Desigualdad, inclusión e innovación social



Descargar 70.94 Kb.
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño70.94 Kb.


Desigualdad, inclusión e innovación social

Décima Conferencia Regional de América Latina y El Caribe de la

Sociedad Internacional para la Investigación del Tercer Sector

San Juan – Ponce, Puerto Rico, 2015

Título del trabajo:

Fundaciones empresariales en México: un estudio exploratorio



Autores1:

Rodrigo Villar Gómez

Jacqueline Butcher García-Colín

Luciana Gandini

Santiago Sordo Ruz

Resumen
A pesar de la creciente importancia de las fundaciones empresariales en México y Latinoamérica, nuestro conocimiento sobre este sector es todavía incipiente. En este trabajo aportamos una caracterización amplia y actualizada del sector de las fundaciones empresariales en México. Ofrecemos las características principales del sector en su conjunto además de nuestros principales hallazgos en los ejes fundación-sociedad y fundación-empresa y sobre el papel que juega la fundación en la estrategia de responsabilidad social de la empresa.

Abstract
Despite the fact that the corporate foundations sector is growing in Mexico and Latin America, our knowledge about this sector is still incipient. In this paper we offer a comprehensive and up-to-date characterization of the Mexican corporate foundations sector. We provide the main characteristics of the sector as a whole in addition to our main findings on foundation-society and the foundation-corporation dimensions of analysis and on the role foundations play in the corporate social responsibility strategy of the corporation.
Presentación
Existe en la actualidad una creciente conciencia sobre la importancia de la contribución del sector empresarial a la solución de los desafíos que enfrentan nuestras sociedades y la responsabilidad que éste comparte con el Estado y la sociedad civil en esta tarea. Entre las diferentes formas de contribución de las empresas al desarrollo social, destaca una institución que se está expandiendo muy rápidamente en América Latina y sobre la cual, a pesar de su importancia, sabemos todavía muy poco: la fundación empresarial.

Las fundaciones empresariales son organizaciones de beneficio público y sin ánimo de lucro que son creadas, orientadas, controladas y financiadas por empresas. Estas instituciones articulan la esfera de los negocios y una esfera de la solidaridad. Son fundaciones que -a diferencia de las independientes, comunitarias o familiares- tienen un objetivo doble: una misión social relacionada a una causa específica y otra misión institucional, relacionada con el posicionamiento estratégico y de capital reputacional de la empresa. Este lugar híbrido que ocupan, ha llevado a denominarlas el “sector 2½”2, dado que no pertenecen claramente al segundo -las empresas- o al tercer sector -las entidades sin fines de lucro- sino a uno intermedio entre ambos.

Estas entidades son un fenómeno en ascenso en América Latina sobre el cual existe un conocimiento aún incipiente; México no es la excepción. A pesar de la existencia de algunos trabajos que tocan aspectos particulares de estas entidades, en México no se contaba todavía con investigaciones que exploraran el sector de manera integral. En esta ponencia ofrecemos los resultados más importantes del proyecto Fundaciones Empresariales en México, un esfuerzo del Centro de Investigación y Estudios sobre Sociedad Civil, A.C. por subsanar esta carencia.

Para estudiar a las fundaciones empresariales, resulta útil aproximarse a ellas desde dos ejes de análisis: la relación que establecen las fundaciones con la sociedad y la que establecen con la empresa que les dio lugar. La relación entre la empresa y la fundación y el lugar que ocupa esta última en la estrategia de responsabilidad social empresarial determinan un conjunto importante de las características de las fundaciones empresariales como pueden ser la estructura de gobierno, la estructura de financiación, la orientación de la estrategia, las expectativas sobre los retornos esperados, las estrategias de comunicación interna y externa, entre otras. La relación de la fundación con la sociedad se configura a partir del conjunto de dispositivos que la primera emplea para intervenir en la sociedad. Estos dispositivos están orientados por la visión que se tiene de la sociedad y por los criterios utilizados para la selección de las estrategias que se consideran las más idóneas para lograr la misión propuesta para la fundación.

En este trabajo ofrecemos los hallazgos más importantes del estudio en ambas dimensiones de análisis. Antes de ofrecer estos resultados, en las siguientes secciones presentamos algunas consideraciones teóricas, otras sobre la metodología empleada para la investigación y un panorama general con las características principales del sector de las fundaciones empresariales en México.

Definiciones y alcance del estudio
A pesar de la existencia de algunas coincidencias entre los autores que estudian estas entidades, no hay un acuerdo sobre la definición y los aspectos centrales que permita establecer qué es y qué no es una fundación empresarial. Por ello, adoptamos la siguiente definición operativa que nos permitió delimitar claramente el alcance de la investigación y nos permitió establecer los criterios para la identificación del universo de fundaciones empresariales en el contexto particular de México:
Una fundación empresarial es una organización privada, sin fines de lucro, orientada al beneficio público, que ha sido establecida por una empresa, constituida como una entidad legalmente independiente de la misma pero con estrechos vínculos con ella a nivel estratégico, financiero y del gobierno mismo de la fundación.
Para entender a las fundaciones empresariales nos concentramos en dos ejes de estudio. Por un lado, el eje fundación-sociedad, pues las fundaciones empresariales están orientadas al beneficio público y para esto han desarrollado estrategias de intervención en la sociedad. En este eje estudiamos las temáticas atendidas, el alcance de los programas y las expectativas en torno a sus aportes a la sociedad. Por el otro, está el eje fundación-empresa, pues las fundaciones empresariales no pueden entenderse por fuera de la relación que mantienen con las empresas que les dieron lugar. En el estudio analizamos varios aspectos de este vínculo (flujo de recursos, gobierno, etc.) pero sobretodo el papel que juega la fundación en la estrategia de responsabilidad social de la empresa. En la siguiente sección ofrecemos una breve descripción de la metodología empleada para la investigación.

Metodología
Siendo que nuestro proyecto buscó ser exhaustivo en cuanto a la determinación del universo de fundaciones empresariales en México, primero fue necesario crear un listado de las fundaciones empresariales que han sido constituidas y operan en el país. Para esto echamos mano de una serie de directorios y estudios previos que nos permitieron establecer con cierta certeza el tamaño del sector. Una vez alcanzado este objetivo y habiendo definido las preguntas de investigación de interés y creado un cuestionario3 que cubriera las mismas, aplicamos el cuestionario logrando un tamaño de muestra de 64 entrevistas.

Al no disponer de información previa, no es posible hacer un análisis preciso acerca de los posibles sesgos en la representatividad de esta muestra respecto al total de fundaciones empresariales en el país. Sin embargo, con los datos disponibles y basándonos en información oficial, es posible decir que la muestra entrevistada parece no presentar diferencias sustantivas respecto a la que no lo fue, por lo que el análisis presentado puede tomarse como indicativo del universo de fundaciones empresariales de México.

Para profundizar en temas de interés particular, llevamos a cabo tres grupos focales que nos permitieron tener mejores elementos para la interpretación y el análisis de los datos de la encuesta: (1) Razones de las empresas para crear una fundación y beneficios de las fundaciones para los programas empresariales; (2) Razones y retos para trabajar en alianza con los gobiernos, otras fundaciones y con las OSC y (3) La gobernanza de las fundaciones empresariales y las ventajas y desventajas de tener consejos directivos con participación de actores externos versus tener consejos con participación exclusiva de colaboradores de las empresas. En cada uno de estos grupos participaron entre ocho y 10 personas, quienes eran representantes de las fundaciones, asesores de éstas, y representantes de organizaciones de la sociedad civil.

Durante la evolución del estudio, contamos con la asesoría de un consejo asesor conformado por directivos de fundaciones y empresas del cual obtuvimos una constante retroalimentación. Asimismo, en distintas fases de la investigación se realizaron entrevistas con miembros del consejo asesor. Este diálogo estructurado permitió obtener información directa sobre temáticas específicas, así como la comprensión de dinámicas particulares de algunas fundaciones empresariales, para interpretarlas a la luz del conjunto de las mismas.


Características generales del sector 2½ mexicano
El universo de las fundaciones empresariales en México está compuesto por 131 organizaciones4. De éstas, 64% fueron creadas por alguna de las 500 empresas más importantes de México en términos de facturación5. Dada la distribución de empresas con fundación en este grupo, es posible afirmar que -en términos generales- mientras más grande es una empresa es más común que ésta tenga fundación (ver tabla 1). Sin embargo, esto no significa que empresas pequeñas o medianas no participen en el sector: el 36% de las fundaciones empresariales en México fueron creadas por empresas que no están dentro de las 500 más grandes. El sector de negocios que más fundaciones ha creado es el de los servicios financieros y seguros, con casi el doble de participación que el segundo lugar –bienes de consumo- y el triple que el tercero –el de medios y telecomunicaciones-.
Tabla 1

__ empresas

más grandes

Porcentaje con

fundación

10

40%

20

55%

50

62%

100

49%

150

43%

200

41%

300

36%

400

31%

500

29%

Fuente: Expansión (2013) y CIESC (2014)

Figura 1: Sector al que pertenecen las empresas con fundación empresarial

Fuente: Expansión (2013) y CIESC (2014)




En términos generales, el sector de las fundaciones empresariales mexicanas es un grupo joven: el 94% de las fundaciones fueron creadas después de 1991. Se experimentó un importante auge en el nacimiento de fundaciones entre 2002 y 2008, periodo en el cual se crearon más del 50% de las fundaciones que actualmente componen el universo (ver figura 2).



Figura 2: Porcentaje de fundaciones empresariales creadas por año
Fuente: ENFE
En cuanto a su tamaño, puede decirse que las fundaciones empresariales mexicanas son organizacionalmente pequeñas pero operativamente grandes. La gran mayoría de ellas -casi el 60%- cuenta únicamente con 5 o menos empleados en su plantilla laboral (ver figura 3). Aunque la mayoría de estos empleados están en la nómina de la fundación, 40% de éstos recibe su salario de la empresa. Además, cerca del 60% de las fundaciones cuentan con la colaboración de voluntarios externos en sus tareas.

Figura 3: Número de empleados en las fundaciones empresariales

Fuente: ENFE


Ahora bien, a pesar de tener una nómina pequeña, la mayoría de las fundaciones empresariales cuenta con presupuestos anuales considerables, siendo estos mayores a los 10 millones de pesos mexicanos6 en más de la mitad de los casos. Por otro lado, 60% de las fundaciones cuenta con un fondo patrimonial y, de éstos, cerca de un tercio asciende a 10 millones de pesos mexicanos o más.

Figura 4: Porcentaje de empleados en las fundaciones

empresariales por presupuesto anual7

Fuente: ENFE

En cuanto a la distribución geográfica de sus sedes, la gran mayoría de las fundaciones empresariales tienen su sede en el Distrito Federal, Nuevo León y Jalisco; estas tres entidades concentran el 76% de las fundaciones del país. Sin embargo, esta concentración no implica necesariamente lo mismo para las zonas de impacto de sus actividades. El alcance de un alto porcentaje de las intervenciones de las fundaciones que tienen sede en el Distrito Federal es nacional o de varios estados. Las fundaciones que tienen sede fuera del Distrito Federal tienen un alcance estatal o local mayor.


Figura 5: Alcance máximo del impacto de

las actividades de las fundaciones

Fuente: ENFE



Principales hallazgos en el eje fundación-sociedad
Inversión social
La inversión social privada de las empresas con fundación no se realiza solamente a través de las estas últimas. En un poco más de la mitad de los casos tanto la fundación como la empresa tienen programas de inversión social. Cuando esto sucede, un poco más de la mitad del total de la inversión es manejada por la empresa. El voluntariado corporativo es otro buen ejemplo de la interacción entre la empresa y la fundación: en casi tres cuartas partes de los casos, la empresa cuenta con dichos programas y en esa misma proporción, la fundación es la líder o coordina los programas de voluntariado.

En cuanto a la inversión que es canalizada mediante las fundaciones, la opción mayoritaria es combinar los donativos a organizaciones o individuos con la operación de programas propios (61%). Las fundaciones que son sólo donantes o sólo operativas constituyen grupos menores. El porcentaje de fundaciones que realizan donaciones, ya sea que son sólo donantes o que combinan con los programas propios, es muy alto (89%). Entre las fundaciones que son donatarias autorizadas registradas ante la autoridad fiscal mexicana -casi el 90% del universo-, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el monto total de donativos entregados en el ejercicio fiscal 20128 ascendió a cerca de 2,700 millones de pesos mexicanos9. Un hallazgo importante en este rubro es que, independientemente de la estrategia empleada para invertir, el efecto multiplicador es importante: por cada peso mexicano que invierten las fundaciones, otras instituciones o personas aportan 1.14 pesos mexicanos.


Figura 6: Estrategias de inversión social

Fuente: ENFE


Como vemos, la gran mayoría de las fundaciones realiza donativos. A la hora de entregarlos, aunque cerca de un tercio de las fundaciones los entrega mediante algún tipo de convocatoria en la que se concursa por los recursos, la mayoría de las fundaciones eligen directamente a los beneficiarios de sus donativos.
Figura 7: Estrategias de inversión social

Fuente: ENFE

Las áreas programáticas que reciben mayor atención por parte de las fundaciones empresariales en México son los servicios humanos, la educación y la utilidad pública y social. Llama la atención la pequeña proporción de fundaciones que tienen programas de desarrollo comunitario y desarrollo económico empresarial. Estas áreas, como proporción del total de las fundaciones (y no como parte de la categoría ‘utilidad pública y social’), representan solamente el 16.9% en el caso de programas de mejoras y desarrollo para la comunidad y únicamente 4.6% en el caso de de programas de desarrollo económico empresarial.

Figura 8: Áreas programática atendidas

Fuente: ENFE

Los beneficiarios de las iniciativas de las fundaciones son, en orden de importancia, organizaciones de la sociedad civil (OSC), individuos apoyados sin intermediarios y entidades de gobierno. La gran mayoría de las fundaciones orienta sus programas a la atención directa de las necesidades de la población. Así, el porcentaje de fundaciones que tiene a la generación de capacidades (individuales u organizacionales) en su horizonte estratégico es bastante menor y aún menor el de quienes orientan sus programas a la generación de modelos replicables (figura 9). En esta misma línea, se aprecia una todavía escasa participación de los propios beneficiarios en el diseño de los proyectos en los cuales están involucrados (figura 10).


Figura 9: Estrategia de intervención

Fuente: ENFE


Figura 10: Actores que elaboran los proyectos de la fundación

Fuente: ENFE


A pesar de que un importante porcentaje de fundaciones dice evaluación el impacto de todos sus programas (47%), entre las fundaciones en México es más común el conteo de actividades realizadas y beneficiarios atendidos que la evaluación de los cambios en la calidad de vida y el impacto propiamente dicho de los proyectos.
Figura 11: Métricas de medición del impacto

Fuente: ENFE


En cuanto al involucramiento de terceros en las actividades de las fundaciones, la mayoría de las alianzas que establecen estas entidades se dan con OSC y con la academia. Los

gobiernos (local, estatal y federal) son un tercer grupo en importancia para establecer

alianzas. Finalmente, en cuanto a la transparencia hacia la sociedad, poco más de la mitad de las fundaciones publica su informe anual en su página de internet con información financiera y un poco más de dos terceras partes incluye información relativa a resultados concretos.
Principales hallazgos en el eje fundación-empresa
En la gran mayoría de los casos (80%) las fundaciones fueron creadas para que la empresa contara con una entidad que hiciera las veces de brazo social y para profesionalizar las actividades filantrópicas que ya se desempeñaban (73%). En dos terceras partes de los casos la decisión de crear la fundación fue de la empresa aunque el liderazgo individual también tuvo un peso importante. Esta decisión fue tomada -en la mayoría de los casos- para contar con una entidad especializada en lo social que fuera capaz de gestionar contribuciones que impulsaran el desarrollo de la zona de influencia de la empresa (figuras 12 y 13).
Figura 12: Beneficios que la fundación aporta a su empresa

Fuente: ENFE



Figura 13: Retornos que espera la empresa de la fundación

Fuente: ENFE


Una de las dimensiones de análisis más interesantes en el eje fundación-empresa es el de la responsabilidad social empresarial (RSE). En la mitad de los casos, las fundaciones empresariales mexicanas aparecieron antes de que las empresas hubieran establecido una política de RSE. Las razones principales para crearlas tenían pocos vínculos con la RSE y más con estrategias filantrópicas al momento de su nacimiento (crear un brazo social, profesionalizar la filantropía, etc.). En cambio, actualmente las funciones principales de las fundaciones empresariales se relacionan en mayor proporción con las estrategias de RSE, tema que ha ido adquiriendo una importancia estratégica central (tabla 2).
Tabla 2: Posición de la fundación en la estrategia de RSE

Fuente: ENFE

Como vemos, entre las fundaciones empresariales de México –como sucede en otros países de la región- hay una tendencia creciente a la alineación entre la fundación y la estrategia de RSE. Para analizar este fenómeno establecimos tres modelos: (1) integración estratégica, (2) integración parcial y (3) separación estratégica (figura 14). En el primero, empresa y fundación trabajan para garantizar la realización de la política y de la estrategia de sostenibilidad o de RSE y funcionan como dos unidades diferenciadas pero alineadas. En el segundo caso, la fundación se alinea con la estrategia corporativa para algunos programas o la asesora en temas sociales, pero mantiene su autonomía para otros, diseñando y ejecutando sus propias estrategias y programas. En el tercer caso, el equipo de RSE de la empresa se encarga de los temas sociales de dicha estrategia o de sostenibilidad y la fundación de sus propios temas estratégicos. Casi la mitad de los casos de las fundaciones operan con el esquema de integración parcial. Estos, junto a los que operan con un esquema de integración total, equivalen a cuatro veces los que tienen un modelo de separación estratégica total.
Figura 14: Tres modelos de integración fundación-empresa

Fuente: ENFE

En cuanto a otras dimensiones en este eje de análisis, tenemos que en la mayoría de los casos las empresas y sus fundaciones mantienen una relación estrecha y los temas más importantes de esta interacción son los recursos y el gobierno. En cuanto al primero, los recursos que más le aportan las empresas a sus fundaciones son económicos y humanos. En cuanto al segundo, la mayoría de los integrantes de los órganos directivos de las fundaciones pertenecen a la empresa y cuando existe un comité asesor, la mitad de los miembros están vinculados a la empresa (figura 15). En otras palabras, la participación de externos en la dirección y orientación de las fundaciones empresariales es bastante baja.
Figura 15: Composición promedio del órgano directivo de la fundación

Fuente: ENFE



A manera de conclusión
En este trabajo ofrecimos hacer un mapeo de las fundaciones empresariales existentes en México y buscamos mostrar cómo a pesar del número relativamente pequeño de fundaciones de la juventud de la mayoría de ellas, estas entidades han adquirido una

gran importancia para el amplio número de organizaciones e individuos que recibe apoyo y recursos de estas fundaciones. El monto total de donaciones de las fundaciones empresariales que fueron donatarias autorizadas para el ejercicio fiscal 2012 fue de prácticamente 2,700 millones de pesos mexicanos, equivalente al 35% del total de los donativos aportados por estas entidades. El estudio mostró igualmente que en promedio las fundaciones empresariales son pequeñas en términos de los equipos que trabajan a su interior pero grandes en términos de los presupuestos que tienen. Encontramos también cómo el trabajo delos equipos de las fundaciones se complementa tanto con el de los voluntarios de las empresas como con voluntarios externos, movilizando así una amplia gama de personas en torno a los proyectos

apoyados por las fundaciones.

A pesar de la importancia de las fundaciones empresariales en términos de la inversión que realizan, el estudio nos reveló cómo en más de la mitad de los casos, la fundación no es la única estrategia de canalización de recursos de la empresa, sino que además de los recursos que la empresa le transfiere, la empresa misma tiene sus propios programas de inversión social. El estudio identificó también que 60% de las fundaciones empresariales dice tener un fondo patrimonial, pero si bien hay un porcentaje importante con fondos grandes y medianos, 32% tiene fondos muy pequeños.

En cuanto a las relaciones con la sociedad, el estudio analizó el alcance de los programas de las fundaciones empresariales y las características básicas de los modelos de intervención. En relación con el alcance, el estudio nos mostró que la mayor parte de las fundaciones con sede en el Distrito Federal tiene programas de alcance nacional o presencia en varios estados; a la vez, las fundaciones cuya sede está fuera de la capital, tienen en su mayoría programas de alcance estatal o local; por último, que una quinta parte de fundaciones tanto con sede en el Distrito Federal como fuera, tienen programas de alcance

internacional.

En cuanto a los modelos de intervención, el estudio identificó que las principales áreas programáticas de las fundaciones son servicios humanos, educación y utilidad pública y social; a la vez, nos mostró que áreas programáticas mayormente vinculadas con el desarrollo (educación, desarrollo comunitario, desarrollo económico) tiene un peso bajo entre las fundaciones empresariales de México. Por otro lado, los resultados de la investigación

permitieron destacar que la mayor parte de las fundaciones empresariales en México, al igual que otros países de la región, combinan las donaciones con programas propios, y un grupo menor son fundaciones solamente donantes o solamente operativas. Ahora bien, los principales beneficiarios de las fundaciones son en primer lugar las OSC, en segundo lugar los individuos y en tercer lugar las entidades de gobierno.

Las fundaciones transfieren a sus beneficiarios tanto recursos económicos como recursos en especie, asesoría técnica y apoyo de los voluntarios de la empresa. Un tema que llamó la atención en el estudio es la baja participación de los beneficiarios en el diseño de los proyectos. Esto se relaciona con los propósitos estratégicos de las fundaciones, pues la mayor parte orienta sus programas a la atención directa de las necesidades de la población. Otras estrategias que suelen involucrar más activamente a los beneficiarios en el enfoque de los proyectos y que generan una mayor sostenibilidad, como el fortalecimiento de capacidades individuales y colectivas, tienen un menor peso en los programas de las fundaciones. De igual manera, estrategias que permiten trabajaren escalas mayores como la generación de modelos replicables y la influencia en políticas públicas tiene

un bajo peso.

Otro hallazgo de la investigación fue que las fundaciones en México realizan con mayor frecuencia mediciones de actividades y conteo de beneficiarios como estrategia de evaluación, a pesar de que la gran mayoría dice realizar evaluación de un impacto. El establecimiento de alianzas con diferentes actores fue otro tema del estudio. Encontramos que

las principales alianzas de las fundaciones se realizan con OSC. y con la academia. Los gobiernos (local, estatal y federal) son un tercer grupo en importancia para establecer alianzas. Al igual que en otros países, la valoración más baja sobre las alianzas es la que hacen las fundaciones de las alianzas con los gobiernos, mientras que las alianzas con otras fundaciones, con OSC y con la academia son mejor valoradas.

Por último, en lo que se refiere a la relación con la sociedad, el estudio analizó qué tanto las fundaciones hacen públicos sus informes de actividades y financieros. Encontramos que a pesar de que existen avances en la transparencia de las fundaciones hacia la sociedad, hay todavía un largo camino por recorrer.

En cuanto a las relaciones con la empresa fueron varios los temas que el estudio analizó. Entre los hallazgos más importantes encontramos que si bien es cierto, como sucede en otros países, que es más común que las empresas más grandes tengan una fundación, también es cierto que un importante porcentaje –poco mas de un tercio- de las fundaciones empresariales en México fueron creadas por empresas que no están en la lista de las 500 empresas más grandes del país.

En cuanto a la creación de las fundaciones, el estudio constató que si bien en la mayoría de los casos fue producto de una decisión institucional de la empresa, el peso de la decisión individual fue importante. Por el contrario, en el proceso de diseño de la fundación y en la selección de las líneas programáticas, el peso de la decisión individual disminuye y crece la decisión institucional y la participación de los colaboradores de la empresa. El análisis de la relación de las fundaciones con la estrategia de responsabilidad social empresarial fue muy revelador. En la mitad de los casos, las fundaciones empresariales se establecieron antes de que las empresas hubieran elaborado y promulgado una política de RSE. Esto explica de cierta manera que en el momento de creación de las fundaciones, las razones principales para ello tuvieran pocos vínculos con la RSE y más con estrategias netamente filantrópicas (crear un brazo social, profesionalizar la filantropía, etc.). Sin embargo, actualmente, las funciones principales de las fundaciones empresariales se relacionan con las estrategias de RSE.

En el caso de las fundaciones empresariales de México, al igual que otros países de la región, hay una tendencia creciente a la alineación entre la fundación y la estrategia de RSE. Sin embargo, a pesar de los procesos de alineación, no hay una estandarización en el modelo de relación empresa-fundación. Existe una distribución más o menos similar de las fundaciones en diferentes modelos analizados (integración total, integración parcial y separación estratégica).

El tema de los beneficios esperados y de los retornos para la empresa se analizó en el estudio. Lo que encontramos es que el principal beneficio para las empresas al crear una fundación es contar con una entidad especializada en el área social, capaz de gestionar donaciones, aportes y contribuciones de la sociedad; asimismo el principal retorno esperado por las empresas al crear fundaciones es el desarrollo sustentable de la zona de influencia de la empresa. El segundo retorno esperado es la mejora de su reputación. En cuanto a los recursos de las fundaciones, encontramos que las empresas se los transfieren de varias formas: recursos financieros para el presupuesto, recursos humanos, en especie, aportes para los fondos patrimoniales, aportes en tiempo y dinero de los colaboradores de la empresa. En relación con los aportes financieros de la empresa fundadora, estos representan en promedio 75% del total de los recursos de las fundaciones. Los otros recursos provienen de otras fundaciones, de ciudadanos, de los colaboradores, del gobierno y de los proveedores. Una porción muy baja proviene de la cooperación internacional. Los recursos de las fundaciones al invertirse en los programas, se multiplican en promedio en 1.14 por los aportes de los aliados.

Un importante descubrimiento relacionado con la gobernanza de las fundaciones empresariales fue constatar la baja proporción de miembros externos en las juntas y consejos directivos de las fundaciones empresariales. Esa proporción aumenta cuando las fundaciones tienen consejos asesores.

Finalmente, nos gustaría agregar que esperamos que la información aportada en este trabajo ofrezca una caracterización lo suficientemente completa del sector 2½ mexicano que pueda funcionar como un punto de partida para aquellos que busquen profundizar su conocimiento sobre el sector y aquellos que buscan comprender a estas entidades en el contexto latinoamericano. Esperamos también que surjan más trabajos similares en otros países de la región que permitan en el futuro próximo expandir nuestro conocimiento sobre de las fundaciones empresariales latinoamericanas, sus similitudes, diferencias y retos.

Fuentes primarias

- Encuesta Nacional a Fundaciones Empresariales, Centro de Investigación y Estudios sobre Sociedad Civil, 2014: México


Bibliografía
Butcher García-Colín, Jacqueline (Coord.). Generosidad en México: Fuentes, cauces y destinos. Editorial Porrúa, México: 2013
Carrillo et al. Diagnóstico de la Filantropía Corporativa en México. Alternativas y Capacidades, México: 2009
Expansión. Las 500 empresas más importantes de México, en Expansión, núm. 1118, 21 de junio-4 de julio, pp. 265-309. México: 2014
Fundación DIS y Fundación Promigas. Las fundaciones empresariales en Colombia: Una mirada a su estructura y dinámicas. Fundación DIS y Fundación Promigas, Colombia: 2012
Mindlin, Sérgio. A Governança de Fundações e Institutos Empresariais: Um Estudo Exploratório. Tesis de Doctorado no publicada, Brasil: 2009
Monteiro, H. Kisil, M. y Woods. Tendencias de la inversión social privada en Latinoamerica. IDIS, Brasil: 2011
Roitter, Mario. Estudio sobre Inversión Social Privada en Argentina. Grupo de Fundaciones y Empresas de Argentina, Argentina: 2008
Villar, Rodrigo. El Tercer Sector en Colombia: Evolución, dimensión y tendencias. Confederación Colombiana de Organizaciones No Gubernamentales, Colombia: 2001

1 Todos los autores se encuentran adscritos al Centro de Investigación y Estudios sobre Sociedad Civil, A.C.

2 Mindlin, 2014

3 Se crearon cuestionarios ‘espejo’ para directivos de la empresa y la fundación

4 Este número corresponde al momento de la elaboración del directorio de fundaciones empresariales, es decir, a 2014.

5 Expansión, 2014

6 Cerca de 650,000 dólares estadounidenses

7 Rangos en pesos mexicanos, donde M = 1,000,000 de pesos mexicanos

8 El más reciente al momento de llevar a cabo la investigación

9 Cerca de 177 millones de dólares estadounidenses


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal