Empresa familiar



Descargar 157.61 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión07.01.2018
Tamaño157.61 Kb.
  1   2   3

EMPRESA FAMILIAR

MEDINA, GRACIELA

Voces

EMPRESA ~ DERECHO DE FAMILIA ~ SOCIEDAD DE FAMILIA ~ SOCIEDAD COMERCIAL ~ DIRECTOR DE SOCIEDAD ~ SOCIEDAD DE PERSONAS ~ CAPITAL SOCIAL ~ ACCION SOCIETARIA ~ ADMINISTRACION DE LA SOCIEDAD ~ VINCULO DE FAMILIA ~ COMUNIDAD ECONOMICA EUROPEA ~ PARTICIPACION SOCIETARIA ~ SOCIO ~ REMUNERACION ~ COLOMBIA ~ POLITICA ECONOMICA ~ DERECHO COMPARADO ~ PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA ~ SUCESION ~ TRANSMISION ENTRE VIVOS ~ TRANSMISION DE BIENES ~ TRANSMISION DE BIENES A TITULO GRATUITO ~ ESTATUTO DE LA SOCIEDAD ~ CONSEJO DE VIGILANCIA ~ EMISION DE ACCIONES ~ CONSEJO DE ADMINISTRACION

Publicado en: LA LEY 13/09/2010, 1



Sumario: I. Introducción. II. Importancia económica de la empresa familiar. III. Concepto de empresa familiar. IV. Aspectos positivos y negativos de la empresa familiar. V. Soluciones en el ámbito de la Unión Europea. VI. Soluciones en Colombia. VII. Soluciones en el derecho sucesorio. Posibilidad de celebrar pactos sobre herencia futura en forma excepcional. “Pactos de familia”. VIII. El Protocolo Familiar. IX. Conclusiones.


"El solapamiento entre la familia, el negocio y la propiedad no está siempre bien equilibrado. Las divergencias entre la multitud de agentes e intereses involucrados pueden causar conflictos, e incluso pueden poner en peligro la existencia de la compañía y la estabilidad de la familia. Los riesgos aumentan con las transferencias intergeneracionales ya que al pasar a la segunda generación crece la complejidad de la familia en su relación con el negocio. Además de la habitual gestión de las competencias empresariales, la composición especial de las empresas de familia requiere un tipo especial de gestión, que pretende reducir al mínimo las posibles tensiones, en particular en la familia y entre la familia y los aspectos del negocio".



I. Introducción

Antiguamente la familia era considerada fuente de producción y de consumo, ya que ella generaba bienes tanto para satisfacer las necesidades de sus integrantes como para la venta o intercambio. Con el advenimiento de la revolución industrial, se dejó de considerar a la familia como una fuente de creación de bienes y servicios, y se la relegó al consumo.

En este sentido, Castán Tobeñas señala que en la edad moderna la familia ha perdido también su carácter económico, pues la antigua producción doméstica —que hacía de la familia una especie de grupo cooperativo que trabajaba y explotaba en común el patrimonio familiar— ha cedido el puesto a la organización industrial. (1)

Hasta hace muy poco tiempo ninguna importancia se le daba a la familia como generadora de riquezas, y su relación con la economía venía dada solamente por la forma en que ésta afectaba en las relaciones de sus integrantes. Los estudios, tanto en las ciencias jurídicas como en las económicas, se limitaban a determinar: la influencia entre el divorcio y la falta de empleo, (2) la incidencia del desempleo en la violencia familiar, o la relación entre la quiebra y la estabilidad del matrimonio. (3)

Hoy podemos afirmar que la familia recupera su importancia económica como unidad de producción de bienes y servicios a través de la empresa familiar, de allí que resulta necesario un estudio interdisciplinario (4) de todos los elementos jurídicos relacionados con el derecho de familia y sucesiones, que favorezcan tanto a la constitución como a la gestión de las empresas familiares, para evitar que la elección inadecuada de las formas societarias organizativas o una incorrecta administración o una deficitaria liquidación, produzcan consecuencias negativas que impacten perjudicialmente tanto en las relaciones familiares como en las empresariales.

Consideramos que en una economía de mercado, la organización empresarial es la pieza clave puesto que, si no hay empresa, no hay creación de fuente de trabajo, ni de riquezas, y si éstas desaparecen, se produce la pérdida del empleo y aumenta la pobreza.

Por otra parte, estimamos que la pérdida de empleo y de riqueza económica es siempre lamentable, pero es más injusta cuando no se debe a las fuerzas del mercado sino a dificultades familiares que pudieron haber sido superadas mediante la utilización adecuada de las herramientas que provee el derecho de sociedades, de sucesión, de régimen patrimonial del matrimonio y el derecho fiscal, así como una especialización de los profesionales en este tema que en el derecho argentino se encuentra muy poco estudiado (5) y que necesariamente debe ser abordado interdisciplinariamente.

La incidencia que en el desarrollo de la economía está teniendo y tendrá en el futuro la empresa familiar, está fuera de toda duda, ya que la gran mayoría de las empresas en todos los países en los que se ha respetado la libertad de iniciativa son empresas familiares.

Estas empresas, como cualquier otra, sufren las crisis económicas que afectan al país, a la economía regional y a la mundial; pero además se ven afectadas por problemas de constitución, de funcionamiento y de sucesión, que están relacionados con su característica familiar. (6) Prueba de ello es que pocas empresas familiares logran sobrevivir a su creador y las investigaciones realizadas indican que un 70%, no pasa la segunda generación, y que del 30% que lo consigue, tan solo un 15% continúan activas en la tercera.

La estrecha relación que tienen las empresas familiares con el desarrollo económico del país en general y con la estabilidad económica de la familia en particular hace que resulte importante el conocimiento de su problemática a fin de tratar de contribuir a superar sus dificultades para aumentar la tasa de supervivencia al pasar de una generación a la siguiente, y para evitar que los problemas familiares influyan negativamente en su constitución y desarrollo. (7)

El objeto del presente trabajo es, por un lado, establecer la importancia económica de la empresa familiar, dar su concepto, determinar cuáles son sus principales ventajas y cuáles sus desventajas; y por otra parte, precisar de qué forma en el derecho comparado se han tratado de superar las debilidades, definir cuáles son los instrumentos jurídicos que benefician su desarrollo y detenernos en el estudio del protocolo familiar.

II. Importancia económica de la empresa familiar

Para establecer la importancia económica de la empresa familiar, hay que tener en cuenta qué porcentaje representan en la cantidad de empresas de un mercado común, y de un país, y en el volumen económico del espacio regional y de cada economía nacional.

A nivel global un estudio de Harvard de 2001, determinó que las empresas familiares representan 2/3 del total mundial. (8)

Si tomamos en cuenta la Unión Europea podemos observar que en ella hay aproximadamente 17 millones de empresas familiares, (9) que emplean a 45 millones de personas, que el 75% de las empresas son familiares y que 25 de las 100 mayores empresas son de familia. Existen 200 empresas familiares dentro de las 1000 primeras Compañías europeas (con una cifra de ventas superior al billón de euros y más de 5 millones de empleo). Estas representan el 65% del PIB y del empleo europeo y su rentabilidad está por encima de la media del total de las empresas europeas. (10)

Según algunos estudios, en Estados Unidos las sociedades de familia representan el 96% del total, producen el 50% del producto bruto interno y el 60% del empleo (aproximadamente 10 millones de personas). Por otra parte, el 37% de los integrantes de la lista Fortune, son empresas familiares. (11)

Cabe señalar que la Fundación Norteamericana Pitcairn, comparó el resultado de 205 empresas familiares con 1800 no familiares, advirtiendo que por cada dólar invertido, las familiares obtuvieron a lo largo de los 90 un rendimiento medio anual del 22%, frente al 14,5% de las otras.

Los datos proporcionados por el Instituto de la Empresa Familiar indican que del total de empresas son familiares en: Italia el 99%, en Suiza el 88%, en Inglaterra el 76%, en España el 71%, en Colombia el 70% y en Chile el 65%. (12)

En España se estiman que existen 2,5 millones de empresas familiares, lo que supone un 65% de las empresas españolas, (13) que generan entre un 65% y 70% del Producto Bruto Interno (PIB) y aproximadamente un 75% del empleo, con cerca de 9 millones de trabajadores, de los cuales más de un millón y medio son autónomos. (14) Realizan el 59% de las exportaciones españolas. El total de su facturación equivale al 70% del PIB español. El 37% de las empresas españolas que facturan más de 1000 millones de euros son familiares nacionales. El 70 % de estas empresas cotiza en Bolsa. Representa el 30% de la capitalización bursátil, pero el 50% de las empresas españolas que cotizan en bolsa son familiares. (15)

Según un estudio titulado "La empresa familiar en Cataluña", elaborado recientemente por la Universidad Pompeu Fabra y la Universidad de Barcelona, el 66% de las empresas catalanas son familiares, las cuales generan el 57,1% del empleo privado y el 54,9% del volumen de ventas sobre el total de empresas. Sin embargo, el mismo estudio pone de relieve que sólo un 15% de este tipo de empresas llega a la tercera generación con una esperanza de vida de la mitad en comparación con las no familiares. (16)

III. Concepto de empresa familiar

1. Conceptos doctrinarios

Así como es clara la importancia económica de la empresa familiar, no lo es ni su concepto, ni sus características. En gran medida la dificultad para definir la empresa familiar reside en que en ella confluyen dos instituciones: la empresa y la familia, cuyos límites en ambos casos son muy imprecisos.

Existen diferentes definiciones de empresa familiar, que coinciden en afirmar que ésta existe cuando gran parte del capital y de la administración de la hacienda operativa se encuentran en manos de integrantes de una familia. En este sentido se sostiene que:

"Empresa familiar es aquella en la que la familia posee una participación accionaria suficiente para ejercer el control y/o tiene suficiente representación en los órganos de gobierno corporativo, pudiendo o no intervenir en la gestión del día a día. Además de todo lo anterior, la familia debe haber dado pruebas explícitas de que piensa traspasar la propiedad y sus valores empresariales a la siguiente generación. (17)

En Colombia ha sido definida como aquella en donde existe entre dos o más socios un parentesco de consanguinidad hasta el segundo grado (padre, madre, hijos y hermanos) o único civil (padre o madre adoptante o hijo adoptivo), o están unidos entre sí matrimonialmente, siempre y cuando los socios así relacionados ejerzan sobre la sociedad un control económico, financiero o administrativo. (18)

En nuestro país se ha definido a la empresa familiar como aquella empresa en donde la mayoría accionaria se concentra en los miembros de una misma familia. (19)

Por su parte, Favier Dubois (h.), uno de los doctrinarios patrios que más atención ha dedicado al tema señala que se trata de una empresa, cualquiera sea su forma jurídica, que es de propiedad, conducida o controlada por un grupo familiar que hace de ella su medio de vida.

A dichos elementos objetivos podría sumársele uno subjetivo: la intención de mantener la participación familiar en la empresa y de que ésta sea el sustento de la primera. (20)

Por nuestra parte, no consideramos que sea necesario que los miembros de la sociedad hagan de ella su forma de vida para considerar a la empresa como familiar, ya que éste no es un rasgo distintivo, porque tanto hay empresa familiar cuando ésta constituya la fuente primordial de ingreso de sus miembros, como cuando la empresa sólo sea una de las maneras de obtener recursos, pues los problemas y beneficios que caracterizan a la organización empresarial familiar igual se presentarán.

En definitiva, hay empresa familiar cuando una parte esencial de su propiedad está en manos de una o varias familias, cuyos miembros intervienen de forma decisiva en la administración y dirección del negocio. Existe por lo tanto una estrecha relación entre propiedad y gestión o dicho de otro modo, entre la vida de la empresa y la vida de la familia.

Estamos convencidos que la empresa no se define por su tamaño, ya que puede ser una empresa individual o una sociedad de envergadura internacional en la cual el capital se mantiene concentrado mayoritariamente en las manos de los miembros de una familia. (21)

Tampoco se define por su forma: porque tanto puede ser empresa familiar un pequeño fondo de comercio, como cualquier sociedad comercial, incluyendo los grupos societarios.

La empresa familiar se define por la cualidad de las personas que detentan la propiedad de derechos directos (empresa individual) o indirectos (sociedades comerciales) que les confiere el poder de dirección empresaria. (22)

Las principales características de las empresas familiares son:

a) Que una o más familias tengan una participación importante (normalmente la mayoría) del capital social de la sociedad familiar.

b) Que la familia ejerza un control de la empresa.

c) Que algún miembro de la familia participe en la gestión de empresa.

d) Que exista una vocación de continuidad y permanencia en la propiedad y gestión de la misma, incorporando a las siguientes generaciones. (23)



2. Concepto erróneo

Así como pueden existir dudas sobre el concepto de empresa familiar, hay en cambio una plena certeza sobre lo que constituye un concepto errado de la misma. En este sentido, afirmamos que no se debe construir una empresa familiar con la intención de que sea el futuro refugio donde los miembros de la familia que estén menos capacitados, o lo que es peor, sean humanamente menos virtuosos, ostenten el poder. Aparte de la falta de responsabilidad social de esta forma de pensar, si esta situación se promoviera o se permitiera, se llegaría con certeza a dar cumplimiento al dicho expuesto en el título, de que "la primera generación hace una empresa familiar, la segunda generación la debilita y la tercera la entierra".



3. Concepto de la Comisión Europea

Hasta acá hemos analizado el concepto de empresa familiar desde un punto de vista doctrinario. A continuación trataremos el concepto de la Comisión Europea.

Este es importante porque es un concepto unificado, al que se llegó después de años de elaboración. Su importancia reside en que a partir de que se tiene una definición uniforme, las estadísticas son más seguras, ya que las mediciones son siempre sobre un mismo objeto, y por otra parte las medidas que tomen los gobiernos estatales o nacionales van a tener idéntico destino.

La Comisión Europea creó en el año 2007 un grupo de expertos en empresas familiares. (24) Estos han definido a la empresa familiar como: (25)

Una empresa, cualquiera que sea su tamaño si:

1) La mayor parte del poder de decisión lo tiene la persona o personas físicas que han creado la empresa, o las personas físicas que han aportado el capital para su formación o sus cónyuges, padres o descendientes o los herederos directos de sus descendientes.

2) Al menos un representante de la familia participa formalmente en el gobierno de la empresa.

3) Las sociedades que cotizan en bolsa entran en la definición de empresa familiar si las personas que las han creado o que han aportado el capital para su formación, o sus padres, cónyuges o descendientes, tienen el 25% del poder de decisión sobre la base del capital. (26)

Por otra parte, han recomendado a los estados adoptar esta definición, que es la que la Comisión utiliza cuando recomienda los programas para las empresas familiares.

IV. Aspectos positivos y negativos de la empresa familiar

Para poder dar respuestas jurídicas eficaces es preciso tener en claro cuáles son los aspectos positivos de este tipo de empresa que hacen que tenga tanta importancia económica y, al mismo tiempo, detectar sus puntos negativos, que les impiden lograr un óptimo desarrollo. A saber:

Fortalezas de las empresas familiares:

a) Valores comunes: Los miembros de una familia suelen tener los mismos valores, por lo cual es más fácil construir la cultura organizacional de la empresa y mantener su homogeneización.

b) Compromiso: El compromiso de los miembros de una familia va a ser siempre mayor en este tipo de empresas, debido a que no sólo se construye una empresa sino también el futuro de las próximas generaciones de la familia en cuestión.

c) Lealtad: Los fuertes lazos familiares generan una lealtad más fuerte, sobre todo en tiempos difíciles.

d) Estabilidad: Los miembros de la familia trabajan para ellos mismos, por lo tanto poseen una estabilidad laboral mayor que en otros tipos de empresa.

e) Costos menores en tiempos difíciles: los miembros de la familia son más propensos a aceptar remuneraciones menores por el bien de la empresa que empleados contratados. (27)

Entre las debilidades de las empresas familiares se encuentran:

a) Resistencia al ingreso de socios no familiares. Es habitual que los directivos familiares se resistan a que parte del capital pase a manos de terceros (esta injerencia de "extraños" se considera como un fracaso de la familia; y si algún miembro de la familia quiere vender su participación, se le mira como un desertor o, peor aun, traidor).

b) Bajo valor de mercado de las participaciones societarias. A las empresas familiares tampoco les resulta fácil encontrar un tercero que quiera comprar una participación que habitualmente será minoritaria, salvo que viniera asociada con una relación comercial con la que hubiese suficiente sinergia como para beneficiar a ambas partes.

c) Maduración del negocio, crisis estructural. Es frecuente oír las frases que se leen después del título "el abuelo la funda, los hijos la debilitan y los nietos la entierran".

Si bien la frase anterior encierra a muchas situaciones reales, muchas veces la culpa hay que buscarla en los errores cometidos por los miembros de la primera generación, en la última etapa de la empresa.

d) Falta de una clara asignación de tareas y responsabilidades. Esto se da cuando el reparto de las tareas ejecutivas de los familiares no está claramente definido, porque todos se consideran dueños; así muchas veces cada directivo familiar se inventa su cargo, responsabilidad y relaciones con los demás, incluso en algunos casos, cada uno genera su propio sistema de información controlando todos a todos. Estas intromisiones generan roces, tanto en la empresa como en la familia, ello se da más en la segunda generación empresarial, es decir, cuando los hermanos dirigen la empresa. Al principio las decisiones eran tomadas por el creador que tenía el poder absoluto, cuando el padre muere o abandona la dirección de la empresa, las decisiones que antes estaban concentradas en el fundador deben ser consensuadas entre los hermanos, quienes no están preparados para hacerlo.

e) Confusión de caja. Muchas veces se utilizan los fondos de la caja empresarial para gastos extrasocietarios, como por ejemplo se pagan con ellos viajes de especialización de los hijos al exterior o se utilizan tarjetas empresariales para realizar las compras de supermercado de uno de los miembros de la familia.

f) Falta de incentivos en materia de remuneraciones. Normalmente las remuneraciones se fijan de acuerdo a la capacidad y la dedicación al trabajo. En las empresas familiares no hay evaluación de desempeño ni de competencia, por ende los sueldos no son determinados ni por la capacidad, ni por la dedicación, ni tampoco por la remuneración de mercado, esto desalienta a los miembros más capaces o más trabajadores que por el hecho de ser familiares ganan igual que quienes no trabajan tanto.

g) Conflictos emocionales entre familiares e influencias de familiares externos a la empresa. Cuando la empresa está constituida por miembros de una familia, es común que los problemas familiares, las murmuraciones y chismes, las rivalidades personales, los celos y la influencia de familiares externos, como cuñados, yernos y nueras, perjudiquen la buena marcha del negocio

Las fortalezas y debilidades de las empresas familiares tienen directa relación con los sectores de la actividad económica en los que se inserta, así vemos que muy pocas de estas sociedades se dan en sectores como en la construcción naval, la metalurgia, el petróleo, los neumáticos y el vidrio, mientras que, por el contrario, son mayoritarios en:

— Sectores en los que la fuerza de las ventajas competitivas se basa en un elevado y permanente compromiso con una postura ideológica, una tradición, unos particulares activos inmovilizados o un patrimonio considerado como "histórico" por la familia.

— Sectores en los que las ventajas competitivas tienen una importante relación con algún conocimiento, habilidad o actitud que se transmite más naturalmente de padres a hijos y por vía de experiencia, y que deben empezar a ser adquiridos pronto en la vida.

— Sectores más relacionados con la producción de bienes de consumo que con la de bienes de capital, o con la producción de servicios que requieren frecuentes e importantes innovaciones tecnológicas.

— Sectores en los que, dentro de una intensa internacionalización, la importancia de las marcas locales continúa siendo muy elevada.

— Sectores en los que el proceso de internacionalización de una empresa se realiza más por medio de exportaciones que a través de inversiones directas en el extranjero.

V. Soluciones en el ámbito de la Unión Europea

Hasta acá hemos descripto qué es una empresa familiar, sus problemas y ventajas a nivel doctrinario. A continuación vamos a describir someramente cuál es la política que ha adoptado la Unión Europea con respecto a ella, para luego reseñar las medidas adoptadas en países como Colombia.



1) La resolución Número 1069 de 1994

En la década de los 90 la Comunidad Económica Europea advirtió la importancia económica que tenían las empresas familiares y el impacto negativo que se producía cuando éstas tenían que interrumpir su actividad debido a dificultades insuperables inherentes a su transmisión.

A fin de evitar que dichas liquidaciones produzcan consecuencias no queridas en el tejido económico de las empresas, como así también para sus acreedores y trabajadores, se dictaron diversas resoluciones. Entre ellas, la más importante es la resolución 1069/94 "Sobre la transmisión de las pequeñas y medianas empresas".

En los considerandos de la resolución 1069/94 se describen las dificultades de las empresas familiares, entre ellos se menciona que uno de los obstáculos para el éxito de la transmisión es la dificultad que experimentan los sucesores para financiar las compensaciones a los coherederos salientes y que debería disponerse de instrumentos de financiación adecuados en todos los estados.

Otra de las dificultades que se pone a relieve, es que en la mayoría de los casos la sociedad de personas queda disuelta al fallecer uno de sus socios, salvo que el contrato disponga otra cosa. Por otro lado se señala que los actos unilaterales de un socio pueden estar en desacuerdo con otro contrato de la sociedad y que las legislaciones no indican qué disposición prevalece; tal discordancia pueda crear, al fallecer un socio que esté en esa situación, un conflicto que ponga en peligro la continuidad de la sociedad e incluso provocar su liquidación.

En la citada resolución se destaca que al fallecer uno de los socios de una sociedad de personas o el empresario individual, en la mayoría de los Estados miembros, los coherederos están obligados a decidir por unanimidad sobre el futuro de la empresa; que, por consiguiente, la vida de la empresa puede correr peligro por la simple voluntad de bloqueo de uno de los herederos.

Por otro lado, se advierte que la exigencia del pago inmediato de los derechos de sucesión o donación puede obligar a los herederos de la empresa a realizar una parte de los activos a vender toda la empresa, o incluso proceder a su liquidación.

Por estas consideraciones, la Unión Europea recomendó a sus miembros, adoptar las medidas necesarias para facilitar la transmisión de las pequeñas y medianas empresas, con el fin de garantizar la supervivencia de las empresas y el mantenimiento de los puestos de trabajo correspondientes. (28) Entre otras cosas, se invitó a los estados miembros a dar información adecuada, crear un entorno financiero y particularmente adoptar las medidas más eficientes a fin de completar su marco jurídico, fiscal y administrativo.



2) La década del 2000-10 en la política Europea con respecto a Empresas de Familia

En la última década, la empresa familiar, ha sido destinataria de múltiples esfuerzos en el ámbito de la Unión Europea, los cuales deben ser tenidos en cuenta cuando se piensa en la empresa familiar argentina.

Hay que aclarar que la política europea a la que aludiremos no está dirigida solamente a la empresa de familia, sino a éstas y a las PyME, pero como las empresas de familia en general son PyMES, se ven beneficiadas de esas estrategias, las que —insistimos—, resulta conveniente conocer a fin de tomar en consideración a la hora de adoptar medidas que beneficien la actividad empresarial familiar argentina.

En el año 2000 se adoptó en Portugal, concretamente en Feira, la Carta Europea de la Pequeña Empresa. (29) En ella se reconoció que las empresas de familia constituyen el motor de la innovación y la creación de empleo en Europa. Debido a su tamaño, son muy sensibles a los cambios industriales y al entorno en el que operan, de ahí que, durante el Consejo Europeo de Feira (Portugal), celebrado los días 19 y 20 de junio de 2000, los Jefes de Estado o de Gobierno, junto con la Comisión Europea, señalaron la necesidad de facilitar su desarrollo.

En este orden de ideas, los Jefes de Estado o de Gobierno, junto con la Comisión Europea, reconocieron la capacidad dinámica de la pequeña empresa, en particular en lo que se refiere a la prestación de nuevos servicios, la creación de empleo y el desarrollo social y regional. Asimismo, destacaron la importancia del espíritu empresarial y la necesidad de evitar que se penalicen determinados fracasos. También estuvieron de acuerdo en la validez de ciertos valores, como el conocimiento, la dedicación y la flexibilidad de la nueva economía.

En la carta se estipuló la necesidad de estudiar soluciones encaminadas a representar a la pequeña empresa en el seno de los Estados miembros y de la Unión Europea.

Por otra parte se decidió que a fin de mejorar la coordinación entre las políticas nacionales y comunitarias, se realizarían evaluaciones con vistas a mejorar los resultados de las pequeñas empresas ("Cada año, en primavera, se publicará un informe sobre la aplicación de la Carta"). (30)

Deben destacarse las conclusiones del Consejo Europeo de Primavera de 2006, (31) entre ellas las que se subraya la necesidad de reducir los tiempos y costos necesarios para crear una empresa familiar. Siguiendo esta indicación, muchos Estados han incorporado ventanillas únicas para el registro de empresas en aras de disminuir los plazos y los precios necesarios para organizar una empresa familiar.

En el año 2007 La Comisión Europea creó un grupo de expertos en empresas familiares. (32) Estos, por una parte, definieron a la empresa familiar y por otra parte realizaron los trabajos preparatorios que permitieron el dictado de la "small business act".

Siguiendo las conclusiones del Grupo de expertos, en el año 2008, la comisión europea dictó la iniciativa de "ley para la pequeñas empresas" o "Small Business Act" o "Pensar primero a pequeña escala".

El principal objetivo de esta iniciativa fue que las empresas familiares encontraran en la UE y en los países que la componen el entorno más propicio posible. (33)

La "Small Business Act" o "pensar primero a pequeña escala" no es ni una ley ni un proyecto de ley. La propia comisión europea señaló que la denominación "act" es una denominación simbólica, que tiene como objeto tratar de subrayar la importancia del tema y el compromiso de los estados para con la iniciativa.

La iniciativa "Small Business Act" aspira a mejorar el enfoque político global con respecto al espíritu empresarial, a fin de fijar irreversiblemente el principio de "pensar primero a pequeña escala" en la formulación de políticas, desde la elaboración de normas, hasta los servicios públicos, y promover el crecimiento de las PyME ayudándolas a afrontar los problemas que siguen obstaculizando su desarrollo.

Esta iniciativa tiene diez principios que pretende guiar la formulación y ejecución de políticas, tanto a escala de UE como de los Estados miembros. Los diez puntos esenciales para aportar valor añadido a escala de la UE, crear condiciones de competencia equitativas para las empresas familiares y mejorar el marco jurídico y administrativo de la UE, son:

1. Establecer un marco en el que los empresarios y las empresas familiares puedan prosperar y en el que se recompense el espíritu empresarial

2. Garantizar que los empresarios honestos que hayan hecho frente a una quiebra tengan rápidamente una segunda oportunidad

3. Elaborar normas conforme al principio de "pensar primero a pequeña escala"

4. Hacer a las administraciones públicas permeables a las necesidades de las PyME

5. Adaptar los instrumentos de los poderes públicos a las necesidades de la PyME: facilitar la participación de las PyME en la contratación pública y utilizar mejor las posibilidades de ayuda estatal ofrecidas a las PyME

6. Facilitar el acceso de las PyME a la financiación y desarrollar un marco jurídico y empresarial que propicie la puntualidad de los pagos en las transacciones comerciales

7. Ayudar a las PyME a beneficiarse más de las oportunidades que ofrece el mercado único

8. Promover la actualización de las cualificaciones en las PyME y toda forma de innovación

9. Permitir que las PyME conviertan los desafíos medioambientales en oportunidades

10. Animar y ayudar a las PYME a beneficiarse del crecimiento de los mercados

En el año 2009 la comisión europea emitió un documento que da cuenta de qué manera se cumplió durante el primer año de vigencia. (34)

Durante el primer año lo más importante fue que la comisión adoptó dos de las proposiciones legislativas ligadas con las Small Business Act. (SBA). En este sentido, en julio del 2008, ha adoptado un reglamento general de exención por categoría que permite a los gobiernos sostener más fácilmente a las empresas familiares.

Por otra parte, el primero de junio del 2009 entró en vigor la proposición sobre la reducción de impuestos de IVA.

Pero a nuestro juicio lo más importante fue la adopción de un test de empresas familiares o test de la pequeña y mediana empresa que tiene como objeto evaluar las proposiciones legislativas y políticas sobre las empresas familiares.

Si nuestro país se decidiera a adoptar una política a pequeño y mediano plazo sobre empresas familiares, sería muy útil la práctica de este test. (35)



Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal