Guerras del Peloponeso



Descargar 242.48 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión19.03.2019
Tamaño242.48 Kb.
  1   2   3

GUERRA DEL PELOPONESO

(ed. Mercaba, Murcia-España)
a) Contexto

b) Tucídides

c) Guerra del Peloponeso de Tucídides

d) Bibliografía sobre Guerra del Peloponeso de Tucídides

__________________________________________________________



CONTEXTO
a) Historia de Grecia Clásica

b) Sociedad en Grecia Clásica

c) Política en Grecia Clásica

__________________________________________


a) Historia de Grecia Clásica
a.1) Grecia y sus ciudades-estado
La historia de Grecia, desde el s. VIII a.C1 hasta que fue conquistada por Filipo II de Macedonia el año 338 a.C2, fue la historia de las ciudades-estado rivales, que se turnaban la hegemonía sobre el resto de ciudades. Esparta, Tebas, Atenas, Olimpia, Corinto y Argos, componían el mapa griego antiguo, aunque Esparta y Atenas sobresalían bastante sobre las demás.

Entrando ya en el s. V a.C, la historia griega (o Grecia Clásica) fue la historia:

-de la resistencia contra los persas, y de la satisfacción helénica por sus victorias externas e independencia sobre la zarpa oriental3;

-de la resaca y nostalgia interior, no obstante la euforia exterior, por lo que un día se fue en polis, apoikias, auge comercial, y que por propias rivalidades internas se estaba empezando a perder4.

Así pues, pensadores como Sócrates y Demóstenes, artistas como Policleto, historiadores como Tucídides (puentes hacia la nueva escuela macedónica del norte)... intentaran unir ambos polos, exterior e interior, mediante una única, diferente y tradicional, cultura y pensamiento panhelénico5. Es la época de la seriedad y la madura reflexión, sin opción a poder volver a equivocarse.

Así, la Grecia Clásica supuso el conflicto y la posterior necesidad de fusión de dos modelos políticos:

-de Atenas6, principal enclave griego hacia el Egeo, y que se había convertido en la líder política indiscutible de toda Grecia, dirigiendo al resto de ciudades-estado en las Guerras Médicas contra la invasión persa del 480 a.C.

-de Esparta7, situada en el sur del Peloponeso, que había conquistado a su vecina Mesenia, se había anexionado la mayoría de enclaves cercanos, y derrotó a Atenas en las civiles Guerras del Peloponeso, como líder militar indiscutible de toda Grecia.

No obstante, incluso después de haber cedido su hegemonía a Esparta8, ni Atenas ni Esparta conseguirían seguir siendo ya centros de unión políticos de Grecia, sino que este peso recaería en Macedonia.
a.2) Líneas historicistas griegas
La heroica resistencia de los griegos contra los persas, y la satisfacción por la victoria conseguida, habían dado a la Grecia clásica un matiz de confianza en el valor del ciudadano griego9, del camino histórico emprendido10, de reconocimiento hacia las divinidades protectoras de las polis11, de supremacía de todo lo griego sobre lo demás12.

Por otro lado, las penurias y agotamiento sufrido por propias luchas intestinas, en las Guerras civiles del Peloponeso, sembraban de dudas todo lo anterior, y llenaba de sombras la política interna y los resultados históricos anteriores. La “ciencia histórica” tenía ahora que responder a los desafíos, cosa que hará Tucídides, retomando el testigo de Herodoto, y que en épocas pasadas había hecho la ferviente mitología y culto religioso.

No se perdió la madurez adquirida del sufrimiento y las batallas, pero esa paideia-sentido griego diferenciador quedó ensombrecida por el agotamiento y la decepción. La niké de Maratón y la traición espartana quedarán reflejadas, una y otra vez, en la mente y en las manos de los pensadores e historiadores.
b) Sociedad en Grecia Clásica
b.1) Grecia, un mundo racional
Grecia fue un pequeño pueblo dotado de un admirable espíritu para las más variadas manifestaciones culturales13. En todas las ramas que cultivó, Grecia dejó marcada una profunda huella genial. Se puede decir que Grecia fue la cuna de la cultura occidental, y la razón, la medida de todas sus cosas14.

A Grecia se debe la formulación de las nociones fundamentales del saber con una precisión inigualada15, la mayor parte de las tendencias que de una manera u otra impregnan la historia universal16, la distinción y fijación de las partes de la ciencia, sus problemas y métodos de investigación17.

La literatura, la política, la historia, la matemática… todo estuvo impregnado de este sistema racional, todo debía reflejar aquellos 4 conceptos universales que los griegos habían ido descubriendo a lo largo de los siglos: la unidad, la verdad, el bien, la belleza.
b.2) El hombre griego, centro de su ciencia histórica
De todos los elementos analizados, tanto en los textos clásicos como en los precedentes y en general, podemos deducir un axioma: el hombre estaba en el centro de todas las cosas.

No era “la medida de todas las cosas”, como decían los sofistas18, ni tampoco ese “perro que ladra a quien no conoce, que como asno, prefiere la paja al oro, y que se dedica a llenar su vientre como una bestia”, como decía Heráclito19. Se puede decir que Grecia logró poner al hombre en el centro de todas las cosas.

En la época clásica, la ciencia histórica griega significó una revolución en la sociedad, un nuevo lenguaje a la conquista de la figura humana que se podía perder, un reflejo escrito de lo que debía ser la naturaleza y espíritu humano.

Ciencia histórica que, por otro lado, no debía contradecir el realismo, sino acompañarle en el camino, ajustar su funcionamiento, perfeccionar su lenguaje, suprimir lo contingente. Se trataba de mostrar que el hombre griego estaba por encima de lo demás, era el centro de todo lo demás.


b.3) Cosmogonía griega de fondo
El género historicista griego fue la ciencia que trató de buscar el argé-principio de los sucesos históricos20, continuado en unos eshatons-hechos decisivos, y con capacidad final para explicar el sentido del proceso. Y se puede decir que lo encontró. Para ello fue necesaria la elaboración de un método histórico, que ya había tenido dos precedentes metodológicos:

-los precedentes matemáticos21,

-los precedentes filosóficos22.

En el campo de la historia, el “eterno retorno” de los conocimientos geográficos e históricos, y el fuerte dualismo materia-espíritu conceptual, también pusieron su sello en la historiografía griega. Se puede decir que la necesidad de entender el universo fue una de las escasas constantes en las sucesivas evoluciones historicistas23.



b.4) Sociedad griega, latente en su ciencia histórica
Desde los comienzos de su historia, Grecia se dio pronto cuenta de que su vida social necesitaba ser llenada con cultura. Fue así como comenzaron a potenciarse los juegos olímpicos y la fiesta de las panateneas24. El género y la tragedia, en forma de competición, fomentó una verdadera conciencia ciudadana y un sano sentimiento afectivo hacia la ciudad25.

Controvertido en Grecia fue, en cambio, el concepto de mujer. Es verdad que por algún tiempo no llegó a alcanzar ni siquiera el status de ciudadana, y que la mayor parte del tiempo debía estar recluida en casa, en la habitación más interior posible.

Pero eso sí, y a diferencia del mundo oriental, la mujer griega empezó a tener en sus manos la administración de la casa, el control de los esclavos, la dedicación al tejido familiar. Se puede decir que dos fueron las concepciones griegas respecto a la mujer:

-la de Platón26, para el que la virtud de la mujer estaría en las labores de las casa y en su servicio a la sociedad, como propiedad estatal que son, y prestación que tenía que ofrecer en tiempos de guerra.

-la de Jenofonte27, para quien la virtud de la mujer estaría en esperar al marido, y en prever todo para que éste estuviese libre para otras cosas.
c) Política en Grecia Clásica
c.1) Atenas
Atenas, fundada por los jonios en el s. XI a.C. en el centro de la Ática28, comenzó siendo una zona pobre y de escasas cosechas, por lo que no fue de gran interés.

Sin embargo, pronto Atenas empezó a consolidarse como un propio estado, posiblemente cuando se llevó a cabo la unificación del Ática. Las diferentes comarcas y aldeas pasaron entonces a depender de un centro urbano implantado a los pies de la acrópolis ateniense, y los problemas que empezaron a originarse de superpoblación fueron solventados gracias a la expansión territorial.

Atenas creció rápidamente hasta hacerse con el control de todo el comercio del Egeo. Esto perjudicaba a otras ciudades de la zona, como Corinto o Megara, que pidieron ayuda a Esparta, tradicional enemiga de Atenas por causas políticas: mientras Esparta era partidaria de la oligarquía, Atenas favorecía la democracia.

Una serie de batallas entabladas desde el año 431 a.C. hasta el 404 a.C (ya sabemos cuáles), supusieron la supremacía final militar de Esparta sobre Atenas.

Pero a pesar del espíritu democrático de la vida ateniense, Atenas fue un estado esclavista, manteniendo a más de 200.000 personas realizando las tareas productivas de la ciudad, mientras los atenienses podían dedicarse a la filosofía y a la política, ya que no tenían que trabajar.

A diferencia de la espartana, la educación ateniense no fue estatal. A los 7 años los jóvenes iban a la escuela acompañados por un esclavo-pedagogo que los ayudaba en sus lecciones. La formación había de ser tanto intelectual como física.


c.2) Política ateniense
Según los modelos de la Grecia Antigua, y siguiendo la definición que los aristócratas daban para la polis y para todo, cada estado debía estar gobernado por un sistema oligárquico de eupatridad, es decir, por los buenos padres de la patria.

Mientras que la enemiga Esparta sufría la stasis29 y otros estados tenían tiranías30, Atenas optó, desde sus comienzos, por modelos distintos y capaces, buscando soluciones en torno a la gobernabilidad.

Varios fueron los intentos realizados en esta dirección a lo largo de los ss. VI-V a.C:

-Cilón, que intentó una tiranía suavizada,

-Dracón, que reformó los abusos de poder con medidas severas,

-Solón, que quitó las cargas que caían sobre el campesinado, y censó a la población no por linaje sino por otros conceptos (en este caso el de la riqueza o número de dimnos poseídos),

-Pisístrato, que potenció a la gente sin recursos y creó las estructuras comerciales, religiosas, intelectuales y económicas básicas para el posterior florecimiento de la ciudad,

-Clístenes, bisabuelo de Pericles, que remodeló todas las instituciones políticas atenienses en Ecclesia (asamblea legislativa), Bulé (senado de los 500), Arcontado (tribunal judicial), Helieo (tribunal popular), Areópago (tribunal militar) y Estratega (consejo de alcaldía),

-Pericles, uno de los hombres más influyentes de la historia de Grecia, impulsor de la democracia y del gobierno del pueblo por el pueblo, y calificado por todo el mundo como el “padre de la democracia”31.
c.3) Esparta
Ciudad fundada por los dorios hacia el s. XI a.C, y conocida también como Lacedemonia32, Esparta estaba situada junto al río Eurotas del Peloponeso, cerrada en sus 4 puntos cardinales por: el golfo de Mesenia y puerto de Giteion (S), Cordillera del Taigeto (N), y las provincias de Elide, Argólida y Arcadia (W). Disfrutaba de riqueza y feracidad en sus tierras, y estaba aislada por mar y montaña del resto de civilizaciones.

Con numerosas citaciones clásicas a su status diferenciado del resto33, Esparta pudo tener bastantes elementos proto-históricos micénicos en sus alrededores34, y contribuyó eficazmente a la batalla de Troya35.




c.4) Política espartana
Definida por Herodoto como un “campamento militar” y por Tucídides como un “colectivo de supersticiosos”, por su rígida disciplina militar36 y por ser capaces de retirarse de una guerra para celebrar los cultos locales a sus dioses37, Esparta construyó su propia polis-estado como el más grande de Grecia38, de una forma muy diferente al resto39, y con las peculiaridades de:

-inmovilidad de leyes,

-ausencia de evolución cultural,

-exigencia de sacrificios desde la propia infancia,

-educación en los máximos valores humanos40,

-sobrevaloración del pasado, y capacidad de sacrificar el futuro41.

Fue Tirteo de Esparta, en el s. VII a.C, su auténtico alma intelectual, e introductor de:

-los lemas espartanos42,

-la participación de las mujeres en los agones-olimpiadas competitivas43.

Como grupos sociales destacados, hubo en Esparta tres:

-los homoioi o espartiatas, o iguales, que controlaban el estado espartano, por ser oriundos de Esparta y poseer los derechos políticos y de tierra.

-los periecos, o habitantes de los alrededores, que no eran oriundos de Esparta y carecían de derechos, pero que se les permitía dedicarse al campo y la artesanía.

-los hilotas, o esclavos, traídos como prisioneros de guerra, que no disfrutaban de libertad alguna, más que dejarse atacar por los niños espartanos y aprendices guerreros, y que debían participar en las guerras44.

A nivel de legislación política, fue el conjunto de leyes o Rhetra, fruto de la obra consensuada por Licurgo, la que dominó el panorama político espartano, basado éste en:

-una diarquía hereditaria, compuesta por: 1 rey militar, 1 rey sacerdote,

-una gerusía o Asamblea de control estatal, compuesta por: 5 éforos o jueces, 28 gerontes o ancianos.



TUCIDIDES
a) Tucídides

b) Historicismo en Tucídides

c) Tucídides historiador

d) Obra histórico-heurística de Tucídides

e) Obra histórico-política de Tucídides

____________________________________________­­_____


a) Tucídides
Político e historiador ateniense, Tucídides (454-397 a.C) perteneció a la familia de los Filaidas, hijo de Oloro de Tracia y de madre ateniense descendiente de Milcíades.

Respiró en su ciudad la más refinada cultura de oro ateniense45, y fue educado esmeradamente46, ya que las rentas paternas permitían forjar su espíritu sin urgencias económicas. También se inició en la Gramática y Medicina47. Surgió, pues, en Tucídides, un espíritu racionalista-historicista, fundamentado en:

-las altas clases políticas,

-los análisis de pensamientos e ideas,

-el carácter convencional de la ley48,

-las bases científicas de las cosas49.

Ocupó el cargo político de estratego de Atenas, en cuyo mandato (424 a.C, en plena I Guerra del Peloponeso) fue enviado a romper el cerco de Anfípolis, al mando de una flota imponente ateniense, y en cuya misión fue derrotado por el ejército espartano y se apartó de la política y de Atenas. Es el momento en que escribe, del 424 al 411 a.C, todos los acontecimientos de la Guerra civil griega, algunos testimoniados y contrastados, y otros mismos presenciales.

Acabada la Guerra civil en el 404 a.C. parece que volvió a su ciudad natal, donde pasó el resto de sus años.



b) Historicismo en Tucídides
La biografía de Tucídides (Atenas 45450-Atenas51 397 a.C) nos ha llegado principalmente por medio de 3 fuentes:

-la propia aportada por el autor52,

-los propios autores de la época53,

-la del biógrafo Marcelino, del s. V d.C54.



Seguro es que:

-fue ciudadano ateniense,

-por vía paterna se remontaba a Tracia55,

-pertenecía al demo de Alimunte56.

Fue, por tanto, testigo directo de los acontecimientos que estaba narrando, entre los cuales fue importante:

-que contrajo la Peste que asoló Atenas el 429 a.C,

-que participó en los acontecimientos de Anfípolis57,

-que acudió a enterarse de las protestas populares tras el escándalo de los Hermocópidas58,

-que conoció de primera mano los preparativos del Golpe de estado de Atenas-411 a.C59.

En cuanto a su destierro, parece ser que Tucídides fue desterrado de su patria Atenas a causa del fracaso en la campaña de Anfípolis. Es verdad que hoy día se pone en cuestión este destierro, mencionado por el propio autor60 y en un intento de revisar el influjo del autor en sus descripciones61, pero las referencias clásicas siempre lo han mantenido62.



c) Tucídides historiador
Tucídides puede ser considerado como el primer autor con vocación y método historicista de la historia, dando un salto cualitativo respecto a los logógrafos Herodoto de Helesponto63 y Helanico de Lesbos64. No obstante, conoce la obra de sus predecesores, y también la de Antíoco de Siracusa65.

Se puede decir que Tucídides:

-hois autós parén, escribe sobre lo que ha visto,

-para ton allón pynthanomenos, escribe lo escuchado de otros66.

En cuanto a lo que ha visto, Tucídides es bien conocedor de:

-las peculiaridades dialectales,

-las sepulturas halladas en la isla de Delos,

-la estructura urbanística de Esparta67.

Y en cuanto a lo que ha escuchado de otros, Tucídides conoció:

-las genealogías de asentamientos y colonizaciones,

-la literatura cartográfica, etnográfica y periegética68.

Son características del método historiográfico de Tucídides:

-la autourgía, o inserción directa en los acontecimientos,

-el saphés, o búsqueda de lo cierto y seguro, no tanto de lo bello o seductor,

-la areté, o ausencia de calificativos en los personajes69,

-la gnomai, o unión de los planes humanos con el destino de cosas70,

-la alethestate prophasis, o búsqueda de las causas verdaderas71.

Y son recursos particulares de la ciencia histórica tucídica:

-la iluminación de ciclos históricos futuros,

-la identificación de pretextos sin causas, auténticos hilos que mueven la Historia,

-la síntesis de hechos y vida, cargándola de personalidad y psicología, formación cultural, religiosa, filosófica y política72.

d) Obra histórico-heurística de Tucídides
Tucídides fue el prototipo de historiador que escribió desde el exilio, con contrato adquirido ante el lector de contar “toda la sygraphein-verdad”. No fue un mero transmisor de palabras o logógrafo (que es como tildó a Herodoto), e hizo pivotar su obra sobre 2 pilares o columnas:

-los erga-acontecimientos, según los han visto los testigos (visitando los lugares y preguntando a los videntes) y según las pruebas materiales que pudieran quedar.

-los logoi-discursos, con reconstrucciones aproximadas de lo que dijo cada personaje en cada lugar, con atención especial a aquellos que más atañían a las causas o motor de la guerra: los políticos73.

Tucídides propuso como método74 la búsqueda de la verdad (zetesis tes aletheias, I, 20, 3), criticando a quienes aceptan la tradición oral (akoé, I, 20, 1) sin comprobación (abasanistos). Persiguió la exactitud (akribeia, I, 22, 2) con esfuerzo (epíponos, I, 22, 3), dio importancia a la observación directa de los hechos, y puntualizó escrupulosamente todo criterio, de manera objetiva. Deseaba que su historia fuera útil (ophélima) para los que buscaban la verdad (to saphés), sobre lo que ha sucedido y sucederá de nuevo, de acuerdo con la condición humana, y como logro cíclico de la historia (ktema es aiei, I, 22, 4).

En este sentido, su historia aspiró al establecimiento de leyes universales, con la convicción de que la historia se repite cíclicamente, y la naturaleza humana (anthropeia physis) será siempre la misma.

Por último, buscó también Tucídides las motivaciones personales de los personajes, sus ambiciones y temores, la admiración y repudio de ideas, desde un intento constante de objetividad, o punto de referencia bipolar.


e) Obra histórico-política de Tucídides
Se puede decir que la obra histórica de Tucídides se implicó de lleno en el campo político, desde el intento de imparcialidad75, y con el deseo de extirpar de la sociedad y mundo griego las dos principales epidemias que la ponían en peligro: su hybris-soberbia exterior y su ambigüedad política interior. Lo hizo desde la defensa de sus valores contrarios, u omitidos.

Por otro lado, Tucídides fue un ferviente seguidor de la política democrática periclea. Lo que le llevó a plasmar por escrito sus elementos positivos, y también los negativos.


e.1) Sobre política exterior
La experiencia visual de la guerra civil llevó a Tucídides a replantear algunos esquemas helénicos elaborados desde los orígenes, y que había que adaptar a los nuevos tiempos y fracasos.

El primero fue la concepción griega del bárbaro76. Y es que, a nivel exterior, la ciudad griega estaba definida como “la asociación de seres iguales que aspiran, en común, a conseguir una existencia dichosa, protegiendo para ello a sus ciudadanos de los extranjeros”. Fueron palabras del mismo Aristóteles77 quien definió muy bien lo que fue, ya desde su fundación y hasta el final de sus éxitos, esa hybris griega, esa especie de soberbia o superioridad sobre lo extranjero78.

Así, Tucídides tuvo que demostrar que el estilo de vida griego no tenía por qué ser mejor que el de otras culturas, que no tenía por qué tener más atractivo especial que el resto de culturas. Cosa que, por otro lado Tucídides supo explicar, y explicó79.
e.1) Sobre política interior
A nivel interior, Tucídides luchó contra las ambiguas políticas internas80, sus contradicciones, y el autentico cáncer al alcance de los ciudadanos, llamado sofismo, en su versión de81:

-relativismo, bajo forma de “todo se muda y todo cambia”,

-venalidad, bajo forma de “todo tiene que ser retribuido”,

-frivolidad, bajo forma de “con tu palabra, fundarás una ciudad o la destruirás”,

-convencionalismo, bajo forma de “las leyes son convenciones para vivir en sociedad”,

-subjetivismo, bajo forma de “las cosas son como a mí me parece, pues soy la medida de todas las cosas”,

-oportunismo, bajo forma de “si los medios son buenos, todo fin vale”,

-indiferentismo, bajo forma de “no hay cosas buenas o malas, todo depende”,

-utilitarismo, bajo forma de “sigue tu conciencia y muévete”,

-agnosticismo, bajo forma de “sobre los dioses, nadie puede saber si existen o no”.



e.2) Sobre las ventajas de la democracia periclea
El panfleto publicitario o campaña electoral de Pericles, desarrollado en su Oración fúnebre por Tucídides82, trae bastante cola de elementos positivos y contradicciones propias.

En el campo de las aportaciones positivas, en las bases de esta democracia periclea, existe en Tucídides:

-respeto a la tradición,

-conciencia del progreso hacia algo mejor,

-igualdad esencial entre ciudadanos,

-identidad colectiva en torno a la ciudad, no a la estirpe,

-elogio de las instituciones y carácter atenienses, que se crean mutuamente,

-no ser indistinto el modo de vida que se elija,

-modelación de los caracteres, a nivel ciudadano y cada uno contribuyendo al todo,

-reconocimiento de los méritos,

-ejemplo de los muertos, que han de servir de modelo para los jóvenes,

-necesidad de antigüedad, que por sí misma tiene su valor,

-necesidad de colectividad, pues el individuo solo no es pensable.
c) Sobre las contradicciones de la democracia periclea
En el campo de las contradicciones, nos encontramos en primer lugar con la denuncia que hace Tucídides del sistema de sorteo para la ocupación de magistraturas, consejerías o congresos legislativos, impuesto por Pericles, e incompatible con sus deseos de ejemplo ante el mundo de sabiduría y juicio.

En segundo lugar nos encontramos con la denuncia del enorme derroche de dinero tenido que ser desembolsado para pagar a los funcionarios estatales. Se dice incluso que éste era el incentivo que muchos buscaban al ocupar cargos, y no otro.

La debilidad exterior y militar, recuerda también Tucídides, y pese a los reiterados intentos de que no se perdiera, acabaron perdiéndose. De hecho, nunca Pericles pudo llevar a cabo una batalla definitiva, sino siempre parciales y de contención.

Por último, multiplicar entes sin necesidad, o peritos por 2 años sin control, acabó cavando la propia fosa cuando llegaron los momentos de debilidad (ocurridos cuando la guerra y peste asolaron Atenas), y por eso, recuerda Tucídides, a Pericles se le echó, literalmente, todo el pueblo encima.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal