Evolucion escultorica de pallares



Descargar 45.59 Kb.
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño45.59 Kb.


EVOLUCION ESCULTORICA DE PALLARES
Algunos críticos de nuestra tiempo han expresado la opinión

de que puede existir una relación íntima entre el trabajo del ar-

tista y el del cientifico.
Al analizar el concepto artístico y científico del espacio y ti-

empo, para comprobar la identidad de ambas concepciones.
Es obvio que el artista participa en el movimiento cultura del

tiempo. Pero el papel que desempe¤a es diferente al del científico.
Intenta formar una imagen del mundo a trav‚s del conocimiento

de nociones est‚ticas, que revertir n en la obra misma.
Segun Emil Mayerson el estudio en un sentido teórico ideal,

busca la verdad sin emoción.
El artista concibe el espacio envolvente como una unidad de

fen¢menos visibles. Eleva la percepción sensorial hasta el estado

del yo consciente.

En filósofo francés Henri Bergso cree que la aptitud para ver

con exactitud no sólo es necesario y útil para el fin de propósitos

prácticos;sino que debe ser considerado como la misma esencia del

talento del artista. El artista "levanta el velo que cubre la verda-

dera imagen de las cosas. El artista revela la naturaleza eliminando

toda lo que enmascara la realidad auténtica.

Los estudios hechos hasta ahora sobre la evolución del artista

en lo referente a modos de expresión nos dicen que la mayoría de

ellos siguen una modalidad semejante aunque no sea coincidente. Sin-

embargo el desenvolvimiento del quehacer artístico sigue un curso

paralelo; esto quiere decir, que los iniciados en un estilo cl sico

evolucionan hacia la estilización de las formas.
En esta derivación de la materia creativa podemos situar a

Pallarés entre los que gustan de utilizar los diferentes lenguajes

plásticos como expresión de su pensamiento interno.
A muchos artistas acaece que al salir de la Academia de Bellas

Artes comienzan un aventura que del arte formalista, caen en un des-

lumbramiento efímero de lo abstracto.
Este breve estudio sobre la evolución del artista es una disqui-

sición expositiva para situar la obra de Pallarés en el punto adecua-

do del concepto actual del arte.
***************


Antes de adentrarnos en consideraciones más explícitas sobre

la obra posterior a los estudios realizados por Pallarés, debemos

hacer un relato de las distintas etapas de su labor creativa. A los

seis años plasma pequeñas esculturas animalísticas,hechas con expre-

sión primitiva, carente de proporciones y conocimientos anatómicos.

Sin embargo a los nueve años obtiene un premio por la fuerza expre-

siva de un grupo escultórico de un toro llevando por los aires al

diestro.

Terminado sus estudios en la escuela superior de Bellas Artes,

seguir  bastante tiempo inmerso en la creación de formas cl sicas

recreando quiz s con demasiada frecuencia en el detallismo descrip-

tivo;en este lapsus de tiempo Pallarés queda atrapado en una especie

de hiperealismo;le subyugan las luces que se esparcen en los planos

de las superficies que componen una escultura. Descubre en estas mi-

croscópicas obras abstractas una belleza con una narratividad cósmica

la cual no alcanza a comprender pero sí intuye.
Rodin Auguste que por m‚todo fue impresionista, pero realista

por ejecución en cuanto se distinguió particularmente por un extraor-

dinario poder para sintetizar la expresión psíquica como lo testi-

monia su "Desesperación, el Beso, los retrato de Balzac, Victor Hugo,

etc. ser  para Pallarés como un faro en la ya larga noche de su cla-

cisismo. Este nueva forma de compaginar lo interno con lo externo con

un sentimiento profundo, de una pasión vibrante que muestra todos

los sue¤os de una delirante fantasía orientada con frecuencia hacia

lo monstruos, excepcional; es en este momento cuando obtiene su m -

xima expresión.

Las esculturas de Pallarés en esta etapa est  hecha con mate-

riales de fr gil constitución, al mismo tiempo de r pida ejecución

como la arcilla, la escayola, los cuales ‚l tiñe con oscuros colores

consiguiendo acabados que quieren parecerse al bronce.

Quizás una de las facetas más interesante es el tratamiento de

las texturas en las que el modelado realizado preferentemente con

las yemas de los dedos juege un papel relevante al hacer resaltar

los rasgos que representa a la vez una necesidad y un sentimiento

la expresión psicológica, dado su convencimiento de que le belleza

es vida en cualquier forma que se represente.
La estilización de las líneas, forma una unidad con la expre-

sividad de las mismas; Pallarés entra en una etapa de transición

en la cual empieza a comprender la necesidad de desprenderse de

las partes innecesarias que a veces puede contener una obra de arte.

Esta forma de interpretar convencionalmente un objeto haciendo resal-

tar tan sólo sus rasgos mas característicos es un reto para sí.

Desdibuja constantemente el mundo que le rodea buscando esta otra

belleza que esconden l mayoría de las veces las cosas más intracen-

dentes.
Redescubrir la historia del arte es algo que causa un placer al

subconsciente del yo interno en el espíritu creativo del ser dedicado

a la investigación de la belleza tiene una necesidad de esta aventura

constante, en busca de sensaciones las cuales se entrelazan formando

una cadena que va enriqueciendo constantemente la sedienta avidez de

conocimientos.
La evolución de Pallarés es continua,en esta ‚poca de su juventud;

su inquietud es tal que no deja mucha obra, pasa de un impresionismo a

una estilización, en un corto período de tiempo. Esta movilidad cons-

tante en la búsqueda de nuevas formas le llevar  m s tarde al cubismo.
Pallarés divide la naturaleza en un sistema de superficies de cubos.
Busca la relación entre los volúmenes cúbicos desarrollados en su

imaginación y transporta esta relación en la construcción de una forma

nueva.
Usa el material que posee, e imagina en él, un armazón de planos co-

nectados por medio de relaciones formales.
En su lenguaje un plano no es una superficie perfectamente nivelada

y medible en el sentido geom‚trico abstracto.
Los planos son los límites esenciales que encierra el organismo de la

escultura como las caras de un cubo imaginario.
Ellos aprisionan la escultura en una unidad especial aislada del es-

pacio externo.
En el interior del espacio determinado, Pallarés organiza su trabajo

mediante planos individuales que envuelven las diferentes partes de la

escultura.
Los planos bordean el frente de un relieve, rodean la escultura cor-

pórea tanto una como un grupo de varia figuras.
Bruno Adriano, dice que la ornamentación del capitel cierra la fila

de columnas de un templo griego. La contemplación del Partenón brinda una

experiencia sensible de este plano imaginario, cuando contemplamos una

fila de columnas desde un

 ngulo facial oblicuo, las superficies exteriores de las mismas corres-



ponden y forman una pared cerrada.

La teoría de Juan Gris aplicable a las artes plásticas y del diseño

que se caracteriza por la imitación emplea el predominio de figuras geom‚-

tricas, como tri ngulos, rect ngulos, cubos y de aquí su nombre de cubis-

mo. Influyen en la búsqueda de nuevas formas de Pallarés; él piensa que

la teoría pictórica puede aplicarse a la escultura.
Pallarés aplica la teoría del cubismo de forma diferente, reune el

período Cezannesco el Analítico y el Sintético y forma con los tres su

propia versión, Estudia los planos buscando en ellos formas est‚tico-

plasticas de expresión, jugando con las formas geometrica y haciendo

que ‚stas formen la composición escultórica que él ve en su interior.

El estilo figurativo es la tendencia que seguir  a un cubisno sin-

tético con ciertos aires de barroquismo analítico.

La representación de la naturaleza pasado por el tamiz de una sen-

sibilidad formada por una serie de vivencias y observaciones de la be-

lleza intrínseca son los catalizadores que llevara a Pallarés a la aven-

tura evolutiva de la obra enblem tica.
El figurativismo que segun algunos autores podría ser lo contrari al

arte abstracto ya que estos sostienen que la figuración se basa en la

sintetización de que la realidad, es algo que en la practica no resulta

exactamente así. En verdad ‚sto surge de la realidad de las cosas vistas

de forma idealizada y transformada en una ideología plástica ligada a

la expresión de las lineas y volúmenes; las cuales intentan explicarnos

el lenguaje de la belleza por sí misma, pero siempre estimulada por la

inspiración primaria la cual est  sustentada en las formas de la natura-

leza.
Jean Arp artista y poeta Francés, que milito en es campo del expre-

sionismo, del cubismo y de un figurativo en parte abstracto, el cual fue

famoso por su polifacetismo, pero que en realidad es conocido como uno de

los grandes escultores contempor neos ejercer  una cierta influencia en

Pallarés.

Los volúmenes que crea pallar‚s dentro del estilo figurativo tiene

un lenguaje que se asemeja al de Arp, pero con un contenido de expresión

propio. Trata las líneas que definen sus volúmenes escultoricos, con un

aire nuevo sus composiciones tienen una personalidad tanto más acusada

en cuanto él utiliza el material en el que se expresa con mayor énfasis,

que es el mármol.

Desde un estilo abstracto figurativo, Pallarés pasa al abstractismo

puro, ya no necesita desdibujar las cosas reales que afectan su sensibi-

lidad, para asi poder encontrar lo que busca.
Podemos distinguir en sus obras la diferencia entre las forma con-

cretas que recuerdan algo tangible y el nuevo lenguaje plástico el cual

nos habla de la belleza por la belleza.
En esta búsqueda por la armonía de las formas Pallarés va encontran-

do paso a paso la piedra filosofal de las mismas y este hallazgo es la

causa de un profundo estudio realizad por él sobre la estética plásti-

ca, cuyo tema est  editando en un libro. La aplicación de la fuerza ex-

presiva y de la construcción esteticoplastica es el reto constante de Pa-

llarés en sus esculturas abstractas, y podemos sentir sobretodo en las

piezas realizada en mármol las caricia del artista, en la noble materia.

Podríamos decir que entre sus manos las formas escultóricos cobran

una vida particularmente seductora; las sinuosidades de las formas ca-

ptan la luz y la conducen a través de las partes cóncavas convexas de

los caminos pl sticos, haciendo que ‚stos adquieran un movimiento envol-

vente que con la armonía del conjunto adquieren las propiedades de las

cosas hechas para ser contempladas y al mismo tiempo admiradas.

Pallarés posee la habilidad e imaginación fértil; puede producir una

serie de obras adaptada al mercado y que satisfagan al más pretencioso

coleccionista de artes sin embargo él aspira a soluciones absolutas las

cuales hacen que él frecuentemente sacrifique la comodidad y el lucro

placentero.
Es una alternativa inevitable, en la que debe hacer su elección.
La tentación es terrible, quedar satisfecho con logros artísticos

más modestos o explotar un éxito copiando sus propias obras por medio

de alguna réplica que el público usualmente favorece porque sus fac-

ciones les son ya familiares.
La talla y el corte requieren tiempo y esfuerzo, encierran acci-

dentes y fallas desalentadoras.


Las condiciones normales de producción est  hoy perturbada por el

abuso general de la m quina copiadora.
Pallarés debe competir con la producción mec nica en serie sin tener

la esperanza de un triunfo exterior.
Como todas las circunstancias de nuestro tiempo se oponen a una

ejecución armoniosa y no comprometedora ‚l debe creer que el escultor,

al seguir su propio ideal, crea para el futuro.


Por Braulio Andreu

FIN DE TEXTO

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal