Destapar cabezales



Descargar 20.74 Kb.
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño20.74 Kb.

MANUAL DE SERVICIO EPSON C45, C82

DESTAPAR CABEZALES”



Introducción

Un cartucho de tinta es como una pluma estilográfica, cuando se agota su combustible, sólo tenemos que rellenarla y continuará escribiendo.

Aunque esta es una forma simple de explicarlo, sin embargo es realista. Pero también tengo que decir, que detrás de un cartucho, en particular los que llevan los inyectores incorporados, hay escondida una tecnología asombrosa.

Un cartucho moderno, puede llevar más de 500 boquillas de tinta (inyectores) que son tan pequeños que no pueden ser observados a simple vista. Dentro de estos inyectores, en los cartuchos de inyección térmica, hay unas pequeñas resistencias, que al calentar la tinta forman una burbuja que al explotar impulsa una gota hacia el papel, y esto mismo lo repite cada inyector miles de veces por segundo, creando el milagro de la imagen impresa. (En las piezo eléctricas el mecanismo de impresión está formado por unos componentes cerámicos que tienen la propiedad de deformarse al recibir una corriente eléctrica ese es el caso de las impresoras Epson).



Como es de suponer, no cualquier tinta es apropiada. Las tintas que se emplean deben estar formuladas con ingredientes puros, ausentes de sales metálicas tales como las derivadas del sodio, el potasio, el magnesio o el calcio (un poco de estos compuestos que cristalizan con facilidad, terminaría por cubrir las resistencias y paredes de los microscópicos inyectores.) y de metales pesados que aumentarían la conductividad de la tinta al punto de producir cortocircuitos.

La tinta debe contener elementos antioxidantes, pues el agua de su composición junto con el oxígeno, en no mucho tiempo corroerían los delicados componentes del cabezal de impresión. A su vez la resistencia superficial de la tinta debe ser controlada por agentes tensioactivos para que sea lo suficientemente baja, como para permitir su penetración fluida por capilaridad en los pequeños inyectores, pero no tan baja que las gotas se rompan al ser expulsadas formando el efecto spray. Además su tiempo de secado ha de ser lo suficientemente rápido para evitar que se habrá en las fibras del papel, dando una imagen con unos contornos borrosos, pero lo suficientemente lento para evitar que se seque en el cartucho. También debe contener fungicidas para evitar la formación de moho y antiespumantes para conseguir una baja formación de espuma y la posterior disolución de ésta. Además hay que tener en cuenta el color. Una buena tinta debe estar formulada para conseguir los mismos tonos que la tinta original del cartucho o incluso para mejorarlos. Y esto no es sencillo, ya que los fabricantes de impresoras suelen cambiar sin necesidad la gama cromática que usan entre distintos cartuchos, para que así los fabricantes de tintas lo tenga más difícil. No sólo es importante conseguir que las tintas permitan una reproducción fidedigna ,si no que también es muy importante conseguir que esta dure en el tiempo. Factores como el sol, pueden conseguir que una tinta de mala calidad pierda su color en unas pocas horas. Por ello una tinta de calidad debe incorporar ingredientes que mantengan el color.

Anatomía de un cabezal Epson

Los cabezales Epson emplean una tecnología de impresión llamada piezoeléctrica. A diferencia de las impresoras de otras marcas con tecnología de inyección térmica, sus cabezales son permanentes y lo único que se cambia con el uso son los cartuchos de tinta.




 Anatomía de un cartucho Epson Los cartuchos Epson no son más que unos depósitos de tinta, al estilo de los recambios de las plumas estilográficas, pues toda la electrónica está en la impresora. Esto permite que se puedan fabricar cartuchos compatibles mucho más baratos que los originales.

 

 Problemas con la tinta reseca Otro de los problemas que podemos encontrarnos en el mantenimiento de una impresora Epson es el de la tinta reseca. Las dos causas más frecuentes de que la tinta se reseque en la impresora son:

1. Dejar la impresora sin imprimir durante una semana o más.

2. Al gastarse la tinta no se cambió el cartucho de inmediato o lo que es peor se dejó a la impresora sin cartucho durante media hora o más (si el clima es muy extremo, este tiempo se puede reducir). Para el primer caso si los cabezales de la impresora no están muy obstruidos, la solución pasa por realizar dos o más limpiezas de inyectores siguiendo las indicaciones del manual de la impresora.

Para que esto no ocurra, es conveniente si no tenemos nada que imprimir, el realizar una limpieza de inyectores de manera rutinaria una vez a la semana. Si tenemos que irnos de vacaciones y por lo tanto la impresora deba quedarse mucho tiempo parada, es recomendable meter debajo de la tapa de la máquina una esponja húmeda dentro de una bolsa de plástico abierta y guardar la impresora dentro de otra bolsa de plástico bien cerrada. Si el tiempo que vamos ha estar fuera es de más de un par de meses, deberemos tomar medidas adicionales como sustituir los cartuchos de tinta por unos cartuchos rellenos de líquido limpiador y ejecutar con ellos puestos unas tres o cuatro limpiezas de inyectores de forma que desalojemos la tinta de los cabezales. De esta manera no hay riesgo de que la tinta se reseque en los inyectores. Si no disponemos de cartuchos limpiadores, podemos fabricarnos unos nosotros mismos, recargando algún cartucho viejo con líquido limpiador.

Si hemos cometido la burrada de extraer el cartucho de la impresora para recargarlo o para llevarlo a la tienda para que nos den otro igual y hemos dejado a la máquina por más de 30 minutos sin cartucho, nos estamos jugando tener algún tipo de problemas.

Una solución para atascos moderados, no demasiado engorrosa, es la de utilizar un cartucho limpiador, y con él realizar un par de limpiezas de inyectores, dejar así durante toda la noche y al día siguiente después de realizar un par de limpiezas más, restituir a su sitio los cartuchos de tinta, otras dos limpiezas más de inyectores para sustituir el líquido limpiador por tinta y listo.

1 - Método de limpieza con cartucho relleno de líquido limpiador Siguiendo las normas habituales de recarga, rellena un cartucho de líquido limpiador y efectúa con él varias limpiezas de inyectores, incluso puedes mandar a imprimir una página totalmente manchada del color del cabezal a desatascar. Como resulta más efectivo es cuando se deja puesto el cartucho limpiador un día entero.

Importante: Los siguientes métodos de limpieza sólo deben utilizarse como último recurso.



2 - Método de limpieza simple para extraer espuma de los inyectores

1 - Introduce en el conector de la jeringa de uno de los extremos del tubo de goma.

2- Enciende la impresora.

3- Siguiendo las instrucciones del manual de la impresora desplaza los cartuchos a la posición de sustitución ( lo mismo que haríamos si fuéramos a sustituir los cartuchos cuando se agotan).

4- Ya con los cartuchos extraídos, apágala tirando del cable la impresora. En el interior del porta cartuchos veremos unos punzones, (que son los encargados de pinchar el cartucho y extraer la tinta para llevarla a los inyectores) introduce el otro extremo del tubo en el punzón del cabezal que queramos desatascar.

5- Tira del émbolo de la jeringa hacia atrás, hasta el final, para que el vacío provocado obligue a la posible espuma (formada por la tinta) a salir. Tendremos que repetir la operación hasta que ya no salga nada.

 6- Si queremos desatascar más de un color deberemos tener la precaución de lavar por lo menos el extremo del tubo que va al punzón, de esta forma evitaremos una posible contaminación de los colores (Esto es más importante en el caso de pasar de un color oscuro a uno claro)

 7- Coloca de nuevo los cartuchos en la impresora y haz una o dos limpiezas de inyectores a fin de que la tinta baje de nuevo a los cabezales.

8- Realiza un test de inyectores a fin de asegurarte que la impresión ya es correcta.

Importante: Antes de conectar la impresora asegúrate que las partes eléctricas del cabezal no tienen nada de humedad, de lo contrario se formaría un cortocircuito.





3 - Método de limpieza de inyectores con líquido y jeringa

1- El primer paso es realizar la limpieza simple que vimos en el método anterior. Una vez tengamos vacíos de tinta los inyectores procederemos al siguiente paso.

2- Con la impresora apagada desmonta la carcasa superior de tu impresora. (Esto es para que podamos extraer los cartuchos manteniéndolos sobre su lugar de descanso habitual cuando la impresora está parada)

3- Extrae el cartucho del cabezal que quieres desatascar.

4- Vierte en un vaso 20 ml de líquido limpiador y mételo en el micro ondas. Toma con la jeringa el líquido limpiador, y ponle a ésta el tubo de goma.

5- Introduce el extremo libre del tubo de goma, en el punzón del cabezal a desobstruir, y suavemente, muy suavemente presiona el émbolo de la jeringa para introducir unos tres ml. De limpiador.

6- Repite esta operación en todos los cabezales a desobstruir y para terminar vuelve a poner los cartuchos en su sitio. Antes de colocar los cartuchos asegúrate de secar cualquier derrame de líquido limpiador. Las partes eléctricas del cartucho deben quedar bien secas.

7- Es importante que toda la operación la hagamos con el cabezal de la impresora en su posición de descanso. Al terminar deja la impresora apagada con el líquido dentro toda la noche, al día siguiente realiza un par de limpiezas de inyectores hasta que la tinta sustituya al líquido limpiador en el interior de los cabezales.

Importante: Antes de conectar la impresora asegúrate que las partes eléctricas del cabezal no tienen nada de humedad, de lo contrario se formaría un cortocircuito.

Averías Frecuentes

Depósito de tinta de desecho lleno

Como ya sabemos las Epson gastan más tinta en limpiezas de inyectores que en imprimir, y como es natural la tinta de esas limpiezas tiene que ir a parar a algún sitio. Ese lugar es el llamado depósito de tinta de desecho. Este depósito esta formado por unas esponjas que retienen la tinta de las limpiezas. Su capacidad oscila entre los 300 ml en las impresoras pequeñas y los 800 ml en las impresoras de oficina y suele encontrarse en la parte inferior de la máquina. Aunque esto no es propiamente una avería, por lo menos lo parece, ya que cuando este depósito se llena, todas las luces empiezan a parpadear a la vez y no hay manera de poder seguir imprimiendo.

Como en los manuales de usuario no viene ninguna explicación, la mayoría piensa que su impresora se ha estropeado y la lleva al servicio técnico donde tendrá que soltar un buen dinero.

Sin embargo conseguir que la impresora vuelva a funcionar es algo tan sencillo como hacer clic con el ratón en un programa.



Este programa es el que va en el CD las instrucciones también van allí pero debes tener cuidado ya que luego de tres o cuatro reseteadas la esponja ya no podrá absorber mas tinta luego es recomendable sacarla y lavarla.

 

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal