Facultad de filosofia y letras



Descargar 113.54 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión30.09.2018
Tamaño113.54 Kb.
1   2   3

Martin Sivak
Yo sumaría otra cosa, que tiene que ver con esto de no pensar que uno es bueno y el otro es malo. Hay una cuestión muy fuerte en el discurso de Quispe con respecto a cuál es el lugar de los blancos. Quispe propone reservas blancas, en vez de un ministro de Asuntos Campesinos un ministro de Asuntos Blancos. Evo Morales apunta más a una inclusión de todos los ciudadanos como se los concibe en Bolivia. Quispe no.

También tiene que ver con que en el altiplano, cuando en el Chapare la erradicación fue muy fuerte, hubo también una migración muy fuerte que fue del Chapare a los Yungas. Los Yungas es una selva donde se produce hoja de coca, y está muy cerca de La Paz. Y ahí es donde Quispe tiene mucha presencia.

Creo que para entender un poco esta relación, pensar en términos de inclusión o no inclusión es muy marcado en el caso de Quispe. Evo Morales está apuntando más a un movimiento social grande con un correlato político, que en este caso es el MAS, donde está tratando de sumar. La clase media es mucho más reducida. Pero buscar algo más amplio. Llegar a lugares como Santa Cruz. Santa Cruz es casi un territorio vedado para todos los partidos de izquierda. Y este es otro punto importante para diferenciar entre Evo y Quispe.
Asistente
En cuanto a la radicalidad o reformismo, si uno lo mira a lo largo del tiempo, es bastante cíclico. Hace dos meses el MAS organizó un congreso de la central campesina para desplazar a Quispe, donde el MAS aparecía como antigubernamental y se acusaba a Quispe de pro gubernamental. Si uno mira el mapa de Bolivia hace dos meses, uno diría que Quispe era el moderado en el sentido de que planteaba negociaciones con el gobierno y el MAS aparecían como más radicalizados. Dos meses después parecería que se invirtió, entonces Evo Morales aparece apoyando más la salida institucional y Felipe Quispe planteando otra salida. Si uno lo toma más en el largo plazo, aporta más complejidad en cuanto a quién es más radicalizado y quién más negociador.
Martin Sivak
En el caso de Evo, sí hay un discurso hacia una elección interna, un congreso, que tiene más que ver con la viveza. Un discurso hacia adentro cuando hay un congreso, y otro hacia fuera.

Si vos ves a Quispe desde que salió de la cárcel, en el año 88, hasta ahora, siempre estuvo muy a la izquierda de Evo. Más allá de algunas posiciones en algún congreso. Creo que tiene que ver con tirarle el congreso a Quispe.


Asistente
Igual es complejo. Cuando el MAS no tuvo reconocimiento electoral, y Quispe lo tuvo rapidísimo, también hubo ahí una discusión. No lo digo para acusar a Quispe, sino como un proceso dinámico, con estrategias. Es un argumento más para que no se plantee quién es el más revolucionario y quién es el más radical, sino que hay estrategias mezcladas que no son siempre tan definibles.
Martin Sivak
En la elección de 2002, que fueron separados –una situación absolutamente absurda–, si hubiesen ido juntos habrían ganado la elección. Evo no hubiese sido presidente, pero habrían ganado la elección. Y ahí también jugó a último momento la pelea de “yo no voy con vos”.
Asistente
Quería aclarar un poco el papel de la ciudad de El Alto. Suma un contexto nuevo, que es el de los indios urbanos, los indígenas que emigraron del campo, y fue lo que volcó la huelga de El Alto, como que volcó el conflicto, que tantos convocan al paro, pero lo que marca de alguna manera que todo se radicaliza mucho, que Sánchez de Lozada no puede negociar nada. Vuelca la relación de fuerzas. Creo que es interesante para seguirlo de acá en más lo de El Alto, qué papel va a tener.
Martin Sivak
En La Paz se da algo particular. En las grandes ciudades, que los ricos pudieron organizar en base a sus intereses, prefieren estar en lo alto. Y en La Paz es todo lo contrario. En El Alto hay hacinamiento, postergación, y en la zona sur de la ciudad están los ricos. A tal punto que es otra la temperatura. Si en El Alto hay 3 grados, en el sur hay 7, es más cálido. Y el gran terror es que bajen de El Alto.
Asistente
En cuanto a lo que dice Quispe de las reservas, cuando habla de la zona sur dice que es una reserva blanca e ironiza sobre eso.
Martin Sivak
Le preguntó una periodista: “¿Usted por qué es tan radical?”. “Porque no quiero que mi hija sea tu sirvienta”, contestó.
Noel
Y esto que acaba de mencionar Martín se entendería mejor diciendo a quién se lo dijo. No era una periodista cualquiera. Es Amalia, quien en sus años mozos fue una militante de izquierda radical, de la resistencia a la dictadura. Como en todas partes, en la izquierda se conoce quiénes son y dónde estamos. Y que justamente ella le vaya a plantear eso cuando él estaba preso… fue un revés que a mí me encantó.

Sobre lo que se planteaba acá, es cierto, depende de donde uno se posicione va a ver la radicalidad de unos y el reformismo de otros. Pero no por hacerme el equilibrista me parece que lo que hay que leer es a dónde apunta estratégicamente una u otra posición.

Por ejemplo, qué sucede si el proyecto de Felipe Quispe logra generar cierto consenso y radicalizar sus luchas. ¿No habría que pensar que esto puede ser funcional a los intereses del imperialismo, en los términos en que planteaba al respecto de lo que sostiene la burguesía en general en Bolivia, que es un autonomismo regional, no un autonomismo étnico, como plantea Quispe? Lo dicen clarito: “en Occidente los collas, mineros, campesinos, que están mayormente en occidente, son muy kilomberos, como dicen aquí. Mucha huelga, mucho paro. Nosotros, los cambas, los blancos, en Oriente, jóvenes –son ciudades jóvenes–, estamos creciendo porque trabajamos. Nosotros no tenemos la cultura del conflicto. Aquí tenemos la cultura del trabajo, gente alegre. Los otros además son amargados, andan triste. Nosotros gente feliz, dicharachera, nuestras mujeres son bellas, las collas no tanto”. Y a partir de esto, me comentaba un compañero de allá, que fue a Santa Cruz, que estaba espeluznado con este discurso y con lo fuerte que pega en algunos sectores.

Yo creo que hay que ver adónde apuntan una y otra estrategia. Y, esto es importante decirlo, yo no creo que sean proyectos antagónicos. Es cierto, esto no se resuelve en teoría, se resuelve en los hechos y se resuelve en la pelea, aun cuando cueste decirlo. Pero creo que en cuando a grados de unidad, en Bolivia la unidad de la izquierda está más cerca de ser una realidad que en otras latitudes.


Asistente
¿Cómo se constituyó ese “Oriente” de blancos?
Martin SAVAK
Inmigrantes alemanes de fines del siglo XIX. Entre ellos llegó la familia de Banzer. Una colonia de alemanes que después de la Segunda Guerra Mundial siguieron llegaron, entre ellos muchos criminales de guerra nazis. Otra cosa importante de Santa Cruz, y esto está muy bien estudiado por los investigadores que han trabajado sobre el desarrollo del narcotráfico en Bolivia, que Santa Cruz empezó a crecer con bancos, hoteles, con todo lo que tiene que ver con el mercado de la droga, con la dictadura de Banzer. Banzer era un camba. Ese orgullo de camba se incrementó mucho con los picos mayores de narcotráfico que fueron durante la dictadura de Banzer. Esto se ve en la desclasificación de documentos del Departamento de Estado, que el propio gobierno de Estados Unidos que apoyaba la dictadura de Banzer, en esos documentos se muestra muy preocupado por la cantidad de dinero vinculado al narcotráfico que estaba en Santa Cruz. De hecho han encontrado cientos de pistas de aterrizaje. Es mezcla de inmigración alemana, narcotráfico, desarrollo de bancos y también desarrollo agropecuario, ahora.
Asistente
El planteo del autonomismo, ¿cómo es? ¿Una secesión? ¿Una república blanca separada de la Bolivia mestiza?
Noel
En última instancia sí, contundentemente. Esto ya fue planteado en el año 70. Esto lo ha estudiado muy bien Martín, y tenemos en nombre de la comunidad que agradecerle, porque esa denuncia en el manto de silencio que se instaló en Bolivia para enjuiciar a Banzer, una de las voces importantes que permitieron romper ese silencio fue la publicación del libro de Martín allá.

Para dar el golpe de Estado al general Torres, al que posteriormente asesinó acá, en Argentina, conspiró con Brasil y con militares argentinos. Comprometió en algún momento la intervención directa de la dictadura de Stroessner en una posible intervención militar que inclusive se planteara la separación de toda la zona oriental, partiendo de la zona de Santa Cruz para disputar si la resistencia de Juan José Torres, la COB y la Asamblea Popular se planteaba en los hechos. O sea, hubo toda una estrategia. Y cuando los milicos en Latinoamérica hablan es porque ya están detrás la CIA y Estados Unidos.

Esto ya fue planteado en ese entonces. Y ahora, cuando hablan los de la burguesía camba de autonomía regional, están planteando en términos de descentralización, o más bien de federalización del país. Un viejo proyecto que nunca tuvo mayor cabida, excepto en ciertos círculos en Santa Cruz. Pero en realidad es profundizar la descentralización a un grado de federalización que les permita a las regiones la autonomía de sus manejos, de sus recursos económicos. Y para eso obviamente se van a ganar Tarija, que ahí están los yacimientos de gas. Este es uno de los datos, y a esto me refiero a los graves peligros que plantea la discusión del tema del autonomismo. Hay que manejarlo con pinzas. Yo creo que Felipe es consciente de eso, ha atenuado la radicalidad del discurso autonomista, porque está al tanto de esto.

Por eso digo que no veo que sea algo insalvable la contradicción entre Felipe y Evo. No sé cómo se resolverá, ojalá pueda resolverse, porque son los mismos intereses.


Martin Sivak
Yo agregaría algo importante que tiene que ver con Estados Unidos. Hay un cierto lugar común en la historia de la izquierda universal que lleva a pensar que Estados Unidos maneja todo. En el caso de Bolivia, es tan pero tan abierto esto. Bolivia, como también hoy sucede en Venezuela, se puede ver un proceder tan claro en ese sentido. Para dar dos ejemplos: en las elecciones legislativas de 1997 todos los partidos políticos enviaron sus listas de diputados a la embajada para ver si había algún veto, porque parte de la política de la embajada de Estados Unidos era vetar políticos a principios de los 90. Los que supuestamente tenían vínculos con el narcotráfico, por ejemplo. Jaime Paz Zamora fue vetado por eso, no podía entrar a EEUU, le sacaron la visa.

Otro ejemplo: la embajadora Dina Rina, que después estuvo en Venezuela quiso que a su cumpleaños fuesen todos los ministros de Banzer paseando en moto por la ciudad de La Paz. Y así se vio a la embajadora en esa situación.

Y el punto máximo fue con la elección de Evo Morales. Tres meses antes de la elección, Manuel Rocha, que había sido encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos, y en ese momento era embajador, dijo que si Evo Morales ganaba la elección Estados Unidos retiraba todas las ayudas que prestaba. Y Evo Morales le contestó mandándole para el 4 de julio unas hojitas de coca a la embajada.

Lula y Kirchner mandaron la delegación a resolver la crisis cuando ya estaba todo resuelto, y el día anterior, el jueves, el embajador citó a Carlos Mesa. Porque la embajada de Estados Unidos, mientras casi todos los países latinoamericanos no querían pronunciarse, el Departamento de Estado sostuvo a Sánchez de Lozada hasta último momento. Pero el anteúltimo momento fue cuando citó a Carlos Mesa, en ese momento vicepresidente, distanciado de Sánchez de Lozada, y fue totalmente público. Fue, sacaron fotos, entró a la embajada, y al día siguiente lo nombraron presidente. Estados Unidos ha sido muy claro, en cuestión de elecciones de Bolivia, respecto a quién era su candidato y a quien no querían. Y en este momento de desconcierto la embajada está sosteniendo como puede a Mesa, pero sabe de la fragilidad del presidente.


Asistente_¿Y_sobre_los_partidos_Noel'>Asistente
En cuanto a los medios, me impresionó la escenografía desde donde se mandaba la información era la CNN. ¿Hay medios que lleguen que no sean oficiales?

Juan Carlos
Eso de los medios va a ser muy importante en la resistencia. En Catavi, en Siglo XX, hay una radio, la Pío XII, que ha sido el nexo que faltaba entre el movimiento. Es por eso que yo trabajo con Eduardo en la FM Bajo Flores, porque he visto que es importante una radio. La Pío XII ha sido el soporte en todo el tiempo de la dictadura, y en este último conflicto también. Han bajado la antena de la Pío XII. Esa radio se escuchaba en todas partes, en las huelgas de hambre, en los conflictos mineros. Por medio de la Pío XII se daban las órdenes con claves, ahora no hay un medio como esa radio que juegue ese papel.
Dalio
Los medios de comunicación, el poder ideológico, está dado en los grandes medios que poco o nada informan sobre lo que está pasando en Bolivia.

En Argentina son pocos los medios de comunicación que han trabajado seriamente con los últimos hechos de Bolivia.


Noel
Yo creo que nadie en su sano juicio ahora dejaría el tema de los medios de comunicación. En estos tiempos definen elecciones. Pero también es relativo. Quiero mencionar un ejemplo de lo que ha pasado en Bolivia en las últimas elecciones. Los gobiernos allá financian a los partidos de acuerdo a su porcentaje de votación. Evo Morales tenía una participación en las anteriores elecciones insignificante, en cuanto al financiamiento de su propaganda. El MNR, el MIR, recibieron grandes financiamientos. Una vez que pasó el proceso electoral, con los resultados que ya conocemos, primero el MNR y después a nada de diferencia, el de Evo, ¿qué había pasado con el dinero? Pues que todos se excedieron en los gastos. Evo devolvió el 50% de la plata que le habían dado. ¿En qué se invierte la plata de las elecciones? En la televisión, en los afiches. O sea, en los medios de comunicación.

¿Qué quiero decir con esto? Evo devolvió dinero. A los otros les faltó plata. Quiero decir que debemos estar atentos a los medios alternativos de comunicación ante los grandes monopolios. Hay formas de combatir y de triunfar eficazmente, y este ejemplo lo marca. Un medio alternativo, como es una radio al que en la euforia de internet se llegó a menospreciar, la radio sigue siendo eficaz. De lo que se trata es de armar redes de comunicación alternativas que nos permitan a los de abajo conectarnos.


Asistente
¿Qué pasa con los intelectuales?
Noel
Jorge Lasarte, por ejemplo, de formación trotskista cuando era joven, ahora ha sido ministro de la Corte Electoral. Tiene una importante producción teórica –no sé si será buena o mala– sobre el tema de la gobernabilidad, sistema político, etc. Y al igual que él, muchos de esos intelectuales que antes eran orgánicos a la clase obrera, de pronto empezaron a tener un ligero desplazamiento y empezaron a hablar de gobernabilidad, de ciudadanos, de sistema político, de gestión administrativa, de reformas. Y muchos de esos empezaron a escribir sobre eso. Algunos se pasaron con armas y bagajes al MNR, que era el que prometía más modernización.

Eso en cuanto a los intelectuales. No creo que sean malos científicos o malos estudiosos. Creo que el problema está en la base misma del razonamiento científico que hacen, ese positivismo que los obliga a ver lo inmediato y no ver más allá de lo inmediato, que los lleva a conclusiones como éstas, y que la realidad se ha encargado de darles en el rostro y escupirles en la cara. Alguno escribió –a mí me revolvió el hígado cuando lo leí–: “los mineros de una orgullosa clase que producía temor han pasado a la piedad y a la lástima, donde sus mujeres están en las calles reivindicando un bono de cesantía”. Cosas como ésas. Creo que es triste el papel.

Los que escribían en las partes editoriales de los periódicos ahora no escriben nada. Son otros los que escriben tratando de justificar cuál sería el rol de la burguesía en Bolivia.

En cuanto a la universidad: en la universidad de alguna manera esta actitud creo que mantuvo un cierto quietismo. Pero ahí siempre es diferente, siempre hay pensamiento crítico en la universidad, minoritario en algunos momentos, pero creo que ahora ha irrumpido con fuerza y se ha visto en las calles. Es un poco el reanimamiento al calor del movimiento popular.


Martin Sivak
Agregaría un grupo que es importante en la Universidad Mayor de San Andrés, que es la universidad más grande, pública, de La Paz, que es el grupo Comuna. Un grupo de sociólogos y matemáticos que habían estado presos con Quispe. No sólo han participado de la Guerra del Agua de Cochabamba, sino que han producido muchísimos textos. El último de ellos, El retorno de la Bolivia plebeya, que es un gran texto de análisis sobre los últimos tres años de las luchas sociales en Bolivia.

Lo interesante es que Quispe los escucha mucho. Es un grupo que si uno piensa en otros países, no funciona tanto. Ellos están en un periódico de distanciamiento. Pero este grupo discutía mucho con Quispe y le acercaban textos, orientación política, temas a discutir. Son todos profesores de sociología y de ciencia política que han participado directamente en los programas y propuestas de Quispe. Y lo mismo pasa con Evo Morales, lo que pasa es que el gran referente intelectual de Evo es Filemón Escobar, que es un viejo dirigente, ahora senador, entonces el proceso de acercamiento de intelectuales jóvenes es algo menor. En el caso de Quispe existe, y mucho.


Asistente
¿Y sobre los partidos?
Noel
Más que sobre los partidos, preferiría enfocarlo de esta manera: si hay algo que ha permitido que Bolivia, después de la revolución del 52, reasuma un proyecto burgués y termine en el neoliberalismo es porque ha habido una ideología por detrás, que es la del nacionalismo revolucionario. Esta ideología del nacionalismo revolucionario es más o menos lo que ha estado de una y de otra manera guiando el accionar político del MNR, del MIR y de la ADN con su componente fascista también. Y estas fuerzas son las que permanentemente se encargaron de la gobernabilidad en el período neoliberal. Creo que esto es lo que ha entrado en crisis en definitiva.

Les cuando algo rápidamente. Dos visitas a Bolivia. Una, Jeffrey Sachs, el asesor, el mentor, el cerebro que estaba detrás de Goni y de todo el diseño de la política económica. Y un líder joven de la ADN, Tuto Quiroga. Tuto llega con el hacha de guerra desenterrada y con la cara pintada, directamente contra Evo. Y como corresponde a la burguesía, señalan que los muchachos lo único que hacen es gritar y protestar, pero no proponen. Entonces los grandes propositores de siempre llegan para poner las cosas en orden. “Como hemos hecho una buena gestión, hemos enterrado al difunto Banzer y hemos recuperado su legado con creces porque somos democráticos, profesionales”. Jóvenes con poca fortuna que ya están haciendo sus primeros milloncitos. Esta es la carta de la burguesía. Y han hecho una cosa sintomática. Más allá de la ADN hay que pensar en un proyecto nacional. O sea, ahí está una de las cartas, me parece la más fuerte, para recomponer. Dice Jeffrey Sachs: la culpa de que se haya caído Goni es de Estados Unidos. Vean que atrevido. Porque, dice, Estados Unidos, en vez de ayudarlo cuando le fue a pedir ayuda en febrero, que pidió 150 millones, prefirió darle una palmadita en la espalda y decirle que en Estados Unidos también tenemos problemas. Y ahí están las consecuencias. Es más, sin en esta última crisis le dábamos los 10 millones que estaba pidiendo se podía solucionar. Pero Estados Unidos prefiere gastar en dos días eso en Irak que darle plata y abrirse un frente interno. Por lo tanto, el que haya caído Goni es culpa de Estados Unidos.



Eso para cualquier desprevenido, y ahora creo que quedan menos. Pero en el fondo lo que no quiere decir es que lo que está en desastre es ese modelo económico que él ha ayudado a diseñar. Que ésa es la verdadera razón del fracaso que ha pasado en Bolivia. Creo que ese es el papel en lo ideológico del nacionalismo revolucionario que está en crisis, y obviamente, del modelo.
Martin Sivak
Cuando decía que los partidos habían caído es porque en la alianza de gobierno están los principales partidos que sacaron más votos, menos Evo Morales. Los tres partidos que sacaron más votos, y hubo mucha fragmentación en la última elección. Pero ante la crisis de Sánchez de Lozada todos los partidos componen la alianza de gobierno y han caído todos. Y coincido con Noel, la última esperanza blanca es Tuto Quiroga, que fue vicepresidente de Banzer, un ingeniero formado, que fue el primer impulsor de la venta de gas, que empezó a trabajar sobre la idea de la venta del gas. Tarija, en el sur de Bolivia, es más pequeño que Uruguay. En Tarija hay una cantidad de gas solamente comparable a la de Venezuela, pero vas a un bar y no hay gas. Es absurdo. Quiroga expresa es sector del empresariado que tiene fuertes intereses en el gas, porque él viene del negocio del gas. Y le sumás a eso una cara bonita, una esposa rubia, atlético, con un discurso relativamente claro. Pero por fuera del partido, aunque es de ADN, pero eso no le conviene, el tiene que aparecer como con un liderazgo reinventado por fuera de la política, aunque es parte de la política. Si tengo que especular sobre qué va a pasar en los próximos meses, pienso que la burguesía, la clase media boliviana, van a trabajar en ese sentido. No se ve otra posibilidad. Aunque otra es Mesa. Hay que ver si se va a acercar a Tuto Quiroga o a los movimientos sociales. Creo que va a tener que hacer un equilibrio muy complicado, porque ante una mínima crisis la gente va a volver a la calle, y Mesa no tiene respaldo. Ni va a bancarse una masacre, creo, como lo hizo Sánchez de Lozada.
Dalio
También tiene que ver con los cambios. Si antes eran los partidos políticos tradicionales, que de alguna manera reivindicaban los intereses dentro del pueblo, como el MNR, de un tiempo a esta parte quedaron reducidos a partidos debilitados por su función. Nacieron los movimientos sociales, como el movimiento Tupac Katari, como el MAS. Ese cambio que hubo es fundamentalmente el aspecto significativo; ahora son más revolucionarios los movimientos sociales, son más frontales, están siguiendo en la lucha.
Asistente
Se nombró a Sendero Luminoso en la mina. No entendí qué es lo que quisiste decir.
Juan Carlos
Ellos venían a reclutar gente porque veían que ahí había mucha juventud revolucionaria. Venían a formar cuadros, eso después ya del golpe. Todo esto lo manejó la Juventud Comunista. No era algo nombrado, claro, sino algo clandestino. Para darle el nivel de importancia que tenía ese centro minero lo cité.
Noel
Puede dar una falsa impresión esto. Si hay algún acercamiento en algún momento es precisamente entre Felipe Quispe y este grupo que formó y fundó el Ejército Tupac Katari, que tenía alguna influencia, aunque no hay datos ciertos, me parece que no es exactamente lo mismo que Sendero Luminoso. Pero si hubo algún acercamiento fue por esa vía. Y eso fue entre el 90 y el 94, en que se fue generando este momento Tupac Katari, del cual, obviamente, la parte intelectual se va a quedar en que es este grupo Comuna, que no son exactamente todos, pero por lo menos dos, que estuvieron presos. Y Felipe Quispe, que funda un … (¿). Alejado, renegando inclusive de sus orígenes marxistas. Porque el EGTK tenía orígenes marxistas, y lo dijo públicamente, porque repudió, por eso es que hay esa separación. Un poco como que Linera repudia ya la lucha armada, Felipe Quispe la sigue reivindicando, y se retira a una especie de retiro intelectual, haciendo lo que él decía, orientar. Es un grupo indudablemente de izquierda, crítico, pero también tiene determinadas orientaciones que, como buenos izquierdistas, son bastante discutibles.
Martin SAVAK
Claramente Evo, la semana pasada estuvo en Cuba invitado por Fidel Castro; cuando Chavez fue a la asunción de Sánchez de Lozada, prácticamente lo estuvo persiguiendo. Después Evo fue a Venezuela, estuvo. Evo está construyendo una red internacional, y busca como referencias a Chávez y a Fidel Castro. En el caso de Quispe creo que no se pronuncia.

Noel
Yo creo que ahí está la potencia del movimiento de Evo pero también los peligros, porque ahí también se hace permeable a ciertas corrientes que están planteadas en el plano internacional que no están buscando justamente lo que es una necesidad histórica, una transformación radical, no sólo del modelo. A esta altura en Bolivia pensar en cambiar, no ya al presidente, sino cambiarle a esta chola que se llama capitalismo, otra pollera, no da. A no ser que se inventen algo. Es posible. La burguesía ha demostrado siempre capacidad.

Digo que ese es el peligro porque también ese cerco puede marcar un futuro estilo Lula, que prometía mucho un cambio profundo, ni siquiera revolucionario, pero por lo menos un cambio en otros términos que por lo menos tienda a modificar la correlación de fuerzas, y me parece que queda atrapado en este apoyo internacional que así como lo ha ayudado a subir, también lo ha presionado.


Dalio
Lo que está faltando en Latinoamérica es construir un solo instrumento que sea revolucionario, por un lado, y que pueda cambiar este modelo, este sistema. Hay que ver cómo se puede empezar a construir esa forma de lucha a nivel internacional. Me parece que se están dando pasos necesarios. Está faltando integración total con todos los movimientos de izquierda para poder hacer frente al modelo. Cómo hacer que exista un proyecto latinoamericano. Nos corresponde a todos esta tarea, para poder cambiar este sistema.





Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal