Factores de riesgo en la aparición de conductas delincuenciales a partir de los factores de exclusión: pobreza, género, inmigración



Descargar 37.1 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño37.1 Kb.

Factores de riesgo en la aparición de conductas delincuenciales a partir de los factores de exclusión: pobreza, género, inmigración (10.000 palabras)

Los factores de riesgo en la aparición de conductas delincuenciales partiendo de los considerados agentes de exclusión como: la pobreza, el género y la inmigración, nos lleva a describir, al menos, de forma prospectiva cada uno de los factores mencionados, como la interrelación entre ellos.


La pobreza se podría definir de muchas formas pero de todas las definiciones consultadas nos hemos inclinado por la que nos parece más completa: “situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas humanas: la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria y el acceso al agua potable.
Otro intento de definición es el que explica que la pobreza debe ser vista como el resultado de un modelo económico y social, ejercido y aplicado en un territorio y tiempo determinado, por los diversos agentes económicos y políticos, que producen en la sociedad sectores excluidos de los beneficios totales o parciales del modelo en ejecución.
A estos sectores excluidos de los beneficios generados en las sociedades ricas, son a los que denominamos pobres. Desde este punto de vista, la pobreza sería la consecuencia y no la causa de resultados de procesos complejos y extendidos en el tiempo.

La imposibilidad de acceso a los recursos para satisfacer las necesidades básicas, que inciden en el deterioro de la calidad de vida y tenemos que resaltar son:



  • El desempleo

  • La falta de ingresos económicos o el nivel bajo de los mismos

Aunque también, la situación de pobreza puede presentarse como el resultado de los procesos de exclusión social: Segregación social o marginación

Es especialmente llamativo que en las sociedades donde la ley de la oferta y la demanda rige el Mercado y la competitividad, son sociedades que generan exclusión para todos aquellos que no pueden funcionar con esa lógica, como son las personas enfermas, ancianas, discapacitadas, inmigrantes, etc.


Las convenciones internacionales intentando de describir y medir la pobreza, y teniendo en cuenta que los parámetros para razonarla puedan variar, vienen dados a grandes rasgos como sigue:

El Banco Mundial, estableció la línea internacional del umbral de pobreza en 2 dólares per cápita, y en 1,25 dólares para definir el umbral de la pobreza extrema en 1985.

Los distintos significados que se le dan al concepto de pobreza son fundamentalmente económicos, pero además, tiene una gran repercusión política y social.

Rowntree definió dos tipos de pobreza: pobreza primaria (en la que se encontrarían familias cuyo ingreso total no es suficiente para mantener un funcionamiento puramente físico) y pobreza secundaria (estarían las familias que podían alcanzar ese mínimo pero no disponían de excedentes).

La medida globalmente más usada para determinar la extensión de la pobreza, lo demuestran los cálculos realizados por el Banco Mundial en base a la “línea internacional de pobreza”.

Actualmente se aceptan tres categorías derivadas de esta forma de medir la pobreza:

La población que dispone entre un 50 y un 60% del ingreso medio es catalogada como en “riesgo de pobreza”.

La población que se sitúa entre 40 y 50% de ese ingreso medio, se considera “pobre”.

Y en tercer lugar, estaría la población que tiene menos del 40% del ingreso medio, se encontraría en “pobreza extrema”.

Este es el mismo tipo de medición de la pobreza usada en España y según el cual un 20,8% de los españoles se encontraba en una situación de “pobreza relativa” o en riesgo de pobreza” en el año 2010.


En países desarrollados como el nuestro, la gran diferencia se produce entre las zonas rurales y urbanas, con diferente estilo de vida que hace que sea más o menos posible la integración del enfermo en la comunidad. En cambio, en las grandes ciudades es donde el binomio enfermedad mental y exclusión produce situaciones dramáticas.
El concepto de pobreza según Amartya Sen, vendría a contemplar el enfoque más actual sobre la pobreza que es, la pobreza como falta de desarrollo humano1 . Este concepto de pobreza, actualizado por Amartya Sen y retocado, teniendo en cuenta una sociedad basada en la igualdad básica de los seres humanos, podría ser definido como pobreza de desarrollo humano.
Como el enfoque de Sen conlleva una reducción de sus elementos determinantes a variables como: la expectativa de vida, escolarización o ingreso disponible, que si bien son relativamente fáciles de medir dejan fuera del análisis del desarrollo a otros componentes que se consideran esenciales, como son: la libertad individual o los derechos democráticos. Se reduce así la perspectiva de la pobreza y llevó a Sen a considerarlo inaceptable, añadiendo: “La pobreza económica no es la única que empobrece la vida humana. Para identificar a los pobres debemos tener en cuenta, por ejemplo, la privación de los ciudadanos de regímenes autoritarios, desde Sudán a Corea del Norte, a los que se niegan la libertad política y los derechos civiles.”
A partir de este enfoque el PNUD o Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ha elaborado un Índice de Pobreza Humana (IPH) que se describe como sigue: “En lugar de utilizar los ingresos para medir la pobreza, el IPH mide las dimensiones más básicas en que se manifiestan las privaciones: una vida corta, falta de educación básica y falta de acceso a los recursos públicos y privados.”
Con estos criterios se formaron la base para establecer el Índice de Desarrollo Humano (IDH), definido como: “el proceso de ampliación de las opciones de las personas y mejora de las capacidades humanas (…) y las libertades”.
Estaríamos aquí frente a lo que habitualmente se denomina pobreza absoluta y es aún hoy la medida globalmente más usada para determinar la extensión de la pobreza, como lo muestran los cómputos realizados por el Banco Mundial en base a una “línea internacional de pobreza”. Esta línea fue tradicionalmente fijada en 2 dólares estadounidenses per cápita en 1985, para definir la pobreza y en 1 dólar para definir la pobreza extrema.
En agosto de 2008, la línea de pobreza extrema fue reajustada a 1,25 dólares. Esta cantidad refleja el promedio del ingreso mínimo necesario para sobrevivir en los diez a veinte países más pobres del mundo.

En este caso tenemos la así llamada pobreza relativa, que varía con el desarrollo social que va determinando, en cada época y sociedad, aquel mínimo de consumo bajo el cual más que ver amenazada la supervivencia se desciende a un estado de exclusión o imposibilidad de participar en la vida social (ejemplo clásico de esta forma de pobreza utilizado por Adam Smith en La riqueza de las naciones).

El riesgo de esta forma de ver la pobreza y, en general, de toda la idea de la pobreza relativa es el que ha sido apuntado por Amartya Sen, quién nos llama la atención sobre no perder de vista el “núcleo irreductible de privación absoluta en nuestra idea de pobreza”. Teniendo en cuenta que las expectativas sociales se mueven constantemente en la medida en que una sociedad se desarrolla, elevando sucesivamente nuestra vara de medir, el umbral de lo que Smith A., llamaba “ese deshonroso grado de pobreza”.
Hay que tener en cuenta, que las expectativas sobre el “mínimo socialmente aceptable”, pueden aumentar más rápidamente que el bienestar real de la población.

Los factores explicativos sobre la pobreza de las sociedades avanzadas que se han venido aportando: el cambio tecnológico, los aspectos institucionales, los conflictos corporativos y los aspectos culturales, han ocupado gran parte de las explicaciones, pero de todos estos factores, el mercado laboral, ha estado en el centro del debate junto al Estado del Bienestar, aunque también se han tratado: los flujos migratorios, las relaciones étnicas y raciales, la disolución de la familia tradicional y el proceso de formación de subculturas. El tema más discutido ha sido el concepto de “underclass”, que alude a sectores degradados y excluidos socialmente que ya no pertenecen a ninguna de las clases establecidas de la sociedad. Término utilizado por William Julius Wilson y Anthony Giddens.

No vamos a entrar en las distintas formas de explicar las causas de la pobreza en las sociedades avanzadas, solo apuntar que son divididas en tres grandes categorías: enfoques que enfatizan la dislocación estructural (Schumpeter), enfoques que enfatizan el dualismo estructural (Marx), y enfoques que enfatizan la exclusión institucional (Murray Ch.1984).

Desde el punto de vista de la teoría económica se conoce como “underclass” como un conflicto entre insiders, o grupos establecidos, y outsiders o grupos que buscan entrar en un determinado mercado o de otro tipo. Por tanto, la pobreza y la exclusión social son fenómenos recurrentes y connaturales del desarrollo económico pero no deben llegar necesariamente a plasmarse en una clase o grupo social formado por personas permanentemente empobrecidas o excluidas. Sería necesario la creación mecanismos adecuados para facilitar la salida de estas situaciones, que haga de la caída en la pobreza o la exclusión una situación meramente pasajera.

En el Libro Blanco de 1993 como documento importante de la Unión Europea, Crecimiento competitividad, empleo - Retos y pistas para entrar en el siglo XXI y la Agenda 2000, han basado su diagnóstico en elementos de los tres enfoques mencionados y enumeran tres hipótesis explicativas como:


  • Hipótesis de relaciones imperialistas entre países

  • Comportamiento cultural e individual

  • La localidad, depende del lugar donde se viva, influye en la probabilidad de empobrecerse, permanecer en la pobreza o salir de ella.

El umbral de pobreza que viene definido internacionalmente (Banco mundial) como la línea fijada en dos dólares diarios por persona (de igual poder adquisitivo), cantidad que se considera suficiente para la adquisición de productos necesarios para cubrir las necesidades básicas en los países de más bajos ingresos.

Umbral de pobreza extrema que viene definido internacionalmente (Banco Mundial) como la línea fijada (en 2008) en 1,25 dólares diarios per cápita (de igual poder adquisitivo), cantidad que se considera suficiente para la adquisición de productos necesarios para sobrevivir en los países de más bajos ingresos.

Según las estadísticas del Banco Mundial publicadas en abril de 2011 acerca del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la proyección para 2015 en cuanto al porcentaje de personas viviendo en la pobreza extrema (menos de 1,25 $/día) es del 14.4% de la población mundial.










Al unir el factor pobreza con el de género, se podría hablar de feminización de la pobreza. Según el FONDO DE LAS NACIONES UNIDAS para las MUJERES (UNIFEM),

  • Se calcula que actualmente hay más de mil millones de personas atrapadas en la pobreza absoluta.

  • El 70% de los pobres son mujeres.

  • Se estima que 7 de cada 10 personas que mueren de hambre en el mundo son mujeres y niñas.

  • Las mujeres también son el mayor grupo entre los denominados trabajadores pobres, personas que trabajan pero que no ganan lo suficiente para salir de la pobreza absoluta.


Para la Organización Mundial del Trabajo, las mujeres constituyen actualmente el 60% de los trabajadores pobres.

El campo del Derecho es particularmente sensible a la demostración a favor o en contra de los ideales abanderados por uno u otro género. Intenta tomar como referencia al mundo real y social y cómo se dan las relaciones interpersonales y grupales en éste. Hay quienes ven en el Derecho una herramienta que puede y debe ser usada para el cambio en la protección y la igualdad de la mujer.


Los dos factores anteriormente esbozados: pobreza y género sumados al de inmigración, nos llevan a considerar: que para el inmigrante salir de un país o lugar y establecerse en otro nunca ha sido tarea fácil. Los obstáculos pueden venir del país de acogida o de origen (tenemos ejemplos que los Regímenes totalitarios tratan de evitar la salida de emigrantes, sobre todo porque se trata de población joven en edad de trabajar y contribuir al desarrollo del país o a otros objetivos establecidos).

Históricamente, las migraciones han cambiado el aspecto de los países, influyendo en su composición racial, lingüística y cultural, así como otros cambios importantes.

Desde nuestro punto de vista, presentaran más dificultades de adaptación social los inmigrantes según el país de origen. Los que vienen tienen que integrarse en el nuevo país, primero laboralmente con una legalidad en permisos, identificación, seguridad social y educación; al mismo tiempo culturalmente, por el idioma nuevo cuando es diferente del suyo, y en cualquier caso deben asumir las nuevas costumbres y formas de vida. Los valores serán de diferente intensidad, por ejemplo el concepto de amistad, de servicio comunitario, de tiempo libre, de horarios, de comidas, de familia, de folclore, de gustos artísticos; estos nuevos o modificados valores se deberán superponer o intercalar con los suyos de origen para evitar problemas inútiles y aunque la diversidad cultural, de idiomas y de religiones puede ser enriquecedora a veces, puede también ser creadora de conflictos graves en otros casos. En función de lo anterior, se puede:


  • Aumentar las dificultades para obtener empleo.

  • Aumentar la vivienda marginal, hacinamiento y sus consecuencias.

  • Y también puede aumentar el riesgo de exclusión social.

Por todo ello las dificultades de adaptación social incrementaran el riesgo de exclusión social, de la misma forma que todos los factores de exclusión social pueden incidir en la aparición de conductas delincuenciales.

Las razones de las migraciones son diversas:

  • Las diferencias en los salarios de los países de origen y al que se emigra. Si se producen dentro del mismo país, el alto nivel de pobreza urbana se debe también a la migración de las personas de las áreas rurales hacia las áreas urbanas (búsqueda de un empleo mejor remunerado, mejor calidad de servicios sanitarios y educativos)

  • La persecución política.

  • La reagrupación familiar

Los obstáculos para el inmigrante en cada país, tienen múltiples facetas, tanto por parte de los gobiernos respectivos como por parte de los propios habitantes del país e incluso de otros inmigrantes ya establecidos, sobre todo si proceden de países distintos. Una sencilla explicación del rechazo de los inmigrantes en el país de entrada según William F. Ogburn y Meyer F. Nimkoff en el libro Sociología: Los individuos no siempre se muestran cordiales ante los cambios introducidos en el grupo al que pertenecen, sino que suelen ser hostiles a innovaciones sugeridas por gentes de fuera o incluso por recién llegados al grupo...Estas distinciones se comprenden mejor desde el punto de vista de la teoría de las relaciones extragrupo e intragrupo, que puede decirse que surgen cuando grupos que actúan uno sobre otro se sienten extraños u hostiles entre sí. Bajo tales circunstancias, todos los miembros del mismo grupo constituyen un intragrupo o un «nosotros» como opuestos a un extragrupo o un «ellos».

También los flujos de población recientes dan origen a una diferenciación tanto jurídica por parte de cada Estado (España, Italia, Alemania, etc.), como social por parte de la población nativa con respecto a los derechos de los inmigrantes. Y no se trata sólo de los inmigrantes, sino también los antiguos emigrantes "retornados" que, aunque probablemente con mayores ventajas que los inmigrantes propiamente dichos, no disponen tampoco de todos los derechos y beneficios de los nacionales residentes de mucho tiempo.

Como sabemos en España, ha habido una fuerte inmigración de latinoamericanos; en especial, de ecuatorianos, colombianos, argentinos y de europeos orientales.

Las migraciones presentan problemas diferentes: los que se van ejercen un efecto similar al de la disminución de la natalidad, lo que para los países de natalidad alta será un alivio. En cambio, en el país de recepción de inmigrantes, la composición de la población sufre unos cambios sustanciales, como puede verse en la pirámide de la población inmigrante de España, en la que abundan tanto los hombres como las mujeres en edad de trabajar, mientras que la proporción de población menor de 20 años o mayor de 65 es mucho más escasa que la nacional.

Los problemas más graves y de diferente intensidad según los países giran en torno a la obtención de documentos legales de identidad y/o permisos de trabajo legal. Para sobrevivir los adultos y sus familias necesitan trabajar, salvo que sean jubilados y vengan por reagrupación familiar. Los problemas de muchos inmigrantes se deben a que el Estado de donde proceden no les dan siempre la orientación necesaria, por lo que los que están decididos a abandonar sus países caen en ocasiones en manos de verdaderas mafias de tráfico de personas y ello ocasiona problemas de identificación y asistencia en el país de acogida que se añaden a los problemas laborales, aunque sólo vengan a trabajar en algún empleo rechazado por los nativos: como los mismos emigrantes reclaman: sólo venimos a trabajar en labores que los nacionales no quieren hacer, aunque en muchos casos, los inmigrantes más viejos abandonan esos trabajos y son sustituidos por los nuevos inmigrantes.

La inmigración es uno de los fenómenos mundiales que más discusiones plantea. Todas las naciones desarrolladas, y parte de las subdesarrolladas, restringen fuertemente la inmigración justificando económicamente esta política en la competencia desleal que representaría para los ciudadanos, una mano de obra más barata y la carga que representarían los inmigrantes a los Servicios Sociales de carácter Público.

A pesar de las razones alegadas, la política de cierre de fronteras plantea serios problemas legales a las naciones que lo practican en cuanto a la posible vulneración de los derechos humanos.

Conviene recordar que según el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se establece que:



1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Como conclusión

Todos los factores de exclusión social como la pobreza, el género o la inmigración pueden incidir en la aparición de conductas delincuenciales. Además de éstos factores, que mis compañeros van a exponer, también influirán otros factores, como son: la salud mental, la drogodependencia, u otras drogas consideradas como drogas sociales: alcohol, tabaco, anfetaminas y derivados, fármacos.




1 Amartya Sen premio Nóbel se inspira en la acepción primigenia de pobreza como falta de capacidad de producir o de realizar su potencial productivo. En este enfoque el énfasis está puesto no tanto en el resultado (ser pobre en el sentido de no disponer de ingresos o bienes suficientes) sino en el ser pobre como imposibilidad de alcanzar un mínimo aceptable de realización vital por verse privado de las capacidades, posibilidades y derechos básicos….







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal