Francisco De Narváez es un hombre multifacético. El martes volvió a demostrarlo en los festejos del noventa y ocho aniversario de El Cronista Comercial, su última adquisición



Descargar 224.66 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño224.66 Kb.
  1   2   3   4   5

SOCIALES

Francisco De Narváez es un hombre multifacético. El martes volvió a demostrarlo en los festejos del noventa y ocho aniversario de El Cronista Comercial, su última adquisición. El diputado nacional reunió a políticos, banqueros y empresarios con redactores del diario en un cóctel que realizó en un salón de la Sociedad Rural especialmente acondicionado. De Narváez estuvo acompañado por su esposa Agustina, embarazada de ocho meses. Daniel Vila y José Luis Manzano se mezclaron con Mariano Grondona, Bernardo Neustadt, Alfredo Leuco y Manuel Mora y Araujo. Pasaron a saludar Carlos Avila, Adalberto Rodríguez Giavarini, Manuel Solanet, Enrique Olivera, Horacio Losoviz y Juan Llach. Aunque había políticos de distintos sectores, el lavagnismo copó la parada con Marina Cassese, Carlos Brown, Alberto Coto y María del Carmen Alarcón. Roberto Lavagna y Jorge Sarghini no pudieron estar en los festejos, pero las huestes del ex ministro recuperaron a una figura que parecía perdida y amenaza con volver: el ex secretario de Hacienda de Telerman Guillermo Nielsen

 




LOS CHUPA-K

Como ocurría en el viejo peronismo, el kirchnerismo también tiene su ala ultraverticalista (¿Cóoooomo? ¿Eso no era la vieja política en estado puro?). Se trata de Compromiso K, el espacio liderado por el empresario periodístico Rudy Ulloa Igor y el silencioso Carlos Zanini, cuidador de la firma del Presidente. A ellos, en verdad, casi ni les conocemos las caras, pero el que habla en su nombre suele ser un polémico radical, Roberto Porcaro, encargado de reclutar intendentes de la UCR para Kirchner y a quien el mendocino Roberto Iglesias ha llegado a calificar de “mercenario”. Porcaro es íntimo de Ulloa, a quien defiende a capa y espada y de Armando “Bombón” Mercado, el cuñado de Kirchner, ex marido de su hermana, Alicia. Porcaro asegura que, cada vez que le piden algo al Presidente, “Bombón” intercede y responde. “Tiene códigos”, dice. “Nosotros somos ultraverticalistas –define Porcaro- ¿Qué significa? Si el Presidente dice que hay que apoyar a Scioli, en lugar de a Telerman, nosotros vamos con Scioli. Si el Presidente dice Cristina, nosotros vamos con Cristina. En estos movimientos tiene que haber verticalismo porque, sino, cada cual hace lo que quiere”. Esta semana, en declaraciones públicas, llegó a afirmar que el pollo que colocó en el gobierno de Telerman, José Ottavis, no hace ni hará jamás “telermismo” sino kirchnerismo. Ottavis, líder de los jóvenes de Compromiso K, es director de Juventud del gobierno porteño y hace menos de dos meses remplazó Matías Novoa, un joven K que respondía a Alberto Fernández, como expresión de una alianza entre Telerman y el sector pingüino. “El enano (Ottavis) camina por las paredes, está aterrado –se divierten en Compromiso K- Tiene miedo que, con lo que andan diciendo sus jefes, Telerman lo eche a patadas”.

 




PARA EL 2007, PAZ Y AMOR

El consultor Enrique Zuleta Puceiro, director de CEOP, explica en charlas privadas que Néstor Kirchner está preocupado por los problemas que, en el largo plazo, puede traer el estilo confrontativo. Y -difunde Zuleta- Kirchner está revisando ese modus operandi de choque permanente que durante su mandato logró convertir en marca registrada. En palabras del consultor de la Rosada: “Se está dando cuenta que el estilo confrontativo, a lo George Bush, es muy útil para gobernar, pero no así para ganar elecciones. Y que para ganar elecciones es importante una política tradicional de alianzas” Es que, hasta ahora, Kirchner confiaba básicamente en su relacion tete a tete con la gente, las encuestas y sus embates verbales contra los “factores de poder”. Zuleta Puceiro es uno de los consultores que proveen estudios de opinión pública a la Casa Rosada; integra el podio de los que tienen contratos anuales con Jefatura de Gabinete por 600 mil pesos. Parece que al santacruceño, siempre según Zuleta, no sólo el efecto Misiones lo está haciendo recapacitar sino que también lo influenció la ruidosa derrota de Bush –y su imagen combativa- en las legislativas norteamericanas.

 




CASTELLS CLAUSURADO

Los emprendimientos de Raúl Castells no siempre terminan bien. La municipalidad de Quilmes clausuró ayer el quiosco y locutorio que maneja el líder piquetero en el sur de la provincia de Buenos Aires. De acuerdo al acta labrada, el quiosco de Castells que funciona en la estación de servicio de Avenida Calchaquí 3965 no poseía habilitación. A pesar de que el comercio no está a nombre del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, fue el propio Castells quien lo inauguró hace unos días. Ahora, la comuna de Sergio “Chino” Villordo, el delfín del ministro Aníbal Fernández, lo clausuró y secuestró varias garrafas que el barbado dirigente vendía sin autorización. El quiosco es una de las 119 cooperativas que integran el MIJD. Por un tiempo, el líder piquetero y su movimiento deberán arreglárselas con el bar que tienen en Puerto Madero.

 




CHICKEN ROCK

Aunque su padre lo abruma con obligaciones, Facundo “El Pollo” De Vido no relega su vocación. El hijo del ministro de Planificación sigue adelante con su grupo de rock “Las trampas de Lily”. Ya está en las disquerías “La calle que brilla”, el disco debut de la banda pingüina que se formó a finales de 2001 en Río Gallegos y ya pasó por el Quilmes Rock, el Cosquín Rock y el Pepsi Music. El CD tiene 12 temas y fue grabado durante 2005. El viernes pasado “Las trampas…” lo presentó en el pub Maximus Bar, de Caballito. Facundito no solo actuó gratis sino que además salió a pegar afiches por el barrio como uno más. Los asistentes juran haber visto a Julio De Vido sentado solo en la última fila. El domingo habrá una nueva función, también gratuita. Será en el Parque Lezama a beneficio del Centro Norte Jujeño de la Villa 31. Los organizadores solicitan llevar útiles, libros o juguetes. ¿qué aportará el ministro?

 




IBARRA: EL RETORNO?

El ex hombre de confianza de Aníbal Ibarra se quedó helado y mudo cuando esta semana escuchó de boca del propio ex jefe porteño que el Tribunal Superior de Justicia de la ciudad –la instancia judicial máxima de la Capital- fallaría a favor de su reposición en el cargo antes de la feria judicial del verano. El fallo, que de ser cierto sería una hecatombe, retrucaría la decisión de la Sala Juzgadora, cuyo dictamen hizo rodar la cabeza del entonces intendente por mal desempeño en sus funciones. El rumor de un fallo positivo es fuerte en los pasillos del Ejecutivo porteño, aunque aún no llegó a la Legislatura. Incluso, algunos ya hacen especulaciones acerca de quien podría apelar el fallo del Tribunal Superior. Este jueves por la tarde, en la máxima instancia del gobierno porteño, hubo un debate al respecto. Se debatía si la Legislatura, como cuerpo, estaba habilitada para apelar el fallo ante la Corte Suprema de la Nación. Uno de los que discutían en Bolívar 1 aseguraba que, de ser cierto el fallo positivo, sería un delirio y generaría un tremendo conflicto de poderes. Pero otro retrucó: “Sería un desastre, pero esto ya sucedió en tierra del Fuego este año, con un gobernador”. En efecto: el fueguino Jorge Colazo. Además, no eran pocos en el gobierno porteño quienes veían la mano negra de Alberto Fernández. “Si fuera cierto, huele a un decisión política, más que judicial”, deslizaba un ministro de Jorge Telerman.

 




NITO SE LA BANCA

-Pero, Nito, querido, si te presentas nos van a cagar a tiros…- le advertía un veterano dirigente radical al actor Nito Artaza, dedicido a dar batalla al senador pro lavagnista, Gerardo Morales, que, según quienes cuentan los porotos, sería número puesto para la suceder como jefe de la UCR al mendocino Roberto Iglesias. Artaza decidió esta semana su sorpresiva candidatura a titular de la UCR nacional. El actor es partidario de que la UCR vaya con un candidato propio a la contienda de 2007 que, podría ser, según les dice a sus íntimos, Rodolfo Terragno, Margarita Stolbizer o “tantos otros” (¿¿) -Si quieren venir, que vengan- retrucaba Nito imitando la voz borracha de Galtieri convocando a la guerra de Malvinas: “Lo imita fenómeno, pero igual nos van a cagar a tiros”, resumía esta tarde el veterano interlocutor telefónico de Nito, graficando el clima imperante en la conflictiva UCR. La UCR tendrá, en menos de dos semanas, un nuevo conductor tras la crisis que se precipitó con la renuncia de Iglesias, la semana pasada; el mendocino pegó el portazo enojado con el coqueteo de sus correligionarios con Lavagna. La sucesión se decidirá el próximo 1 de diciembre en un plenario de delegados del Comité Nacional. Hasta el momento, el final parece anunciado. El nuevo jefe, según todos los sondeos internos que trascendieron, sería el jujeño Morales. Pero Nito no se rinde: está envalentonado y meterá baza nomás.

 




BOMBOS CELESTIALES

Dice que la batalla de San Vicente le partió el alma. Por eso mañana Carlos Tula realizará una misa de desagravio a Juan Domingo Perón. La convocatoria es para “el pueblo argentino y la militancia peronista en repudio a los hechos ocurridos en San Vicente”, dice el hombre del bombo. Será a las 19.30 en la parroquia Nuestra Señora de Balvanera, de Bartolomé Mitre 2411. Tula en persona invitó a varios dirigentes del peronismo y ya se aseguró la presencia de Moisés Ikonicoff. La homilía estará a cargo de monseñor Osvaldo Musto, un sacerdote históricamente ligado al peronismo. La invitación corre por cuenta de Tula y el Centro de Planeamiento Estratégico para la Seguridad, integrado por sectores ligados a Sergio Massa. El organizador recorrió el mundo tocando el bombo y llegó incluso a regalarle uno al mismísimo Perón en Puerta de Hierro. “No le pueden hacer esto al General”, repite mientras revive las imágenes del enfrentamiento entre grupos sindicales. Para reparar los pecados de este peronismo, explica, hay que rezar.

 




CRISTINA NO COMPARTE CARTEL CON NADIE

No todos los kircheristas están felices con el operativo “Ahora Cristina es la candidata”. No porque la desprecien como sucesora de K, sino porque deben pagar un precio demasiado elevado por el show unipersonal de la señora. Por ahora, la que más lo sufre es la senadora Vilma Ibarra. La semana pasada, la hermana del destituido jefe de Gobierno porteño debía presidir junto a la Primera Dama la reunión conjunta de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia donde se firmó el despacho del proyecto de reducción de los jueces de la Corte Suprema. Pero Reina Cristina no quiso compañía en la cabecera del salón. Y le pidió que se sentara junto a los demás senadores. “El proyecto es mío”, le dijo sin ninguna sutileza. Y no terminó allí. Cuando el fotógrafo de la Cámara alta se le acercó para hacer una toma desde su ángulo, para que se vieran todos los asistentes, la esposa del Presidente lo echó. “Retírese de aquí”, de le escuchó decir en el salón Arturo Illia. La Señora quería asegurarse que su nueva tintura caoba furioso estuviera presente en todas las imágenes. Y de frente. “Es como la Legrand, no le gusta que la tomen de perfil”, explicó un experto conocedor de la vida parlamentaria de la senadora por Buenos Aires.

 




MAXIMO, UN REFORMISTA

Cuando en Río Gallegos se enteraron que Máximo estaba a punto de ejecutar sus planes expansivos, todo el mundo creyó que se venían las pintadas “Kirchner (h) intendente 2007-2011”. Pero no, por ahora los planes electorales del primogénito del matrimonio pingüino no superan la instancia del divague de sobremesa. La expansión actual de Máximo es inmobiliaria. Está reformando su casa de las calles Cañadón seco y Monte Aymond, del barrio APAP (Asociación del Personal de la Administración Pública) de la capital santacruceña. Se trata del primer hogar donde vivió el joven matrimonio Kirchner en la década de 1970 y donde el jefe de Estado festejó por primera vez una victoria electoral. Al parecer, la casa ya le quedó chica al hijo presidencial. Máximo está haciendo un baño en suite con vestidor, un enorme quincho, renovación integral de la cocina, cambiando el techo y ampliando hacia el frente la sala de estar y el comedor.

 




EL GENERAL TIENE MENOS JINETAS

La alianza entre Mauricio Macri y Roberto Lavagna no empezó de la mejor manera. El presidente de Boca acaba de arrebatarle al ex ministro su primer diputado nacional. El peronista porteño Cristian Ritondo abandonó el bloque Justicialismo Nacional comandado por el grupo El General y retornó al partido de Macri. Es curioso. El líder de PRO lo designó precisamente como uno de los encargados (junto con el joven macrista Carlos Tramutola) de llevar adelante las negociaciones con el lavagnismo de cara a un futuro acuerdo electoral para 2007. Ritondo argumentó que no quiere estar de los dos lados del mostrador y por eso prefirió alejarse del bloque de ex duhaldistas. Desde el kircherismo, explican su alejamiento en otros términos. “El General no tiene destino. Son cuatro y tiene dos candidatos a gobernador en la provincia de Buenos Aires: De Narváez y Sarghini”, dijo a este sitio un diputado K. La retirada de Ritondo se suma a la partida de los diputados de Adolfo Rodríguez Saá y, según algunas especulaciones, podría preanunciar nuevas pases del lavagnismo hacia el macrismo. Siempre en función de un futuro acuerdo.

 




ALBERTO LE DIO MASSA

A Alberto Fernández no le gusta demasiado que otros dirigentes utilicen la llegada a Kirchner para promoverse. En una reunión en Casa Rosada con otros tres funcionarios, el jefe de Gabinete aprovechó para burlarse del titular de la ANSES Sergio Massa, uno de los que suena con chances para ser el candidato a gobernador bonaerense por el oficialismo. “Este chico se la pasa contando que juega al fútbol en la Quinta de Olivos con el Presidente”, comenzó. “Lo que no cuenta es que Néstor lo manda al arco contrario para hacerle goles durante todo el partido. Encima, cada vez que le mete un gol, lo gasta y le dice: ‘Amadeo, Amadeo, ¿dónde estás que no te veo?’. Esa es la función de Massa en Olivos”, remató. Aunque la provincia de Buenos Aires no es su distrito, Alberto tiene otros candidatos para suceder a Felipe Solá.

 




SE VIENE EL DESNUDO DE ALBERTO F

“¿Vos le pondría una pauta a Play Boy? Digo…. ¿estaría bien que yo, el jefe de Gabinete de este gobierno, le pusiera una pauta a un producto como Play Boy?”, disparó el jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández, durante una reunión reservada en su despacho con dos periodistas, de dos diarios nacionales. Los profesionales negaron con la cabeza. Y Alberto arremetió con otro ejemplo: “¿Estaría bien que yo le ponga pauta a un producto como ‘Edición I’?”. Ahí fue cuando uno de los periodistas le hizo notar que era imposible comparar a la revista “Noticias” con “Play Boy”, como pretendía hacer Fernández para justificar su negativa a poner publicidad oficial en los productos de Fontevecchia. De eso venían hablando los tres. Pero Alberto siguió en sus trece: “Sí señor, ‘Noticias’ es comparable a Play Boy. Porque esta revista se mete en mi vida privada. Y ha llegado a publicar que yo y Vilma Ibarra recibimos a nuestros invitados en bata”. Sus interlocutores lo vieron tan ofuscado a Alberto, con el asunto de la bata, que decidieron pasar a otro ítem del off the record. Ahora, ¿de qué sería la bata, de seda, algodón, o toalla?

 




ADIOS, PRIMO CRUEL

Los primos Colombi, el gobernador de Corrientes, Arturo y el diputado nacional y ex gobernador, Ricardo, vienen librando un enfrentamiento cinematográfico por el poder en la provincia, que podría llegar a replicar el efecto Misiones y complicarle el año de elecciones presidenciales a Néstor Kirchner. Por eso, aunque la guerra familiar y política no tuvo, hasta ahora, demasiada difusión, ya preocupa a Kirchner. La batalla por la reelección de Arturo Colombi, además de darse el año que viene, ya tiene el rechazo del mismo arco de la oposición que le dio el triunfo a monseñor Piña: Macri, Lavagna y la UCR ya se pronunciaron por el “no” a la reforma correntina. Pero al gobernador Colombi parece que no le entran las balas: él sigue para adelante. Colombi acaba de confeccionar una lista única de convencionales constituyentes, que excluye expresamente al sector de su primo, antecesor y ahora rival en el cargo. La cosa es así: como la Constitución correntina no tiene reelección, Arturo y Ricardo habían hecho un acuerdo implícito para turnarse en el poder. Al parecer, Arturo rompió el pacto cuando decidió impulsar la reforma que lo habilitaría a un nuevo mandato. Pero la verdad es que la cosa empezó a ponerse densa entre ellos cuando el primo Ricardo empezó a nombrar ministros y a usar el avión oficial como si nunca hubiera dejado el cargo. “Elegí a los ministros, pero al menos no los anuncies vos: me hacés quedar como un idiota”, llegó a recriminarle Arturo, en una infructuosa reunión conciliatoria. La cosa está que arde en la capital correntina y Kirchner no sabe qué hacer: los Colombi son radicales K, sus aliados, y antes de Misiones les había prometido su apoyo.

 




ENEMIGOS INTIMOS

El periodista Miguel Bonasso detesta a Jorge Telerman, a quien en la intimidad acusa de haber sido –igual que Juan José Álvarez- empleado de la Side. Para ubicarnos, digamos que Bonasso es uno de los tantos candidatos a jefe porteño desde el espacio de centroizquierda para el 2007. Para más datos, el periodista está de romance político con el depuesto Aníbal Ibarra, dúo al que suelen sumarse el mandamás de los Cascos Blancos, Gabriel Fucks, y el banquero progre Carlos Heller, que coquetea con varios en la centroizquierda. Claro que, en las declaraciones públicas, Bonasso suaviza un poco sus epítetos contra Telerman para no provocar una hecatombe mediática, según explica. Según el periodista, Telerman es de derecha, y no de centroizquierda, como se vende; por eso, planea armar un "amplio frente" con los "progres" de verdad, sus nuevos amigos. Con Ibarra -a veces se les suma Fucks- están recorriendo los barrios porteños. El último fue con Fucks, en el Club Franja de Oro, en Pompeya. El estreno de la dupla Ibarra- Bonasso-fue en Villa Lugano, en un acto en el Club Albariños. Dicen que juntos son dinamita.

 




TIRA A MAMA DEL TREN

Se inició en la vida de servidor público en el PAMI con su mamá. Pero cuando ella cayó en desgracia, se llamó a silencio. Unos años más tarde, Federico Saravia, el hijo de la tristemente célebre Matilde Menéndez, logró un puesto en el Gobierno porteño gracias a su filiación política en el Movimiento Popular de Mayo que timonea el actual superintendente de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli. Por esos días también se unió a la floreciente agrupación de Jóvenes K de Nicolás Trotta, el golden-boy de Alberto Fernández. Pero desde que se quedó viudo de Capaccioli y de Trotta, comenzó a ascender dentro de la estructura del gobierno de Jorge Telerman. Recientemente dejó la Dirección de Atención Vecinal, que depende del Ministerio de Descentralización, y fue designado como jefe de gabinete de asesores de Sergio Berós, el flamante ministro de Hacienda de la Ciudad. Tendrá entre sus manos la administración del presupuesto más grande que Buenos Aires haya tenido en toda su historia.

 




LAVAGNA Y LAS TRAMPAS DEL INCONCIENTE

A Roberto Lavagna no le gustan los grandes anuncios. El día que asumió como ministro de Economía, dejó en claro que él no iba a prestarse al show de los actos fastuosos donde se venden los milagros de los “Planes Quinquenales”. Y siguiendo esa misma lógica, todavía no anunció cuál será su destino en los comicios presidenciales de 2007: si candidato o simple elector. Entre 2002 y 2005, cumplió con su palabra. No hizo grandes anuncios. Y ahora dice que por respetar su palabra todavía no lanzó su candidatura. “En febrero dije que este era mi año sabático. Que no debía ser un año de campañas, sino de trabajo”, afirmó en una conferencia que brindó en el Club Alemán de Buenos Aires, en el piso 21 del edificio donde funcionan el Goethe-Institute y la consultora Ecolatina que él fundó hace dos décadas. Y para que dejar en claro el “valor que le otorga a la palabra”, el ex ministro de Economía se comparó con los otros candidatos que “cambian todo el tiempo”. “Uno dice que va a ser el pingüino o la pingüina”, dijo en referencia obvia al Presidente y señora, y despertó risas en el auditorio. “Y el otro se cambia todo el tiempo de distrito. De la ciudad a la provincia, de ahí a la Nación”, lanzó Lavagna y se produjo en incómodo silencio. ¿Había confesado el motivo por el que aún anunció su acuerdo con Mauricio Macri?

 




IN MEMORIAN

Continúan los avisos fúnebres en el diario La Nación expresando pesar por la muerte del fundador de Ambito Financiero Julio Ramos. La mayoría son empresarios, amigos y políticos. Hicieron llegar sus condolencias a la familia de Ramos varios ex menemistas como Hugo Anzorreguy, Carlos Corach, Fernando Petrella, Emilio Cárdenas y Juan Bautista Yofre. No son muchos, pero también manifestaron su dolor y tristeza algunos kirchneristas entre los que resaltan precisamente dos ex funcionarios de Menem: el ministro Alberto Iribarne y el presidente del Banco Central Martín Redrado. Otros periodistas y medios de comunicación publicaron su aviso. Sólo las participaciones del Multimedios América y de sus destacados socios llenaron media página. Hubo avisos de Daniel E. Vila, José Luis Manzano, Directivos de América TV, Directivos del Grupo Uno, El directorio de America TV S.A, Francisco de Narváez, Francisco de Narváez y familia y el Grupo Narváez S.A.

 




PROMESAS, PROMESAS

Ayer, el acto en el Salón Blanco de la Casa Rosada terminó con un desfile de intendentes y funcionarios municipales que reclamaban por obras varias veces anunciadas y nunca concretadas. El secretario de Obras Públicas José López tuvo que poner la cara. “Llameme la semana que viene. Hable con mi secretario”, repitió. El señor López es el viceministro de Julio De Vido, pero tiene línea directa con Kirchner. El último en la fila no era un desconocido, sino el jefe de la bancada del Peronismo Federal K, José María Díaz Bancalari. El diputado nacional aguardó su turno con paciencia: quería saber que había pasado con un pedido que había hecho para San Nicolás, su pueblo natal en la provincia de Buenos Aires. “¿Y, te acordaste de lo mío?”, preguntó. “Eso ya va a salir, quedáte tranquilo”, respondió el funcionario. “Está bien. Yo pido. A mí mi mamá me enseñó que las cosas hay que pedirlas por favor. Y yo le hago caso”, le dijo y se fue con las manos vacías. Otra vez.

 




ULLOA Jr DIO EL VISTO BUENO A LA NUEVA CASA K

Compromiso K inauguró su Casa en el centro porteño sin demasiado nuevo para ofrecer. Un discurso fugaz del secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, la presencia de la ministra de Desarrollo Humano porteña Gabriela Cerrutti en primera fila y una temperatura más propia de una pizzería que de un local partidario. “Si Zannini viene es porque lo manda el Presidente”, se jactaban los pingüinos rodeados de fotos de Perón y Balbín, los líderes de la concertación que no fue. El acto fue seguido de cerca por el líder en las sombras de Compromiso K Rudy Ulloa Igor. En una madrugada de copas en la quinta del radical K Roberto Porcaro, el ex chofer de Kirchner le puso nombre a la agrupación reeleccionista. Aunque estaba en Buenos Aires, el Rudy eligió monitorear el acto a través de su teléfono celular. Sin embargo, la familia Ulloa estuvo presente a través de su hijo Maximiliano. “Maxi es los ojos de Rudy en Buenos Aires. Está dónde su padre lo necesita”, le dijo a este sitio un santacruceño que lo conoce bien. El heredero tiene 20 años, estudia abogacía y maneja los intereses comerciales de su padre en Capital. De hecho, ya es el encargado de distribuir “Actitud”, la revista de Ulloa que se edita en todo el país. ¿se quedará con el multimedios que construyó su padre para honrar a K?

 




PANDO Y CUNEO SE QUEDARON CON LAS GANAS

Se suponía que debía ser el mayor acto jamás realizado por la derecha uniformada. El Movimiento Republicano había armado un escenario y contratado a un poderoso equipo de sonido para el encuentro en San Miguel, la tierra de Aldo Rico, la “capital nacional de la derecha”. María Cecilia Pando, llegó a horario. La esperaban unos bombistas (dos) que le hacían el aguante frente la Catedral de San Miguel Arcángel. Estaba acompañada del otrora candidato a intendente por el Modín, Santiago Cúneo. Los dos estaban ansiosos y entusiasmados, perdidos en la inmensidad del escenario. Habían pegado más de dos mil afiches por toda la ciudad convocando al mitin. Esperaron durante casi dos horas. Y debieron suspender la fiesta. Sólo fueron cuatro personas. Luego se enteraron de que el boicot había provenido de la misma iglesia a dónde pretendían congregar a los feligreses reaccionarios. El párroco Gustavo Leandro Manrique, había distribuido un reguero de cartas aclaratorias advirtiendo que su parroquia nada tenía que ver con la convocatoria al acto ni con la agrupación política.

 




LINEAS CORPORATIVAS, ECONOMICAS Y SECRETAS

La paranoia tiene invadido al búnker de campaña que el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, tiene en Cerrito a metros de la Avenida Córdoba. Los Lavagna-boys temen que la mano de obra ociosa de la SIDE (o algún espía que actúe por encargo de su jefe) intente interferir en sus conversaciones telefónicas. Por ello, el núcleo más íntimo del candidato no lanzado a la presidencia resolvió contratar un servicio de telefonía celular a nombre de un “Fulano de Tal” que no es ninguno de ellos y que, juran, no será revelado jamás. Compraron cinco aparatos: uno para Lavagana y los otros para Jorge Sarghini, Eduardo Camaño, Francisco De Narváez y Alberto Coto, el ex diputado duhaldista que oficia de principal asesor L. Cada vez que tienen algo importante que hablar entre ellos como la agenda, se comunican exclusivamente por el “teléfono secreto”. Este sistema, además de sortear las pinchaduras, tiene un beneficio adicional. Como se trata de una línea corporativa, las llamadas que realizan entre sí los cinco dirigentes son gratuitas. “Hay que mantener el superávit”, se justifican.

 




HIBRIDO: ORGANISMO VIVO QUE RESULTA DE LA MEZCLA DE ESPECIES DISTINTAS

No son pocos en el entorno de Alberto Fernández los que comparan a Daniel Scioli, el candidato que mejor mide en las encuestas para la ciudad en 2007, con Mauricio Macri. Los operadores vip de la Rosada aseguran que el vice no sabe nada de política, y que en lugar de rodearse de especialistas que lo guien sobre ciertos temas, tiene un ejército de voceros o de asesores de imagen, que le aconsejan ir a los eventos mediáticos y “pum” para arriba Scioli parece cultivar a propósito esa ambigüedad (no se sabe bien qué es ni qué piensa) que, por ahora, le está dando rédito en las encuestas. Algunos en el albertismo –se supone que son sus aliados-, para desacreditarlo, dicen que en los sondeos la gente no lo percibe ni de derecha, ni de izquierda; lo ve como un buen yerno. Claro: ese híbrido a los gurúes de la imagen les parece sensacional.

 




DIGAME LICENCIADO

En el think tank de Lavagna, como suele suceder en las arenas de la política, se pelean por el protagonismo: ahora la puja es entre sus voceros, su histórico, Armando Torres, y su incipiente reemplazante, “El Topo” Rodríguez. Torres, a quien en alguna época apodaban “Melena” fue el vocero de Lavagna en sus tiempos de ministro de Economía y se está corriendo por varias razones; alega que no tiene tiempo para ocuparse a full de las demandas de una campaña presidencial –Lavagna está muy jugado a ser candidato a presidente- porque, según argumenta, tiene su propia empresa y se está recuperando de algunas complicaciones de salud, por lo que decidió mantenerse lejos del stress. “EL Topo”, su virtual sucesor, es un hombrecillo con modales de director de escuela y siempre le criticó a Torres que se peleara tanto con los periodistas, acusación que era cierta. Lo curioso es que, ahora, el que se pelea es él. “¿Vieron que no es tan fácil el asunto? –desliza Torres, en las reuniones reservadas, donde un poquito disfruta de los trapies del debutante “Topo”. Algunos periodistas que se cruzaron con él, se quedaron azorados por lo inusual de su lenguaje. Al estilo del profesor Jirafales, cuando se enoja, dice: “pero…qué impertinente”. A algunos, hasta les tomó miedo y los hace llamar por sus colaboradores.

 




SE ARMO EL PUTERIO EN LA CIUDAD

El jefe de Gobierno destituido tiene su propio Puterío. En www.anibalibarra.org.ar el comité de campaña del hermano de Vilma que coordina el ex secretario de Comunicación Daniel Rosso, abrió una sección llamada “Alguien tiene que decirlo” para “informar sobre hechos cotidianos de la actualidad política de la ciudad”, según promete el sitio web. Pero lo cierto es que, lo único que atiende ese apartado son las críticas a la gestión de Jorge Telerman. Por ejemplo, denuncia una supuesta alianza Macri-Grosso que estaría detrás del intendente, la presunta cercanía entre el juez Roberto Gallardo (que enloqueció a Ibarra) y la ministra Gabriela Cerruti, y los sillones que había comprado Guillermo Nielsen para su despacho y que ahora disfruta Sergio Berós. Lo más atractivo son los comentarios que dejan los “lectores independientes” que recorren el site. Veamos: “¡No, no es lo que la gente votó en 2003!”, escribió una tal Elizabeth, “Me siento absolutamente indignada con esta actitud de Telerman, pero viniendo de él ya nada me sorprende”, comenzó Noemí; y Noemí remató: “La persecución política es cada día mas evidente y absurda”. Puterío a full.

 




SOBRINO DE TIGRE

Tras la muerte del intendente vecinalista Ricardo Ubieto, en Tigre comenzaron a surgir nombres para heredar a quien gobernó el distrito primero durante la dictadura y después en democracia durante 19 años ininterrumpidos. El que picó en punta es Ernesto Casaretto, el actual secretario de Gobierno municipal que quedó al frente de la comuna. El virtual viceintendente es sobrino del Obispo de San Isidro Jorge Casaretto y ya suena como candidato del vecinalismo para 2007. Para eso, se propone conservar la venia que el kirchnerismo le otorgó siempre a Ubieto. No será sencillo: el jefe distrital del pingüinismo Sergio Massa (ahora candidato a gobernador) tiene un delfin propio para lanzar al ruedo. Lo cierto es Casaretto gobierna Tigre hace una semana y ya piensa en quedarse. “Puede ser un candidato de unidad entre la Iglesia y el Gobierno”, le dijo a este sitio un vecinalista que remarca la excelente relación del Obispo con el kirchnerismo, especialmente con la hermana presidencial Alicia K. Sin embargo, en charlas informales, el ex titular de Cáritas ya salió a despegarse. “El candidato es él. Yo solamente soy el tío”.

 




LOS PINGÜINOS SIGEN ESPERANDO EL AIRE FRESCO

Se reunieron el jueves pasado en el segundo piso de la Casa de Santa Cruz para recordar los tiempos en que los pingüinos eran una rara avis en el mapa político nacional. Por una noche, albertistas porteños, bonaerenses y patagónicos compartieron el escenario sin mezquindades. Las segundas líneas del kircherismo comandadas por Dante Dovena, Carlos “Cuto” Moreno, Victor Santa María y Héctor Capaccioli relataban las pequeñas reuniones que hacían en ese mismo lugar a comienzos de milenio pensando en llegar a la Presidencia en 2007. Después, el estallido de 2001 aceleró los tiempos. “Acá hay varios colados. Hace seis años, éramos muchos menos. Ahora todos son pingüinos de la primera hora”, le dijo a este sitio un diputado nacional. Faltaron el subjefe de la SIDE Franciso “Paco” Larcher, el relegado asesor presidencial José “Pepe” Salvini, el funcionario de Cancillería Marcelo Fuentes, Carlos Kunkel, Alberto Fernández y Rudy Ulloa. Carlos Zannini tampoco fue pero su mujer y su sobrina dejaron bien parada a la familia. Una frase de un pingüino puro indica que las cosas no cambiaron tanto: “Kirchner sigue siendo tan generoso como siempre. Llegó a Presidente y todavía no puso el aire acondicionado”. Brindaron por la consolidación de la dinastía pingüina.

 




EL SUPERINTENDENTE Y SUS SUPER AMIGOS

El superintendente de Seguros de Salud, Héctor Capaccioli, no está pasando por su mejor momento. Parece que, desde el papelón de los supuestos jóvenes K rompehuelgas en el Hospital Francés, sus acciones decayeron dentro del Gabinete K. El kirchnerismo había promovido a “Capa” –así lo llaman- desde la Ciudad, donde fue funcionario y amigo de Aníbal Ibarra, al ámbito nacional. Allí lo nombraron, a modo de premio, al frente de la Superintendencia de Seguros de Salud, un área que siempre fue considerada clave, en términos de control político y presupuestario porque por allí pasa el dinero de las obras sociales. Su amigo de la secundaria, Alberto Fernández, no podía darle un destino mejor. Pero las cosas entre ellos se complicaron a partir del escandalete en el Francés, cuyo ex interventor, “Peter” Salvatierra, es íntimo de Capa. Pero lo peor de todo es Juan Rinaldi, un abogado ligado al camionero Hugo Moyano, que fue nombrado junto con él al frente de la Administración de Programas Especiales (Ape), un organismo que, dependiente de su Superintendencia, subsidia las prestaciones de alta complejidad de las obras sociales sindicales. Por las manos de Rinaldi, también ligado a Luis Barrionuevo, pasan 350 millones de pesos anuales, correspondientes al APE. La diferencia, dicen en los pasillos del poder, es que mientras Rinaldi, que en el organigrama está por debajo de Capa, en el control político de los fondos parece estar muy por encima de su jefe. Los operadores K lo resumen con acidez: Rinaldi es un avión y Capa….bueno, Capa, sólo la ve pasar.

 




ANALIZAME

El vocero de Alberto Fernández, Eduardo Roust, se quedó helado el último viernes cuando vio a Cristina Kirchner sentada, charlando, con su jefe en la oficina contigua a la del Presidente, en la Casa Rosada. Es que Roust tenía en su mano la portada del último número de la revista “Noticias”, donde la Primera Dama aparece en la tapa, con una cara que no refleja precisamente equilibrio emocional, y un título inquietante: “¿Está bajo tratamiento psiquiátrico?”, se pregunta la revista de Jorge Fontevecchia. En la bajada explica que Cristina estaría consultando a un psiquiatra a raiz de un trastorno bipolar. El carácter de Cristina no es, precisamente, el de la Madre Teresa de Calcuta, así que Roust maldijo su mala leche. Pensó que se iba a encontrar solo a Alberto. Así que dudó, parado en la puerta, pero decidió ponerle el pecho a las balas. Cuando finalmente posó la bomba sobre la mesa, Cristina se detuvo en el título, luego en la bajada, y lentamente observó la tapa. “Trastorno bipolar, qué bueno… ahora voy a poder ser presidenta y vice al mismo tiempo”, remató, con humor, real o fingido (¿cómo saberlo?) Al que no le causó ni un poco de gracia fue a Alberto Fernández, que estalló en ira contra Noticias y sus periodistas, a los que, en la intimidad, llama “extorsionadores” porque, según su lógica, “buscan sacarme lo de siempre: la pauta”

 




SUSHI CON CHAMPAN Y UN K ARRABALERO

Enrique Pepe Albistur cumplió 59 años y lo festejó rodeado de famosos, como a él le gusta. Fue el viernes pasado en Estación Tango, el salón que el secretario de Medios tiene a orillas del río, en La Lucila. Formaron parte del elenco oficial el ministro de Justicia Alberto Iribarne, el vocero presidencial Miguel Nuñez, la directora de radio nacional Mona Moncalvillo y la funcionaria de Canal 7 Rosario Lufrano. La más custodiada de la noche fue la novia de Pepe Nara Ferragut, quien conduce un programa de televisión en la emisora estatal. Gustavo Fernández Russo, Marilé Staiolo, Luciano Olivera y el ex presidente de la FUBA Rafael Beljanovich pusieron el componente delaruista. En su homenaje, los invitados comieron sushi y tomaron champagne hasta las 6 de la mañana. Entre los artistas no faltaron Sebastián Wainrach, Hugo Varela, Víctor Laplace, Tom Lupo, Claudio Morgado, Teresa Parodi, los hermanos Korol y Jean Pierre Noer. Pero lo que sorprendió a todos fue el fuerte acercamiento entre dos figuras que pertenecen a distintos ámbitos y generaciones. Un joven funcionario kirchnerista aturdido por los flashes de la nueva política y una cantante de tangos que está de vuelta: bailaron y bebieron juntos hasta el amanecer.

 




"RESISTIRE, ERGUIDO FRENTE A TODO Y ME VOLVERE DE HIERRO... "

La última vez que se vieron fue en el garage de la CGT, en la calle Azopardo. Estaban invadidos por la emoción, parados frente al féretro que contenía los restos del general Perón. Hasta se abrazaron en esa suerte de velorio privado sindical. Después de eso vino la batahola de San Vicente y el gastronómico Luis Barrionuevo lanzó una embestida para echar de la central obrera a su socio (hasta ese momento lo era), Hugo Moyano. Esta semana, y luego del fracaso del plan “despachemos al camionero”, los caciques gremiales volverán a encontrarse cara a cara. En una comunicación telefónica que mantuvieron este lunes sus operadores, acordaron que será el jueves, probablemente en la CGT. Barrionuevo irá acompañado de los gordos, Armando Cavalieri, Carlos West Ocampo y Oscar Lescano. Con las pretensiones truncadas, este sector intentará al menos arrebatarle al camionero una porción de poder: quieren volver al esquema de la conducción tripartita. Pero no es eso lo que ahora les preocupa más. Barrionuevo y Cía. están ansiosos por ver si el jueves Moyano cumple con su promesa de resistir a los tiros.

 




EL CONEJO ERA DE RIVER Y ANTIMACRISTA

La diputada macrista Paula Bertol está deprimida. No porque el macrismo ortodoxo esté perdiendo terreno dentro de Pro ante el avance de los lavagnistas. Tampoco porque haya tenido que “soportar” que le cantaran tres veces al oído la Marcha Peronista en el acto de lanzamiento del sector que conducen Cristian Ritondo, Daniel Amoroso y Diego Santilli. La “diputada adolescente”, como la llaman en la bancada del presidente de Boca, está deprimida porque se quedó sin su conejo. Así es, Bertol debió deshacerse del roedor que había adoptado como mascota, porque el animal de pelaje blanco y profundos ojos rojos había comenzado a destrozarle su departamento. En el bloque de Compromiso para el Cambio aún no tienen decidido quien extraña más a quien: si Paula al conejo o si el conejo a Paula

 




TODO POR UN HIJO

Néstor Kirchner no se cansa de trabajar para enterrar bien profundo en el olvido su prometida renovación de la dirigencia política. Y cada vez con mayor intensidad, el Pingüino Emperador se recuesta sobre el caudillismo tradicional del conurbano. La semana pasada estuvo reunido durante casi dos horas en su despacho de la Casa Rosada con el matrimonio legislativo bonaerense Oscar Rodríguez-Mabel Müller. También participaron del encuentro Oscar Parrilli y Alberto Fernández. El Presidente los citó para acordar una estrategia común para “recuperar” el poder del municipio Presidente Perón, donde la pareja duhaldista tiene un estricto control distrital. Ocurre que dos concejales que les responden están detrás de un pedido de juicio político contra el intendente Alfonso Aníbal Regueiro, un kircherista acusado de malversación de fondos e incumplimiento de deberes de funcionario público. Discutieron durante casi dos horas una salida que no lastime la envestidura pingüina. Habrían acordado suspender la embestida para darle una chance a Regueiro de que renuncie a cambio de ungir al hijo varón de los Rodríguez-Müller, Hugo, como el candidato de la concertación para la intendencia de Presidente Perón.

 




EL CLUB DE LOS DIVORCIADOS

Son conspiradores sin malas intenciones. Se juntan una vez por mes a comer asado, tomar vino y criticar a su jefe hasta altas horas de la madrugada. Son cinco funcionarios del intendente de Morón Martín Sabbatella que decidieron bautizarse "El club de los divorciados". Los encuentros se realizan en la casa del director de Derechos Humanos de Morón, Guillermo Marcello, uno de los que acaba de quedar en banda. Marcello es uno de los que anima la velada: además de funcionario, trabaja como locutor en Radio El Mundo. Sabbatella, que ya va por su segundo mandato, es uno de los intendentes más jóvenes de la provincia de Buenos Aires y no pertenece al PJ. Duda entre licuarse en el kircherismo o seguir apostando a la transversalidad. No sabe si ir en busca de su tercer mandato o lanzarse al océano de la política bonaerense. Cerca suyo, afirman que los divorciados de Morón tienen suerte. En la Nación, la tutela asfixiante de Kirchner sobre sus funcionarios está dejando un tendal de separados, pero K no les da tiempo ni libertad para reunirse a conspirar.

 




TARDE PERONISTA

El peronismo ya no sabe qué más recordar. Esta tarde quedará demostrado en Vicente López. La convocatoria dice: “A 34 años de la Reunión en el Restaurant "NINO" del General Perón con las fuerzas populares”. Se refiere a un encuentro multipartidario y multisectorial que convocó Perón tres días después de haber regresado al país el 17 de noviembre de 1972 y después de 17 años de exilio. Para la conmemoración, prometieron estar presentes varios de los peronistas que compartieron el charter del retorno: "Chunchuna" Villafañe, Froilán González, José Sanfilippo, Marilina Ross, José María Castiñeira de Dios e incluso los Suboficiales de la Custodia Personal del General en el ´73. También varios diputados nacionales como Cristina Álvarez Rodríguez, Héctor Recalde, Alberto Balestrini, Juliana Marino, Luis Ilarregui y Carlos Kunkel. La organización corre por cuenta de Victor Pirillo, un sindicalista ligado al ultraK Dante Dovena. Será en Avenida del Libertador 1295, Vicente López. Proyectarán el documental sobre la cena de Nino, donde Perón le habló a las fuerzas políticas allí reunidas. El Restaurant ya no existe más; sólo lo recuerda un monolito.

 




AGUA QUE NO HAS DE BEBER...

Una visita fugaz le alcanzó para mostrar el cambio. Carlos Chacho Alvarez estuvo la semana pasada en San Juan, la provincia que gobierna su antiguo adversario José Luis Gioja. Fue a ofrecer una opción de financiamiento para el túnel por Agua Negra. El túnel es parte del Corredor Bioceánico que une a Brasil con Chile pasando por el centro de Argentina y Alvarez lo considera prioritario para el Mercosur. El ex líder del Frepaso fue a la Casa de Gobierno y se abrazó con Gioja, con el que tantas veces se enfrentó por las coimas en el Senado. Se los vio incluso sonrientes almorzando y brindando con champagne en el sótano de una bodega. Hoy Chacho y el mandamás sanjuanino tienen dos amigos en común: Kirchner y el ex frepasista Eduardo Bustelo, ayer titular de UNICEF Argentina y hoy asesor de Gioja. Cuando un estudiante de periodismo le preguntó sobre la causa de las coimas, el ex vicepresidente respondió que confía en el juez Daniel Rafecas y se fue. Sobre Gioja, parece haber cambiado de parecer: “Tenemos un pasado común en el progresismo del peronismo y en la izquierda peronista”, dijo. Fue justo unos días antes de que Pagina 12 publicara que San Juan no distribuye en los hospitales sino que amontona en un depósito los DIU que envía la Nación.

 




CRIA CUERVOS Y TE SACARAN LOS OJOS

Mauricio Macri está en un conflicto interno con su propio liderazgo. ¿Ser o no ser? Juntó y se cansó de juntar resentimiento por varios días contra sus propios pollos, legisladores del macrismo puro, los de su propio riñón. En una palabra: los que llegaron a la política de su mano, esos mismos que, desagradecidos, hace unos días le hicieron una movida, que pretendía ser secreta: el encuentro con Roberto Lavagna. Cuando hablamos de su pollos nos referimos a Marcos Peña, Gabriela Michetti y Eugenio Burzaco (también estuvieron allí Diego Santilli y Santiago de Estrada, pero estos no tienen nada de novatos, ni de recién llegados) La idea de encontrarse en secreto fue de Eugenio Burzaco. Y es cierto que Macri sabía de antemano del encuentro: Michetti lo llamó una hora antes a su celular. Mauri montó en cólera: demasiado tarde para dejar plantado a Lavagna con la comida lista. Se sintió pasado, desafiado, herido. Si lo hacen de vuelta, ni se molesten en volver, les dijo el empresario a sus pollos, en una reunión partidaria reservada. "Adentro del macrismo fue como una bomba neutrónica; todos salieron heridos, incluso el liderazgo de Mauricio, que no pudo detener la reunión y se enteró una hora antes, a pesar de que se había acordado cinco días antes", cuenta a este sitio un legislador macrista, que no estuvo en la comida con el economista. Macri ya tuvo varios problemas de liderazgo con su propia tropa: su mal manejo en la tragedia de Cromañon, terminó con su propio bloque quebrado. Así las cosas, Mauri, siguió el manual de la política tradicional, se tragó el sapo y decidió tomar el toro por las astas (o eso pareció hacer en los diarios): ahí fue cuando leímos que Macri quería un acercamiento con Lavagna, que Macri estaba al tanto de la reunión, que Macri "condicionaba" a sus aliados. Pero Mauri, en su interior, sabe cómo fueron las cosas realmente y sigue mal con su propio yo: pero en los diarios no hablaban de eso.

 




CUIDADO, BULLDOG SUELTO

Todos los aliados de centroderecha del bulldog, Ricardo López Murphy, se mofan de su lanzamiento como candidato a jefe de gobierno porteño. "Perro que ladra no muerde", asegura con ironía un diputado nacional, cercano ideológicamente al ex ministro, pero crítico de su movida. Si eso dice un diputado afín, ni que hablar de los peronistas con Macri, que lo detestan por "gorila". Ocurre que al bulldog se le ocurrió lanzarse, cual llanero solitario, como postulante a jefe de gobierno cuando el macrismo –su socio político- y el lavagnismo está sumergido en un tembladeral y ni el propio Mauricio Macri sabe a qué se va a presentar: actualmente deshoja la margarita entre la Nación, la Ciudad o la Provincia (parece un chiste, pero es así). Los aliados del economista tachan, impiadosos, la movida solitaria de López Murphy Y también critican que se crea con "derecho a veto" (Murphy criticó recientemente el acercamiento de su socio, Mauri, con Lavagna y también lo tiene entre ceja y ceja a Sobisch), como si tuviera el mismo peso político que en el 2003. No está en condiciones; no le da el pinet; lo que hizo es una fantochada, esas son las frases que se escuchan en boca de sus propios socios o aliados político. Con socios, así, ni los spots de Savaglio lo salvan

 




"MEJOR NO HABLAR DE CIERTAS COSAS"

"Aquí eso no ocurrió; está prohibido hablar de eso", dice, irónicamente, uno de los directores del Bapro cuando se refiere a ciertos tramos del currículum de Martín Lousteau, actual presidente del Banco Provincia, de 35 años. Ocurre que, entre los antecedentes laborales del actual funcionario felipista, figura el haber trabajado en la ONG de Francisco de Narváez. Lousteau fue director de Unidos del Sud (el moderno think tank de De Narváez) y, mientras trabajaba con el empresario fashion, era un niño mimado. Entonces, publicó un libro, "Sin atajos", junto a Javier González Fraga. Lo incómodo del recuerdo, eliminado de la memoria de los empleados del Bapro, se vincula con las suspicacias que despierta la figura de De Narváez y todo lo que él representa en el espacio felipista-kirchnerista. No sólo ahora es aliado de Roberto Lavagna sino que también se lanzó como candidato a gobernador (casi solo por la Provincia de Buenos Aires) para competir, según dice, con el proyecto K.

 


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal