Ezequiel zamora



Descargar 64.27 Kb.
Fecha de conversión01.04.2018
Tamaño64.27 Kb.

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTALhttp://www.entorno-empresarial.com/imagenes_articulos/1864.jpg

DE LOS LLANOS OCCIDENTALES

EZEQUIEL ZAMORA”



SAN CARLOS – EDO. COJEDES

CONVENIO UNELLEZ- A.N.T.S.A.A
http://www.vectorizados.com/muestras/papiros-y-documentos-antiguos.jpg

Integrantes:

León, María C.I:16.481.057

Núñez, Nayerky C.I. 11.648.678

Catania, Alfredo C.I. 8.512320


Profesor: Prof. TAMHARAIRE ROJAS
Barquisimeto, Junio 2012.

INTRODUCCIÓN

El ideario bolivariano fue plasmado en cada uno de los discursos y proclamas del Libertador, documentos de consulta obligada a la hora de hablar del proyecto integracionista de América Latina. Son estos algunos documentos: Manifiesto de Cartagena (1812), Carta de Jamaica (1815), Independencia de Venezuela con la batalla de Carabobo y otros.


El ideal integrador de Bolívar se convierte en herramienta fundamental para lograr avanzar hacia el camino de la Estructuración de una gran nación, bajo el esquema de un solo espacio geopolítico, multiétnico y sociocultural.
El Ideario bolivariano   es el punto de referencia de la Integración de América   Latina. La idea de unir a nuestros países en un solo bloque económico, político y social, buscaba entre otras cosas defender la soberanía y las riquezas de la América mestiza frente a las intenciones de los países poderosos. Asimismo buscaba convocar a todos los pueblos bajo un mismo proyecto libertario basado en una democracia verdadera de libertad, igualdad y justicia.

Lo predijo en el Manifiesto de Cartagena:” Yo soy del sentir y del pensar que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, nuestros enemigos obtendrán las victorias más completas…. Seremos envueltos indefectiblemente en los horrores de las disensiones civiles y conquistados vilipendiosamente por ese puñado de bandidos que infectan nuestras comarcas”

Esta intención manifiesta de este y muchos pensamientos   más de Simón Bolívar son la base de nuestra Constitución la cual invoca el ejemplo histórico de Nuestro Libertador.

IDEARIO BOLIVARIANO


El Ideario Bolivariano son el conjunto de las principales ideas, obras y pensamientos de nuestro libertador Simón Bolívar, y la influencia que tuvo, tienen y tendrán en el futuro dentro de la colectividad donde sean estudiadas o bien implementadas. En cualquier forma allí están sus cartas, sus discursos, sus decretos, sus instrucciones, todo cuanto escribió, fiel testimonio de la acción ejemplar de un ciudadano superior, razón por la cual sus imperecederas ideas esperan ser aplicadas para forjar así una sociedad digna de haber sido liberada por la primera espada y pensamiento americanos.

El ideario bolivariano fue plasmado en cada uno de los discursos y proclamas del Libertador, documentos de consulta obligada a la hora de hablar del proyecto integracionista de América Latina. Son estos algunos documentos: Manifiesto de Cartagena (1812), Carta de Jamaica (1815), Independencia de Venezuela con la batalla de Carabobo, entre otros.

El ideal integrador de Bolívar se convierte en herramienta fundamental para lograr avanzar hacia el camino de la Estructuración de una gran nación, bajo el esquema de un solo espacio geopolítico, multiétnico y sociocultural.

Además, es el punto de referencia de la Integración de América  Latina. La idea de unir a nuestros países en un solo bloque económico, político y social, buscaba entre otras cosas defender la soberanía y las riquezas de la América mestiza frente a las intenciones de los países poderosos. Así mismo, buscaba convocar a todos los pueblos bajo un mismo proyecto libertario basado en una democracia verdadera de libertad, igualdad y justicia. Lo predijo en el Manifiesto de Cartagena: “Yo soy del sentir y del pensar que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, nuestros enemigos obtendrán las victorias más completa… Seremos envueltos indefectiblemente en los horrores de las disensiones civiles y conquistados vilipendiosamente por ese puñado de bandidos que infectan nuestras comarcas”



El pensamiento bolivariano se sustenta en seis elementos fundamentales que son: la Libertad, la Igualdad, la Justicia, la Moral, la Educación y la Integración Latino americana, la cual es constante en el pensamiento de Bolívar.

  • La Libertad:

En primer lugar la Independencia, la absoluta determinación de que los pueblos americanos deben ser libres de toda dominación extranjera, para el hombre que luchó contra un imperio la libertad de la patria, es decir, la capacidad de decidir sobre su propio destino era innegociable. La Independencia es más que el acto de separación de España, es el rescate del respeto propio, de la dignidad del pueblo al ejercer su libertad. La libertad fue el primer móvil de la acción revolucionaría de este genio americano, pero sabía sin duda alguna, que ésta no es completa si no viene acompañada de la educación ,la justicia social y una acrisolada moral que convierta en integral la obra del estadista. Asimismo, la soberanía popular se asume como un principio de la libertad la cual actualmente se ejerce afirma la libertad de nuestro pueblo frente a toda tiranía interna. Con Bolívar decimos que “la soberanía del pueblo es la única autoridad legítima de las naciones”.

  • La Igualdad y Justicia Social :

Simón Bolívar pensaba que la libertad debía envolver a todos los hombres, sin discriminación de razas o creencias; esto no era una concepción derivadas de sus lecturas, ni de la preocupación de su maestro Simón Rodríguez quien lo llevó a jurarla sobre el Monte Sacro, sino que su propia experiencia, adquirida frente a las injusticias observadas en el viejo y nuevo mundo, lo hacen tomar providencia para considerarla en el área geográfica americana, la cual servirá de escenario a su lucha revolucionaria. Bolívar provenía de una clase social aristocrática, que gracias a su riqueza podía adquirir a través del impuesto "lanzas de castilla" (título mobiliario), pero su decisión de luchar por el bien común, lo llevó a dejar de lado posiciones privilegiadas. Para enfrentarse con decisión a todo de dificultades y privaciones. Para él, la República no podía ser mobiliaria, ni selectiva, sino amplia y popular en la cual el individuo, sea cual fuere, atenderá a la denominación de ciudadano. Para Bolívar las desigualdades sociales ponen en riesgo la República; por ello proclamó una igualdad por encima de los intereses de la clase mantuana a la que pertenecía de nacimiento. Por eso imploró y decretó leyes que otorgaran la libertad a los esclavos y reconocieran el derecho a los pueblos indígenas: derecho a la libertad y a la tierra.

  • La Moral:

Para Bolívar, la salud de la república dependía de la moral que por educación adquieren los ciudadanos, y ésta debía acompañarse de leyes inexorables y tribunales imparciales capaces de imponer justicia. Sin virtud decía, perecería la República. Bolívar siempre se opuso a la corrupción de los ejércitos; es decir, al abuso de los jefes militares basado en el poder de las armas; se opuso a las tiranías de caudillos militares. Para Bolívar, un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno, es el defensor de la libertad. Sí propuso la unidad cívico militar tan efectivo en la guerra como en la paz. Unidad que debía aceptar como única autoridad legítima la del pueblo soberano expresada en sus leyes e instituciones.

  • La Educación:

La educación que imaginaba Bolívar era para una época y una realidad, para una situación social, política y económica concreta, era el caso de Venezuela. No tenía como libertad, igualdad y justicia, el ideal integrador de Bolívar se convierte en herramienta fundamental para lograr avanzar hacia el camino de la Estructuración de una gran nación, bajo el esquema de un solo espacio geopolítico, multiétnico y sociocultural.

  • Integración Latinoamericana:

A pesar de que el proyecto de unidad latinoamericana no pudo tomar forma, el pensamiento bolivariano es el punto de referencia para pensar hoy sobre la integración en América Latina. La idea de unir a nuestros países en un solo bloque económico, político y social, buscaba defender la soberanía y las riquezas de la América mestiza frente a las intenciones imperialistas de los países poderosos. Asimismo, buscaba convocar a todos los pueblos bajo un mismo proyecto libertario, basado en una democracia verdadera de libertad, igualdad y justicia.

CONSTITUCIÓN Y EL IDEARIO BOLIVARIANO

El ideario bolivariano esta manifestado en algunos Artículos de nuestra Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela.



Preámbulo, El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y forjadores de una patria libre y soberana; con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad; en ejercicio de su poder originario representado por la Asamblea Nacional Constituyente mediante el voto libre y en referendo democrático, decreta la siguiente CONSTITUCIÓN:

Art. 1: La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.

Art. 62: Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica.

Art. 70: Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros; y en lo social y económico: las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en todas sus formas incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad. La ley establecerá las condiciones para el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos en este artículo

.Art. 107: La educación ambiental es obligatoria en los niveles y modalidades del sistema educativo, así como también en la educación ciudadana no formal. Es de obligatorio cumplimiento en las instituciones públicas y privadas, hasta el ciclo diversificado, la enseñanza de la lengua castellana, la historia y la geografía de Venezuela, así como los principios del ideario bolivariano.

Art. 113: No se permitirán monopolios. Se declaran contrarios a los principios fundamentales de esta Constitución cualesquier acto, actividad, conducta o acuerdo de los y las particulares que tengan por objeto el establecimiento de un monopolio o que conduzcan, por sus efectos reales e independientemente de la voluntad de aquellos o aquellas, a su existencia, cualquiera que fuere la forma que adoptare en la realidad. También es contrario a dichos principios el abuso de la posición de dominio que un o una particular, un conjunto de ellos o de ellas, o una empresa o conjunto de empresas, adquiera o haya adquirido en un determinado mercado de bienes o de servicios, con independencia de la causa determinante de tal posición de dominio, así como cuando se trate de una demanda concentrada. En todos los casos antes indicados, el Estado adoptará las medidas que fueren necesarias para evitar los efectos nocivos y restrictivos del monopolio, del abuso de la posición de dominio y de las demandas concentradas, teniendo como finalidad la protección del público consumidor, de los productores y productoras, y el aseguramiento de condiciones efectivas de competencia en la economía.

VIGENCIA DEL IDEARIO BOLIVARIANO

En la actualidad cada día que nombramos a nuestro Simón Bolívar mantenemos presente su vigencia histórica y política, porque más allá de nombrarlo solamente, debemos impulsar un nivel práctico en nuestra conducta para emular su ejemplo en la lucha diaria por nuestra libertad. Él está presente en nosotros porque nuestras naciones nacieron de un proceso transformador de independencia, que en su época se proyectaba como un proyecto de unidad Latinoamericana; que más tarde por intereses regionales, locales, e individuales, dicho proyecto quedó sin terminar, por lo tanto hoy es necesario culminar este planteamiento histórico pero vigente ya que las condiciones dadas de nuestros pueblos permiten construir el sueño bolivariano.

En ese sentido, es el pensamiento bolivariano donde encontramos ideas pertinentes para salir del estado de sumisión y erigir un pueblo con conciencia, política, social y moral. En Bolívar conseguimos herramientas de análisis para fortalecer nuestra identidad latinoamericana y rescatar nuestra memoria histórica de lucha, asimismo reivindicar la autodeterminación y la soberanía de nuestros pueblos. La presencia del ideario Bolivariano es innegable, el Libertador dedicó su tiempo a la formación y luego a la lucha por la independencia y libertad de nuestras naciones, ya que él supo aplicar en teoría y en práctica la conciencia liberadora e interpretar los sueños liberadores de nuestros pueblos y así conducirlos por una senda heroica que se convirtió en una gran batalla de liberación, la cual se materializó en la libertad de los esclavos y siervos en hombres y mujeres libres, también fijó los cimientos de lograr nuevas naciones republicanas y democráticas; supo luchar en contra de la dominación colonial.

La lucha que viven nuestros pueblos en estos días es por la construcción de un estado donde construyamos la igualdad social y la educación universal y republicana del pueblo para formar hombres y mujeres que participen en las toma de decisiones de la Nación, lo cual como nos enseña Bolívar, son la base sólida en que se funda una nación verdaderamente democrática, libre y soberana. Por tanto, es imprescindible el conocimiento, la enseñanza y la vigencia del pensamiento Bolivariano en la actualidad, por lo cual la nueva Ley Orgánica de Educación, en su artículo 14, señala que los principios del ideario bolivariano son de obligatorio cumplimiento, en las instituciones y centros educativos oficiales y privados. Asimismo, en el preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se invoca la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y forjadores de una patria libre y soberana.



ÁRBOL DE LAS TRES RAÍCES

Nombre que se le da al triangulo filosófico conformado por tres de los más grandes pensadores y revolucionarios de América Latina y por supuesto del país. Estos tres pensadores son: Simón Rodríguez o Samuel Robinson, Simón Bolívar (Nuestro Libertador) y Ezequiel Zamora. De este modo, se puede afirmar que el análisis e interpretación del Árbol de las Tres Raíces compuesta e integrada por los pensadores anteriormente mencionados tienen vigencia y gran significación aún en la actualidad, ya que es necesario retomar algunos de los más insignes pensamientos de dichos seres y adaptarlos a nuestro contexto histórico.

Dentro de este orden de ideas, es importante resaltar que la trama y vida de los seres humanos que conforman el árbol de las tres raíces se define en tres aspectos fundamentales:

1)    Lo Epistemológico: los tres pensadores hablan de romper esquemas, de romper paradigmas, de darle ruptura a lo tradicional,  de darle ruptura al discurso colonialista y ahora en la actualidad se busca romper con el discurso oportunista por un lado, y por el otro el discurso ambiguo de gran parte de la sociedad y de los actores que dirigen las estructuras de poder.

 2)    Lo Filosófico:    la  necesidad y urgencia de tener un pensamiento propio, original. De allí la frase que es y será historia viva del gran Robinson “o inventamos o erramos”.

 Aun en la actualidad, es perentorio construir un modelo de desarrollo propio de los venezolanos y   venezolanas, retomar nuestra cultura autóctona y nuestras tradiciones aborígenes conceptualizadas al entorno actual para acabar con tanta transculturización y dejar de copiar modelos políticos, económicos, sociales y culturales de otras latitudes que no se corresponden con nuestra idiosincrasia, con nuestra particularidad como país y con nuestras características propias como nación.

3)    Lo Ético: uno de los pilares más importantes dentro del pensamiento que abarca el árbol de las tres raíces y su composición, puesto que los tres pensadores comentan en sus escritos la ingente necesidad de crear al hombre nuevo, al nuevo republicano, lejos de vicios y que este supeditado a los intereses del pueblo y de las mayorías.

De allí surgen los pensamientos del general del pueblo Ezequiel Zamora al querer garantizar a través de su lucha “tierras y hombres Libres” y la lucha inalcanzable de nuestro inolvidable padre “mi opinión es legisladores que la igualdad debe ser establecida y practicada” (Discurso Congreso de Angostura 15 /Febrero / 1819).



  • Primera Raíz: Simón Rodríguez, Raíz Robinsoniana

Utilizó a menudo el seudónimo de Samuel Robinson, por lo que su sistema de pensamiento es conocido como robinsoniano. Fue un gran pensador venezolano, latinoamericano y universal, el objetivo de toda su actividad intelectual fue servir a la liberación de los pueblos sometidos por el yugo del imperio español y a su integración en hermandad. A través de sus métodos para una educación liberadora, propugnó la emergencia del nuevo hombre americano y la creación de Repúblicas de hombres y mujeres libres.

El pensamiento innovador y la acción ejemplarizante de Simón Rodríguez brillaron especialmente en el campo de la educación. Para él, la finalidad de la educación no era formar aristócratas, sino hacer de todos los habitantes verdaderos ciudadanos al servicio de la República. Las herramientas para lograrlo son una educación liberadora, el trabajo dignificante y la participación activa en los procesos de transformación política.



Pensamiento Robinsoniano:

Simón Rodríguez el Sócrates de Caracas con sus ideales y propuestas sobre sistemas de gobierno, política y educación nos enseña el valor de interesarnos por nuestro pueblo y sobre todo en la educación que es campo que nos compete. Como educadores cada día se pretende alcanzar la excelencia, aprender de los errores y reformar lo establecido en las leyes.

Así mismo, intentaba en esa época colonial mejorar la estructura política, que el hombre se incorporara a la sociedad logrando ser competente, educado con valores bien fundados para impulsar al cambio de un país y convertirlo en una República libre e independiente, una educación popular libre de prejuicios y centrada en nuestras propias necesidades, sin copiar los sistemas de gobierno del Norte ni Europa, solo buscando nuestro bienestar e intereses ya que nuestra cultura y costumbre son distintas a otros países.

Simón Rodríguez en su comentario sobre “Estado Actual de la Escuela y Nuevo Establecimiento de Ella”, escrito en 1791, presenta detalles acerca de la organización de una Escuela de Primeras Letras para la ciudad de Caracas. Hay algunas ideas en esa propuesta que considero interesantes, una está relacionada con el tamaño de la escuela y su distribución en la ciudad. El propone que se creen cuatro escuelas, una en cada feligresía, atendida cada una por un maestro y tres pasantes, su idea de dividir una Escuela en cuatro escuelas pequeñas (de una sola aula), distribuidas en diferentes partes de la ciudad es apoyada parcialmente por investigaciones recientes acerca de las ventajas de las escuelas pequeñas. Rodríguez por ser un excelente maestro conocía a fondo como dirigir correctamente una escuela y nadie mejor que él podía presentar un discurso sobre la educación, era de esperar que su propuesta recibiera todo el apoyo de sus colegas.



  • Segunda raíz: Simón Bolívar

Simón Bolívar es la raíz principal del árbol de las tres raíces. Sus gestas de revolucionario visionario y sus conquistas políticas constituyen uno de los grandes legados de la historia latinoamericana y universal. En él se conjugan todas las virtudes del auténtico revolucionario: el gran militar y estratega, el líder inigualable, el pensador social y el estadista.

Además de ser el gran líder de la independencia, Bolívar nos lega su poderoso pensamiento revolucionario, que ha sido la base ideológica fundamental del movimiento. Hoy, adaptado a las circunstancias actuales, guía al pueblo venezolano en la senda de la revolución bolivariana. A su vez, su ideario convoca también a los pueblos de América Latina a luchar juntos por nuestra segunda independencia y por una integración solidaria, para hacer realidad sus sueños, que son también los nuestros.

En 1812, señalaba en el Manifiesto de Cartagena: “Yo soy del sentir y del pensar que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, nuestros enemigos obtendrán las ventajas más completas; seremos envueltos indefectiblemente en los horrores de las disensiones civiles y conquistados vilipendiosamente por ese puñado de bandidos que infectan nuestras comarcas”

Además de retratar la opresión del imperio español y las oligarquías apátridas, analizó con gran agudeza el peligro que provenía de los intereses de otras naciones y grupos de poder. En concreto, anticipó el voraz y criminal imperialismo del Norte, al afirmar en 1829: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad”.

Washington también condenó el proyecto bolivariano de una América Latina unida. El presidente Monroe, que decretó que América Latina era el patio trasero de Estados Unidos de América (EUA), identificó a Bolívar como “un déspota militar de talento”, “el loco de Colombia”, el “libertador de esclavos”... Incluso la jerarquía eclesiástica llegó a excomulgarlo, y lo comparó con el mismo Satanás.

Además de ser el padre de la independencia y de la integración latinoamericana, Bolívar es el precursor del pensamiento social revolucionario en nuestro continente. En su proyecto, la victoria militar no era más que el comienzo de una verdadera revolución social, que debía permitir eliminar los groseros privilegios de las minorías y “la odiosa diferencia de clases”, elevando a todos los y las habitantes al rango de ciudadanos. Entre otras cosas, decretó la libertad de los esclavos y esclavas, así como también la devolución de sus tierras a los pueblos indígenas; instituyó la educación gratuita y creó hospitales. Sin embargo, sus ideas chocaron con los intereses de las clases oligárquicas y la nueva aristocracia militar y terrateniente, que se oponían a cambios de fondo en las estructuras heredadas del imperio español. Sus enemigos le llamaban el “caudillo de los descamisados”, “monstruo del género humano”, “tirano libertador de esclavos”. Mientras tanto, defendían un modelo parlamentario excluyente que chocaba frontalmente con el proyecto revolucionario del Libertador y con el sueño de libertad e igualdad de las mayorías oprimidas.



Ezequiel Zamora retomó la bandera de Bolívar treinta años después de la muerte del Libertador, enfrentándose con la oligarquía que truncó el sueño bolivariano. Conocido como el general del pueblo soberano, su pensamiento y acción represen tan la última raíz del árbol de las tres raíces.

La principal bandera de lucha de Ezequiel Zamora fue la redistribución de la tierra y la dignificación de los campesinos. Las luchas que lideró, bajo la consigna de Tierras y Hombres Libres, encontraron un apoyo masivo en los habitantes del campo, que para ese entonces eran la mayoría del pueblo venezolano. A su vez, fue un acérrimo enemigo de las oligarquías. Su defensa de la dignidad de los campesinos y su arroje libertario hacen de él una fuente permanente de inspiración revolucionaria.

Ezequiel Zamora comenzó su carrera política, uniéndose al partido de los liberales. En 1846, el gobierno conservador desató una feroz represión contra los miembros de su partido, lo que provocó que Zamora y otros caudillos populares se alzaran para tomar el poder. En su proclama rebelde, de inspiración bolivariana, invitó al pueblo a luchar “Para quitarnos el yugo de la oprobiosa oligarquía y para que, opóngase quien se opusiere, y cueste lo que costare, lleguemos por fin a conseguir las grandes conquistas que fueron el lema de la independencia”.

Esta insurrección, que vio nacer la consigna de tierra y hombres libres, le hizo ganarse el apoyo y devoción popular y el nombre de “General del pueblo soberano”.

Treinta años después de alcanzada la independencia, la República seguía viviendo bajo un sistema semifeudal. La inmensa mayoría del pueblo, los trabajadores y trabajadoras, los esclavos y esclavas, los campesinos y campesinas, los artesanos y artesanas y los marginalizados y marginalizadas de la ciudad y el campo, se debatían en la mayor miseria y hambre. El latifundio, lejos de eliminarse, se había extendido bajo el amparo del gobierno. Tras la abolición de la esclavitud, decretada en 1854 los 40.000 esclavos liberados se encontraron sin tierras y sin condiciones para ganarse un sustento.

Bajo la consigna de “La Federación es el gobierno de los libres”, los federales convocaron en 1959 al pueblo a “sacar la patria de la salvaje y brutal dominación en que la tienen los oligarcas”. Tanto el pueblo campesino, desposeído y explotado, como la nueva masa de desempleados, se incorporaron masivamente a la lucha.

Gracias a su carisma y su conexión con el pueblo campesino, Ezequiel Zamora logró organizar un ejército popular de milicias, con el que libró batallas decisivas. La más famosa es la Batalla de Santa Inés (Barinas), el 10 de diciembre de 1859. En ella, Ezequiel Zamora demostró su genio estratégico, al conducir a las tropas del gobierno por sucesivas líneas de defensa, para asestarles la victoria en el terreno donde mejor podía sacar provecho de sus milicias. Sin embargo, el 10 de enero de 1860 una bala de origen desconocido trunca su vida, durante el asalto a San Carlos (Cojedes). A partir de entonces, la guerra se transformó en un gran movimiento de guerrillas. Finalmente, en 1863 los ideales de Zamora fueron traicionados, y con ellos los ideales de Bolívar.

En conclusión se puede decir, que el estudio del Árbol de las Tres Raíces es fundamental para una mayor compresión tanto del pasado como de la historia que vivimos actualmente, ya que los pensadores que forman parte de este instrumento filosófico dejaron un sin fin de legados en sus obras a las generaciones futuras, entre esas la nuestra para contribuir al desarrollo de la originalidad de los pueblos, de la libertad sin fronteras, de la justicia con probidad, del amor por la patria grande y la humanidad, del desprendimiento de lo material, de colocar la figura humana por encima de cualquier otro valor, sobre todo en lo material y/o monetario.



CARACTERISTICAS DEL IDEARIO BOLIVARIANO

  • El Ideario Bolivariano nos permite encontrar ideas pertinentes para constituir un pueblo con conciencia, política, social y moral.

  • Permite fortalecer nuestra identidad latinoamericana y rescatar nuestra memoria histórica de lucha, asimismo reivindicar la autodeterminación y la soberanía de nuestros pueblos.

  • Se pueden aplicar en teoría y en práctica la conciencia liberadora e interpretar los sueños liberadores de nuestros pueblos.

  • Fortalece la construcción de un estado donde construyamos la igualdad social y la educación universal y republicana del pueblo para formar hombres y mujeres que participen en las toma de decisiones de la Nación.

  • Es la base sólida en que se funda una nación verdaderamente democrática, libre y soberana.

  • Permiten la formación de personas libres que practiquen valores morales como el respeto, el patriotismo, la dignidad el honor, la honradez que se configuran en el ideal educativo tendiente a la libertad social y personal.

  • Ayudan a construir nuestras sociedades a partir de las identidades y de los valores propios y comunes, partiendo del esfuerzo creador de nuestro pueblo

  • Es el punto de referencia de la Integración de América Latina.





CONCLUSION

Simón Bolívar fue un gran visionario que abandonó una vida acomodada para dedicar su alma entera al gran proyecto de liberar a los pueblos de América del yugo de la dominación imperial. Con sus planes patriotas y su liderazgo político y militar, atrajo a los y a las afrodescendientes, a los mestizos y mestizas, a los llaneros y llaneras a luchar hasta alcanzar la libertad y la igualdad.   La sucesión de batallas y campañas emancipadoras se convirtieron en una gran revolución, que logró poner punto final al dominio de los españoles en casi todo el continente. El proyecto encabezado por Bolívar tuvo su concreción en la fundación de diversas repúblicas donde antes había capitanías y virreinatos. A su vez, sus gestas de revolucionario visionario y sus conquistas políticas constituyen uno de los grandes legados de la historia latinoamericana y universal. En él se conjugan todas las virtudes de un auténtico Libertador: el gran militar y estratega, el líder inigualable, el pensador social y el estadista. Además de ser el gran líder de la independencia, Bolívar nos lega su poderoso ideario.

El IDEARIO BOLIVARIANO se puede concluir de la siguiente manera:


  1. Es el punto de referencia de la Integración de América   Latina. La idea de unir a nuestros países en un solo bloque económico, político y social, buscaba entre otras cosas defender la soberanía y las riquezas de la América mestiza frente a las intenciones de los países poderosos.




  1. Asimismo buscaba convocar a todos los pueblos bajo un mismo proyecto libertario basado en una democracia verdadera de libertad, igualdad y justicia.

  2. Los pensamientos de Simón Bolívar son la base de nuestra Constitución la cual invoca el ejemplo histórico de Nuestro Libertador.


SIMÓN JOSÉ ANTONIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD BOLÍVAR Y PALACIOS PONTE Y BLANCO (Caracas, 24 de julio de 1783 — Santa Marta, República de Colombia, 17 de diciembre de 1830)

http://3.bp.blogspot.com/-8i6mfowoxn8/t49c6e5dx7i/aaaaaaaaabe/ztbplgqyfdw/s400/simon-bolivar.jpg,

http://mlozano.blogia.com/upload/20080808182943-simon-bolivar.jpg

ÁRBOL DE LAS TRES RAÍCES



http://www.biografiasyvidas.com/monografia/bolivar/fotos/bolivar_depaula.jpg

BIBLIOGRAFIA



  1. Ideario Bolivariano. Eje de formación sociopolítica. Segunda edición. Ministerio para la economía Popular

  2. http://www.aipazcomun.org/IMG/pdf_Ideario_Bolivariano.pdf

  3. http://www.biografiasyvidas.com/monografia/bolivar/ideario.htm

  4. http://es.wikipedia.org/wiki/Sim%C3%B3n_Bol%C3%ADvar


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal