Flexibilidades en materia de patentes en el marco jurídico multilateral y su aplicación legislativa en los planos nacional y regional Parte III



Descargar 186.09 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño186.09 Kb.
  1   2   3   4   5   6




wipo-s

S

CDIP/13/10 Rev.

ORIGINAL: Inglés

fecha: 27 de marzo de 2014


Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP)

Decimotercera sesión

Ginebra, 19 a 23 de mayo de 2014

FLEXIBILIDADES EN MATERIA DE PATENTES EN EL MARCO JURÍDICO MULTILATERAL Y SU APLICACIÓN LEGISLATIVA EN LOS PLANOS NACIONAL Y REGIONAL – PARTE III


Documento preparado por la Secretaría
1 En el marco de los debates sobre la recomendación Nº 14 de la Agenda para el Desarrollo que tuvieron lugar durante la decimotercera sesión del Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP), celebrada del 19 al 23 de mayo de 2014 en Ginebra, algunas delegaciones formularon observaciones en relación con el documento preparado por la Oficina Internacional de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) sobre “Flexibilidades en materia de patentes en el marco jurídico multilateral y su aplicación legislativa en los planos nacional y regional – Parte III”.
2 Estas observaciones figuran en el presente documento (CDIP/13/10 Rev.), que es la versión revisada del documento CDIP/13/10.
3 Se invita al CDIP a tomar nota del contenido del presente documento y de sus Anexos.

Índice



I. RESUMEN 3

II. ALCANCE DE LA EXCLUSIÓN DE LA PATENTABILIDAD DE LAS PLANTAS 4

A. Introducción 4

B. El marco jurídico internacional 6

C. Aplicación nacional y regional 7

a) Exclusión de las plantas de la protección por patente 8

b) Exclusión de las variedades vegetales de la protección por patente 8

c) Exclusión de las plantas y las variedades vegetales de la protección por patente 9

d) Patentabilidad de las plantas y/o las variedades vegetales 9

e) Exclusión de los procedimientos esencialmente biológicos para la producción de plantas 10

III. FLEXIBILIDADES CON RESPECTO A LA PATENTABILIDAD, O LA EXCLUSIÓN DE LA PATENTABILIDAD, DE INVENCIONES RELACIONADAS CON PROGRAMAS INFORMÁTICOS 13

A. Introducción 13

B. Marco jurídico internacional 14

C. Aplicación en el plano nacional 15

a) Exclusión explícita 15

b) Inclusión explícita 17

c) Ausencia de disposiciones específicas 18

D. Oros elementos que han de considerarse 20



I. RESUMEN

4 El Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP), durante su undécima sesión, prosiguió el examen de la labor futura sobre las flexibilidades en materia de patentes en el marco jurídico multilateral (CDIP/10/11 y CDIP/10/11 Add.). En este marco, el Comité solicitó a la Secretaría que emprendiera la labor sobre las dos flexibilidades siguientes:




  1. el alcance de la exclusión de la patentabilidad de las plantas (artículo 27 del Acuerdo sobre los ADPIC); y




  1. las flexibilidades respecto de la patentabilidad, o exclusión de la patentabilidad, de las invenciones relacionadas con programas informáticos (artículo 27 del Acuerdo sobre los ADPIC).

5 La metodología utilizada para preparar este documento es la misma que ha adoptado el CDIP en sus labores anteriores relacionadas con las flexibilidades en materia de patentes, en particular para los documentos CDIP/5/4 Rev. y CDIP/7/3 Rev. En el presente documento se presenta un número no exhaustivo de flexibilidades en el ámbito de las patentes, junto con una formulación conceptual de cada una de ellas, y se incluyen dos anexos, a saber, cuadros en los que se clasifican diversos aspectos de las flexibilidades estudiadas y las correspondientes disposiciones jurídicas aplicadas en varias jurisdicciones.


6 El documento se divide en dos partes:


  1. la primera parte se centra en el alcance de la exclusión de la patentabilidad de las plantas. En particular, se ilustran las diferentes maneras de aplicar las obligaciones que dimanan del artículo 27.3) del Acuerdo sobre los ADPIC relativo a las plantas, lo que significa que en este estudio no se incluyen los animales y las variedades vegetales; y




  1. la segunda parte ilustra las cuestiones relativas a la patentabilidad de las invenciones relacionadas con programas informáticos y los distintos enfoques que se han adoptado a nivel nacional y regional.


II. ALCANCE DE LA EXCLUSIÓN DE LA PATENTABILIDAD DE LAS PLANTAS

A. Introducción

7 Se suele considerar que las plantas que ya existen en la naturaleza no pueden ser patentadas dado que se trataría de un mero descubrimiento.1 Sin embargo, gracias a la biotecnología, es decir, la aplicación de técnicas científicas para modificar y mejorar plantas, animales y microorganismos, o para aumentar su valor, se puede intervenir en plantas y variedades vegetales y obtener un resultado diferente al que ya existe en la naturaleza. A este respecto, por ejemplo, muchas oficinas de patentes suelen considerar que “una entidad biológica puede ser patentable si gracias a la intervención técnica del hombre (es decir, la fabricación) se llega a una situación artificial que no ocurre en la naturaleza.”2


8 La protección de las obtenciones vegetales goza de un amplio reconocimiento (párrafo 3.b) del artículo 27 del Acuerdo sobre los ADPIC), ya sea mediante un sistema de patentes, un sistema sui géneris o una combinación de ambos, mientras que la patentabilidad de las plantas plantea mayores dudas en ciertas jurisdicciones. En este contexto, es importante destacar la diferencia entre plantas y obtenciones vegetales.
9 La noción de “planta” es más amplia que la noción de variedad vegetal. En general, este término se refiere a un “organismo vivo que pertenece al reino vegetal.”3 A nivel nacional, se han adoptado diversas nociones. Por ejemplo, en China, el concepto de planta – en el marco del derecho de patentes – “se refiere a una forma de vida que se mantiene viva mediante la síntesis de hidratos de carbono y proteína a partir de compuestos inorgánicos, como el agua, el dióxido de carbono, y la sal inorgánica, a través de la fotosíntesis, y por lo general es inamovible”.4 La Oficina Japonesa de Patentes, en sus directrices de examen, especifica que el término “planta” se refiere a uno de los tres grupos en los que se clasifican los organismos, es decir, microorganismos, plantas y animales. Las células vegetales indiferenciadas, y los cultivos de tejidos vegetales, son tratados en varias jurisdicciones, en el marco del Derecho de patentes, como microorganismos.5
10 En el Acta de 1991 del Convenio de la UPOV se define6 el término “variedad vegetal” como un conjunto de plantas de un solo taxón botánico del rango más bajo conocido que pueda: i) definirse por la expresión de los caracteres resultantes de un cierto genotipo o de una cierta combinación de genotipos, ii) distinguirse de cualquier otro conjunto de plantas por la expresión de uno de dichos caracteres por lo menos, y iii)  considerarse como una unidad, habida cuenta de su aptitud a propagarse sin alteración.
11 Esta distinción es importante porque, en muchas jurisdicciones, representa el límite que separa los mecanismos de protección disponibles para determinada invención. A nivel europeo, la Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes (OEP), primero definió el término “variedad vegetal” como una multiplicidad de plantas prácticamente iguales en sus características que permanecen iguales, dentro de los márgenes especificados, después de cada ciclo de propagación.7 A raíz de esto, en la decisión T 320/87 (DO 71 de 1990), la Cámara concluyó que las semillas híbridas y las plantas que no eran estables en algún rasgo compartido por la población de esa generación no podían calificarse como variedades vegetales según el artículo 53.b) del CPE de 1973. La Cámara sostuvo que las células vegetales como tales, que con la tecnología moderna pueden ser cultivadas como las bacterias y la levadura, no pueden ser definidas como plantas o variedades vegetales. Esto quedó confirmado en la decisión G 1/98 por medio de la cual se establece que las células vegetales deben ser tratadas como los microorganismos.8 Por otra parte, el Reglamento de Ejecución del Convenio sobre la Patente Europea (CPE), adopta la noción de variedad vegetal del Convenio de la UPOV relativo a las obtenciones vegetales.”9
12 Quienes están a favor de la exclusión de la patentabilidad de las plantas suelen destacar el aspecto moral que tiene patentar invenciones genéticas,10 y el acceso a los alimentos.11 De hecho, se da por supuesto que las patentes otorgadas a las plantas y sus semillas permiten controlar la distribución de los alimentos y, por consiguiente, su producción.12
13 En cambio, quienes están a favor de la patentabilidad de las plantas señalan que la inversión necesaria para la obtención de una nueva planta con características particulares debe ser recompensada mediante la concesión de un derecho exclusivo, teniendo en cuenta que las plantas genéticamente modificadas pueden mejorar la cantidad y la calidad de una cosecha. A este respecto, se ha observado que, si bien el desarrollo de rasgos genéticos, como la tolerancia a herbicidas, se lleva a cabo principalmente por motivos comerciales, su contribución e incidencia no se observan únicamente en los mercados desarrollados: los países en desarrollo también son conscientes de su beneficio potencial.13
14 Este debate se volvió particularmente intenso durante los años setenta con la evolución de la ingeniería genética, es decir, “la alteración del genoma de un organismo mediante técnicas de laboratorio, sobre todo mediante la inserción, alteración, o eliminación de un gen o, de manera más general, las técnicas utilizadas en este proceso.”14 De hecho, ha aumentado el interés económico en la biotecnología relacionada con las plantas. Así lo demuestran las grandes inversiones realizadas no sólo por empresas privadas, sino por gobiernos de países desarrollados15 y países en desarrollo.16
15 Este tipo de tecnología es especialmente relevante para el sector de la agricultura: mejorar una variedad de arroz frente a un cierto tipo de resistencia puede contribuir a mejorar los medios de subsistencia de comunidades enteras en regiones subdesarrolladas donde las condiciones de cultivo resultan particularmente hostiles. Otras consecuencias posibles de la ingeniería genética en la agricultura tienen que ver con el aumento de la productividad en los cultivos, una mayor protección de los cultivos, mejoras en el procesamiento de los alimentos, aumento del valor alimenticio, mejor sabor, y ciertos beneficios medioambientales como minimizar el uso de pesticidas si el cultivo es resistente a determinados parásitos.17
16 Por lo tanto, para que la investigación biotecnológica avance y obtenga resultados – como hacer que una planta sea más resistente a la sequía o a ciertos insectos dañinos, o reproducir una planta mediante un método biotecnológico – es preciso encontrar un equilibrio entre dos intereses diferentes: el interés de la persona que llega a una solución innovadora basada en investigación e inversión, y el interés del agricultor en acceder a esas nuevas tecnologías.
17 Respecto de este tema, el marco jurídico internacional proporciona flexibilidades a fin de permitir que los países puedan adoptar la solución que mejor se adapte a sus intereses nacionales.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal