Este conjunto de documentos se dividen en dos partes



Descargar 361.79 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño361.79 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7


ESTE CONJUNTO DE DOCUMENTOS SE DIVIDEN EN DOS PARTES

LA PRIMERA PARTE LA FORMAN TRES DOCUMENTOS


DE CARÁCTER GENERAL

1.LA REVOLUCIÓN URBANA PAG 2


2.HACER CIUDAD EN EL SIGLO 21 PAG 22
3.GOBIERNO TERRITORIO METROPOLITANO PAG 45

LA SEGUNDA PARTE LO FORMA UN DOCUMENTO


SOBRE LA URBANIZACIÓN EN AMÉRICA LATINA
VER PAG 67 HASTA EL FINAL

















DOCUMENTO 1


REVOLUCIÓN Y CONTRARREVOLUCIÓN EN LA CIUDAD GLOBAL o

LAS EXPECTATIVAS FRUSTRADAS POR LA GLOBALIZACIÓN DE NUESTRAS CIUDADES



Introducción
La reflexión inicial sobre el enfoque de este texto se produjo después de la celebración del Forum Mundial de las Culturas celebrado en Barcelona en el año 2004. El autor, junto con Mireia Belil, directora de los Diálogos del Forum, organizó a lo largo de dos semanas un conjunto de encuentros sobre lo que podríamos denominar “la aventura urbana de finales de siglo” en los que participaron varias decenas de expertos durante la primera semana y un centenar de dirigentes de movimientos sociales durante la segunda semana. Estos encuentros, especialmente los celebrados en la primera parte entre expertos, le confirmaron la sospecha de que era imprescindible realizar un análisis ”dialéctico” del proceso urbano que pusiera en primer plano las contradicciones del mismo. Un proceso contradictorio que se reflejó en las intervenciones de todos los participantes, como se expone en la primera parte del artículo.

El Forum y los diálogos sobre la ciudad le dejaron un sentimiento también contradictorio. En un marco que era a la vez algo parecido a una culminación del exitoso modelo urbanístico de Barcelona y al mismo tiempo una prueba de sus limitaciones y de su incipiente degeneración los diálogos tanto de los expertos como de los dirigentes sociales generaban satisfacción y malestar. La calidad de los participantes y el público numeroso, el valor del pensamiento crítico de los intelectuales y profesionales, la fuerza de las ideas y de la acción de los dirigentes sociales, las conclusiones radicales que se desprendieron de los encuentros, todo ello generaba ilusión y satisfacción, presenciábamos el renacimiento del pensamiento urbano renovado y alternativo a la ideología promovida por el capitalismo especulativo y las políticas “neoliberales”. Todo ello mucho antes de que explotara la crisis financiera (2007) y la evidencia del fracaso de las pautas urbanizadoras dominantes. Pero en el marco del Forum, símbolo de la degeneración del “modelo Barcelona”, pero que en aquellos momentos la casi totalidad de los participantes no se atrevían a explicitar, quizá ni a pensar, la sensación era extraña, como si estuviéramos fuera de la realidad. Inmersos en aquella escenografía tan contraria al idealizado “modelo” barcelonés, en aquella ficticia libertad para proclamar la crítica más radical sin que el discurso tuviera la mayor trascendencia, la dicha no podía ser mucha. El autor tuvo una sensación parecida a la que probablemente le hubiera provocado la celebración de un seminario sobre marxismo y alienación o sobre precariedad del trabajo y marginalidad en la terraza de El Corte inglés. Como ven las contradicciones estaban servidas.

Una primera versión de este trabajo se hizo a modo de presentación de dos interesantes textos de David Harvey y de Neil Smith, ambos conferenciantes en los diálogos citados. Esta presentación fue la ocasión de redactar unas primeras reflexiones sobre “la revolución y la contrarrevolución urbanas”. En los años siguientes lo he ido modificando, ha crecido en extensión y en referencias hasta la versión actual que con ligeras modificaciones es del 2010.

En este texto introductorio no hemos incluido una reflexión específica sobre la crisis económico-financiera global y su relación con los procesos de urbanización dominantes en especial a partir de la década de los 80 y principalmente los 90 del siglo pasado hasta la implosión de la crisis. Como este texto y el conjunto del documento se basan en trabajos elaborados a lo largo de la última década las referencias a la crisis son relativamente escasas. Por esta razón el último capítulo elaborado entre 2010 y 2011 retoma el tema del capítulo introductorio para centrarse en el carácter “revelador” de la crisis y la emergencia de una etapa histórica nueva para el avance de los derechos ciudadanos.


Los urbanistas, los investigadores urbanos y la ciudad capitalista

¿Quién teme a la ciudad futura? Es decir a la ciudad actual que anuncia el futuro próximo, el cual ya está marcado por las dinámicas en curso. David Harvey1, uno de los pensadores más críticos sobre la ciudad actual titula uno de sus libros más recientes “Espacios de esperanza”, y no es precisamente la esperanza lo que se desprende de su análisis. Saskia Sassen2, la famosa autora de la optimista obra “Las ciudades globales” que tuvo como efecto colateral que muchas ciudades más o menos grandes reclamaran un buen lugar en un ranking inicialmente limitado a tres, ha escrito posteriormente textos críticos, casi apocalípticos, denunciando el emergente “fascismo urbano” y anunciando la rebelión de las hordas marginales de las periferias. Los autores citados, como los que citaremos a continuación, han visitado Barcelona en los últimos dos o tres años, y sus exposiciones orales y sus comentarios informales en privado acentuaban su pesimismo crítico. Una actitud que especialmente caracteriza a reputados investigadores y planificadores norteamericanos. Como el ya citado Neil Smith (colega de Harvey en la City University de New York), Michael Cohen3, ex directivo del Banco Mundial, Mike Dear, autor de un libro ya clásico sobre el nuevo modelo urbano4 o Tom Angotti (profesor de la City University New York, editor de Planner’s Network5) , los cuales presentaron un panorama muy crítico, algunos casi apocalíptico, de las ciudades de hoy, tanto en lo que se refiere a Norte América como al resto del mundo (en el marco del Forum mundial de las culturas, Barcelona, septiembre 2004). Y algo parecido ocurre con otros destacados intelectuales, y de perfil diverso, como Michael Sorkin, Mike Davis, Peter Marcuse, Richard Sennett, Edward Soja, Arjun Appadurai o Richard Ingersoll 6 , a los que hemos tenido oportunidad de leer a todos y de escuchar a la mayoría y en algunos casos hemos podido debatir con ocasión de sus visitas. Una relativa excepción, con un discurso que enfatizaba las nuevas posibilidades que ofrece la revolución informacional fue otro ilustre visitante: William Mitchell, de MIT, el autor de E.topia, con posiciones similares a las de Manuel Castells. En cambio la sensata y prestigiosa Jane Jacobs, en la excelente entrevista que le hizo la revista Urbanisme de Paris (2005) poco antes de su fallecimiento, acentuaba considerablemente el diagnóstico crítico que se anunciaba en su obra clásica sobre las ciudades norteamericanas.7 Todos ellos priorizaban la crítica, incluso la denuncia, y dejaban en un plano muy secundario las dinámicas esperanzadoras y las propuestas correctoras. Lo mismo que el arquitecto israelí Eyal Weizman. La coincidencia entre autores marcadamente “radicales” o marxistas como Harvey, Smith, Angotti o Davis con otros de talante más “liberal” (en la cultura política norteamericana equivale a socialdemócrata) como Cohen, Sassen, Dear o Sorkin es significativa. Nuestra época replantea la razón de ser de la ciudad, las dinámicas disgregadoras son muy fuertes y las incertidumbres sobre su futuro crecientes. La coincidencia y la influencia global de los autores citados no permite considerar que estas visiones están demasiado influenciadas por la lógica desazón provocada por la lamentable experiencia de vivir bajo la presidencia del Bush. O atribuir estas posiciones, propias de intelectuales críticos, al hecho de que se trata de analistas de la realidad pero no comprometidos con la gestión de la ciudad. Los autores citados son o han sido también profesionales que han estado al frente de programas de desarrollo o de proyectos urbanos, o han trabajado para instituciones políticas o han asesorado movimientos sociales con propuestas alternativas, no son críticos instalados en torres de marfil.

Hemos destacado las intervenciones de los expertos norteamericanos por el evidente contraste entre su pertenencia al país más potente y poderoso del planeta y el radicalismo de su crítica. Si consideramos a continuación las intervenciones públicas y privadas de intelectuales y expertos urbanos europeos o latinoamericanos, de perfil igualmente independiente y crítico, nos llama la atención que su discurso contiene elementos más “positivos”. En sus obras recientes y en sus intervenciones en los encuentros internacionales citan experiencias constructivas o de planeamiento, propuestas y programas interesantes y manifiestan un cierto optimismo sobre el futuro de la ciudad. También es cierto que los norteamericanos eran casi todos cientistas sociales, la gran mayoría universitarios y se sentían muy libres para expresarse críticamente. En cambio una parte importante de los europeos, incluido el autor, estábamos más condicionados por una práctica profesional y en algunos casos política. Los latinoamericanos por su parte, aunque fueran académicos o profesionales, la mayoría estaban vinculados o con la gestión pública o con los movimientos sociales, lo cual les llevaba a posiciones proactivas.

Evidentemente estos profesionales y analistas de la ciudad europeos y latinoamericanos, siempre de esta muestra arbitraria que hemos seleccionado, a los que hemos leído, visto y escuchado en directo en los últimos tres años, también expresaron posiciones críticas, pero el discurso era más propositivo. Nos referimos a personalidades tan distintas entre sí como los portugueses Nuno Portas y Boaventura de Souza Santos, los brasileños Fernando Enrique Cardoso, Jorge Wilheim, Jaime Lerner y Raquel Rolnik, los mexicanos Enrique Ortiz, Alicia Ziccardi y Alejandra Moreno Toscano, los chilenos Alfredo Rodríguez, Ana Sugranyes, Maria Elena Ducci y Carlos de Mattos, el ecuatoriano Fernando Carrión, los argentinos Eduardo Reese, Fredy Garay, Marta Aguilar y Carlos Reboratti (aunque en el caso argentino destaca también el discurso radicalmente crítico de Graciela Silvestri o de Adrián Gorelik), los franceses François Ascher, Jean Louis Cohen, Olivier Mongin, Ariella Masboungi, Patrick Viveret, Michel Marcus, François Barré, Sophie Body-Gendrot, los italianos Giusseppe Campos Venuti, Laura Balbo, Francesco Indovina, Mauricio Marcelloni, Bruno Gabrielli, Franco Corsico, los redactores de revistas de matriz italiana como Domus, Area o Giornali delli architetti o las francesas Urbanisme y Projet Urbain, los británicos Peter Hall, Richard Rogers, Tim Marshall, los catalanes Manuel Herce, Josep Mª Montaner, Francesc Muñoz, Oriol Bohigas, Manuel Solà Morales, o los madrileños Jesús Leal, Eduardo Leira, Eduardo Mangada, Luis Fernández Galiano, o el ya citado y difícil de ubicar Manuel Castells. Una lista no exhaustiva, pues no podemos citar a todos los que hemos podido escuchar con interés en el marco de eventos sobre temas urbanos.8

No estamos en condiciones de aportar una explicación suficientemente fundada a este contraste entre unos y otros. Probablemente existen varias explicaciones. Es posible que alguno de los expertos norteamericanos nos diga que no es un pesimista, sino “un optimista informado”. Y añadiría que el rol imperial que ha asumido Estados Unidos en el mundo les “obliga” a tener en cuenta el conjunto del planeta y por lo tanto integran en su análisis el mundo menos desarrollado y sus actuales procesos de urbanización caótica, insostenible e ingobernable. A nosotros, los representantes de la “vieja Europa” nos podrían reprochar no apercibirnos que nuestras ciudades consolidadas, históricas, de perfil cultural propio, son fantasmas del tiempo pasado, destinadas a museo o parque temático para turistas o a última residencia para la cuarta edad más o menos acomodada del mundo. Y podrían añadir: miren a su alrededor, las nuevas formas de urbanización de ustedes no son diferentes de las nuestras, simplemente están por ahora menos desarrolladas.

Quizás podemos apuntar otro tipo de explicación, complementaria, que se refiere a las condiciones de producción e intercambio de la producción del conocimiento. La política del gobierno norteamericano de entonces, personificada en la figura del presidente Bush, ha generado mucho rechazo en Europa. Y como consecuencia de ello las iniciativas culturales europeas han privilegiado las relaciones con intelectuales, académicos o profesionales, de marcada e indiscutible posición crítica, y por lo tanto alejados de los ámbitos de poder. Así ha sucedido con los nombres citados al inicio de este artículo, que han sido objeto de invitaciones (a veces repetidas, incluso frecuentes) por parte de entidades culturales, en este caso de Barcelona, incluso de aquéllas próximas al poder político.

En Europa la simbiosis entre intelectuales y profesionales críticos y el poder político es frecuente, o lo ha sido, y en temas urbanos no hay una separación radical entre el mundo académico y cultural y la inserción en redes articuladas con las administraciones públicas. En América latina los procesos democratizadores de las dos últimas décadas también han creado conexiones entre el poder político y los sectores intelectuales y profesionales procedentes de la cultura crítica de los años 60 y 70. Lo cual ha llevado incluso a destacados pensadores radicales a integrarse en estructuras de gobierno, tanto a nivel local como estatal. El resultado es visible: la mayoría de los europeos y latinoamericanos citados son a la vez representantes del pensamiento crítico o radical y son, o han sido, políticos o profesionales con responsabilidades de gestión pública o de diseño o ejecución de programas y proyectos destinados a las ciudades.

No es un detalle sin importancia indicar “desde donde se habla”, desde donde se investiga, se planifica o se escribe. Estamos demasiado acostumbrados a considerar un estudio o un artículo “en sí”, como si fuera indiferente la posición social o profesional de su autor, o suponiendo que implícitamente el lector ya conocerá y establecerá por su cuenta la adecuación entre esta posición y el texto, es decir procurará adivinar el punto de vista desde donde se escribe. Justo porque esta adecuación no se debe considerar como automática hemos iniciado este documento situando a los autores citados, que unos más que otros, han influido en el firmante de este texto.

La mayoría de autores nos proponen claves interpretativas sobre las ciudades en la globalización, en unos casos mediante exposiciones teóricas sobre la ciudad actual y en otros deduciendo consecuencias para su posterior intervención en ciudad o territorios concretos. El análisis de la relación entre globalización y urbanismo les lleva a constatar la profunda crisis de las políticas locales de “reproducción social” (vivienda, educación, servicios sociales, etc.), que han sido históricamente propias de los gobiernos municipales o regionales. Los nuevos espacios locales, la ciudad extensa o el espacio urbano-regional, se han convertido por otra parte en territorios de organización de la “producción social” (conjunto de factores que intervienen en el proceso económico de producción de bienes y servicios), pero de gobernabilidades débiles y fragmentadas. Lo cual conlleva a que se agudicen las contradicciones y se acentúen las políticas “revanchistas” o represivas9. Autores tan distintos como Smith, Sassen, Harvey o Angotti, a partir de su conocimiento de las ciudades norteamericanas, denuncian la emergencia de un “fascismo urbano” como ya hemos citado al inicio de este texto. En resumen el conflicto social (o la nueva lucha de clases) se ha desplazado, relativamente, del ámbito del Estado-nación y del lugar de trabajo a los territorios locales y al nexo entre lo local y lo global10.

En el caso europeo los autores a los que hemos hecho referencia se mueven entre dos polos. En un caso enfatizan la adecuación de la ciudad a la globalización, su inserción en redes macrorregionales (continentales, mundiales), el ganar posiciones competitivas y conseguir funciones nodales y atraer flujos. Es la ideología naturalizadora del actual capitalismo que sirve de señuelo para orientar las políticas urbanas y que se traduce en la arquitectura de autor, la oferta de áreas para la nueva economía, la gentrificación (o la museificación) de la ciudad consolidada, la mercantilización del valor simbólico del patrimonio, el miedo justificador de los barrios cerrados, el crecimiento periférico por piezas y funciones especializadas, etc. El otro polo es el de la resistencia a la globalización, o a sus efectos perversos, que se manifiesta cuando se comprueba la dificultad de promover un desarrollo sometido a lo global y compatible con la cohesión social y la sostenibilidad ambiental, la creciente marginación de poblaciones sacrificadas en aras de la competitividad global, la banalización y pérdida de identidad de los territorios, etc. Reaparece entonces el discurso sobre la ciudad, el espacio público, la calle, la mixtura social, el perfil identitario y el patrimonio como memoria urbana11.

En el caso de los autores latinoamericanos la necesidad de integrar ambos polos es aún más urgente. Por una parte las ciudades deben mejorar su inserción en flujos globales para recuperar la brecha tecnológica, financiera y económica del último tercio del siglo XX. Por otra parte los déficits sociales, culturales y de gobernabilidad democrática deben reducirse si se quiere evitar una crisis urbana generalizada.

Es decir, nos encontramos ante unas realidades urbanas extremadamente contradictorias y unas dinámicas tanto privadas como públicas que se instalan en estas olas opuestas y producen discursos ambivalentes. Los analistas y planificadores por ahora toman acto de la contradicción y cuando no construyen un discurso inevitablemente genérico e inoperante (como ocurre frecuentemente en la moda del planeamiento estratégico) toman partido por uno de los polos. El problema es que por ahora no parece posible que un polo elimine al otro.

Una conclusión parece evidente: el discurso urbano no puede ser frígido ni neutro, no puede evitar tomar posición. El análisis debe asumir la realidad contradictoria de los procesos urbanos y los valores éticos, las ideas políticas y los intereses en función de la posición que se ocupa hacen inevitable ya tomar posición. Si a ello añadimos que a los urbanistas y a los planificadores e incluso a los cientistas sociales en general se les piden propuestas, orientaciones para la acción, el tomar partido es una consecuencia obvia. Se pueden buscar soluciones intermedias, posibilistas, con el riesgo que no gusten a nadie, o como decíamos anteriormente, que sean inoperantes. Pero por mucho que no guste a los académicos que consideran que tomar partido es contrario al pensamiento científico en el caso del urbanismo y de las ciencias sociales es tan inevitable como necesario.

Es el problema que encuentran los redactores de informes de los organismos internacionales. Pueden describir el mal, incluso pueden hacer propuestas genéricas, no pueden atacarse a las causas concretas y a los agentes responsables de los males de los procesos urbanos actuales. Aunque en ciertos casos el valor de sus análisis contribuye mucho a concretar y legitimar las críticas y las alternativas.
Nota sobre los informes de organismos internacionales.

Para terminar esta primera parte introductoria nos referiremos a tres Informes recientes sobre la ciudad en el mundo actual elaborados por organismos de las Naciones Unidas. Uno es del Fondo de Población (UNFPA): “Estado de la población mundial 2007. Liberar el potencial de crecimiento urbano”. El otro es de ONU- Habitat: “State of the World’s Cities 2006-07”. El tercero es el último Informe de Worldwatch Institute: “State of the World 2007. Our Urban Future”. En primer lugar es significativa la coincidencia. Estos tres informes, todos ellos referidos al estado del mundo, coinciden en enfoque exclusivamente urbano. En segundo lugar es interesante que todos ellos no se limitan, como ha sido tan frecuente en el pasado, a presentar la realidad urbana global como catastrófica o por lo menos muy preocupante, también exponen el potencial resolutivo de los problemas que se encuentra en las ciudades12. Es significativo el subtítulo del Informe de UNFPA: El potencial del crecimiento urbano. Y tanto este Informe, como el de Habitat y el de Worldwatch, indican una gran diversidad de propuestas razonables para abordar con éxito los problemas generados por la urbanización del mundo. En tercer lugar sin embargo las soluciones parecen depender de la voluntad de las administraciones públicas y de la movilización de la ciudadanía, y no se entiende muy bien por qué no se aplican y se generalizan.

Estos Informes, todos de gran interés, nos confirman las contradicciones tanto del desarrollo urbano como de las políticas y de los comportamientos sociales vinculados a la urbanización. En el texto que sigue analizamos estas contradicciones, o por lo menos las que nos parecen más significativas. Nuestra hipótesis de partida es que la emergencia de la ciudad del siglo XXI es espectacularmente dialéctica, y en ella lo bueno y lo malo, integración y marginalidad, cohesión social y desigualdad creciente, desarrollo sostenible y dinámicas insostenibles, productividad competitiva y enclaves excluyentes, democratización de la gestión urbana y crisis de gobernabilidad de las regiones urbanizadas, globalización y localismo, etc. están en conflicto permanente.

Hemos tenido en cuenta las contribuciones de los autores citados y otros que han analizado las contradicciones de la ciudad post-industrial13. El texto que sigue expone brevemente las características y contradicciones de la “revolución urbana” de nuestra época. En segundo lugar las respuestas del urbanismo, la revalorización de la ciudad y las dinámicas fragmentadoras y segregadoras que se dan en ella. Finalmente, exponemos el debate sobre los modelos de ciudad en curso y su relación con el derecho a la ciudad propio de nuestra cultura democrática14.


Sobre el uso de los términos revolución y contrarrevolución en la ciudad de la globalización

El concepto de revolución urbana ya fue utilizado para caracterizar un determinado periódo del Neolítico (Gordon Childe, La civilización antigua). Y si hay revolución puede haber contrarrevolución. Es un concepto que se ha renovado y reutilizado a lo largo del tiempo, como se comprueba en la literatura sobre el auge de las ciudades metropolitanas a lo largo del siglo XX y más recientemente sobre la “explosión de la ciudad”15 o el ya clásico concepto de Metápolis acuñado por François Ascher16. También lo usamos en un sentido más general que corresponde al hilo interpretativo de nuestro texto. Las revoluciones, sean políticas, sociales, económicas, científicas, culturales o tecnológicas generan procesos (o por lo menos expectativas) que para simplificar podemos calificar de “democráticos” o socializadores del progreso. En el caso de la revolución urbana de nuestra época, ampliamente descrita, se enfatiza la mayor autonomía de los individuos, la diversidad de ofertas (de empleo, formación, ocio, cultura, etc.) que se encuentran en los extensos espacios urbano-regionales, las nuevas posibilidades de participación en las políticas públicas de las instituciones de proximidad y a partir de la socialización de las nuevas tecnologías, las mayores posibilidades de elegir residencia, actividad o tipo de movilidad, etc.

Sin embargo, nunca la segregación social en el espacio había sido tan grande. Crecen las desigualdades de ingresos y de acceso real a las ofertas urbanas, colectivos vulnerables o más débiles pueden vivir en la marginación de guetos o periferias (ancianos, niños, inmigrantes, etc.), los tiempos sumados de trabajo y transporte aumentan, la autonomía individual puede derivar en soledad e insolidaridad, la incertidumbre sobre el futuro genera ansiedad, se pierden o debilitan identidades y referencias, hay crisis de representación política y opacidad de las instituciones que actúan en el territorio, etc. Es decir, las esperanzas generadas por la revolución urbana se frustran y el malestar urbano es una dimensión contradictoria de la vida urbana actual.

Estos efectos perversos de la revolución urbana no son una fatalidad sino que resultan de un conjunto de mecanismos económicos, de comportamientos sociales y de políticas públicas como son: la intervención sobredeterminante del capital financiero especulativo en los procesos de urbanización, el carácter oligopólico de la propiedad privada del suelo (un bien común) que genera el inicio del proceso de materialización de las plusvalías urbanas (renta de posición) en la definición de usos del territorio, el consiguiente carácter de “ahorro” que han adquirido las inversiones en suelo o en vivienda para una parte importante de las clases medias e incluso bajas, las alianzas “impías” entre promotores y autoridades locales que encuentran en ello una forma extra de financiarse (y a veces de corromperse), el afán de distinción y de separación de importantes sectores medios y altos, los miedos múltiples y acumulativos que actúan sobre una población de cohesión débil, la fragmentación de los territorios urbanos extensos y difusos, la homogeneización de pautas culturales en los que la “imitación global” se convierte en obstáculo a la identidad e integración locales, etc. Todo lo cual configura que vivimos no solo tiempos de revolución, también son tiempos de contrarrevolución urbana.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal