Diario concursal premium



Descargar 0.86 Mb.
Página5/22
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño0.86 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

● Concursal. Art. 58 LC. Prohibición de compensación. Es posible la compensación de un crédito concursal a favor de un acreedor con el crédito que la concursada tiene con ese mismo acreedor, nacido este último después de declarado el concurso, con la particularidad se encuentra en que ambos créditos proceden de un mismo contrato de arrendamiento. Estamos ante una liquidación interna de los efectos del contrato y no ante una compensación de créditos propiamente dicha.

4.Sentencia A.P. Barcelona (s. 15ª) de 14 de julio de 2014. (03/11/2014)




Ctrl + Clic para seguir el vínculo

Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona (s. 15ª) de 14 de julio de 2014 (D. JUAN FRANCISCO GARNICA MARTÍN).



[Ver resolución completa en Tirant On Line Premium. http://www.tirantonline.com/tol]

PRIMERO. Términos en los que aparece planteado en esta instancia el conflicto que enfrenta a las partes

1. El Administrador concursal (AC) de Asone, S.L. ejercitó una acción a través de un incidente concursal, y al amparo de lo establecido en el artículo 58 LC, para que se declare frente a (en lo sucesivo, SET) que no es posible proceder a la compensación de los créditos que recíprocamente tienen la concursada y la referida sociedad. Exponía, como fundamento de su pretensión, que se había reconocido a SET un crédito concursal de 1.638.870,85 euros procedente del amueblamiento y acondicionamiento de unos apartamentos propiedad de la concursada sitos en afirmaba que posteriormente SET había pretendido la compensación de ese crédito con el correspondiente a unas facturas que debe abonar a la concursada y que dimanan de los arrendamientos efectivos de esos apartamentos, lo que estima

2. SET se opuso a la demanda alegando que lo pretendido por su parte no es propiamente una compensación sino una liquidación entre dos cantidades nacidas de un mismo contrato entre las que existe una interdependencia. Y expone que el coste de los elementos de decoración necesarios para poder alquilar los apartamentos pesa sobre la propietaria, no obstante lo cual los asumió inicialmente la arrendataria, con cargo y por cuenta de la arrendadora-propietaria, para poder cumplir con la obligación de arrendamiento a terceros que había asumido. Por consiguiente, no está obligada al pago de cantidad alguna a la propietaria hasta la liquidación o amortización de lo pagado por su parte para poder explotar. Subsidiamente expuso que no existiría inconveniente alguno para poder compensar las cantidades correspondientes al año 2011, anteriores a la declaración del concurso.

3. La resolución recurrida estimó en parte la demanda considerando que, como regla, no cabía la compensación de créditos concursales con créditos a favor de la concursada posteriores a la declaración del concurso. Admitió, en cambio, que era posible la compensación de esos créditos concursales con créditos a favor de la concursada nacidos previamente a la declaración del concurso cuando antes de esa declaración concurrían los presupuestos para esa compensación.

4. El recurso de SET insiste en que no resulta de aplicación el artículo 58 LC y que son compensables el crédito que tiene reconocido en el concurso y los créditos nacidos con posterioridad a la declaración del concurso a favor de la concursada porque ambos tienen origen en un mismo contrato y son interdependientes.

SEGUNDO. Hechos que contextualizan el conflicto

5. Los hechos que podemos considerar que sirven de contexto al conflicto que enfrenta a las partes, que tiene un carácter esencialmente jurídico, son los siguientes: A) La concursada Asone y SET suscribieron el 1 de marzo de 2011 un contrato que denominaron "de arrendamiento de apartamentos ubicados en el conjunto residencial

i) Asone cedía a SET los 178 apartamentos en concepto de arrendamiento para su explotación turística por un plazo de 10 años y fijando como contraprestación el pago de una renta arrendaticia de una cantidad anual equivalente al 30 % de los ingresos netos anuales o facturación neta anual. Por excepción, durante el primer año y segundo año de explotación, y al objeto de amortizar y compensar inversiones y gastos que hayan efectuado por SET para la catalogación del producto, evaluación y optimización en su comercialización, la renta será del 24 % el primer año y del 26 % el segundo. La renta se pagará una vez al año durante el mes de noviembre.

ii) Del importe de la renta SET podría deducir, previa notificación a la propiedad y con el consentimiento expreso de ésta, aquellas obligaciones a cargo de la propiedad que ésta no hubiera atendido (estipulación 3.12).

iii) Las partes reconocían que los apartamentos no se encontraban completamente amueblados (estipulación 5.1) y que la propiedad asumía el coste de la decoración y el equipamiento (estipulaciones 5.2 y 5.3), si bien SET asumiría inicialmente el desembolso y lo repercutiría con cargo a las rentas (estipulación 5.4).

B) Asone fue declarada en concurso el 15 de noviembre de 2011. En ese momento SET tenía un crédito, derivado del amueblamiento y la decoración de los apartamentos, de 1.638.870,85 €, crédito que fue calificado como concursal.

C) SET no le había hecho efectivas a Asone las rentas correspondientes a los ejercicios 2011 y 2012, cuyo importe asciende a la cantidad de 154.716 euros para 2011 y 195.798 euros para 2012, si bien SET no admite esas cantidades como correctas y alega que son 151.419 y 189.254 euros, respectivamente.

TERCERO. Calificación jurídica de la situación

6. Los términos en los que el conflicto viene planteado en esta instancia se limitan a la determinación de si es posible la compensación de un crédito concursal a favor de un acreedor con el crédito que la concursada tiene con ese mismo acreedor, nacido este último después de declarado el concurso. La particularidad se encuentra en que ambos créditos proceden de un mismo contrato de arrendamiento. El crédito concursal corresponde a anticipos hechos por la arrendataria por cuenta de la arrendadora concursada y el crédito a favor de la concursada corresponde a las rentas.

7. En ese contexto, mientras que, que prevé la posibilidad de compensar el crédito a favor de la arrendataria con los créditos futuros a favor de la arrendadora.

8. STSde 7 de julio de 1983 exige diversidad de títulos para que se produzca la compensación legal.

Se excluyen de la compensación las deudas derivadas de un mismo contrato bilateral, por entender que la concurrencia se resuelve en la mutua condicionalidad propia del sinalagma, que es ajeno a la situación determinante de la compensación legal. Así lo hemos venido apreciando de forma reiterada en nuestras sentencias de 6 de marzo de 2014 (Rollo 573/2012) y de 15 de mayo de 2013 (Rollo 507/2012) de 26 de marzo de 2014 (ROJ: SAP B 2914/2014). Tal y como dijimos entonces, la jurisprudencia ha declarado que no hay genuina compensación, o no se opera, cuando los abonos y adeudos a liquidar fluyen de un contrato único, donde no hay dualidad de créditos, sino exigencia de obligaciones nacidas de un contrato bilateral con equivalencia de prestaciones recíprocas (entre otras, STS de 7 de junio de 1983, 25 de mayo y 16 de noviembre de 1993), lo que es consecuencia del requisito, para que la compensación se produzca, de una dualidad de títulos y créditos recíprocos, por lo que no cabe apreciarla en obligaciones sinalagmáticas, bilaterales o recíprocas nacidas del mismo título (lo reitera la STS de 8 de junio de 1998).

9. Creemos que esa doctrina es de aplicación en nuestro caso porque la obligación de decorar y amueblar asumida por la arrendataria, que es una obligación típica de la arrendadora, tenía como causa inmediata poder cumplir lo pactado entre las partes en beneficio recíproco de ambas y como justificación la posibilidad de que la arrendataria se podría ir resarciendo de esos desembolsos con cargo a las obligaciones que pudieran surgir a cargo de la propia arrendataria. Por consiguiente, estimamos que estamos ante una liquidación interna de los efectos del contrato y no ante una compensación de créditos propiamente dicha.

10. La conclusión que de ello se deriva es que la demanda del AC estimamos que debe ser desestimada íntegramente, pues debemos reconocer a la arrendataria la posibilidad de "compensar" contablemente su crédito concursal con los nuevos créditos que vayan surgiendo en el ámbito del propio contrato de arrendamiento en concepto de alquileres, sin que le pueda ser exigido el pago en el concurso mientras no le haya sido abonado a la arrendataria su crédito.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal