Estado Civil



Descargar 2.48 Mb.
Página3/32
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño2.48 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32







INTRODUCCIÓN

En 1991, con la promulgación de la Ley de Cupo Femenino (Ley 24.012), Argentina se posicionó como el primer país del mundo que estableció una cuota mínima de candidaturas para mujeres a través de la reforma de su legislación electoral1. Esta norma, que modificó el artículo 60º del Código Electoral Nacional, obliga a todos los partidos políticos a incorporar -en posiciones con posibilidad de resultar electas- un mínimo del treinta por ciento (30%) de mujeres en sus listas electorales. A partir de su entrada en vigor -en 1993 para la elección de diputados y en 2001 en el Senado- la Ley de Cupo Femenino estimuló una ampliación significativa y sostenida en la cantidad de legisladoras nacionales. En la Cámara de Diputados, la proporción de mujeres ascendió desde un exiguo 4,3% a un 13,6% en 19932, para llegar a ocupar el 35,8% del total de las bancas en 2005. En el Senado, donde las legisladoras constituían el 5,8% de los integrantes de esa Cámara en el período previo a la implementación de esta ley, pasaron a representar el 37,1% luego de los comicios de 2001 y el 42,3% en 20053. Actualmente, Argentina es el segundo país latinoamericano y el noveno del mundo tomando en cuenta su proporción de diputadas4, lo cual la posiciona como un caso sumamente exitoso en términos comparativos.

A la luz de estos notables resultados, y habida cuenta del tiempo transcurrido desde la sanción de la Ley de Cupo Femenino, el presente estudio se orienta a investigar qué consecuencias ha tenido la inclusión de una mayor proporción de mujeres en el Congreso argentino. Específicamente, su propósito central es indagar si la mayor participación de mujeres en ambas Cámaras ha redundado en la generación de condiciones de igualdad entre mujeres y varones, en particular en cuanto a sus respectivas posibilidades de participar activamente en la toma de decisiones.

De acuerdo a este objetivo, algunos de los principales interrogantes que orientan esta investigación son los siguientes. En primer lugar ¿qué implicancias ha tenido la Ley de Cupo Femenino sobre las modalidades de selección de candidatos a cargos legislativos nacionales y las oportunidades de las mujeres de participar en términos equitativos en la competencia política?. En segundo lugar, ¿la mayor presencia femenina ha diversificado la composición socio demográfica y las trayectorias previas de los integrantes del Congreso y qué impactos podría tener esta ampliación en términos de la configuración de la agenda de deliberación legislativa? En tercer lugar ¿en qué medida la mayor presencia femenina en el Congreso ha modificado la configuración de la autoridad y la integración de las instancias de conducción legislativa así como la generación de prácticas novedosas en el proceso de sanción de leyes? Finalmente, ¿cómo perciben y valoran las y los legisladores el Congreso respecto de sus condiciones de trabajo? Analíticamente, se optó por contrastar de manera sistemática información relativa a los antecedentes, representaciones subjetivas y experiencias de mujeres y varones que ejercieron mandatos legislativos nacionales entre 2003 y 2007.

El estudio se inscribe, de este modo, en un enfoque de género. En función de este concepto se entiende que la construcción social de los sexos se edifica sobre la base de símbolos culturalmente disponibles en representaciones múltiples (Scott 1986). En consecuencia, se descarta explícitamente cualquier modelo que recurre a determinismos biológicos para explicar roles, prácticas o valores que se asocian -en una dinámica relacional polarizada- a la feminidad o la masculinidad. Asimismo, se considera que los conceptos normativos que emergen de las construcciones sociales acerca de lo que deberían ser y hacer mujeres y varones no convierte a ninguno de los géneros en grupos homogéneos, en la medida en que los individuos pueden discrepar, distanciarse o no ajustarse a sus respectivas prescripciones y posiciones (Stiegler 2003; Connell 1997).

También se enfatiza que el género -en interacción con otros atributos como, por ejemplo, la raza o la clase- constituye un principio ordenador jerárquico de la sociedad y de sus organizaciones, en cuyo marco las mujeres históricamente han estado situadas en una posición de subordinación dada su inscripción en la división sexual del trabajo. Acorde con esta perspectiva, este estudio procurará identificar si los mecanismos de asignación de roles y las reglas formales e informales que aportan a la generización de las estructuras y prácticas de las organizaciones y de sus integrantes (Stiegler 2003) se han mantenido o se han modificado a partir de la mayor presencia de mujeres en el Congreso nacional.

En consideración de que el proceso legislativo es un juego de poder que depende de la construcción de coaliciones en aras de formar mayorías (Dahlerup 2005), la composición demográfica del Congreso argentino ofrece un escenario privilegiado para analizar si una mayor participación numérica de legisladoras permite estimular transformaciones en las estructuras de las relaciones de género y promover cambios tendientes a la des-jerarquización del género como condicionante de la competencia política y de la actividad legislativa.

En efecto, desde la óptica de Britton (2000), el género puede ser menos relevante en algunos contextos organizacionales que en otros. En esta línea, el género perdería valor como criterio de estratificación jerárquica cuando los atributos definidos en términos de masculino y femenino dejen de operar como principio para la asignación y reproducción de ventajas y desventajas en su seno. Por tanto, resulta pertinente establecer una clara distinción analítica entre la composición por sexo de una organización, ocupación o cargo –dada por la representación cuantitativa de varones y mujeres– y de su tipificación por género, entendida como el proceso por el cual ciertas posiciones pasan a ser visualizadas como más apropiadas para personas con características femeninas o masculinas, tornando pertinente afirmar que se encuentran feminizadas o masculinizadas (Ibíd. 2000: 424).


Estrategia metodológica, fuentes y técnicas de recolección y análisis de datos

El estudio emprendido se sustenta en una combinación de datos cualitativos y cuantitativos. Con el objetivo de indagar las experiencias y apreciaciones subjetivas sobre distintos aspectos de la dinámica de funcionamiento del Congreso y de las prácticas legislativas, se realizaron entrevistas en profundad a una muestra de legisladores y legisladoras nacionales de Argentina. Por su parte, el análisis de los perfiles socio demográficos y de las trayectorias de los y las legisladores, como también de la composición por sexo del Congreso nacional y de sus instancias de conducción y decisión, se basa principalmente en datos estadísticos elaborados a partir de una variedad de fuentes de información. Para el estudio de caso del proceso legislativo que culminó en la aprobación de las leyes de Cupo Sindical Femenino, de Ligadura de Trompas de Falopio y de Vasectomía, y de la Ratificación del Protocolo Facultativo de la CEDAW), se recurrió a documentos oficiales del Congreso como, por ejemplo, a las versiones taquigráficas de debates plenarios y los dictámenes de comisión, y se efectuaron entrevistas en profundidad a seis diputadas impulsoras de dichos proyectos de legislación. Con el propósito de recabar información adicional sobre algunos temas específicos, especialmente acerca de la dinámica del trabajo legislativo, se entrevistó a dos informantes clave (una diputada en ejercicio y un asesor de comisión) con amplio conocimiento del funcionamiento interno del Congreso argentino.


Abordaje cualitativo
El presente trabajo constituye, parcialmente, la continuación de un estudio previo realizado en el marco del Proyecto PNUD/ARG 04/028, que dio lugar a la publicación del libro Las Legisladoras, Cupos de Género y Política en Argentina y Brasil (Marx, Borner y Caminotti 2007). En el contexto de aquella investigación, durante 2005 se realizaron entrevistas personales a 31 legisladoras (23 diputadas y 8 senadoras, que comprendieron al 26% del total de las integrantes femeninas del Congreso). A fin de establecer comparaciones entre las percepciones de varones y mujeres, entre noviembre y diciembre de 2006 se entrevistó a 35 legisladores nacionales masculinos (28 diputados y 7 senadores; esto es, al 17% de los miembros masculinos del Congreso), empleando –con algunos ajustes- la misma guía utilizada para entrevistar a las legisladoras.
Características de las entrevistas
Las entrevistas se llevaron a cabo a partir de una guía estructurada con preguntas abiertas, con el propósito de recabar y comparar representaciones subjetivas de varones y mujeres sobre diversos tópicos de interés analítico. Específicamente, los módulos temáticos comprendidos en ella fueron los siguientes: i) información personal de las y los legisladores (edad, estado civil, cantidad de hijos, nivel educativo, profesión y antecedentes familiares en la política institucional); ii) trayectorias políticas (motivaciones personales para dedicarse a la política; antigüedad de militancia partidaria y/o de participación activa en otros ámbitos sociales y políticos; desempeño de cargos anteriores) y valoraciones sobre los procesos de nominación de candidatos (condiciones que condujeron a su postulación para una banca en el Congreso nacional; apoyos y resistencias experimentadas; evaluación acerca del papel de la Ley de Cupo Femenino en ese contexto); y iii) concepciones sobre la representación política y las modalidades de ejercicio de sus cargos (qué o a quiénes representan y cómo llevan a cabo esa tarea; en quiénes se apoyan y a quiénes consultan; desarrollo de proyectos legislativos y estrategias empleadas para promoverlos; participación en comisiones permanentes; etc.). Finalmente, se incluyeron preguntas específicamente orientadas a solicitar la valoración de las y los entrevistados acerca de las relaciones de género al interior del Congreso.

Con el propósito de disminuir el riesgo de sesgar las respuestas, las entrevistas a las legisladoras fueron conducidas por mujeres y las realizadas a los legisladores por varones. La totalidad de las mismas fueron grabadas (con la conformidad de las y los entrevistados) y transcriptas. En aras de generar confianza y maximizar la posibilidad de que las y los entrevistados se manifestaran sobre tópicos que podían resultar controvertidos, se les comunicó oportunamente que en la reproducción de sus testimonios no se revelaría su identidad personal. Por tanto, a lo largo del texto, las entrevistadas fueron codificadas con la letra F (femenino) y los entrevistados con la letra M (masculino), seguidas por un número asignado a cada uno de ellos y la sigla de su bloque político. En todos los casos, los énfasis realizados al interior de los testimonios citados en el texto son de las autoras.

Dado que las legisladoras fueron entrevistadas durante el primer semestre de 2005 y los legisladores a fines de 2006, cabría suponer que las respuestas brindadas por varones y mujeres podrían haberse visto influenciadas por cambios en el marco temporal. No obstante, cabe señalar que en el período de referencia no se registraron grandes transformaciones en el entorno social y político. En efecto, no hubo un cambio de gobierno, ni tampoco ocurrió algún hecho social o económico de relevancia que haya interferido en forma sustantiva en las respuestas brindadas por los y las legisladoras a las preguntas de las entrevistas. Los testimonios tampoco dan cuenta de una fuerte influencia de factores coyunturales, con la excepción de algunos aspectos muy puntuales (como en el caso de las propuestas de ley políticamente más valorizadas por las y los entrevistados), que se tomaron debidamente en consideración. Además, en virtud de la renovación parcial de ambas Cámaras del Congreso nacional, en casi la mitad de los casos el ejercicio de los mandatos de los y las integrantes de las muestras se distribuyó entre los períodos legislativos 2003/2005 y 2005/2007.
Criterios de confección de la muestra
En la confección de la muestra -de carácter intencional y no probabilística- se procuró resguardar cierta proporcionalidad entre la pertenencia partidaria de las y los legisladores a entrevistar y el número de escaños que ostentaron los partidos y bloques políticos5 en el Congreso nacional en los dos períodos considerados, contemplando asimismo su composición por sexo. La muestra incluyó también a integrantes de fuerzas políticas con escasa representación numérica. Dentro de cada partido, la selección de las entrevistadas fue realizada por sorteo mientras que, en el caso de los legisladores, se optó (siempre guardando la composición de la muestra en función de los partidos políticos) por entrevistar a los primeros dispuestos a concertar una cita. Si bien la leve discrepancia entre los criterios empleados se debió principalmente a los diferentes plazos disponibles para llevar adelante el trabajo de campo6, esta variación se sustenta en un argumento metodológicamente sustantivo. En el caso de las legisladoras, se disponía de un parcial conocimiento acerca de sus posturas sobre temas de género, de manera que la selección por sorteo fue necesaria para evitar favoritismos que sesgaran la muestra (Maxwell 1996). En cambio, no se disponía de información análoga con respecto a los legisladores.

En términos partidarios, la muestra de legisladoras comprende quince representantes por el Partido Justicialista (PJ), siete por la Unión Cívica Radical (UCR) y nueve por otros partidos los cuales incluyeron legisladoras de Afirmación para una República Igualitaria (ARI), Frente Cívico Social (FCS), Frente Cívico Jujeño, Frente Grande (FG), Frente Movimiento Popular, Frente para un País Solidario (FREPASO) Fuerza Republicana (FR), Movimiento Popular Neuquino (MPN) y Frente Popular Bonaerense (FREPOBO). La muestra de legisladores estuvo compuesta por diecisiete legisladores del peronismo -que incluyen catorce del Frente para la Victoria (FV), dos del Peronismo Federal (PF) y uno del Justicialismo Nacional (JN), seis de la UCR, tres de Afirmación para una República Igualitaria, tres de Propuesta Republicana (PRO) y seis de otros partidos: Concertación Entrerriana/Alianza Nuevo Espacio Entrerriano (ANEE), Fuerza Republicana (FR), Partido Nuevo (PN), Partido Renovador de Salta (PR), Partido Socialista (PS), Partido Nuevo contra la Corrupción, por la Honestidad y la Transparencia (PNCHT). A pesar de que la composición de acuerdo a la filiación partidaria de los y las entrevistadas no refleja exactamente la composición de ambas Cámaras del Congreso nacional, presenta una variedad que permite realizar inferencias e interpretaciones sin incurrir en un sesgos políticos sistemáticos.




Tabla 1
Legisladoras entrevistadas, por cargo y por partido político (2005)






Senadoras

Diputadas

Partido

Total

Entrevistadas

Total

Entrevistadas








% del total





% del total

PJ

18

4

22

45

11

24

UCR

6

1

17

13

6

46

Otros

7

3

43

28

6

21

Total

31

8

26

86

23

27

Fuente: Ministerio del Interior, Composición de la Cámara de Diputados (actualizado al 26 de octubre de 2004) y del Senado (actualizado al 8 de marzo de 2004).




Tabla 2
Legisladores entrevistados, por cargo y por bloque político (2006)






Senadores

Diputados

Bloque

Total

Entrevistados

Total

Entrevistados








% del total





% del total

FV-PJ

22

4

18

73

10

14

PF

-

-

-

12

2

17

JN

-

-

-

7

1

14

UCR

10

2

20

26

4

15

ARI

-

-

-

5

3

60

PRO

-

-

-

9

3

33

Otros

9

1

11

35

5

14

Total

41

7

17

167

28

17

Fuente: Composición de ambas Cámaras publicadas en las páginas Web del Senado y de la Cámara de Diputados (septiembre de 2006).

Adicionalmente a la variable partidaria, las y los entrevistados pertenecen a diferentes distritos electorales del país: provincia de Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luís, Santa Cruz, Santa Fe, Tucumán y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Si bien, por definición, una muestra cualitativa no permite realizar generalizaciones, los testimonios recabados resultan significativos de acuerdo a los propósitos de esta investigación, en la medida en que recogen una notoria heterogeneidad de experiencias, trayectorias y opiniones de los y las legisladoras nacionales del país.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal