El esténcil-graffiti o (plantilla-graffiti), como un medio de comunicación alternativo



Descargar 41.84 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño41.84 Kb.

Ponencia

El esténcil-graffiti o (plantilla-graffiti), como un medio de comunicación alternativo

El (esténcil)graffiti es…!correr delante de la policía! Es como ser vándalo pero sin llegar a hacer vandalismo, porque no estas destruyendo nada, en realidad estas creando. Pero si fuese legal pintar, el (esténcil)graffiti como tal no existiría.

El graffiti es violento de por si. Si tú abres la puerta de tu casa y te encuentras una pintada de un color vivo, es violencia pura. Grafica, pero violencia.

Andrés Ehrenhaus y Jorge Pérez

El futuro es esto

ALGUNAS PRECISIONES…

En esta ponencia me limitare a describir la experiencia del esténcil en Cali, vivida como espectador y en ocasiones como participante; solo me referiré al graffiti y a la noción de “arte” – dicho sea de paso, ¿alguien sabe qué es el “arte”?- para hacer comparaciones o reforzar ideas y argumentos. Es un intento de plasmar algo de la historia de la ciudad vista por medio de una herramienta sencilla pero sumamente impactante; también es un esfuerzo por equilibrar la percepción que se tiene del esténcil y devolverle su connotación política -y me refiero a lo político cuando hablo de las expresiones que afloran en la calle por medio de esta herramienta mediática y que contienen denuncias y demandas sociales.

En cuanto a lo alternativo desde mi perspectiva, son los medios o herramientas, de cualquier tipo, que hacen oposición (a lo hegemónico), que critican (el contexto), pero que a la vez proponen.

  1. Un poco de historia

Esta técnica de impresión se origina en la prehistoria (aproximadamente entre 10 mil y 25 mil años atrás). Las pinturas rupestres de las cuevas de las manos, en la patagonia argentina, se encuentran entre los primeros registros. Las antiguas civilizaciones de Egipto, Grecia y China, también utilizaron este sistema de impresión principalmente aplicado a construcciones. Esta técnica permitió, junto a nuevas pruebas, el surgimiento de la serigrafía. Desde entonces el esténcil se posiciono como sistema de impresión básico a nivel industrial, en aplicaciones de señalética urbana y con fines decorativos.

Los inicios de su aplicación como graffiti o intervención urbana son inciertos. Algunas fuentes sostienen que a mediados del s. XX comenzó a utilizarse con fines políticos propagandísticos. Durante la segunda guerra mundial, el movimiento fascista italiano utilizo esténciles como medio de difusión. Mas adelante en la década de los 70 se utilizo esta técnica en diversas revueltas populares, en México y en el país Vasco. En los 80 se produce un quiebre, en medio de un clima políticamente enrarecido por la herencia del situacionismo, del mayo francés y las revueltas estudiantiles de los años 60 y 70.

Es justamente en Francia donde el esténcil reúne en un mismo medio una expresión artística-estética y político-ideológica al mismo tiempo. Esta nueva forma de trasgresión reacciona al sistema y cambia radicalmente la forma de hacer arte. En comparación al graffiti de trenes newyorkino de los 70, el esténcil graffiti, nace vinculado estéticamente a la pintura tradicional francesa y aporta su propia identidad y lenguaje. El mensaje es dominado por juegos de palabras y doble sentido, abriendo un dialogo con el transeúnte.

El esténcil al igual que el graffiti ha cumplido a través de la historia una labor que va desde las demandas y denuncias hasta la decoración de exteriores e interiores, pero aquí lo que nos motiva es su utilización en un contexto histórico agitado y degradado –como el que vivimos actualmente en Colombia- para ellos hacemos un registro de los diferentes momentos en que el esténcil actúa como vehiculo político.

- 1789: Paris: primeros graffitis políticos

- 1930: Italia, el fascismo descubre un económico medio de propaganda urbana.

- 1933: el muralista mexicano David Siqueiros arriba a BsAs e impone el esténcil entre grupos de activistas políticos de izquierda.

- fines de los 60s: apenas muerto el Che, aparecen los primeros esténciles con imágenes “quemadas” del popular retrato hecho por Korda.

SE PUEDE DECIR QUE EL ESTENCIL DEL CHE LE DIO UN EMPUJON EN LATINOAMERICA A ESTA TECNICA.

- 1990s: el colectivo de BsAs Por el Ojo realiza sus esténciles políticos.

- 1995: aparecen esténciles en la UV con el rostro de cesar “guevillo” como forma de preservar su memoria y recordar su muerte.

- 1998: el grupo Hijos de BsAs incorpora el esténcil a sus herramientas de “escrache” contra la impunidad social.

- 2000s: esténcil político: taller Grafica Popular, grupo de Arte Callejero, Argentina Arde, Acción Antifascista… BsAs; Banksy pinta en san Cristóbal de las casas, México.

- 2003: el colectivo elpaskin de Cali realiza un ataque estencilero contrapublicitario contra los paraderos de eucol que prestan sus servicios a coca cola, compañía denunciada por conformación de grupos paramilitares, amenazas contra sindicalistas y violación de derechos humanos y convenciones colectivas; desde allí incorpora este técnica para difusión y elaboración de productos.

  1. el esténcil como medio de comunicación alternativo

Los medios de comunicación de masas (TV, radio y prensa) en Colombia se encuentran bajo un monopolio que vive y existe gracias a su permanente articulación con el Estado y el Gobierno de turno. Esto trae como consecuencia que la información que es transmitida por dichos medios es, primero: seleccionada, segundo: editada, tercero: autocensurada y cuarto, es victima de la Subinfirmacion y la Desinformacion –“Subinformacion y Desinformación, donde la primera es la información totalmente insuficiente que empobrece la noticia y la segunda es la distorsión de la información, que son noticias falseadas que inducen a engaño al que las escucha1”- es por esto que se hace apremiante general medios de comunicación alternativos, como fanzines, radio en Internet y comunitaria, periódicos en línea o e-zine y Blogs, TV comunitaria y comunicación política directa e impactante por medio del graffiti o del esténcil graffiti, como forma de contrarrestar todo lo que los medios masivos pertenecientes al sistema generan en la población.
El esténcil urbano contemporáneo se inserta dentro de la tradición más general del graffiti y este, como sabemos, fue siempre una actividad marginal, subversiva y política. Esta herramienta mediática se nos presenta como una forma sencilla, económica y contundente de comunicar mensajes que seguramente no serian transmitidos por los medios masivos de comunicación y esto, en un país como Colombia, es algo que se debe fomentar.

El esténcil graffiti es un medio donde el arte, el diseño, la política y el humor se mezclan en proporciones que se alteran de acuerdo al paladar del creador y por supuesto, a la lectura que hace el transeúnte, pero como el sistema todo lo adsorbe y lo vuelve digerible y legitimo, el esténcil graffiti ha sido neutralizado, ha sido despojado de lo político, en muchos casos, y esto lo ha llevado a transitar el camino del Mural, ya que su elaboración ha pasado primero por la concertación con entidades públicas y privadas.

El llamado urgente que se hace es para que esta herramienta mediática sea difundida en talleres, por fotocopias, vía Internet y que se emplee no solo para lo que se ha utilizado hasta ahora, ya que es valido y crea otro tipo de mediación con el entorno y las personas, sino para que recobre su carácter subversivo, anónimo, alternativo y de esta forma la gente de a pie, el pueblo, la conozca, se adueñe de ella y la utilice de la misma manera que utiliza el graffiti, el volante y el cartel. Este llamado es para quienes ya tienen una destreza y una experiencia larga y reconocida en el mundo del Esténcil graffiti, esto serviría para masificar la técnica, como medio activo ya que en este momento es vista con un fin pasivo, donde la mayoría solo cumple la función de observador.

  1. la experiencia del esténcil en Cali

A pesar de que la ciudad esta en una crisis económica y social –para ejemplificar esto, los colombianos que mas migran al extranjero son los vallunos, especialmente los caleños, junto con los paisas y los habitantes del eje cafetero- por culpa de los manejos a cargo de la administración local y también por las políticas emitidas desde el gobierno central, las expresiones sociales que pretenden denunciar o demandar soluciones utilizan muy poco la técnica del esténcil, siendo mas común para emitir un mensaje con estas características el graffiti tradicional, el pasquín, los volantes y en ocasiones los carteles.

En 1995 aparecen en la UV en Cali esténciles del rostro de un estudiante llamado cesar (guevillo) asesinado por el ejercito, antes de esto ya se veían en la misma universidad y a veces en la calle, esténciles del Che y de Camilo Torres, el cura guerrillero, esto como un antecedente comprobable, pero en general el boom –pero este Boom no es BOOM sino boom- del esténcil en esta ciudad se da a partir del 2003, estas expresiones, en su mayoría, solo se aprecian en la UV y después en los alrededores del instituto de Bellas Artes de dicha ciudad, es decir, esta reducido al radio de acción del circulo académico, las masas son solo espectadoras y a veces consumidores de este, y de manera esporádica, mas no participan de forma activa. Además, en Cali no es constante el esténcil, no es algo que se renueve permanentemente, ni en el caso de la expresión política por medio de esta técnica ni en el caso de la expresión que quiere alcanzar un estatus artístico y de reconocimiento con la misma, como si paso en NY por ejemplo con el graffiti Hiphop, donde se libraba una “guerra” entre los “escritores”, esto demuestra su carácter pasivo, marginal y reducido a ciertos círculos.

El esténcil político que se aprecia en Cali –que no es mucho, como algunos piensan- se ve en su mayoría al interior y en los alrededores de la UV, donde reúne, posee y exhala estas características; este a veces es elaborado por una sola persona o por un grupo determinado (o combos, como se conocen al interior de la U), y su mensaje encierra demandas o denuncias que tocan problemas sociales y de conocimiento masivo, mas no generalizado; Son las marchas gremiales –como la del 1ro de mayo- las que permiten que la ciudad sea inundada con el esténcil político, sobre todo fuera del eje universidad del valle-calle 5-norte de la ciudad y de esta forma las clases populares empiezan a notar este tipo de técnica utilizada como expresión política callejera.

En la crisis del 2001 en argentina el esténcil salio a denunciar, sugerir y socorrer este momento de total descreimiento del sistema. Se comprobó lo que se suponía: en momentos críticos, la producción de herramientas mediáticas se incrementa de manera directamente proporcional. Pero ¿por qué el “arte” y el esténcil que pretende ser “arte” en Cali y en Colombia no sale a denunciar? ¿Por qué el esténcil es una herramienta que muchas veces enfila sus fuerzas más hacia la producción cultural y no hacia la crítica del sistema? Una de las muchas respuestas que pueden existir a estos interrogantes es que no es algo masivo, o no esta en las manos de quienes tienen inquietudes políticas o simplemente es un producto que llego a la clase media y no se ha movido de allí, y si es así, hay otra pregunta que sale a flote: ¿Por qué no se ha movió, por qué no se ha difundido?

  1. el afán de reconocimiento

El esténcil como expresión “artística” también ha calado en los mismos círculos académicos, pero sin su componente político, y a diferencia del político, su elaboración es más compleja ya que muchos individuos o grupos que lo producen han sido formados en profesiones donde hay un permanente contacto con el bisturí, además de inquietudes y motivaciones que ayudan a una mejor creación por medio de esta herramienta. Esto ha permitido el florecimiento de un mercado del esténcil, tanto público como privado y de eventos donde se miden las capacidades creativas y técnicas de los diferentes exponentes. Pero en si, como ya lo mencionamos anteriormente, el esténcil en Cali no es algo masivo y mucho menos popular, aunque si impactante.

En Cali también se ha utilizado para decorar y promocionar fiestas, tiendas de ropa, revistas de bajo presupuesto y colectivos de trabajo, debido al relativo bajo costo que tiene esta herramienta de comunicación.

Este tipo de esténcil se inclina mas por la “decoración de interiores y exteriores”, que busca impactar por su elaboración, técnica y composición; en el se aprecia mas una búsqueda de la perfección de la técnica y del reconocimiento por medio de la idea que se tiene de “arte”, pero a través de una expresión netamente individual –y en ocasiones colectiva- que desea y logra impactar al transeúnte.

Esta clase de esténcil, muy elaborado y que pretende ser elevado a la categoría de “arte”, a veces por cuenta de museos o de “curadores” que buscan prestigio por medio de la legitimación de este tipo de herramientas mediáticas, puede tener una consecuencia negativa en muchas personas que si bien en un principio se ven motivadas a realizar este acto “vandálico”, pierden a veces la iniciativa ya que la elaboración se percibe como complicada, solo acta para quienes ya han transitado o por la academia o por la experiencia continua con el bisturí y la radiografía, pero también y al igual que el graffiti hiphop, el consumo de aerosoles que es necesario para poder producir un esténcil, eleva los costos de este medio y lo hace menos asequible, por lo menos para una gran mayoría de personas. -estos podrían ser motivos por los cuales esta técnica no es masiva, aun.

Se percibe un afán de reconocimiento, que por medio del “arte” y de la técnica que este requiere hace que se distingan los trabajos de unos y de otros, algunos políticos pero otros no, por lo general los políticos no muestran gran desarrollo y destreza con la técnica, son simples, como lo es el esténcil, pero lo mas interesante es que cuando se busca el reconocimiento, se deja al descubierto que una herramienta tan política como el esténcil pierde esta connotación, ya que quien la utiliza con el fin de alcanzar cierta notoriedad busca entrar en el entramado que el capitalismo tejió con el “arte”, donde las dinámicas están mediadas por lo jerárquico, por el prestigio, por la especulación económica y por supuesto, por el reconocimiento. Esto deja ver que sujetos, que son relativamente jóvenes, que poseen una educación media y superior, que tienen “competencias”, como diría Bourdieu y que además viven en una sociedad, como la nuestra, atravesada por infinidad de conflictos, desigualdades y de riesgos –somos la generación sin pensión- casi todos políticos, prefieren ser apáticos frente a la realidad avasalladora que nos rodea y optan por utilizar un medio con gran potencial político con fines “artísticos”.

El arte, como diría Hakin Bey2 puede ser un crimen o el crimen puede pasar a ser arte, pero lo que vemos en esta contemporaneidad caleña es que quien pretenda o desee ser un artista con esta técnica no hace arte político, tampoco ha querido denunciar lo mucho que sucede en nuestro país, ¿buscan entonces reconocimiento? o ¿solo quieren ser “artistas”? por medio de un proceso que fue descubierto por el ser humano en la prehistoria, donde no existía el Arte, ni los curadores, ni las galerías, ni la política y muchos menos el capitalismo. El arte, muchas veces, como lo muestra la historia ha estado ligado a la política y los artistas han sido perseguidos por formar esta pareja tan explosiva, pero en Cali el esténcil es solo, en su gran mayoría de apariciones callejeras, estético-artístico con fines que transitan desde lo propagandístico –ojo, no contrapublicitario- hasta el reconocimiento social. Las obras más interesantes del boom del esténcil en Cali no son realmente subversivas. Son producto de la clase media. La pericia grafica adquirida en la U, hacen del esténcil un producto digerible. Incluso deseable.

Marcelo Arroyave

Sociólogo

Exilio172@hotmail.com

Esta ponencia es Copyleft. Si es utilizada con fines académicos o demás ruego citar la fuente y el sitio de donde se descargo www.sursystem2.tk

TEXTOS RECOMENDADOS:

Sabotaje del Arte y Terrorismo Poético de Hakin Bey. En CAOS: los pasquines del anarquismo antológico (1984) y publicados en TAZ (zona temporalmente autónoma).
Échenle Flit, David Alfaro Siqueiros. Publicado en Me llamaban el Coronelazo (memorias), México, Grijalbo, 1977.

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA

El Futuro es Esto, por Andrés Ehrenhaus y Jorge Pérez. Edi. Reservor Books

Hasta la victoria, Esténcil de Guido Indij. EDT, La Marca Editora.

Sabotaje del Arte y Terrorismo Poético de Hakin Bey. En CAOS: los pasquines del anarquismo antológico (1984) y publicados en TAZ (zona temporalmente autónoma).
Échenle Flit David Alfaro Siqueiros. Publicado en Me llamaban el Coronelazo (memorias), México, Grijalbo, 1977.


1 En: Sartori, Giovanni. Homo Videns. ED Tauros, 1998.


2 Extraído del Terrorismo Poético en CAOS: los pasquines del anarquismo antológico (1984) y publicados en TAZ (zona temporalmente autónoma).


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal