Flexibilidades en materia de patentes en el marco jurídico multilateral y su aplicación legislativa en los planos nacional y regional Parte III



Descargar 186.09 Kb.
Página2/6
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño186.09 Kb.
1   2   3   4   5   6

B. El marco jurídico internacional

18 El párrafo 3.b) del artículo 27 del Acuerdo sobre los ADPIC, que establece normas mínimas de protección en relación con las invenciones, señala que los Miembros también pueden excluir de la patentabilidad las plantas, los animales, y los procedimientos esencialmente biológicos para su producción. Cabe destacar que los microorganismos y los procedimientos no biológicos y microbiológicos utilizados en la producción de plantas y animales quedan exceptuados de esta exclusión: deben ser patentables. Por otro lado, en esta disposición se establece que los miembros deben otorgar protección a las obtenciones vegetales – ya sea mediante patentes o un sistema eficaz sui géneris o mediante una combinación de aquéllas y éste.


19 En comparación con las plantas, se han presentado más patentes para microorganismos porque las tecnologías de ingeniería genética se utilizaron al principio en organismos unicelulares. Con el avance de la tecnología, surgirán más invenciones relacionadas con formas de vida multicelulares y plantas genéticamente modificadas.18
20 Aunque en varios países las plantas están excluidas de la patentabilidad, el alcance de esta exclusión varía entre las diversas jurisdicciones nacionales. Además, aunque las plantas en sí mismas pueden quedar excluidas de la patentabilidad, las patentes pueden incluir las células y los genes vegetales. Por consiguiente, la cuestión de la patentabilidad de las plantas no se limita solamente a las plantas, sino que también se refiere a sus componentes subcelulares, incluidas las células y los genes, así como a los procedimientos de producción de plantas.
21 Respecto de la protección de los procedimientos para la producción de plantas y animales, la exclusión sólo se aplica a los “procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas y animales.” Esto, en particular, se refiere a las plantas obtenidas a partir de métodos tradicionales.19 La exclusión no se aplica a los procedimientos no biológicos o microbiológicos que se refieren a las variedades vegetales obtenidas mediante métodos biotecnológicos, como la inserción de un gen determinado y otras formas de manipulación genética. En ese sentido, el significado de “esencialmente biológico” no está especificado en el Acuerdo sobre los ADPIC. Este es un ejemplo de una flexibilidad prevista en un tratado multilateral objeto de aplicación nacional o regional mediante disposiciones reglamentarias.20

C. Aplicación nacional y regional

22 Conforme a la legislación internacional vigente, los gobiernos tienen libertad para decidir si conceden o no patentes para plantas en sus respectivas jurisdicciones. Sin embargo, los microorganismos deben ser patentables, y las nuevas obtenciones vegetales deben ser protegidas mediante un sistema sui géneris eficaz, un sistema de patentes, o una combinación de ambos.


23 La flexibilidad objeto de examen se centra en la manera en que ha sido aplicado el párrafo 3.b) del artículo 27 del Acuerdo sobre los ADPIC – acerca del tema específico de la patentabilidad de las plantas – en la legislación de patentes de los Estados miembros.21 Se pueden identificar diferentes opciones: a) exclusión de las plantas de la protección por patente; b) exclusión de las variedades vegetales de la protección por patente; c) exclusión de las plantas y las variedades vegetales de la protección por patente; d) patentabilidad de las plantas, y e) patentabilidad, o exclusión de la patentabilidad, de procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas.

a) Exclusión de las plantas de la protección por patente

24 Un número de países ha adoptado disposiciones reglamentarias que excluyen la patentabilidad de las plantas, por ejemplo, la Comunidad Andina (párrafo c) del artículo 20 de la Decisión 486 de 2000),22 mientras que en otros, la legislación sobre patentes no prevé expresamente la exclusión específica de la patentabilidad. Por ejemplo, el Tribunal Supremo canadiense decidió, acerca del alcance de la exclusión de la patentabilidad de las plantas (Harvard College c. el Canadá (Comisionado de patentes) [2002] 4 SCR 45), que las formas superiores de vida no entraban en el ámbito de la definición de invención en virtud de la Ley de Patentes del Canadá. Sin embargo, el Tribunal Supremo canadiense en Monsanto Canada Inc. c. Schmeiser decidió que los genes y las células genéticamente modificadas de las plantas eran patentables.23


b) Exclusión de las variedades vegetales de la protección por patente

25 Un número de países ha excluido las variedades vegetales de la protección por patente de conformidad con sus disposiciones reglamentarias, entre otros, China24 y Kenya.25 La Oficina de Patentes de China (SIPO) ha elaborado directrices en las que las plantas transgénicas26 obtenidas mediante métodos biológicos como la técnica de recombinación del ADN están clasificadas como “variedades vegetales”. Por consiguiente, de conformidad con las disposiciones del párrafo 1.4) del artículo 25, no se les concederá ningún derecho de patente.27


26 En otras jurisdicciones, la exclusión de las variedades vegetales no significa que las plantas también quedan excluidas. Por el contrario, la exclusión de las variedades vegetales se interpreta como una opción para conceder protección por patente a las plantas. Es el caso de la mayoría de los países europeos;28 las directivas de la CPE y de la UE sobre las invenciones biotecnológicas estipulan que las plantas son patentables si la viabilidad técnica de la invención no se limita a una variedad vegetal en particular. En otras palabras, se puede conceder una patente si la invención se puede llevar a cabo en otras plantas. A este respecto, la Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes (EBoA) dictaminó en el caso G 1/98 que, en principio, las plantas son patentables si la conclusión técnica de la invención no se limita a una variedad o variedades vegetales determinadas.29
27 En el ámbito de las plantas, la mayoría de las solicitudes de patente está relacionada con plantas tratadas con técnicas genéticas que generalmente incluyen características como la mejora de la cosecha, el aumento del valor alimenticio, o la resistencia a la sequía y a las plagas. Sin embargo, en el Derecho de patentes no se estipula como condición que la planta sea modificada por técnicas genéticas para ser patentable. En los últimos años, la OEP ha recibido varias solicitudes de patente relacionadas con plantas obtenidas mediante nuevas técnicas de fitomejoramiento, como la selección asistida por marcadores.30 Entretanto, el Parlamento Europeo ha adoptado una resolución31 en la que solicita a la OEP que excluya también de la patentabilidad a los productos derivados del fitomejoramiento convencional y de todos los métodos de fitomejoramiento convencional, incluido el fitomejoramiento inteligente (técnicas de fitomejoramiento), así como el material utilizado para el fitomejoramiento convencional.

c) Exclusión de las plantas y las variedades vegetales de la protección por patente

28 En un cierto número de países tanto las plantas como las variedades vegetales quedan expresamente excluidas de la protección por patente.32 Esta opción representa una elección política para reiterar que ambas quedan excluidas de la protección por patente, sin embargo, desde el punto de vista técnico, no añade nada a la opción de exclusión de las plantas de la protección por patente ya que resulta claro que al excluir las plantas, las variedades vegetales también quedan excluidas (véanse las definiciones de los párrafos 9 y 10).


d) Patentabilidad de las plantas y/o las variedades vegetales

29 Algunos países han elegido considerar que las plantas pueden estar protegidas por patente, como es el caso de Europa mencionado en el punto a) supra. En los Estados Unidos de América no existe una exclusión expresa de materia patentable en relación con organismos vivos. Concretamente, en los Estados Unidos de América se cuenta con diversas formas de protección para las plantas. Las patentes se conceden a las personas que inventen o descubran, y reproduzcan de manera asexuada cualquier variedad vegetal nueva y distinta, que no se multiplique por tubérculo ni sea silvestre. Pueden ser protegidas por una patente de utilidad (artículo 101 del Título 35 del Código de los Estados Unidos), una patente de plantas (artículo 161 del Título 35 del Código de los Estados Unidos), o un certificado de protección de obtenciones vegetales (artículo 2321 del Título 7 del Código de los Estados Unidos).


30 La Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos de América (USPTO) interpreta la palabra “planta” con su significado habitual, y por lo tanto, excluye las bacterias y el material de propagación asexuada como tal.33 De acuerdo con la decisión del Tribunal Supremo en el caso Diamond c. Chakrabarty,34 las directrices de examen de patentes versan: “Está claro a tenor de la opinión y decisión del Tribunal Supremo que el tema de si una invención comprende materia viva es irrelevante para la cuestión de la patentabilidad. El criterio establecido por el Tribunal respecto de la materia patentable en este ámbito es si la materia viva es producto de la intervención humana.”35
31 Además, las directrices han incorporado otra decisión del tribunal, a saber, J.E.M. Ag Supply, Inc. c. Pioneer Hi-Bred Int’ l, Inc. De esta manera, las directrices destacan que “respecto de la materia vegetal, el Tribunal Supremo sostiene que la materia patentable, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 101 del Título 35 del Código de los Estados Unidos, incluye las obtenciones vegetales, aún si la protección de las plantas también puede obtenerse por medio de la Ley de patentes de plantas y la Ley de protección de las obtenciones vegetales (artículo 2321 y siguientes del Título 7 del Código de los Estados Unidos). Al analizar la historia de la Ley de patentes de plantas, el Tribunal declaró lo siguiente: “Al promulgar la Ley de patentes de plantas, el Congreso abordó estas dos cuestiones [la cuestión de que las plantas, aún las obtenidas artificialmente, son productos de la naturaleza a los fines del derecho de patentes, y la cuestión de que las plantas no se prestan a la descripción escrita]. Asimismo, explicó en detalle su opinión de que la labor del obtentor “en favor de la naturaleza” era una invención patentable.””
32 El Japón es otro ejemplo de jurisdicción que autoriza el patentamiento de plantas. La legislación nacional japonesa no contiene ninguna disposición relacionada con las plantas o las variedades vegetales; por consiguiente, son patentables, siempre que la invención cumpla con los criterios de novedad, aplicación industrial,36 actividad inventiva,37 y divulgación suficiente, y las variedades vegetales están protegidas mediante un sistema sui géneris. La Oficina Japonesa de Patentes ha adoptado directrices para invenciones en ámbitos específicos como la ingeniería genética y ciertos tipos de invenciones biológicas.38

e) Exclusión de los procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas

33 El fundamento para excluir de la protección por patente a los “procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas y animales” se basa en prevenir el monopolio de los procedimientos de reproducción naturales o procedimientos no técnicos (prácticas de fitomejoramiento).39


34 Algunos países no permiten patentar los procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas y animales. Por ejemplo, el Brasil no los considera como una invención. El concepto de “procedimiento biológico natural” está definido en las Directrices del Instituto Nacional de Propiedad Industrial del Brasil (INPI) como “cualquier procedimiento que no requiere de medios artificiales para obtener productos orgánicos o que, aún si utiliza un medio artificial, probablemente ocurriría en la naturaleza sin intervención humana, que consiste íntegramente de fenómenos naturales; por ejemplo, el procedimiento de polinización, que utiliza un bastoncillo de algodón para pasar el polen de una planta a la otra. En este caso, el uso de un medio artificial (bastoncillo de algodón) simplemente acelera o limita algo que, de todas maneras, ocurriría naturalmente.”40
35 En Europa, de conformidad con el artículo 53.b) del CPE, quedan excluidos de la patentabilidad los procedimientos esencialmente biológicos y los procedimientos no microbiológicos para la producción de plantas y animales que son esencialmente biológicos. Las decisiones recientes de la Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes (EBoA) respecto de la patentabilidad de procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas y animales en los casos G 0002/0741 y G1/0842 arrojaron luz sobre este tema. En resumen, los métodos convencionales para el fitomejoramiento de plantas no constituyen un procedimiento técnico y, por lo tanto, no son patentables; las reivindicaciones orientadas a procedimientos no microbiológicos destinados a cruzar por vía sexual la totalidad del genoma de las plantas son considerados como “esencialmente biológicas”; la existencia de una etapa adicional de carácter técnico que posibilite o facilite las etapas del cruce sexual de las plantas o la selección posterior de la descendencia, no evita la exclusión de la patentabilidad. En cambio, si se debe añadir al menos un paso técnico al proceso de cruce y selección, entonces el procedimiento puede ser patentable.
36 En las Directrices de Examen de la Oficina Europea de Patentes (junio de 2012)43 se aclara la distinción entre un procedimiento esencialmente biológico no patentable (para la producción de plantas)44 y un procedimiento microbiológico patentable.45
37 La India es otro país que excluye los procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas de la protección por patente.46 Sin embargo, no existe ninguna disposición reglamentaria que defina el término “procedimiento esencialmente biológico.” Se pueden extraer algunas conclusiones de la decisión del Tribunal Superior de Calcuta en el caso Dimminaco AG c. Controller of Patents and Designs (2002).47 El Tribunal Superior de Calcuta decidió que un procedimiento encauzado a la obtención de una vacuna atenuada contra la bursitis, una enfermedad transmitida por las aves, era patentable.48 La importancia de esta jurisprudencia es que se trató del “primer caso en la historia del sistema de patentes indio en que se consideró legítima la patentabilidad de un procedimiento destinado a la obtención de un producto que contenía organismos vivos.”49
38 Esta decisión está en sintonía con la postura de los Estados Unidos de América, los Estados miembros de la Unión Europea y el Japón, entre otros, que, en su conjunto, permiten la patentabilidad de procedimientos biotecnológicos, independientemente de si el producto final es un producto vivo o inanimado.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal