Ftaa sme/inf/145 9 de octubre de 2003 Comunidad Andina Estrategia subregional para el fortalecimiento de las capacidades relacionadas con el comercio de los países del alca



Descargar 236.13 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño236.13 Kb.
  1   2   3   4

Público

FTAA.sme/inf/145

9 de octubre de 2003


Original: español
ALCA - GRUPO CONSULTIVO SOBRE ECONOMIAS MAS PEQUEÑAS
COMUNIDAD ANDINA

ESTRATEGIA SUBREGIONAL PARA EL FORTALECIMIENTO DE LAS CAPACIDADES RELACIONADAS CON EL COMERCIO DE LOS PAISES DEL ALCA

1. INTRODUCCION
La presente Estrategia Regional de los Países Andinos se ha desarrollado en el marco del Programa de Cooperación Hemisférica (PCH) aprobado por los Ministros de Comercio del Hemisferio en la Reunión celebrada en Quito, Ecuador, el 1 de noviembre de 2202, en orden a fortalecer las capacidades de los países para enfrentar los desafíos del ALCA y poder elevar los beneficios de la apertura comercial.
Como resultado del trabajo realizado ha sido posible identificar, articular y priorizar las necesidades de orden regional que impone la creación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). En este sentido, la finalidad del mismo es complementar las Estrategias que han desarrollado las naciones Andinas, con énfasis en aquellas necesidades que servirán de marco para la identificación de proyectos regionales centrados, fundamentalmente, en la implementación de los acuerdos y en la adaptación de las economías nacionales a la integración hemisférica.
Para la elaboración del documento se han seguido los lineamientos aprobados por el Grupo Consultivo de Economías Más Pequeñas y los desarrollados por el Comité Tripartito (OEA, BID y CEPAL) para la determinación de las estrategias de fortalecimiento de las capacidades institucionales
La preparación ha estado a cargo de la Secretaría General de la Comunidad Andina con la asistencia de los países que la integran y del Banco Interamericano de Desarrollo. Para ello se han realizado reuniones con los funcionarios de la Comunidad quienes, además, participaron en Lima (Perú), en el pasado mes de Junio, junto con funcionarios de los Países Andinos, en un taller destinado a facilitar la elaboración de las Estrategias Nacionales y la Estrategia Regional.

2. PARTE I
2.1 Panorama General de la Integración Andina
La Comunidad Andina de Naciones, conformada por Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela, es un espacio geo-económico que agrupa a 120 MM de personas y genera un Producto Bruto Interno que se calcula en $300 MM.
El proceso de andino se concibe como un esquema de integración abierto, destinado a apoyar la inserción competitiva de los países andinos en los mercados de la región y en la economía mundial. El mismo reúne aspectos de distintas fases de un proceso de integración, por lo que cabe caracterizar a la Comunidad Andina como un mercado común en formación, con elementos incompletos de una unión aduanera y de una zona de libre comercio. Los rasgos más resaltantes del proceso a los efectos de entender su situación actual y su estrategia de desarrollo, son los siguientes:


  1. Comercio de bienes. El comercio entre Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela se realiza libre de gravámenes (lo que se ha dado en llamar "arancel cero") y restricciones no arancelarias. El Perú tiene una situación transitoria en sus relaciones comerciales bilaterales con sus socios andinos, en la que lo sustancial del universo arancelario y del comercio se encuentra libre de gravámenes, estableciéndose que su proceso de plena incorporación ocurrirá en el año 2005. Entre Perú y el Ecuador, se ha liberalizado el 98 por ciento del comercio bilateral.




  1. Arancel Externo Común (AEC) que se aplicará más tardar el 31.12.03 establece cuatro niveles arancelarios, 0,5,10 y 20 asignados al 62% del universo arancelario que representa entre 40 y 45% del comercio intracomunitario. Para el 38% restante del universo arancelario, para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela por AEC se regirá por la normativa anterior. Las excepciones al AEC han sido negociadas bajo distintas normas comunitarias, siendo las más importantes las que se refieren al derecho de Bolivia de mantener aranceles diferenciados por su carácter de país mediterráneo.




  1. Comercio de servicios. En 1988 se adoptó el Marco General de Principios y Normas para la Liberalización del Comercio de Servicios y en 2001 el Inventario de Medidas Restrictivas al Comercio de Servicios. Esta es una de las áreas donde la liberalización que debe profundizarse.




  1. Tránsito de personas. Los documentos nacionales de identificación se usan como único documento para viajar en la Subregión, salvo para el caso de Venezuela. Se creó un Pasaporte Andino que entrará en vigencia en 2005. Faltan decisiones que permitan el real establecimiento de un mercado de trabajo subregional.




  1. Política Exterior Común, cuyo objetivo es fortalecer la identidad y cohesión de la Comunidad Andina y proporcionarle una mayor presencia e influencia internacional.




  1. Normas comunitarias, que regulan la acción de los agentes económicos que actúan en la Subregión. Entre las más importantes, cabe mencionar: Régimen Común sobre Inversiones, Propiedad Industrial; Competencia y sobre Medidas contra Dumping y Subsidios. Consolidación de políticas sectoriales comunes, en los sectores agropecuario y automotriz. Está planteada la reforma de la política agrícola. En cuanto al sector automotor, Colombia, Ecuador y Venezuela suscribieron un nuevo convenio –actualizando el de 1993—que entró en vigor en el año 2000 con una duración de 10 años.




  1. Coordinación macroeconómica: establecimiento de criterios de convergencia macroeconómica: inflación -niveles de un dígito-, déficits fiscales y deuda pública –déficits por debajo del 3% del PIB y deuda no superior al 50% del PBI.




  1. Política Comunitaria para la Integración y Desarrollo Fronterizo.




  1. Aprobación de un plan de cooperación en la lucha contra el narcotráfico

La Comunidad Andina tiene como uno de sus objetivos llegar a ser un mercado común para 2005, lo que significa profundizar la liberalización de bienes, servicios y personas al interior de la Subregión y eliminar las restricciones que puedan quedar en frontera y especialmente aquellas que existen al interior de las fronteras. Entre las acciones identificadas están el simplificar procedimientos comerciales y desarrollar programas aduaneros; adoptar normas comunitarias para prevenir y/o corregir distorsiones en la competencia; adoptar integralmente el AEC; liberalizar totalmente los servicios; y liberalizar el mercado de compras gubernamentales.


El objetivo de alcanzar las metas del Mercado Común coincide en el tiempo con las negociaciones para el establecimiento de la Área de Libre Comercio Hemisférica y con las negociaciones multilaterales. En este sentido, la estrategia de la Comunidad, como esquema de integración abierto, es armonizar el tratamiento a lo interno con respecto a lo que se está negociando con terceros países, de forma de que el proceso de integración Subregional ofrecerá mayores oportunidades a las economías andinas para acceder al mercado mundial y hemisférico.

2.2 Comercio Exterior



Flujos comerciales intracomunitarios
Existe un creciente vínculo comercial entre los países andinos; sin embargo, el aprovechamiento que hacen las empresas del mercado subregional de la Comunidad es todavía insuficiente para impulsar el desarrollo de los países miembros y permitirle una inserción competitiva en el mercado hemisférico. Entre las restricciones más importantes a la profundización de la integración comercial resaltan la falta de perfeccionamiento del mercado ampliado; la falta de condiciones macroeconómicas para la competitividad de la Subregión; y la debilidad de las estructuras fiscales de los países.
En la Comunidad Andina el 11% de las ventas totales son intrarregionales y este porcentaje ha venido aumentando desde el 4% a principios de los noventa. A comienzos de la década el porcentaje variaba entre el 3 % de Venezuela y el 7% de Ecuador, mientras que a finales de la misma la dispersión del grado de aprovechamiento del mercado andino como mercado de destino ha aumentado y oscila entre el 5% de Venezuela y el 27% de Bolivia.1 El aumento de la importancia del mercado regional es una consecuencia de la mayor dinámica del comercio intrarregional, que ha crecido a un promedio anual del 14,5% durante el período 1990-2001 comparada con un 5,4% del comercio extrarregional.
En el 2001 el comercio (exportaciones más importaciones) entre la Comunidad Andina y Estados Unidos alcanzó US$ 42 mil millones. La Unión Europea es el segundo socio comercial y en el 2001 el comercio Comunidad Andina/Unión Europea alcanzó US$ 12 mil millones. En el Anexo I se presenta los cuadros de exportación e importación andina del período 1996 a 2001 por bloques económicos.
La favorable evolución de las exportaciones andinas a países fuera de la Subregión durante la década de los noventa, refleja la nueva orientación del esquema de integración: un mercado integrado entre sí, pero abierto a la economía hemisférica y mundial. Así, en 1993 las exportaciones de la Comunidad Andina representaron 29 mil millones pasando al 2001 a 50 mil millones.
El comercio fuera de la Subregión de la Comunidad Andina en su conjunto está altamente concentrado en el hemisferio americano y dentro de el mismo en un socio comercial, Estados Unidos (46%). Sólo Bolivia presenta una diversificación de mercados, comerciando en proporciones similares con los países de la Subregión, con los del cono sur, incluyendo a Chile, y con los Estados Unidos. Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela tienen muy bajos niveles de comercio con MERCOSUR y Chile, aunque Perú se relaciona más que el promedio con Brasil y Argentina. Igualmente hay pocos nexos comerciales con los países de Centroamérica y con los del CARICOM, aunque Venezuela y Colombia han mantenido corrientes de exportación e importación con estos mercados a lo largo de los años.
Las exportaciones andinas se componen fundamentalmente de productos primarios, del sector agrícola y sobre todo de productos con un alto contenido energético y del sector minero. Las exportaciones de petróleo y sus derivados y de distintas clases de metales juegan un papel importante en todos los mercados: Estados Unidos, MERCOSUR, Centroamérica, e incluso el Subregional, lo cual evidencia la presencia de fuertes ventajas comparativas en este tipo de rubros para todos los países andinos. La tendencia decreciente de los precios internacionales de materias primas y la volatilidad de los mercados de estos productos es causa de inestabilidad macroeconómica, por lo que se impone la necesidad de diversificar las exportaciones. En cuanto a los productos de petróleo y minería, se requiere desarrollar esa vocación energética de manera distinta a los que hasta ahora se ha hecho; ello incluye la incorporación de valor agregado, el desarrollo de servicios conexos a estas industrias primarias y el aprovechamiento del mercado Subregional para superar la limitación del tamaño de los mercados individuales. (Ver Anexo II)
Sin embargo, los productores andinos han logrado éxitos muy reconocidos en la introducción y posicionamiento de diversos mercados internacionales, es el caso de los productos de soya, palmito, café, rosas, espárragos, tejidos de punto, frutas tropicales, conservas de atún y sardinas, joyería, entre otros, etc.


Importancia del mercado Subregional para el comercio de bienes

El mercado subregional ha dado impulso a la diversificación de las exportaciones de los países andinos. En este sentido, para muchos de los países, el mercado subregional es el más importante para las exportaciones no tradicionales, demostrando que la integración entre países con nivel de desarrollo semejante puede servir como campo de aprendizaje para insertarse a mercados más grandes y sofisticados, como podría ser el hemisférico.


En términos de composición, el comercio intrarregional difiere del extrarregional cualitativamente. Más del 50% de las exportaciones intrabloque son manufacturas comparado con un 12% de las exportaciones extrabloque. En la medida en que especializarse en manufacturas supone mayores beneficios en términos de encadenamientos con otros sectores, uso de más tecnología y mano de obra cualificada, externalidades positivas y aprovechamiento de economías de escala, éste es un resultado deseable. De acuerdo a estudios del BID, los países se han beneficiado de manera desigual de esta cualidad y en Bolivia se observa la relación inversa al estar las ventas a los socios más concentradas en productos agrícolas que las extrazona. Otro indicador del carácter diferenciador del comercio intrarregional es el grado de comercio intraindustrial.2 El índice calculado muestra el impacto de la integración regional en el incremento de flujos intraindustriales ya que al final del período el índice era más alto para el comercio intrarregional que para el extrarregional (el primero creció un 320% frente a un 134% entre 1980 y 1997). Si bien el índice es más bajo que para Mercosur, resalta el grado creciente de comercio intraindustrial bilateral entre los países andinos. Estas tendencias pueden interpretarse como muestra de la transformación estructural promovida por la integración regional. El comercio intraindustrial, que surge normalmente al intercambiar productos industriales diferenciados, es una señal de la madurez de la composición sectorial del comercio y de la fragmentación de los procesos productivos en el seno de la Subregión (IPES 2002).
Comercio de servicios
El desarrollo de la tecnología y de las comunicaciones, la evolución de un comercio internacional, creciente, y cada vez más exigente, han propiciado un desarrollo paulatino del comercio de servicios. En el ámbito mundial, el comercio de servicios tuvo un comportamiento creciente mostrando tasas cercanas del 6% anual (1990-2000). Este crecimiento, en la Comunidad Andina, ha sido algo menor según se aprecia en el Anexo III y podemos añadir también que las exportaciones de sus servicios representarían el 0,37% del comercio mundial, según cálculos propios. A pesar de estas cifras, los servicios han dejado de considerarse una etapa del proceso productivo en nuestros países y contribuyen individualmente de manera importante en el desarrollo de las economías, así como en la atracción de inversiones directas y la generación de empleo de los Países Miembros de la Comunidad Andina. Lo que hace necesario la formulación de políticas públicas que acompañen el crecimiento de este dinámico sector.


  • El intercambio comercial de servicios de la Comunidad Andina con el Mundo durante el 2001, alcanzó los 18 371 millones de dólares, de los cuales 6 082 millones correspondieron a las exportaciones de servicios y 12 299 millones a las importaciones. Dicho intercambio comercial de servicios había representado en el año 2000 el 6,6 por ciento del producto interno bruto (PIB) de la Comunidad Andina, de los cuales 2,2 por ciento correspondieron a las exportaciones y 4,3 por ciento a las importaciones de servicios.




  • Las exportaciones de servicios en el 2000 significaron el 9,9 por ciento de las exportaciones de bienes que realizaron en conjunto todos los Países Miembros. Por el lado de las importaciones de servicios, éstas llegaron a los 11 632 millones de dólares en el mismo año, y significaron el 29,7 por ciento de las importaciones de bienes de todos los Países Miembros.




  • Recién en los años 1999 y 2000, los déficits en la balanza de servicios han podido ser financiados por los superávit en la balanza comercial de bienes.




  • Durante el período de 1992 a 2001, se observa un crecimiento promedio anual de las importaciones totales de servicios de los cinco países de la Comunidad Andina del mundo (3,6 por ciento), ligeramente superior al de las exportaciones totales de servicios ( 2,6 por ciento). En el año 2001, el crecimiento de las importaciones fue de 5,3 por ciento, mientras el de las exportaciones de 3,1 por ciento.




  • Entre los cuatro grandes grupos de servicios (transporte, comunicaciones, viajes y diversos), los servicios de comunicaciones registran un superávit de balanza comercial, con una tendencia decreciente hacia finales de la década y mostrando una mejora a finales del 2001. Los servicios de transportes, servicios de viajes y servicios diversos presentaron déficit de balanza comercial en el periodo 1992-2001. Que se acrecentó a inicios del año 2001 luego de la disminución vista entre 1998 y 1999. El rubro más importante que contribuye a las exportaciones de servicios son los viajes donde se encuentran los bienes y servicios adquiridos por los viajeros a título personal. Entre los países que generan más divisas en este rubro destacan Colombia y Perú con más del 60 por ciento del total exportado.



Inversión Extranjera Directa

En materia de Inversión Extranjera Directa (IED) las naciones andinas absorbieron poco más del 13% del total de los flujos mundiales recibidos por América Latina y el Caribe en los años 90. En este caso, las inversiones procedentes de la UE han experimentado un importante crecimiento, particularmente notorio en la segunda mitad de la década. Según el origen de las IED, 26% proceden de Estados Unidos y 25% proceden de la UE.


En términos del PIB los flujos de IED hacia la CAN no fueron bastante elevados y por debajo de otros bloques latinoamericanos y caribeños (Mercosur y CARICOM) . Sin embargo, a pesar de los problemas económicos, políticos y sociales por los que atravesaron los países de la Comunidad Andina, durante la segunda parte de los años noventa, los ingresos de IED hacia la Subregión más que triplicaron lo obtenido en el primer quinquenio de la década. La IED en la Comunidad Andina subió desde un promedio anual de 2838 millones de dólares en 1990-94 a un promedio anual de 9.316 millones de dólares en 1995-01. Los inversionistas extranjeros respondieron básicamente a las oportunidades ofrecidas por los programas de privatización (Colombia, Perú y Venezuela) y el acceso gradual a la actividad petrolera (Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela).


Coordinación macroeconómica y estructuras fiscales

Como se mencionó anteriormente, los países de la Comunidad Andina son economías que todavía dependen de la exportación de productos primarios y por lo tanto son vulnerables a la tendencia decreciente y a la volatilidad de los precios internacionales. La debilidad de los sistemas fiscales supone otro elemento común de las naciones andinas, cuyo manejo se ve dificultado por, en el caso del Ecuador, por la alta dependencia de los ingresos fiscales relacionados con los productos de exportación, las altas tasas de impuestos indirectos, como en el caso del Perú y sobre todo el impacto de las crisis internacionales. Durante la década de los ochenta e inicios de los noventa, las recurrentes crisis de términos de intercambio y los desajustes fiscales, han causado inestabilidad macroeconómica y un lento (muchas veces negativo) crecimiento del producto interno y de las exportaciones, ocasionando retrocesos en el proceso de inserción internacional de las economías andinas. Por ello es que la diversificación de exportaciones es tan importante. Manejar este elemento de manera coordinada a nivel Subregional con los avances en el campo macroeconómico y fiscal es un requisito para que la Subregión profundice su integración y los países aprovechen las oportunidades de la complementación existente a nivel subregional y la apertura de otros mercados.


Los países andinos han puesto en marcha programas de estabilización económica cuyo resultado sería el de un clima de armonización implícita en la Subregión, como resultado de una búsqueda individual de la estabilidad económica o coordinación explícita de políticas subregionales entre los cinco países andinos. La mayor convergencia entre los países se ha dado en términos de inflación. Respecto a la deuda externa, se observa una mejora en el promedio, pero no en cuanto a la dispersión. Durante la pasada década, se observa un incremento del déficit fiscal tanto del promedio como de su dispersión. En cuanto al grado de cumplimiento de las reglas de convergencia establecidas/3, datos sobre inflación muestran que al 31 de diciembre de 2002 cuatro de los cinco países alcanzaron la meta de inflación a un dígito y continúan con una trayectoria descendente.
Estudios realizados en la Subregión identifican como factores que limitan el incremento y diversificación de las exportaciones andinas, los siguientes:
1.- Los bajos niveles de competitividad de la capacidad productiva son obstáculos para adecuar la oferta andina a las oportunidades que brindan los mercados en los cuales dispone preferencias arancelarias (EEUU y Unión Europea), o en un proceso de liberalización en el marco de un acuerdo comercial, como el ALCA. Sin embargo, existen grandes oportunidades de complementariedad de la oferta entre los países andinos, de ahí la importancia de desarrollar proyectos subregionales orientados a mejorar la competitividad de cadenas productivas a nivel subregional.

  1. No obstante de disponer en algunos sectores productivos alto potencial de desarrollo, hay un déficit de inversiones requeridos para desarrollar la capacidad productiva, ampliar, innovar, mejorar la calidad de los productos; entre otros. De ahí la importancia de disponer de un entorno propicio para atraer las inversiones a la Subregion.

  2. Las actuales instituciones, políticas y normas comunitarias para facilitar el comercio no son suficiente. Es necesario desarrollar la capacidad institucional del gobierno y del sector empresarial para adaptar la oferta andina a las exigencias sanitarias y fitosanitarias, las normas técnicas y de calidad que exigen los mercados internacionales y la modernización de los procedimientos aduaneros. Otro factor que limita el aumento del comercio con los otros países en el continente es la infraestructura física, especialmente en lo que a transporte se refiere; por ello es un factor crítico dentro de la estrategia de desarrollo de la Comunidad Andina.

  3. Las dificultad para el tráfico fronterizo y las insuficiencias de los servicios aduaneros en las fronteras se constituyen en obstáculos al comercio. En este sentido cabe recordar que la Subregión Andina tiene fronteras terrestres con Panamá, Brasil, Chile, Argentina y Paraguay. Por ello los esfuerzos iniciados para mejorar los procedimientos aduaneros, desarrollar los Centros Binacionales de Atención en Fronteras que requieren asistencia técnica y financiera.

  4. La mayor parte de los productores andinos (en particular los pequeños y medianos productores) no dispone del acceso a los canales de distribución mayoristas; de otro lado, los organismos nacionales no disponen del presupuesto y capacidad institucional para desarrollar la promoción de exportaciones. Finalmente, hay insuficiente información acerca del comercio y de los mecanismos de condiciones de acceso a mercados internacionales. De ahí la importancia de desarrollar estas actividades a nivel subregional.


2. 3. Políticas Comerciales y de Negociaciones Comerciales Internacionales
2.3.1. Marco Institucional para la toma de Decisiones en materia de Comercio e integración.
En el Protocolo de Sucre, suscrito en junio de 1997, se consagró definitivamente la Política Exterior Común. Un año más tarde, en el X Consejo Presidencial Andino celebrado en Guayaquil, los Jefes de Estado instruyeron al Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores que establezca una agenda de política exterior que sirva de base para la "definición de una política exterior y una estrategia comunitaria que permita la proyección de la Comunidad Andina en el contexto internacional".
La Política Exterior Común (PEC) se formula y ejecuta a través del Consejo Presidencial Andino, el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores, la Reunión de Viceministros de Relaciones Exteriores o de Funcionarios de Alto Nivel.
La Comisión de la Comunidad Andina ejecuta las acciones de la política exterior comunitaria en el ámbito de sus competencias, en coordinación con el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores.
Modalidades de acción de la PEC
Las modalidades de acción comprenden la adopción de posiciones comunes, acciones conjuntas y vocerías únicas, incluyendo la concertación de votaciones y candidaturas. Asimismo, comprende la coordinación regular entre las Misiones Diplomáticas y Representaciones de los Países Miembros ante terceros países y en organismos internacionales y, eventuales representaciones diplomáticas conjuntas.
Las áreas de acción de la PEC son la política, económica y socio-cultural.
En lo político, están comprendidas la unidad regional, las relaciones extraregionales, democracia y derechos humanos, fortalecimiento del multilateralismo, seguridad y fomento de la confianza, desarrollo sostenible, drogas, corrupción, terrorismo y tráfico ilícito de armas.
En lo económico, abarca la integración regional, la promoción del libre comercio, el acceso preferencial, la cooperación internacional, la promoción comercial y las inversiones, el comercio de bienes y servicios, la inversión extranjera, el financiamiento internacional, la propiedad intelectual, agricultura, energía y transportes.
En lo socio-cultural, están la identidad andina, el desarrollo social y el patrimonio cultural.
Corresponde a los gobiernos de los Países Miembros ejecutar la Política Exterior Común. El Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores establece las prioridades de la Política Exterior Común y coordina su ejecución a través de la Secretaría Pro Témpore del Consejo, a cargo de la Cancillería andina del país que ejerce la presidencia anual de la Comunidad Andina, con el apoyo técnico de la Secretaría General.
En febrero de 2000 el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores aprobó, mediante la Decisión 475, la "Directiva No. 1" por la que se fijan los criterios y pautas para la programación y ejecución de la PEC. En abril del mismo año se reglamentó su seguimiento a través de la Decisión 476, conforme a las prioridades establecidas por el Consejo. Ese seguimiento está a cargo de un funcionario de alto nivel designado por cada Cancillería andina, que tiene por función coordinar la ejecución de las acciones y negociaciones de la agenda de la Política Exterior Común en su respectivo país y sus labores específicas están determinadas por la misma Decisión.
Desde el punto de vista organizacional, el Artículo 48 del Acuerdo de Cartagena define a la Comunidad Andina como una organización subregional con personalidad jurídica internacional compuesta por un lado por los cinco Estados Soberanos y por el otro, por los órganos e instituciones que conforman el denominado "Sistema Andino de Integración".1996, año de la reforma institucional. En efecto, en marzo de 1996 los Países Andinos suscribieron el Protocolo de Trujillo que modificó el Acuerdo de Cartagena, creando un sistema organizacional compuesto por diversos órganos encargados de la dirección, control y administración general de la integración subregional y del desempeño de labores específicas en el campo financiero y de gestión social. Este sistema fue denominado "Sistema Andino de Integración".
La "aplicación directa" de la normativa andina como primera característica derivada del concepto de supranacionalidad, tiene su base legal en el artículo 2 del Tratado del Tribunal vigente y en el Protocolo de Cochabamba, modificatorio de dicho Tratado, que dispone que "las Decisiones obligan a los Países Miembros desde la fecha en que sean aprobadas por la Comisión". Por su parte, el artículo 3 establece que "las Decisiones de la Comisión serán directamente aplicables en los Países Miembros a partir de la fecha de su publicación en la Gaceta Oficial del Acuerdo, a menos que las mismas señalen una fecha posterior...". Ningún otro esquema de integración en las Américas tiene esta facultad, pues los acuerdos que adoptan otros esquemas requieren su incorporación a la legislación nacional, bien sea por la aprobación de los respectivos parlamentos o por actos administrativos.
La competencia comunitaria se extiende a otros muchos ámbitos que impactan en la actividad comercial. Así, la Comunidad Andina dispone de un sistema de calidad, el Sistema Andino de Normalización, Acreditación, Ensayos, Certificación, Reglamentos Técnicos y Metrología4. El Sistema Andino de Calidad cubre todas las variables que constituyen la infraestructura de calidad: normalización, acreditación, ensayos, certificación, reglamentos técnicos y metrología para todos los productos y servicios de la Subregión con excepción de lo relacionado al campo fito y zoosanitario que es de competencia del Sistema Andino de Sanidad Agropecuaria.

La actividad normalizadora de la Red Andina de Normalización (RAN) tiene por finalidad dotar de "normas andinas" a los productos que se comercializan en la Subregión como resultado de la armonización de las normas vigentes en cada país o la adopción de normas internacionales que se consideren de interés subregional. Además, la Comunidad Andina tiene regímenes comunes en materia de inversión, competencia y dumping y subsidios, servicios, transporte, circulación de personas, etc. que contienen disposiciones no sólo sobre comercio Subregional, sino también con terceros. Por ello es tan importante la armonización de la normativa comunitaria con lo que se está negociando a nivel internacional en los distintos foros.



El Sistema de Sanidad Agropecuaria se desarrolla tomando como referencia los lineamientos establecidos en el Acuerdo de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la Organización Mundial de Comercio y las legislaciones que se adoptan y aplican mantienen una coherencia con las directrices y normas internacionales de los Organos Rectores del Acuerdo de MSF de la OMC, es decir la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria de la FAO, (CIPF) la Oficina Internacional de Epizootías (OIE) y la Comisión del Codex Alimentarius. Los objetivos del Sistema se orientan principalmente a prevenir y controlar las plagas o enfermedades que representan riesgo para la sanidad agropecuaria de la Comunidad Andina; servir de mecanismo para la armonización de las legislaciones fito y zoosanitarias a fin de facilitar el comercio intrasubregional y con terceros países. A través del Sistema se busca igualmente implementar programas, actividades y servicios sanitarios y fitosanitarios orientados al incremento de la producción y productividad agropecuaria, así como promover las condiciones sanitarias y fitosanitarias favorables para el desarrollo sostenido de las exportaciones agropecuarias andinas.
El Sistema Andino de Integración (SAI) está conformado por:
El Consejo Presidencial Andino. Es el máximo órgano del Sistema Andino de Integración (SAI), que se encarga de emitir Directrices sobre distintos ámbitos de la integración subregional, las cuales son instrumentadas por los órganos e instituciones del SAI, de acuerdo a las competencias y mecanismos establecidos en sus respectivos Tratados e Instrumentos. Lo conforman los Presidentes de la República de los Países Miembros.
Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores. Es el órgano de dirección política, integrado por los Ministros de Relaciones Exteriores de los Países Miembros, encargado de asegurar la consecución de los objetivos del proceso de la integración subregional y de formular y ejecutar la política exterior de la Comunidad Andina.
Comisión, integrada por los Ministros de Comercio, La Comisión formula, ejecuta y evalúa la política de integración regional andina en materia de comercio e inversiones. Es el órgano donde se adoptan las normas comunitarias (Decisiones), integrado por un representante plenipotenciario de cada uno de los Países Miembros, cuya capacidad legislativa, la comparte con el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores. A solicitud de uno de los Países Miembros o de la Secretaría General, el Presidente de la Comisión está facultado para convocar a una Comisión Ampliada, con el fin de tratar asuntos de carácter sectorial, considerar normas para hacer posible la coordinación de los planes de desarrollo y la harmonización de las políticas económicas de los Países Miembros, así como para conocer y resolver todos los demás asuntos de interés común
Secretaría General de la Comunidad Andina como órgano ejecutivo, con sede en Lima (Perú). La Secretaría General está facultada para formular propuestas de Decisión al Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores y a la Comisión. La Secretaría General de la Comunidad Andina tiene como responsabilidad apoyar a los Países Miembros en las negociaciones internacionales, a la vez que realiza funciones de coordinación de las posiciones nacionales, a objeto de cumplir con el mandato de actuar en el ALCA bajo el esquema de “Vocerías Única”.
Existen otros órganos institucionales que si bien no participan de forma directa en las políticas de comercio e integración, deben ser tomados en cuenta en el proceso de formulación de políticas de comercio e integración, como órganos consultivos y por su relación directa con la sociedad civil de los países andinos. Ellos son:
Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, órgano jurisdiccional de la Comunidad Andina, integrado por cinco Magistrados representantes de cada uno de los Países Miembros, con competencia territorial en los cinco países. El Tribunal controla la legalidad de las normas comunitarias, mediante la acción de nulidad; interpreta las normas que conforman el Ordenamiento Jurídico de la Comunidad Andina, para asegurar la aplicación uniforme de éstas en el territorio de los Países Miembros y dirime las controversias.
Parlamento Andino, órgano deliberante de naturaleza comunitaria y que representa a los pueblos de la Comunidad Andina. Actualmente, está conformado por representantes de los Congresos Nacionales. Participa en la generación normativa y se encarga de promover la armonización de las legislaciones de los Países Miembros.5/
Consejo Consultivo Empresarial Andino, institución consultiva del Sistema Andino de Integración que está integrada por cuatro delegados elegidos entre los directivos del más alto nivel de las organizaciones empresariales representativas de cada uno del los Países Miembros.
Consejo Consultivo Laboral Andino, institución consultiva del Sistema Andino de Integración, que está conformada por delegados del más alto nivel, elegidos directamente por las organizaciones representativas del sector laboral de cada uno de los Países Miembros.
Corporación Andina de Fomento (CAF), institución financiera internacional, integrada por accionistas de América Latina y el Caribe (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Brasil, Chile, Jamaica, México, Panamá, Paraguay y Trinidad y Tobago y 22 bancos privados de la región andina).Considerada como el brazo financiero de la Comunidad Andina, la CAF tiene como misión apoyar el desarrollo sostenible de sus países accionistas y la integración mediante la movilización de recursos para la prestación de servicios financieros múltiples.
Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), institución financiera que tiene como objetivo acudir en apoyo de las balanzas de pago de los Países Miembros, otorgando créditos o garantizando préstamos a terceros. Asimismo, contribuye a la armonización de las políticas cambiarias, monetarias y financieras de los países y mejora las condiciones de las inversiones de reservas internacionales efectuadas por las naciones andinas.
2.3.2 Aspectos estratégicos de la Comunidad Andina, su proceso de integración y su participación en el ALCA
Los Presidentes andinos aprobaron recientemente (XIV Consejo Presidencial Andino, Quirama, junio de 2003) la redirección del proceso de integración hacia una segunda generación de políticas, en el marco de una agenda multidimensional organizada en torno a los siguientes ejes temáticos que se describen más abajo.


  1. Agenda Social,

  2. Política Exterior Común

  3. Constitución del Mercado Común Andino;

  4. Integración Física de Sudamérica.

  5. Desarrollo Sostenible.

En esta estrategia se reafirma el compromiso comunitario y la importancia de la integración andina como un instrumento para promover el desarrollo de los países y contribuir a su inserción positiva en el escenario internacional. En materia de política exterior y de relaciones comerciales, la estrategia contempla que la Subregión juegue en todas las plataformas de inserción internacional posibles, bajo la premisa que éstas no son excluyentes en el actual contexto mundial, mientras se preserve el acervo comunitario y la normatividad andina. El principio de la “geometría variable” se ratificó como el procedimiento para avanzar al ritmo que cada uno de los países quiera darle a su inserción internacional6. Los países también decidieron afianzar la cooperación regional en asuntos decisivos para la lucha contra la exclusión social, la promoción de una mayor gobernabilidad y la proyección conjunta de la región en el exterior.

La estrategia asigna gran importancia a la integración física y al desarrollo fronterizo, como aspectos claves en el impulso de la cohesión regional y del desarrollo.

Así mismo, se decidió avanzar en el diseño y la ejecución de programas comunitarios en nuevos frentes estratégicos tales como el medio ambiente y las alianzas energéticas regionales, para potenciar el desarrollo sostenible en la Subregión.

Los países andinos decidieron continuar avanzando en la conformación de un Mercado Común. Como parte de ese proceso se aprobaron instrumentos que permitirán el libre tránsito de trabajadores en la Comunidad Andina, garantizando su seguridad social y las condiciones de seguridad y salud en el trabajo; también se prevé avanzar con la adopción del Plan Andino para la Prevención, Combate y Erradicación del Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras, que permitirá que la CAN sea el primer esquema de integración en el mundo en contar con un instrumento de carácter vinculante en la materia.

El ALCA en la Política Exterior Común de la Comunidad Andina

Con ocasión de las Reuniones del Consejo Presidencial, los Presidentes Andinos al referirse a la participación de la Comunidad Andina en las negociaciones del ALCA y de su inserción internacional, han reiterado la necesidad de propiciar una reflexión política (Declaración de Quirama, 2003), de perfeccionar o profundizar una estrategia comunitaria (Declaración de Santa Cruz de la Sierra, 2002; Acta de Carabobo – 2001) (Acta de Lima, 2000); señalando en algunos casos los resultados de esta estrategia; “asegurar que las negociaciones del ALCA conduzcan a la formulación de un acuerdo que contemple condiciones para una participación equitativa de los países andinos, atendiendo los diversos niveles de desarrollo y el tamaño de las economías” (Acta de Carabobo, 2001). De otro lado, han vinculando la profundización del proceso de integración andina “como un elemento de relevante importancia para las negociaciones comerciales con terceros países, particularmente en el ámbito del ALCA (Guayaquil, 2002); “así como para la inserción eficiente y equitativa en el mercado internacional” (Declaración de Quirama, 2003)

Es por ello que el concepto de regionalismo abierto es esencial para entender la estrategia internacional de la Comunidad Andina. El objetivo es el perfeccionamiento de un mercado Subregional integrado a la par que se avanza en mejorar el acceso a terceros mercados. El regionalismo abierto se distingue de las modalidades de integración que predominaron en América Latina y el Caribe hasta la década de los ochenta. Mientras estas últimas eran modelos cerrados de integración con una protección amplia, el regionalismo abierto intenta crear nuevas corrientes comerciales sin afectar las que existen entre los países miembros. Dentro de la estrategia exportadora que acompaña al regionalismo abierto, el acceso a los mercados internacionales constituye un elemento crucial.

El regionalismo abierto es compatible con la liberalización multilateral y hemisférica y requerirá de una apertura por parte de los países andinos que les impulse a readecuar su estructura productiva y a diversificar sus exportaciones, estimulando el crecimiento y reduciendo la pobreza. Se espera que el acceso preferencial a los mercados de la región, en un marco de apertura y de reglas conocidas, permita obtener mejores términos comerciales que los normales en el mercado internacional y nivelen la competencia existente en el mismo. En esencia se trata de combinar la liberalización general (ya realizada por los países andinos) con la apertura preferencial, con el objeto de elevar la competitividad y dar dinamismo a las economías.



La Comunidad Andina en el ALCA

  1. En términos de PBI y de población el ALCA se convertirá en el primer bloque comercial del mundo, aunque la Comunidad Andina representa aproximadamente el 2,5% del PBI hemisférico y el 14 % de la población del continente, resulta innegable las oportunidades de formar parte de este bloque; pero ello si se logra mejorar y consolidar la importancia de las economías andinas en el PBI hemisférico. Es por ello que el Acuerdo del ALCA deberá tomar en cuenta las diferencias en los niveles de desarrollo y tamaño de las economías de forma que la liberalización del comercio genere condiciones para el desarrollo económico.

  1. Desde el punto de vista comercial el ALCA es el principal destino de las exportaciones y principal proveedor de las importaciones andinas, mostrando una tendencia creciente a intensificar la vinculación comercial con el hemisferio. Pero la Comunidad Andina requiere mejorar su inserción en el mercado hemisférico para ello el Acuerdo del ALCA deberá asegurar y facilitar el acceso a los mercados, al mismo tiempo que incrementar la inversión originaria del hemisferio para desarrollar la estructura productiva andina que permita aumentar el volumen y el contenido de un mayor valor agregado de las exportaciones andinas, así como

  2. A nivel sectorial, la liberalización de productos agropecuarios y la eliminación de los subsidios a las exportaciones y otras prácticas que distorsionan su comercio deberán asegurar el acceso a los mercados. De otro lado, dada la sensibilidad del sector, la liberalización del mercado hemisférico deberá generar condiciones de equidad para promover el desarrollo económico de este sector. En ese sentido se requiere actualizar permanentemente la aplicación de las Medidas Sanitarias y Fitosanitarias; completar la instrumentación del Sistema Andino de Sanidad Agropecuaria y Fitosanitaria; e impulsar el desarrollo de la competitividad de las cadenas agropecuarias que forman parte de la Política Agrícola Común.

  3. Teniendo en cuenta el impacto de los servicios en la generación de empleo y de inversiones, la tendencia creciente de este sector en el comercio mundial y hemisférico, y por otro lado, los bajos niveles del volumen y diversificación de las exportaciones andinas de servicios; la prioridad de la Comunidad Andina en su estrategia en el ALCA se orienta a establecer las condiciones que permitan desarrollar los sectores más competitivos andinos. De ahí la importancia de avanzar paralelamente en la liberalización del mercado andino de servicios y de realizar los estudios que permitan identificar los sectores de mayor potencial en el hemisferio, las políticas gubernamentales requeridas para su desarrollo y su promoción en el ALCA.

  4. El establecimiento de una zona de libre comercio hemisférica requiere establecer una estrategia comunitaria que promueva el desarrollo de la infraestructura física y desarrollo fronterizo como uno de los requerimientos más importantes para configurar un espacio subregional andino y articularlo con el resto del hemisferio; al mismo tiempo que se impulsa el mercado energético en la perspectivas de aprovechar las oportunidades que brinda ese mercado; y el desarrollo de una estrategia regional de biodiversidad.


2.4.Acuerdos Comerciales de la Comunidad Andina
Los Acuerdos Comerciales que actualmente encaminan los Países Miembros de la Comunidad Andina se desarrollan en el marco de la Política Exterior Conjunta (ver párrafo 2.3.1. Marco Institucional para la toma de Decisiones en materia de Comercio e integración).
2.5.La Cooperación Internacional en apoyo al proceso de Integración Andina
La Secretaría General de la Comunidad Andina, en su papel de órgano ejecutivo de la Comunidad Andina, encargado de administrar el proceso de integración andina, ha suscrito convenios de cooperación con diversas fuentes de cooperación internacional así como con terceros países para el financiamiento de actividades a realizarse a favor del proceso de integración de la Comunidad Andina a través de estudios, formación y capacitación de funcionarios, reuniones y eventos diversos de índole técnica, con la finalidad de fortalecer a los organismos nacionales competentes en los distintos temas de la integración comunitaria.
Mediante Decisión 554 el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores, con ocasión de su XI Reunión (Quirama-Antioquia, Colombia, 24 de junio de 2003), estableció el Comité Andino de titulares de Organismos de Cooperación Internacional de la Comunidad Andina, conformado por las autoridades responsables de la Cooperación Internacional de los Países Miembros, con el objetivo de intensificar la cooperación internacional con otros países, grupos de integración, organismos internacionales y entidades privadas. Entre las funciones se señalan “coordinar posiciones a fin de procurar que las prioridades nacionales y comunita­rias de los Países Miembros sean debidamente contempladas en los Acuerdos de cooperación que se suscriban con organismos y países donantes”. La Secretaría General de la Comunidad Andina ejerce las funciones de secretaría técnica del Comité.
I. COMISION EUROPEA
El primer Acuerdo de Cooperación de la Unión Europea con la Comunidad Andina Unión Europea fue suscrito en Cartagena de Indias Colombia, en diciembre de 1983. Con la suscripción del Acuerdo Marco de Cooperación Andino Europeo en 1992 se incorpora como elemento innovador, la llamada “cláusula evolutiva” mediante el cual este Acuerdo Marco puede ser desarrollado o mejorado a partir de la subscripción de acuerdos relativos a sectores y actividades específicos. Es bajo esta modalidad del Acuerdo Marco que se suscriben los siguientes Convenios de Financiamiento: “Fortalecimiento de la Unión Aduanera” (GRANADUA); “Calidad”; ambos suscritos en 1997; y, “Armonización de las reglas de competencia en la región andina”, suscrito en junio del 2001.


    1. Convenios suscritos y en etapa de ejecución


  1. Convenio ASR/B7-311/IB/96/188 “Programa de Cooperación y Asistencia Técnica Unión Europea - Grupo Andino en materia de Calidad”

Objetivo General: apoyar el proceso de integración andina y la consolidación del área económica regional como Mercado Común a través del desarrollo de un Sistema de la Calidad Regional y Nacional.


b) Convenio ASR/B7-3100/IB/98/0099 “Armonización de las reglas de competencia en la región andina”
Objetivo General: contribuir en el proceso de consolidación del Mercado Común Andino dotándolo de instrumentos normativos y administrativos modernos y eficientes en materia de competencia, reforzando así su capacidad de proyección internacional y facilitando los intercambios intra y extra regionales.
c) Contrato de Subvención – Ayudas Exteriores B7-701/2002/3034 “Iniciativa de Estabilización Regional Andina”
Objetivo General: contribuir a la estabilización y el eficaz aprovechamiento, en condiciones de equidad, de los beneficios, reales y potenciales, de la integración política, económica, social y cultural de los Países Miembros de la Comunidad Andina, mediante la formulación de una Política Común Andina de Seguridad dirigida a propiciar la generación de una cultura de paz, confianza e integración, el fortalecimiento de los valores, principios y prácticas democráticas en la Subregión y la caracterización y consolidación de una zona de paz en la Comunidad Andina.
1.2. Convenios en proceso de suscripción
a) Convenio ASR/AIDCO/2002/0390 “ Cooperación Unión Europea - Comunidad Andina en materia de Estadísticas
Objetivo General: contribuir al proceso de consolidación de la Comunidad Andina y al fortalecimiento de sus instituciones regionales y nacionales en materia estadística como uno de los elementos de base para su integración regional y para alcanzar el Mercado Común para el año 2005.
b) Convenio ASR/B7-3100/99/313 “Apoyo a la preparación y prevención de desastres en la Comunidad Andina de Naciones – CAN”
Objetivo General: contribuir a la reducción de la vulnerabilidad de las personas y bienes expuestos a los peligros y riesgos naturales y promover el desarrollo sostenible en los países de la Comunidad Andina mediante el fortalecimiento de políticas nacionales, de las instituciones y de la coordinación de actividades para la prevención y atención de desastres y en los planes, protocolos y procedimientos operativos elaborados para la preparación e intervención en caso de que se produzca un desastre.



  1. Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal