Djamars di e di sinku siman



Descargar 144.49 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño144.49 Kb.
  1   2

09. 02. 2010
DJAMARS DI E DI SINKU SIMAN

den Tempu Ordinario


"Te na unda mi por yega, promé ku mi akshon ta bira piká grandi?" Un hende, ku ta hasi tal pregunta, no ta komprendé, pakiko Dios a duna nos su mandamentunan, esta: no pa molestiá nos, sino pa yuda nos di por forma un mundu mas felis. Dios ke nos amor. Nos tin ku aserk’ É ku un kurason sinsero. Anto so, 1’ E skucha benignamente nos orashon, i duna pordon di nos pikánan.
Orashon
Dios todopoderoso i etèrno! Yuda nos di keda sometí na bo santa boluntat, i sirbi Bo ku un kurason sinsero. Esaki nos ta pidi Bo, pa medio di bo Yu, nos Señor Hesu-Kristu, Kende ta biba i reina ku Bo, den unidat di Spiritu Santu, den tur siglo di siglonan.

òf:

Dios, nos Tata! Nos ta profesá nos fe pa medio di señalnan eksterior. Nos ta pidi Bo, hasi pa tur Santu Sakrifisio di Misa, ku nos ta selebrá, uni nos mas i mas ku Kristu Hesus, nos Salbador, Kende ta biba i reina ku Bo, den unidat di Spiritu Santu, i E ta Dios, te den siglo di siglonan


Promé Lektura 1 Rei 8, 22-23. 27-30
Lektura for di e di promé buki di Reinan
Riba dia di konsagrashon di tèmpel, Salomon a para dilanti di altá di Señor, den presensia di henter Dios su pueblo Israèl. Ku su man ekstendé na laria, el a resa lo siguiente: "Señor, Dios di Israèl, ni ariba den shelu, ni akibou na mundu, no tin ningun Dios manera Abo, Kende ta fiel na bo aliansa, ora di henter nan kurason bo sirbidònan ta kana riba bo kaminda. Por ta bèrdat, ku Dios ke biba riba mundu? Firmamentu i shelunan mas ariba no por kontené Bo. Ménos ainda e tèmpel aki, ku mi a konstruí, Señor, mi Dios!

Mi ta bo sirbidó! Skucha mi orashon i konsedé loke mi ta pidi awe. Vigilá riba e tèmpel aki, dia i anochi, e lugá kaminda Bo ke ta adorá. Skucha mi, kada bes ku mi drenta aki pa resa. Skucha mi orashon i esnan di bo pueblo, ora nan bishitá e tèmpel aki. Abo, den bo kas selestial, tende i pordoná nos".



Palabra di Dios.
Salmo responsorial Sal 84, 3-5. 10-11
R. Ki agradabel ta bo kas, oh Señor di universo!
L. Mi kurason ta deseá, ta anhelá pa drenta Señor su tèmpel. Mi kurason ta salta di legria, suspirando na Bo, Dios di bida. R.

L. Mòfi ta haña un kas, totolika ta traha su neshi, pa buta su yunan aden. Ami ke biba, oh Señor di universo, serka bo altá, mi Rei i mi Dios! R.

L. Felis esnan ku ta biba den bo tèmpel! Semper nan lo kanta bo gloria. Oh Señor, mi eskudo, paga tinu. Mira bo Mesias ku amor. R.

L. Sí, un dia den bo tèmpel bal mas, ku mil dia pafó di dje. Stupi di kas di mi Dios, ta preferibel riba tènt di pekadónan. R.
Aklamashon promé ku Evangelio Lk 7, 16
Aleluya, aleluya! "Un gran profeta a lanta meimei di nos, i Dios a bishitá su pueblo". Aleluya!
Evangelio Mk 7, 1-13
Proklamashon di Evangelio di Hesu-Kristu segun San Marko
Un dia un grupo di fariseon i algun doktor di lei a yega di Herusalèm. Ora nan a reuní serka Hesus, nan a ripará, ku algun di su disipelnan tabata kome sin laba man promé. Fariseonan, meskos ku tur otro hudiu, tin kustumber di no kome promé ku nan a laba man. Esaki ta un tradishon di nan antepasadonan, ku nan ta tene duru n’e. Biniendo di marshe, nan no ta kome nada sin laba man promé. I, asina, nan ta praktiká fielmente hopi otro kustumber, manera laba beker, kanika i wea.

Pesei, e fariseo- i doktornan di lei a puntra Hesus: "Pakiko bo disipelnan no ta sigui tradishon di nos antepasadonan? Pakiko nan ta kome sin laba man promé?" Hesus a rospondé nan: "Hipókrita ku boso ta! Isaias tabatin rason, ora el a profetisá: "E pueblo akií Señor ta bisa, ta honra Mi ku su boka. Pero, nan kurason, ta leu di Mi. Kiko ta bal ku nan adorá Mi! E leinan ku nan ta preskribí ta puramente humano!"

I Hesus a sigui: "Boso ta neglishá Lei di Dios, miéntras boso ta tene duru na tradishon di hende. Boso ta rechasá mandamentu di Dios, pa mantené boso tradishon. Moises a bisa por ehèmpel: "Respetá bo tata i mama. Esun ku maldishoná su tata òf mama, mester muri". Pero bosonan ta pretendé: "Si hende tin algu, ku kua e por yuda su tata òf mama, pero e ta bisa, ku el a destiná esei pa Dios, anto e no tin mester di yuda su mayornan mas". Asina boso ta anulá lei di Dios pa kousa di boso mes tradishon. I, manera esaki, Mi por duna boso hopi otro ehèmpel similar".

Palabra di Señor.
Orashon universal
Laga nos akudí na Dios nos Tata, Kreador di universo, di Kende tur bendishon ta bini. Laga nos resa ku konfiansa:
- Dios, nos Tata! Yuda nos Papa ..., nos Obispu ... i tur Saserdote prediká bo mensahe íntegralmente, pa salbashon di tur hende, oh Señor...

- Dios, nos Tata! Yuda nos di no tene duru na tradishonnan antiguo, a kosta di bo lei di amor, oh Señor...

- Dios, nos Tata! Hasi nos konsiente, ku adorá Dios ku boka so, no bal nada, si nos no ta stima Bo i nos no ta stima nos próhimo sinseramente, oh Señor...

- Dios, nos Tata! Warda tur hende di hasi mal uso di Beibel pa tapa nan mal kondukta òf propagá nan mes ideanan, oh Señor...

- Dios, nos Tata! Yuda nos di no gaña nos mes, únikamente skuchando bo mensahe, sin ku nos ta praktik’ é, oh Señor...
Dios, nos Tata! Yena nos kurason ku mentalidat di Kristu Hesus. Hasi nos bira kristiannan sinsero. Pa medio di Hesu-Kristu, nos Señor.

09. 02. 2010
Martedì della V settimana del Tempo Ordinario



Beata Anna Katharina Emmerick

Monaca Agostiniana

 


A
nna Katharina Emmerick nacque l’8 settembre 1774 a Flamsche, una località nei pressi di Dülmen in Vestfalia (Germania), in una famiglia molto povera di devoti contadini. Quinta di nove figli, ebbe visioni fin dall'infanzia: dall’età di 9 anni le apparivano la Madonna con Gesù Bambino, l'angelo custode e diversi santi.

 

Di lei si dice che distinguesse gli oggetti sacri da quelli profani, che potesse leggere nel pensiero delle persone e che avesse visioni di fatti che avvenivano nel mondo: vide, per esempio, nei dettagli tutta la rivoluzione francese. Le sue esperienze mistiche erano spesso accompagnate da fenomeni di levitazione e bilocazione.



Anna Katharina, inoltre, aveva il dono di conoscere le malattie delle persone e prescriveva loro dei rimedi che si dimostrarono sempre efficaci.

 

Nel 1789 le apparve Gesù che le offrì la corona di spine: lei accettò ed ebbe così sulla fronte le prime stigmate. In seguito le si aprirono le ferite anche alle mani, ai piedi e al costato.



 

Nel 1802 entrò nel convento delle agostiniane ad Agnetenberg (Dülmen). Qui la sua salute declinò progressivamente, finché fu costretta a letto. Le sue ferite, che si aprivano e sanguinavano periodicamente, furono studiate da religiosi e scienziati. Il Vicario Generale, dopo una rigorosa indagine condotta da una commissione medica, si convinse della santità della suora e dell’autenticità delle sue stigmate.

 

Nel 1818, quando Anna Katharina aveva 45 anni, attirato dalla sua fama, venne a visitarla il famoso scrittore e poeta Clemens Maria Brentano, uno dei più importanti rappresentanti del romanticismo tedesco. Appena le si presentò la veggente lo riconobbe perché lo aveva già visto nelle sue visioni. Sapeva che era l'uomo scelto da Dio per raccogliere e mettere per iscritto ciò che lei vedeva. Sapeva anche che, se era vissuta fino a quel giorno, era per aspettare lui. Brentano, che era venuto per trattenersi pochi giorni, non se ne andò più: rimase a Dülmen sei anni, per collaborare alla missione di Anna Katharina. Giorno dopo giorno, annotò ciò che lei gli narrava: dodicimila pagine che descrivono nei dettagli la vita di Gesù e di Maria Vergine.



 

Le visioni della Emmerick erano del tutto particolari: lei si separava dal corpo dopo essere stata "chiamata" dal suo angelo custode e il suo spirito si recava in Terra Santa dove assisteva agli episodi evangelici come se stessero avvenendo in quel momento; il giorno dopo li descriveva a Brentano. Né la monaca né il poeta erano mai stati in Terra Santa, eppure Anna Katharina ha descritto con sorprendente precisione i luoghi della vita di Gesù e della Madonna, gli abiti, le suppellettili, i paesaggi.

 

Sulla base delle descrizioni della Emmerick è stata ritrovata ad Efeso la casa dove la Vergine visse dopo la morte di Gesù. Era una casa rettangolare di pietra, a un piano solo, col tetto piatto e il focolare al centro, tra boschi al margine della città perché la Vergine desiderava vivere appartata. Il ricercatore francese Julien Dubiet, dando credito a queste visioni, andò in Asia Minore alla ricerca della casa descritta da Katharina. Dubiet effettivamente trovò i resti dell’edificio, nonostante le trasformazioni subite nel tempo, a nove chilometri a sud di Efeso, su un fianco dell'antico monte Solmisso di fronte al mare, esattamente come aveva indicato la Emmerick. La validità delle affermazioni di Katharina venne confermata anche dalle ricerche archeologiche condotte nel 1898 da alcuni ricercatori austriaci. Gli archeologi ebbero modo di appurare che l’edificio - almeno nelle sue fondamenta - risaliva al I secolo d.C..

Oggi davanti alla casa della Madonna, visitabile ad Efeso e custodita dai cappuccini, c'è un cartello che spiega che ciò che ne restava, cioè le mura perimetrali col focolare centrale, era stato ritrovato grazie alle visioni della monaca stigmatizzata Anna Katharina Emmerick.

 

Anna Katharina Emmerick morì a Dülmen il 9 febbraio 1824. Durante cinquant’anni di vita le sue visioni quotidiane avevano coperto tutto il ciclo della vita di Gesù, di Maria e in gran parte anche degli apostoli.



 

Sei settimane dopo la sua morte la tomba di Anna Katharina venne riaperta. Il suo corpo venne trovato incorrotto senza alcuna traccia di decomposizione. Nel 1892 il Vescovo di Münster diede inizio al processo di beatificazione.

 

Il Servo di Dio Giovanni Paolo II l’ha beatificata, in Piazza S. Pietro, la domenica 3 ottobre 2004.

 

Brentano visse fino al 1842, dopo aver dedicato tutti gli anni che gli restavano alla stesura del suo libro Vita di Gesù Cristo secondo le visioni della monaca Anna Katharina Emmerick. La suora aveva predetto che anche lui sarebbe morto quando il suo compito fosse terminato.



Dagli scritti di Brentano, riguardanti le visioni di Anna Katharina Emmerich, vennero pubblicati, oltre al libro suddetto, anche:

        La dolorosa Passione di Nostro Signore Gesù Cristo secondo le meditazioni di Anna Katharina Emmerick (1833),

        La vita della Beata Vergine Maria (1852),

        La vita di Nostro Signore (1858-80 e 1981).



 

Significato del nome Anna : “grazia, la benefica” (ebraico).

Significato del nome Katharina : “donna pura” (greco).

Beata Eusebia Palomino

(1899-1935)

Inizio del Processo: 12-4-1982
Venerabile: 17-12-96
Beatificata il 25 Aprile 2004

Nella famiglia di Eusebia si lavora, si prega e ci si vuole bene

Eusebia Palomino Yenes nasce a Cantalpino in provincia di Salamanca, nell’ovest della Spagna, il 15 dicembre 1899. La famiglia di Agostino Palomino, autentico uomo di fede, è molto povera. In alcuni periodi dell’anno Eusebia e il padre sono costretti a chiedere l’elemosina nei paesi vicini, ma lo fanno con una gioia e una fede davvero singolari. In quei lunghi viaggi Agostino racconta il catechismo alla figlia, avida di imparare i misteri del Signore. Nella famiglia di Eusebia si lavora, si prega e ci si vuole bene.



Condotta misteriosamente all'oratorio delle suore

Il giorno della prima comunione fu vissuto da Eusebia con grande intensità. Subito dopo si recò a servizio presso una famiglia benestante. Non cedette alle tentazioni dell’adolescenza, mettendo sempre al primo posto il suo amico Gesù. Fu mandata a Salamanca, prima come bambinaia, poi come assistente in un ospizio. Desiderava tanto diventare religiosa. Un giorno, zappando, trovò una medaglia di Maria Ausiliatrice. Poco dopo un’amica misteriosa la condusse all’oratorio delle suore.

Queste la invitarono a rimanere con loro come collaboratrice. Stranamente la cucina diventava meta delle educande, che andavano a trovare quella cuoca ignorante che aveva sempre una buona parola per loro.

Diventa Figlia di Maria Ausiliatrice

Giunge a Salamanca la Madre Vicaria, che la accetta tra le postulanti. Eusebia fece il noviziato a Barcellona, edificando le compagne con la sua umiltà e con il suo sorriso. Divenuta Figlia di Maria Ausiliatrice nel 1924, fu inviata a Valverde del Camino con l’incarico di cuoca e aiutante domestica. Iniziò a vivere il suo servizio ordinario straordinariamente bene, come voleva don Bosco, tanto che il Signore volle ricolmarla di doni.



Predisse la guerra civile

Anche qui le ragazze cominciarono ad avvicinarla, attratte dal suo fascino spirituale. Iniziò a lavorare nell’oratorio. Seminaristi, adulti e sacerdoti le chiedono consiglio, stimolati dal suo spirito di preghiera e di fede convinta e convincente. Propagò la devozione alle Sante Piaghe del Signore e la cosiddetta “schiavitù mariana” di san Luigi M. Grignion de Montfort. Si raccontano molti fatti speciali che avvennero nella sua vita. Come don Bosco, ricevette dal Signore il dono della profezia. Predisse la guerra civile spagnola e si offrì come vittima per la Spagna. Cominciò a star male. La sua direttrice, suor Carmen Moreno, poi martire e beata, la accudiva, mentre raccoglieva i suoi pensieri. Suor Eusebia le profetizzò il martirio.

Prima di morire ebbe momenti di estasi e visioni. Raggiunse il Signore il 10 febbraio 1935. Giovanni Paolo II la beatificò il 25 aprile 2004. La sua salma riposa a Valverde del Camino.

Venerabile il 17 dicembre 1996; beatificata il 25 aprile 2004 da Giovanni Paolo II



Primo libro dei Re 8,22-23.27-30.
Poi Salomone si pose davanti all'altare del Signore, di fronte a tutta l'assemblea di Israele, e, stese le mani verso il cielo,
disse: "Signore, Dio di Israele, non c'è un Dio come te, né lassù nei cieli né quaggiù sulla terra! Tu mantieni l'alleanza e la misericordia con i tuoi servi che camminano davanti a te con tutto il cuore.
Ma è proprio vero che Dio abita sulla terra? Ecco i cieli e i cieli dei cieli non possono contenerti, tanto meno questa casa che io ho costruita!
Volgiti alla preghiera del tuo servo e alla sua supplica, Signore mio Dio; ascolta il grido e la preghiera che il tuo servo oggi innalza davanti a te!
Siano aperti i tuoi occhi notte e giorno verso questa casa, verso il luogo di cui hai detto: Lì sarà il mio nome! Ascolta la preghiera che il tuo servo innalza in questo luogo.
Ascolta la supplica del tuo servo e di Israele tuo popolo, quando pregheranno in questo luogo. Ascoltali dal luogo della tua dimora, dal cielo; ascolta e perdona.

Salmi 84,3.4.5.10.11.
L'anima mia languisce e brama gli atri del Signore. Il mio cuore e la mia carne esultano nel Dio vivente.
Anche il passero trova la casa, la rondine il nido, dove porre i suoi piccoli, presso i tuoi altari, Signore degli eserciti, mio re e mio Dio.
Beato chi abita la tua casa: sempre canta le tue lodi!
Vedi, Dio, nostro scudo, guarda il volto del tuo consacrato.
Per me un giorno nei tuoi atri è più che mille altrove, stare sulla soglia della casa del mio Dio è meglio che abitare nelle tende degli empi.

Dal Vangelo di Gesù Cristo secondo Marco 7,1-13.
Allora si riunirono attorno a lui i farisei e alcuni degli scribi venuti da Gerusalemme.
Avendo visto che alcuni dei suoi discepoli prendevano cibo con mani immonde, cioè non lavate -
i farisei infatti e tutti i Giudei non mangiano se non si sono lavate le mani fino al gomito, attenendosi alla tradizione degli antichi,
e tornando dal mercato non mangiano senza aver fatto le abluzioni, e osservano molte altre cose per tradizione, come lavature di bicchieri, stoviglie e oggetti di rame -
quei farisei e scribi lo interrogarono: «Perché i tuoi discepoli non si comportano secondo la tradizione degli antichi, ma prendono cibo con mani immonde?».
Ed egli rispose loro: «Bene ha profetato Isaia di voi, ipocriti, come sta scritto: Questo popolo mi onora con le labbra, ma il suo cuore è lontano da me.
Invano essi mi rendono culto, insegnando dottrine che sono precetti di uomini.
Trascurando il comandamento di Dio, voi osservate la tradizione degli uomini».
E aggiungeva: «Siete veramente abili nell'eludere il comandamento di Dio, per osservare la vostra tradizione.
Mosè infatti disse: Onora tuo padre e tua madre, e chi maledice il padre e la madre sia messo a morte.
Voi invece dicendo: Se uno dichiara al padre o alla madre: è Korbàn, cioè offerta sacra, quello che ti sarebbe dovuto da me,
non gli permettete più di fare nulla per il padre e la madre,
annullando così la parola di Dio con la tradizione che avete tramandato voi. E di cose simili ne fate molte».
Meditazione del giorno
Clemente d'Alessandria (150-circa 215), teologo
Il Pedagogo, III 89, 94, 98 ; SC 158


La legge nuova scritta nel cuore degli uomini

        Abbiamo il Decalogo, dato da Mosè ... e tutto ciò che viene raccomandato dalla lettura dei libri santi. « Lavatevi, purificatevi, togliete il male delle vostre azioni dalla mia vista ! Imparate a fare il bene, ricercate la giustizia, soccorrete l'oppresso, rendete giustizia all'orfano, difendete la causa della vedova. Su, venite e discutiamo, dice il Signore » (Is 1, 16-18)... Ma abbiamo anche le leggi del Verbo, le parole di esortazione scritte non su tavole di pietra dal dito di Dio ( Es 24, 12), ma nel cuore dell'uomo (2 Cor 3, 3)... Per questo le tavole dei cuori duri sono state spezzate (Es 32, 19) ; la fede dei bambini imprima i suoi tratti negli spiriti docili. Queste due leggi sono servite al Verbo per la pedagogia dell'umanità, prima per bocca di Mosè, poi per bocca degli apostoli...

        Tuttavia abbiamo bisogno di un maestro per spiegarci queste parole sante... Lui ci insegnerà le parole di Dio. La scuola, è la Chiesa ; il nostro unico Maestro, è il Fidanzato, che è volontà buona di un Padre buono, saggezza originaria, santità della conoscenza. « Egli è vittima di espiazione per i nostri peccati » (1 Gv 2, 2). Guarisce l'uomo intero, sia i nostri corpi, sia le nostre anime, lui, Gesù, che è « vittima di espiazione non soltanto per i nostri peccati, ma anche per quelli di tutto il mondo. Da questo sappiamo d'averlo conosciuto : se osserviamo i suoi comandamenti. Chi dice « lo conosco » e non osserva i suoi comandamenti, è bugiardo e la verità non è in lui » (1 Gv 2, 3-4).

        Allievi di questa beata pedagogia, completiamo il bel volto della chiesa e accorriamo come bambini, verso questa madre piena di bontà. Diventiamo gli ascoltatori del Verbo ; glorifichiamo la beata provvidenza, la quale ci guida per mezzo di questo Pedagogo e ci santifica come figli di Dio.



09. 02. 2010
Dinsdag in week 5 door het jaar



H. Apollonia van Alexandrie

eind 2e, begin 3e eeuw  Alexandrie - ca 249 Alexandrie. Maagd die als diacones hielp bij de verzorging van zieken en armen en ten tijde van keizer Decius tevergeefs werd gemarteld in Alexandrie (o.a. door haar een voor een de tanden uit te rukken - om van haar geloof af te vallen). Ze verlangde zo hevig naar de marteldood dat ze - niet uit zelfmoordneigingen, maar op aanwijzing van God - zelf op de brandstapel sprong. Haar vita vermeldt nog dat haar moeder werd aangevallen door de duivel, vermomd als een hond. Ze viel en brak haar nek. Als kinderen vroeger een melktand verloren, moesten ze naar een beeld van St. Apollonia, de tand over het hoofd weggooien, vooral niet omkijken en zeggen: 'tand, tand, een andere tand, volgend jaar een nieuwe tand.' Op haar feestdag bakken de inwoners van Elst en omgeving traditionele ovenkoeken, de geutelingen. Ze wordt ook geeerd in Antwerpen waar in de Dominicanerkerk zijden koordjes worden uitgereikt als bescherming tegen tandpijn. In Leuven wordt haar ter ere op de Begijnhof de pottersmarkt gehouden. Patr. van tandartsen, tandtechnici, en van lijders aan tand- of kiespijn; van koeien. Attr. (een tand in de) nijptang; soms met een tand in de hand; palmtak; als oudere vrouw; met rood onderkleed en een groene mantel; met palmtak; als maagd met kroon (martelaarschap en afkomst); boek (evangelie); vuur. Icon. meestal afgebeeld met haar bekendste attribuut: een tang met daarin vaak een tand. Ze wordt zowel alleen als samen met anderen afgebeeld. Zelden in plaats van een tang een beitel (en hamer). Ze is afgebeeld als jonge maagd zonder hoofdbedekking en in moderne kleding. Vanaf de barok zien we haar veeleer als matrone, overeenkomend met de legende. Ook wordt ze als kluizenares afgebeeld zittend voor een open boek, tang op de bodem. Als scene wordt vooral haar martelaarschap afgebeeld, soms ook haar vuurdood (ze springt zelf in de vlammen).



H. Nicephorus van Antiochie

+ 260 Antiochie. (ook oosters-orthodox). Nicephorus stierf de marteldood onder Valerianus. Twee inwoners van Antiochie, de leek Nicephorus en de priester Sapricius, hadden ruzie. Nicephorus probeerde meermalen verzoening tot stand te brengen maar Sapricius was niet te vermurwen. Toen werd de priester opgepakt omdat hij christen was. Op het moment dat hij de marteldood zou ondergaan, bood hij plotseling aan te offeren aan de goden. Nicephorus smeekte hem niet op te geven en Sapricius werd vrijgelaten. Toen gaf Nicophorus zichzelf aan met de mededeling dat ook hij christen was en dat hij bereid was in plaats van Sapricius de marteldood te ondergaan.  


Lezing uit het 1e boek der Koningen 8,22-23.27-30.
Toen ging Salomon ten aanschouwen van heel de gemeenschap van Israël voor het altaar van Jahweh staan, strekte zijn handen naar de hemel uit,
en sprak: Jahweh, God van Israël! Geen god boven in de hemel of beneden op aarde is gelijk aan U; want in goedertierenheid houdt Gij U aan het verbond met uw dienaren, die met geheel hun hart voor uw aanschijn wandelen.
Maar zou God dan werkelijk op aarde wonen? Zie de hemel, zelfs de hemel der hemelen, kan U niet bevatten; hoe dan dit huis, dat ik heb gebouwd!
Jahweh, mijn God, luister naar het bidden en smeken van uw dienaar, en hoor het geroep en het gebed, dat uw dienaar vandaag tot U richt.
Moge uw ogen dag en nacht over dit huis blijven waken, over de plaats, waarvan Gij gezegd hebt: "Mijn Naam zal daar wonen!" Hoor het gebed, dat uw dienaar op deze plaats tot U opzendt;
luister naar de smeekbede, die uw dienaar en Israël, uw volk, op deze plaats tot U richten. En wanneer Gij ze hoort, in de hemel, uw woonstede, verhoor ze dan ook, en schenk vergiffenis.

Psalmen 84,3.4.5.10.11.
Mijn ziel smacht van verlangen Naar de voorhoven van Jahweh; Mijn hart en mijn lichaam heffen een jubelzang aan Voor den levenden God!
Ook de mus vindt een woning, De zwaluw een nest, waar ze haar jongen kan leggen: Bij uw altaren, Jahweh der heirscharen, Mijn Koning en God.
Gelukkig, die in uw huis mogen wonen, En eeuwig U loven!

Waarachtig, één dag in uw voorhoven Is beter dan duizend daarbuiten; Liever wil ik op de drempel van Gods huis blijven staan, Dan wonen in de tenten der bozen.



Heilig Evangelie van Jezus Christus volgens Marcus 7,1-13.
Toen kwamen de farizeën en sommige schriftgeleerden. die van Jerusalem waren gekomen, gezamenlijk naar Hem toe.
Zij zagen, dat enigen van zijn leerlingen brood aten met onreine, dat is met ongewassen handen.
De farizeën toch en alle Joden eten niet, zonder zich de vingertoppen te hebben gewassen, getrouw aan de overlevering der ouden;
en ze eten niets van de markt, zonder het eerst te besprenkelen; en vele andere dingen zijn er, die ze krachtens overlevering te onderhouden hebben, zoals het wassen van drinkbekers, kannen en koperen vaten.
De farizeën en de schriftgeleerden vroegen Hem dus: Waarom gedragen uw leerlingen zich niet naar de overlevering der ouden, en eten ze brood met onreine handen?
Hij sprak tot hen: Huichelaars; terecht heeft Isaias over u geprofeteerd, zoals er geschreven staat: Dit volk eert Mij met de lippen, maar hun hart is verre van Mij;
ze eren Mij tevergeefs, daar ze leerstellingen voordragen, die menselijke geboden zijn.
Gods gebod verwaarloost gij, maar aan de overlevering der mensen houdt gij vast.
Nog sprak Hij tot hen: Het staat u fraai, Gods gebod te verkrachten, om uw overlevering door te zetten.
Want Moses heeft gezegd: "Eer uw vader en moeder", en: "Wie vader of moeder vloekt, moet sterven."
Gij echter zegt: Zo iemand tot vader en moeder zegt: "Korban (dat is offergave) is alles, waarmee ik u van dienst zou kunnen zijn",
dan mag hij volgens u niets meer voor zijn vader of moeder doen.
Zo verkracht gij Gods woord door uw overlevering, die gij blijft leren. En dergelijke dingen doet gij bij hopen.
Overweging bij de lezing van vandaag:
H. Thomas van Aquino (1225-1274) dominicaans theoloog, Kerkleraar


"Dit volk eert Mij met de lippen,

maar hun hart is verre van Mij"

      Dat ik niets verlang buiten U... Maak dat ik vaak mijn hart naar U richt en als ik zwak word, maak dat ik mijn fout met pijn overweeg, met de krachtige bedoeling om me te corrigeren. Geef me, Heer God, een waakzaam hart dat door geen enkele nieuwsgierige gedachte ver van U wordt weggevoerd; een nobel hart dat door geen enkele onwaardige affectie wordt verlaagd; een oprecht hart dat door geen enkele dubbelzinnige bedoeling afdwaalt; een krachtig hart dat door geen tegenstand wordt gebroken; een vrij hart dat niet door een onstuimige hartstocht wordt gedomineerd.

      Geef mij, Heer mijn God, een intelligentie die U kent, een bereidwilligheid die U zoekt, een wijsheid die U vindt, een leven dat U bevalt, een volharding die met vertrouwen op U wacht en een vertrouwen dat U tenslotte zal bezitten. Geef me als boetedoening dat ik bedroefd ben om wat U hebt moeten doorstaan, om onderweg uw genadige weldaden te gebruiken, om van uw vreugde te genieten, vooral in het vaderland door uw heerlijkheid. O U, die God bent, leeft en heerst in alle eeuwen. Amen.

09. 02. 2010
MARTES DE LA QUINTA SEMANA

del Tiempo Ordinario

Beata Eusebia Palomino




Sor Eusebia fue una Religiosa Salesiana que nació en Cantalpino (Salamanca, España), el 15 de Diciembre de 1899 y murió en olor de Santidad el 10 de Febrero de 1935, en Valverde del Camino (Huelva, España). Su familia era muy rica de fe, pero muy escasa de medios económicos. Agustín, el padre, hombre de gran bondad y dulzura, trabajaba como bracero temporal al servicio de los terratenientes de los alrededores, y su madre Juana Yenes atendía la casa con los cuatro hijos.

Cuando en el invierno el campo reposaba y el trabajo faltaba, el pan escaseaba. Entonces el padre se veía obligado a pedir la caridad de otros pobres en los pueblos de la zona. Algunas veces lo acompañaba la pequeña Eusebia, de apenas siete años, que, ignorante de lo que costaban esas humillaciones, disfrutaba con las caminatas por los senderos del campo y alegremente correteaba y saltaba junto a su padre, el cual le hacía admirar la belleza de la creación y la luminosidad del paisaje de Castilla, dándole catequesis.

Su primer encuentro con Jesús Eucaristía, a la edad de ocho años, le dio una sorprendente percepción del significado de pertenecer y de ofrecerse totalmente al Señor como don.

Muy pronto tuvo que dejar la escuela para ayudar a la familia y dio prueba de una madurez precoz al cuidar, a pesar de su poca edad, a niños de algunas familias del pueblo mientras sus padres iban a trabajar. A los doce años se trasladó a Salamanca, con su hermana mayor, y se puso a servir como niñera.

Los domingos por la tarde iba al oratorio festivo de las Hijas de María Auxiliadora; las religiosas la invitaron a ayudar a la comunidad. Eusebia aceptó con mucho gusto y enseguida puso manos a la obra: ayudaba en la cocina, acarreaba la leña, colaboraba en la limpieza de la casa, tendía la ropa en el patio grande, iba a acompañar al grupo de las estudiantes a la escuela estatal y hacía los mandados en la ciudad.

En su interior fue creciendo el deseo secreto de consagrarse totalmente al Señor. Pensaba: «Si cumplo con diligencia mis deberes, tendré contenta a la Virgen María y podré un día ser su hija en el Instituto». No se atrevía a pedirlo, por su pobreza y falta de instrucción; no se creía digna de tal gracia, pues pensaba: «¡Es una congregación tan grande!».

La superiora visitadora, a la que reveló su anhelo, la acogió con bondad materna y decidió admitirla en nombre de la madre general.

El 5 de agosto de 1922 empezó el noviciado. Se alternaban horas de estudio, de oración y de trabajo, en unas jornadas que la llenaban de felicidad. Después de dos años, se consagró totalmente al Señor con los votos religiosos.

Fue destinada a la casa de Valverde del Camino, pequeña ciudad de nueve mil habitantes, situada en el extremo suroeste de España, en la zona minera de Andalucía, al confín con Portugal. Las niñas del colegio y del oratorio, en el primer encuentro, quedaron desilusionadas. La nueva hermana tenía un aspecto insignificante, pequeña y pálida, con manos gruesas y además un nombre feo.

A la mañana siguiente, la hermana Eusebia ya estaba en su lugar de trabajo, un trabajo variado: cocina, portería, ropería, cuidado del pequeño huerto y asistencia a las niñas del oratorio festivo. Era feliz de «estar en la casa del Señor por todos los días de su vida».

Pronto las niñas se fueron sintiendo atraídas por las narraciones de hechos misioneros, vidas de santos, episodios de la devoción mariana, o anécdotas de don Bosco, que la hermana Eusebia recordaba gracias a su gran memoria; además, sabía hacerlas atractivas por su convencimiento y su fe sencilla.

Fue en ese colegio donde esparció el aroma de su santidad y de su espíritu salesiano, como destacada hija de su fundador San Juan Bosco y de María Auxiliadora, siendo para todos y para todo, alegre, sencilla, humilde, servicial y muy dispuesta. Aprovechaba todos los momentos libres del día para enseñar a las niñas de su querido colegio valverdeño, todas las virtudes cristianas y sobre todo, que la verdadera sabiduría es la paz y unión con Dios. Aprovechaba también los domingos y días festivos, en los "oratorios", para enseñarles el Catecismo y hablarles del amor a la Santísima Virgen y a Nuestro Señor Jesucristo.

En ella destacaron siempre, entre otras, la veneración que sentía por las Santas Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, rezando muy a menudo el Rosario de las Santas Llagas, el intenso amor a Jesús Sacramentado (pasaba largas horas ante el Sagrario haciendo compañía al Señor o, como ella le llamaba El Prisionero del Amor) y a la Virgen Santísima. Tenía por costumbre rezar muy a menudo el Via Crucis. Ella insistía mucho en la necesidad de confesarse y comulgar frecuentemente para ser buenos católicos, y que procurásemos, al pasar por una iglesia, entrar para hacer un rato de compañía a Jesús Sacramentado.

El otro «polo» de la piedad y de la catequesis de sor Eusebia fue la «verdadera devoción mariana» de san Luis María Grignon de Montfort. Esa fue el alma y el arma de su apostolado durante su breve existencia: los destinatarios eran las niñas, las jóvenes, las madres de familia, los seminaristas y los sacerdotes. «Quizá no haya párroco en toda España —se dice en los procesos— que no haya recibido una carta de sor Eusebia a propósito de la esclavitud mariana».

Cuando, a principios de la década de 1930, se vislumbraba en España la persecución religiosa, sor Eusebia no dudó en llevar hasta el extremo su «disponibilidad». Se ofreció al Señor como víctima para la salvación de España, para la libertad de la religión. Y Dios la aceptó como víctima. En agosto de 1932 una enfermedad repentina fue el primer aviso. Después, el asma, que en diversos momentos ya la había molestado, alcanzó niveles altísimos, agravada con otros males que iban apareciendo y atentaban contra su vida.

En este tiempo, algunas visiones de sangre afligen a sor Eusebia aún más que los dolores físicos. El 4 de octubre de 1934, mientras algunas hermanas rezaban con ella, palideció y dijo: «Rezad mucho por Cataluña». Era el principio de la sublevación obrera de Asturias y Cataluña. Visión de sangre también para su querida directora sor Carmen Moreno Benítez, que sería fusilada, con otra hermana, el 6 de septiembre de 1936: recientemente ha sido declarada beata, después del reconocimiento del martirio.

En tanto se agravó su enfermedad, que, unida al asma, le acartonaba todos los miembros, convirtiéndola en un ovillo. Quien la visitaba sentía la fuerza moral y la luz de santidad que irradiaban aquellos pobres miembros doloridos, dejando absolutamente intacta la lucidez del pensamiento, la delicadeza de los sentimientos y la amabilidad del trato. A las hermanas que la asistían les prometió: «Daré mis vueltecitas».

Murió serenamente en la madrugada del 10 de febrero de 1935. Sus restos mortales fueron visitados durante todo el día por la población de Valverde, que repetía: «Ha muerto una santa».

El Papa Juan Pablo II declaró a Sor Eusebia Venerable el 17 de Diciembre de 1996 y posteriormente, el 25 de Abril de 2004, la declaró Beata. De todas formas, ya se considera desde hace mucho tiempo que Sor Eusebia es una Santa, por parte de sus miles de devotos en todo el mundo, y por supuesto, para sus queridísimos habitantes de Valverde del Camino, donde pasó sus años de vida religiosa en el Colegio de María Auxiliadora.

También se conoce a Sor Eusebia con el nombre de Perla de la Iglesia Española. Su fiesta se celebra el 10 de febrero.



EL MISTERIOSO CUADRO DE SOR EUSEBIA

Manuel Parreño Rivera es el autor de un cuadro de Sor Eusebia. Por lo ocurrido mientras se pintó, se considera un milagro. El cuadro se ha convertido en una parte importante del proceso de beatificación de Sor Eusebia. Veamos por qué.

Manuel no tiene manos; pinta con los pies. Estudió Bellas Artes en la Escuela "Santa Isabel de Hungría" de Sevilla. Ha cumplido 72 años en 2010 y vive en Valverde del Camino, localidad de Huelva en la que nació.

Este singular valverdeño se confesaba "ateo consumado, hombre muy reacio a las corrientes religiosas".

Al pueblo venían autocares de distintos lugares de España. Sor Eusebia era ya un auténtico tesoro custodiado con formidable cariño por los valverdeños. La fama de santidad de la humilde mendiga salmantina, que trabajó y murió en la casita salesiana del bonito pueblo de Huelva, era un imán auténtico para incontables almas necesitadas de su celeste protección.

Un día, Sor María Luisa Aparicio, directora del Colegio de las Hijas de María Auxiliadora de Valverde del Camino, tuvo una luminosa idea: ¿por qué nuestro famoso pintor local no nos hace un retrato hermoso de Sor Eusebia Palomino?... Rápidamente se lo propuso al artista.

"Existía una repugnancia tal en mi fuero interno -dice el artista del que nos ocupamos- que no me permitía tomar los pinceles y la paleta para plasmar la figura de Sor Eusebia".

Le entregaron una fotografía de escasa calidad, en blanco y negro. A pesar de que Manuel se había especializado en el retrato, se sentía incapaz de comenzar su obra tratándose de una persona a quien no había conocido.



"La mayoría de los retratos los he hecho al natural, con la persona presente", confiesa nuestro hombre. Pero pasaba el tiempo y la gente le paraba por la calle confesándole que Sor María Luisa Aparicio no perdía la fe en que el retrato se vería acabado cualquier día...

Al encargarle el retrato, Manuel considera "enormemente difícil" llevarlo a cabo. Tanto es así que dilató el comienzo de su obra nada menos que 6 años, seis...

Un Jueves Santo, el pintor salió de su casa despidiéndose de su esposa al tiempo que le dirigía alguna frase escéptica sobre el retrato de Sor Eusebia que iba a comenzar. Al llegar al estudio, encontró un lienzo de 130 por 81 cm. preparado por un alumno suyo cuatro días antes. No estaba la tela lo suficientemente tensa, ya que el aprendiz no disfrutaba todavía de la experiencia conveniente. De buenas a primeras aparece en escena un representante de una casa de lienzos de Alicante. Siempre que venía este Señor a Valverde lo hacía por razones comerciales, profesionales.

Pasó por el pueblo y dijo: "Voy a acercarme al estudio de Manolo para ver si necesita algo". Efectivamente: tensó el lienzo en 10 minutos, lo dejó perfectamente, se despidió y Parreño ya no le vio más.



"¿Qué ocurre aquí?... No lo sé. La verdad es que este hombre no estaba citado y se presentó" comenta el maestro valverdeño en los cinco folios que ha redactado y ha dado su consentimiento para que sean divulgados.

Sin carboncillo ni retrato previo, el artista impregna el pincel y comienza a pintar la figura. "Lo normal es corregir, dice Manuel, pero no hubo necesidad de ello". Un accidente inesperado en la elaboración del cuadro hizo que Parreño comenzara a ensartar improperios... Al resbalar el pincel, una mancha cayó sobre el ojo de la retratada. El artista aparta con un dedo (no olvidemos que trabaja con sus pies al carecer de manos) esa mancha y se sobrecoge, ya que no ha necesitado de pincel alguno para corregir el retrato definitivamente. "Sentí tanto miedo que cerré la puerta y me marché a casa".



Manuel Parreño tarda normalmente unos 14 ó 15 días en acabar un retrato para que quede a su gusto. Si le presionan demasiado, puede concluirlo en 5 ó 6 días. Por eso, cuando Manuel contempló el retrato de Sor Eusebia dispuesto para ser admirado por el público después de 4 horas y media de trabajo solamente, le recorrió su espalda un repeluzno.

Parreño se había encarado con la foto de Sor Eusebia: "Bueno, vamos a ver si es verdad lo que dicen de ti. No tenemos tiempo material. Yo sé que dentro de 14 días tu cuerpo va a ser trasladado al colegio. A mí me gustaría quedar bien y comprobar si tus prodigios son ciertos..."

Por aquellos días pasaron por la casa del pintor más de 400 personas. Por lo menos 50 de ellas (que habían conocido personalmente a la Hija de María Auxiliadora) declaraban la autenticidad de su expresión.

"Conseguir una expresión de una persona que no se conoce, que solamente se ve a través de la fotografía -que en este caso era pequeña y en blanco y negro- es un hecho que el pintor jamás puede soñar en conseguir sin tener una referencia más amplia", afirma el maestro.

"Mi interpretación del cuadro es la siguiente: concibo a Sor Eusebia en el cielo, con Dios Padre. La lectura es mensaje directo del cielo que está recibiendo Sor Eusebia. La cara refleja esa expresión radiante. Yo lo interpreto así ahora, pero no lo hice pensando en ello. Aquello salió... Yo fui el vehículo. No vamos a quitar importancia al pintor, pero es que, en realidad, yo no la quiero, no quiero esa importancia."

"Lo confieso noblemente. Una vez que el cuadro de Sor Eusebia estuvo terminado, supe interpretar lo que allí había. Es decir, estoy diciendo esto para que la gente vea que yo no pensé en aquello. No estaba concebido por mí."

"Todo el mundo lo sabe. Yo he vivido siempre al margen de todo tipo de religión. Ser protestante, ortodoxo, católico o testigo de Jehová, a mí me tiene un poco sin cuidado. Yo he vivido siempre libre."

"Antes vivía en una constante tensión y hoy estoy relajado, con una paz extraordinaria y esto se produce a raíz de pintar el cuadro de Sor Eusebia. Esto lo puedo confesar noble y gallarda y humanamente..."

"Estaría dispuesto a manifestar la verdad de lo que me ha sucedido ante los Tribunales, si fuese menester."



Santa Apolonia

Virgen y Mártir


Murió en Alejandría (Egipto) en 249 DC

Según la tradición, los padres de Apolonia no tenían descendencia a pesar de sus constantes oraciones a sus dioses. Finalmente la futura madre le pidió a la Virgen Santísima que interceda por ellos. Cuando la joven Apolonia conoció las circunstancias de su nacimiento, se hizo cristiana.


San Dionisio, obispo de Alejandría, fue testigo de la muerte de Apolonia quien era para entonces una diaconiza de edad avanzada. La describió en una carta a Fabio que fue preservada por Eusebio, obispo de Antioquia.

Se apoderaron de Apolonia, prendiendo una gran hoguera fuera de la ciudad, la amenazaron con arrojarla dentro si no pronunciaba ciertas palabras impías. Les rogó que le dieran unos momentos de tregua, como si fuera a considerar su posición. Entonces, para dar testimonio de que su sacrificio era perfectamente voluntario, tan pronto como la dejaron libre, se lanzó dentro de las llamas.-

San Agustín explica por que razón anticipó su muerte. El santo supone que obró por una dirección particular del Espíritu Santo, porque de otra manera no sería lícito hacerlo; nadie puede apresurar su propio fin.-

Santa Apolonia intercede por nosotros, para que no cedamos ante el paganismo actual que nos arrastra y nos quiere seducir. Que tu ejemplo y el de los otros mártires nos dé fuerza para ser fieles a nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oremos




Tú, Señor, que nos alegras hoy con la fiesta anual de Santa Apolonia, concédenos la ayuda de sus méritos, ya que has querido iluminarnos con el ejemplo de su virginidad y de su fortaleza. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.


San Miguel Febres Cordero


(1854-1910) 
religioso, del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas

En 1863 los Hermanos de las Escuelas Cristianas abren una escuela en Cuenca   (Ecuador). Entre los primeros alumnos figura Francisco Febres Cordero, nacido   el 7 de noviembre de 1854. La educación cristiana comenzada en la familia   recibe en la escuela nuevo impulso y desarrollo, gracias sobre todo a la   lección de catecismo y al ejemplo de los educadores, y así vemos cómo la   estrella de la vocación lasaliana no tarda en despuntar en el espíritu   abierto del joven ecuatoriano. La oposición que encuentra por parte de sus   padres, que quisieran encaminarlo hacia el sacerdocio, no le desalienta.

Francisco, que desde sus más tiernos años acostumbra confiar a la Virgen   todas sus cuitas, encuentra en Ella la fuerza para seguir adelante en su   propósito. Finalmente, el 24 de marzo de 1868, obtiene de su madre la   autorización para ingresar en el noviciado de los Hermanos: es la víspera de   la fiesta de la Anunciación. Al revestir el hábito lasaliano, Francisco   recibe el nombre de Hermano Miguel.

Con ello no cesa sin embargo la lucha por la fidelidad a su vocación. El   padre de Francisco, aun habiendo aceptado la decisión de su esposa, no   escribe a su hijo una sola línea en cinco años. Entre tanto, el Hermano   Miguel inicia su apostolado en las escuelas lasalianas de Quito. El joven   profesor sobresale en la enseñanza de la lengua y literatura españolas y,   ante la carencia de manuales y libros de texto apropiados, se decide a   componerlos él mismo. El gobierno ecuatoriano no tardará en adoptarlos para   todas las escuelas del país.

Con el correr de los años el Hermano Miguel   dará a la imprenta otras obras, sobre todo del campo de la lírica y de la   filología, las cuales le abrirán las puertas de la Academia Nacional.   Compondrá también catecismos para la infancia, siendo la catequesis el campo   preferido de su actividad apostólica. De modo especial, reclamará y   obtendrá siempre para sí el privilegio de preparar a los niños a la Primera   Comunión, dedicándose a esta delicada labor hasta 1907, fecha de su viaje a   Europa. Este asiduo contacto con los niños contribuirá a forjar una de las   características más notables de su espiritualidad: la sencillez evangélica:   «Sed sencillos como palomas». «Si no os hacéis como parvulitos   no entraréis en el reino de los cielos». De esa sencillez será   expresión su tierna devoción al Niño Jesús.

Con la sencillez evangélica   brillan también en él las virtudes propias de la vida religiosa: la pobreza,   la pureza, la obediencia. Sobre todas ellas resplandece la caridad, que se   nutre en la piedad eucarística y en la devoción a la Virgen. Una evidencia   se impone pronto a sus contemporáneos: «El Hermano Miguel es un   santo».

Su santidad irradiará también en el viejo continente. En 1904, como   consecuencia, en Francia, de las leyes hostiles a las congregaciones   religiosas, muchos Hermanos de La Salle, no pudiendo ejercer su apostolado en   su propio país, deciden expatriarse. Numerosos son los que optan por España   y los países de América latina. La necesidad de procurar a esos valerosos   lasalianos el conocimiento indispensable de la lengua castellana, mueve a los   Superiores a trasladar al Hermano Miguel a Europa para que pueda dedicarse a   la composición de textos apropiados para un estudio acelerado de dicho   idioma. Tras unos meses de estancia en París, el Hermano Miguel se traslada a   la Casa Generalicia de los Hermanos en Lembecq-lez-Hal (Bélgica).

Enteramente dedicado a su nueva tarea, su virtud no deja de irradiarse en   su nuevo ambiente. Pero el clima belga, tan diferente del de su propio país,   no le favorece, y los Superiores juzgan conveniente trasladarlo a España,   asignándole como residencia el Centro internacional lasaliano de Premiá de   Mar, en la provincia de Barcelona. Los jóvenes formandos admiran la cultura y   la sencillez del Hermano Miguel no menos que su gran amor de Dios.

En el mes de julio de 1909 ráfagas de viento revolucionario llegan hasta   Premiá de Mar y poco después sobreviene la "Semana Trágica". Ante   la frecuencia de actos de violencia anticlerical, los Superiores se ven   precisados a trasladar a Barcelona a formandos y formadores hallándoles un   refugio en el embarcadero del puerto y luego en el colegio N.S. de la "Bonanova".   En esos momentos trágicos el Hermano Miguel se hace custodio de las formas   consagradas de la capilla de Premiá.

Pasada la borrasca revolucionaria los Hermanos regresan a Premiá de Mar.   Mas ahora es el Señor quien llama a Sí a su fiel siervo. A finales de enero   de 1910 contrae una pulmonía que su débil organismo no llega a superar. Tras   una agonía de tres días y confortado con los santos sacramentos, el Hermano   Miguel entrega su alma a Dios el 9 de febrero de 1910. La noticia de su muerte   es acogida con emoción y llanto. La República del Ecuador proclama un duelo   nacional.

Hermanos y exalumnos del Hermano Miguel rivalizan en admiración y encomio por   sus virtudes. Los favores atribuidos a su intercesión no tardan en   multiplicarse. En 1923 se inicia en Quito y en Cuenca el proceso informativo   en vistas a la beatificación. Sigue en 1924 el de Barcelona. En 1936, durante   la revolución española, se lleva a cabo el traslado al suelo patrio de los   restos mortales del siervo de Dios, que reciben una acogida triunfal. La tumba   del Hermano Miguel se convierte en centro de continuas peregrinaciones.

Siguen obteniéndose gracias y favores celestiales por la intercesión del   Hermano Miguel; pero el milagro que ha obrado la curación de Sor Clementina   Flores Cordero pone en buen camino la causa del santo Hermano hacia la   Beatificación.

Llevados a término todos los requisitos acostumbrados, el Papa Pablo VI,   el 30 de octubre de 1977 procede a la Beatificación del Hermano Miguel y a la del Hermano belga, Hermano Mutien-Marie. La grande asistencia de peregrinos   venidos de Bélgica, del Ecuador y de Italia, la acertada ceremonia y las   palabras inspiradas de Pablo VI en la homilía y en el Angelus, han hecho   inolvidable ese día para todos los afortunados participantes en la solemne   celebración de la Piazza San Pietro.

El mismo día de la Beatificación, precisamente durante el desarrollo del   sugestivo rito, se realizaba otro milagro: la Señora Beatriz Gómez de   Núñez, afectada de incurable "miastenia gravis", se sintió   completamente curada. Ya antes, con toda la familia, se había confiado a la   intercesión del santo Hermano, y, como coronamiento de sus oraciones, había   querido venir a Roma para la Beatificación.

Esta curación, reconocida como milagrosa, conlleva la reapertura de la   causa, y, en el Consistorio del 25 de junio de 1984, el Pontífice Juan Pablo   II fija para el 21 de octubre del mismo año la fecha de la Canonización.

Hoy, el Papa Juan Pablo II, poniendo entre los Santos a este religioso   ecuatoriano, ofrece a la Iglesia entera y particularmente a la del Ecuador el   modelo de un religioso culto, pero sencillo y humilde, de un catequista   totalmente entregado a la obra de la evangelización, de un educador que ha   ayudado a tántos jóvenes y niños a encontrar el sentido de su vida en   Jesús y a vivir su fe como don y compromiso.





Oremos

Señor Dios todopoderoso, que de entre tus fieles elegiste a San Miguel Febres Cordero para que manifestara a sus hermanos el camino que conduce a ti, concédenos que su ejemplo nos ayude a seguir a Jesucristo, nuestro maestro, para que logremos así alcanzar un día, junto con nuestros hermanos, la gloria de tu reino eterno. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Anna Katharina Emmerick



(1774-1824)

Anna Katharina Emmerick nació a los 8 de setiembre de 1774 en los aldeanos de Flamschen cerca de la ciudad de Coesfeld. Se crió en unión de 9 hermanos. Desde niñez tenía que ayudar en la casa y en trabajo de campo. Su asistencia escolar era corta. Tanto más llamó la atención a que ella estaba bien instruida en cosas religiosas. Ya a una edad temprana los padres y todos que conocían a Anna Katharina se daban cuenta de que ésta se sentía atraída a la oración y a la vida religiosa en una forma extraordinaria.

Tres años pasó Anna Katharina en una casa grande campesina en la vecindad  haciendo servicio. A continuación aprendió coser y estuvo en Coesfeld por la  mejor formación. Le gustaba visitar las iglesias antiguas de Coesfeld y asistir  a la misa. Muchas veces salía a sólo para rezar el gran vía crucis.

Anna Katharina abrigaba el anhelo de entrar en un convento. Por no poder hacerse realizar este deseo inmediatamente, volvió a su casa paternal. Trabajaba de costurera y por esta ocupación entró en muchos hogares.

Anna Katharina acudió a varios conventos pidiendo ser recibida. Mas bien fue  rechazada por no poder traer el dote necesario. Finalmente las monjas clarisas  de Münster estaban de acuerdo de aceptarla, si aprendiera tocar el órgano. Sus  padres le permitieron ir al organista Söntgen in Coesfeld, para aprender tocar  el órgano. Pero no llegó a tener la posibilidad de aprender tocar el órgano. La  necesidad y la pobreza en ese hogar le movían trabajar con los familiares en  este hogar. Hasta entregó lo poco que había ahorrado, para ayudar a la familia  Söntgen.

Por fin en 1802 ella pudo entrar en el convento de Agnetenberg de Dülmen junto  con su amiga Klara Söntgen. El año siguiente hizo el voto monástico. Con ahínco  participó en la vida de la comunidad. Siempre estaba dispuesta a aceptar también  labores difíciles y no apreciadas. Al principio fue estimada poco por su origen  humilde en el convento. Algunas cohermanas se escandalizaron de ella, porque  observaba estrictamente la regla, y la tenían por una hipócrita. Anna Katharina  soportó esta aflicción sin quejarse y con espíritu de entrega callada.

En los años de 1802 hasta 1811 Anna Katharina se enfermó con más    frecuencia y  tenía que padecer dolores grandes.

1811 el convento de Agnetenburg fue levantado en consecuencia de la   secularización. También Anna Katharina tenía que abandonar el convento. Un  sacerdote refugiado de Francia, el Abbé Lambert, que vivía en Dülmen, la recibió  como ama de casa. Pero poco después se enfermó. Ya no podía salir de la casa y  se metió en cama. En acuerdo con el vicario Lambert ella hizo venir a su hermana  menor Gertrud, que bajo su dirección cuidaba a la casa.

En este tiempo recibió Anna Katharina Emmerick los estigmas. Los dolores de los estigmas los había sufrido ya desde hace mucho tiempo. El hecho, de que llevaba los estigmas, no podía quedarse occulto. El dr. Franz Wesener, un joven médico, la visitó y estuvo tan impresionado de ella, que en los siguientes 11 años este se convirtió en un amigo fiel, desprendido y auxiliante de ella. Sobre sus encuentros con Anna Katharina Emmerick él ha llevado un diario, en que ha conservado una plenitud de detalles.

Un rasgo característico en la vida de Anna Katharina era su amor hacia los  hombres. Dondequiera veía necesidad, intentó ayudar. Hasta postrada en la cama  confeccionó todavía vestidos para niños indigentes y se alegró, si pudiese  ayudarles con esto.  A pesar de que a veces le podían estar pesados los numerosos visitantes, los  acogió amablemente a todos.

Se recordó de las intenciones de esos en las oraciones, animándoles y  consolándoles.

Muchos personajes, que en el movimiento eclesiástico de  renovación al  principio del siglo 19 eran de importancia, buscaban el encuentro con Anna  Katharina Emmerick, entre otros: Clemens August, barón de Droste zu Vischering,  Bernhard Overberg, Friedrich Leopold von Stolberg, Johann Michael Sailer,  Christian y Clemens Brentano, Luise Hensel, Melchior y Apollonia Diepenbrock.

Una importancia especial la alcanzó el encuentro con Clemens Brentano. De su  primera visita en 1818 surgió una permanencia de 5 años en Dülmen. Cada día  visitó a Anna Katharina, para apuntar sus visiones, que publicó más tarde.

En el verano de 1823 Anna Katharina se debilitó más y más. Como en años  anteriores unió sus sufrimientos con los sufrimientos de Jesús, ofreciéndolos  para la salvación de los hombres.  Falleció a los 9 de febrero de 1824.

Anna Katharina Emmerick fue sepultado en el cementerio de Dülmen. Mucha gente  asistió al entierro. Por haber surgido el rumor de que se habían robado los  restos mortales de Anna Katharina, la tumba fue reabierta dos veces en las  siguientes semanas después del sepelio. El cajón con el cadáver fue encontrado  en perfecto estado.

Clemens Brentano escribe de Anna Katharina Emmerick: «Ella está parada como una  cruz en el lado de camino». Anna Katharina nos señala hacia el centro de nuestra    fe cristiana, el misterio de la cruz.

La vida de Anna Katharina Emmerick está caracterizada por una profunda unión con  Cristo. Le gustaba rezar ante el famoso crucifijo de Coesfeld. Muchas veces  recorrió rezando el gran vía crucis. Personalmente ella tenía tanta participación  en la pasión del Señor, que no sea ninguna exageración de decir: Ella vivió,  sufrió y murió con Cristo. Un signo exterior para esto, que a la vez es más que  una señal externa, son los estigmas que llevaba.

Anna Katharina Emmerick era una veneradora ardiente de la Virgen María. La  festividad del nacimiento de María fue también su cumpleaños. La palabra en una  oración mariana nos muestra otro aspecto en la vida de Anna Katharina. En esa  oración se dice: «O Dios, haznos servir a la obra de la salvación según el  modelo de la fe y del amor de María». Servir a la obra de la salvación: Esto es,  lo que quería Anna Katharina.

En la carta a los Colosenses el apóstol San Pablo habla de dos formas del  servicio en favor del evangelio, del servicio para la salvación. La primera  forma consiste en la anunciación activa de la palabra y del hecho. Pero qué    ocurre, si eso ya no es posible? Pablo que aparentemente se encontró en tal  situación, escribe: «Ahora me alegro de mis padecimientos por vosotros, y suplo  en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la  Iglesia» (Col 1, 24).

En ambas formas Anna Katharina sirvió a la salvación. Su palabra que salió de su  habitación sencilla de Dülmen y por medio de los escritos de Clemens Brentano  alcanzó a numerosos hombres en muchas lenguas, es una anunciación eminente del  evangelio en el servicio en favor de la salvación hasta en los días modernos. A  la vez Anna Katharina Emmerick consideró sus sufrimientos como un servicio en  favor de la salvación. El dr. Wesener, el médico de ella, relata en el diario la  pretensión de ella:  «Siempre me he pedido a Dios como un don especial, que yo  sufra y haga satisfacción, en cuanto es posible, para aquellos, que se hayan  desviado del camino por error o por debilidad». Se relata, que Anna Katharina  Emmerick había dado ayuda de fe y consuelo a muchos de sus visitantes. Su  palabra contenía poder, porque ella había entregado sus padecimientos y su vida  al servicio de la salvación.

Servir a la obra de la salvación por medio de la fe y del amor: Anna Katharina  Emmerick nos puede ser a nosotros un modelo en esto.

El dr. Wesener nos relata el dicho de Anna Katharina Emmerick: «El servicio en favor del prójimo lo he tenido siempre por la mayor virtud. Ya en mi juventud más temprana pedí a Dios darme la fuerza de servir a mis semejantes y de serles útil. Y ahora sé, que ha cumplido mi súplica». Cómo era posible, que ella, que durante años postrada en la cama no podía salir de su cuarto, sirviese a los prójimos?

En una carta dirigida al conde Stolberg el entonces vicario general de Münster,  Clemens August Droste zu Vischering, la llama a Anna Katharina Emmerick una  amiga especial de Dios. Con una palabra de Hans Urs von Balthasar podemos decir:  «Ella echó su amistad con Dios en el platillo de la balanza por la solidaridad  con los hombres».

Echar la amistad con Dios en el platillo de la balanza por la solidaridad con los hombres: No se manifiesta aquí un deseo para la vida eclesiástica del tiempo actual? La fe cristiana ya no abarca a todos. En el mundo la comunidad cristiana está teniendo una función suplente para los hombres ante Dios. Debemos echar nuestra amistad con Dios en el platillo de la balanza por la solidaridad con los hombres.



Anna Katharina Emmerick nos está unida en la comunidad de los creyentes. Esta comunidad no termina con la muerte. Nosotros creemos en la comunidad permanente con todos, que Dios ha llevado a la perfección. Más allá de la muerte estamos unidos con ellos, y ellos tienen parte en nuestra vida. Nosotros podemos invocarles y pedirles por su intercesión. Rogamos a Anna Katharina Emmerick, la nueva beata, que eche su amistad con Dios en la balanza por la solidaridad con nosotros y con todos los seres humanos.



Oremos

Concédenos, Señor, un conocimiento profundo y un amor intenso a tu santo nombre, semejantes a los que diste a Anna Katharina Emmerick, para que así, sirviéndote con sinceridad y lealtad, a ejemplo suyo también nosotros te agrademos con nuestra fe y con nuestras obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Primer Libro de los Reyes 8,22-23.27-30.
Salomón se puso ante el altar del Señor, frente a toda la asamblea de Israel, extendió sus manos hacia el cielo
y dijo: "Señor, Dios de Israel, ni arriba en el cielo ni abajo en la tierra hay un Dios como tú, que mantienes la Alianza y eres fiel con tus servidores, cuando caminan delante de ti de todo corazón.
Pero ¿es posible que Dios habite realmente en la tierra? Si el cielo y lo más alto del cielo no pueden contenerte, ¡cuánto menos esta Casa que yo he construido!
No obstante, Señor, Dios mío, vuelve tu rostro hacia la oración y la súplica de tu servidor, y escucha el clamor y la oración que te dirige hoy tu servidor.
Que tus ojos estén abiertos día y noche sobre esta Casa, sobre el lugar del que tú dijiste: 'Allí residirá mi Nombre'. ¡Escucha la oración que tu servidor dirige hacia este lugar!
¡Escucha la súplica y la oración que tu servidor y tu pueblo Israel dirijan hacia este lugar! ¡Escucha desde tu morada en el cielo, escucha y perdona!

Salmo 84,3.4.5.10.11.
Mi alma se consume de deseos por los atrios del Señor; mi corazón y mi carne claman ansiosos por el Dios viviente.
Hasta el gorrión encontró una casa, y la golondrina tiene un nido donde poner sus pichones, junto a tus altares, Señor del universo, mi Rey y mi Dios.
¡Felices los que habitan en tu Casa y te alaban sin cesar!
protege, Dios, a nuestro Escudo y mira el rostro de tu Ungido.
Vale más un día en tus atrios que mil en otra parte; yo prefiero el umbral de la Casa de mi Dios antes que vivir entre malvados.

Evangelio según San Marcos 7,1-13.
Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús,
y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar.
Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados;
y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: "¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?".
El les respondió: "¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.
En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres".
Y les decía: "Por mantenerse fieles a su tradición, ustedes descartan tranquilamente el mandamiento de Dios.
Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre, y además: El que maldice a su padre y a su madre será condenado a muerte.
En cambio, ustedes afirman: 'Si alguien dice a su padre o a su madre: Declaro corbán -es decir, ofrenda sagrada- todo aquello con lo que podría ayudarte...'
En ese caso, le permiten no hacer más nada por su padre o por su madre.
Así anulan la palabra de Dios por la tradición que ustedes mismos se han transmitido. ¡Y como estas, hacen muchas otras cosas!".
Comentario del Evangelio por
Santo Tomás de Aquino (1225-1274), teólogo dominico, doctor de la Iglesia


«Este pueblo me honra con los labios,

pero su corazón está lejos de mí»

     Que no desee nada que esté fuera de ti... Dame a menudo llevar mi corazón hacia ti y, cuando falto, medir mi falta con dolor, con un firme propósito de corregirme. Dame, Señor Dios, un corazón vigilante que ningún pensamiento de curiosidad me arrastre lejos de ti; un corazón noble que ningún afecto indigno lo rebaje; un corazón recto que ninguna intención equivoca desvíe; un corazón firme que ninguna adversidad rompa; un corazón libre que ninguna pasión violenta lo domine.

     Concédeme, Señor, Dios mío, una inteligencia que te conozca, una atención que te busque, una sabiduría que te encuentre, una vida que te complazca, una perseverancia que te espere con confianza y una confianza que al fin te posea. Concédeme, a través de la penitencia, estar afligido por lo que tú has soportado, hacer servir, en el camino, los bienes que me has concedido por gracia, gozar de tus gozos sobre todo en la patria por la gloria. A ti que, siendo Dios, vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal