El trabajo y el progreso a principios del siglo XX



Descargar 0.57 Mb.
Página5/7
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño0.57 Mb.
1   2   3   4   5   6   7

Farmacéuticos: 11


Matronas: 12

Médicos: 12

Periodistas: 3

Sastres: 9 (59).

Otra fuente importante de trabajo en Magallanes, a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, fueron las obras públicas municipales.


En efecto, desde fines del siglo XIX y en el contexto de la emergencia de esta economía ganadera de exportación que se estaba creando en el Territorio, la Junta de Alcaldes y Comisión de Alcaldes como se denominó largos años, comenzó a realizar numerosos trabajos de adelanto para la ciudad de Punta Arenas e incluso para Natales.

Los trabajos municipales

de la Junta de Alcaldes

Algunas de ellas fueron el empedrado de calles, pero también se incorporó en la ciudad luz eléctrica, redes de agua potable, alcantarrillados y desagues.


En aquel entonces, los vecinos contribuían económicamente a dichos trabajos, por ejemplo en la instalación de las cañerías de desague, como lo atestigua el siguiente contrato entre la Comisión de Alcaldes y un vecino de la ciudad.
"Entre don Octavio Señoret, Tesorero Municipal, en nombre y representación de la H. Comisión de Alcaldes de Magallanes y don Philip H. Lethaby, se celebra el siguiente contrato:

1° La H. Comisión de Alcaldes se compromete a efectuar los trabajos de conexión de las cañerías matrices de desague con la casa que el sr. Philip H. Lethaby posee en la calle Atacama, proporcionando los elementos i útiles que estas obras requieran.
2° Los trabajos que se mencionan en la cláusula anterior solo se refieren a los que deberán hacerse desde las cañerías matrices hasta la línea esterior del edificio que da a la calle Atacama, siendo de cuenta del espresado sr. Lethaby los gastos que demanden las conexiones que hiciere en el interior de su casa con esta cañería para atender sus servicios particulares.
3° Se comprenden además de los trabajos indicados en el art. 1°, los neceszarios para la instalación del pozo de inspección en el sitio que indicará el sr. Lethaby en el interior de su casa.
4° Los precios para la instalación de las cañerías de desague i pozo de inspección, que el señor Lethaby acepta i se obliga a pagar a la H. Comisión de Alcaldes, son los siguientes: por metro lineal de cañería, $ 18.- por cada pozo de inspección, $ 280.-
5° Los precios para instalación del servicio de agua potable que el señor Lethaby acepta i se obliga a pagar a la H. Comisión son los siguientes: por metro lineal de cañerías de 1" de diámetro para servicios interiores de 1" i de 3/4" incluso llaves, $ 9; por metro lineal de cañería de 3/4" de diámetro para servicios interiores de 3/4" i 1/2" incluso llaves, $ 8.50.
Para iniciar los trabajos, el señor Lethaby depositará en un Banco de la localidad a la orden del Presidente de la H. Junta de Alcaldes la cantidad que demande el costo total de los servicios de agua potable y desagues que deseare instalar, en conformidad a los precios que se han dejado mencionados, debiendo depositar esta boleta en la Tesorería Municipal i la cual oficina espedirá el certificado correspondiente.
Los comparecientes se obligan al fiel cumplimiento de este contrato, firmándose en dos ejemplares de un mismo tenor.
Punta Arenas, 11 diciembre 1908.
(Hay dos firmas)." (60).

De este documento se desprende que a principios del siglo XX, los vecinos participaban económicamente en las obras municipales, mediante un contrato con precios fijos de los trabajos, pero de manera que la Comisión de Alcaldes financiaba los materiales y herramientas para los trabajos y el vecino respectivo, financiaba el costo de la mano de obra.


Hacia 1908, la posición geográfica de Punta Arenas (en la mitad del Estrecho de Magallanes), era percibida como que había llegado a ser el puerto obligado de escala para los barcos de las diferentes líneas que pasaban del Atlántico al Pacífico. De hecho, en ese momento, el puerto de Punta Arenas era el único habilitado para la descarga y embarque de productos.
Esta posición privilegiada de este puerto, determinaba que los capitales navieros eran cada vez más importantes, y por lo tanto las faenas del puerto convocaban cada vez a más trabajadores.
El número de 857 marinos que figuraban en el Censo de 1907, reflejaban precisamente este fenómeno.

Precios de la lana

y salarios obreros

después de la crisis de 1905

En 1905 la economía internacional experimentó una nueva fase de crisis: la sobreproducción de muchas materias primas en las economías más poderosas del mundo, originaron la caída de sus precios, con lo que muchas industrias redujeron personal, aumentando la cesantía.


Su impacto llegó a Magallanes desde 1906 en adelante.


Cueros de lobo
De regreso de expedición a las islas australes fondeó hoy el cutter “Dayman” que trajo cargamento de 250 cueros de lobo. Hacía mucho tiempo que no llegaban embarcaciones conduciendo estos cargamentos. (61)

A mediados de 1907, los obreros no habían alcanzado una organización que les permita expresarse.


El 1° de mayo de ese año los obreros no celebraron esa fecha, pero “El Magallanes” dio a conocer su punto de vista en los términos siguientes: “1° de Mayo. La fiesta del trabajo. El obrero celebra mañana la fiesta del trabajo i la labor se interrumpe para solemnizarlo... Todos los obreros de Magallanes tendrá en ese día como lo tiene mañana, un rato de esparcimiento que a la vez que de descanso, les sirve para mostrar su corrección i respeto a las leyes. La lucha política en otras partes encuentra motivo en este día para provocar meetings i congresos i a la sombra del que con el sudor de su frente gana el jornal, se sostienen mercachifles de oratoria. En el día de mañana enviamos un saludo al pueblo obrero de Magallanes. (62)
¿Se interrumpieron las faenas y trabajos ése 1° de mayo de 1907? A juzgar por el comentario transcrito, así ocurrió aunque no hay registro de aquel día.
A fines de 1907, los estancieros percibían problemas económicos posibles como efecto de los cambios en la economía mundial y en particular con otra de las cíclicas caídas que se estaba produciendo de los precios de la lana, en los mercados de Amberes y Londres.
En este contexto y en noviembre de 1907, el Administrador General de la Explotadora Tierra del Fuego le escribe al Administrador de la sección Springhill: "Circular N° 157. A: G.R. Cameron. Sección Springhill. 16 noviembre 1907. Trabajadores. Observo por sus hojas de salarios del mes de octubre que usted tiene un número demasiado alto de hombres empleados en su estancia y que el más bajo salario cancelado a los peones es de $ 90 al mes. Los hombres que le envío ahora van contratados a $ 80 por mes alimentándose ellos mismos, por cierto. Los ovejeros a $ 50 por mes y alimentación. Yo insisto en recomendarle que economice en el tema de trabajadores de todos los modos posibles. Hay un número de hombres casados en su estancia ganando altos salarios y me temo que después de la esquila, reconsideraremos seriamente si sus servicios serán necesarios o no. Atentamente, A.A. Cameron. General Manager." (63)
Desde el punto de vista de Cameron, sensible a los efectos de la economía internacional sobre las ganancias de la Sociedad Explotadora, los obreros casados trabajando en las estancias constituían un gasto que era susceptible de ser reducido.
En este mismo sentido y ahondando en el tema, A. Cameron les dirije una circular a todos los Administrador de estancias de la Sociedad, en mayo de 1908, exigiéndoles economías drásticas, en el tenor siguiente: "Debo comunicarles a ustedes que el viernes último hemos recibido un aviso por cable de que las ventas de lana en Amberes el 7 del presente han abierto con una fuerte caída de 10 por ciento, y que al cierre de las ventas de lanas del mes de marzo recién pasado en Londres, los precios de las lanas han declinado en un 15 por ciento. Usted debe entonces tomar todas las providencias para prevenir pérdidas y para restringirse en todo, incluyendo una reducción del número de hombres a emplear durante los próximos seis meses, hasta la faena de la marca, de manera que ésta comience con el mínimo número necesario de hombres y reduciendo en lo posible los salarios de aquellos operarios que queden trabajando. Esto va a provocar que algunos hombres deban irse de las estancias, pero al mismo tiempo ningún hombre debe quedar en cada estancia si no es absolutamente indispensable para el cuidado de las majadas, además de aquellos inmediatamente vinculados al staff administrativo."
Y agregaba Cameron con un tono frío e impersonal: "Previendo que en general vienen tiempos difíciles en la Patagonia, no habrán dificultades para encontrar los hombres que requiramos en la próxima primavera, sobre todo ahora que los negocios mineros están en dificultades. Por cierto, en las graserías unos pocos hombres deben ser mantenidos para atender los animales durante los meses de invierno, pero estos deben ser muy pocos y muy seleccionados peones y carreros. En vista de las malas perspectivas y condiciones que pasarán las finanzas de la compañía que han caído, y de las pobres expectativas en vista de la caida de los precios de nuestros productos, lo instruyo para que tome usted este asunto con mucho cuidado y atención, y para que las hojas de sueldos que recibamos en los proximos meses nos muestren que el número de empleados ha sido reducido en el máximo número posible. Punta Arenas, 9th. May 1908. A.A. Cameron. General Manager." (64).



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal