Filippo brunelleschi



Descargar 381.36 Kb.
Página9/12
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño381.36 Kb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Nº 38. LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA. FACHADA (1524-1533)



Introducción.

Alfonso X el Sabio determina la elección de Salamanca como lugar de estudio, que la llamó por primera vez con el nombre de Universidad, siendo creada en 1218 por el rey de León Alfonso IX al elevar la escuela catedralicia al de Estudio General.


En 1243 recibió su primera organización administrativa y académica, así como ciertos privilegios eclesiásticos de los que también se beneficiaban otras universidades europeas, entre ellos el de utilizar en su escudo de armas la tiara pontificia. En 1422 Martín V confirmó sus definitivas Constituciones.
Destacando entre las Universidades españolas, pasó en 1569 de las diez cátedras originarias a las sesenta, y teniendo en cuenta que la ciudad en esos años contaba con unos 15.000 habitantes, el número de estudiantes llegó a ser de 7.683. Fue la primera Universidad europea en tener cátedra de músicas y una biblioteca pública. Por sus aulas pasaron los mejores pensadores, escritores y políticos de los siglos. Fue rector de la Universidad Miguel de Unamuno.
Desde el siglo XV la enseñanza se regula en los edificios construidos en torno a la Universidad, cuatro Colegios Mayores y veintiocho Menores, así como los colegios y conventos de las órdenes religiosas y militares.
Del edificio, que ofrece un perfil gótico, sobresale su fachada del primer renacimiento español concluída en torno a 1529. Sobre su autoría, algunos historiadores se decantan hacia el maestro Egidio, otros la del francés Juan de Troyes. En la portada aparecen letras y abreviaturas inidentificables que podrían corresponder a los anagramas de los maestros.
Análisis de la obra.
Esta portada retablo tiene carácter profano y vocabulario mitológico. El rey Alfonso IX elevó la antigua escuela catedralicia al rango de Estudio General, pero fue Alfonso X el Sabio quien la llamó por primera vez con el nombre de Universidad. También tenían concedidos privilegios papales, como el de utilizar la tiara pontificia en su escudo de armas. Fue la primera Universidad europea en poseer cátedra de música.
Esta bella fachada del primer renacimiento español, de 1524 a1533, realizada con la piedra de las canteras cercanas de Villamayor, está construida con una gran sabiduría técnica: el grutesco inferior es delicado y minucioso y a medida que ascendemos se va convirtiendo en más grueso. Aquí se aprecia el espíritu de renovación que refleja la cultura humanística.
El edificio es de planta cuadrada y patio central con galería de arcos mixtilíneos en la parte superior y de medio punto en la parte inferior.
La creación de esta portada obedeció a una clave iconológica de la época: es el templo de la Fama, la casa de la Virtud y del Vicio que supone la primera concepción simbólica de la universidad renacentista. El promotor de todo esto debió ser un humanista, quizás el maestro Fernán Pérez de Oliva, humanista y literato.
Sobre las dos puertas (Areti y Chachia), puertas del vicio y de la virtud, de arco escarzano, se levantan tres cuerpos y cinco calles, separados por frisos y cornisas. La rana está situada en el lado que no debe. En principio su significado se ha identificado con el diablo y así aparece en las miniaturas de los Beatos. En la Edad Media la rana se relacionó con el pecado de la lujuria y la vemos situada junto a los condenados en el infierno. En el siglo XV la rana sobre la calavera se liga definitivamente con la muerte.

En el primer cuerpo, en el panel central se halla un gran medallón con los Reyes Católicos, promotores de la obra y de la institución, aunque la portada se realizó después de su reinado, con una inscripción griega: "Los Reyes para la Universidad y ésta para los Reyes". En éste cuerpo está la rana, a la derecha, quizás por haber muerto el escultor y hacerlo otro que no conocía el significado real y por esta razón la situó en el lado contrario.


De los cuatro paneles restantes de este primer cuerpo, sólo ha podido ser identificado uno, al parecer copiado de otro italiano.
El segundo cuerpo tiene cinco paneles. En la parte superior hay cuatro conchas que albergan a personajes. La dificultad estriba en identificarlos, posiblemente los de la derecha sean Escipión el Africano y Aníbal o Alejandro que son caudillos de campañas heroicas, por esta razón están en la parte de la virtud. Los de la izquierda son dos amantes clásicos, amor inspirado por Venus, quizás se trate de Jasón y Medea. El se cubre con piel de leopardo, ella era una maga y hechicera, que se enamora de Jasón y se casan, por ello en su frente hay una guirnalda de mirto, alusión a la fidelidad matrimonial que no guardó. La lujuria fue la causa de su hundimiento en el vicio, de ahí su situación en esta portada.

Los escudos son: en el centro el de España de Carlos V, con el toisón. A la derecha la del águila real, y a la izquierda la del águila bicéfala. A los extremos ha y unas laureas con retratos, podrían ser el emperador Carlos V y su esposa Isabel de Portugal, pero su parecido es casi nulo. Quizás puedan ser personajes vinculados al origen de la monarquía española: Hércules, patrón de

los reyes de España y su esposa Hebe, diosa de la juventud e hija de Juno y hermana de Marte.

El tercer cuerpo consta de tres partes, con la representación papal en altorrelieve en el centro, en actitud de dar recomendaciones a unos cardenales, pudo ser el Papa Martín V que dio unas constituciones a la universidad. A los lados, escenas de carácter mitológico sobre Hércules y Venus.

Hércules a un lado está en una puerta, pues es "aquel que no dejaba entrar a males ni a malos", está flanqueado por los medallones de Teseo y su esposa Fedra, unidos por los delfines que son atributo del amor.

En el otro lado aparece Venus, que se apoya en una columna rota para indicarnos que no supo guardar la castidad. A la derecha hay un medallón referido a Baco, padre de Venus, coronado con una guirnalda. El otro medallón puede ser Marte, el amante de Venus. El casco mira hacia el lado izquierdo lo cual significa bastardía.


En general, es una obra dialéctica, una representación de dos figuras alegóricas simbolizando dos principios morales divergentes, el vicio y la virtud, en las figuras de Venus y Hércules. La fortaleza de Hércules fue del alma y no del cuerpo, Venus refleja los apetitos vanos. Es el amor en su doble vertiente, el amor sagrado y el amor carnal, Esta teoría neoplatónica del amor. Todo esto entremezclado con la Monarquía española y el de los personajes ejemplares.

Ante la fachada se halla la escultura de Fray Luis de León, obra realizada por el escultor Nicasio Gallego en 1869.

J.P.B.
Nº 39. UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES, siglo XVI.

RODRIGO GIL DE HONTAÑÓN.
Introducción.
A pesar del arraigo del Plateresco, a fines del primer tercio del siglo XVI se va haciendo cada vez más sensible la influencia de la concepción espacial del Renacimiento a la vez que se reducen los elementos decorativos. Sin embargo, la llegada del Clasicismo no consiguió erradicar el Plateresco que se mantuvo durante bastante tiempo e incluso compartiendo un mismo edificio.
A la vez que fue disminuyendo lo ornamental, adquirió más importancia la concepción de los edificios como una unidad regida por reglas de proporciones claras y perfectamente visibles para el espectador. Este proceso de simplificación dio lugar a la segunda fase del Renacimiento español : el Clasicismo.
Análisis de la obra.

La Universidad de Alcalá se construyó por iniciativa de la Corona y pretendió ser un foco de recepción del Humanismo. Su autor fue Rodrigo Gil de Hontañón que la construyó entre 1541 y 1553. Fue el responsable de varios edificios en Salamanca (Palacio de Monterrey, Casa de la Sabina) y en toda Castilla. Gil de Hontañón al principio se ocupó de actividades decorativas, más propias de escultor o cantero, y no fue hasta más tarde cuando trabajó como arquitecto.


En esta arquitectura la fachada ha dejado de ser una pantalla que oculta el edificio, como sucedía en la Universidad de Salamanca, para convertirse en una composición clara donde los elementos se han simplificado buscando la sensación de monumentalidad. Sin embargo, todavía se cubre con elementos platerescos y manieristas aunque cede mucho espacio al muro liso; en ello y en la demarcación de sus distintos cuerpos con columnas se patentiza su proximidad a la línea manierista del renacimiento español.
La superficie está dividida en tres pisos en los que predomina el muro en los dos inferiores y vanos en el superior. La calle central, donde está la puerta de entrada, se destaca del resto del edificio por estar encuadrada con columnas pareadas y por su mayor altura rematada por un frontón triangular. Todo el conjunto está ordenado con líneas verticales y horizontales que crean volúmenes y a su vez está rematado por una crestería clásica con balaustrada.
La preocupación por la claridad y el rigor en el esquema compositivo obligó a reducir y simplificar la decoración. Sin embargo, todavía quedan algunos motivos escultóricos: el escudo imperial que domina el tramo central del tercer piso, los bustos enmarcados en medallones que aparecen encima de las ventanas de los primeros pisos y algunas representaciones simbólicas entre las cuales sobresalen las de atlantes que colocadas de manera inestable, se sujetan a las columnas que flanquean el ventanal central del segundo piso. Junto a estos motivos manieristas aparecen otros nuevos rescatados del clasicismo como son los frontones triangulares del primer piso y el remate de las ventanas del segundo, utilizados con una gran licencia.
La Universidad de Alcalá es un edificio representativo del tránsito del Primer Renacimiento al Pleno Renacimiento en España. Gil de Hontañón es prototipo del arquitecto español del siglo XVI que construyó tanto edificios góticos como otros hechos al estilo “romano” es decir, renacentista.

F.V.V.
Nº 40. EL PATIO DE LA INFANTA (XVI)



Introducción.
Esta obra del Renacimiento aragonés fue terminada en 1550. El siglo XVI fue una época de auge de Zaragoza, como capital del Reino de Aragón, y eso se vio reflejado en la arquitectura de la ciudad con la construcción de gran cantidad de palacios y casas señoriales que reflejan el desarrollo comercial del Reino. Estas edificaciones son una muestra del nivel económico alcanzado por sus propietarios.
Este patio es conocido como “el de la Infanta” por su inquilina que lo habitó a finales del siglo XVIII, Mª Teresa de Vallábriga, que se casó con Don Luis de Borbón Infante de España y hermano de Carlos III.
El Patio pertenecía a la residencia señorial de un noble matrimonio de patricios zaragozanos, hijos de dos ricas y antiguas familias judías, Gabriel Zaporta y su segunda mujer, Sabina Santángel, recientemente conversas y protegidas por el Rey Emperador, y construido para albergar a la pareja recién casada y decorado por un escultor que exaltó las glorias del protector de Zaporta, Carlos I y de su linaje.
Análisis de la obra.
El Patio, de planta cuadrada y de gran riqueza escultórica y decorativa, tiene dos pisos. En el inferior las columnas presentan figuras humanas adosadas, en tanto que las columnas del piso superior son de forma abalaustrada. En el inferior se observan las cuatro columnas centrales con las figuras en relieve del Sol ( Apolo) frente a Saturno y de la Luna (Diana) frente a Mercurio. Estas columnas están formadas por tres cuerpos que representan tres veces al mismo planeta. Entrando al Patio el espectador queda encarado al Sol, es decir, a Apolo, representado con barba, con perilla y sin barba. Sobre él se representa un águila (Aire). En esa fecha el Sol estaba en Géminis. Enfrente, aparece Saturno que es el Tiempo pasado, presente y futuro (tres Ancianos le dan rostro), sobre él un león, y Leo que es signo de Fuego. El eje perpendicular lo forman la Luna y Mercurio. La Luna es triforme: Selene (cuando está en el cielo), Artemisa (cuando vive en la Tierra) y Perséfone (cuando baja al Hades). Muestra un signo que pertenece al elemento Tierra, el Unicornio, que es símbolo de la virginidad. Mercurio mostraba un Dragón, signo de Agua, pero en 1871 fue sustituido por un unicornio, que no ha de ser tenido en cuenta.
En cambio, las cuatro columnas esquineras representan cada una a tres planetas distintos, Venus, Marte y Júpiter. Además, hay una octava columna que los especialistas no han podido descifrar. Puede ser la propia Tierra. En torno a las cuatro columnas centrales (Sol, Luna, Saturno y Mercurio) se ordena el Cosmos en ese momento. Están representados los cuatro elementos: Agua, Aire, Tierra y Fuego correspondiendo a las cuatro columnas centrales.
Sobre las zapatas se extiende un friso corrido en el que se muestran catorce parejas de amantes o esposos; es posible que el autor quisiera acentuar con ellas la fuerza del amor y la felicidad conyugal. Los rasgos de las mujeres están despersonalizados, quizás con la intención de no precisar. Pero los varones presentan cambios en ropa y tocados, de modo que los hay ataviados de semitas, de contemporáneos y de antiguos grecorromanos, guerreros y civiles.
El piso superior, abierto con arquerías de medio punto, es una de las zonas donde se concentra la decoración. En la parte inferior de este segundo piso observamos a una serie de personajes esculpidos, hay nueve soberanos modernos (gorro de pluma) y siete antiguos(casco o nada). Son, en el centro, Carlos I (se lee Carolus en la hoja de su espada), protector de Zaporta, al que se le compara con Hércules, que aparece representado en los lados Oeste, Sur y Este del Patio, en cinco escenas diferentes: el robo de los toros de Gerión; la victoria sobre el gigante Anteo; la muerte del invulnerable León de Nemea; la lucha contra Neso, el centauro; y la eliminación de la Hidra de Lerna, cuyas siete cabezas renacían tras ser cortadas y que Hércules logró aniquilar. Junto a Carlos I, aparece su hermano Fernando; a los lados, su abuelo, el emperador Maximiliano y el padre, Felipe el Hermoso, todos con el Toisón de Oro borgoñón. Enfrente, Fernando el Católico barbado (anciano, como en el Ayuntamiento de Sevilla) y Segismundo de Luxemburgo, y en los extremos, acaso Federico III (bisabuelo de Carlos) y Carlomagno.
En los otros paneles, aparecen las figuras de Enrique VIII y de Francisco I, junto con diversos personajes antiguos: Augusto, Trajano, Adriano, Marco Aurelio, Constantino y Justiniano. En este nivel, además de las representaciones de Hércules, aparecen las Tres Gracias (junto a la Hidra) y en el lado norte el Amor (Cupido) y la Buena Fortuna (la Ocasión). Están, pues, el Poder y la Virtud (Hércules), la Gracia, la Fortuna y el Amor asociados al destino del soberano de Hispania, Carlos I (el Hércules de su tiempo) y al de la familia Zaporta. En el friso de madera del último nivel están esculpidos Gabriel Zaporta y Sabina Santángel, mirando su obra, presidiendo todo de modo permanente.
En resumen, este Patio es una carta astrológica muy precisa, sólo que no se trazó en papel, sino en escultura, cautiva de la arquitectura, inmovilizada para siempre. En esas fechas era común estudiar con todo cuidado el horóscopo más conveniente para elegir el día en que se iba a realizar una acción de importancia. Los Zaporta y los Santángel firman el compromiso formal de boda por escrito el 20 de abril de 1549. Era un sabbath, el último del mes de Nisán, en que se celebra la Pascua.. La fe judía prohibe los esponsales en un día así, de modo que la elección no fue inocente.

El 7 de junio de 1550 consta que Zaporta ha recibido de su suegro 40.000 libras por la boda, tal y como se pactó que se haría a los tres días de ser celebrada, así que posiblemente de casó entre el 3 y el 4 de junio. Para realizar este horóscopo se recurrió al libro Ephemerides de Iohanne Stoeflerinus, publicado en París en 1533. El Patio de Zaporta es el horóscopo del día de la boda de Gabriel y Sabina. Sobre esa conjunción planetaria giraba el resto del Universo.


Este monumento estaba situado en la calle San Jorge en el número 10, con 1.700 m2 de superficie, con sótanos, tres patios y dos corrales.. que dejó de pertenecer a los Zaporta, agotada su descendencia en el año 1636. Durante los siglos XVII y XVIII pasó de unas manos a otras. Las primeras fotografías datan de 1860 nos muestran el estado de deterioro del palacio, dejando ver los talleres de carpintería y ebanistería. La primera restauración se llevó a cabo en el año 1871. Dos incendios posteriores, en 1894 y 1864, dejaron maltrecho al edificio, perdiendo la mayor parte de sus puertas, techos y ventanas gótico- mudéjares. En 1903 se procede al derribo y venta del palacio, no existiendo ningún particular, ni institución local, provincial o nacional que se decidiera a adquirirlo. El anticuario francés Fernand Schutz pagó 17.000 pesetas a los propietarios, la familia San Pau- Armijo. En París, se cubrió con un lucernario de vidrio y sirvió de marco a la tienda de antigüedades de Mr. Schutz. La nueva venta del Patio llegó en 1957. Don José Sinués propuso su compra a la Caja de Ahorros de Zaragoza por tres millones de pesetas. Se desmontó y se trasladó a Zaragoza, en 131 cajas, para integrarse en el nuevo edificio de la sede de Ibercaja.

J.P.B.


Nº 41. LA LONJA DE ZARAGOZA (1541-1551)

Introducción.

A diferencia de otras capitales de la antigua Corona de Aragón, como Palma de Mallorca o Valencia, que tuvieron lonjas góticas construidas en el siglo XV, Zaragoza no tuvo su lonja hasta mediados del siglo XVI. La Lonja de Zaragoza es el edificio más sobresaliente de la arquitectura civil aragonesa del Renacimiento. Fue construida por el Concejo de la Ciudad a solicitud del arzobispo de Zaragoza don Hernando de Aragón, para que los numerosos mercaderes tuviesen un lugar adecuado para sus transacciones comerciales. El proyecto seleccionado por el Concejo fue el del maestro de obras Juan de Sariñena, que inició las obras en 1541 y las dirigió hasta su muerte en 1545; otros maestros, entre ellos Alonso de Leznes, la prosiguieron hasta su conclusión en 1551.


Análisis arquitectónico y espacial.

El edificio está construido en ladrillo y, recientemente restaurado, lo podemos contemplar totalmente exento, cuando hasta hace unas décadas tuvo edificios adosados, entre ellos las antiguas Casas de la Ciudad (Ayuntamiento). Es de planta rectangular y forma cúbica. La perfecta ordenación de los elementos constructivos, el equilibrio compositivo del conjunto y la sobriedad de formas hacen de la Lonja obra de primer orden en el panorama del Renacimiento español.

La disposición exterior en pisos no se corresponde con el espacio interior. En cada lado del piso bajo hay tres grandes vanos en arco de medio punto, enmarcados en alfiz, de los que el central hace de puerta. Sobre él, a modo de entablamento, se dispone una faja de rectángulos ciegos, que confieren dinamismo a la fachada con sus juegos del planos iluminados y en sombra. Sobre el friso hay una serie de ventanales de medio punto doblados que iluminan el interior del edificio. El último piso es la típica galería o mirador de arquillos, dentro de la tradición aragonesa del Renacimiento, con vanos bíforos y antepechos. La única decoración del exterior aparece en forma de óculos con medallones de yeso, con cabezas polícromas de personajes que se distribuyen por los antepechos, tímpanos y enjutas de los arcos. Remata el edificio un alero volado o rafe de madera y cuatro graciosas torrecillas en las esquinas.

El interior de la Lonja es un gran salón, con tres naves a la misma altura, separadas por hermosas columnas anilladas de orden jónico. Tipológicamente deriva de las lonjas góticas arriba citadas. Las columnas, que fueron diseñadas por el maestro escultor Gil de Morlanes el Joven, autor también del resto de la decoración, soportan unas vistosas bóvedas de crucería estrellada, con hermosos florones de madera dorada en las claves. Este espacio interior resulta unitario, diáfano y luminoso, lo que permitía la perfecta visión de los tenderetes y de los productos que allí se vendían.



La decoración en yeso endurecido y tallado resulta sobria y elegante, con motivos de grutescos y medallones platerescos en los derrames de los ventanales y en el friso, donde se desarrolla una orla con un texto alusivo a la terminación del edificio en 1551. Sobre los capiteles de las columnas hay angelotes soportando el escudo de Zaragoza. Muy vistosa resulta la portada que comunicaba con las Casas de la Ciudad, con atlantes o Hermes tomados de repertorios manieristas franceses, y sobre el arco un gran escudo policromado del emperador Carlos V con dos leones tenantes.

Finalidad del edificio.
Además de las actividades mercantiles, en la Lonja estaba instalada la tabla de depósitos y cambio (banco), y su sala alta, sobre las bóvedas, servía para almacenar las armas de la Ciudad (picas, lanzas, arcabuces, etc.). En algunas épocas su espacio sirvió para celebrar representaciones teatrales, como entre 1791 y 1799. En el pasado siglo fue almacén municipal y desde la década de 1960 se ha utilizado para festejos, actos culturales y celebración de grandes exposiciones organizadas por el Ayuntamiento de Zaragoza.
A.A.N.
Nº 42-43. EL PALACIO DE CARLOS V DE GRANADA (1527 - 1550).

PEDRO MACHUCA

Introducción.
La cultura artística del siglo XVI en España tiene en Pedro Machuca a uno de sus más importantes artífices, capaz de manejar el lenguaje del clasicismo italiano que renovó el panorama cultural hispano durante esta canturria. Machuca nació en Toledo hacia 1490. Desde 1512 hasta 1520 se encuentra en Italia, donde se formó en él circulo de Bramante. De vuelta a España llego a Granada buscando la posibilidad de incorporarse al programa decorativo de la Capilla Real.
Después de la toma de Granada por los reyes Católicos en 1492, y durante la primera mitad de la siguiente centuria, se desarrolla un complejo programa político, social y cultural tendente a transformar la ciudad musulmana en una ciudad cristiana. Granada vivía una situación privilegiada y de efervescente actividad artística y constructiva, hecho que favoreció la llegada de un gran número de artistas, entre ellos Bartolomé Ordoñez, Pedro Machuca y Alfonso Covarrubias, que fueron asentándose en la ciudad y formando un núcleo que permitió el desarrollo de los ideales del clasicismo que acabarían imponiéndose con la llegada de Carlos V.
En 1526, tras su matrimonio en Sevilla con Isabel de Portugal, el Emperador permaneció durante cinco meses en Granada, formándose a su alrededor una importante corte de humanistas y políticos. Además, se trazó un plan de amplio alcance tendente a convertir esta ciudad en capital imperial. Dicho ideal se va a concretar en el proyecto constructivo que Machuca realiza en la Alhambra, lugar elegido por Carlos V para situar su mansión terrena, y en el cual pudo plasmar el nuevo lenguaje que había asimilado en Italia.



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal