Expresión oral



Descargar 50.38 Kb.
Fecha de conversión06.04.2018
Tamaño50.38 Kb.


El niño desde que comienza su vida en el seno materno oye sonidos. Y reacciona ante algunos de ellos (las voces de sus padres o familiares, ante ruidos fuertes, etc.), lo que quiere decir que escucha, porque responde. El desarrollo lingüístico del niño está basado en sus primeros años en la lengua hablada. En los primeros años de escuela, sus aprendizajes dependen de lo que escuche y hable. Más adelante, declina el aprendizaje por la vía oral, aumentando su importancia la lengua escrita, pero la interacción oral es determinante en el ámbito social, en la convivencia diaria.

Cuatro consideraciones




1.- El lenguaje cumple una doble función: es un modo de comunicación y un modo de representación del mundo dentro del cual nos comunicamos. Jerome Bruner estudió, en El habla de los niños, la relación entre el habla y la cognición y planteó que las palabras conforman el pensamiento. Dice: “lo que uno habla muestra lo que uno se representa cuando está hablando”.
2.- Se sabe que los niños/as llegan al mundo con un potencial para pensar lingüísticamente y para producir signos. De hecho, los niños provenientes de hogares bilingües demuestran que se pueden aprender dos o más lenguas, por la necesidad que tenemos de comunicarnos.
3.- Al asumir su lengua materna, el niño/a asume las distinciones lingüísticas específicas que le permiten percibir y apropiarse del mundo que le rodea. Comienza a ver las cosas de la manera que los de su entorno las ven.
4.- La lengua materna tiene un alto valor emocional, es la que se escuchó desde el vientre materno, y al internalizarse tan profundamente se torna parte constitutiva del yo así como el color de piel y de pelo, el timbre de la voz y la pertenencia a una familia específica.

En Lenguaje Integrado II, Desarrollo de las competencias lingüísticas y comunicativas de los alumnos de 5º a 8º año de EGB: Fundamentos y Estrategias, Mabel Codemarín y Alejandra Medina señalan que: “Tradicionalmente, en la escuela se ha valorado la sala de clases silenciosa, porque se ha tendido a asociar el silencio con pensamiento, trabajo productivo y buena conducta. Sin embargo, la investigación educacional desmiente esas creencias al demostrar que los estudiantes necesitan hablar con el fin de aprender y llegar a ser usuarios competentes del lenguaje”. Luego destacan algunos planteamientos en relación con la importancia del habla en el aprendizaje:





Mabel Condemarín ( + 2004)

Premio Nacional de Educación 2003



  1. Los estudiantes aprenden a través del hablar.

La apropiación de las ideas implica decirlas con las propias palabras. Los estudiantes (y toda persona en proceso de aprendizaje) formalizan los conceptos confusos cuando pueden traducirlos y expresarlos en palabras. Esta expresión de los conceptos en palabras facilita su retención en la memoria. Los rótulos de los conceptos proporcionan asideros para poder manejarlos con fluidez.




  1. El habla apoya la clarificación de los pensamientos.

Douglas Barnes (en Language strategies in learning) plantea al respecto: “Hablar es el principal medio a través del cual los estudiantes exploran las relaciones entre lo que ya saben y las nuevas observaciones o interpretaciones de la realidad que enfrentan. En el hecho cada uno de nosotros se habla a sí mismo para explicarnos nuestros pensamientos.




  1. El habla ayuda a la comprensión.

Los alumnos que hablan acerca de un tópico lo entienden mejor que los que no lo hacen. Generalmente, cuando se termina de leer un buen libro, se siente la necesidad de comentarlo. Estos comentarios reviven el agrado producido por una buena historia y aumentan la comprensión de ella, gracias a la oportunidad de expresar las propias ideas y de escuchar otras. Así, el habla mejora y profundiza la comprensión.




  1. Los estudiantes necesitan hablar antes de escribir.

Las investigaciones sobre los procesos de escritura, muestran que los estudiantes mejoran su escritura cuando previamente comentan su contenido con sus profesores o con sus pares. Los estudiantes que comentan con otro lo que ellos desean decir, escriben más efectivamente que los que comienzan a escribir sin hacerlo.




  1. Tomar la palabra frente a un grupo desarrolla la confianza del estudiante en sí mismo.

El hecho de expresar sus ideas ante un grupo de compañeros interesados en escucharlo, es un poderoso medio para que el estudiante aumente progresivamente su confianza en sí mismo.




  1. El habla abre una ventana al pensamiento de los estudiantes.

Cuando los estudiantes hablan sobre lo que ellos piensan, el profesor/a puede desarrollar estrategias más efectivas para ayudarlos a desarrollar sus destrezas de pensamiento. Sus palabras pueden ser utilizadas como base para preparar sus subsiguientes experiencias de aprendizaje. Es decir, pueden ser usadas como andamiaje hacia su próximo nivel de pensamiento.


Para fomentar la capacidad de escuchar, debemos propiciar situaciones del siguiente tipo:

- Que desarrollen la discriminación de mensajes a través de los

distintos matices de la voz (rabia, alegría, incredulidad...)
- Habilidad parta seguir instrucciones dadas oralmente
- Actitud favorable a escuchar a otro
- Habilidad para interpretar anécdotas, chistes, historietas,

cuentos...


- Capacidad para entablar comunicaciones orales con sus

compañeros, en respeto y tolerancia: conversaciones, diálogos,

trabajos en equipo.

Como hemos dicho, el lenguaje oral del niño/a de Educación Básica debe ir aumentando, creciendo y mejorando en el tiempo. Lo ideal es que logre expresarse en diversos temas y frente a auditorios distintos, en forma natural, precisa y sencilla. La tarea se facilita con el interés que han mostrado las educadoras de Pre-Básica por desarrollar actividades en que la oralidad llega a momentos cúlmine como una disertación del párvulo, apoyado por su madre o padre.


Para que los niños y niñas hablen, se expresen libremente, hay que hacerles sentir que lo que dicen es digno de nuestra atención, que queremos entender lo que señalan, considerar lo dicho por el niño/a como base para lo que se va a enseñar y ponernos siempre a su nivel de comprensión.
Lograr una comunicación efectiva es hoy, más que nunca, una necesidad tanto del medio laboral como social. A continuación se desarrollará el tema de la Expresión Oral, orientándolo a las disertaciones o a las clases propiamente tales.
Nuestros alumnos y alumnas tienen, especialmente, en lo que respecta al tema de la expresión oral, características especiales:
1.- Es una generación con una gran cultura audiovisual.
2.- Tienen una capacidad de atención no muy amplia.
3.- Gustan de la brevedad.
Por lo anterior, una presentación Oral debe ser dinámica, entretenida, no muy extensa y, de todas formas, debe utilizar apoyo audiovisual. Incluso, por ejemplo, si se va a hablar de un deporte hay que mostrar sus implementos, idealmente se debe hacer en el ambiente propio del deporte; si se habla del carbón, mostrar el carbón, etc. En una clase, hay que graficar, hay que mostrar imágenes, utilizar la pizarra, idealmente trabajar con audiovisuales.
¿Se acuerdan de las exposiciones de Técnicas de Estudio del Profesor Marcos Peña?


Para tener éxito cuando te corresponda una Exposición Oral, te sugiero considerar estos momentos, que hemos denominado: las tres “P” de una disertación: la Planificación, la Preparación y la Práctica.
Primero que todo tienes que elegir claramente el tema que vas a desarrollar, en el caso ideal de que puedas determinar tú misma o mismo el tema que expondrás.
Si, por el contrario, el tema te es impuesto, tienes que circunscribirlo, acotarlo lo más posible, y hacerte por lo menos tres preguntas:
1.- ¿Qué voy a decir?
Esto es, como ya se ha dicho, establecer claramente el tema por desarrollar.
2.- ¿A quién se lo voy a decir?
El público o curso que uno va a tener es fundamental y una Presentación Oral puede variar mucho, dependiendo del público o nivel del curso al que se dirige.
Según esto, debemos estimar el nivel de profundidad con que trataremos el tema, el lenguaje y hasta el vestuario, porque son elementos muy importantes para lograr una comunicación eficaz.
3.- ¿Cómo lo voy a decir?
Una vez que se tiene claridad acerca del tema y el público, es necesario cuestionarse la forma, la manera en que ese tema se comunicará al público, cosa que va a depender mucho del tipo de auditorio que se tiene (público y condiciones ambientales).
Toda disertación debiera tener una base escrita, es decir, antes de hablar hay que tener claridad acerca del tema para evitar que uno se vaya por las ramas y hablar cosas que no pensaba. Ahora, si alguien es un experto comunicador, por lo menos debiera tener una pauta con los principales elementos que va a incluir.


Al finalizar el Segundo Nivel de Transición (2NT), se espera que los niños/as demuestren el desarrollo de habilidades grafo-motoras, en situaciones significativas, a través de actividades manuales y del uso del lápiz.
Esto implica que puedan:


  • Tomar correctamente el lápiz y usarlo para trazar líneas curvas y rectas (superficies no menores a una hoja tamaño carta).

  • Utilizar la tijera para recortar siguiendo líneas mixtas.

  • Copiar las vocales y los dígitos en contextos significativos.

  • Escribir su nombre.


  • Representar gráficamente símbolos y signos, respetando dirección, secuencia, organización y distancia.




(Un querido colega de Lenguaje decía: “Antes de poner la lengua en movimiento, pon el cerebro en funcionamiento”)


Una buena disertación requiere de Ensayo, ojalá ante personas que puedan ayudar a corregirla. Éste es el momento de evaluar si lo que uno se propuso en la primera “P”, en la Planificación, se cumple en la Práctica.
SEIS CONSEJOS PARA COMENZAR TU EXPOSICIÓN ORAL
1.- Haz una pregunta general al público.
Pregunta general significa “abierta”, es decir, no directa a alguien en particular, porque eso incomoda al público.
La pregunta general es para que el público medite unos segundos, se involucre en el tema, lo haga suyo, y, por lo mismo, tenga una predisposición positiva.
2.- Cuenta una anécdota.
La idea es contar algo simpático, no muy chistoso, porque esto puede ser al final un distractor (si el chiste es muy bueno, la gente se puede reír mucho, desordenarse, o acordarse a cada rato y desatender la exposición).
También puede ser una historia motivadora que cautive la atención del público.

Al finalizar el Nivel Básico 1 (NB1), se espera que los niños/as creen y escriban narraciones de, al menos, 40 palabras y textos funcionales tales como invitaciones, saludos y cartas de, al menos, 1 palabras.
Esto implica que, al ser motivados a escribir sobre temas de su interés, puedan:

- Producir textos cuyo contenido sea comprensible para sí mismos y para otros.

- Escribir legiblemente con letra ligada, mostrando regularidad en la escritura, lo que se manifiesta en:

-la proporción y el tamaño de las letras

- la alineación y la inclinación de letras y palabras

- el espaciado regular entre letras y palabras

- Construir textos cuyas oraciones respeten la concordancia entre

sustantivos y adjetivos, y entre sujeto y verbos.

- Escribir respetando algunas normas ortográficas, tales como:


    • el uso de puntos para separar oraciones

    • el uso de mayúsculas

    • el uso correcto de algunas letras como la b (-aba, mb, br, bl)




3.- Presenta un elemento visual.


Una buena forma de motivar es mostrar una lámina, un dibujo, una transparencia, video o el objeto mismo de que se trate la disertación.
4.- Haz un resumen previo.
Especialmente en el caso de que tu tema tenga mucha información, conviene que comiences con una síntesis de lo que expondrás.

5.- Cita palabras dichas o escritas por otra persona.


Se pueden tomar las palabras de un autor o de una persona cualquiera relativas al tema y que muestren que lo que vas a exponer es interesante y que otros se han preocupado de él.
6.- Declara los objetivos que persigues.
Otra buena forma de comenzar la disertación es señalar qué se pretende con ella, cuáles son los propósitos de ella.

EL GRAN CONSEJO PARA DESARROLLAR UNA DISERTACIÓN

(Aunque es un consejo que debiéramos aplicar en todo momento comunicativo)


Siempre enseñé que la Oratoria pretendía convencer a un público.
Desde los tiempos de la antigua Grecia (claro que yo me enteré por los libros) se venía enseñando que la finalidad de un discurso era convencer. Sin desconocer que ésa puede ser la motivación, hoy la cosa es distinta. Incluso en nuestro país, en el último tiempo, y durante bastantes años se nos impusieron ideas, formas de entender la realidad.
Luego vino el tiempo del convencimiento: todo debía hacerse porque estuviéramos o nos hubieran convencido. Eran los tiempos del “consenso”.


Al finalizar el Nivel Básico 2 (NB2), se espera que los niños/as creen y escriban narraciones y textos informativos de dos párrafos o de, al menos, seis oraciones completas.
Esto implica que, al ser motivados a escribir sobre temas de su interés, puedan:


  • Construir textos cuyas oraciones tengan concordancia entre sujeto y predicado.

  • Escribir respetando normas ortográficas, tales como:

    • el uso de los puntos (aparte, seguido, y final)

    • el uso de la coma en enumeraciones

    • el uso de signos de exclamación e interrogación

    • el uso adecuado de mayúsculas

    • la acentuación de palabras de uso frecuente

    • el uso correcto de letras (como b, v, j, g, r, rr)







El Maestro, don Nicanor Parra, decía en una entrevista publicada en una revista de cuyo nombre no quiero acordarme:

EL MÉTODO AHORA ES LA SEDUCCIÓN, NO EL ENFRENTAMIENTO. O SEA, LA POSICIÓN GENERAL ES LÚDICA: JUGAR ANTES QUE PELEAR. UNA RELACIÓN QUE PASA POR EL EROS Y POR LA EXPRESIÓN CORPORAL.
¿ QUIÉN SE DEJA CONVENCER POR QUIÉN? ¿QUIÉN SE DEJA PERSUADIR POR QUIÉN?
NO EXISTE OTRA POSIBILIDAD QUE LA SEDUCCIÓN

¡ Qué mejor consejo te puedo dar !: “Seduce a tu público”, “Seduce A tu curso”.


Haz que la gente te quiera, cáele simpática o simpático. Motívalo para que te “tenga buena”.
Entreténlo, diviértelo, entrega tu mensaje sin molestarlo. Que ni note que le estás señando o, mejor, que ni note que está aprendiendo.

¡ Y USA AUDIOVISUALES !

FORMAS DE FINALIZAR UNA DISERTACIÓN
1.- Extrae una conclusión.
Dependiendo del tema, da una conclusión que se desprenda de todo lo dicho.

Si dominas especialmente el tema, puedes pedir que alguien del público trate de hacer una conclusión y guiar la actividad, si las conclusiones no son muy adecuadas.


2.- Agradece la atención dispensada.

Cuando uno ha tenido un público receptivo, que ha participado activamente a través de su actitud de atención y agrado, conviene agradecérselo, aunque sin caer en excesos.


3.- Invita a que hagan realidad lo que propusiste.

Si tu tema lo elegiste para sensibilizar al público acerca de algo que debiera mejorarse, propónle que actúe, es decir, incítalo a la acción (que no bote la basura en cualquier lado, que deje de fumar, que se cuide de algo, etc... )


4.- Ofrece la palabra.

Este recurso conviene sólo si dominas el tema que expusiste. Es una buena oportunidad para aclarar algunas dudas que la gente tenga y, además, este final permite atacar aspectos del tema que pudiste dejar de lado por el tiempo o porque lo acotaste demasiado.


5.- Sintetiza.

Así como es una buena forma de iniciar una disertación larga o con muchos elementos de juicio, también se sugiere utilizar el recurso de la síntesis o resumen a la hora de finalizar una exposición.


6.- Cierra con una cita textual.

Puedes usar el sistema de “cerrar el círculo, si utilizas la misma cita con la que comenzaste, o simplemente puedes citar a un autor o persona cualquiera que haya dicho algo importante relativo a tu tema.




Al finalizar el Nivel Básico 2 (NB2), se espera que los niños/as lean fluida y comprensivamente textos de ficción (cuentos, poemas y novelas para niños), textos informativos breves y textos funcionales (cartas, avisos e intrucciones).
Esto implica que puedan:

  • Reconocer los distintos propósitos de los textos que leen (informar, dar instrucciones, etc.)

  • Reconocer el significado de palabras de uso frecuente e inferir el significado de palabras que desconocen, utilizando diversas claves como, por ejemplo, el contexto.

  • Opinar sobre lo leído, a partir de información dada por el propio texto o por su experiencia personal.

  • Comprender y seguir instrucciones escritas.






Al finalizar el Nivel Básico 2 (NB2), se espera que los niños/as creen y escriban narraciones y textos informativos de dos párrafos o de, al menos, seis oraciones completas.
Esto implica que, al ser motivados a escribir sobre temas de su interés, puedan:

  • Crear textos adecuados al propósito y al destinatario.

  • Escribir legiblemente, mostrando regularidad en la escritura, lo que se manifiesta en:

    • la proporción y el tamaño de las letras

    • la alineación y la inclinación de letras y palabras

    • el espaciado regular entre letras y palabras







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal