Estado Civil



Descargar 2.48 Mb.
Página13/32
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño2.48 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   32

Tabla 34
Principios, valores y temas específicos mencionados
por los y las legisladoras



Temas, principios y valores

Varones

Mujeres

Estado de derecho, división de poderes

X

Sin registro

Medioambiente, producción, trabajo

X

X

Derechos humanos

X

X

Temas de género, protección de la mujer

Sin registro

X

Lucha contra la corrupción y las mafias transnacionales que vulneran especialmente a mujeres, niños y niñas

Sin registro

X

Lucha contra las adicciones, protección de la niñez, la adolescencia y la familia

Sin registro

X

Fuente: Elaboración propia a partir de entrevistas.

Las valoraciones de los entrevistados (masculinos) aparecen ligadas, en algunos casos, con los principios doctrinarios que han forjado, históricamente, la identidad particular de un partido dentro del campo político argentino (por ejemplo, la defensa de la Constitución nacional y del Estado de Derecho por parte del Radicalismo). Con todo, nuevamente cobran importancia las trayectorias personales de los legisladores e incluso su formación profesional, tal como puede visualizarse ilustrativamente a partir de los siguientes fragmentos de entrevistas:

“A mí me parece, o por lo menos aspiro, a representar lo que históricamente el radicalismo ha representado. Además por mi propia actividad, yo soy abogado, tenemos una particular inclinación a todo lo que tenga que ver con lo institucional […] Y yo creo que la cuestión institucional, la defensa a ultranza de la Constitución, la división de poderes, tiene mucho más que ver con lo sustancial que con la mera formalidad. Entonces, aspiro a representar eso…” (M6, UCR).


“Yo creo que uno trata de expresar lo que es su propia historia de lucha y ser fiel a los principios sobre los cuales y por los cuales uno llegó a ocupar un determinado lugar. Lo segundo es la representación del espacio institucional al cual uno perteneció históricamente, que [en mi caso] son la lucha en defensa de los derechos humanos y los organismos que la expresan. Y el tercer punto, fundamental, es la construcción de un modelo de país hacia la inclusión social. Esto significa que los derechos humanos tienen que estar en la primera línea de esa acción…” (M8, FV-PJ).
Entre las legisladoras que manifestaron representar principios, temas y valores, en algunos casos la formación profesional y sus propias trayectorias políticas también emergieron como aspectos significativos. A título de ejemplo, dado que nuestra evidencia es únicamente ilustrativa, una entrevistada que expresó dedicarse fundamentalmente al tratamiento de proyectos económicos es Contadora Pública Nacional y ha ejercido cargos de responsabilidad en áreas económico-financieras de nivel provincial. Asimismo, otra entrevistada que indicó orientar su actividad de representación hacia la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la corrupción y las mafias transnacionales “que vulneran especialmente a mujeres, niños y niñas” inició su actividad político-institucional como funcionaria en una dirección de la mujer en su provincia y tuvo participación en el movimiento de mujeres, como activista feminista.

En síntesis, el análisis comparativo hasta aquí presentado indica los y las legisladoras argentinas comparten una serie de prioridades de política, pero se diferencian sobre todo en la importancia otorgada por parte de algunas de éstas últimas a la promoción de derechos y a la atención de necesidades de mujeres, o bien a temáticas consideradas de interés femenino (niñez y familia, defensa de minorías y adicciones, por ejemplo). Dichas materias, tal como fuera puesto anteriormente de relieve, no se hicieron presentes en los relatos de los legisladores masculinos (a modo de síntesis, véase Tabla 35).124



Tabla 35
Comparación de las valoraciones y actitudes de los legisladores y las legisladoras argentinas a propósito de la representación








Varones

Mujeres

Distritos

Profusamente mencionados en las respuestas de los entrevistados de ambos géneros, pero mayor propensión a evocarla como categoría exclusiva por parte de varones (particularmente senadores).

Grupos y sectores de la ciudadanía

Menor frecuencia y densidad de respuestas

Criterios de diferenciación básicamente socioeconómicos y etarios (jóvenes)



Mayor frecuencia y densidad de respuestas

Criterios de diferenciación más amplios (socioeconómicos, etarios, género, minorías).



Principios, valores y temas específicos

  • Similitudes: Derechos humanos, medioambiente y producción (cuestiones aludidas tanto por legisladores como legisladoras).

  • Diferencias:

(1) Igualdad de género, derechos de mujeres, lucha contra las adicciones y protección de la niñez y la familia (preocupaciones sólo mencionadas por entrevistadas femeninas).

(2) Preservación del Estado de derecho y de la división de poderes (solamente aludidas por parte de legisladores masculinos).


Fuente: Elaboración propia a partir de entrevistas.



1.2. Los proyectos legislativos más valorizados
Esta sección profundiza el examen de las actitudes de los y las legisladoras argentinas (concepto que remite a su predisposición a ocuparse de determinados temas) tomando en cuenta los proyectos legislativos propios o en cuyo tratamiento participaron de manera activa y que fueron más valorizados en el marco de las entrevistas125. Dado que la agenda legislativa en Argentina se configura a partir de factores diversos –entre los cuales cobran especial importancia las iniciativas del Poder Ejecutivo nacional o la emergencia de demandas sociales que, en un momento dado, repercuten en el seno del Congreso– la consideración de las propuestas mencionadas demandará una cuidadosa contextualización. Más aún, puesto que las entrevistas realizadas a mujeres y varones tuvieron lugar en dos años distintos (2005 y 2006 respectivamente), se asumirá que las iniciativas priorizadas pueden operar como un indicador de preferencias (o de la búsqueda de posicionarse públicamente alrededor de un tema), pero se tomarán recaudos tendientes a evitar interpretar como diferencias por género aquellas que podrían ser el fruto de razones de orden temporal.

Los y las entrevistadas mencionaron, en total, 185 proyectos. En términos comparativos, las diferencias más notorias se restringen básicamente a dos áreas de política pública: género (con un evidente mayor peso relativo en los testimonios de mujeres) y economía (dominio claramente más referenciado por parte de parlamentarios masculinos). En cuanto a los proyectos relacionados con el género –cuya definición fue intencionalmente inespecífica en la formulación de las preguntas con el propósito metodológico de recabar los sentidos que los propios actores otorgan a este término– veintidós de las treinta y una entrevistadas (es decir, el 80% de las legisladoras de la muestra) mencionaron una considerable multiplicidad de iniciativas referidas a diferentes campos, algunas transformadas en leyes nacionales y otras no.

En el marco de estos testimonios, hallamos algunas alusiones a la Ley 24.012/91 (de Cupo Femenino) y a ciertas leyes provinciales de cupo –evaluadas como conquistas importantes en términos de la ampliación de derechos políticos–126, a la Ley de Cupo Sindical Femenino (Ley 25.674/02), así como a propuestas de acción afirmativa orientadas a generar una integración cuantitativamente más igualitaria de mujeres en las conducciones partidarias, en organismos del Poder Ejecutivo, y al reemplazo de legisladoras que renuncian a una banca en el Congreso por personas de su mismo género (aspecto no considerado por la Ley 24.012 ni por su decreto reglamentario actualmente vigente).

En segundo lugar, entre las iniciativas priorizadas por las legisladoras se encuentran la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable (Ley 25.673/02), la de Ratificación del Protocolo Facultativo de la CEDAW (Ley 26.171/06) y la tentativa de otorgar rango constitucional a la Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer (Convención de Belem do Para), aprobada por la Ley 24.632/96.

En tercer término, las legisladoras mencionaron propuestas sobre cuotas alimentarias y bienes conyugales (derecho civil y de familia), despenalización del aborto –en algunos casos fundamentados en función del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y, en otros, como una cuestión de salud pública o inequidad socioeconómica–, tipificación de los delitos sexuales (Ley 25.087/99)127, lucha contra la trata de personas que afecta particularmente a niñas y adolescentes, reconocimiento y reglamentación del empleo doméstico, protección y asistencia a las víctimas de la violencia familiar y modificación de la ley 20.744 de Contrato de Trabajo en relación con las licencias por maternidad, protección de la mujer trabajadora y su no discriminación respecto del varón trabajador.

Finalmente, entre los testimonios de mujeres encontramos propuestas de educación sexual128 y de inclusión de contenidos de género en la currícula educativa; en tanto que una entrevistada se refirió a la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Ley 26061/05) –a la que consideró como un proyecto de género129–, así como a una iniciativa dirigida a legalizar la unión civil entre personas del mismo sexo.

En el caso de los legisladores masculinos, algunos de ellos también aludieron a su participación en este campo de proyectos, pero los datos recabados ponen de manifiesto dos diferencias significativas en relación con lo observado entre legisladoras. En primer lugar, la proporción de entrevistados que manifestó no haberse ocupado de estos temas, o bien no recordar si apoyaron algún proyecto de este orden130 (veinticinco casos sobre treinta y cinco), supera a la de quienes indicaron haber participado en este tipo de propuestas (diez casos; es decir, un 28,6% de los mismos). En segundo lugar, los legisladores que hicieron alusión a proyectos de género mencionaron una cantidad sustantivamente menor de iniciativas que sus colegas femeninas: básicamente, la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, la Ley de Ligadura de Trompas y Vasectomía y la de Ratificación del Protocolo Facultativo de la CEDAW, que acababan de ser sancionadas cuando se realizaron las entrevistas a los legisladores, lo cual sugiere la posible existencia de un sesgo temporal que podría haber aportado una especial visibilidad a los temas de género por una cuestión de coyuntura131. Otras cuatro propuestas mencionadas por parte de varones aluden a la equiparación de los derechos de la madre biológica y de la madre adoptante, a la prisión domiciliaria para madres con hijos menores a los cinco años de edad, a la tutela de los derechos de las mujeres embarazas en las cárceles y a un proyecto de paternidad responsable.

Tomando en cuenta sus propósitos –ya que los resultados o impactos de este tipo de normas dependen del contexto en el cual son efectivamente instrumentadas– estas múltiples iniciativas a priori heterogéneas pueden ser analíticamente diferenciadas de acuerdo a tres enfoques: a) el que enfatiza la atención de necesidades o la promoción de derechos de mujeres; b) el que procura subsanar desigualdades y discriminaciones que experimentan las mujeres por su condición de género mediante mecanismos de acción afirmativa; y c) el que persigue una transformación más radical de de las responsabilidades y aptitudes culturalmente asociadas con lo masculino y femenino.





Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal