Espanhol 8º ano



Descargar 2.13 Mb.
Página28/47
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño2.13 Mb.
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   47
. Acceso el 5 de abril de 2015.

Photographer's Choice/Getty Images; FloridaStock/Kor/JoffreyM/Timothy Lee Lantgen/Warakorn/Holbox/Vibrant Image Studio/Shutterstock.com/ID/BR

descomponiendo, dañarse lentamente, hasta que a la bodega rutinaria llegue el ________mar y las hunda.

Porque la vida entra en las palabras como el ________mar en un ________barco, cubre de tiempo el nombre de las cosas y lleva a la raíz de un adjetivo el cielo de una fecha, el balcón de una casa, la ________luz de una ciudad reflejada en un ________rio.

Por eso, niebla a niebla, cuando el ________amor invade las palabras, golpea sus paredes, marca en ellas los signos de una historia personal y deja en el pasado de los vocabularios sensaciones de ________frío y de ________calor,noches que son la noche, mares que son el mar, solitarios paseos con extensión de frase y ________trenes detenidos y canciones. Si el amor, como todo, es cuestión de palabras, acercarme a tu ________cuerpo fue crear un idioma.


Página 144

ciento cuarenta y cuatro



Comprendiendo la voz del otro

1. Fíjate en las imágenes que has sustituido por palabras y piensa: ¿qué metáforas utiliza el “yo lírico” para hablar de amor?

El “yo lírico” usa metáforas tales como: los barcos en el mar, la luz de una ciudad reflejada en el río, entre otras, para ejemplificar como las palabras entran en el amor y viceversa.



2. ¿Cómo interpretas el verso: “Si el amor, como todo, es cuestión de palabras, acercarme a tu cuerpo fue crear un idioma”?

Todo el poema hace comparaciones entre las palabras pronunciadas por las bocas para declarar el amor y los elementos que se funden a otros, formando una sola cosa. Así, como el amor es formado por palabras, el encuentro de los amantes es un idioma.



3. ¿Cómo describes el tono del poeta al declamar su propio poema?

El poeta tiene un tono apasionado y melódico, imprimiendo sus sentimientos en cada palabra recitada.



4. Ahora te toca a ti. Busca una poesía de amor en español y declámasela a tus compañeros del aula. A ver quién es el mejor recitador de poesía de la clase.

Oído perspicaz: el español suena de maneras diferentes

Acentuación de las palabras esdrújulas

1. (Faixa 15 do CD de áudio) Escucha lo que dice un aficionado a la poesía de Luis García Montero y fíjate la atención en las palabras subrayadas:

El poema “El Amor”, de García Montero, es magnífico, simplemente fantástico. Me cayó una lágrima al terminar de leerlo. Es que soy muy romántico y me gustan imágenes poéticas. Es mi ídolo.



2. De esas palabras, ¿cuál es la sílaba que lleva tilde?

Es la antepenúltima.

Se llaman esdrújulas las palabras cuya sílaba tónica ocupa la antepenúltima posición. La palabra lágrima, por ejemplo, es esdrújula, pues su sílaba tónica es la antepenúltima.

¡Ojo!

En español todas las palabras esdrújulas llevan acento ortográfico.



3. Escribe el acento ortográfico sobre la vocal que corresponda:

a) proximo

Letra acentuada: o

b) especifico

Letra acentuada: i

c) hipotesis

Letra acentuada: o

d) horoscopo

Letra acentuada: o

e) ambito

Letra acentuada: a

f) publico

Letra acentuada: u

g) cosmico

Letra acentuada: o

h) simbolo

Letra acentuada: i

i) diplomatico

Letra acentuada: a

j) periodico

Letra acentuada: o

k) grafico

Letra acentuada: a

l) pelicula

Letra acentuada: i

m) utiles

Letra acentuada: u

n) geminis

Letra acentuada: e

ñ) matematicas

Letra acentuada: a

o) fotografico

Letra acentuada: a

A quien no lo sepa

¿Sabías que el significado de algunas palabras se modifica si se cambia el lugar de la sílaba tónica? Ejemplos:

• hábito (sustantivo) / habito (verbo)

• público (sustantivo o adjetivo) / publico (verbo en presente) / publicó (verbo en pasado)



Página 145

ciento cuarenta y cinco



Género discursivo
• Charla entre amigos

Objetivo de habla
• Conversar sobre el tema: ¿Existe una edad adequada para tener novio/a?

Tema
• Noviazgo en la niñez y en la preadolescencia

Tipo de producción
• En conjunto

Oyentes
• Amigos y colegas

Habla

Lluvia de ideas

A continuación hay una serie de chicos y chicas, de varias edades, que nos cuentan si alguna vez se sintieron enamorados de alguien. Lee lo que dicen.

¿ALGUNA VEZ TE ENAMORASTE?

Chicos que te cuentan

Si alguna vez te sentiste una puntada en la panza porque el chico o la chica que te gusta estaba cerca tuyo, esta nota es para vos.

“ Sí, de un chico del cole. Él sabe que me gusta a mí, y yo también gusto a él, pero somos muy chicos para estar de novios. Es mi mejor amigo, nos conocemos desde salita de 3. A veces se hace el malo para quedar bien con sus amigos, pero es bueno: nos defiende a mí y a mis amigas si alguien nos molesta.”

Camila Ciaburri, 10 años

“ No. Pero a los 5 años tuve una novia que se llama Daiana y con ella me di un piquito. Igual a mí no me gustaba ella, pero a ella le gustaba yo. La dejé porque no nos vimos más después de terminar el jardín.”

Mauro Gorbea, 8 años

“ Sí, de mi novia. Y me di cuenta de que estaba enamorado porque cuando la miraba sentía algo distinto que cuando miro a mis amigas. El corazón me batía más fuerte. Al principio no sabía si pedirle que sea mi novia o mantenerlo en secreto. Pero un día, alguien me dijo que yo le gustaba a ella, le pregunté en el recreo y me dijo que sí.”

Pedro Collico Savio, 11 años

Fig. 1 (p. 145)

ID/BR


Ilustraciones: Nathalie Beauvois/Vetta/Getty Images
Página 146

ciento cuarenta y seis

“ Sí, del hijo de unos amigos de mis papás. Me gusta desde la primera vez que lo vi, pero no le voy a decir nada; aunque me gustaría ponerme de novia con él. Salí hace un tiempo con un chico de La Plata, pero él no me gustaba tanto.”

Delfina Bienvenite, 9 años

“ Sí. Durante varios años me gustó Francisco, un chico de mi grado. Sentí que me había enamorado de él. Pero cuando empezó a interesarse por mí, ya no me gustaba porque ese año se había puesto muy feo.”

Trinidad Fernando, 10 años

“ No. Más o menos me gustó una chica del cole. Jugábamos mucho y ella era muy amiga mía. Igual, para los chicos, el amor es medio tonto. Por ejemplo, ahora cuando veo un beso en una película, me da asco.”

Emilio Pablo Neme, 8 años



Fig. 1 (p. 146)

Ilustraciones: Nathalie Beauvois/Vetta/Getty Images

Revista Genios, Buenos Aires, año 14, n. 681, 4-10 de abril de 2011. p. 10-11. (Adaptado)

Rueda viva: comunicándose

¡A charlar! Con los alumnos dispuestos en círculo, vamos a charlar sobre amor y amistad en la preadolescencia. El objetivo es dar y escuchar opiniones y consejos.

• ¿Alguien de la clase se ha enamorado alguna vez?

• ¿Qué hay que hacer si se está enamorado(a): declararse o no?

• ¿Hay una edad apropiada para empezar el noviazgo?

• ¿Cómo saber si el amor no es solo amistad?

• ¿De qué personaje de ficción te enamorarías tú? ¿Por qué?

• ¿Qué cosas consideras importantes en una relación amorosa? ¿Y en la amistad?

• ¿Cómo soportar los rechazos en el amor y en la amistad?

• ¿Cómo y cuándo debo contarles a mis padres sobre mis sentimientos?

Hay que discutir aquí la importancia de valorarse y estimarse para saber elegir lo que es mejor para sí mismo. Además, hay que resaltar la importancia del diálogo con la familia, los amigos y el(la) novio(a) para poder crecer y establecer relaciones sanas y constructivas.

¡A concluir!

Todos pueden hacer un juego para intercambiar valentines ocultos con mensajes secretos de amor y de amistad. ¡Ojo! No vale poner mensajes que no sean buenos, esto es, que tengan contenido peyorativo y ofensivo.



Página 147

ciento cuarenta y siete



Culturas en diálogo

aquí y allá, todos en el mundo

1. Lee el cuento “Señor Amor Tímido” del escritor argentino Fabián Sevilla.

Señor Amor Tímido

Archivaldo era muy pero muy tímido. Tanto que se pedía permiso para mirarse en el espejo. Estaba enamorado de una chica que viajaba en el mismo colectivo que él, de lunes a viernes, a la ida y vuelta del trabajo. Linda y de ojos tristones, se sentaba siempre hacia la ventana, en la séptima fila, de la Línea 60.

Él jamás le habló o la miró de frente. Fue todo un logro animarse a ocupar el asiento del pasillo junto a ella en cada viaje, de lunes a viernes de ida y vuelta del trabajo, en los últimos cinco años.

Una vez carraspeó la garganta para llamar su atención. Pero la chica ni lo escuchó. Siempre leía el diario, de ida y vuelta, de lunes a viernes, durante los últimos cinco años. Otra vez, Archivaldo quiso ofrecerle una pastilla, pero se puso tan nervioso que, en una frenada, las mentitas rodaron por todo el colectivo. Ella, leía. Ni lo notó.

Un día, el tímido enamorado sacó coraje y puso este aviso en la página 3 del diario:

A la chica de ojos tristones que de lunes a viernes viaja en el 60, de ida y vuelta, en el asiento de la ventana de la 7ª- fila:

¿Tiene novio?

Firma: Señor Amor Tímido

La mañana siguiente, en el colectivo, esperó alguna reacción de su amada. Nada. Pero al otro día, Archivaldo encontró este aviso en la página 3 del diario:

Al Señor Amor Tímido:

No.

Firma: La chica de ojos tristones que de lunes a viernes viaja en el 60, de ida y vuelta, en el asiento de la ventana de la 7ª- fila.

¡Qué feliz se puso! Tanto que sopó el diario en el café con leche, se metió una medialuna bajo al brazo y así salió a la calle. El viaje fue como siempre: él en silencio, ella pegada a la lectura.

Al otro día, apareció este anuncio:

A la chica de ojos tristones que de lunes a viernes viaja en el 60, de ida y vuelta, en el asiento de la ventana de la 7ª- fila:

¿Cómo se llama?

Señor Amor Tímido

Nuevamente, en el desayuno Archivaldo se desayunó con que se llamaba Margarita. Fue y publicó esto:



¡Qué lindo! Como la flor.

Señor Amor Tímido

En la página 3 del diario del día siguiente, el tímido leyó:



Al Señor Amor Tímido:

Sí, ¿vio?

Aviso va, aviso viene, comenzaron a conocerse. En letras de molde se contaron cosas como la música que escuchaban, las películas que preferían, lo que habían comido ayer y cenarían hoy, el gusto compartido por los animales y los enanos de jardín, sus coincidencias sobre política, geografía o sabores de helados; también sus diferencias respecto a literatura, modelos de zapatos o si la ch es o no una letra.

Un lunes, tras ver de reojo que ella acariciaba el anuncio de aquel día, Archivaldo se animó. Le dijo como al pasar:

— ¡Qué loco, no!

— ¡Ajá! Loco, pero lindo.

Los avisos siguieron apareciendo, generando un efecto dominó inesperado. De pronto, todas las chicas de ojos tristones de la ciudad creyeron ser la que de lunes a viernes viajaba en el 60, de ida y vuelta, contra la ventana de la 7ª fila. Y cada vergonzoso solitario pensó que era el Señor Amor Tímido. Así, los que como Archivaldo gustaban de alguien se animaron y confesaron su amor. Las personas de ojos tristones estuvieron atentas a ver quién podía ser su amor tímido y descubrieron que siempre alguien las quería en secreto pero tenía vergüenza de decírselo.

ID/BR


Culturas en diálogo

ciento cuarenta y ocho

Se formaron parejas. Los titulares anunciaban el crecimiento del índice de enamorados y el descenso del de tímidos y del de ojos tristones. En la página 3, seguían los avisos.

A esa altura, Archivaldo y Margarita ya conversaban en sus viajes. Ella le leía las noticias y él le daba su opinión.

También hablaban de los anuncios. Que ¿quiénes serían el Señor Amor Tímido y la chica de ojos tristones que de lunes a viernes viaja en el 60, de ida y vuelta, hacia la ventana de la 7ª- fila? ¿Dónde vivirán? ¿Serán rubios, morochos, pelados, altos, bajos, gordos, flacos? ¿Se conocerían alguna vez?

Así, él ganó confianza y a ella, su habitual compañero de viaje comenzó a gustarle. Por eso, un día Archivaldo (y toda la ciudad) leyó el siguiente anuncio:



Al estimado Señor Amor Tímido:

Le ruego me disculpe, pero no puedo seguir con esto. Hay alguien que me gusta y no sería correcto avivar su ilusión. Espero me entienda.

Suya, La chica que ya no tiene ojos tristones que de lunes a viernes viaja en el 60, de ida y vuelta, en el asiento de la ventana de la 7ª- fila.

La ciudad entera esperó con ansias hasta el otro día. En parques, bares, oficinas, esquinas y colectivos, se leyó:



A la querida chica que ya no tiene ojos tristones que de lunes a viernes viaja en el 60, de ida y vuelta, en el asiento de la ventana de la 7ª- fila:

La entiendo. No tiene por qué disculparse. Espero que ese alguien que le gusta, la haga muy feliz. Hasta la vista.

Señor Amor Tímido

Los avisos dejaron de aparecer. Pero afortunadamente, los porcentajes de tímidos y ojos tristones se mantuvieron en el piso. Los de enamorados, estables.

Archivaldo ya no viajó en silencio. Margarita no se pegaba al diario. Iban y venían, de lunes a viernes, sentados en cualquier parte del colectivo o parados, pero tomados de la mano.

Sábados y domingos disfrutaban de su amor. Sin timidez.

Fabián Sevilla. Sacado de:



Compartir con tus amigos:
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   47


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal