Etapa Cenáculo



Descargar 486.23 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño486.23 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Proyecto Fuego del Cenáculo

Padres de la Misión

Segunda Etapa: Cenáculo (Espiritualidad de Alianza)



Objetivo: Profundizar en la relación con María, invitando a sellar una Alianza de Amor con Ella
Fichas:

  1. La Alianza de Amor

  2. El 18 de octubre de 1914

  3. El acta de Fundación

  4. María, ¿Quién eres?.

  5. El Capital de Gracias

  6. El P. Kentenich, una vida de Alianza

  7. Mi Santuario, un Cenáculo (No está aún desarrollado)

  8. Historia de Bellavista y la misión del 31 de mayo (No está aún desarrollado)

  9. Schoenstatt para la Iglesia



Anexos:

  1. Preparación inmediata de la Alianza (taller de la Alianza)

  2. Modelos o casos preclaros de Alianza (José Engling, Mario Hiriart, Beato carlos Laisner)

¿Cómo unimos la promesa del Pionero con la Alianza de Amor? (No está aún desarrollado)

Ficha 1: Alianza de Amor
Objetivo: Conocer el significado de la Alianza de Amor
Sugerencias para la reunión.


  1. Invitar a un universitario que haya sellado su alianza para que de un testimonio de ella. Este testimonio no tiene que ser sólo vivencial sino también tenga aportes formativos. (Se sugiere sea de un máximo de 15 minutos para que de esta forma el guía pueda apoyar esta experiencia con el texto de la Reflexión y los textos del Padre).


Reflexion:
Nuestra alianza con María es una alianza de amor. Cuando nos unimos a alguien por el amor, formamos con esa persona una estrecha comunidad de corazones, de bienes y de intereses. Ya no se es más una persona aislada, sino se ha creado, por el vínculo del amor, una cierta identificación espiritual: el "yo" y el "tú" han pasado a ser un "nosotros". El amor nos hace salir de nosotros mismos, nos impulsa en un movimiento de entrega y donación al tú y crea una comunión de amor. Quienes se aman viven el uno en el otro, para el otro y con el otro. La alianza de amor con. María implica estas mismas leyes que se verifican en todo amor noble tanto en el plano de nuestras relaciones humanas como de nuestros vínculos en el plano sobrenatural. Por la alianza con María, le entregamos, en primer lugar, nuestro corazón y ella nos entrega también su corazón. Al decir que le entregamos nuestro corazón, expresamos con ello que le damos lo más nuestro, lo que nos es más íntimo, le decimos a ella que todos nuestros anhelos más profundos; la vivencia de nuestro desvalimiento y de nuestra grandeza, nuestras ansias de ser amados y de amar, le pertenecen a ella. Por la alianza confesamos con gozo que somos posesión y pertenencia de María: "Soy todo tuyo", "totus tuus". Esa conciencia no nos abandona nunca más desde que sellamos la alianza de amor. Ella nos regala la alegría de vivir y la paz interior; colma ese vacío y sentimiento de soledad que se apodera de nosotros cuando no sentimos que somos de alguien y para alguien. Pero María también nos regala su corazón, con toda esa calidez maternal y ternura que la caracterizan. Ella nos recibe en su corazón y nos cobija en él porque somos sus hijos pequeños y predilectos.

Junto con fusionar nuestro corazón con el corazón de María, por la aliar.za de amor, intercambiamos con ella nuestros bienes, todo lo que es nuestro desde ahora le pertenece a ella.. A ella le digo: "Todo lo mío es tuyo, no hay nada de lo mío sobre lo cual tú no puedas disponer; a ti te consagro todo mi ser.

La alianza de amor, por último, comprende también un perfecto intercambio de intereses. Por el amor los intereses y anhelos de la persona que amamos pasan a ser nuestros propios intereses. Por el amor me empiezo a preocupar del mundo del otro, de las cosas y de las personas que le son importantes en su vida. El verdadero amor produce siempre un interés por lo que alegra y mueve al otro, suscitando en mí un anhelo por asumirlo y hacerlo propio. Nos empieza a motivar aquello por lo cual antes no teníamos un interés especial, o que, incluso, no nos parecía atrayente ni apetecible. ¿Qué anhelos tengo en mi corazón? ¿Qué es lo que mueve y da sentido a mi vida? ¿Cuáles son mis aspiraciones y mis metas? María las hace suyas. Ella hace suya nuestra preocupación por realizarnos, por ser felices, por hacer algo que valga la pena en nuestra vida.
Textos:
"Si entienden la ley de transmisión de afectos, no les será difícil entender el camino normal de la piedad mariana y el amor a Dios Padre. Si mi madre depende de la Santísima Virgen, si la ama, la Santísima Virgen penetra en el círculo de experiencias de mi madre. No tardará mucho tiempo hasta que mi corazón ame a la Santísima Virgen por la ley de la transmisión de afectos. Si una madre ama a la Santísima Virgen, su hijo transmitirá sus afectos en la Virgen ya en sus primeros años. Pero no debe realizarse la conducción de afectos demasiado rápido. El niño puede depender apasionadamente de su madre. Transmisión y conducción deben ser vistos orgánicamente y no en forma mecanicista". (P. Kentenich, "Que surja el hombre nuevo", pág. 198).
"Séame permitido expresar lo que mueve nuestras almas en estos momentos v revestir de palabras lo que sienten nuestros corazones. Venimos para dar y recibir. Queremos intercambiar con la Santísima Virgen todo nuestro desvalimiento, nuestra buena voluntad y nuestra fidelidad. Le damos nuestra buena voluntad y ella nos da su buena voluntad. Le damos nuestra fidelidad y ella nos da su fidelidad". (Documentos de Schoenstatt, pág. 179, n. 6).

"Por esto rezamos con profundo fervor... Sólo una cosa, Señor, te pido en cambio: tu gracia, tu amor y tu fecundidad; tu gracia, a fin de acatar siempre gustosamente tu voluntad y tus deseos; tu amor, a fin de siempre creerme y saberme, y a veces hasta sentirme amado y muy especialmente por ti; tu fecundidad, a fin de poder ser verdaderamente fecundo en ti y en la Santísima Virgen para nuestra Obra común. Entonces, seré rico, estaré suficientemente colmado y nada más desearé". (Documentos de Schoenstatt, pág. 151, n. 16).



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal