuidaban los tesoros y los archivos oficiales. A partir de la dinastía  XVIII comienza la expansión del estado para llegar a convertirse en un imperio, donde comienza a ser importante el ejercito que en su mayoría estaba formado por extranjeros, negros y Libios. Este sistema economico-politico fue transformandose de manera gradual. Los monarcas de las cuadres tuvieron a su cargo la propiedad privada de la tierra dentro de su jurisdicción y los sacerdotes se convirtieron en depositarios de tierras y de los tesoros depositados en sus templos.

Así se fue debilitando el poder y prestigio del monarca, a favor del prestigio de mercaderes e industriales, favorecidos por el aumento de la población. Hacia el año 2160 A.C. se inicio una campaña de unificación que logro  su objetivo en el año 2000 A.C. con el triunfo de los príncipes de Tebas, fundadores de la dinastía XII  y reorganizando todo Egipto bajo un sistema  diseñado para que el Faraón dictara la ley, y a la vez este sometido a ella, y para evitar posteriores desordenes, y protegerse de peligros externos, se creo un ejercito numeroso.

 Este ejercito numeroso, y los posteriores privilegios que se le dieron , como clase, le proporcionó una condición social a las demás, con excepción de los sacerdotes. Hacia el año 1750 A.C. se produjo la invasión por parte de los Hicsos , en síntesis la presencia de los Hicsos no fue en todo el territorio egipcio, pero sin embargo su presencia causo desordenes, aún en territorios no conquistados por ellos.

Los príncipes de tebas, aceptaron una situación de vasallaje, para llevar a cabo la reconquista total del territorio perdido.

CONSTRUCTORES DE PIRAMIDES

Para que el Faraón pudiera trasformarse en dios, se requería, no obstante, una condición su cadáver debía permanecer intacto. Por ello, conservarlo en una tumba bien protegida era la preocupación esencial de los egipcios. Las primeras tumbas reales fueron las Mastabas: se componían de una cámara sepulcral subterránea, a la que se descendía por un pozo, y una pequeña construcción superficial de ladrillo, en forma de pirámide truncada de planta rectangular.

Hacia el año 2700 a.c. el faraón Doser encargo a su ministro Imhoteb la construcción de una tumba que mostrase a sus súbditos la grandeza del faraón y del dios que representaba. Imhoteb que era también arquitecto, puso una sobre otra seis mastabas de piedra, cada una algo más pequeña que la anterior, y logró así la primera pirámide: una pirámide escalonada. Es la pirámide de Saqqarah, cerca de el Cairo. Con 60 metros de altura, parece una gran escalera que sube al cielo.

Un siglo después, el la llanura de Gizeh (cerca de el Cairo), aparecen ya pirámides autenticas: las de los faraones Keops, Chefren y Micerino. sus grandes dimensiones (la pirámide de Keops tiene 146 metros de altura) y la perfección de sus proporciones dejan atónitos a quienes las contemplan. Su asombro crece aún más cuando saben que la construcción de la pirámide y de los templos que la acompañaban duraba por lo general una veintena de años y que necesitaba de varios miles de toneladas de piedras, extraídas por decenas de miles de obreros . Estos las transportaban sobre troncos y las subían mediante gigantescas ramplas de tierra.

El arte Egipcio

Dos son quizá los aspectos más llamativos del arte egipcio, que se desarrolló a lo largo de
            3000 años. Por una parte el anonimato de sus creadores y por otra el estilo idependiente.
            Efectivamente el  artista egipcio no está reconocido, es la figura del rey la que ha llegado hasta
            nosotros. Las mayores expresiones de arte nos llegan a través de la figura del faraón que era
            quien encargaba los trabajos, mientras que el ejecutor de las obras permanece casi siempre en
            el anonimato. Por otra parte el arte egipcio, con 3000 años de expresiones artísticas, nunca se
            vió influenciado ni por los acontecimientos históricos  ni por tendencias extranjeras, más bien
            todo lo contrario. Fueron los invasores quienes se vieron influenciados por las expresiones
            egipcias.

El arte egipcio está influenciado profundamente por la               


religión y por el centralismo político que trata de exaltar el
poder absoluto de los reyes y la grandeza de su imperio.

Como en la vida cotidiana el egipcio estaba altamente


influenciado por sus creencias en el Más Alla y fundamentalmente por el concepto de eternidad y
durabilidad, y fueron estas ideas las que determinaron su
producción artística. El egipcio creía que el alma vive en los
alrederdores del cuerpo, el difunto era rodeado del ajuar
funerario y de ushebits, que son sus dobles y sus ayudantes
en la otra vida, por que tienen el poder de animar lo
inanimado. Para el egipcio hay posibilidades de felicidad en
la otra vida. En Mesopotamia el muerto lleva una existencia
más desgraciada y si es olvidado por sus familiares pasará
desgracias en el Más Allá, de ahí la existencia de un arte
funerario egipcio frente al arte más severo de
Mesopotamia.

            El artista era normalmente un funcionario al servicio del estado o de los templos. El oficio era


            aprendido en escuelas que enseñaban los canones establecidos y normalmente pasaba de
            padres a hijos. Aunque el artista era anónimo, no firmaba sus obras y muy pocos nombres han
            llegado hasta nosostros, no lo era para sus contemporáneos y algunos estaban altamente
            reconocidos como lo prueba la decoración de algunas tumbas de artistas. Pero el artista no
            tiene independencia en su creación, todo lo que craba debía estar de acuerdo a unos cánones,
            es por tanto falto de originalidad. Como ya observó Platón el arte es repetitivo, se emplean los
            mismos colores, los mismos esquemas durante siglos.

            Cuando hablamos de arte egipcio, debemos abstraernos del concepto propiamente dicho. El


            egipcio no entendía el arte como podemos hacerlo nosostros en la actualidad. Los objetos no
            se creaban con una intencionalidad propia del artista. Para todos nosotros el arte incluye reglas
            que permiten hacer las cosas bien, pero sobre todo es belleza, por que lo que confiere a un
            obejto su valor artístico es el hecho de estar bien hecho, más que el sentido práctico para el
            que se ha creado. Ahora bien el artesano egipcio, y decimos artesano por que no existía
            diferencia entre el creador de vasijas y el pintor de sarcófagos en cuanto a término artístico,
            hace las cosas en su sentido práctico. Muy pocas obras fueron producto del "arte por el arte".
            Un obelisco se crea por que representa el camino hacia el cielo, una pirámide o una mastaba es
            ante todo el lugar de residencia de los difuntos y los relieves e las tumbas tienen un sentido
            mágico y religioso.Obviamente tampoco podemos excluir el sentido de belleza de las
            manifestaciones egipcias, pues en ese caso ni los templos ni la orfebrería por ejemplo entraría
            en el concepto, pero lo que se exigía era que un objeto realizase la función primaria para la que
            fué concebido y posteriormente que la ejecución resultase lo más perfecta y bella posible.
 

                            


 
 
 

 En arquitectura se construyen grandes monumentos (palacios, templos y tumbas), en escultura lo   mas destacable es el relieve por que responde a una serie de convencionalismos para  representar las 3 dimensiones y el efecto de profundidad. El cuerpo se divide representando cada una de las partes de la forma que parece más expresiva; el ojo de frente, la cara, piernas  y pies de perfil, el busto de frente y con el tiempo este se colocará en 3/4. El relieve se caracteriza por una altura jerarquica de las figuras representadas, composición por filas para evitar la perspectiva, árboles caidos de lado y casa vistas como un armario  abierto.


            En la escultura no se trata de representar formas realistas sino respondiendo a un


            canon ideal. Sólo Ajenatón trató, durante su reinado, de crear un arte mas libre y sincero
            disminuyendo la idealización en el estilo Amarna.. Los labios se representan más gruesos, se
            alargan los cuellos o se crean vientres abultados.

            PRINCIPIOS DEL ARTISTA

            Hemos visto en la introducción que el arte egipcio es falto de originalidad, repetitivo a lo largo
            de los siglos, debido a una falta de cratividad del artista, funcionario al servicio de los templos o
            los reyes. Efectivamente el artesano (No existe término que identifique al artista ) debe crear
            según unas normas y cánones ya establecidos y vigentes durante siglos. Esto se traduce en unos
            principio básicos de creeación. Podemos , entonces hablar de:

                      Representación bi-dimensional


                      Frontalidad
                      Falta de perspectiva
                      Horizontalidad

            Todos sabemos reconocer el arte egipcio, fundamentalmente los relieves y pinturas, aunque no


            distingamos los períodos históricos. A nadie se le escapanninguno de las características
            anteriores que convierten al arte egipcioenun arte conceptual, no perceptivo. Los factores
            anteriores no dejan de presentar problemas a la hora de representar ciertos objetos. ¿Qué
            hacer cuando un objeto incluye otro en su interior?. El artista lo arreglaba representando el
            interior sobre el exterior. La verticalidad de los conjuntos decorativos, como jardines se
            representaba aplicando la horizontalidad a todo el conjunto.
 

                                           


 
 
 

            Cuando vemos una pintura observamos una clara falta de perspectiva. Todos los relieves y


            pinturas se creaban en líneas horizontales de mayor a menor tamaño que, aunque a quien lo
            observa no le da ninguna sensación de profundidad sino mas bien de secuencialidad de
            escenas se consigue aplicar el concepto. Las líneas superiores de menor tamaño representan el
            fondo de la imagen y las inferiores los primeros planos.

            El artista dibuja los objetos de frente, pero no todos. Si observamos los retratos vemos que  el


            cuerpo se divide representando cada una de las partes de la forma que parece más expresiva;
            el ojo y los hombros de frente, la cara, piernas pies, ombligo y senos de perfil y el busto de
            frente, aunque con el tiempo se colocará en 3/4. Lo que se persigue no es la diferenciación,
            sino el concepto.

            Además de estos principios que debía seguir el artista al realizar su obra, existían otros


            impuestos dependiendo de significado o destino de la obra. Cuando se realizaba una imagen de
            un difunto para la tumba se le representaba reconocible, pero idealizado. En el arte funerario,
            además debían representarse ciertos animales, considerados peligrosos para el difunto, con
            cuchillos sobre la espalda o sin los componentes que lo hacen peligroso, p.e. los escorpiones o
            las serpientes que podían complicarle la existencia al difunto en el Más Allá.

            Observamos también que existen escenas en las que los hombres aparecen de diferente tamaño


            aun a pesar de estar en el mismo plano. El tamaño de las personas representadas dependía de
            su nivel jerarquico en la sociedad. Además

           

no existen movimientos bruscos, ni siquiera      

            en las escenas de lucha. Los ideales de


            belleza dominan lsa caras y el físico. No
            existen rasgos especiales y por supuesto no
            hay movimiento, toda la imagen es estática.
            Pero tampoco existe movimiento en las
            caras con el paso del tiempo. Se
            representan jóvenes y casi siempre
            idealizados. Los hombes se representan en
            color oscuro, debido a su trabajo al sol, y
            las mujeres en uno claro, por que pasan
            más tiempo en casa.

            El empleo de los materiales también dependía del sentido a dar a la escena.  Cuando se quería


            vincular directamente al rey con los cultos solares se empleaba la piedra roja. Esto fué muy frecuente
            en el reinado de Amenhotep III y por supuesto de Amenhotep IV (Ajenaton). Los colores estaban
            sujetos a  una estricta normativa. El rojo se asociaba al desierto y al dios Set, el amarillo al sol,
            el azul al Nilo, el negro al limo y por tanto a la fertilidad, y el verde a la fecundidad. El cuerpo de Osiris ,
            asociado con el Más Allá, pero tambien con la vegetación, se representa precisamente de color
            verde.
 

            Todo lo expuesto anteriormente aplica a la realización oficial del artista. Como en la religión


            existía además un arte cotidiano, no oficial, y era aquí donde el artista podía expresar parte de
            su originalidad, saltándose cierta normativa que en la representación oficial sería impensable.
            Surgen así ciertas manifestaciones en las que se uitiliza la frontalidad en las personas o se intenta
            aplicar cierto movimiento a escenas de danza o lucha encontradas en algunas tumbas de gente
            que no pertenecía a la "élite social", sin contar con las pinturas y representaciónes eróticas y
            caricaturistas de los personajes sociales.

 
PERIODOS DE LA HISTORIA DEL ANTIGUO EGIPTO

Los periodos de la historia Antigua de Egipto son:


 
 

  1. Egipto Arcaico.

  2. Época Tinita 4000-3400 A.C. aproximadamente.

  3. Imperio Antiguo  3400-2200 A.C.

  4. Imperio Medio 2200-1500 A.C.

  5. Imperio Nuevo 1500-332 A.C.

 
 



  • En el primer periodo, en el Egipto  Arcaico, ocurre la unificación en los clanes  llamados Nomos, que formaron los primeros dos reinos  ( Bajo Egipto y Alto Egipto)

  • El segundo periodo o época Tinita. presenta la realeza ya organizada. El rey es Horus, el halcón, con carácter de divinidad totémica. Todo le pertenece y todo gira en torno a él. Posee el poder espiritual al mismo tiempo que el poder temporal. Junto al rey aparecen numerosos funcionarios, que le rodean como servidores personales, Le siguen aún después de muertos; pues se les sepulta en dependencias de la tumba Real.

IMPERIO ANTIGUO

la clase campesina era la base social y económica, que coincide con  el desarrollo económico y caracteriza las relaciones con el comercio exterior, la cabeza del estado es la nobleza que tiene el 70% de la tierra, nominalmente el 100% de la tierra es de propiedad del Faraón, a los esclavos se les permite tener familia ( a esta esclavitud se le denomina patriarcal), aparte de nobles, el clero, también existen los esclavistas, durante este periodo la construcción de la mayoría de monumentos fúnebres estuvo a cargo de esclavos, la mayoría de los propietarios de ganado eran nobles, los campesinos comercian sus productos a través del estado y el estado a su vez abastece al campesino de materias primas en raciones, dando les pocas posibilidades de que obtenga ganancias por lo producido, debo añadir que cualquier construcción a realizar, debía ser con el beneplácito del estado, las causas del fin de este periodo parecen ser las grandes construcciones que debilitaron la economía,  y debido a los nomos que reducían el pago de impuestos para construir sus propios templos. Bajo la tercera dinastía (2990-2900 A.C.) el canciller se convierte en el más importante cargo del estado. Los diez más importantes vasallos pasan a formar un consejo de ministros, La justicia es confiada a tribunales de notables, presididos por los gobernadores de provincia, Bajo la dinastía V (2750-2600 A.C.) se puede apelar ante la alta corte de seis cámaras de Menfis,  el procedimiento es por escrito, y un actuario interviene junto a cada tribunal. La familia es monógama, sólo el rey posee varias esposas, los hombres y las mujeres pueden recibir herencia. La centralización del poder condujo a la monarquía hacia el absolutismo, los faraones de la IV dinastía reemplazaron al canciller por un Visir-juez supremo, elegido directamente por el rey. Identificado con el Dios Rá, el Faraón organizo su propio culto, el cual llego a ser el culto oficial del estado, se organizo un clero real destinado al culto del Rey-Dios,  Este clero real durante la V dinastía se trasforma en una oligarquía privilegiada. El sacerdocio es remunerado con rentas, y se hace hereditario, el Palacio Real se convierte en un santuario. El absolutismo, creando oficios reales que escapan a las reglas de la carrera administrativa, favorece el acaparamiento de las altas funciones por las familias de la nueva nobleza sacerdotal, y el rey sufre pronto los efectos de esta oligarquía. El visirato es acaparado por algunas familias. El gobierno de los Nomos es dado por los visires a sus hijos, quienes falsean todo el aparato administrativo del Estado. Los altos cargos tienden a hacerse hereditarios, como el sacerdocio.

La oligarquía al hacerse dueña del culto y del poder obtiene la exención del impuesto. Los templos, cuyas tierras no cesan de aumentar en detrimento del tesoro, se convierten en Estados dentro del estado.

La delegación hecha por el rey, de sus poderes soberanos, constituye una noción nueva en el derecho publico de aquel tiempo y al final de la V dinastía se incorpora al sistema administrativo y hace aparecer el "beneficio-función": el cargo de gobernador de ciertas provincias del alto Egipto se entregaba a ciertos sacerdotes, y a un general quien regreso victorioso de la Palestina, al mismo esta nobleza cada vez más cargada de beneficios, se convierte en una clase de grandes terratenientes, eximidos de impuestos y  que en virtud de la inmunidad disponen de la jurisdicción real sobre los ocupantes de sus tierras, y así se trasforman en Señores, no contratan Labradores a menos que sea por largos periodos de tiempo, y el arriendo antes anual, se hace de por vida, luego por dos vidas, y se crea una dependencia hereditaria, este nuevo sistema destruye la antigua igualdad jurídica y la cambia por un sistema de clases sociales. en adelante la población se compondrá de nobles privilegiados y de vasallos que dependen de un señor a título perpetuo, que serán los siervos. Había hombres libres que, fuera de los dominios señoriales conservaban su independencia.

La inmunidad fiscal de la que gozaban los nobles hizo recaer todo el peso fiscal sobre los pequeños poseedores de tierras, los cuales se ven en la necesidad de vender sus tierras a los grandes terratenientes, sí no son despojados de ellas.

La VI dinastía (2600-2475 A.C.) va a dar el triunfo definitivo a la nobleza sobre la monarquía El advenimiento del rey Teti es acompañado por una reforma profunda del estatuto publico del país, en la provincias del sur el principio feudal sustituye al principio funcionarista. Uno tras otro, los nomos son entregados por decreto a oficiales hereditarios que toman el título de "príncipe", ejercen el poder soberano, en virtud de la investidura que el rey les da y sólo están ligados a la autoridad real por un juramento de fidelidad. ( es parecido al juramento de los caballeros ante su señor en el feudalismo del medioevo), así las provincias son trasformadas en principados autónomos. El príncipe entrega a sus familiares o sus vasallos funciones hereditarias, en síntesis el sistema feudal sustituye así al sistema administrativo.

El ejercito mismo se feudaliza, cada príncipe o templo privilegiado hace el reclutamiento por sus propios medios, y el rey, para reunir el ejercito, tiene que convocar a los príncipes y a los grandes sacerdotes. sin embargo el monarca conserva una autoridad más directa en el Bajo Egipto, donde la existencia de ciudades impide la feudalización del territorio y queda también el monarca  como dueño de la Nubia de donde saca tropas mercenarias y recursos que provienen de las minas de oro  ademas de los tributos pagados por los jefes Nubios, para asegurar la posesión de este País, se confía Elefantina, provincia fronteriza de la Nubia a generales mercenarios, pero estos se feudalizan, convirtiendose en Príncipes de  Elefantina. Desde ese momento el rey pierde todo el poder en el alto Egipto.

ademas al mismo tiempo el gobierno escapa de las manos reales. Los reyes Teti y Pepi I, para resistir al desmembramiento de su soberanía, reúnen todo el poder del estado en la manos de sus visires, a los que tratan de escoger fuera de la nobleza territorial, cosa que ha sido necesaria pues los recursos fiscales han sido acaparados por los príncipes, y el Rey no puede seguir haciendo frente a los pesados gastos de la administración. sin embargo conserva los impuestos que provienen del bajo Egipto, gracias a los cuales la monarquía consigue hacerle frente a los señores feudales, en esta situación los visires se convierten en verdaderos mayordomos de palacio, someten al rey a su tutela y aprovechan su poder para asignarse gobierno hereditarios. Acaparado desde entonces el visirato por la oligarquía feudal, no queda al rey otra opción mas, que aliarse a los señores feudales más poderosos, contrayendo matrimonio con sus hijas, como lo hace Pepi I, pero los príncipes aliados a la familia aprovechan su situación para hacerse otorgar el gobierno hereditario de los Nomos del bajo Egipto, Y así los príncipes Tinis primero y luego Coptos, sustituyeron de hecho al rey, que quedo reducido en una autoridad ficticia.

Todo esto en el bajo Egipto contribuyo a una crisis económica. El régimen señorial, por su tendencia a la economía cerrada, disminuyeron considerablemente los intercambios, basados principalmente en la exportación del trigo. La crisis económica provoca en las ciudades el paro forzoso y la miseria. Ya no se navega hacia Byblos, y las materias primas no llegan a Siria, esta crisis degenera en una crisis social  provocando un formidable levantamiento popular en todas las ciudades, y hasta en Menfis, la capital. Los nobles son asesinados; las oficinas del catastro (deposito de los títulos de propiedad) son destruidas. El viejo rey Pepi II, de 95 años de edad es sacado de su palacio por el pueblo; los nobles huyen en todo el delta. El régimen señorial es abolido, y los siervos retoman la libertad, las ciudades se trasforman en repúblicas independientes, bajo la autoridad de unos magistrados llamados los "Diez Hombres", probablemente elegidos por mercaderes y artesanos. Egipto cae de nuevo en el fraccionamiento feudal. El alto Egipto es dividido en principado autónomos, en el Bajo Egipto, las ciudades libres dominan al país llano. con todo, la realeza no ha desaparecido, el rey es convertido en el primero de los príncipes, es una autoridad simbólica compartida por mas de una treintena de principados feudales.

Se forja un clima de inseguridad, las guerras feudales, ponen a los príncipes a luchar entre si; el alto Egipto señorial se separa completamente del norte, para quedar en una situación de aislamiento. Las ciudades van a orientarse hacia el mar y vivir su vida propia de ciudades independientes.



LA TRANSICIÓN

Entre el tercer periodo y el Imperio Medio, hay una época de transición que corresponde a las dinastías IX y X. Al parecer un monarca del Egipto Medio usurpara el poder. La capital del país en ese momento es Herakleópolis. Esta época se caracteriza por la carencia de documentos históricos (monumentos, palacios, escritos oficiales), pero esta carencia es reemplazada por los textos populares, que nos cuentan la existencia de una profunda crisis.



IMPERIO MEDIO

El cuarto periodo inicia con la monarquía de Tebas, como resultado de la lucha interna que ha modificado profundamente la actitud del gobierno y el carácter del Estado, que hasta entonces era esencialmente pacífico.

Esta época es característica por el saqueo de monumentos, tumbas reales, la destrucción de monumentos, el abandono de los santuarios de Ra y de los templos reales de la V dinastía. Además se comprueba el desmembramiento de egipto entre la IX y X dinastía.

Los reyes de la XII dinastía, tuvieron a su cargo la pacificación y reconstrucción de Egipto, después de la catastrófica revolución social. Desde el Imperio Medio queda planteada la cuestión social, y la sociedad egipcia se orienta en nuevas direcciones. El rey no es el único que conforma el estado, sino la población entera. Nobles, sacerdotes, comerciantes, artesanos y labradores son llamados a participar, no sólo de las cargas, sino también de los beneficios que produce la explotación del suelo. La revolución había abierto cauces a este nuevo orden de cosas, barriendo las categorias sociales.  De este modo después de cinco siglos de feudalismo,  Egipto entra en un periodo de reforma monárquica, el poder se reconstituyó lentamente en el interior de los principados. En el alto Egipto, en el  estado de Tebas, los príncipes formaron  una verdadera potencia militar, que emprendió la conquista del país. Cerca del 2160 a.c.  consiguieron imponerse a todos los príncipes del alto Egipto. Un siglo después eran dueños de todo el territorio. Las ciudades del Bajo Egipto obligadas a aceptar su autoridad, les aportaron, gracias a sus recursos financieros, un notable incremento de su fuerza , mientras que la seguridad, devuelta al país por la unidad monárquica, dio al comercio un desarrollo que, quebrando la economía cerrada del sistema señorial, preparó la caída de este y la renovación de la monarquía.

Los reyes de tebas, se empeñaron por conseguir  la formación de un estado central. Junto a la corte feudal aparecía  un consejo al que pertenecían algunos hombres de negocios y burgueses de las ciudades, quienes van a ser los propiciadores de la política real centralizadora y de su plan económico. Expediciones reales toman la ruta por Arabia y el Mar Rojo y la monarquía vuelve a la política de expansión practicada antes por los faraones del antiguo imperio en base al comercio entre el estados , el rey obtiene los recursos necesarios para establecer la administración funcionalizada, y a la antigua nobleza territorial y militar va a oponerse una nueva nobleza de toga, que asume el papel dominante en el estado. La renovación del comercio, la formación de una clse de funcionarios y el contacto con las poblaciones urbanas y agrícolas hacen pasar sobre todo el país una gran movimiento de emancipación, que se traduce al principio en el misticismo del culto a Osiris. La igualdad de los hombres ante el dios de la vida ultra terrena impele a las clases sociales hacia una piedad que se manifiesta en las grandes peregrinaciones a Abydos, en donde se levanta el santuario de Osiris,  y los reyes de Tebas,  volviendo a las fórmulas monárquicas empleadas dos mil años antes por los reyes de Busiris, buscan agrupar al pueblo en torno de ellos, en el mismo impulso de lealtad, asociando la monarquía al misticismo osiriano.

La nobleza administrativa, en el seno de la cual los reyes reclutan a los visires, cuyo cargo han vuelto a crear, se hace tan poderosa, que cuando hacia el año 2000 la XI dinastía se extingue, será el descendiente de un visir y no un príncipe territorial quien fundará la XII dinastía.

Es el momento en que Hammurabi reina en Caldea, y Egipto orientado económicamente hacia Babilonia, sufre sin duda de su influencia. El aprovechamiento del Fayoum, trasformado en un gran dominio real, por una sabia irrigación del país y por métodos directos que rompen las prácticas de la antigua organización económica, es claramente inspirado por sistemas babilónicos. El favor concedido por el rey al comercio privado que se desarrolla en Byblos y Creta incorpora progresivamente las ciudades egipcias al movimiento de la economía internacional, y, al mismo tiempo, la corona, retomando la colonización de la Nubia, obtiene oro, marfil y ébano, mientras que sus flotas van a Arabia, a buscar los productos de Oriente. El poder adquirido por la monarquía mediante los recursos que obtiene de su comercio de Estado y de la explotación de su gran dominio, como asimismo el apoyo que encuentra en las ciudades, no permiten a la feudalidad seguir oponiendo resistencia, y el faraón afirmando su soberanía, impone su autoridad a sus subvasallos como a sus vasallos, dispone de sus feudos, los somete a su jurisdicción, les impone el pago del impuesto real, y recluta tropas en los principados ante los soberanos.

La feudalidad retrocede; el comercio se desarrolla, y el derecho individualista, que ha sobrevivido en las ciudades, se extiende, gana a la clase de los funcionarios, disloca el sistema señorial y relaja la jerarquía social. El arte, fecundado por el reciente individualismo, alcanza una gran renovación inspirado por la antigüedad clásica del antiguo imperio.

Lo reyes de la XII dinastía aún no son conquistadores, pero se ven forzados a una constante actividad militar para mantener el orden interno y tener a raya a los pueblos vecinos, nómadas, semisalvajes y belicosos. Cuando esta actividad guerrera se interrumpió, como consecuencia del quebrantamiento de la unidad imperial dinástica Egipto no pudo resistir la invasión de los Hicsos, jefes de bandas o de tribus semitas, originarias de Palestina o de Siria, que penetraron en el valle del Nilo, por la parte norte, se establecieron y fortificaron en el delta, irradiaron su influencia a todo el país, establecieron una autoridad duradera y tuvieron el título oficial de reyes de Egipto (dinastías XV y XVI).

Los hicsos fueron absorbidos por las costumbres del país, que ellos respetaron. Los príncipes de Tebas los expulsaron  y conformaron la dinastía XVII.


 

IMPERIO NUEVO

En este periodo los faraones tienen cuidado  de conservar para la realeza su origen divino, que hace incontestable la autoridad y que reposa sobre la pureza de la sangre. Así, se ve  en los reyes del nuevo imperio manifestar su adhesión a este principio, algunos contrajeron matrimonio con su media hermana, nacida de madre más noble, para mejorar su sangre, y cuando un usurpador subía al trono, este se apresuraba a legitimar su derecho a la corona mediante un matrimonio con una princesa de sangre real.

En el comienzo de este periodo (cuando la dinastía XVIII reunió y organizo la totalidad del país) el feudalismo desapareció por completo y la administración fue centralizada  en manos de un gran visir y un numeroso aparato de funcionarios alternos; pero todo se hace en nombre del faraón, ya se trate de trabajos públicos, de finanzas, de relaciones exteriores o de comercio. La justicia es administrada, como antes, por una magistratura especial, y las provincias asiáticas son gobernadas por nativos, bajo la vigilancia de funcionarios egipcios. La Nubia es administrada por un virrey, nombrado por el faraón  y que suele ser uno de sus hijos.

En esta época la influencia creciente  del sacerdocio de Amón, detenida un momento por la reforma de Agnatón, aumenta su carácter político efectivo, y el cargo de gran sacerdote de ja de pertenecer a una sola familia. Cada vez que una de las dinastías rivales impone su predominio, instala en el trono de Amón  a un príncipe de su raza que, más que un sacerdote, es el gobernante del Alto Egipto.

Bajo la dinastía XVIII se produce una verdadera revolución en las costumbres, y se manifiesta en las artes en donde el realismo impone nuevos temas, formas y colores, pero la más importante consecuencia cultural de esta nueva modalidad se concreta con la reforma religiosa, llevada a cabo por el faraón Amenofis IV, creador de una nueva doctrina social solidarista, quien, al mismo tiempo propuso la unificación espiritual del imperio, mediante el culto del dios Atón, representado por un disco solar resplandeciente.

Amenofis IV que adoptó el nombre del Agnatón o Akenaton o Ikumatón (gloria del disco solar), hizo de Atón  un dios universal, utilizando el viejo mito común a muchos pueblos antiguos para dar a la religión el carácter de un orden regular, y cuya protección alcanzaba a todos, sin distinción de razas o de lenguas. En esa forma se realizaba para el Egipto, revolucionariamente, el primer intento de monoteísmo que registra la historia, al mismo tiempo que se intentaba crear una religión universal, por encima de las fronteras nacionales y de los cultos locales.

La clase sacerdotal de todo Egipto, especialmente el sacerdocio de Amón-Ra, con asiento en la ciudad de Tebas, resistió esta innovación  y luego se reveló contra ella con todo el enorme poder de que disponía y de la colaboración de Toutankamón (Tutankamón), yerno del rey, con siguiendo derrotar a Akenaton y anular definitivamente su obra.



A partir de la dinastía XX  se produce un relajamiento de la unidad egipcia y, especialmente en el delta, durante la dinastía XXII tiene efecto la invasión y dominación de Egipto por los Etíopes, cuyos reyes se mantienen en el país hasta el año 662. Mas tarde, al comenzar la dinastía XXIV, cuyo primer faraón es Necao, ocurre un hecho bien interesante: una revolución popular encabezada por Amasis general egipcio contra el faraón Apríes.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal