El Programa de Acción Mundial para los Impedidos fue aprobado por la Asamblea General de



Descargar 183.24 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño183.24 Kb.
1   2   3   4
29. Las personas mentalmente incapacitadas están empezan­do a reclamar un medio de expresión propio y a insistir en su derecho a participar en la adopción de decisiones y en la discu­sión. Incluso aquellos individuos de limitadas aptitudes de comunicación se han mostrado capaces de expresar su punto de vista. A este respecto, tienen mucho que aprender del movimiento de autorepresentación de personas afectadas de otras incapacidades. Este proceso se debe estimular.
30. Debe prepararse y divulgarse información a fin de mejorar la situación de los impedidos. Debe procurarse que todos los medios de información pública cooperen presentando estas cuestiones, al público y a los propios impedidos, de forma tal que fomente la comprensión de las necesidades de los im­pedidos y evite que prosperen los lugares comunes y los pre­juicios tradicionales.
G. Conceptos adoptados dentro del Sistema de las Naciones Unidas
31. En la Carta de las Naciones Unidas se concede importan­cia primordial a los principios de la paz, la reafirmación de la fe en los derechos humanos y las libertades fundamentales, la dig­nidad y el valor de la persona humana y la promoción de la justicia social.
32. En la Declaración Universal de Derechos Humanos se afirma el derecho de todas las personas, sin distinción alguna, al matrimonio, a la propiedad, a igual acceso a los servicios públi­cos, a la seguridad social y a la realización de los derechos eco­nómicos, sociales y culturales. Los Pactos Internacionales de Derechos Humanosb, la Declaración de los Derechos del Retra­sado Mentalc y la Declaración de los Derechos de los Im­pedidosd dan expresión concreta a los principios contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos.
33. En la Declaración sobre el Progreso y el Desarrollo en lo Sociale se proclama la necesidad de proteger los derechos de las personas física y mentalmente menos favorecidas y asegurar su bienestar y rehabilitación. Se garantiza a todos el derecho a trabajar y la oportunidad de hacer un trabajo útil y productivo.
34. Dentro de la Secretaría de las Naciones Unidas, diversas oficinas desarrollan actividades relacionadas con los menciona­dos conceptos como también con el Programa Mundial de Ac­ción. Entre ellas figuran: la División de Derechos Humanos, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales Interna­cionales, el Departamento de Cooperación Técnica para el De­sarrollo, el Departamento de Información Pública, la División de Estupefacientes y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Incumbe también un papel im­portante a las comisiones regionales: la Comisión Económica para Africa en Addis Abeba (Etiopía), la Comisión Económica para Europa en Ginebra (Suiza), la Comisión Económica para América Latina en Santiago de Chile, la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico en Bangkok (Tailandia) y la Comisión Económica para Asia Occidental en Bagdad (Iraq).
35. Otros programas y organizaciones de las Naciones Unidas han adoptado enfoques relacionados con el desarrollo que son importantes para la aplicación del Programa de Acción Mun­dial para los Impedidos. Entre estos enfoques se encuentran:


  1. El mandato contenido en la resolución 3405 (XXX) de la Asamblea General sobre las "Nuevas Dimensiones de la Cooperación Técnica" en la cual entre otras cosas encarga al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo que tenga en cuenta la importancia de llegar a los sectores más pobres y más vulnerables de la sociedad al responder a las solicitudes de ayuda de los gobiernos para satisfacer las necesidades más ur­gentes y críticas de tales sectores; y que abarca los conceptos de la cooperación técnica entre países en desarrollo;




  1. El concepto de servicios básicos para todos los niños, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), y la estrategia adoptada por el Fondo en 1980 para destacar el fortalecimiento de los recursos de la familia y la comunidad para ayudar a los niños impedidos en sus ambientes naturales;




  1. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con su programa para refugiados impedidos;




  1. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cer­cano Oriente (OOPS), que se preocupa, entre otras cosas, de la prevención de deficiencias entre los refugiados de Palestina y la reducción de las barreras sociales y físicas a que hacen frente los miembros impedidos de la población de refugiados;




  1. Los conceptos, preconizados por la Oficina del Coor­dinador de las Naciones Unidas para el Socorro en Casos de desastre, de medidas concretas de preparación para casos de desastre y prevención para los ya impedidos, y de prevención de la incapacidad permanente como consecuencia de lesiones o tratamiento recibido en el momento del desastre;

f) El Centro de las Naciones Unidas para los Asenta­mientos Humanos, que se ocupa de las barreras

físicas y el ac­ceso general al medio ambiente físico;
g) La Organización de las Naciones Unidas para el De­sarrollo Industrial (ONUDI), cuyas actividades abarcan la producción de medicamentos esenciales para la prevención de la incapacidad como también de accesorios técnicos para los impedidos.

36. Los organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas que se ocupan de promover, apoyar y desarrollar activi­dades sobre el terreno tienen un largo historial de labor en pro de los impedidos. Los programas de prevención de incapacida­des, nutrición, higiene, educación de niños y adultos impedi­dos, capacitación profesional, colocación en puestos de tra­bajo, etc. representan un acervo de experiencia y de pericia que brinda oportunidades para futuros logros y, al mismo tiempo, hace posible compartir esa experiencia con organizaciones na­cionales y no gubernamentales que se hallan al servicio de los impedidos. Se incluyen ahí:


a) La estrategia de necesidades básicas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y los principios enunciados en la Recomendación No. 99 de esa Organización sobre rehabilitación profesional de impedidos, de 1955;
b) La importancia que atribuye la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a la relación entre nutrición e incapacidad;
c) El concepto de educación adaptada recomendado por un grupo de expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) sobre educación de personas impedidas se ha visto reforzado por dos principios rectores de la Declaración Sundbergf;

  • Las personas impedidas deben recibir de la comunidad servicios adaptados a sus necesidades personales espe­cíficas;

  • Mediante una descentralización y sectorización de servicios, las necesidades de las personas impedidas se deben tener en cuenta y satisfacer dentro del marco de la comunidad a que pertenecen.

d) El Programa de la Organización Mundial de la Salud "Salud para Todos en el Año 2000" y el enfoque de atención sa­nitaria primaria conexo, a través del cual los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud ya se han compro­metido a trabajar en pro de la prevención de enfermedades y de­ficiencias que originen incapacidades. El concepto de atención sanitaria primaria elaborado por la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de la Salud celebrada en Alma Ata en 1978; la aplicación de este concepto a los aspectos sanitarios de la incapacidad se describe en la norma de política al respecto de la Organización Mundial de la Salud, aprobada por la Asam­blea Mundial de la Salud en 1978;


e) La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ha aprobado recomendaciones a los Estados contratan­tes con respecto a facilidades de desplazamiento y suministro de servicios a los pasajeros impedidos;
f) El Comité Ejecutivo de la Unión Postal Universal (UPU) ha aprobado una recomendación por la que invita a las administraciones postales de todos los países a mejorar el acceso a sus instalaciones para las personas impedidas.
II. SITUACION ACTUAL
A. Generalidades
37. En el mundo de hoy hay un número grande y creciente de personas con incapacidades. La cifra estimada de 500 millones se ve confirmada por los resultados de encuestas de sectores de la población, unidos a las observaciones de investigadores expe­rimentados. En la mayoría de los países, por lo menos una de cada diez personas tiene una deficiencia física, mental o sen­sorial, y por los menos el 25 % de toda población se ve adversa­mente afectada por la presencia de incapacidades.
38. Las causas de las deficiencias varían en todo el mundo, así como la frecuencia y las consecuencias de la incapacidad. Estas variaciones son el resultado de las diferentes circunstancias so­cioeconómicas y de las diferentes disposiciones que cada sociedad adopta para lograr el bienestar de sus miembros.
39. Según un estudio realizado por expertos, se estima que por lo menos 350 millones de impedidos viven en zonas donde no se dispone de los servicios necesarios para ayudarles a superar sus limitaciones. Los impedidos están expuestos en gran parte a barreras físicas, culturales y sociales que obstaculizan su vida aun cuando se disponga de ayuda para la rehabilitación.
40. El aumento de la incidencia de la incapacitación y la mar­ginación de los impedidos se puede atribuir a muchos factores. Figuran entre ellos:


  1. Las guerras y sus consecuencias, y otras formas de violencia, destrucción, el hambre, la pobreza, las epidemias y los grandes movimientos de población;




  1. La elevada proporción de familias sobrecargadas y empobrecidas; condiciones de vivienda y de vida apiñadas e insalubres;

c) Poblaciones con alto porcentaje de analfabetismo y escaso conocimiento de las medidas de rutina en materia de ser­vicios sociales o de sanidad y educación;


d) Falta de conocimientos precisos sobre la in­capacitación, sus causas, prevención y tratamiento; esto incluye el ostracismo, la discriminación y las ideas erróneas sobre la incapacidad;
e) Programas inadecuados de asistencia y servicios de atención primaria de salud;
f) Limitaciones, entre ellas la falta de recursos, las distancias geográficas y las barreras sociales, que impiden a mucha gente beneficiarse de los servicios disponibles;
g) La canalización de recursos a servicios muy especia­lizados que no responden a las necesidades de la mayoría de las personas que requieren ayuda;
h) Falta absoluta, o situación deficiente, de la infra­estructura de servicios conexos en materia de asistencia social, sanidad, educación, formación profesional y colocación;


  1. La baja prioridad concedida, en el contexto del desa­rrollo social y económico, a las actividades relativas a equipa­ración de oportunidades, prevención de incapacidades y rehabilitación de impedidos;




  1. Los accidentes que se producen en la industria y la agricultura, o en relación con los transportes;




  1. Los desastres naturales y los terremotos;




  1. La contaminación del medio físico;




  1. El estado de tensión y otros problemas sicosociales que entraña el paso de una sociedad tradicional a una moderna;




  1. El uso imprudente de medicamentos, el uso indebido de sustancias terapéuticas y el uso ilícito de drogas y estimu­lantes;




  1. El tratamiento equivocado de los lesionados en momentos de desastre, que puede ser la causa de incapacidad evitable;

p) La urbanización y el aumento demográfico y otros factores indirectos.


41. La relación entre incapacitación y pobreza ha quedado claramente demostrada. Si bien el riesgo de deficiencia es mucho mayor entre los pobres, también es cierto lo contrario. El nacimiento de un niño deficiente o el hecho de que una per­sona de la familia se incapacite suele imponer una pesada carga a los limitados recursos de la familia y afecta a su moral, su­miéndola aún más en la pobreza. La suma de esos factores hace que la proporción de impedidos sea más alta en los estratos más pobres de la sociedad. Por esta razón, el número de familias pobres afectadas aumenta continuamente en términos abso­lutos. Los efectos negativos de estas tendencias obstaculizan seriamente el proceso de desarrollo.
42. Con los conocimientos teóricos y prácticos existentes sería posible evitar que se produjesen muchos de los casos de defi­ciencia, ayudar a los afectados a superar o mitigar sus incapaci­dades y poner a los países en condiciones de derribar las barre­ras que excluyen a los impedidos de la vida cotidiana.
1. Las incapacidades en los países en desarrollo
43. Es preciso poner especialmente de relieve los problemas de las incapacidades en los países en desarrollo. Hasta el 80% del total de los impedidos viven en zonas rurales aisladas de dichos países. En algunos de éstos, la proporción de los impedidos se calcula hasta en un 20% y, si se incluyen familias y parientes, los efectos adversos de las incapacidades pueden afectar al 50 %. El problema se agudiza por el hecho de que, por lo gene­ral, los impedidos suelen ser también sumamente pobres; a menudo viven en zonas donde los servicios médicos y afines son escasos o faltan totalmente, donde las incapacidades no se des­cubren y no se pueden descubrir a tiempo. Cuando reciben atención médica, si la llegan a recibir, la deficiencia puede haberse hecho irreversible. En muchos países no son suficientes los recursos para descubrir e impedir las incapacidades y para satisfacer las necesidades de servicios de rehabilitación y apoyo para la población impedida. No hay bastante personal califi­cado y falta investigación respecto a estrategias y enfoques nuevos y más eficaces para la rehabilitación y la fabricación y suministro de ayudas y equipo para los impedidos.
44. En esos países, el problema de los impedidos se ve además agravado por la explosión demográfica que aumenta inexora­blemente el número de impedidos, tanto en términos relativos como absolutos. Es, pues, muy urgente ayudar a esos países, como primera prioridad, a elaborar políticas demográficas para evitar que nuevos impedidos se sumen a los ya existentes, y pro­porcionar rehabilitación y servicios a los que ya existen.
2. Grupos especiales
45. Las consecuencias de las deficiencias y de la incapacidad son especialmente graves para la mujer. Son numerosos los países donde las mujeres están sometidas a desventajas sociales, culturales y económicas que constituyen un freno a su acceso, por ejemplo, a la atención médica, a la educación, a la forma­ción profesional y al empleo. Si, además, se ven afectadas de in­capacidad física o mental, ven reducidas sus posibilidades de sobreponerse a su incapacidad. Su participación en la vida de la comunidad se hace, por ello, más difícil. Dentro de las familias, la responsabilidad de los cuidados que deben darse a un parien­te incapacitado incumbe a menudo a las mujeres, lo que reduce considerablemente su libertad y sus posibilidades de participar en otras actividades.
46. Para muchos niños, padecer una deficiencia supone crecer en un clima de rechazo y de aislamiento de ciertas experiencias que son parte del desarrollo normal. Esta situación se puede ver agravada por la actitud y conducta inapropiadas de la familia y la comunidad durante los años críticos de desarrollo de la per­sonalidad y de la propia imagen de los niños.
47. En la mayoría de los países el número de personas de edad está aumentando, y en algunos las dos terceras partes de la población de impedidos son personas de edad. La mayor parte de las causas de su incapacidad (por ejemplo, artritis, apople­jía, enfermedades del corazón y deterioro del oído y la vista) no son comunes entre los impedidos más jóvenes y pueden exigir servicios de prevención, tratamiento, rehabilitación y apoyo diferentes.
48. Ahora que ha surgido la "victimología" como rama de la criminología, empiezan a ser de dominio público las auténticas dimensiones del problema de los daños personales que ocasio­nan incapacidad permanente o temporal a las víctimas de delitos.
49. Otro grupo de impedidos lo constituyen las víctimas de la tortura, que han quedado física o mentalmente incapacitados, no debido a un accidente de nacimiento o a una actividad nor­mal, sino por lesiones que les causaron intencionalmente.
50. En el mundo hay hoy en día más de 10 millones de refugiados y personas desplazadas como consecuencia de las ca­lamidades provocadas por el hombre. Muchos de ellos se encuentran impedidos física y sicológicamente como resultado de los sufrimientos provocados por la persecución, la violencia y los riesgos. La mayoría vive en países del tercer mundo que apenas disponen de los servicios e instalaciones necesarios. Un refugiado, por el hecho de serio, ya está en desventaja; si es impedido, su desventaja es doble.
51. Los trabajadores empleados en el extranjero a menudo se encuentran en una situación difícil relacionada con una serie de desventajas que provienen de diferencias en el medio ambiente, carencia total o parcial de conocimiento del idioma del país de inmigración, prejuicios y discriminación, carencia o deficiencia de formación profesional y condiciones de vivienda inade­cuadas. La situación especial de los trabajadores migrantes en el país de empleo los expone, a ellos y a sus familias, a mayor número de peligros para la salud y riesgos de accidentes en el trabajo, que a menudo dan lugar a deficiencias e incapacidades. La situación de los trabajadores migrantes impedidos puede ver más agravada aún por la necesidad de regresar al país de origen, donde en muchos casos los servicios y ayudas especiales para los impedidos son muy limitados.
B. Prevención
52. Se registra un crecimiento sostenido de las actividades para la prevención de deficiencias, tales como mejora de la higiene, educación, nutrición, mejor acceso a los alimentos y cuidado sanitario mediante método de cuidado sanitario primario, con interés especial para la atención a la madre y el niño; asesoramiento los padres sobre factores, genéticos y atención prenatal; inmunización y lucha contra enfermedades e infecciones; prevención de accidentes y mejora la calidad del medio ambiente. En algunas partes del mundo, tales medidas vienen teniendo repercusión apreciable en la incidencia de las deficiencias físicas y mentales.
53. Sin embargo en lo que respecta a la mayoría de la población del mundo, especialmente quienes viven en países que se encuentran en las etapas iniciales del desarrollo económico y social, estas medidas preventivas sólo llegan con eficacia a una pequeña proporción de las personas que las necesitan. En la mayoría de los países en desarrollo aun no se ha establecido un sistema para la detección temprana y la prevención de las deficiencias mediante reconocimientos médicos periódicos, en particular para las mujeres embarazadas, las criaturas y los niños.
54. En la Declaración de Leeds Castle sobre la Prevención de Incapacidades, hecha el 12 noviembre de 1981, un grupo internacional de hombres de ciencia, médicos, administradores de sanidad y políticos señalan a la atención, entre otras cosas, las siguientes medidas prácticas para impedir incapacidades.
“3. Las deficiencias que se originan de la nutrición deficiente, las infecciones y la desatención pueden prevenirse con una mejora de poco costo en el cuidado sanitario primario…
4. …Muchas incapacidades de años posteriores se pueden aplazar o evitar. Existen prometedoras líneas de investigación respecto a la eliminación de condiciones hereditarias y degenerativas.
5. ...La incapacidad no tiene necesariamente que originar minusvalidez. La omisión de aplicar remedios sencillos aumenta muy a menudo la incapacidad, y las actitudes y arreglos institucionales de la sociedad incrementan la probabilidad de que la incapacidad coloque a los individuos en situación desventajosa. Se requiere con urgencia una educación sostenida del público y de los profesionales.
6. La incapacidad susceptible de evitarse es una causa primordial de despilfarro económico y carencias hu­manas en todos los países, así industrializados como en desarrollo. Esta pérdida se puede reducir con rapidez. La tecnología que impedirá o superará la mayoría de las anomalías existe y va perfeccionándose. Lo que se requiere es que la sociedad se forme el propósito de dominar los problemas. En los programas sanitarios nacionales e internacionales existentes se debe modi­ficar la prioridad a fin de lograr una divulgación de conocimiento y tecnología. . .
7. Si bien la tecnología para prevenir y remediar la mayor parte de las incapacidades ya existe, el notable progreso reciente de la investigación biomédica pro­mete instrumentos nuevos revolucionarios, que ro­bustecerán en gran medida todas las intervenciones. Tanto la investigación básica como la aplicada merecen apoyo durante los años venideros."
55. Se va reconociendo cada vez más que los programas en­caminados a prevenir las deficiencias o a impedir que éstas se agraven causando una incapacidad mayor son a la larga apre­ciablemente menos costosos para la sociedad que el cuidado que haya que dar más adelante a los impedidos. Esto se aplica, por ejemplo, y no en grado mínimo, a los programas de segu­ridad en el trabajo, que en muchos países es todavía un campo de interés desatendido.
C. Rehabilitación
56. Los servicios de rehabilitación se prestan con frecuencia por conducto de instituciones especializadas. Con todo, existe ahora una tendencia creciente a atribuir mayor interés a su inte­gración en los servicios públicos generales.
57. Ha habido una evolución tanto en el contenido como en el espíritu de las actividades que se describen como rehabilitación. En la práctica tradicional se considera la rehabilitación como un conjunto de terapias y servicios proporcionados a los impe­didos en un marco institucional, a menudo bajo autoridad mé­dica. Esto se viene sustituyendo gradualmente por programas que, aunque siguen proporcionando esos servicios profe­sionales médicos, sociales y pedagógicos, hacen participar también a las comunidades y las familias y les ayudan a apoyar los esfuerzos de sus miembros impedidos para superar los efectos incapacitantes de las deficiencias dentro de un ambiente social normal. Se reconoce cada vez más que incluso las personas gravemente incapacitadas pueden, en gran medida, vivir inde­pendientemente si se suministran los necesarios servicios de apoyo. El número de los que necesitan atención en instituciones es mucho menor que lo que se suponía anteriormente, e incluso ellos pueden, en gran parte llevar una vida que es independiente en sus elementos fundamentales.
58. Muchos impedidos necesitan ayudas técnicas. En algunos países está bien desarrollada la tecnología para la producción de tales artículos y se fabrican dispositivos muy complejos para ayudar a la movilidad, comunicación y vida cotidiana de los im­pedidos. Sin embargo, el costo de esos artículos es elevado y sólo unos pocos países pueden proporcionar tal equipo.
59. Muchas personas necesitan equipo sencillo para facilitar la movilidad, la comunicación y la vida cotidiana. Los equipos de este tipo se producen y se facilitan en algunos países. En cambio en muchos otros no pueden obtenerse por su no dispo­nibilidad y alto costo. Se presta creciente atención al diseño de dispositivos más sencillos y menos costosos, que puedan pro­ducirse por métodos locales más fácilmente adaptables al país de que se trate, que sean más apropiados a las necesidades de la mayoría de los impedidos, y que éstos puedan obtener con mayor facilidad.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal