Filippo brunelleschi



Descargar 381.36 Kb.
Página2/12
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño381.36 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Función, significado y símbolo.

En el Renacimiento, la tradición clásica y cristiana se funden en una síntesis nueva y se unifica el antiguo simbolismo cósmico del centro (referente a los problemas de la vida y la muerte), con el concepto cristiano de redención y vida eterna.


Además cambia la concepción de la Divinidad. Cristo ya no será sólo el que había sufrido en la cruz sino también la esencia de la perfección y de la armonía, de ahí que se le relacione con el círculo -la simetría perfecta- por lo que simboliza el cielo y la perfección y también la eternidad. Por ello la planta circular recoge este sentido simbólico de perfección y eternidad unido a la idea del Dios redentor cristiano.
Al mismo tiempo se produce un cambio en el enfoque científico de la naturaleza, una interpretación matemática de toda materia. Esta teoría fue difundida y consolidada por Alberti y Leonardo, para quienes la arquitectura es una ciencia matemática que trabaja con unidades espaciales (módulos). Éstas y otras ideas explican la adhesión de los artistas de esta época a la concepción pitagórica de que "todo es número"; todo responde a una estructura matemática y armónica.
El plan que concibe Bramante para San Pietro in Montorio está de acuerdo con la filosofía y crítica de la época humanística. En sus escritos, desaparecidos ya desde mediados del siglo XVI, se recogían las ideas fundamentales del momento en relación con la arquitectura. Su meta era hacer una arquitectura "universal y eterna", sujeta a la medida, considerando que si el hombre perfecto tiene que ser medible (en este sentido Bramante, según señala Lomazzo "encontró la cuadratura del cuerpo humano"), la arquitectura, para ser bella y por tanto perfecta, ha de ser también medible. Así pues, Bramante tiene en cuenta el conocimiento y análisis científico (geométrico-matemático) de la naturaleza y del hombre propio de su tiempo.

En definitiva, Bramante concibe el templete como un martyrium planificado y determinado por un clasicismo de base romana; un templo de pequeñas dimensiones en el que no tienen cabida los fieles y haciendo hincapié en el tratamiento plástico. El cuadrado, el círculo, el número, la proporción... se relacionan con la filosofía cristiana renacentista que recibe la influencia de las doctrinas neoplatónicas.

Bramante se nos muestra como un hombre de su tiempo que en esta obra aglutina la Antigüedad clásica, el espíritu del Renacimiento y las creencias cristianas. Por ello el templete fue ya considerado por sus coetáneos como una obra perfecta.

E.L.B.



Nº 6-7. SAN PEDRO DEL VATICANO. S.XVI. ROMA.

MIGUEL ANGEL.

Introducción.
En 1503 el cardenal Giuliano della Rovere fue nombrado papa con el nombre de Julio II y durante su pontificado, que duró diez años, se diseñaron grandes proyectos para la ciudad de Roma. Su sucesor, León X, completó su obra y durante su pontificado se traslada el espíritu del Renacimiento de Florencia a Roma. Sus nombres van unidos a los de Bramante, Rafael y Miguel Angel.
Roma en esta época tiene que reafirmar su condición de centro espiritual de Occidente y se constituye en un poder más, que rivaliza con otros en la consecución de determinados objetivos. Los Papas, al igual que el patriciado urbano de las ciudades renacentistas, empiezan a encargar obras a los artistas del momento, con el objeto de hacer evidente su prestigio y el de la institución que representan.
Julio II decidió que se levantara sobre el sepulcro de San Pedro un gran templo que representara a la Iglesia católica. En 1505 convocó un concurso para poner en marcha el nuevo proyecto. Según nos cuenta Vasari, el papa se inclinó por las ideas de Bramante, un arquitecto llegado de Milán, que llevaba poco tiempo trabajando en Roma y además era ajeno al grupo de artistas florentinos que rodeaban a Julio II.

Análisis de la obra.


Bramante comenzó el diseño de la iglesia de San Pedro del Vaticano pero este primitivo proyecto se fue modificando por arquitectos sucesivos. Después de muchos estudios, que se conservan en el archivo de los Médicci en Florencia, Bramante diseñó una planta de cruz griega y cinco cúpulas. Las naves terminaban en cuatro ábsides y con un pórtico a cada lado que formaban las fachadas. Aunque la obra no se llevó a cabo, sus ideas influyeron en los arquitectos de su época. Julio II colocó la primera piedra el 18 de abril de 1506 y dejó que Bramante derribara todo lo que fuera preciso a excepción de la confesión de San Pedro ( una especie de pozo que nunca había excavado) Mosaicos cristianos, frescos de Giotto y obras del primer Renacimiento fueron destruidas.


A la muerte de Bramante en 1514 le fue encargada a Rafael la dirección de la nueva iglesia. Aunque le ayudó el arquitecto florentino Antonio da Sangallo, las obras avanzaron poco durante su dirección. Desaparecidos los dos artistas la obra quedó inacabada hasta que finalmente se hizo cargo Miguel Angel.
Miguel Angel suprimió muchas de las torres y de las columnas exteriores del último proyecto de Sangallo porque quitaban a la iglesia simplicidad clásica. Estas últimas modificaciones no complacieron a los administradores de la construcción y Miguel Angel exigió que se le nombrara administrador de la obra, hecho que consiguió porque contaba con la confianza del Papa Paulo III.
Entre las características más importantes destacan los muros curvos de los ábsides que rematan en un sencillo ático horizontal que da la vuelta al templo y que está sostenido aparentemente por pilastras corintias. En los espacios lisos se abren ventanas y balcones que dan al edificio el carácter religioso que requería y que no contemplaba el primitivo proyecto.
Miguel Angel simplificó la planta, quitando pórticos y aberturas que reducían la resistencia de los muros; en cambio levantó la cúpula a una altura de 131 metros, 42 de diámetro y de doble casquete que esta sostenida por cuatro robustos estribos. La cúpula está levantada sobre un tambor circular, con columnas pareadas y ventanas con frontones rectos y curvilíneos rematados por cartelas decoradas con guirnaldas, todos ellos elementos del más puro clasicismo.
Esta cúpula, mucho mayor de la proyectada por sus antecesores, se convirtió en el elemento más expresivo del edificio. Miguel Angel murió en 1564, cuando la cúpula estaba solamente en el arranque, pero dejó el modelo detallado que su discípulo Giacomo della Porta se encargó de culminarla. En ella se han inspirado la práctica totalidad de los arquitectos de épocas posteriores.

F.V.V.


Nº 8-9. PALACIO MEDICI-RICCARDI (1444-1460). FLORENCIA.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal