Etsab/upc cargo académico: Profesor Titular



Descargar 16.47 Kb.
Fecha de conversión11.11.2017
Tamaño16.47 Kb.


ARTÍCULO: Abstracción en Arquitectura: una definición

NOMBRE DEL AUTOR: Carles Martí Aris

TITULACIÓN: Doctor-Arquitecto

UNIVERSIDAD: ETSAB/UPC

CARGO ACADÉMICO: Profesor Titular

ADSCRIPCION ACADÉMICA: DPA/ETSAB/UPC

PAÍS: España

DIRECCIÓN: Av. Diagonal 649. 5ª planta. 08028. Barcelona

CORREO ELECTRÓNICO: xxxxxxxxxxxx@xxxx.xxx

Créditos Fotográficos:

Título: Detalle acceso (21x29,4 cm)

Fotógrafo: Peter Cook

Fuente: Archivo Phaidon Press Limited

VINCULACIÓN DEL AUTOR CON EL TEMA (máximo 150 palabras)


El artículo aquí propuesto forma parte del número 16 de la revista DPA dedicado a la noción de Abstracción en arquitectura. DPA. Documentos de Proyectos Arquitectónicos es una revista académica de arquitectura editada por el Departamento de Proyectos de Arquitectura de la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona y dirigida por Carlos Martí Arís.
Este artículo, como tantos otros que han formado parte de la revista DPA, se ubica al margen de las estrictas reglas del mercado y la tendencia compulsiva a publicar las últimas novedades, para concentrarse en el estudio concreto de las obras y proyectos, dando prioridad a la dimensión operativa del conocimiento. Con todo ello, se pretende contribuir a la reflexión crítica sobre el pensamiento arquitectónico.

TÍTULO DEL ARTÍCULO



Abstracción en Arquitectura: una definición
RESUMEN (máximo 500 palabras)
Es cada vez más frecuente encontrar el término abstracción referido a ciertas obras, autores o tendencias arquitectónicas. Las notas que siguen tratan de deshacer algunos equívocos que planean sobre esta cuestión y, al mismo tiempo, de alertar al lector sobre el carácter ambiguo del término abstracción, para evitar así el ingenuo error que supone admitir que basta con que dos interlocutores pronuncien la misma palabra para que haya entre ellos un pleno entendimiento sobre lo que ambos están queriendo decir.

Muchos diccionarios coinciden en considerar la abstracción como una operación intelectual que equivale a separar, mentalmente, lo que en la realidad resulta inseparable. Desde este punto de vista, la abstracción se concibe como un procedimiento cognoscitivo que tiende a separar los aspectos accidentales o contingentes de los esenciales o necesarios. De este modo es posible abstraer un concepto universal a partir de diversas situaciones u objetos particulares.

La pintura abstracta por ejemplo, no hace otra cosa que concentrar nuestra atención en aquello que es sustancial en el arte pictórico, a saber: la composición de formas y colores sobre un plano. Despojando el cuadro de toda alusión representativa, de todo intento de evocación o imitación de la realidad, se evita que la dimensión anecdótica o inesencial de la pintura adquiera un papel más relevante del que le corresponde.

En el caso de la arquitectura, una obra será tanto más abstracta cuanto más desligada aparezca de todas las dimensiones contingentes que la rodean (tales como su utilidad práctica, los medios empleados o los significados sociales, políticos o religiosos que se le atribuyen), las cuales si bien pueden ser indispensables para su constitución material terminan, sin embargo, siendo irrelevantes cuando de lo que se trata es de hacer un juicio de valor sobre las cualidades artísticas de la obra.

En arquitectura, la idea de abstracción remite directamente a la noción de forma, la cual se identifica con la esencial constitución interna de un objeto, y alude a la disposición y ordenación general de sus partes, de manera que se identifica con el moderno concepto de estructura. La forma como estructura remite a las dimensiones inteligibles del objeto y abre la puerta a la concepción abstracta.

El procedimiento abstracto decanta el quehacer arquitectónico hacia la vertiente sintáctica, dando prioridad a las reglas de construcción formal del propio objeto; el interés se desplaza, entonces, desde los elementos hacia las relaciones que se establecen entre ellos y hacia los principios de composición que las regulan.

La arquitectura abstracta es, pues, algo concreto y tangible, como cualquier objeto artístico. Pero, a su vez, es fruto del procedimiento abstracto: una actitud mental y una manera de mirar las cosas que adquieren plena conciencia de sí mismas en el ámbito de la cultura moderna. Lo cual no impide que, desde esa perspectiva, también las obras del pasado puedan ser objeto de una mirada abstracta. Eso es, precisamente, lo que nos permite ponerlas en relación con nuestros actuales intereses, lo que nos permite trabajar con ellas y desvelar su presente.
PALABRES CLAVE (máximo cinco palabras)

Abstracción, estructura, forma, figura, procedimiento abstracto

TITLE OF THE PAPER

Abstraction in Architecture: a definition
ABSTRACT (500 words maximum)
It is increasingly common to find the term abstraction used to refer to certain architectural works, authors or trends. The notes below attempt to debunk some of the misconceptions around this question and at the same time to alert readers as to the ambiguous nature of the term abstraction in order to thus avoid the ingenuous error of assuming that as long as two interlocutors utter the same word there is full understanding between them regarding what both of them are trying to say. We see that many dictionaries concur in considering abstraction an intellectual operation that is equivalent to mentally separating what is inseparable in reality.

In this way, abstraction is envisioned as a cognitive procedure that tends to separate out the accidental or contingent aspects from the essential and necessary ones. Therefore, we can abstract, or extricate, a universal concept based on several particular situations or objects.

Abstract painting for example, does nothing other than concentrate our attention on what is substantial in painting, namely the composition of shapes and colours on a plane. By purging the painting of all representative allusions, of all attempts to evoke or imitate reality, the anecdotal or inessential dimension of, painting is kept from taking on a more prominent role than it should.

In the case of abstract architecture, the more detached architecture is from all the contingent dimensions around it (such as its immediate practical usefulness, the means used to build it or the social, political or religious meanings that might be temporarily attributed to it), the more abstract it will be. Even though these dimensions might be indispensable for its material constitution, they end up being irrelevant when the goal is to pass a value judgement on its artistic qualities.

In this way, the notion of abstraction in Architecture is identified with the concept of form, and it alludes to the layout and overall order of its parts, leading form to be identified with the modern concept of structure. The notion of form as structure refers to the intelligible dimensions of the object and opens up the gateway to the abstract conception.

The abstract procedure tilts architecture towards the syntactic dimension, prioritising the formal rules of construction of the object itself; the interest then shifts from the elements to the relations established among them and towards the principles of composition that regulate them. The abstract procedure points towards universality and intelligibility.



Abstract architecture, therefore, is something concrete and tangible, just like any artistic object. However, it is also the outcome of an abstract procedure: a mindset and a way of seeing things that gain full awareness of themselves in the realm of modern culture. However, this vantage point does not mean that works from the past cannot be viewed from an abstract perspective. In fact, this is precisely what enables us to relate them to our interests today, what enables us to work with them and reveal their present.
KEYWORDS (five words maximum)

Abstraction, structure, form, figure , abstract procedure

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal