Guía de Indice (Términos de referencia del estudio)



Descargar 1.14 Mb.
Página4/15
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño1.14 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Regulación del Almacenaje

El almacenaje de plaguicidas está regulado fundamentalmente en dos cuerpos normativos, en el decreto recientemente modificado de bodegas y expendios de plaguicidas y en algunas disposiciones del reglamento de registro relacionadas con este tópico.


El reglamento de expendios y bodegas de plaguicidas, No 28659-S del 13 de abril del 2000 regula ambas actividades. Este reglamento establece los requisitos para obtener el permiso de funcionamiento por parte del Ministerio de Salud. Igualmente, prescribe las condiciones físicas y sanitarias del local (material de paredes, espacio, altura, ventilación, altura de estantes, separación y rotulación de productos, medidas contra derrames, duchas, salidas de emergencia, entre otros). Se norma con detalle sobre los requisitos de organización del trabajo en los locales (ropa, exámenes médicos, entrenamiento, rotulación, botiquín, libro de registros, etc.), prohibiciones, etc. Por último, se exigen ciertas distancias mínimas de 50 m de centros de hospitales, clínicas o centro de educación. Todo el reglamento, lo relativo a la ubicación y funcionamiento, las condiciones de los locales, las distancias con relación a ciertas actividades y la organización del trabajo, es de aplicación a las empresas que operen en esta materia.
El reglamento de registro determina que sólo pueden almacenarse y transportarse aquellos plaguicidas que estén debidamente registrados (Art. 74).Los establecimientos comerciales que almacenen plaguicidas deben de contar con los permisos de funcionamiento de los Ministerios y con el nombramiento previo de un regente (Art. 76). Todos los plaguicidas deben ser almacenados en sus envases originales, con sus respectivas etiquetas adheridas y cumplirse con las medidas de seguridad e higiene (Art. 77). Asimismo, se prohíbe transportar y almacenar plaguicidas junto con productos alimenticios, medicamentos de uso veterinario, utensilios de uso doméstico, telas ropas o cualquier producto o artículo de uso personal; cualquier otro que se establezca en el futuro (Art. 79). Resulta prohibido almacenar o transportar plaguicidas cuando los envases presenten malas condiciones, roturas, falta de rotulación, etc. (Art. 80), así como que personas o animales duerman dentro de las bodegas (Art. 83). Los herbicidas deben almacenarse y transportarse aislados de otros productos químicos de uso agrícola ( Art. 86).
Solo tendrán acceso a los locales de almacenamiento de plaguicidas aquellas personas que trabajan en ellos, así como las autoridades en el desempeño de sus funciones, lo cual debe ser indicado en rótulos con caracteres legibles (Art. 87). Las personas responsables del manejo de los locales deben contar con los conocimientos propios de seguridad e higiene para el desempeño de sus funciones (Art. 88). En el caso de plaguicidas almacenados en fincas o granjas, el lugar debe estar aislado del resto de las instalaciones, tener piso de cemento y estar rodeado de una cerca o malla de protección (Art. 85).
La Ley de Protección Fitosanitaria establece que no pueden almacenarse sustancias no registradas (Art. 25), así como la potestad de restringir o prohibir el almacenamiento (Art. 30), aspectos desarrollados en el reglamento (Art. 92 a 110).


Regulación sobre Formulación y Reempaque

La formulación, reempaque y reevase de plaguicidas se encuentran regulados esencialmente en dos decretos, el decreto sobre formuladoras y reevansadoras de plaguicidas y el decreto de registro de plaguicidas.


La Ley de Protección Fitosanitaria exige registro de las personas físicas o jurídicas que registren, importen, reempaquen, reevase sustancias químicas, biológicas o afines y equipos de aplicación (Art. 25).El Servicio de Protección podrá denegar, suspende o cancelar el registro (Art. 25). Esta obligación se precisa en el reglamento a la Ley que establece como atribución del Departamento de Insumos Agrícolas dichas inscripciones (Art. 96), previo cumplimiento de los requisitos estipulados en este mismo artículo para personas jurídicas o físicas.
Deben contar con los servicios de un regente (Art. 27), profesional en ciencias agrícolas incorporado al Colegio de Ingenieros Agrónomos. Para fabricar o formular estas sustancias el profesional debe ser químico o microbiólogo e incorporado al Colegio respectivo (Art. 27.) Las regencias de profesionales del Colegio Federado de Químicos e Ingenieros Químicos se regulan en el decreto No 25240-MINAE del 6 de mayo de 1996.
Por medio del reglamento de regencias agropecuarias del colegio de ingenieros agrónomos de Costa Rica, No 26503-MAG del 24 de octubre de 1997, fundamentalmente en los artículos 1 y 5, se establecen las diferentes clases de regencias según las actividades a ser desarrolladas y los deberes de los regentes, así como su remuneración. También los informes regenciales, las recetas profesionales para plaguicidas altamente tóxicos y de uso restringido, libro de inventarios de productos restringidos por parte de la empresa, etc.
Esta disposición se encuentra basada en la Ley Orgánica del Colegio de Ingenieros Agrónomos, No 7221 del 6 de abril de 1991. Este decreto fue reformado recientemente según Decreto 27914 MAG del24 de mayo de 1999, en el sentido de eliminar algunas de las categorías regenciales, modificar las categorías B y E, derogar las remuneraciones fijadas y dejar a la libre contratación de las partes los pagos a efectuar. Es un mecanismo de control en manos de los regentes. Existe asimismo el código de ética profesional del colegio de ingenieros agrónomos, decreto ejecutivo No 7 del 5 de octubre de 1950, el cual establece normas de ética y desempeño profesional para el ejercicio de las actividades de los ingenieros agrónomos, incluyendo las incompatibilidades y conductas impropias.
Los servicios y responsabilidades del regente se regulan en las diferentes normas técnicas ( según dispone el artículo 99 del reglamento a la Ley de Protección ), básicamente en el decreto de regencias citado líneas atrás.También se cuenta con el reglamento de permiso sanitario de funcionamiento para sintetizadoras, formuladoras, reempacadoras y reenvasadoras de agroquímicos, No. 24875-S del 19 de diciembre de 1995.
El reglamento requiere la existencia de permisos previos del Ministerio de Salud, tanto de ubicación como de funcionamiento, así como los requisitos para presentar el permiso. Se estipulan los elementos que deben de valorarse para otorgar los nuevos permisos de ubicación y funcionamiento (por el plazo de un año) y los requisitos en ambos casos. Se mencionan las condiciones físico sanitarias que deben de cumplir los locales (dimensiones, altura, ventilación, paredes, desniveles, duchas, etc.). Con relación a los trabajadores se debe proporcionar el equipo de protección según los riesgos que se posean; instruirlos sobre el manejo de los agroquímicos y sus riesgos; contar con un técnico en salud ocupacional o profesional idóneo, ( si es de más de 26 trabajadores hasta 75 por medio tiempo, si es de 76 a 150 tiempo completo); se contará con servicio de médico de empresa, botiquín de primeros auxilios y fichas toxicológicas sobre las sustancias químicas, entre otras obligaciones.
Según el reglamento de registros, las actividades de fabricación, formulación, reempacado y reenvasado deberán efectuarse bajo estrictas precauciones con el fin de conservar la salud de las personas o el ambiente (Art.46 del reglamento de registro), debe estar inscrito ante el MAG (Art. 47 ) y contar con los permisos del Ministerio de Salud (Art. 48). Es prohibido reempacar y reenvasar plaguicidas en botellas , frascos, recipientes para cocinar, envasar alimentos o medicamentos (Art. 51). Igualmente los envases a utilizar en el reempacado o reenvasado de plaguicidas deben ser nuevos, limpios y en buenas condiciones (Art. 52).
El incumplimiento de estas condiciones se sancionará con la cancelación del permiso correspondiente (Art. 53). La importación, formulación, venta , reempaque y reenvase de plaguicidas expedidos bajo receta profesional, se anotarán en un registro aprobado por el MAG en el cual se hará constar la cantidad de cada producto que se importó, formula, reempaca y vende ( art 62).

Deben además estar inscritas en el Colegio de Ingenieros Agrónomos y cancelarle la tasa anual que establezca el Poder Ejecutivo (Art. 27 de la Ley de Protección Fitosanitaria).



Regulación sobre el Transporte y Distribución
El transporte de plaguicidas se regula por dos decretos importantes, el mismo reglamento de registro y el reglamento de transporte, además de las referencias generales contenidas en la Ley de Protección Fitosanitaria, su reglamento y la Ley de Salud sobre transporte terrestre de productos peligrosos, No 24715-MOPT-MEIC-S del 1 de noviembre de 1995.
Este reglamento establece los permisos y requisitos para el transporte de productos peligrosos. De conformidad con la Ley de Tránsito por Vías Públicas Terrestres No 7331 del 13 de abril de 1993, dispone que todo vehículo que transporte materiales o sustancias peligrosas o explosivas deberá portar un permiso especial otorgado por la Dirección General de Transporte Público, así como someterse a las regulaciones que al efecto se establezcan para su circulación dentro de los límites de seguridad que al efecto se precisan.
Igualmente de conformidad con la Ley General de Salud se establecen obligaciones a cargo de ese Ministerio relativas a la importación, transporte, comercio, etc de sustancias, productos u objetos peligrosos. El decreto se aplicá al transporte por las vías públicas de cualquier clase de producto peligroso de carácter tóxico, explosivo, radioactivo, comburente, inflamable, corrosivo, irritante u otro que representare riesgos para la salud de las personas, para la seguridad pública o el ambiente. Además, estará sometido a las reglas y procedimientos dispuestos en la legislación y disciplina en particular para cada producto. La regulación del modo de transporte de desechos peligrosos, corresponde al Departamento de Control Ambiental de la División de Saneamiento Ambiental del Ministerio de Salud. El reglamento, sin embargo, fundamentalmente regula lo relativo a la seguridad en el transporte y las labores de carga y descarga de materiales o productos peligrosos, desde el punto de vista de los que participan en estas labores y de los terceros que puede verse afectados por la peligrosidad de los mismos.
El reglamento es bastante detallado en sus disposiciones. Norma sobre:


  1. La clasificación de los productos peligrosos. Se incluyen aspectos sobre la rotulación de los medios de transporte .

  2. Las clases de productos y las condiciones generales para su transporte, incluidas disposiciones sobre los requisitos de los vehículos y con una norma específica para los cisternas.

  3. La carga y el acondicionamiento.

  4. Rutas e itinerarios estableciéndose la posibilidad de fijar rutas y horarios específicos para la circulación de vehículos que transportan productos peligrosos.

  5. Estacionamiento.

  6. Personal involucrado en las operaciones de transporte, estipulándose sobre la existencia de adiestramientos especiales para los mismos.

  7. La documentación a ser portada por el vehículo.

  8. Los procedimientos en casos de emergencia y accidentes.

  9. Los deberes, obligaciones y responsabilidades del fabricante, importador, contratante, expedidor, transportista, conductor y del receptor destinatario.

Constituye un reglamento bastante complejo y de difícil aplicación.


El Reglamento de Registro contiene algunas disposiciones, las cuales se han analizado al tratar del almacenamiento, relativas al transporte como prohibiciones (Art. 79 y 86), el transporte sólo podrá realizarse en vehículos que puedan limpiarse y descontaminarse adecuadamente, además de tener un rótulo que indique el producto o productos que se transportan (Art. 89). Debe además portarse una hoja de seguridad que especifique las medidas a tomar en caso de derrames ( art 90).

2. Regulación sobre Ventas comerciales y distribución.


De las compañías importadoras y distribuidoras, se desprenden una serie de compañías detallistas: individuos, cooperativas y empresas grandes. Según el registro del Colegio de Ingenieros Agrónomos del año 2000, en el país existen cerca de 430 establecimientos comerciales para la venta al público de plaguicidas (Anexo 2), de esos el 46% (199 establecimientos) se localizan en la vertiente Caribe (Cuadro 3).

Cuadro 3

Establecimientos para venta de plaguicidas en el Caribe de Costa Rica



Cantón

Número


Alajuela

7

San Carlos

35

Cartago

28

Pococí

19

Guarco

8

Turrialba

11

Heredia

6

Limón

7

San Ramón

7

Jiménez

1

Paraíso

5

Alvarado

6

Los Chiles

6

Grecia

7

Poás

6

Alfaro Ruiz

5

Upala

5

Oreamuno

10

Sarapiquí

4

Guácimo

5

Siquirres

4

La Cruz

3

Guatuso

1

Talamanca

2

Matina

1

TOTAL

199


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal