Errores de la lengua



Descargar 43.43 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño43.43 Kb.

ERRORES DE LA LENGUA

1. DEFINICIÓN

El lenguaje se percibe como un instrumento de comunicación y es por lo tanto susceptible de ser usado con mayor o menor habilidad, con mayor o menor eficacia. Este uso implica la posibilidad de cometer errores cuando se maneja ese instrumento.

Las faltas de lenguaje son los errores que se cometen al emplear una lengua. Sin embargo, hay que advertir que, por lo común, cuando se habla de “errores”, “faltas” o “incorrecciones”, se usa el criterio tradicional normativo, es decir, la adecuación a la lengua culta, y especialmente, a la lengua escrita. .

Las faltas de lenguaje también reciben el nombre general de barbarismos. He aquí una definición de barbarismo, tomada de un célebre diccionario:

Barbarismo. Falta de lenguaje, que consiste en pronunciar o escribir mal las palabras, o en emplear vocablos impropios.|| Idiotismo, vocablo o giro propio de una lengua extranjera.



Consiste el barbarismo: 1.°, en escribir mal una palabra, como bibir, por vivir, exhorbitar, por exorbitar; 2.°, en acentuarla mal, como kilógramo , por kilogramo , périto, por perito; 3.°, en pronunciarla mal, como haiga por haya, jaga, por haga; 4.°, en emplear inútilmente voces de otros idiomas, constituyendo éstas, según su origen, anglicismos, galicismo, italianismos, etc.; 5.°, en adoptar para la transcripción de voces extranjeras letras distintas de las que pide el español, v. gr. khedive por jedive, Mayenza por Maguncia, etc.; 6.°, en usar inútilmente arcaísmos en el estilo moderno, como asaz, maguer; 7.°, en emplear neologismos inútiles, como presupuestear; 8.°, usar una dicción en sentido distinto del que le corresponde, como apercibirse de un error, bajo tal punto de vista.

2. CLASIFICACIÓN

Las faltas de lenguaje se han clasificado tradicionalmente en dos grandes categorías:

a) - Vicios de dicción

b) - Vicios de construcción

Dentro de cada categoría se pueden distinguir otras dos: errores de gramática y errores de estilo. Los errores de gramática o gramaticales son las formas y los usos que violan las estructuras fonéticas, morfológicas y sintácticas de la lengua.

Los errores de estilo o estilísticos son las formas y los usos que, aun respetando la gramática, no se consideran preferibles, elegantes o “de buen gusto”. Es más fácil distinguir los unos de los otros cuando se trata de vicios de construcción.

A. LO S “VICIOS DE DICCIÓN”

Con el nombre tradicional de “vicios de dicción” se agrupan todos aquellos usos incorrectos de las palabras consideradas en forma aislada, o sea que los términos no son tomados en cuenta dentro de con el contexto general

Entre los vicios de dicción se hallan las siguientes categorías:

· Vulgarismo

· Ultracorrección

· Neologismo

· Extranjerismo o barbarismo léxico

· Arcaísmo

1. El vulgarismo

Se llama vulgarismo toda falta de pronunciación o de formación de los vocablos. Por lo general cometen este tipo de falta las personas poco instruidas o sin conocimiento de la norma culta.

Ejemplos:

1. sustitución de fonemas: juimos, güenísimo, deligencia, comisería, golpiar.

2. omisión o adición de fonemas, o por metaplasmos no autorizados: acetar, eletricidá,

dentrar, nadies, dijieron, trajieron, pa tras, onde, aonde.

3. Regularización no autorizada de verbos irregulares: yo sabo, yo cabo, yo apreto, yo forzo, yo renovo, yo degollo, yo conducí, él tradució, yo satisfací, tú satisfaciste, escribido, inscribido.

4. Confusión de desinencias verbales por analogía: amaríanos, comeríanos, estábanos, fuéranos; ¿ya terminastes?, te fuistes, me escribistes

5. Metátesis o transposiciones no autorizadas: naide o naiden, redepente, virdio, sactifación, espéremen, despiértesen, respóndamen. Este caso particular (añadir la marca de plural no al verbo, sino al pronombre enclítico) se ha extendido por analogía a otras formas verbales: después de saludarsen, se sentaron; al sentirsen tristes, se lamentaron.

6. Confusión de raíces o de terminaciones por analogía: yerna, manito (se acepta como americanismo), modisto (ya aceptado por la RAE como la forma normal en todo el ámbito hispanohablante), fritar (se acepta como regionalismo, pero la lengua general culta pide freír).

Las faltas de ortografía o cacografías son, en muchos casos, vulgarismos.

2. La ultracorrección

Esta falta consiste en “corregir” innecesariamente vocablos que ya son correctos. El hablante los sustituye por formas que, erradamente, supone más propias o elegantes.

Ejemplos:

1. Ultracorrecciones por adición o sustitución de fonemas o grafemas: espúreo, titáneo, ideosincracia, correpto, desaveniencia, desvastar , disgresión , aereopuerto, aereodinámico, sujección, erudicción, sentémosnos, traer un tema a colisión; exhuberante, exorbitante.

2. Ultracorrecciones de acentuación (acento fonético): áustero, erúdito, prúrito, intérvalo, périto, diábetes, líbido (hay cierta tendencia a considerar los vocablos esdrújulos como más

“elegantes”).



4. El neologismo

Los neologismos son todas aquellas palabras o giros nuevos del idioma, o los significados nuevos que se atribuyen a las palabras que ya existen. Sólo son realmente viciosos cuando son innecesarios o se emplean en discursos o escritos que deben tener cierta elegancia y estilo bien cuidado.

Ejemplos:

Juez narcocomplaciente, infanto-juvenil, insulino-dependiente, redimensionar, proactivo,

problemática, posicionar, posicionamiento, infografía, permisar, permisología, accesar, resetear, clickear o cliquear, emailear, baipasear, recreacional, nutricional, habitacional, ritual (por rito), repitencia, hiperfamoso, ignorar (en vez de no hacer caso, menospreciar, pasar por alto), nominado (para un premio), cidi, macro y micro (como adjetivos invariables), latino (por hispanoamericano), autonombrarse, autocriticarse, autolimitarse (además de neologismos, son expresiones redundantes-

Pleonasmo o redundancia), educacional (ya aceptado por la RAE), gubernamental (ya aceptado por la RAE).

Muchos neologismos son también extranjerismos

5. El extranjerismo o barbarismo léxico

Los barbarismos propia mente dichos (del vocablo griego b§rbaroj “extranjero, forastero de habla incomprensible”) consisten en emplear vocablos o giros propios de otras lenguas. Sólo son viciosos cuando no son realmente necesarios, o cuando se emplean en discursos o escritos que deben guardar cierta elegancia o estilo bien cuidado.

Ejemplos:

Internet, web page, web site, e-mail, login, laptop, PC, software, hardware, attachment, link, cyber, show, closet, iceberg, miss, fashion, okey, cool, nice, sexy, affiche, debut, première, outlet, sale, champagne, birra, “Se alquila habitación full equipada.” “Estoy a full.”

6. El arcaísmo

Los arcaísmos son voces anticuadas, que la lengua general ha ido desechando a lo largo de su historia. Muchos arcaísmos pueden leerse en las obras del Siglo de Oro, y algunos perduran en el habla de las zonas rurales (pasaron a ser marcas del lenguaje rústico) o en el habla de personas poco instruidas (pasaron a considerarse vulgarismos).

Ejemplos:

1. Vocablos o morfemas desusados en la variedad general culta del español: Asaz, ansí o ansina, agora, endenantes, estonce, estoria, mesmo, facer, fijodalgo, fierro, falcón, deprender, haiga, estea, arrempujar, emprestar, trompezar, recebir, escribir-

2. La h aspirada: hacer, hecho, humear, heder, hediondo (pronunciados como si llevasen la h aspirada del inglés o del alemán). La aspiración es un recuerdo de que estas palabras, en lo antiguo, se escribían y pronunciaban con f (fazer, fecho).

3. Concordancias anticuadas: la calor, la color, la análisis, la énfasis. Estos son más bien arcaísmos de construcción.

Algunos arcaísmos se usan con frecuencia en el español general de Hispanoamérica (chapa, pararse, el sufijo diminutivo -ico en Venezuela y Colombia, etc.), incluso en el habla culta, por lo cual dejan de considerarse viciosos y pasan a ser americanismos.

También hay arcaísmos ortográficos, como el uso de x por j: Xavier, Ximeno(-a), Ximénez, Xuárez, Moxica, México, mexicano (todas estas palabras pueden escribirse también con j). Han quedado como desviaciones “pintorescas” de la ortografía normal española.

B. LO S “VICIOS DE CONSTRUCCIÓN”

Con el nombre tradicional de “vicios de construcción” se designan todos aquellos usos incorrectos de las palabras consideradas en su relación con otras palabras de la misma frase u oración. Dicho de otro modo, los “vicios de construcción” son los errores en la composición o construcción de los enunciados (compuestos de al menos dos unidades léxicas), o sea, en la formación de los sintagmas.

Existen varias clasificaciones. Podemos considerar las siguientes categorías generales:

I. Errores de gramática: Consisten en construcciones incorrectas según la gramática, es decir, implican la violación de las reglas del español para la formación de las frases y oraciones. Sin embargo, debe aclararse nuevamente que, por lo común, cuando se habla de errores de gramática, sólo se tiene en cuenta la variedad culta de la lengua; por tanto, lo que es un error según esta variedad puede no serlo según otra.

II. Errores de estilo: Consisten en construcciones que, pese a no violar la gramática, resultan poco aceptables por razones de elegancia o claridad.

I. ERRORES GRAMATICALES DE CONSTRUCCIÓN:

Entre los errores gramaticales se hallan los siguientes:

Solecismo

Barbarismo sintáctico

Anacoluto vicioso

1. SOLECISMO

En general, se llama solecismo a toda violación de las normas sintácticas.

Podemos distinguir las siguientes clases principales de solecismo:

· Discordancia o falta de concordancia

· Orden erróneo de las palabras

· Falta de régimen o mal empleo de las preposiciones

· Uso del posesivo por un complemento

· Abuso del gerundio

1.1. Discordancia o falta de concordancia

Consiste en violar la conformidad que debe existir entre los accidentes gramaticales: género, número y persona (damos las reglas en el capítulo La concordancia).

Ejemplos:


  1. 2. Emplear cualesquier método/ cualquieras métodos

  2. A ella no le gusta los hombres barbudos

  3. Se vende helados

Los siguientes errores de concordancia se deben a que se aplican innecesariamente las reglas relativas a la conformidad de los accidentes gramaticales:

  1. Una poca de agua

  2. Están medios dormidos

  3. Noches demasiadas frías

  4. Animales bastantes grandes

  5. Hubieron manifestaciones

  6. En el salón no pueden haber alumnos que no estén inscritos

1.2. Orden erróneo de las palabras

Consiste en colocar los vocablos en posiciones que no permite la sintaxis normativa.

Ejemplos:


  1. Tan es así

  2. ¿Cómo tú te llamas?

  3. Crédito a diez meses plazo

  4. Se vende por pesos cinco mil

  5. El cuatrocientos cincuenta aniversario de la fundación de la ciudad

  6. El veintidós batallón de infantería

  7. Esa joven es la mejor que escribe en el curso de redacción

  8. Lo inmediatamente que yo hice fue salir de allí

1.3. Falta de régimen o mal empleo de las preposiciones

Consiste en usar equivocadamente una preposición (o una frase preposicional) por otra que exige la normativa gramatical, o en omitirla cuando debe aparecer, o en colocarla cuando no debe haber ninguna.

Ejemplos:


  1. Avión a reacción, olla a presión.

  2. Acostumbraban a pasear los domingos.

  3. La mandó a venir (mandar = ordenar).

  4. Problemas a resolver.

  5. Reunión a realizarse el viernes próximo.

  6. De acuerdo a este mapa, estamos lejos.

  7. Mayor / menor a diez por ciento, mayor / menor al anterior. (sí son correctas las construcciones superior a, inferior a).

  8. El gobierno intenta hallar una salida a la crisis.

  9. Cantar en honor a la Virgen.

  10. El príncipe Felipe es el heredero al trono de España.

  11. Exigimos castigo a los golpistas y fascistas.

  12. Hay que pagar el servicio, independientemente al uso que de él se haga.

  13. No pudimos escapar a semejante desastre.

  14. Hay 20 a 40 alumnos / entre 20 a 40 alumnos.

  15. Han discutido en base a los datos disponibles

  16. Quedó de venir hoy

  17. Aprovechaste de salir

  18. Nos dieron almuerzo de gratis

  19. Sentarse en la mesa

  20. Quedarse parado en la puerta

  21. Es difícil la situación por la que debemos atravesar.

  22. No le falte el respeto a su compañero.

  23. Favor no ensuciar.

  24. Protestar la decisión del juez

La lengua culta admite en relación con y con relación a, pero no *en relación a.

Por otra parte, debe tenerse cuidado de no confundir las expresiones deber + infinitivo y deber de + infinitivo. Deber (sin la preposición de) significa obligación: Francisco debe estar en casa (= tiene la obligación de estar en casa). Deber de significa probabilidad: Francisco debe de estar en casa (= es probable que esté en casa).

Dos casos especiales de la falta de régimen son el dequeísmo y el antidequeísmo.

El dequeísmo consiste en emplear la preposición de delante del que enunciativo cuando no es necesaria.

Ejemplos:


  1. Decir de que...

  2. Pensar de que...

  3. Opinar de que...

  4. Creer de que...

  5. Suponer de que...

  6. Tener presente de que...

  7. Recordar de que...

  8. Imaginar de que...

El antidequeísmo es el error contrario: omitir la preposición de cuando es necesaria.

Ejemplos:



  1. Alegrarse que...

  2. Enojarse que...

  3. Asegurarse que...

  4. Enterarse que...

  5. Acordarse que...

  6. Convencerse que...

  7. Olvidarse que...

  8. Estar seguro que...

  9. Estar sorprendido que...

  10. Estar feliz que...

El antidequeísmo puede considerarse un caso particular de ultracorrección sintáctica: no queriendo incurrir en el dequeísmo, el hablante poco informado suprime sistemáticamente la preposición de delante del que enunciativo, pues supone que así obtiene siempre las formas correctas. Sin embargo, hay que saber que en los clásicos españoles del Siglo de Oro aparece el antidequeísmo con frecuencia, por lo cual, con el argumento de la autoridad, puede tolerarse. El dequeísmo, en cambio, siempre se tiene por incorrecto en la lengua culta.

A propósito de este tema, hay que saber que las frases antes que / antes de que, y después que / después de que son igualmente correctas, aunque, contrariamente a lo que podría esperarse, la lengua culta prefiere las formas sin de.

1.4. Uso del posesivo por un complemento

Este error consiste en usar un pronombre posesivo en su forma plena (mío, tuyo, suyo, nuestro) detrás de otra palabra (generalmente, un adverbio de lugar), en vez de un complemento con la preposición de.

Ejemplos:


  1. Vienen detrás de ti

  2. No te pongas delante mío, que no me dejas ver

El error se debe a que un adverbio o cualquier otra palabra que no sea un sustantivo (o que no se haya sustantivado) no debería llevar como modificador un posesivo, sino otro adverbio o un complemento preposicional. Por tanto, el posesivo postadverbial (o postverbal o postparticipial, según el caso) se considera incorrecto en la lengua culta.

1.5. Abuso del gerundio

Este error, llamado a veces “gerundismo”, consiste en emplear el gerundio ando, en los casos que, según la gramática normativa, exigen otra forma verbal u otra construcción. Este empleo incorrecto se produce principalmente:

· Cuando el gerundio quiere significar acción posterior a la del verbo principal: Los agentes de policía persiguieron al ladrón, atrapándolo una hora después.

Cuando el gerundio reemplaza a un adjetivo o a una oración con pronombre relativo: Un comunicado condenando la corrupción en la universidad. || Varios profesores dan esta asignatura, siendo el profesor Morales uno de ellos.

Muchos usos incorrectos del gerundio son también barbarismos sintácticos.



2. BARBARISMO SINTÁCTICO O EXTRANJERISMO SINTÁCTICO

Se trata de una clase de solecismo, aunque las gramáticas escolares tradicionales la mencionen como categoría distinta. El barbarismo sintáctico consiste en imitar la sintaxis de lenguas extranjeras (actualmente, las construcciones más imitadas son las inglesas).

Ejemplos:

1. Muchas personas van a y vienen de la playa (en inglés: Many people go to and come from the beach). Según la norma culta del español, no es correcto dejar una preposición sin su término, aunque puede admitirse esta construcción si dos preposiciones con un mismo término están enlazadas con una conjunción, y ésta es la única palabra entre ellas: Un gobierno por y para el pueblo. Sin embargo, sigue siendo preferible: Un gobierno por el pueblo y para el pueblo.

2. Deportes de no contacto (ing. non-contact sports).

3. Un golpe de estado significaría para el país: no préstamos, no subvenciones, no apoyo comercial, no apoyo diplomático (ing. no loans, no subsidies, no commercial support, no diplomatic support).

4. Pedro era supuesto a venir mañana (Peter was supposed to come tomorrow).

5. Yo no fui permitido de salir (I was not allowed to go out).

6. Hasta donde yo sé... (As far as I know...)

7. Odio cuando eso me pasa (I hate when it happens to me).

8. A los alumnos les gusta cuando el profesor llega a la hora (Students like it when the teacher arrives on time).

9. Debes irte lo más pronto posible (as soon as possible).

10. Homicidio en primer grado, en segundo grado (murder in the first degree, second degree).

11. Bebida con sabor a mora azul (blueberry).

12. El equipo rojo avanza en primer lugar, con el equipo azul pisándole los talones (The red team goes first, with the blue team being at their heels). Según la norma culta del español, es incorrecto que un gerundio (pisándole) modifique a un sustantivo (equipo) precedido de preposición (con) (excepto cuando el sustantivo cumple la función de objeto directo y lleva la preposición a.

El uso demasiado frecuente de ciertas palabras o expresiones también puede considerarse extranjerizante: similar (ing. similar) existe como palabra española, pero la redacción normal usa con preferencia parecido o semejante. Lo mismo ocurre con patético (ing. pathetic) por lastimoso, lamentable; con ritual (ing. ritual) por rito, y con las frases de hecho (ing. in fact) por en efecto, en verdad, en realidad, y de acuerdo con (ing. according to) o dependiendo de (ing. depending on) por según.



3. ANACOLUTO VICIOSO

El anacoluto vicioso (conviene distinguirlo del anacoluto retórico, que es una figura literaria) consiste en un cambio brusco de construcción en la frase, por lo cual quedan “cabos sueltos” (sujetos sin predicados, complementos incompletos, objetos indirectos que cambian a directos en la misma oración...).

Ejemplos:

1. Las personas que les gusta el buen vestir.

2. Ella no le interesa esos negocios.

3. Un delincuente que se sabe poco o nada de él.

4. Ese joven que su padre es profesor estudia conmigo.

5. Todos los días sale un tonto a la calle, y el primero que lo agarre es de él.



II. ERRORES ESTILÍSTICOS DE CONSTRUCCIÓN:

Entre los principales errores de estilo tenemos:

La muletilla

La anfibología o ambigüedad

La monotonía o pobreza léxica

El pleonasmo o redundancia



1. MULETILLA

La muletilla consiste en la repetición excesiva de ciertos vocablos o frases a los que se recurre para suplir, de un modo que resulta poco elegante, la falta de continuidad del discurso. Aunque son tolerables en la lengua oral, resultan sumamente inadecuadas para la redacción. Ejemplos: este... , pues..., o sea..., a ver …. , y entonces... , ¿me explico?.... y bueno, nada …, ¿entendes?

La gramática tradicional incluía la muletilla entre los vicios de dicción.

2. ANFIBOLOGÍA O AMBIGÜEDAD

Se produce la anfibología o ambigüedad cuando a una frase o a una oración, por estar inadecuadamente organizada, puede atribuírsele más de un sentido, un significado extraño o chocante, o una intención que no se corresponde con la que tiene realmente el emisor.



Ejemplos:

  1. Medias para señoras de algodón

  2. Muñecas con traje típico de cerámica

  3. Pedro y Juan fueron al centro en su auto

  4. Francisco recomendó a Antonio a José

  5. Me entregaron a mis enemigos

  6. Era un estudiante de cabello muy largo y moreno

  7. Sufrió una mordedura muy dolorosa en el talón del perro guardián

  8. La aceptación por los copropietarios del reglamento de condominio

  9. Todos los árabes no son terroristas.

  10. “Todos los medicamentos no producen el mismo resultado.”

3. MONOTONÍA O POBREZA LÉXICA

Consiste en el uso reiterado y excesivo de los mismos vocablos para expresar ideas diferentes y para las cuales existen palabras más precisas.

Ejemplos:


  1. Decir: decir un discurso, decir un ejemplo, decir lo que ocurrió, decir un poema...

  2. Ver: ver un detalle, ver un asunto, ver la diferencia, ver un documento, ver los astros...

  1. 3. Poner: poner en orden, poner énfasis, poner colores en un lienzo, poner en claro...

  1. Hacer: hacer un producto, hacer burla, hacer música, hacer referencia, hacer alusión, hacer

  1. un informe...

  1. Cosa: la humildad es una cosa que pocos tienen; la envidia es una cosa detestable; esa estatua es una cosa admirable; la cosa se verá en la reunión; el lápiz es una cosa para escribir.

4. PLEONASMO O REDUNDANCIA

Es la presencia de palabras innecesarias para el sentido de la frase u oración.

Hay quienes distinguen “redundancia” de “pleonasmo”: la primera es un error estilístico, el segundo es una figura retórica. Como quiera que sea, para nuestros fines, consideraremos ambos términos como sinónimos.

Ejemplos:



  1. Armada naval

  2. Bajar para abajo

  3. Subir para arriba

  4. Salir para afuera

  5. Convivir en comunidad

  6. Cardumen de peces

  7. Jauría de perros

  8. Lapso de tiempo

  9. Muy hermosísimo

  10. Juicio crítico

  11. El abajo suscrito

  12. Erario público



  1. Volar por los aires

  2. Volvió nuevamente de nuevo otra vez

  3. Adelantar un anticipo

  4. Un dinosaurio prehistórico

  5. Rechazó aceptar la invitación

  6. Lo hizo con la mejor buena voluntad, con la mejor buena intención

  7. Por favor, no sigas insistiendo

  8. ¿Y si le tendemos una trampa para atraparla?

  9. Váyanse en aquel autobús, que sale más antes.

  10. Volver a repetir, volver a reelegir (estas expresiones pueden aceptarse si la repetición ocurre más de dos veces).

Sin embargo, hay que aclarar que varias redundancias son admisibles si se emplean con intención expresiva o enfática, sobre todo en el lenguaje familiar y afectivo: Sal afuera para que lo veas con tus propios ojos. Otras redundancias gozan de aceptación en la lengua general culta: lapso de tiempo.

Bibliografía:

Ragucci, Rodolfo (c. 1956) El habla de mi tierra. 19.ª ed. Buenos Aires: Editorial Don Bosco. Véase: Lección 14.a: Vicios de dicción, pp. 62-63, y Lección 74.a: Vicios de construcción, pp. 423-425.

Ávila, Fernando (1997) Español correcto para dummies. Bogotá: Editorial Norma. Véase Capítulo 10:

Basulto, Hilda (1996). Curso de redacción dinámica. 3ª ed. México: Trillas.

Brown, Fortunato (1998) Mejore su castellano en 30 días. Caracas: Ediciones Z.

El Nacional (1998) Manual de estilo. Caracas: Editorial CEC, Los Libros de El Nacional. (Colección Quirón, n. º 11.)

Lázaro Carreter, Fernando (1968) Diccionario de términos filológicos. 3ª ed. Madrid: Editorial Gredos.

Mesanza, Jesús (1995). Cómo escribir bien: ortografía y temas afines. 2.a ed. Madrid: Editorial Escuela Española. Véase la parte III. Gramática, capítulos 16. Vicios del lenguaje, y 20. Algunos términos que se usan incorrectamente.(2000). Los puntos sobre las íes: libro de estilo para estudiantes y profesores. Barcelona (España): Cisspraxis.

Moliner, María (1989). Diccionario de uso del español. Madrid: Gredos.

Álvarez, Alexandra, y otros (1992). El idioma español de la Venezuela actual. Caracas: Cuadernos Lagoven. Véase especialmente: Alexandra Álvarez, La perspectiva sociolingüística, pp. 8-21; Paola Bentivoglio y Mercedes Sedano, Morfosintaxis, pp. 46-70; y María Josefina Tejera, El léxico como elemento diferenciador, pp. 72-91.

Martínez de Sousa, José (1998). Diccionario de usos y dudas del español actual. 2.a ed. Barcelona (España): Vox Bibliograf. Véase especialmente la parte Composición de la obra, secciones 1.2.2. Los barbarismos y 1.2.3. Los solecismos. (2001).

Manual de estilo de la lengua española. 2.a ed., revisada y ampliada. Gijón: Trea. Véase especialmente Primera parte: El trabajo intelectual, capítulo 2. La escritura, secciones 4. Nivel de lengua y registro lingüístico, 7. Problemas de redacción, 8. Formas de expresión, 9. Propiedad e impropiedad del lenguaje, 10. Los pleonasmos, 11. Incorrecciones del lenguaje, 12. Extranjerismos y voces extranjeras, y 13. Aspectos sincrónicos y diacrónicos de la lengua.

Pequeño Larousse Ilustrado, ed. 1987. Editorial Larousse.

Sabaté, Emilio (1998). Para escribir correctamente. 9.a ed., revisada y puesta al día por José María Nebreda. Barcelona (España): Editorial Juventud. Véanse los capítulos ¡Cuidado con los gerundios!, pp. 43-45; Preposiciones, pp. 61-94, y Póngase la palabra adecuada, pp. 95-114.



Seco, Manuel (1986) Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe.

Ejemplos de anacolutos viciosos (tomados de la prensa diaria, de los medios audiovisuales y de los avisos comerciales)

  1. Hay cosas que una vez que se tienen es imposible vivir sin ellas.

  2. Esta oferta es para los que les gusta vivir con elegancia.

  3. Estas son algunas características de nuestro sistema de transporte con el cual Mérida podría contar en el próximo milenio y ubicándonos como la primera ciudad en contar con esta tecnología, que cada día se comprueba su utilidad y eficacia en la movilización de pasajeros.

  4. Mi amigo movía los hielos del vaso de whisky con el dedo índice (¡Cómo deben sufrir los que le falta ese dedo!)

  5. Un hombre que fue muy célebre, pero que ya nadie se acuerda de él.

  6. Habitantes de la localidad revelaron que el individuo, que se sabe poco o nada de él, mató a varias personas.

  7. La Organización de las Naciones Unidas, desde su fundación, 1945, una de sus funciones es salvaguardar la paz y la seguridad mundial.

  8. El técnico explicó que cualquier sospechoso que sea detenido en Tucupita, por ejemplo, en segundos su fotografía llegará a Caracas.

  9. Toda llave que su original sea defectuoso, no se garantiza la copia.

  10. Todo lo que se percibe como arbitrariedad crea problemas, y discrecionalidad y arbitrariedad, si bien no son sinónimos, no es extraño encontrar juntas estas prácticas.

  11. Todo aquel que lea este correo electrónico, su deber es remitirlo a diez personas más.

  12. Su cuenta pendiente o pago emisiones que superen los quince (15) días continuos de la fecha de vencimiento HSO procederá a suspenderle el servicio de no subsanar la morosidad en el término de tres (03) días hábiles a partir de la recepción de la presente”. (Sello impreso en los recibos de Hidrosuroeste.)

  1. 14. “Una vaca y un toro que se querían profundamente pero, vivían en granjas distintas y los separaba un alambre de púas, entonces un día el toro se armó de valor y saltó...” (Coffee News, N.° 57, San Cristóbal, 17-23 de febrero 2005)





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal