Es el nombre dado al amplio movimiento de revitalización cultural que se produjo en



Descargar 69.97 Kb.
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño69.97 Kb.

Renacimiento

Es el nombre dado al amplio movimiento de revitalización cultural que se produjo en Europa Occidental en los siglos XV y XVI. Sus principales exponentes se hallan en el campo de las artes aunque también se produjo la renovación en la literatura y las ciencias, tanto naturales como humanas.

El Renacimiento es fruto de la difusión de las ideas del humanismo, que determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo.

El nombre Renacimiento se utilizó porque éste retomó los elementos de la cultura clásica. El término simboliza la reactivación del conocimiento y el progreso tras siglos de predominio de la mentalidad dogmática establecida en la Europa de la Edad Media. Esta nueva etapa planteó una nueva forma de ver el mundo y al ser humano, el interés por las artes, la política y las ciencias, revisando el teocentrismo medieval y sustituyéndolo por un cierto antropocentrismo.

Su origen se encuentra en la península itálica y más específicamente en la ciudad de Florencia que era gobernada por los Médicis, familia de banqueros llegados a la nobleza que controlaron el poder de esta ciudad desde el siglo xv, cuyo interés por el arte traspasaba el mero gusto estético y comprendía que tener artistas pagados era un elemento de prestigio político en la ciudad y ante el resto de los estados italianos.
Etapas del arte renacentista

Diferentes etapas históricas marcan el desarrollo del Renacimiento:

La primera tiene como espacio cronológico todo el siglo XV, es el denominado Quattrocento, y comprende el Renacimiento temprano que se desarrolla en Italia.

La segunda, afecta al siglo XVI, se denomina Cinquecento, y su dominio artístico queda referido al Clasicismo o Renacimiento pleno, que se centra en el primer cuarto del siglo. Este periodo desemboca hacia 1520-1530 en una reacción anticlásica que conforma el Manierismo, que dura hasta el final del siglo XVI.

Mientras que en Italia se estaba desarrollando el Renacimiento, en el resto de Europa se mantiene el Gótico en sus formas tardías, situación que se va a mantener, exceptuando casos concretos, hasta comienzos del siglo XVI.

Italia en ese momento está integrada por una serie de estados entre los que destacan Venecia, Florencia, Milán y los Estados Pontificios. La presión que se ejerce desde el exterior, sobre todo por parte de Francia y España, impidió que, como en otras naciones, se desarrollara la unión de los reinos o estados; sin embargo, sí se produjo el fortalecimiento de la conciencia cultural de los italianos. Desde estos supuestos fueron las ciudades, concebidas como ciudades-estado, las que se convierten en centros de renovación artística.

En Florencia el desarrollo de una rica burguesía ayuda al despliegue de las fuerzas del Renacimiento, la ciudad se convierte en punto de partida del nuevo estilo, y surgen, bajo la protección de los Médicis, las primeras obras que desde aquí se van a extender al resto de Italia.
Arquitectura

La arquitectura renacentista tuvo un carácter marcadamente profano en comparación con la época anterior y, lógicamente, surgirá en una ciudad en donde el Gótico apenas había penetrado, Florencia. A pesar de ello, muchas de las obras más destacadas serán edificios religiosos.

Con el nuevo gusto, se busca ordenar y renovar los viejos burgos medievales e incluso se proyectan ciudades de nueva planta. La búsqueda de la ciudad ideal, opuesta al modelo caótico y desordenado del medievo, será una constante preocupación de artistas y mecenas. A partir de este momento, el arquitecto abandona el carácter gremial y anónimo que había tenido durante la Edad Media, y se convierte en un intelectual, un investigador como el caso de Leo Battista Alberti o Sebastiano Serlio.
Los elementos constructivos más característicos del estilo renacentista serán:


  • Estructurales: Arco de medio punto, columnas, cúpula semiesférica, bóveda de cañón y cubierta plana con casetones. Todos ellos habían sido usados en la Antigüedad, especialmente por el arte romano, y se recuperan ahora. Predominarán ahora valores como la simetría, la claridad estructural, la sencillez, y sobre todo, la adaptación del espacio a la medida del hombre.




  • Decorativos: Inspirándose en modelos romanos y griegos , los arquitectos renacentistas utilizarán de forma sistemática las pilastras, los frontones, los pórticos, los motivos heráldicos, los  almohadillados, las volutas, los grutescos, las guirnaldas y los medallones.. En cuanto a la decoración, el Renacimiento preconiza el despojamiento, la austeridad, el orden. Sólo a finales del siglo XVI esta tendencia se romperá en favor de la fantasía y la riqueza decorativa con el Manierismo.

En el Quattrocento destacarán las figuras de Filippo Brunelleschi y Leo Battista Alberti. Su arquitectura da la impresión de orden, sencillez, ligereza y simetría, predominando en el interior de los edificios la luminosidad y la desnudez.


El Cinquecento  tuvo a Roma como centro: En esta etapa, los edificios tienden más a la monumentalidad y la grandiosidad como muestran las obras de Donato Bramante y Miguel Ángel, que introducen el orden gigante en sus proyectos para la basílica de San Pedro Predominará la idea de riqueza, monumentalidad y lujo en las construcciones. A medida que avanza el siglo el Manierismo se introduce en la arquitectura, con edificios cada vez más suntuosos, rebuscadas decoraciones y elementos que pretenden captar la atención del espectador por su originalidad o extravagancia siendo su principal autor Andrea Palladio y su Villa Rotonda.
Pintura

En pintura, las novedades del Renacimiento se introducirán de forma paulatina pero irreversible a partir del siglo XV. Un antecedente de las mismas fue Giotto (1267?-1337), pintor aún dentro de la órbita del Gótico, pero que desarrolló en sus pinturas conceptos como volumen tridimensional, perspectiva y naturalismo.

En el Quattrocento (siglo XV), se recogen todas estas novedades y se adaptan a la nueva mentalidad humanista y burguesa que se expandía por las ciudades-estado italianas. Los pintores, aun tratando temas religiosos la mayoría de ellos, introducen también en sus obras la mitología, la alegoría y el retrato, que se desarrollará a partir de ahora enormemente. Una búsqueda constante de los pintores de esta época será la perspectiva, objeto de estudio y reflexión para muchos artistas: se trató de llegar a la ilusión de espacio tridimensional de una forma científica y reglada. Es una época de experimentación; las pinturas abandonan lenta y progresivamente la rigidez gótica y se aproximan cada vez más a la realidad. Aparece la naturaleza retratada en los fondos de las composiciones, y se introducen los desnudos en las figuras. Las figuras dominantes de esta época serán Fra Angélico, Masaccio, Piero della Francesca, Andrea Mantegna y, sobre todo, el florentino Sandro Boticelli.

El Cinquecento (siglo XVI) fue la etapa culminante de la pintura renacentista, y denominada por ello a veces como Clasicismo. Los pintores asimilan las novedades y la experimentación cuatrocentistas y las llevan a nuevas cimas creativas. En este momento aparecen grandes maestros, cuyo trabajo servirá de modelo a los artistas durante siglos.

El primero de ellos fue Leonardo da Vinci (1452-1519), uno de los grandes genios de todos los tiempos. Fue el ejemplo más acabado de artista multidisciplinar, intelectual y obsesionado con la perfección, que le llevó a dejar muchas obras inconclusas o en proyecto. Poco prolífico en su faceta pictórica, aportó sin embargo muchas innovaciones que condujeron a la historia de la pintura hacia nuevos rumbos. Quizá su principal aportación fue el sfumato o claroscuro, delicada gradación de la luz que otorga a sus pinturas una gran naturalidad, a la vez que ayuda a crear espacio. Estudiaba cuidadosamente la composición de sus obras, como en la muy difundida Última Cena, donde las figuras se ajustan a un esquema geométrico. Supo unir en sus trabajos la perfección formal a ciertas dosis de misterio, presente, por ejemplo, en la celebérrima Gioconda, La Virgen de las Rocas o el San Juan Bautista.

Miguel Ángel (1475-1564) es la segunda, cronológicamente, gran figura. Fundamentalmente escultor, se dedicó a la pintura de forma esporádica, a petición de algunos admiradores de su obra, sobre todo el papa Julio II. Los frescos de la Capilla Sixtina muestran el atormentado mundo interior de este artista, poblado de figuras monumentales, sólidas y tridimensionales como si fueran esculturas, y de llamativa presencia física. En su obra cobra mucha importancia el desnudo, aun cuando la casi totalidad de la misma fue hecha para decorar iglesias.

Rafael Sanzio (1483-1520) completa la tríada de genios del Clasicismo. Su estilo tuvo un enorme éxito y se puso de moda entre los poderosos. La pintura de Rafael busca ante todo la grazia, o belleza equilibrada y serena. Sus Madonnas recogen las novedades de Leonardo en lo que se refiere a composición y claroscuro, añadiendo una característica dulzura. Anticipa claramente la pintura manierista en sus últimas obras, cuyo estilo agitado y dramático copiarán y difundirán sus discípulos.

Con la aparición de estos tres grandes maestros, los artistas contemporáneos asumen que el arte ha llegado a su culmen y surgirá con fuerza a partir de los años 30 del siglo XVI una nueva corriente, el Manierismo. Se buscará a partir de entonces lo extravagante, lo extraño, lo exagerado y lo irreal.

Dentro de las diferentes escuelas que surgen en Italia en el Cinquecento, la de Venecia presenta especiales características centradas en el color y en una pintura refinada, hedonista, menos intelectual y más vital, muy decorativa y colorista. Destacan las figuras de  Giorgione, pintor alegorías, paisajes y asuntos religiosos melancólicos y misteriosos; Tiziano, el mayor pintor de esta escuela, excelente retratista, autor de complejas y realistas composiciones religiosas, llenas de vida y colorido, convirtiendo sus cuadros en puras sensaciones de luz y color; Tintoretto y Veronés continuarán esta escuela llevándola hacia el Manierismo y anticipando en cierta manera la pintura barroca.


Escultura

Como en las demás manifestaciones artísticas, los ideales de vuelta a la Antigüedad, inspiración en la naturaleza, humanismo antropocéntrico e idealismo fueron los que caracterizaron la escultura de este período..

Aunque se seguirán haciendo obras religiosas, en las mismas se advierte un claro aire profano; se reintroduce el desnudo y el interés por la anatomía con fuerza; también la iconografía se renueva con temas mitológicos, alegóricos y heroicos. Aparece un inusitado interés por la perspectiva, derivado de las investigaciones arquitectónicas coetáneas, y el mismo se plasma en relieves, retablos, sepulcros y grupos escultóricos. Durante el Renacimiento decae en cierta manera la tradicional talla en madera policromada en favor de la escultura en piedra (mármol preferentemente) y se recupera la escultura monumental en bronce, caída en desuso durante la Edad Media. Los talleres de Florencia serán los más reputados de Europa en esta técnica, y surtirán a toda Europa de estatuas de este material.
Los dos siglos que dura el Renacimiento en Italia darán lugar, igual que en las demás artes, a dos etapas:

Quattrocento (siglo XV): El centro escultórico principal será Florencia, donde la familia Médicis y con posterioridad la República ejercerán de mecenas de numerosas obras. Lorenzo el Magnífico era aficionado a las esculturas griegas y romanas y había formado una interesante colección de las mismas, poniendo de moda el gusto clásico. Los más importantes escultores del momento son Donatello y Ghiberti. 


Cinquecento (siglo XVI). Esta época está marcada por la aparición estelar de uno de los escultores más geniales de todos los tiempos, Miguel Ángel Buonarrotti (1475-1564). Hasta tal punto marcó la escultura de todo el siglo, que muchos de sus continuadores no fueron capaces de recoger todas sus novedades y éstas no se desarrollarán hasta varios siglos después.

En los años finales de la centuria, la huella de Miguel Ángel tiene sus réplicas en Benvenuto Cellini y Juan de Bolonia situdos en la corriente manierista. Destaca en esta época también la saga familiar de los Leoni, broncistas milaneses al servicio de los Habsburgo españoles, auténticos creadores de la imagen áulica de estos monarcas. Su presencia en España llevará allí de primera mano las novedades renacentistas, extendiendo su influjo hasta la escultura barroca.



Renacimiento español

En España el cambio ideológico no es tan extremo como en otros países; no se rompe abruptamente con la tradición medieval, por ello se habla de un Renacimiento español más original y variado que en el resto de Europa que mezcló elementos importados de Italia (de donde llegaron algunos artistas, como  Pietro Torrigiano o Domenico Fancelli) con la tradición local. Las innovaciones renacentistas llegaron a España de forma muy tardía; hasta la década de 1620 no se encuentran ejemplos acabados de las mismas en las manifestaciones artísticas, y tales ejemplos son dispersos y minoritarios. No llegan a España plenamente, pues, los ecos del Quattrocento italiano (lo que determina que el arte renacentista español pase casi abruptamente del Gótico al Manierismo.

En el campo de la arquitectura, tradicionalmente se distinguen tres periodos: Plateresco (siglo XV-primer cuarto del siglo XVI), Purismo o estilo italianizante (primera mitad del XVI) y estilo Herreriano (a partir de 1559-mediados del siglo siguiente).

En el primero de ellos, lo renaciente aparece de forma superficial, en la decoración de las fachadas, mientras que la estructura de los edificios sigue siendo gotizante en la mayoría de los casos. Lo más característico del Plateresco es un tipo de decoración menuda, detallista y abundante, semejante a la labor de los plateros (de donde deriva el nombre). El núcleo fundamental de esta corriente fue la ciudad de Salamanca, cuya Universidad y su fachada son el paradigma del estilo; arquitectos destacados del mismo fueron Rodrigo Gil de Hontañón y Juan de Álava. También Toledo tuvo su importancia gracias a la figura de Alonso de Covarrubias, arquitecto de largo recorrido cuya obra plateresca y purista es más que evidente.

El Purismo representa una fase más avanzada de la italianización de la arquitectura. El palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada, obra de Pedro de Machuca, es ejemplo de ello. El foco principal de este estilo se situó en Andalucía, donde además del citado palacio destacaron los núcleos de Úbeda y Baeza y arquitectos como Andrés de Vandelvira y Diego de Siloé.

Finalmente, aparece el estilo Escurialense o Herreriano, original adaptación del Manierismo romano caracterizada por la desnudez y el gigantismo arquitectónico. La obra fundamental será el palacio-monasterio de El Escorial, trazado por Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, sin duda la obra más ambiciosa del Renacimiento hispano. Lo escurialense traspasó el umbral cronológico del siglo XVI llegando con gran vigencia a la época barroca.



En escultura, la tradición gótica mantuvo su hegemonía durante buena parte del siglo XVI. Los primeros ecos del nuevo estilo corresponden por lo general a artistas venidos de fuera, como  Domenico Fancelli y Torrigiano, No obstante, pronto surgirán artistas locales que asimilan las novedades italianas, adaptándolas al gusto hispano, como Vasco de la Zarza y  Damián Forment. En una fase más madura del estilo surgen grandes figuras, creadoras de un peculiar Manierismo que sentará las bases de la posterior escultura barroca: Juan de Juni y Alonso Berruguete son los más destacados.

La pintura renacentista española está determinada igualmente por el pulso que mantiene la herencia del Gótico con los nuevos modos venidos de Italia. Esta dicotomía se aprecia en la obra de Pedro Berruguete. Posteriormente aparecen artistas conocedores de las novedades italianas coetáneas, Juan de Juanes, influido por Rafael y Luis de Morales. Pero la gran figura del Renacimento español, y uno de los pintores más originales de la Historia, se inscribe ya en el Manierismo, aunque rebasando sus límites al crear un universo estilístico propio: El Greco (1541-1614).

RENACIMIENTO ITALIANO








QUATTROCENTO CINQUECENTO



































ARQUITECTURA

- Desarrollo de teorías urbanísticas con espacios racionales y organizados.

- Diseño de nuevos tipos constructivos destacando los palacios (de estructura cúbica, con órdenes superpuestos y almohadillado en la fachada), los hospitales y las iglesias (con planta basilical o central y cúpula).

- Uso de elementos clásicos (órdenes, casetones, alternancia de líneas curvas y rectas).



- Cambios y nuevos tipos de edificios: los palacios tendrán fachadas muy sobrias con alternancia de frontones triangulares y semicirculares en los huecos. Creación de villas en zona rural que domina el paisaje así como bibliotecas.

- Discusiones teóricas y prácticas entre la planta basilical y la centralizada.


ESCULTURA



-Influencia de la escultura clásica

- Reinterpretación de los modelos grecorromanos.

- Búsqueda del realismo.

- Valoración de la figura humana.

- Exaltación del ser humano.

- Empleo de materiales diversos (madera, mármol y bronce)

- Los temas más destacados son los religiosos y el retrato.

- Esculturas de gran expresividad, fuerza interior y movimiento.



- Auge de la escultura basado en el dominio de la técnica, de las formas y los materiales.

- Interés por lo monumental (grandes esculturas de bulto redondo).

- Estudio de la anatomía y el desnudo.

- Estudio del movimiento.


P

INTURA



- Ruptura con el gótico.

- Inspiración en el mundo clásico.

- Plasmación fiel de la naturaleza.

- Uso de los conocimientos arquitectónicos.

- Uso de la perspectiva.

- Estudio de la luz y el movimiento.

- Uso de la técnica del óleo sobre lienzo y de pintura al fresco sobre el muro.


- Dominio total de las técnicas pictóricas.

- Proceso de interpretación personal de las formas (tanto humanas como materiales) por parte de cada artista.

- Complicación formal con actitudes extravagantes, curvas y posiciones forzadas.

-Gran importancia del color por encima del dibujo así como el detallismo y el lujo.

- Integración total del paisaje.

RENACIMIENTO ESPAÑOL






FINES S. XV- COMIENZOS

S. XVI


1ª MITAD S. XVI

2ª MITAD S. XVI

A

R



Q

U

I



T

E

C



T

U

R



A

- PLATERESCO

- Estructuras góticas (naves con contrafuertes y pináculos, bóvedas con nervaduras y arcos apuntados).

- Decoración renacentista (almohadillado, decoración con motivos animales, vegetales, fantásticos, humanos y heráldicos.

- Horror vacui (horror al vacío)

- PURISMO

- Estructuras arquitectónicas basadas en el Renacimiento italiano.

- Decoración de influencia clásica (almohadillados, órdenes clásicos, frontones triangulares y semicirculares).

- Búsqueda de la proporción, la belleza y el equilibrio.

-Decoración exterior concentrada en el eje de la fachada (zona de la portada).


- HERRERIANO

- Basado en la construcción del Monasterio de El Escorial por Juan de Herrera.

- Monumentalidad basada en la práctica ausencia de todo motivo decorativo y en la simplicidad de fachadas.

- Geometrización.

E

S



C

U

L



T

U

R



A

- Escultores formados en el gótico que asimilan lo italiano.

- Escultores italianos que vienen a trabajar a España.

- Uso de diversos materiales, destacando la madera (retablos e imágenes), el bronce (retratos) y el mármol y otras piedras (arquitectura y sepulcros).


- Escultores españoles que viajan y aprenden las nuevas tendencias en Italia.

- Elegancia y delicadeza, formas humanas monumentales de gran fuerza expresiva y rostros realistas



- Influencia de la grandiosidad de Miguel Ángel pero adaptado a la religiosidad de la Contrarreforma.

- Obras de propaganda de la Monarquía.


P

I



N

T

U



R

A


- Influencia de la pintura gótica (realismo de las composiciones, claridad y detallismo).

- Aparición de elementos renacentistas (uso de la perspectiva, arquitecturas).




- Difusión de los estilos de Rafael (motivos dulces y sentimentales que muevan a devoción) y de Miguel Ángel (proporciones alargadas y actitudes forzadas).

- Expresividad y ternura.



- Influencia del gusto del rey Felipe II.

- Retratos oficiales muy formales y detallistas.



- Originalidad de la personalidad de El Greco.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal